Page 1

El Culo del Mundo __________________________________ REVISTA DE LITERATURA ALTERNATIVA

Cuento – Narrativa – Poesía – Epístola Nº 14 Agosto de 2013

«Todos hemos tenido un amor feo»

Hepcatifilia

“Excitación oyendo hablar a un Hipster”


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

Culeristas: En portada: [H. Consejo Editorial] Tristana Landeros Armando Pacheco Luis Valdez Ricardo Paredes Monchie Horror [Coordinación General] Adán Reyes Román

“The King and Queen of a Senior Citizens Dance, NYC, 1970”

[Difusión] Luis Valdez [Diseño] Ivonne A. Sánchez Reyes [Contacto] cudemun@gmail.com http://cudemun.blogspot.com

*Imágenes de Portada e Interiores (Nº 14) Diane Arbus (New York, 1923-1971)

http://twitter.com/cudemun Queda prohibida la total y parcial reproducción, fuera del espacio de la revista El Culo del Mundo, de las obras aquí presentadas sin la autorización del Consejo Editorial o de los propios autores o sin citar debidamente la fuente. Todas las opiniones aquí expresadas son responsabilidad de sus autores y no representan la opinión general de -la 2 -revista El Culo del Mundo.


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com [Sumario]

[El Hoyo Negro]

1. Una fea tarde [6] 2. Ojos ávidos, dedos ágiles [7] 3. Elogio a la fealdad [9] 4. ¿Por qué no nací feo? [15] 5. El misterioso caso de un culo hermoso [18] 6. Los geranios de Shelley [21] 7. Rayuela (región 4) [27] 8. Cita triple en mi lugar favorito [29] 9. Labios Verticales [33]

[Manual de Monstruos] 10.

Juntos. Caminos cruzados - Ally Condie [37]

[Metáforas para Vírgenes de Onán]

11.

Malditos Hipsters, Clint Eastwood y la moral [43]

-3-


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com Nota Editorial

Lo importante son las historias, los restos de amores y desamores vividos en la intensidad de la carne. ¿Bello o Feo? Qué importa, una historia de amor es independiente de la belleza o fealdad de sus protagonistas. Quienes ilustran las historias nos acostumbraron a los amantes presuntamente bellos, pero esto no es más que un accesorio que en nada altera la pasión y la bestialidad de los cuerpos atraídos en el fluir de la sangre. Pero un amor feo no es sólo el aspecto del amante, sino también su desenlace, su posibilidad, su circunstancia. La literatura tiene aquí su fuente inagotable de producción. Qué sería del arte sin los idilios, los amoríos, los amores irredentos, los amores trágicos, los imposibles, los finales felices. Porque ese es el motor que mueve a las musas, el afán de joder al amante en busca de su amada(o). Ese es también lo que nos mueve en este caminar de letras; es lo que anima a cada uno de los que aquí hablamos en nombre propio y estamos seguros que es lo mismo que anima a cada lector que se acerca a nuestras páginas. Así, según sus circunstancias y sus condiciones, todos hemos tenido un amor feo y lo más probable es que también un amor con un(a) feo(a). Es nuestro tema de este nº 14 que ilustramos con las imágenes de Diane Arbus (quién mejor). Con el presente número queremos comenzar una nueva faceta en nuestro proyecto divulgativo de la literatura y el arte contemporáneo; es la apertura de un video canal donde estaremos haciendo análisis de textos, entrevistas, comentarios de nuestros colaboradores y más, fieles a nuestro afán de impulsar la noble labor de las letras y las artes. Les esperamos también por nuestro canal de YouTube cuyos enlaces iremos publicando en nuestro blog. Mientras tanto a disfrutar de los amores feos y las voces que le dan vida, bienvenidos a este nº 14 de El Culo del Mundo. Adán Reyes Román

-4-


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

EL Hoyo Negro

-5-


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com Una fea tarde Roger Prior

Un día caluroso de caminando absuelto entre los pasillos apareciose ante mí

primavera, de cualquier desespero, de la abarrotera un bello trasero.

Ágil me presenté de la mejor manera y sin mirarla al rostro comencé mi recitadero grande mi sorpresa fue, cuando de lo que creí nada era, bastante fea es ella, y todo mi ornato se mostró perecedero. Pero quién es el mortal que se niega ante una cadera, yo no seré uno, así que continuo con mi palabreo buscando agenciarme a ese par de nalgas de buena madera y horadarle de modo bello el agujero. Total aquí no había nadie a quien yo conociera. Lo conseguí, logré ser de su cuerpo un aventurero. ¡Hoy la recuerdo y mi verga aún la espera!

-6-


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com Ojos ávidos, dedos ágiles Iván Sierra

Abres una página. Ingresas tu nombre de usuario, tu contraseña. Entras. Estás ahí. Buscas los perfiles. Uno. Dos. Diez. Mil. Gordos, cogegordos, gordos cogegordos, gordos peludos, peludos cogegordos, cogegordopeludos, supergordos, cogesupergordos, gordos decrépitos, cogegordodecrépitos, decrépitos cogegordos, gordos pitopequeños, cogegordopitopequeños, cogegordopitopequeñochupapiés. Comecacas a los que les gusta que les metan un dildo, un pepino, las dos manos por el culo, jalar pelos, dar cachetadas, que los amarren a una cama y los abracen látigos furiosos con afilados ganchos de metal. Y estás ahí preguntándote, de pronto, quién eres, qué buscas. Pero tú buscas algo soso, una tontería, amor, por ejemplo, o un beso tierno antes de dormir, o una mano que aprisione tu mano de camino a un parque o al súper, o una voz cálida que te diga, no sé, tontito, chiquito, y una boca que te sonría y un cabello que se revuelva con el viento de la tarde y una mirada tierna que te mire y unos brazos que te abracen y una palabra sólo para ti. Abres otra página. Desesperado. Entras. Buscas. Con los ojos ávidos, con los dedos ágiles. Miras un perfil, el otro. Lees datos a diestra y siniestra: busco gorditos peludos. Cierras. Abres. Buscas. Los dedos rápidos sobre un recuadro para mensajes: ¿buscas a alguien como yo?, escribes. El dedo tembloroso sobre el mouse: clic, clic. Abres. Cierras. Eliges una pequeña foto en la galería: ¿eres tú?, ¿soy yo para ti?, preguntas. Te esperanzas. Te desesperas. Nadie responde. Pulsas. Tocas. Imprimes los dedos sobre las teclas: dime, por favor, que eres tú, que soy yo, dices. Pero nadie responde. Gordito blanco, lampiño, versátil en la cama, honesto, con ganas de enamorarse y enamorar, con ganas de. Te sientes exhausto. Ir a conciertos, tomar un café por ahí. El corazón está impaciente, la soledad se hace grande, te rebasa el cuerpo. Ver, quizá, una película. El estómago se -7-


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

te hincha, te sientes más gordo, gritas. ¿Hay alguien ahí en busca de. Sientes que nadie, que nunca, que tú nunca podrás. Alguien como yo? Amar a nadie, que nunca llegarás, jamás, olvídalo, a conocer el amor. Dejo mi correo por si. Pero nadie, nunca jamás, dice yo.

www.ivansierra.me

-8-


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com Elogio a la fealdad Gabriela Nájera @LaWeya

Infortunadamente hace algunos años los encargados de marketing de Sabritas decidieron modificar la imagen de sus productos. En apariencia, este insignificante cambio no tuvo repercusiones en la sociedad; sin embargo, miles de feos mexicanos quedaron desamparados, arrojados a la desdicha del desamor. Todos recordamos aquellos memorables tiempos en que la bolsa de papas era el remedio perfecto para la fealdad, de ahí la frase popular: «le pongo una bolsa de Sabritas», ya que la cara sonriente era estéticamente más agradable que los verdaderos rostros de muchas personas. Según datos que me acabo de inventar, la tasa demográfica en nuestro país ha ido a la baja debido a lo ya mencionado y la de suicidios atribuidos a la falta de guapura ha aumentado. Ante este caótico panorama he decidido invitarlo a usted, amable lector, a meditar acerca de la fealdad de los que le rodean e incluso acerca de la suya, a partir de cuatro cuestiones fundamentales para entender el caso que nos ocupa: ¿qué o quién es el feo? ¿Cuáles son los tipos y características del feo? ¿Cómo el feo ha sido relegado por la sociedad?, y ¿cuáles son las ventajas de andar con un espécimen denominado de tal manera? Hay que entender, de inicio, que todos somos hermosos… para nuestra mamá (con excepción de algunas como la mía que suele reiterarme que al menos soy buena onda y que algunas otras cualidades debo tener, la cosa es buscarlas). Dicen que no hay bebés feos pero eso es mentira. La naturaleza a veces es bromista y toma lo peor de la genética de los padres, de los abuelos y de otros parientes muy lejanos, y hace un menjurje que tiene como resultado seres a quienes es difícil sostenerles la mirada. Así, el feo es consciente de su condición desde temprana edad. Si durante preescolar y primaria aún no se ha percatado de que la gente le huye, para secundaria seguro lo hará. La adolescencia es, pues, una etapa difícil para todos pero más para el feo, quien de no desarrollar otras cualidades ajenas a la belleza no logrará dar un beso ni jugando a la botella. Es justo ese el momento en que el feo tiene la gran responsabilidad social de aceptarse como feo (algo así como el decreto de los AA) y hacer algo al respecto. Los caminos son pocos, en realidad: o se tira a la perdición y odia a todos los que son más agraciados o suple su falta de hermosura con otros atributos. Esa

-9-


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

decisión transformará el resto de su vida y definirá su personalidad y carácter. Como todo en la vida, no todos los feos son iguales. Hay categorías bien definidas que pueden orientarnos en la comprensión de este tema. Está, por ejemplo, el caso que denomino Patito feo a la inversa, en palabras menos científicas, es aquél que nace bonito, todo apunta a que será un bello ejemplar adulto y, con el paso tiempo, se va haciendo feo. Los sujetos que sufren de este mal suelen recordar pasadas glorias mediante álbumes familiares que demuestran que no siempre fueron feos. En los casos más serios, durante el ritual fotográfico-demostrativo el expositor suele recurrir al testimonio familiar (o sea, le habla a su mamá para que confirme ante los presentes que el de las fotos sí era él), recibiendo por respuesta expresiones como: «es que me lo cambiaron en el mercado». Como puede observarse, los más cercanos también padecen la condición del feo, es, pues, un problema familiar digno de terapia. Encontramos también al feo con potencial: se le nota que ya era feo al principio, que logró hacerse más feo y se ve que puede empeorar. No tiene ni una sonrisita, una miradita, un ángulo, nada que lo rescate. Vaya, no hay filtro de Instagram que le ayude. Debo decir que hay pocos ejemplares como el que menciono, pero recientes estudios de National Geographic son prueba irrefutable de que existen. No pocas veces he encontrado a los sujetos vulgarmente conocidos como camarones. Si usted es neófito en el tema del feo, desconocerá los términos técnicos que aquí utilizo, así que le explicaré en palabras menos especializadas: el camarón es aquél individuo que, al saberse feo, le mete duro al gym, a las latas de atún y a los suplementos alimenticios con el único fin de ponerse bien mamey, creyendo que el parecerse a Latin Lover en sus buenos tiempos, logrará sacudirse la maldición que le aqueja, pero no es así. El feo indefinido es una categoría digna de un estudio serio, de una tesis doctoral, quizá. Usted recordará aquél famoso ensayo de 1733 de Feijóo titulado «El no sé qué» (si no lo recuerda, léalo, si no lo quiere leer sólo finja que - 10 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

lo recuerda), en que explica que hay cosas que nos son agradables pero no sabemos qué es exactamente lo que nos provoca una sensación de atracción. Pues, cosa similar ocurre con el feo indefinido, sabemos que es feo pero no sabemos exactamente por qué. Algo hay raro en él, quizá cierta separación extra entre sus ojos que provoca sensación de fealdad, o sus orejas exóticas, o sus dimensiones no son las correctas, o tal vez es sólo el conjunto de los rasgos que conforman su fisonomía, uno nunca sabe qué es. Este tipo de feo rara vez se fotografía completo, para su perfil de Facebook prefiere subir una foto de uno de sus ojos o de sus labios, cuando mucho su perfil griego pero jamás de su rostro completo, ya que sabe que así y sólo así puede lucir mejor que Perry el Ornitorrinco. Como se ha visto hasta ahora, el feo no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Pero el problema no es de los feos, puesto que nadie decide venir feo al mundo; la bronca, como siempre, es de la sociedad. Salvo Shrek y Luis Felipe Tovar, pocos son los feos que han logrado consagrarse como galanes en el cine mundial. Los parámetros de belleza son tan rígidos que cualquiera que salga de ellos está destinado a cargar una cruz de olvido y en esa cruz de olvido morirá de hastío. Pese a lo expuesto, es mi deber crear una campaña de concientización que en un futuro próximo y utópico será implementada por el Gobierno Federal de México y por el resto del mundo (en mi planteamiento descarto países como Argentina, Holanda y Francia, entre otros, donde, como usted sabrá, todos son guapos). De tal manera, en los últimos cinco minutos, a través de mi experiencia y mi estudio profundo de la fealdad, he desarrollado cabalmente premisas esenciales que le harán reconsiderar su postura acerca de las personas poco agraciadas, o sea, le demostraré la fortuna de andar con un feo. Con ello no sólo los feos cambiarán su lugar dentro de la sociedad, todos querrán ser feos, pues estará de moda y, por si fuera poco, cambiaré la vida de usted para siempre. El feo atrae la buena vibra. Hace no mucho visité un sitio orientado a la purificación del cuerpo y el espíritu, ahí los expertos en la materia dieron luz a mis estudios al explicarme con pruebas fehacientes que la belleza, por lo general, tiene una carga energética negativa. Así, mediante una reflexión profunda del asunto de la vibra y una meditación de yoga que vi en Youtube, deduje que si los guapos atraen las malas vibras perjudicando a sus parejas y amistades, el feo, por ende, llena de buena vibra a cuanto ser le rodea. El feo desarrolla capacidades alternas. Es bien sabido que las personas que no poseen alguno de sus sentidos, logran desarrollar otros que suplan el faltante. De igual - 11 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

manera, cualquier feo que se respete tiene el compromiso de explotar el resto de sus capacidades, cosa que el guapo pasa por alto al creer no necesitar. Por tanto, en teoría, los feos deben ser más inteligentes, más buena onda, más simpáticos, más carismáticos, más cultos, más espléndidos, más preparados, más alivianados, más intrépidos, más aventureros, más pacientes, más educados, más detallistas, más caballerosos, más cumplidores, pues. El feo crea efecto de belleza en el prójimo. Cuando alguien no es precisamente modelo de belleza y tiene una relación sentimental con alguien guapo, siempre luce peor de lo que realmente es. ¿No me cree? Haga la prueba: tómese una foto al lado de la persona más hermosa que conozca, mírela cuidadosamente y repita: «tienes razón, weya». Ahora que me ha dado la razón, piense en el efecto visual resultante en el caso contrario: estar al lado de un feo lo hará lucir como Demi Moore o Brad Pitt (dependiendo), en el peor de los casos. El feo deja de ser feo en el enamoramiento. No es precisamente que la fealdad desaparezca, sino que el acostumbramiento a ella, aunada al amor, disminuye la sensación de fealdad. Si usted logra vencer todas las trabas impuestas por la sociedad y se enamora de algún tipo de feo, no sólo podrá sostenerle la mirada sino que podrá revalorar la apariencia de su amante hasta niveles insospechados (cito el caso de cierta amiga que, durante la preparatoria juraba que su novio, quien parecía salido de El planeta de los simios, era así o más chulo el condenado). Para este punto, y dado mi supremo manejo de la argumentación, usted estará convencido de que el verdadero y más grande amor lo encontrará al lado de un feo. Finalmente, tengo que advertirle que antes de llamarle a quien esté pensando invitar a salir, es menester que también tome en cuenta algunas recomendaciones previas a la petición de matrimonio: 1. Verifique que su feo haya sobrellevado positivamente su fealdad. Si lo ve medio resentido con la sociedad, aléjese y cuénteselo a quien más confianza le tenga. - 12 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

2. Récele al santo de su devoción y haga cualquier ritual de apareamiento necesario para que su descendencia saque lo mejor de usted y lo poco bueno que el otro tenga. 3. Nunca le recrimine al feo su fealdad, no se lo eché en cara ni en las peores discusiones. Ni se le ocurra la brillante idea de decirle de cariño «monstruito», «feito» ni «mi Chuky», ya que está comprobado que estos apelativos o los reclamos disminuirán las cosas positivas que el feo tuvo a bien desarrollar a lo largo de su vida. 4. Apechugue cuando los demás le digan: «¿a poco andas con eso?» o «¡tu güey está bien pinche feo!». Créame, se lo dirán seguido. 5. Si todo sale bien, invíteme a su boda. Me encantan los finales feos, digo, felices.

- 13 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

- 14 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com ¿Por qué no nací feo?

Vicente Esteban Orozco Desperté y ella estaba checando su teléfono, debía reunirse con

su

compras

hermana y

luego

en

un

centro

comerían

en

comercial, casa

de

harían

sus

varias

padres.

Nos

despedimos y luego caminé directo hacia un Mcdonald’s donde compré seis hamburguesas con queso –tres para mí y las demás para mi roommate. Antes de cambiarme para salir, desnudo en el baño, mirándome en el espejo, me di cuenta que estaba muy flaco;

no de una manera enfermiza sino como

“luzco bien, carajo”. Y luego vi cambiarse a ella, sus largas piernas se cubrían con unas medias negras rotas. “Necesito comprar nuevas”, dijo ella. “Me urgen”, agregó. Y luego su vestido blanco

se

deslizó

por

su

monumental

cuerpo.

Miré

concentrado todo el gran espectáculo. ¿Qué más puedo pedir para que esta mañana de domingo sea memorable? Le pregunté a mi roommate si quería hamburguesas para desayunar. Dijo que sí. Yo las compraría y luego nos pondríamos de acuerdo con el dinero. El pobre muchacho estaba enfermo de gripa. Pensó que caminar debajo de la lluvia era buena idea. Caminamos al centro comercial. Cruzamos el boulevard y nos encontramos un grupo de chicos que vivían debajo de un puente. Ya los conocíamos: hace varias semanas, después de salir del cine, tuvimos un altercado con ellos que nos - 15 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

obligó a llamar a una patrulla de policía. Entramos a un 7Eleven para despistarlos, nos estaban siguiendo, tratando de intimidar; yo compré una botella de cerveza para tener algo que sirviera de defensa. El asunto no pasó a mayores. Los policías se hicieron cargo de crear la ilusión de que vivíamos seguros en nuestra parte de la ciudad. “¿Tienes para un taco?”, dijo el que usaba una cachucha de un equipo de fútbol americano. Contesté que no y recibí un supuesto agradecimiento

amable.

Podía

notar

la

hipocresía

en

su

rostro. Decidí no darle importancia. Si tuviera dinero de sobra

les

compraría

a

todos hamburguesas, pero no lo tengo. Lo que sí tengo

son

repuesto

sábanas

pero

interesado

no

para

de

estoy

nada

en

convertirme en un santo. Ella entró en el centro comercial,

moviendo

su

culo

y

esplendoroso

alborotando su cabellera. Decidimos que no saludaría a su hermana familiar. ordenar.

para

no

Llegué Noté

quebrantar al

que

el

Mcdonald’s el

payaso

y de

espíritu esperé la

del mi

domingo

turno

compañía,

para

Ronald

Mcdonald, había dejado de ser una figura omnipotente. Eso es bueno –ya tenemos suficiente de tantas payasadas. Y - 16 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

cuando hablo de payasadas me refiero a las mías. ¿Qué hago comprando porquerías a esta hora del día? Seguro terminaré vomitando en el baño, avergonzado de mí mismo. Desearía ser como

los

chicos

que

están

cerca

de

la

salida,

feos

y

gordos, jugando con barajitas, aparentando ser más felices que cualquiera; con restos de comida en los dientes. No les importa nada. Paso a un lado de ellos con cara de disgusto y no me miran, siguen jugando como si tuvieran menos de quince

años.

Lo

que

daría

por

unirme

a

su

grupo,

ser

miembro por al menos un par de horas, hasta que llegue el mediodía, pero es imposible. No soy digno de su grupo. Caminé de regreso a casa y me di cuenta que tengo muy pocos amigos.

- 17 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

El misterioso caso de un culo hermoso Javier Ibarra En mi antiguo hogar: una colonia privada que fácilmente encasillaba en un recinto de la clase media, y que gozaba de sus habitantes que creían pertenecer a los gremios más altos de From the Guts of Santa Catarina; aunque todo dependía de la cantidad de billetes que se reflejara en sus autos, en operaciones estéticas o en los banales caprichos del avant-garde regio. Por lo general esos especímenes deseaban que algunos de sus vecinos les besaran los pies. Sus comportamientos eran demasiado prepotentes, eran unos engreídos que sí te veían salir a pie, parecía que una caca les cubría el rostro. Intentar convivir con ellos era estúpido. Ni siquiera merecían un sincero saludo o una liviana mentada de madre. Por dicho ambiente, todos los días, después de la escuela y cuando el sol se ocultaba. Terminaba en el estacionamiento del supermercado que estaba a dos calles. Compraba un ICEE y me sentaba a escuchar las primeras canciones de Song of Zarathustra que descargaba en LimeWire. Es curioso, en esos días también estaba inmerso en las páginas de Nietzsche. Observando a los skates que de igual forma iban ahí a practicar sus trucos. Llegaba a estacionarse una Hummer HX o un BMW Z4 Roadster, tocando a todo lo que daban sus estéreos música de banda. Bajaba un chico demasiado enano y prieto y una chica con un culo hermoso. Quince o veinte minutos después regresaban con cerveza y botana. Nunca pude saber si mi frecuencia al estacionamiento era por la chica y su culo hermoso o por otra cosa que a diario me hacia estar ahí. Comenzaron las vacaciones y me enteré que el culo hermoso era la hija de los señores a los que mi mamá les compraba queso oaxaca. Sabía que, quienes la conocían o la veían caminar, la perseguían con un deseo revocado. Su culo hermoso era una fantasía en los Jardines de Santa Catarina. Y pese a eso, le pertenecía al Potrero, el conductor de los lujosos automóviles. Pensaba que él debía de tener todo el dinero del mundo como para poder ser su novio y poder palpar lo que tantos deseábamos. Incluso se especulaba que le daba fajos de billetes para que los usara de tampones o papel higiénico. Los skates se convirtieron en mis nuevas amistades. Me platicaron que El Potrero era uno de los hijos de Don Potranco, un famoso narcotraficante de la zona, por eso logró conquistar al culo hermoso. No había imaginado que su historia pudiera ser algo así, me sorprendí tanto que - 18 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

comencé a ir al estacionamiento sólo tres veces a la semana. Tenía miedo que El Potrero hiciera algo en contra para que dejáramos de contemplar el movimiento inexplicable que su amada concebía. El culo hermoso, estoy muy seguro que sabía que lo veíamos subir y bajar. Inteligentemente tomaba de la cintura a su novio y le metía la mano con la que la abrazaba a su bolsillo trasero del pantalón. En verdad parecía tener poderes absolutos, era imposible dejarlo de ver, dejar de hablar de su redondez. Llegó el día en que finalmente la vi caminar sola. Pasó por el mismo sitio en donde acostumbraban estacionarse. Al salir del supermercado comprobé que no se meneaba como antes. Su apariencia era triste, lo decía cada uno de sus pasos. Desde esa tarde y hasta que dejé de frecuentar el estacionamiento fue así. Se especulaba que al Potrero algo le había pasado o que se había ido de vacaciones o que cambió de ciudad al terminar su relación con el culo hermoso. En ese entonces, las noticias de baleados, decapitados, secuestrados y cualquier otra escena del film stunt en From the Guts of Santa Catarina, ocurrían a las afueras de la ciudad. Fue que en el noticiero matutino informaron que un tal Potrero apareció muerto y desnudo en una Hummer HX, a espaldas del supermercado, ahí había unas canchas de fútbol. Decían que por lo menos tenía cincuenta balazos en todo el cuerpo. La gente que lo vio en la madrugada decía que eran noventa y seis balazos y que la verga de su papá la tenía incrustada en su boca; supuestamente era lo que estaba escrito en una cartulina pegada al travesaño de la portería. Su asesinato sonó demasiado en la ciudad. Pero los skates y yo debatíamos si esa cosa tan sucia había sido un acto de venganza o una broma de muy mal gusto. Don Potranco no dio la cara en los noticieros. De su funeral no logramos saber mucho, sólo que fue un sepelio abierto a complacencia de su mamá. Y en lo único que estuvimos de acuerdo, fue que El Potrero siempre - 19 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

dependió del negocio de su papá para convertirse en la envidia de todos. Una semana después a Don Potranco lo encontraron en el mismo sitio, con el tiro de gracia, vestido y sin una verga en la boca. La nota roja no sonó tanto como la de su hijo. Nadie se preguntaba si el señor conservaba su miembro dentro de los calzones. La que le incrustaron en la boca al Potero era un misterio sin resolver. ¿De quién sería? El culo hermoso lo debía saber.

- 20 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com Los geranios de Shelley Antonio Salamandras

Lo lamía con tanto entusiasmo y dedicación, pero sobre todo, sin la más mínima pizca de pudor, tanto, que bien pudiera haber hecho sonrojar a la mismísima Sasha Grey. — ¿Así te gusta papi? —susurraba— Y sujetaba su pene como si fuese faro en medio de la neblina, como mástil a su barco que sujeta las velas. Si, —contestó extasiado— ¡Así, sigue, sigue chupando ahora agárramelos, agárramelos fuerte! —Me encanta chupártelos y que te corras en mi boca papi. — ¡Chúpale más perra! —Gritaba, mientras la cacheteaba repetidamente— ¡mas! Así, así ¡oh, nena me vengo, me vengo…! —Aun no papi, —gemía extasiada— aun no termino. Deja lamerte el culo también. El cuarto sucio y polvoriento en donde se encontraba la cama, quedaba ya muy lejos del suelo, pues esta parecía levitar sujeta por un montón de céfiros malignos o quizá súcubos o avispas, cuyo aleteo era disonante y se confundía con el abanico oxidado de techo. —Espera, no me he bañado además acabo de cagar y… —No importa, —le interrumpió— ahora sí le podré llamar beso negro, además pagaste por el servicio completo y me gusta que mis clientes salgan satisfechos. No habían pasado siquiera segundos y ella, con su lengua de salamandra ya palpaba sus nalgas, ya su escroto, ya su ano, con rapidez implacable lo exploraba, no dejando lugar sin llenar de saliva, su boca figuraba la del dragón de Komodo, solo que esta, mezclada se encontraba de saliva, saliva con heces, heces con semen y semen con menstruo. Y así estuvieron largo tiempo; él, tendido culo arriba y ella de cuclillas, hasta que introdujo su pequeña y traviesa salamandra en su ano, dio un respingo y se contorsionó de placer, ya no salían palabras de su boca sino simples y lastimeros balidos y de ella nada más que inmundicia, inmundicia de - 21 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

palabras no pronunciadas correctamente, inmundicia que la embriagaba sobremanera. Animal triste post coitum, y los dos yacían entre anfibios de toda clase, algas y lirios de agua, mosquitos que les zumbaban los oídos, libélulas que gravitaban en derredor. Súbitamente, alguien abrió la puerta y Víctor aun en su idilio no alcanzó el revólver 9 mm que metió entre el colchón y la base de la cama, el cuarto oscuro fue de golpe iluminado por centellante luz, sus ojos no percibieron sino una silueta cuya mano se elevaba por lo alto y cuyos ojos humeantes parecían salirse de sus órbitas, sostenía un objeto pesado y rasposo y le asestó tremendo golpe. —Serian *** pesos más, —dijo María, mientras se quitaba la mierda de entre los dientes— el infeliz tenía el culo lleno de caca y parecía no haberse bañado en años, aun tengo ese horrible sabor en la punta de la lengua —y escupió sobre el cuerpo desnudo e inconsciente de Víctor. —Sí, tómalos no me importa, he esperado mucho este momento, al fin lo tengo cogido al hijo de perra, al fin — dijo con risa maléfica— y lo llevó a rastras e inconsciente hasta su furgoneta en medio de la noche, desnudo y sin una mínima gota de semen en su epidimio. El rostro de María nunca se pudo ver del todo, la luz lo impedía, sus ojos habían estado habituados a la penumbra. ¿De qué le servía ya saber el rostro de su otro cliente o del primero, si ambos habían pagado la cuenta? ¿De qué le servía preocuparse por la suerte de ambos? Se vistió con la agilidad de un leopardo y de nuevo volvió a las calles mal olientes y purulentas de Reforma y Juan Méndez, aun no era media noche y le esperaba larga jornada en medio de luces neón, travestis gordas y entaconadas. *** Lo despertó la quemadura en su espalda. Sus muñecas ardían también, estaba siendo arrastrado desde hacia sabe cuánto, llevaba los ojos vendados y había mucho ruido (parecían como sierras oxidadas, o como mofles a punto de explotar y un constante traqueteo), intentó gritar pero un trapo lleno de gasolina se lo impidió, costábale respirar, el smog lo impedía y de vez en cuando algún líquido (del cual persuadido estaba no se trataba de agua). Sudaba a chorros y no solo estaba atado por las muñecas sino también de los pies. Al fin lo aventó con fuerza casi sobre humana sobre un montón de tachuelas y lo dejó allí largo rato. Cualquier movimiento hacia que se pinchara inexorablemente.

- 22 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

—¿Dónde estoy? ¿Quién puta madres eres tú? ¿Eres de los del golfo? ¿Eres de los mata Z´s —y sus preguntas salían a tropel interrumpiéndose unas a otras constantemente, la saliva que expedida ya por los gritos ya por los nervios semejaba lluvia de cristales. Le miraba impávido e indolente. Duró varios minutos allí, saboreándose la dulce y lenta venganza, hasta que al fin decidido lo sentó en una silla y le descubrió los ojos. —Qué puta madres que es esa pinche máscara, —dijo lleno de asombro y terror. —Hoy haré algo con tu mísera vida. Hoy —y levantó el dedo índice hacia el cielo con entera solemnidad— haré que tu paso por este mudo tengo un sentido. — ¿Qué putas vergas dices? Anda ya ambos trabajamos en lo mismo. Te puedo ayudar con toda la información que necesites pero —y aquí pareció haber entendido que no había vuelta de hoja, iba a morir, sin embargo, hacia lo ultimo para que fuese una muerte rápida e indolora. —Mira —imploraba Víctor— si quieres, te puedo dar el nombre de los halcones que están en la zona poniente, tengo toda la información en mi casa y… —No, yo no trabajo en esto, ni soy de tus bandas rivales, y me importa un pito tu dinero. —Pero, entonces ¿Por qué?, ¿por qué a mí? No lo merezco. Era una tarde de verano, una tarde de 45 grados y Shelly yacía boca abajo en el asfalto ardiente de la calle Padre Mier, donde cientos de personas huían despavoridas por los disparos. Su bolsa y todo lo que llevaba dentro estaba regado a lo largo de la avenida, ella se desangraba lentamente. Una bala perdida le fue incrustada en la sien. La sangre era evaporada por el intenso calor, parecía como si le hubiesen puesto debajo de un comal.

- 23 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

—Por supuesto que lo mereces mal nacido —decía encolerizado— lo que no mereces es saber el por qué. ¡Te lo llevaras a la tumba! —¡No sé de qué chingados hablas!, ¡yo no sé de qué hablas — repetía gimoteando— me confundes yo no fui yo sólo soy un administrador, no soy sicario…! —Pero ibas con él y también tienes las manos manchas de su sangre ibas con él y por tanto eres también culpable… —¡Con una chingada! No sé de qué hablas wey. De seguro me confundes. —Tu amigo Oziel quien yace allí, justo debajo tuyo (y pudo ver una especie de masa viscosa que expiraba burbujas— me contó todo. «Hey Víctor, ven a ver todo el desmadre que hiciste mira a esa vieja de allí con el culo arriba se le ve toda la tanga, deberías de hacerla a un lado y cogerla es lo más cercano a una vieja que no sea puta que tendrás en tu vida» —Yo ni lo conozco ese no... Y de pronto sacó un cable y le azotó el pecho, el perro aulló y resonó por toda la bodega. Sacó también 9 grandes clavos y cuatro fueron destinados para el testículo izquierdo y la misma cantidad al derecho. Reservó el sobrante para el pene. Los clavó con parsimonia a la silla, apenas el primero atravesó el izquierdo y fue como si reventase un huevo podrido. El chisguete manchó todo a su alrededor incluyendo al prometido de Shelley. —¡No mames! ¡No mames! —Y se desgarraba la garganta de dolor— ¡me arde! En ese instante empezó a vomitar y se desmayó. Y frente a sus ojos danzaron todos los rostros de hombres, mujeres y niños a quien había dado suelo, recordó los agonizantes ruegos y los lastimeros llantos de dolor e impotencia de sus víctimas a quienes nunca mostró una pizca de piedad. El prometido se apresuró y le inyectó algo que de inmediato lo recobró, paró la sangre que salía a borbotones. —Yo sólo seguía órdenes siempre lo he hecho, no es nada personal, no sé a quién pude haber herido —gritaba el infame Víctor— ¡Mátame! Mátame ya chingado —imploraba agonizante— y unos filamentos de burbujas hechos de saliva caían de su boca lentamente… Shelley amaba las flores, en especial los geranios. Siempre lo hizo. Los regaba todos los días pero desde que se ha ido no hay nadie que los riegue ya, se han secado, ¿de qué sirve hablar de lo hermosas que eran si nada hay más fugaz que la forma exterior que se marchita y se altera sea por la llegada del otoño o por el paso inexorable de los años? ¿De qué sirve ya hablar de lo hermosa, suave, grácil y nívea que era aquella mano si de ella no queda más - 24 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

que polvo, no por el paso de los años sino por una bala que terminó prematuramente con el cuerpo al que pertenecía? —Sabes —decía entre sonrisas— la gente como tú no merece piedad, no mereces una muerte rápida, no mereces siquiera estar aquí sentado, respirando el aire de los humanos, tú no eres más que escoria, pero eso cambiará, ya lo verás. Hoy haré de ti algo digno, daré a tu existencia una utilidad, una razón de ser y lo convertiré en algo hermoso. — ¿Qué? ¿De qué hablas? No te basta con… Pero antes de que el infeliz pudiese terminar la sentencia, le propinaron un mazazo que terminó por dislocarle la mandíbula, la tenía colgando y toda clase de líquidos caían entremezclados los unos a los otros hasta tocar el suelo y revolverse con el polvo y la herrumbre de aquel lugar. Su espalda sangrante, las muñecas gangrenadas por el alambre de púas al igual que sus tobillos, sus partes pudendas clavadas a la silla fría, el sudor, y la bilis se derramaban por la fisura de las nalgas. El prometido de Shelley, se apresuró a inyectarle más y más soluciones para que no quedase inconsciente, luego, sacó un machete, uno herrumbroso pero muy afilado y a machetazos le arrancó el brazo, no de un tajo sino de varios, el chisguete de sangre se disparó por todos lados mientras más lo macheteaba el chisguete salía y salía pero Víctor no podía gritar de dolor, sus ojos lo expresaban todo, sus ojos inyectados de congoja, de impotencia y de miedo, sobre todo de miedo pues su tormento lejos estaba de terminar. —Mírate nada más —señala con ironía el prometido de Shelley— ahora no eres más que un enclenque eunuco que ni siquiera puede gritar de dolor. Víctor se convulsionaba estrepitosamente ya no se sabe bien si por el dolor o por el exceso de drogas que se le suministró para que no quedase inconsciente. Mientras tanto el prometido recogía el brazo cercenado y lo rodeaba con alambre de púas Víctor lleno de espanto y terror se movía cada vez mas hasta que se fue de bruces y dio al suelo lleno viscosidades que su cuerpo había expedido, con su agitado respirar movía la viscosidad como vaivén de olas en el mar, era un mar de liquido ocre y su culo quedó al aire —Vaya que conveniente, —y se frotaba maliciosamente las manos— me has ahorrado el trabajo de ensuciarme la bota y patearte al suelo. Me ha caído de perlas tu posición. - 25 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

Y allí, con el culo al cielo, fue atrozmente sodomizado con un su propio brazo lleno de púas, que aun se movía, se movían los dedos, se movían por el sufrimiento que aun sentían, no terminaba de asimilar que, ya no pertenecía a aquel desecho y sanguinolento cuerpo. No era necesario lubricante ni nada por el estilo la sangre, bilis y demás líquidos se derramaban hacia la fisura de las nalgas y servían perfectamente como lubricante. Víctor era de complexión robusta así que, no sólo le despedazó el ano por completo sino que también la piel que lo rodeaba quedó atrozmente rasgada y así estuvo largo rato sodomizándolo a intervalos ya rápidos ya lentos, pero todos profundos, de no ser por el concepto de venganza de la escena, en algún punto parecía ser como si ambos; torturado y torturador disfrutasen el acto. Lo sodomizó casi hasta el amanecer, su cuerpo aun se retorcía, después de tan brutal tormento. Aun se aferraba a la vida. Quizá Jean de la Fontaine tenía razón cuando afirmaba que: «el ser humano prefiere sufrir antes que morir», pero de nada sirve ya elucubrar sobre dicho asunto. Como se decía, Víctor era de complexión robusta y el prometido era una persona que no se permitía el no desayunar, así que cortó un trazo de pierna, de papada, de lengua, de oreja, de nariz en fin, todo cuanto podía devorarse pues como le había prometido a su víctima haría de él algo digno y hermoso y en efecto lo hizo. Durante las siguientes semanas sólo se dedicó a comer los restos de aquel que terminó con la vida de su mujer. Degustando feliz y devotamente cada fibra de carne que le arrancó. Recolectó y guardó pacientemente sus heces. Todas las mañanas después de ese día se dirigía al cementerio donde yacía Shelley, las heces que antes formaban el cuerpo de un asesino, fertilizaba ahora los geranios que tanto le gustaban, de vez en cuando solía también fertilizar las tumbas aledañas en honor a las víctimas que habían sido injustamente asesinadas por el narco. El prometido tenia ahora el consuelo que sobre la tumba de su amada crecían las flores que tanto adoraba y tanto le alegraban la vida, ahora, desde el cielo, ella puede ver cómo florecen y beben del sol la luz que necesitan para echar raíces y estas penetran lentamente la tierra, trazan un camino que se bifurca hasta llegar al féretro de Shelly y allí, liando una y otra vez, abrazan por completo los restos del cuerpo que tanto las amó.

- 26 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com Rayuela (región 4) Adán Reyes Román

Él rozó levemente el hombro de ella al regresar de guacarear en el baño y ella quedó prendada de su aroma 7 Machos. Él se pidió otro Verde mientras clava su intensa mirada sobre ella. Está decidido. Se han encontrado en el lugar y momento precisos, se han configurado las miradas para que esa noche sea sólo de ellos y de nadie más. Nadie les robaría la magia de tocarse las trémulas carnes y de acariciarse entre los pliegues aterciopelados de piel muerta y lonjas exfoliadas. Él, un viejo lobo de ciudad, un proxeneta de las mujeres mal vividas, de los nahuales del sur; ella, la maja que hoy, con la piel ajada, se extravía los días entre el cuerpo y la inconsciencia etílica. Listos los astros para guiar su encuentro en aquel idílico agujero que los refugiaba de la noche. Los cruces de miradas trajeron Verdes a cortesía, caña con coca cola y hasta Chocomilazo, para verse espléndido con ella. Ella aceptó cada una de las copas con que la ataviaba su hombre nocturno mientras se rascaba de emoción los cueros entre la espalda y la nuca. Después de la segunda guácara, ahora de ella, el plazo estaba vencido, el momento era el idóneo, la luna estaba en el cenit. Ella volvió del tocador con los ojos cristalinos, limpiando sus delicados labios partidos y con los últimos resabios espasmódicos en el estómago; él no aguantó más y tomándola en sus brazos velludos la besó frenéticamente ante la mirada atónita de la fauna circundante. De lo emocionante y exasperado del beso se rompieron las frágiles encías al momento del choque, pero eso no importó, porque aquel momento había visto nacer, o renacer… o re-re-re-re nacer la pasión de sus cuerpos ya casi moluscos. No lo pensó más y la tomó del brazo para conducirla a su lecho. Ella no pudo ocultar el poco rubor que aún le quedaba en las arrugadas mejillas mientras se dejaba conducir amorosamente y a tropezones por el empedrado de su calentura. Y así, con la ternura de los teporochos cagados a media calle, con el candor de los perros callejeros con - 27 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

el hambre a punto, con la viveza de los burócratas en su hora de comida, llegaron al lecho prometido, la covacha humilde en que un pequeño monstruo de grandes orejas y cuerpo de longaniza o quizá salchicha aguarda pacientemente a su señor. Nada inquietaba el ánimo de los díscolos apareantes. La luna cayó sobre ellos como un rocío de ron mientras se despojaban de sus ropas. Los senos de ella cayeron suavemente sobre sus costillas hasta cubrir la marca que le hacía el elástico; él los acarició con impaciencia mientras saltaba su panza peluda fuera de la camisa a cuadros. Se fueron envolviendo el uno en el otro, se tomaron por completo los cueros marchitos con la intensidad de los reptiles. Ella lamía su áspera quijada y gemía atrozmente al tiempo que él mordía los plisados de su cuello dispar. Y así, ocultos del mundo en la densidad del powerrangerismo radical democrático, sus cuerpos fenecieron el uno junto al otro, bañados en el sudor de la noche y la sanguaza del amor etílico mientras el monstruo longanizesco entonaba el canto fúnebre de los amantes.

- 28 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com Cita triple en mi lugar favorito Benji Cárdenas

Habíamos escuchado sobre el lugar pero siempre pensamos que era un mito. No puede haber un lugar así en una ciudad tan conservadora como esta. -Lo encontré- afirma Jaime. -No mames- le respondo. -Te lo juro por cristo. Fue una pinche casualidad. Está en la carretera, rumbo a las cabañas. -Pero ya recorrimos ese camino y no lo encontramos- le digo. -Esa vez no preguntamos wey, por eso no lo encontramos. Ahora sí le pregunté a un borrachín y me dijo dónde era. Tienes que verlo con tus propios ojos. Es justo como nos contaron. La primera vez que escuchamos sobre ese lugar, fue gracias a un profesor de la facultad. -Hay bailarinas deformes- nos dijo, -mutiladas, tuertas, con la cara quemada. De todo. -Deberíamos organizar un viaje escolar- le dije. -Lo siento mi buen Benji, desgraciadamente un lugar así no tiene suficiente valor académico, al menos no aquí, tal vez en el DF- me respondió. Maldito entonces?

ruco,

¿para

qué

nos

hablaba

del

lugar

-Elías ya viene en camino- me dice Jaime con un brillo en sus ojos, como un niño a punto de ir a la juguetería -nos vamos en su carro. Un rush de adrenalina recorre mi cuerpo por la emoción y el morbo de poder conocer al fin el sagrado lugar. -Me tengo que bañar antes de que llegue- digo apurado. -¡No te bañes! este lugar amerita ir sin bañarse. -Tienes razón. Esperamos hasta que llega Elías. Jaime y yo subimos rápido al carro. -¿Seguro que recuerdas dónde es?- pregunta Elías. -Sí wey, dale rumbo a las cabañas, es justo en la curva anterior, yo te digo cuando vayamos llegando. - 29 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

El camino es de 40 minutos, pero parece una eternidad. Voy leyendo una revista pornográfica en el carro para no aburrirme, Elías mira de reojo las fotos mientras conduce. -Deja de leer eso- me dice y con una mano me quita la revista, con la otra va sosteniendo el volante –me distraes. No le respondo nada, no quisiera que el pendejo se pusiera muy erizo y chocara ahora que… -¡ES AHÍ!- dice Jaime interrumpiendo mis pensamientos. Jaime señala el brillo neón de múltiples colores. Las ansias recorren mis venas mientras Elías estaciona el carro. Preparo mi identificación mientras nos dirigimos a la entrada pero no hay vigilancia en la puerta. Tiemblo un poco al entrar. Adentro esta oscuro, hay luces negras, rojas, azules y verdes, las paredes están adornadas con grafiti fluorescente y posters de bandas de rock, películas de horror y mujeres desnudas. -No mamen, ¡miren!- dice Elías. Un sujeto está acostado boca abajo en la pista, con los brazos en la espalda esposados a sus piernas. Lleva una máscara negra de cuero que le tapa los ojos y tiene un gag ball rojo dentro de su boca. Una mujer cubierta con un traje de cuero que deja al descubierto solamente sus senos y vagina lo golpea con una vara. El sujeto grita de dolor. En los sillones negros podemos ver mujeres con parches en los ojos y cicatrices por todas partes. Una mujer sin piernas se arrastra hacia mí en un carrito hecho de fierros oxidados y cinta de aislar negra. Está completamente desnuda. -Hola guapo, ¿me invitas una copa?- me dice mientras me soba el paquete. Me estremezco como un puberto y le digo: -Espérame nena, apenas voy llegando- y le quito la mano de mi entrepierna. La puta se aleja y le alcanzo a escuchar –pinche culoVolteo a ver a Elias y a Jaime.

- 30 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com -¿Qué pedo we? ¿Por qué la rechazaste, no dijiste que nomás llegando te ibas a coger a una mutilada?- me dice Elías. -Calmado- le respondo – sólo dije eso porque pensé que este lugar no existía, deja me acostumbro. Buscamos un lugar para sentarnos, cerca de la pista. Porque somos de los que les gusta agarrar.

En la mesa detrás de nosotros hay un gordo completamente ebrio con una mujer con el cuerpo completamente quemado. El gordo le está metiendo la lengua en el culo. Un mesero se acerca. -¿Qué van a querer?- nos pregunta. -¿De cuál hay? -Indio, Carta y Tecate, a $20. -Tráenos una cubeta- responde Jaime. -¿Quieren que les traiga unas chavas?- nos pregunta el mesero. -Trae a la que no tiene piernas- dice Elías, me voltea a ver. -Si no la quieres tú…- me dice. -No hay pedo- le digo, pero la verdad si siento un poco de celos. Espero que haya otra más deforme. -Oye compa- le hago una seña al mesero para que se acerque y decirle algo más discretamente –¿no tendrás a una embarazada por ahí? El mesero sonríe y asiente con la cabeza –eres de gustos finos- me dice. Se va a la parte del bar y habla con una mujer que va vestida como porrista, tiene muy buen lejos. La mujer entra a los vestidores mientras el mesero nos prepara la cubeta. -Este pedo es como el paraíso- dice Jaime.

- 31 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

-No quiero volver a ir a ningún otro lugar nunca- dice Elías -podría quedarme a vivir aquí. Yo estoy sin habla, contemplando el show bondage de la pista, tengo una erección como si hubiera tomado viagra, siento que me va a estallar el cascorro y va a salir un súper chorro de sangre y semen con un chingo de presión, como manguera de bombero y… -Aquí tienen- me interrumpe el mesero, colocando en la mesa una bañera de bebe llena de cervezas y hielo. La porrista está detrás de Jaime y junto a ella viene la del carrito y una embarazada, pero no una embarazada cualquiera, es una SUPER embarazada. -Espero que te gusten de talla grande- me dice el mesero. -No me gustan- le digo –me ENCANTAN- y le doy un billete de 100 de propina. -No mames- dice Jaime mostrándonos sus dedos ensangrentados La porrista sonríe y Jaime le levanta la falda y hunde su rostro entre su menstruación. La sangre rodea la boca de Jaime, parece payaso. Tiene un coagulo menstrual en la lengua y se lo traga con placer. Elías tiene a la del carrito sentada en sus piernas, están platicando, es una escena muy romántica. La gorda se sienta en mis piernas, pesa un chingo. Le abro las piernas y meto la mano entre sus carnes, esta toda sudada. -¿Cuándo te alivias?- le pregunto mientras le acaricio entre la panocha con los dedos, esta toda mojada, se siente muy espeso, como si hubiera estado cogiendo y no se hubiera limpiado. -Todavía me faltan 2 meses- me responde acercando su cara a la mía, el aliento le apesta como si se acabara de despertar y hubiera desayunado licuado de mecos y vomitada y caca –voy a tener gemelos. -Te apesta el hocico- le digo. Sonríe y se acerca aún más. -¿En serio?- me dice –¿y te gusta? Y después de decir eso me mete la lengua en la boca. El sabor de su saliva es aún más desagradable que su aliento, su lengua caliente hace fluir la sangre a mi pene y siento que voy a estallar de excitación. Nunca imaginé que mi primer beso sería así de sensual. Y pienso -creo que he encontrado mi nuevo lugar favorito.

- 32 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com Labios verticales Antonio Salamandras

— ¿Estás seguro que era ella? — ¿Y cómo voy a saberlo yo? Chistó con desdén. — Bueno, tú tienes más tiempo aquí que yo ¿no es así? — Sí, pero date cuenta, hace un momento estaba allí arriba (señalando un punto apenas visible) luego… — ¡Luego qué! Yo no soy más que café, café que quita el sueño y te mantiene despierto… —Luego les vi; al medio y al índice. Depositaron un “paquete”, un “regalo”. Minutos después encontré que era todo lo contrario. Ambos se encontraban separados por apenas unos cuanto centímetros, enormes mosaicos se elevaban alrededor de ellos. Prisioneros en aquel foso, que apenas y era iluminado por un débil haz de luz. —Yo no soy más que café, (repetía histriónicamente) café que quita el sueño y café que te mantiene despierto… ¿Dices entonces que les viste? —Si, al índice y al medio. —Imagino que el “paquete” o “regalo” era hexagonal. — ¡Sí! ¿Cómo lo has sabido? —Sé que tocó tu estomago o bien tus manos y pies. Pese a estar oscuro has sabido de su forma por el tacto. De nuevo ella ha tenido miles de faros que disparan luces blancas en su interior. — ¿Qué dices? —Nada, será mejor que hagas espacio allí viene… Los haces de luz que lograban colarse por la rendija no dejaban mentir; en lo alto había unos labios verticales, unos que dejaron caer una lluvia de oro, abundante hasta que se tornó en cascadas, cascadas de oro que al resbalar por los mosaicos, les golpeaban atrozmente. Al cesar la lluvia y por ende las cascadas de oro, allí estaba él… tratando de solidificarse, nunca lo logró. Antes bien formó ectoplasma o eso parecía. — ¡Vaya! Veo que tenemos compañía. ¿Y a ti, por qué te han depositado aquí? —No sé, es lo que he estado tratado de averiguar pero no veo motivo ni razón. —Ha recibido el “regalo hexagonal”. —Ya veo. Así que ella… —En efecto. - 33 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

—Ja ja y en menos de tres meses, este sería ya el cuarto del año si no me equivoco. — ¿De qué están hablando? Entonces ustedes saben de dónde vengo. —No sabemos de dónde vienes, pero si a dónde vas. — ¡Díganme! (gritó encolerizado) —No eres como tus hermanos, ellos sí que tenían sentido del humor. Verás, nosotros (refiriéndose al Café y a él) venimos aquí una vez por día a veces yo solo, pero luego, ese mismo día me hace compañía Café entonces… — ¡Esperen! Los labios verticales hacen llover de nuevo. Pero ahora la lluvia habíase tornado carmesí. Se formaron grandes grumos de carmesí, terminaron por diluirse todos: Oro, Café y Él. Arriba se escuchaban lamentos mezclados con ruegos y plegarias para que nada quedara dentro y para que nada se haya desgarrado. Abajo, todos se fueron a los intestinos de la ciudad.

Nora se incorporó luego de sufrir enormes espasmos. Jaló el fluxómetro y sin querer, dejo caer una caja de pastillas de sus manos. Nunca fue del todo visible el nombre de estas, pero sí el nombre del activo; Misoprostol.

- 34 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

- 35 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

Manual de Monstruos

- 36 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

Juntos. Caminos cruzados - Ally Condie. Una reseña Yaiza García Cassia parte en busca de un futuro que quizá no existe... pero lo hace convencida de saber con quien compartirlo: Ky, el chico prohibido, el que no debía ser su pareja. La Sociedad

lo

ha

deportado

a

las

Provincias

Exteriores,

condenándolo así a una muerte segura, y Cassia escapa para rescatarlo. Sin embargo, al llegar allí descubre que es él el que ha escapado, dejando tras de sí muy pocas pistas por lo que es prácticamente imposible seguirle los pasos. La búsqueda de Cassia la hace madurar, en el camino se replantea muchas de sus convicciones, tanto antiguas como nuevas, e incluso es capaz de divisar otro tipo de vida más allá de las fronteras. Ha de adaptarse constantemente a las nuevas circunstancias, en los límites de la Sociedad nada está tan controlado ni tan bien planificado como parecía, los recodos y las encrucijadas hacen el camino más tortuoso que nunca. Y

cuando

estar

de

más

Ky,

cerca

una

cree

serie

de

imprevistos alterarán de nuevo las

reglas

del

juego:

una

invitación a la revolución, una traición

insospechada…

encuentro Xander, tanto

de

inesperado que la

tiene

la

revuelta

y

un con

llave como

todavía— de su corazón.

Seguramente, muchos de vosotros no pensabais que fuera a darle una segunda oportunidad a esta saga. Yo tampoco. - 37 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

Pero lo hice. Mal hecho. En realidad, tengo tan poco que decir de este libro que no sé si merece la pena redactar una reseña como Dios manda, pero bueno, voy a dar rienda suelta a mi indignación y así hago un poco de relleno disimulado. Los que habéis leído Juntos, ¿recordáis el final de esa primera entrega? ¿Sí? ¿No? Bueno, en realidad da lo mismo si no os acordáis porque la trama digievoluciona y no tiene

nada

que

ver

con

los

acontecimientos

del

primer

libro. De golpe y porrazo, Cassia está en las Provincias Exteriores buscando a su hombre... y nadie se da cuenta. Para ser la Sociedad tan controladora, acosadora y abusiva, la verdad es que de vigilancia andan un poco mal. Primero, doña Cassia María Reyes de Todos los Santos y Borbón se escapa del destino que le adjudica la Sociedad (no se sabe cómo porque al principio ella ya está sola) y luego se mete en un avión a las Provincias Exteriores... y nadie pregunta nada ni le resulta sospechoso ni parecen darse cuenta de que la doña ha puesto los pies en polvorosa. Por otro lado está

el

don,

servilletas

Ky,

sucias,

el

señor

el

del

maromo,

pasado

EL

oscuro

HOMBRE,

que

y en

las esta

segunda parte tiene sus propios capítulos en los que soñar despierto libremente sobre la doña mientras hace su papel demysterious guy. ¿Y sabéis que pasa durante todo el libro? Exacto,

nada.

La

una

yendo

a

buscar

al

otro

a

las

Provincias Exteriores y el otro yendo a buscar a la una de vuelta a la Sociedad. 300 páginas de jugar al gato y el ratón en un paisaje inhóspito y desértico donde la gente camina y camina y camina durante días sin torrarse al sol, sin beber, sin comer y sin hacer pis. Cassia tendría que haberse muerto unas cuatro veces pero no lo ha hecho porque me

odia

y

porque

es

la

protagonista.

Ah,

y

todo

esto

acompañado de poesía y pastelosidad. Mis fuentes aseguran que los poemas en catalán son bonitos y musicales, pero en - 38 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

español no hay por dónde cogerlos. Vale que yo no sea una gran fan de la poesía, pero es que no entiendo ni una sola palabra de los poemas. De hecho, los entiendo mejor en catalán (hola, soy de Madrid y una vez me perdí en una Fnac de Barcelona porque no sabía salir, hasta que me di cuenta de que SORTIDA podría significar SALIDA porque "salir" en francés es "sortir"). Esto es todo lo que pasa en la trama de Caminos cruzados. Yuju. El toque de misterio lo aporta en misterioso Alzamiento, esa sociedad rebelde con cada vez más adeptos pero que la Sociedad no encuentra por alguna razón que desconozco. Ya

he

tirado

bastantes

heces

(en

fino)

sobre

las

cabezas de los amantes de Teruel, así que voy a hablar un poquillo

de

otros

personajes

más

o

menos

relevantes.

Empiezo con Indie, la compañera de Cassia

en

sus

aventuras

por

los

cañones, de intenciones claramente sospechosas

y

con

para

enamorarse

pero

razón

que

una

de

habilidad

fichas

muy,

desconozco

muy

inquietante. Hacia la mitad de la novela,

todavía

esperanza

de

que

tienes sea

el

la típico

personaje secundario que mola más que el protagonista... pero al final te importa lo mismo que Cassia (nada). Al parecer, en el tercer libro la lía parda y pasa de serte indiferente a resultarte odiosa, pero no seré yo quien lo averigüe. En la facción masculina de personajes, Xander está en la sombra pero cobra una importancia significativa en

la

trama.

Yo

diría

que

se

ha

vuelto

incluso

más

relevante que don Ky, pero no se le ve el pelo en todo el libro. Por otro lado, están los compañeros de Ky cuyos nombres

he

olvidado,

que

no - 39 -

tienen

peso

alguno

en

la


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

historia pero están ahí para hacer bonito y para hacer que el personaje de Ky haga algo parecido a evolucionar. Algo parecido, pero no llega. Supongo

que Caminos

cruzados es

el

libro

puente

obligatorio de todas las trilogías juveniles, pero resulta difícil

saberlo

cuando

no

tiene

nada

que

ver

con

el

anterior ni, por lo visto, con el siguiente. Si, después de toda esta tortura de reseña, aún os preguntáis si voy a terminar la saga, os confirmo que ni jarta vinome leo yo el siguiente. El primer libro, dentro de su sosez, no dejaba de ser la introducción a un mundo nuevo y por eso me lo tomé de otro modo, pero este segundo ha sido una señal para que lo deje estar si no quiero que se me derrita el cerebro del aburrimiento. Ni a mi peor enemigo se lo recomiendo.

Título original: Crossed (Matched #2) Título en España: Juntos. Caminos cruzados (Juntos #2) Autora: Ally Condie Traducción: Rosa Pérez Año de publicación: 2011 en USA, 2012 en España Editorial: Montena Páginas: 364 http://ariasdeagua.blogspot.com.es

- 40 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

- 41 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

Metáforas para Vírgenes de Onán

- 42 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com MALDITOS HIPSTERS Luis Valdez

Clint Eastwood y la moral Ya sea con pistolas bajo un sarape o cuidando su Gran Torino, Clint Eastwood cumple la función de patearnos el trasero y enseñarnos que en tiempos duros, la moral se enseña aunque sea a regaños. El secreto de los personajes de Clint Eastwood no es el escenario desértico ni los suburbios repletos de inmigrantes que se defienden a manera de pandillas. El héroe sufre y en la mayoría de las ocasiones, a pesar de su mal carácter y sus gestos duros, se redime con una persona con moral justiciera. Son batallas individuales que a primera impresión luchan por la sobrevivencia, pero la carga de moral lo justifica todo. En los chili westerns no resultaría muy convincente que uno de los hermanos Almada fuera un justiciero así porque así. No se la creemos tanto como a un pistolero que llega de quién sabe dónde y se encuentra con un pueblo lleno de impunidad, de pistoleros y secuestradores. En Por un puñado de dólares, la llegada al pueblo simplemente fue de paso, sin algo en especial por qué estar ahí. Hay víctimas, claro, pero estas víctimas no le interesan al personaje hasta que alguna conveniencia de jala a actuar. Un puñado de dólares que el pistolero va obteniendo de aquí y de allá, de ambos bandos de la delincuencia organizada en un pueblo. Los personajes western de Clint Eastwood son unos vendidos, sí, pero las circunstancias los orillan a ser justicieros involuntarios. Me pregunto si al jinete pálido le interesa defender a los niños, o a las viudas o a los desamparados. ¿Obra bien porque es lo justo, o sólo para afectar a los que se lo - 43 -


El Culo del Mundo

cudemun.blogspot.com

merecen? Si no tienen una pizca de miedo a la muerte o cariño a la vida, ¿Por qué interesarse en preservar la vida ajena? En El Bueno, el Malo y el Feo, ¿por qué el bueno es bueno y porqué el malo es el malo? Puede ser más un destino que manipula a los protagonistas, que un rol tomado a sabiendas por el personaje. En Gran Torino el protagonista tampoco se preocupa por caer bien. Ya tiene suficiente edad como para vivir sin tener que caerle en gracia a los vecinos. Y lo que logra que se gane la estima de los semejantes no es su carisma, sino sus actos de moral. Unos actos de moral que benefician a unos y afectan a otros. ¿Saben los personajes de Clint Eastwood lo que es la moral? No, ni les interesa en lo más mínimo. Simplemente han sobrevivido hasta la edad en que la historia los ha tocado. Si mueren, como en la mayoría de los casos, no es por un plan preconcebido, sino porque fue lo moralmente necesario. Sí, es un tipo duro, un maestro regañón. Un moralista involuntario que odia la moral con toda su alma, pero sólo así ha logrado sobrevivir y justificar sus sacrificios.

- 44 -

Nº 14 de El Culo del Mundo  

[Todos hemos tenido un amor feo]

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you