Page 29

entrecocheyandén

Tajada de melón Catalina Tovorovsky Alumna del Taller Literario Juan Martini

1. CAMINAMOS callados sin tocarnos hacia su auto ahora. Nos acabamos de conocer en la fiesta. Yo lo vi ni bien entré y me le puse a revolotear en negra espiral para que me registrara. Él estaba con unos amigos poco interesantes. Por lo macizos y homogéneos parecían rugbiers. Y por lo felices. Fue eso justamente lo que me atrajo. Se lo notaba a gusto con su vida. Se compartía generoso. Me miró las tetas que asomaban en forma de corazón de mi vestido escotado. Me agarró de la cintura. Mi cintura, que es un poco gruesa, al contacto con su brazo se volvió frágil, diminuta. Su tamaño me hizo sentir en la escala justa, la chica exacta. Ese primer contacto nos bastó. Bailamos un rato, para justificarnos. Un amigo le dijo Indio ¿vos te quedás? nosotros nos vamos. Compramos una coca. Caminamos hacia su auto. 2. Su auto es grande y lujoso. El asiento de cuero me chupa. Cuando cierro la puerta, se genera un silencio presurizado que define el afuera y el nosotros.

29

Cuentos para el andén Nº28  

En este número 28 de Cuentos para el andén publicamos a los 10 seleccionados del I Concurso Colaborativo, participaron entre 213 textos de 8...

Cuentos para el andén Nº28  

En este número 28 de Cuentos para el andén publicamos a los 10 seleccionados del I Concurso Colaborativo, participaron entre 213 textos de 8...

Advertisement