Issuu on Google+

Extraño Año 6, Número 25 Pachuca, Hidalgo, México Mayo-agosto 2013


Directorio ■ Dr. Lucio Tazzer de Schrijver

comentarios y colaboraciones

■ Dr. José Horacio Mejía Gutiérrez

■ cuadro.ulsap@gmail.com ■ Los comentarios e imágenes que aparecen en este medio de comunicación, son responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente la ideología de la Universidad La Salle Pachuca. Cuadro es una publicación gratuita. El tiraje consta de 1000 ejemplares. ■ La reproducción total o parcial del contenido de esta revista sin previa autorización queda estrictamente prohibida.

Presidente del Consejo de Gobierno Rector

■ M.A. Ma. de los Ángeles Coronel Perea Vicerrectora

■ M.A. Virginia Isabel Camacho Álvarez

Directora de Relaciones Públicas y Comunicación

■ D.G. Elizabeth Cristina Rivera García

Coordinadora de Publicaciones e Impresos

■ Karla María Zúñiga Santillán Dirección Editoral

■ Ximena Cadena Fuentes

Venta de espacios

■ Fernando Torres Rojo Editor Gráfico

Dirección de Relaciones Públicas y Comunicación (771) 717-02-13 o 01 800 227 25 53

Relaciones Públicas

Portada: Ixchel Estrada

Coeditor

■ Andrea Cid Hernández ■ Stefan Ángeles Cruz ■ Sarai Diazgirón Aguilar Equipo Creativo

2 ■ Cuadro ■ extraño


eQUIPO CUADRO ■ José Horacio Mejía Gutiérrez hmejiag@lasallep.edu.mx ■ Ma. de los Ángeles Coronel Perea mcoronel@lasallep.edu.mx ■ Virginia Isabel Camacho Álvarez vcamacho@lasallep.edu.mx ■ Elizabeth Cristina Rivera García vrivera@lasallep.edu.mx ■ Karla María Zúñiga Santillán kzuniga@lasallep.mx ■ Ximena Cadena Fuentes xi.cadena@gmail.com ■ Fernando Torres Rojo ftr_12@hotmail.com 102072@lasallep.edu.mx ■ Andrea Cid Hernández andreacid_063@hotmail.com ■ Stefan Ángeles Cruz satellite_of_love_@hotmail.com ■ Sarai Diazgirón Aguilar 112015@lasallep.edu.mx ■ Naville Obeso naveobeso@gmail.com ■ Laura Cruz Perez bacanda1867@hotmail.com ■ Roberto G. Longoni Martínez r_g27139@hotmail.com ■ Carolina Juárez/ Malacara juarezchavez@gmail.com ■ David Martin Lugo Ramo Dave_6691@hotmail.com ■ Daniel Zacatenco Guerrero danielitolikable@hotmail.com ■ Mo2 mortiz@lasallep.edu.mx ■ Gerardo Candelaria pulpomachin@hotmail.com

Contenido ■ Alejandra Olguín Ale_hp_07@hotmail.com ■ Madeline Jasso antisocial-buterfly@hotmail.com ■ Juan Pablo Randell dralocius@hotmail.com ■ Valeria Álvarez valerialvarez421@gmail.com ■ José Arturo Pagola Trigueros apt92_5pac@hotmail.com ■ Juan Pablo Martínez enfermosdepachuca.hotmail.com ■ Victor Gómez Navarrete vico_red@live.com ■ Alma Pastrana almapastrana@hotmail.com ■ Marco Antonio Salas López marcoyantonio@gmail.com ■ Proyecto Cv camemorenocv@gmail.com ■ Irving Hernández irvingfozzie@gmail.com ■ Monica Baños Ortiz 102082@lasallep.mx ■ Timo Viejo @Timo_Viejo ■ Brenn sashimi brenn.sashimi@outlook.com ■ Israel Acosta Vargas ■ Cu Au @cucuau_jaja ■ Salvador Verano Calderón nikchav2@gmail.com ■E. Oswaldo Jiménez Meneses ■Ricardo Miguel Pérez Avilés ■Kory Escobar Valdéz

Editorial..................................................................................2 Mensaje del Rector............................................................... 3 Twitter..................................................................................... 4 Persona non grata................................................................. 5 El otro, ese extraño...............................................................6 Al final simples ventas .......................................................10 Viene otro extraño..............................................................12 Ajeno a su Naturaleza........................................................16 Portafolio Alejandro Islas..................................................18 Tal vez te acuerdes de mí.................................................. 24 Un extraño en la realidad..................................................26 Mother Junkie .....................................................................28 Portafolio Fernando Torres.............................................. 30 Para alguien ........................................................................33 Él............................................................................................34 Extrañamente Eva...............................................................36 Cuadrarte............................................................................ 40 El dragón..............................................................................41 Hablando Sinceramente.....................................................42 Desnudando a un Extraño................................................44 Extraño e impredecible......................................................46

extraño ■ Cuadro ■ 3


Editorial

E

l mundo en el que hoy nos encontramos siempre se ve impregnado por lo extraño, cada día, a cada minuto encontramos en nuestra vida la presencia de esta palabra, en una cosa, un sentimiento, una persona, pero siempre con una significación distinta. John Archibald alguna vez dijo: “Si no te ha sorprendido nada extraño durante el día, es que no ha habido día”. Por eso esta edición de Cuadro, fue pensada para trasmitir y plasmar aquello que a veces no logramos entender, el sentimiento de querer algo que se ha ido y la abstracción del mundo y la humanidad, todo eso concentrado en una sola palabra. Bienvenido una vez más a las páginas donde encontrarás las ideas, creatividad y talento de cada uno de nuestros colaboradores, las letras e imágenes que definen a lo que intentamos llamar Extraño.

4 ■ Cuadro ■ extraño


Mensaje del Rector

L

as acepciones descritas según el diccionario a la palabra extraño siempre giran en el eje de algo raro, singular, ajeno a la naturaleza, movimiento repentino y no pocas ocasiones para justificar una discriminación por la simple expresión de que es un extraño y que zanja la participación social en un conjunto de personas. Con el genuino deseo de aportar ideas y reflexiones al tema que ha sido seleccionado para este número de cuadro, referida a la palabra extraño, podemos usar este término para escribir unas líneas motivantes enfocadas a fomentar un clima de respeto y convivencia en el que nada nos resulte extraño. No etiquetemos con esta denominación todo acto humano que nos resulte ajeno: como la pobreza, la violencia y la desigualdad. En la puesta en práctica de nuestros valores de Fe, Fraternidad y Servicio se fortalece nuestro actuar lasallista para ser incluyentes con aquellas acciones que nos parecen extrañas, con aquellos seres a quienes pensamos diferentes a nosotros y los vemos como extraños, estigmatizándolos con actitudes personales que nos dividen y generan violencia por el simple hecho de sentirnos extraños a un grupo que tiene ideales diferentes. Actualmente fomentamos una cultura de paz y armonía, el acercamiento a nuestros semejantes, sobre todo a los más vulnerables, requiere estar identificados con actitudes y pensamientos que de ninguna manera sean extraños a las necesidades del prójimo. Servir es un privilegio de todo ser humano proyectando con esto su espiritualidad y el compromiso con su especie así como la preservación de la misma, es un estado de felicidad al que todos aspiramos. Sea esta lectura un espacio de reflexión para que a propios y extraños, nos permita la construcción de un ideal que nada ni nadie nos resulte extraño en nuestro diario actuar. Indivisa Manent José Horacio Mejía Gutiérrez extraño ■ Cuadro ■ 5


Twitter En Twitter también se habla de #Extraño Y tú... ¿Ya nos sigues?

@CuadroUlsap

@CuadroUlsap: " Si aspiras a encontrarte a ti mismo, no te mires al espejo, porque allí encontrarás solamente una sombra, un #extraño" Freud.

@CuadroUlsap: "El tiempo físico nos es #extraño, mientras el tiempo interior es nosotros mismos." Alexis Carrel

@CuadroUlsap: "Es #extraño..Ser conocido universalmente y al mismo tiempo sentirse solo." Albert Einstein

@AlmaPastranaa: Decir “te #extraño” nunca será suficiente.

@KaarenFa: “Es un #extraño propósito perseguir el poder y perder la libertad.” Bacon

@jimenezfernanda: Que extraño que seas tan normal.

@antoni182: te #EXTRAÑO pero no es motivo para que deje de pensar en ti

@Atziri_Mora: He llegado a la conclusión, de que no hay nada #EXTRAÑO porque al final, todo me resulta bastante conocido..

@alsax20: Al principio es un #EXTRAÑO para después convertirse en todo tu mundo.

@Montse_Ord: “Extraño es, decir que eres mi todo, cuando para ti no soy nada.”

@Blaaanca: Si no te #extraño es porque otro #extraño ha llegado a mi vida.

@toniolozada: Extraño es el amor que puede ser tan subjetivo más que real.

@_Macorina: El #EXTRAÑO habita en el silencio. Que cuando se rompe se vuelve ausente. Y sigues sin saber su nombre.

@KarlizSantillan: Si, a veces es #extraño verse a uno mismo desde otros aspectos, desde otros espejos.

6 ■ Cuadro ■ extraño


Persona non grata iempre deseo ser joven y estúpida, no me doy cuenta que lo soy y cuando las cosas suceden quisiera no serlo. Soy un ser repugnante, sin estabilidad emocional que siente por instantes y que camina por la vida lastimando sin querer. Siento mucho y pienso poquito. Chaplin me dijo una vez que eso estaba bien, pero ya no le encuentro sentido si ando arruinando la vida de la gente para luego arruinarla otra vez. Tengo un problema, soy un extraño ser querido para todos y lo sé. Me he topado con el incómodo sentimiento de tenerle miedo a decir te quiero porque me he dado cuenta que estoy muy enferma. Porque cuando no me quieren, es el fin del mundo, y todo lo que hicieron fue decirme hola, y cuando me quisieron, lo arruino. Como siempre. He llegado a la conclusión de que no quiero querer a nadie hasta que sienta que ya estoy bien. Sinceramente no sé cómo repararlo, pero tengo claro que no está bien venir aquí a arruinarte la vida de nuevo. Te ves muy bien y no puedo evitar ver tu boca cuando hablas. Estoy muy mal, pero sé que no. Debo. Arruinarlo. Otra. Vez.

Texto: Naville Obeso

Ilustración: Laura Cruz Perez extraño ■ Cuadro ■ 7


U

n marinero genovés llega a las costas de San Salvador, aún inexploradas y desconocidas para los europeos. Al tocar tierra se encuentra con extraños, con nativos. Personas sin “religión”, sin “escrúpulos” y sin “cultura”. Este marinero era Cristóbal Colón, y su encuentro, por demás un golpe de suerte, con el continente americano, desembocó en la Conquista Española, conquista que representa la masacre y esclavización de los nativos americanos, y la explotación desmedida del subsuelo, así como el exterminio de todo indicio de cultura, creencia o formas de vida. Toda la explotación y la masacre, son justificadas por los españoles, basados en la filosofía europea, debido a que ese “otro” que eran los indios americanos, no merecían derechos, ni tenían dignidad, ellos no calificaban para la categoría de “hombre” europeo, de “ciudadano” griego, ellos, eran los bárbaros, lo “otro”, lo

8 ■ Cuadro ■ extraño


extraño, a los que no se les puede entender, los que no son racionales, los que no piensan, los nadie, “los que valen menos que la bala que los mata”.1 Y ahí tenemos incluso las discusiones, que nos parecerán increíbles ahora, entre Fray Bartolomé de las Casas y la Curia romana y europea, debatiendo acerca de si es que los indios poseían o no alma. Luego, la historia que ya sabemos, o al menos, la que nos han contado. Estos hombres “civilizados” vinieron a “descubrir” América para “enseñarnos” a ser verdaderamente hombres.2 Magallanes atraviesa por el estrecho que hoy lleva su nombre, y “es el primero en ver el Océano Pacifico”, y aquí es donde entra Eduardo Galeano, cuestionando a su profesor, y a los profesores de todos nuestros centros de estudio, “-Disculpe Profesor, ¿Los indios no tenían ojos o eran ciegos?”3 El mar, mucho antes que Magallanes, había sido parte de sus vidas, y de ellos mismos. Al igual que la tierra que habitaban, los dioses en que creían y la sociedad que conformaban. El acercamiento con el “otro”, el indio americano, es un encuentro desafortunado, que culmina en el desentendimiento, la verdadera barbarie por parte de los europeos (La civilización es la sublimación de la barbarie dirá Pascal4), y un claro retroceso en la humanidad.

El derecho a la diferencia. Posturas postmodernas.

En la actualidad en el Siglo XXI, y ya desde el siglo pasado, las teorías post-modernas se han situado en las escuelas de filosofía, sobretodo en Europa, como el centro de los estudios y el quehacer filosófico. En veces deslumbrados por esto “nuevo”, no alcanzamos a descifrar la verdadera bandera ideológica que cargan este tipo de filosofías y sus posturas ante la vida.

"Ahora todo es válido, todos pueden ser como quieran, todos pueden actuar de distintas maneras, y nadie debe hacer nada por cambiar nada" La post-modernidad se pretende una crítica a la modernidad, si bien existe esta crítica, la postura post-moderna, exalta la nada, el sin sentido, el absurdo. Es decir, se crítica el gran fraude de la modernidad, se ponen sobre la mesa los valores que deben ser juzgados y cambiados, se profundiza acerca del hombre y su entorno, pero no hay un paso de la teoría a la praxis, no hay una propuesta. Otro estandarte post-moderno es la multiculturalidad. Pero, y siguiendo la línea de la crítica de ŽiŽek, esta idea de multiculturalidad, atravesada por la tolerancia, no es más que la peor de las cooptaciones por parte del sistema. Se quiere un reconocimiento del “otro”, pero hay una total despolitización, ahora todo es válido, todos pueden ser como quieran, todos pueden actuar de distintas maneras, y nadie debe hacer nada por cambiar nada. Esto puede sonar bastante retrógrado, pero lo que nos advierte ŽiŽek es que es un arma de doble filo. Caemos en el juego del sistema multicultural, del buscar el ser diferentes, pero siempre dentro del sistema, que llega al punto de darse cuenta que todo este “ folclore” es incluso rentable.5 Por lo tanto, la post-modernidad es la pérdida de los referentes, el “otro” es algo inconmensurable, no podemos acercarnos a él, ni reconocerlo, está ahí, pero ya no nos interesa, o ya no lo vislumbramos en nuestro horizonte. Nunca mejor resumida, y con la posibilidad de caer en una sintetización muy burda, que en la frase de Bartebly, el escribiente: “Preferiría no hacer nada”.6 extraño ■ Cuadro ■ 9


"El mundo es una totalidad en la que convergen distintos entes, no debemos olvidar que estos entes, por sobretodos, son seres humanos." Transmodernidad. Dejar de ser extraños.

¿Por qué empezar con la conquista española, y dar el salto inmenso hasta la post-modernidad? Precisamente porque estamos tratando de definir y vislumbrar las distintas posturas que se han tomado hacía el otro, y es desde América Latina, que ha sufrido, y sigue sufriendo los estragos de la dominación, desde la América Latina que Colón piso un día, sin reconocer al “otro”, desde donde se vislumbran nuevas formas de acercamiento y entendimiento. Es desde Europa desde donde Foucault anuncia “la muerte del hombre”, mientras que a la par de este, Ernesto “Che” Guevara vislumbraba al “hombre nuevo”. Esto nos puede aclarar entonces, porque es en la periferia desde donde surgen nuevas posturas. El sistema político, económico y social actual, es guiado por los valores del capital. Esto, como advierte Marx, ha reducido nuestras relaciones personales, ha simples relaciones de valor, de consumo y de mero interés. Entonces, las relaciones humanas se dan como una relación sujeto-objeto, vemos al otro como una cosa, un cliente, una mercancía.7 Desde esta óptica, la solución de Enrique Dussel a la dominación ideológica y política, y al encuentro con el “otro”, es la transmodernidad, es decir, pasar a través de la modernidad, para crear algo nuevo, desde otro punto de origen. Este punto de origen es la periferia, el pensamiento “bárbaro”, el folklore indígena, el grito airado del pobre, etc. Estos otros que, hasta hoy, para el “Nuevo Orden Mundial”, no han sido más que extraños, debemos reconocerlos en su exterioridad, en lo que son, en cómo se muestran. La relación sujeto-objeto cambia a sujeto-sujeto. El acercamiento al “otro” como bien especifica Dussel, implica un acercamiento físico, erótico, amoroso. Cuando el vagabundo que nos pide una moneda, la señora que nos pide salud, el taxista nos cuenta que es desempleado, dejan de ser simplemente el vagabundo, la señora, o el taxista, para convertirse en el rostro de lo “otro”, ese “otro” debemos reconocerlo. Pero no solo basta con eso, este acercamiento al “otro” en su exte10 ■ Cuadro ■ extraño

rioridad más pura, implica reconocerlo en su dignidad y en sus derechos, pero igual implica un acto riesgoso, ya que no sabemos cómo ese otro pueda reaccionar ante nosotros, o lo que nos pueda hacer, esto mismo no quiere decir que debamos ser “cautelosos”, si no que debemos asumir este compromiso de acercamiento como una postura anárquica, en contra de un sistema que nos aleja por medio del miedo y la desinformación. Por último, no debemos olvidar otros dos puntos clave en este encuentro con el “otro”. Este “otro” al ser reconocido merece nuestro respeto, pero sobretodo, nuestra responsabilidad, es decir, debemos asumir la tarea, y responsabilizarnos por el sufrimiento del “otro”, este otro que deja de ser extraño para convertirse en un “yo” y nosotros en un “otro”. Al dejar de sernos extraños, podemos empezar la labor que más hace falta hoy día, la de empezar a ser seres humanos.8

Galeano, Eduardo. “El libro de los abrazos” Editorial Siglo Veintiuno. México, 1994. 2 O’ Gorman, Edmundo. “La invención de América” Fondo de Cultura Económica. México, 1984. 3 Galeano, Eduardo. “El libro de los abrazos” Editorial Siglo Veintiuno. México, 1994. 4 Pascal, Blaise. “Pensamientos” Sarpe. Madrid, 1984. 5 ŽiŽek, Slavoj. “En defensa de la intolerancia” Sequitur. Madrid, 2008. 6 Colección de ensayos. “Preferiría no hacerlo” Pre-Textos. Valencia, España, 2001. 7 Marx, Karl. “El capital: Crítica de la Economía Política” Fondo de Cultura Económica. México, 1974. 8 Dussel, Enrique. “Filosofía de la Liberación” Fondo de Cultura Económica. México, 2011. 1


p a c h u c a Semipresenciales:

Educación Contaduría

s a v Nue turas a i c n lice Administración de Empresas Turísticas

gestión de alimentos y bebidas mercadotecnía turística administración del tiempo libre


Al final simples ventas Texto: David Martin Lugo Ramo Ilustración: Daniel Zacatenco

E

s extraño como los números se han vuelto tendencia, cuantificar lo cualitativo, clasificar, dar rango, sumar, restar, multiplicar o dividir; comportamientos, pensamientos, disposiciones, juicios e incluso sentimientos. La era de los datos llegó casi a la par que el internet comercial, llegó como simples códigos de programación o referencias sencillas para información simple y creció en proporción a la facilidad que daba la globalización de conectar y transformar el mundo. Hoy en día es fácil imaginarse al director general del área de mercadotecnia de corporativos internacionales como Nike, Wal-Mart, McDonalds o incluso Bimbo, adquiriendo bases de datos por sumas multimillonarias, estas bases de datos contienen información que todos y cada uno de nosotros emitimos con movimientos tan cotidianos hoy en día, como lo son ver un video en YouTube o darle like a una página en Facebook, pagar con tarjeta o entrar al cine a ver una película que nos llame la atención, reservar en algún restaurante etc., cada uno de estos movimientos pueden ser traducidos a números que en conjunto con los de otros usuarios nos hablan de tendencias generales y gustos de un mercado o un grupo de gente que potencialmente podría comprar un producto diseñado exactamente con base en esta información. Antes que nada habría que definir ¿qué es mercado? coloquialmente hablando, mercado es un grupo de personas que les interesa, están dispuestas y pueden comprar productos o servicios. Por ejemplo; el mercado de una panadería sería todos aquellos que les gusta el pan, que quieren y pueden comprarlo, son personas con características particulares pero unidas en un solo elemento: el gusto por el pan. Un día los dueños de todos los corporativos del mundo se dieron cuenta que lanzar productos al mercado al azar o por mera especulación, productos que significaban costos de produc12 ■ Cuadro ■ extraño


ción y de venta, era lo mismo que apostar todas sus fichas y los números, empezamos a ser un montón de información a un solo número de la ruleta; o podía resultar un gran hit clasificable y divisible que se manifiesta en acciones simples y multiplicar ventas, o podía ser una pérdida inmensa que como las ya mencionadas. Ahí fue cuando la información, podía llevarlos incluso a la banca rota. Un día, estas grandes considero yo, cobró tanta importancia. empresas junto con sus equipos administrativos, de producLa pregunta es ¿para qué le sirve esta información a los ción y ventas se sentaron en la sala de juntas con vista a la corporativos?, ¿para qué dividirnos o segmentarnos?, muy ciudad para establecer una nueva estrategia de lanzamiento sencillo; detectar el mar de necesidad que hay dentro de al mercado para un producto renovado; proyectaron grá- su mercado meta (grupo de gente que le piensan vender), ficas, mostraron protopara poder desarrollar tipos, hablaron incluso Tanta información también les ha dado productos y una imagen del clima o tal vez de fútque satisfagan e identifibol, volvieron a discutir la posibilidad de predecir futuras inclina- quen con precisión esta el producto y, según mi ciones o llamémosles modas con base de necesidad. Tanta inforimaginación, mientras también les ha tendencias previas de los consumidores mación se daba el coffee break, dado la posibilidad de razonaron que no se po- o del mercado. predecir futuras inclidían dar el lujo de tomar naciones o llamémosles un riesgo tan alto como modas con base de tenlo era lanzar un producto al mercado para “ver que pasaba”, dencias previas de los consumidores o del mercado. Cuando volvieron a pensar. De repente en alguno de ellos se pren- se tiene tanta información se tiene poder sobre el mercadió una chispa neuronal y comentó a sus colegas un par de do, es por eso que los llamados “Amos de las matemáticas ideas: se dieron cuenta que la clave para vender era, antes computarizadas” venden estas bases de datos por millones que nada, entender a la humanidad para poder, esporádi- de dólares, pues en algún punto de su mente maquiavélica camente, descifrar sus necesidades, intereses y preferencias; entendieron que no sólo es posible predecir tendencias sino qué les llama la atención de los lugares donde comen, en qué también manipular, persuadir y convencer usando colores, horarios ven tv, qué páginas de internet visitan, etc. Se en- palabras, diseños, mensajes para crear nuevas necesidades, contraron con una infinidad de patrones y conductas pero nuevas tendencias e inclinaciones ¿cuántos de estos movino sabían que hacer con ellas, eran demasiado complejas mientos cotidianos nacen realmente de nuestra voluntad? pero parecía que en ciertas personas con ciertas caracte- ¿Cuántos no habrán sido generados por alguna mensaje rísticas, eran similares, alguien sentado en la última silla bombardeado al subconsciente en algún comercial, anuncio gritó: ¡CLASIFIQUÉMOSLOS!. El mercado se puede clasi- o cartel? ¿Realmente tenemos voluntad sobre lo que comficar, dividir o segmentar de diversas formas; de acuerdo al pramos o nuestros gustos?... sexo, la edad, el estrato social, el poder de compra e incluso Lo extraño de todo esto es que al final somos simples la orientación sexual. Ahí, cuando nos organizaron y divi- ventas… dieron, pasamos a ser parte del extraño mundo de las letras extraño ■ Cuadro ■ 13


Viene otro extraño… Texto: Mo2

Ilustración: Gerardo Candelaria

s la frase con la que comienza cada entierro, son las palabras proferidas por el encargado del cementerio municipal cuando agarra pico y pala y se dirige a cavar un hoyo más, aparte del que ya tiene cada uno de los integrantes del sepelio en el corazón. Y aunque parezca raro es la frase que deberíamos gritarnos cuando observamos un amorío en la antesala de nuestras vidas; cada que nos sorprende una persona que se resbala descaradamente en los huecos de nuestro cariño roto, a ver si así se activa la alarma y el agua cae a chorros para apaciguarnos la sed derivada de la dizque necesidad de comprensión. Debería comenzar por darles datos importantes que hicieran que me conocieran más, como edad, nombre, estatura u origen racial, pero prefiero decirles lo que realmente marca a una mujer: los accidentes. Número uno: A los diez años tropecé con mis agujetas y lloré por primera vez, no por la caída, sino por el encuentro, debajo de la cama de mi papá descubrí la carta con faltas de ortografía que anunciaba el abandono de mi madre. Número dos: A los quince enterré la poca inocencia detrás de una sepultura recién cavada y claro que no lo hice sola, me ayudó Rubén, el hijo de la florista de la esquina. Número tres: A los dieciocho entendí que la hija del sepulturero del pueblo no puede aspirar más que a robarle las pertenencias a los muertos o ligarse a un vivo en pleno entierro de la madre. Del accidente uno aprendí que jamás usaría tenis; puro tacón y de correa para tenerlos bien amarrados, pero lo más importante es que comprendí que hasta para abandonar debes tener estilo, aunque sea ortográfico; con el segundo encontré la vocación que complementaría el tercero, así, deduje que el pase de mi salida estaba en saber leer no sólo la marca del traje negro y las gafas obscuras llenas de lágrimas que anunciaban vacíos de los adoloridos vivos en los panteones, sino, en entender la necesidad de abrazos que tiene una persona que acaba de perder el ser más querido de su vida. Porque a todos nos enseñan la transitoriedad de los fenómenos, pero uno nunca está listo para la pérdida del fenómeno que ama más que así mismo. 14 ■ Cuadro ■ extraño


Ahora que lo pienso a profundidad lo más lógico y quizá fácil sería que enteráramos a nuestros muertos en el jardín de la que fue su casa, rodeados de sus propios árboles, pero entonces ya no podríamos volver ahí, porque ya no sentiríamos aquello como nuestro, por eso a los muertos los metemos

“Sangraba ligeramente no sólo de la mano derecha sino de la conciencia” al panteón para no sólo poner tierra de por medio sino un mundo entero de ser posible, por más que añoremos a nuestros muertos no queremos estar ni un instante en su lugar. Debe resultar extraño el contenido inicial de mi casi intento de explicación que muestra el nulo arrepentimiento por tomar la vida como la tomé… ¿por qué no limitarme a contar que sí, salí de ese cementerio? Fue justo a los 20 años, cinco después de que le puse la cruz a mi inocencia, quizá la redacción de mi propio epitafio comenzó en el momento en el que encontré la carta de mi madre o probablemente en el instante en que me di cuenta que mi padre vivía y viviría en una depresión constante, entonces, justo ahí se me metió lo cabrona en el cuerpo; porque uno no nace así, ni se topa de casualidad con la cabronez en una esquina, esa se adquiere, como las deudas, los miedos o las enfermedades. Estaba destinada a no pasar de la esquina, que no hubiera estado mal, total, viviría rodeada de flores con Rubén que ahora es gordo y tiene ocho hijos, número equivalente a los años que llevo sin volver a aquel panteón. Pero cuando me fui y empaqué lo poco que tenía en una maleta, también atasqué de promesas a mis muertos, les juré que volvería para echarles aunque sea agua a las flores resecas, cuando determiné retar al destino a muerte supe que lo extraño de apostar con la fortuna es que siempre pierdes, aunque creas que vas ganando; esa es la trampa, la eventua-

lidad se une con la fatalidad y casualmente el muerto no es el destino ni tú, por un albur mal planteado el muerto resulta ser tu padre, se me cayó, y bien dicen que uno a veces cava su propia tumba, acababa de remover la tierra para la sepultura de una señora, justo le dio un infarto cuando iba a informarle que me iba con Lucio el señor que quedó viudo desde hace dos días. Accidente número cuatro, ya no lloré como cuando encontré la carta, de éste aprendí a sacar fuerza de la tragedia, yo sola le eché toda la tierra que horas antes él había sacado; además le prometí que volvería para hacerle una cripta bonita con mármol y todo… Y volví, con Lucio y él con los pies por delante, y ahora me salió el dote de escritora porque cuando le echaba tierra a mi padre aquella mañana, de pronto me di cuenta que me había cortado y sangraba ligeramente no sólo de la mano derecha sino de la conciencia y que al aventar con tanto coraje la tierra el polvo me lastimaba los ojos y el orgullo, entonces hice un pacto de sangre con aquel cadáver, un pacto que me obligaba a tener toda la furia que él perdió con la partida de mamá; porque hasta el propio corazón de mi padre me traicionó, se detuvo minutos antes de permitirme escupir la verdad que le aventaría el último puño de tierra a la poca fe de mi papá, al nulo coraje de evitar que mamá se fuera, al inválido amor por sí mismo, al rancio orgullo con el que se veía al espejo todos los días; el único órgano que no se había detenido en 50 años no me dejó ensanchar y despejar el placer que me crecía, porque Lucio, ese señor era con el que 20 años antes se había ido mi madre, y la tierra que sacó era para la misma señora que se fue dejando, una hija, un sepulturero y un adiós escrito con z.

“Entonces hice un pacto de sangre con aquel cadáver” extraño ■ Cuadro ■ 15


ajeno a su naturaleza. Texto: Timo Viejo

P

Ilustración: Stefan Angeles Cruz

rimero, en uno de los tantos transbordes que hace para regresar a la ciudad pensaba en la combustión. En cómo cada uno de nosotros arde en nuestro interior, no de manera figurativa, sino real. Meditaba una y otra vez en la vejez como muestra de que nos quemamos, el polvo de nuestra casa no es más que nuestras cenizas, pensaba en que jamás nos habíamos visto como un combustible que siempre arde, y estamos acostumbrados a hacerlo sin quejarnos, sin sentir dolor. En el segundo tren que tomaba hacía la estación de autobuses pensaba en por qué una mujer le había ofrecido un cuchillo de cocina en pleno vagón para abrir un libro nuevo. Cuando esto sucedió, él tomó el cuchillo e hizo una rajada al papel celofán que lo envolvía y con una sonrisa lo devolvió a la mujer de aproximadamente 50 años, que inmediatamente después de su buena acción, bajó del vagón y se perdió entre la gente; para qué necesitaba ese cuchillo al mediodía en un vagón semivacío, la idea vagó por su mente unas horas, hasta que pidió un taxi que lo llevaría a su casa. Al llegar ahí, pensaba en la última conversación que ha16 ■ Cuadro ■ extraño


bía tenido con su padre. En cómo él lo ensalzaba con sus misa lo haría parecerse a los trabajadores, a la gente común y opiniones sobre la psicología humana, las comparaciones quizá sentir un poco de aire fresco que se podría colar entre que hacía en animales y lo mucho que esto ayudaba a cono- los botones, quizá esto le daría energía para continuar la nocer nuestros orígenes, también lo incitaba para terminar sus che, para buscar más de la vida nocturna. futuras investigaciones y el gusto de que estuviera de vuelta Entró en una cantina que se encontraba alejada de la ciuen casa. Él simplemente le asentía y dirimía cruzado de pier- dad, no sabía cómo había caminado tanto, ni tampoco cuál nas, con sus dedos jugando sobre su mentón. Mientras cavi- era la hora. El coctel de pastillas le causó una indigestión laba en esto, se cambiaba de ropa, para salir en una reunión que lo obligó a entrar con rapidez para dirigirse a defecar con sus amigos y conocidos, se perfumó con su loción más en un escusado que pareciese jamás habían limpiado. Sin cara, vistió el traje entallado que dejaba ver su figura atléti- remordimiento ni asco del lugar, después de excretar, se ca, no había nada que saliera mal, había regresado, triunfan- miró al espejo, y le sonrió a su rostro esquivo. Se anexó a te, él nunca fue el hijo probeber una botella de vodka digo, él no había perdido adulterado con unos hom“Su constante beber lo llevó a desear bres de mediana estatura y nada, es más, había traído el orgullo a la familia. olor fétido, que sin más les la muerte de sus allegados” La plática, con sus amicompartían de su licor migos, transcurrió en un bar, rándolo con maldad. el tema fue un constante intercambio de halagos hipócritas La droga explotó, sentía un poder increíble, ya no le prey falso interés por la vida de quienes nunca estaban en los ocupaba la combustión, ni el vacío que le producía ver un momentos de soledad, hasta la aparición del vino y demás cuchillo alrededor de su cuello. Su corazón latía con rapidez, licores. Su constante beber lo llevó a desear la muerte de sus el sentir la muerte de cerca, le devolvía ese aliento de vida allegados, no quería que otros hablaran más que de él. En que había perdido producto de una vida monótona e ingrata su amplio vocabulario las negaciones se habían esfumado, al sacrificio por el conocimiento, tres años encerrado en un simulaba pensar, criticar ideas y sembrar muchas nuevas en cubículo de forma voluntaria. Ahora él no era quién creían las cuales él intentaba sacar conjeturas que, en su estado, ya a su alrededor, tampoco quién él se había imaginado, su no podrían ser correctas. Él, ahora no pensaba en como ini- conflicto del antes y el después lo desquiciaba, el no saber ciar un texto sobre la analogía “combustión química, celular si volvía a ser quién fue, o sería lo que fue en aquél instante, y de la vida”, la idea le parecía estúpida. o se redimiría en un futuro a lo que para cualquiera sería Salió del bar, fue en busca de otro con un mayor am- prometedor. biente, sentía una furia reprimida en el estómago, la quiso Distanciado de sí, decidió exiliarse, extrañarse de sus actos, calmar con más alcohol, una combinación de analgésicos, alejarse de lo que es él. Se levantó de la mesa y dejó todo lo calmantes y una tacha que le habían regalado en el más re- que tenía de valor, excepto un cigarro, se quitó su ropa y ciente congreso científico del cual regresó triunfante, fue se la dio a las tres personas que lo amenazaban. Salió de la catalogado como la esperanza del país, un joven prodigio. fonda en ropa interior y miró de reojo el amanecer, le pidió “Joven a los 28 ¡Bien joven!” Se repetía una y otra vez con fuego a un ebrio que yacía en la entrada del lugar. Encendió sarcasmo. Después del mareo, pensaba que el vómito que su cigarrillo y volvió a pensar en la combustión, en como él, dejaba en los mingitorios no era la gran cosa, tampoco ser podría arder de la misma forma que el cigarro, perder su nagolpeado por los guardias de seguridad al intentar colarse a turaleza, ser ajeno y consumirse, volverse un extraño, para una fiesta privada, donde juró vengarse de todos los que le todos, para sí mismo y desaparecer. desconocían. Se deshizo de su saco, pensó que estar en caextraño ■ Cuadro ■ 17


portafolio Alejandro Islas -alejandroislas2221@yahoo.com.mx

18 ■ Cuadro ■ extraño


extraño ■ Cuadro ■ 19


Panorámicas Alejandro Islas

20 ■ Cuadro ■ extraño


extraño ■ Cuadro ■ 21


Panorámicas Alejandro Islas

22 ■ Cuadro ■ extraño


extraño ■ Cuadro ■ 23


Tal vez te acuerdes de mí Texto: Ale Olguín

Ilustración: Madeline Jasso

l día de ayer no soñé nada. Para soñar se requiere dormir y pues yo ya no tengo tiempo para esas cuestiones. Me hundí entre la voz de un tal McCartney y desperté al son de mi reloj interno: “Hora de levantarse, que se te está haciendo tarde de nuevo”. Apenas aparté los rizos de mi cara, supe que este día no sería como cualquier otro, no sabía a esas horas por qué, pero lo sentía. El jueves nunca ha sido mi día favorito, no tienen nada de especial, salvo que aparece una vez a la semana. La mañana fue cotidiana; sin sorpresas, vi los mismos rostros que ayer, saludé con las mismas fórmulas que antier, y olvidé la tarea que me dejaron hace un mes. En un parpadeo era ya media tarde, y me dirigía de vuelta a mi casa. ¡Carajo! Había olvidado mis llaves. Palpé desesperadamente hasta el último bolsillo que traía sobre el cuerpo. Hoy no habría nadie en casa, lo sabía. Pensé en saltar algún muro mediano o escalar usando la llave de agua, pero desistí en cuanto un crack alertó al suelo que podría recibirme. Tomé todas las cosas que llevaba y regresé a las calles, a la gente desconocida, esperando matar el tiempo con la espera. 24 ■ Cuadro ■ extraño

De haber sabido que estaría fuera más horas, habría cargado el iPhone entre clases. *Nota: Llevar el cargador en la mochila. No sé cómo, pero llegué a las céntricas calles de la ciudad, podía escuchar al Gran Reloj anunciando la hora en que yo debía estar concluyendo mi cena. Pero no para el día en que algo más estaba listo para mí. Escuché risas, una pausa, y después más risas. Los intervalos entre una y otra parecían orquestados por un espectáculo, así que me acerqué a la multitud que apiñada frente al Gran Reloj, miraba y reía con un texto proyectado en una pared del vocero del tiempo. Las letras aparecían en el relieve del muro, como si una enorme máquina de escribir las estuviera colocando una a una a la velocidad que pensamos, articulando historias que Dios sabe si eran verdad. Todos los ojos se movían en una misma dirección, algunos más rápidos que otros, algunas risas llegaban primero que las demás. Comencé a leer: “Aquel joven no había triunfado esa noche. Su dama fumaba un cigarrillo mientras tecleaba a su mejor amiga: No tan malo como decían.” Se me escapó una sonrisa y noté cómo se me acercó una silueta: “Bastante buenos, ¿no crees?” Vi su rostro. Nada mal para ser un extraño. Una sonrisa y mantente lejos. “¿Puedo invitarte un café? Aquí ya está helando. Desde aquél se ve lo que escriben.” ¿Cómo llegué aquí? El clima es menos severo adentro. El vapor de las cafeteras realiza su danza antes de desvanecerse. Las características mesas redondas completan la atmósfera cálida.


“La noche cubre el cielo, él sigue hablando, yo sigo sonriendo. Me ofrece sus brazos, hace frío. Le rechazo una vez, acepto su segunda propuesta” El cabello le cae sobre la frente, escudriñó sus ojos buscando el motivo de invitarle un café a una extraña. Sus labios se mueven, los míos responden. Me habla del evento en el exterior. Reímos. Creo que me preguntó algo. La chamarra negra que me abriga se amolda a sus brazos. Creo que mi espalda cabe dos veces en la de él. Y mis brazos también. Para disimular mi rubor le di un sorbo al té, lo escondí muy bien, creyó que el color en mi rostro era por el dolor en mi lengua. “¿Todo bien?”. No es muy observador, qué bueno; pero yo sí. Me veo en sus ojos, tal como se aprecia una imagen en la lente de una cámara. Reímos por penúltima vez. Sin darme cuenta hay dos tazas vacías en la mesa y varios sobres rotos de Splenda pisados por el servilletero. El reloj suena, siento un escalofrío en la espalda. Me vuelvo y fue la puerta que se había abierto. “Vaya, esto se fue volando. ¿La molesto con la cuenta?” Le dice a la mesera que con una expresión cansina nos retira los cubiertos usados. La noche cubre el cielo, él sigue hablando, yo sigo sonriendo. Me ofrece sus brazos, hace frío. Le rechazo una vez, acepto su segunda propuesta. “Estos chicos sí que tienen talento, mira”. Había olvidado las historias en el Reloj Monumental, estaba viviendo una más interesante.

Pero este último contingente de letras tenía algo distinto. “La temperatura está cada vez más baja. El abrigo gris se desprende de su cuerpo para cobijar el de ella. Quizás para evitar el frío él le invite un café, y después vayan juntos a casa…” Alguien tenía nuestra historia en el papel, o más bien, en su Mac portátil y la proyectaba para que la gente leyera. Nos miramos. Él termina de leer y sonríe. Me mira con una alegría infantil que no puede ocultar, así como yo no puedo evitar compartirla en una última risa. Le di las gracias por la merienda y me acompañó hasta donde pudo, a casa. Sonrío en un rápido movimiento, para que no me vea, para mí misma. Su nombre es Luis. Ahora lo conozco; lo suficiente para escribir sobre él. Veo luces dentro de mi casa, sé que me espera una afrenta por no contestar un aparato al que le dura tres horas la batería. Pero no importa, hoy aprendí que los extraños están en este mundo para conocerles. Y que este mundo, algunas veces, escribe historias para que esos extraños se conozcan. El timbre suena, mi madre abre. Una sonrisa ficta (nada parecida a las gastadas esta tarde) trata de reparar mi descuido. Me preguntó por qué no había devuelto los mensajes. Me preguntó si había comido. Me preguntó por qué aún sonreía. Sólo sé su nombre, que su autor favorito es Machado y estudia Medicina. Después de todo ¿Quién puede afirmar que simplemente no vivimos la historia escrita por otra persona? Si alguien lo ve: Se Busca. extraño ■ Cuadro ■ 25


Un extraño en la Realidad Texto: Juan Pablo Randell R.

É

Ilustración: Valeria Álvarez

l se despierta, con una fuerte reacción pone los pies en el suelo, un sudor frío empapa su cuerpo y su mirada perturbante como si la pesadilla hubiera sido realidad, esto no hace más que confundirlo completamente. Aún con los constantes jadeos consigue salir del cuarto, se apresura al baño y al encender la luz, su desorientación es total. Presa del pánico se deja caer cual árbol talado, cierra los ojos y desea que su pesadilla continúe. Un timbrazo lo saca de su locura, consigue ponerse en pie y llega a la mesa de la cocina donde el aparato no para de sonar. Responde agitadamente, pero ya han colgado del otro lado y combinado con su delirio la rabia la considera un tanto absurda. El tiempo sigue su curso, voltea a ver la herramienta de Cronos, ese regalo que le dio al hombre para seguir su ley eterna. Pasado el largo y tedioso ritual de arreglarse con su máscara falsa, se dispone a salir. El hombre y su locura se ven cegados ante el resplandor que irrumpe en el lóbrego ambiente de la casa, parado justo en la puerta principal, la luz lo absorbe y lo lanza ante la gran selva urbana. Una vez más se hace presente esa desesperación incontenible que se desborda ante su salida, apenas ha dado un paso y se imagina las miles de miradas que ya se postran sobre él. El desmayo parece inevitable otra vez, comienza a sofocarse y cuando la cordura lo empuja un paso más adelante, ya hay alguien detrás. Vaya sorpresa. No hay nadie en ninguna parte, gira la cabeza y voltea de un lado a otro pero no hay nadie, en cambio observa con gran tristeza a esos zombies caminantes con su tecnología, todos absortos en su propio mundo donde su realidad se reduce a un mísero cuadrito iluminado con texto digital. Pasa junto a ellos aterrado, por lo que sabe son extremadamente agresivos si se les distrae. Disimula el terror como todos los días, aún así no se atreve a levantar la cabeza. Por el momento está a salvo, ha llegado a su oficina y su pe26 ■ Cuadro ■ extraño


“Parado justo en la puerta principal, la luz lo absorbe y lo lanza ante la gran selva urbana.” queño cubículo es una zona segura. Comienza el trabajo y una gran pila de hojas aminora conforme las horas avanzan. El día está por terminar y sus miedos vuelven como un fiel animal que ya depende de su amo. Su travesía de regreso lo pone mal, a donde mira hay alguien infringiendo la ley, rompiendo las reglas, discutiendo, poniendo pretextos, burlándose de la vida que desperdician. La locura toma por completo su conciencia, su alma, no lo soporta más, sus ojos se cierran y de cuclillas en plena calle se transforma. Ese hombre jamás volverá a ser el mismo, que extraño que el día de hoy haya pasado. -Ustedes son testigos-, él se dirige a nadie, los caminantes pasan y se asustan ya que no están acostumbrados a ver a alguien más enfermo que ellos. Camina errante y sus pisadas lo llevan al casino. Es sorprendente como un extraño puede pasar a cualquier lugar fingiendo cordura. Tantas luces, ruido, factores que alimentaban la desesperación. Monstruos con chalecos rojos y dorados, incitan a jugar. Camina hacía la mesa de la ruleta, un juego espléndido, la joya de la corona del casino, un recubrimiento verde impecable, los números grabados con oro, una ruleta de la mejor madera, de titanio su recubrimiento, una bola de marfil que ha quebrado a lo más bastos imperios. Una excitación recorre su cuerpo, la sudoración es como la de la mañana, fría y abundante, sus ojos no paran de hacer movimientos sacádicos, saca de su bolsillo todo lo que lleva consigo, sus tarjetas, sus ahorros, todo lo que había conseguido en 20 años de trabajo. Las apuestas se abrieron y apostó todo al doble cero. La ruleta comenzó su giro, la bola fue lanzada y el dealer declaró que las apuestas estaban cerradas, el esférico de marfil hizo su trabajo, peor que una guillotina, fue deteniendo su correr y comenzó su salto mortal, todo quedó en silencio, no había más ruido, él estaba ante el acto de locura más extraño del mundo que casualmente muchos especialistas consideran común. La pelota cayó finalmente en su casilla. Salió del casino totalmente abrumado, aturdido, logró

“Cómo seguir adelante si lo que veía era una nueva era de zánganos, atemorizados de lo nuevo, agradecidos con lo dado, ignorantes a lo importante y violentos al cambio.” llegar a un callejón iluminado por las tenues luces que salían de las ventanas de los pequeños apartamentos. Sin nada que perder se paró a lado de una de las ventanas y vio a una familia tomando la cena, lo típico; había una mesa, comida preparada tal vez pollo frito le pareció ver, y los participantes adorando a esa maldita caja, esa bomba de aire omnidireccional succionando el intelecto. Como seguir adelante si lo que veía era una nueva era de zánganos, atemorizados de lo nuevo, agradecidos con lo dado, ignorantes a lo importante y violentos al cambio. Insatisfecho, vacío en todo ámbito levantó el rostro al cielo y comprendió que no era diferente a lo que tanta repugnancia le daba. Había descrito perfectamente a sus semejantes y no se percató de que le faltaba integrarse en su categoría. Comenzó a llover mientras se daba cuenta de su gran estupidez, lo único que lo mantenía estático era la conciencia que había tomado de su posición aunque le quedaba una cosa más por hacer, saber a que gremio pertenecía. No era un loco a pesar de que sus acciones físicas y psicológicas demostraran lo contrario, no era un zombie tecnológico le daba su justa importancia a esa necesidad, no era un ignorante que come telebasura, era alguien que se había dado cuenta de su estado pero seguía quejándose, si había alguna categoría en la cual quisiera pertenecer estaría seguro de que escogería la de “extraños”. El termino dealer dentro del argot de las apuestas es el encargado de recibir los montos de fichas y reparte o controla el juego

1

extraño ■ Cuadro ■ 27


Mother Junkie Texto y Fotografía: Ximena Cadena Fuentes

“Todos aportamos al arte, nada más que no sabemos cómo.”

28 ■ Cuadro ■ extraño

arco, que como súper héroe, trabaja por las mañanas y pinta por las noches, es egresado de la carrera de Artes Plásticas, lleva 7 años siendo ilustrador. Al salir de la carrera sintió la frustración que la mayoría de los recién egresados experimentan, realizar lo que pida el cliente, te guste o no. Cuando decide trabajar para él y sus gustos, comienza a desenvolverse dentro del ambiente del street art. Junto con sus amigos, crea Mother Junkie Collective, que con el paso del tiempo y el desgaste que este genera, se separan y Marco toma el pseudónimo de Mother Junkie. Mother, como lo llaman sus amigos, declara que sus obras son representaciones humanoides de lo que él entiende de la vida, no responden a una situación política o social, “mis ilustraciones soy yo, la banda, mi trabajo, la escuela.” Después de abrirse camino, la galería de arte contemporáneo Proyecto CV, le propone montar la exposición Black and White Dreams, junto con la oportunidad de exponer lo que el quiera, una proyección de su mente, combinado con sus ilustraciones. A pesar de que nunca le ha gustado catalogarse, la gente lo ha etiquetado como ilustrador pop futurista. Usando pintura acrílica y aerosol, Mother, a quien no le gusta ser llamado artista, pintó las paredes de Proyecto CV, “cuando usas pincel, la gente le pone nombre a tu trabajo, y eso es padre, que la gente lo tome. Les gusta y lo toman”.


Con una gran amabilidad y simpatía, confiesa que no ha logrado encontrar cómo usar los colores en sus ilustraciones, es por esto que su exposición es a blanco y negro, sin embargo, lleva el nombre de “Black and White Dreams”, porque a pesar de todo, la exposición lo ha llevado a pensar que está viviendo un sueño. Después de dedicarle aproximadamente 15 años a definir su estilo, Mother muestra personajes característicos de su ilustración, plasmados en murales callejeros, en salas y galerías. Nada le ha dado tanta libertad como pintar lo que él quiera, donde él guste. Para Marco el arte es un tema difícil, pues cada quien tiene su definición, pero para él, el arte es la representación de sentimientos, una manera de comunicarse con los demás, y respecto a su función social, el arte debe generar más arte o mejor voluntad, concientizar, “no creo que exista arte que te haga retroceder, el arte de matar, no es arte, tiene que ser funcional o emocional”, expresa el protagonista de la entrevista. Después de platicar y explicar su arte, Mother se perdió entre la gente que desfilaba para ver su obra y se dedicó a disfrutar del momento. extraño ■ Cuadro ■ 29


portafolio Fernando Torres ·@FerTorresRojo ·www.behance.net/Fernando-Torres-Rojo

30 ■ Cuadro ■ extraño


extraño ■ Cuadro ■ 31


•Síguenos 32 ■ Cuadro ■ extraño

• Manda tu colaboración a cuadro.ulsap@gmail.com mayor información Twitter: @CuadroUlsap y Facebook: facebook.com/revistacuadro


Para alguien Texto e iustración: José Arturo Pagola Trigueros

E

xtraño, Como lluvia de abril, Como flor sin color, Como herida sin sangre, Un marzo sin sol. Si, después de mil años ya no hay nada que hacer lo que no hiciste antes hoy te ha hecho caer, decidiste escapar, decidiste volar, Quizás ahora estés mejor Quizás navegues en altamar, eso ya no lo sé. Te veía en todas partes, Era feliz con eso, Estabas hecha de detalles, Habitabas en mi anhelo, como raíz profunda te incrustaste en mi pecho, cerraba los ojos y veía tu reflejo, pero ahora no tengo ni siquiera ese consuelo. Cien mil estrellas me hiciste admirar Y de las mareas conocer el andar Eras la luna que me hacía voltear Hoy cierro los ojos, me detengo a pensar Ojalá que funcione Ojalá que regreses Ojalá que abandones tu vida a la suerte Pues yo, extraño verte.

extraño ■ Cuadro ■ 33


ÉL Texto: Alma Pastrana

Ilustración: Marco Antonio S.

e contaba historias que parecían no tener importancia para la mayoría de las personas, pero siempre se encuentra a alguien que le parecen fascinantes, ya sea un niño de cinco años o una joven de veinte. La forma de narrarlas era tan diferente a como yo acostumbraba, un encanto natural en el detalle de los relatos. Cada palabra y movimiento me hacían querer escuchar más, y aunque daban las doce de la noche, él seguía hablando de las experiencias que hacían que en un segundo cambiara mi opinión de las cosas de la vida. Yo pensaba ¿cómo es que pude conocer a alguien así en una “ciudad” como ésta? (las comillas son bien merecidas, ya que parece que en este lugar todos somos familia), nunca entenderé cómo me crucé con él, no con todas las personas digo lo mismo, sólo algunas tienen el honor de

merecer estas palabras. Con “el honor” no me refiero a que deban tener un postdoctorado, me refiero a que deben gozar la vida. Con “gozar” no me refiero a ir a divertirse al antro cada viernes, sino a saborear cada instante que los minutos nos presentan. No cualquiera puede hacer eso de disfrutar, un claro ejemplo soy yo, bien dice mi madre que soy amargada y nadie pregunta por qué. ¿A los cuántos kilómetros se reconoce a una persona con cara de tamarindo agridulce? Parece que se puede ver a alguien así desde otros continentes y no los culpo de que se aterroricen cuando estoy a unos centímetros, pero estaría bien que lo hicieran de una manera sutil. 34 ■ Cuadro ■ extraño


Este hombrecito parece atraer hasta las moscas, su cara toma forma del postre preferido de cada ente que lo ve pasar ¿Quién como él?. Lo peor es que no tiene una voz encantadora, ni un cuerpo marcado, mucho menos un rostro de revista, lo que tiene es un espíritu chistoso, fascinante. Hacer reír a las personas es una de sus mejores cualidades, con sólo un sonido o un gesto ya tiene a media ciudad riendo, estar un día entero con esta persona no sólo es estar con alguien, es disfrutar de otra alma pegada al suelo. No me imagino mi vida sin un caballero como él, la gente que no lo conoce no podría imaginarse una vida sin él. Puede que haya algún otro ser semejante, que haga a la gente reír, pero no tiene la misma gracia que él. Puede que hay algún otro ser que cuente las historias mejor que él, pero no son las mismas historias. Me pregunto si alguien se pregunta cómo es que él me ha cambiado y aunque no haya alguien que lo cuestione no tendría respuesta, pero afirmaría que sí lo ha hecho. Hace unos días fuimos a comer Sushi, llevábamos poco dinero, sólo pedimos un rollo y una bebida. Nos acompañó un amigo, que como a nosotros, el efectivo le faltaba y tuvo que pedir un California. La suerte de este hombre es macabra, un alma perdida lo vio con antojo y hambre, así que decidió que sucediera una equivocación en la orden. La mesera puso en la mesa el california, que había pedido nuestro amigo, el rollo de nosotros requería más preparación pero en unos minutos la señorita que atendía llegó con dos órdenes. ¡Ojalá hubieran grabado nuestra cara de sorpresa! Me comí uno y dije – Creo que se equivocaron – lla-

mamos a la mesera y nos dijo que efectivamente, esa orden no era nuestra. Nos dejó un rollo y aparte nos trajo el que habíamos pedido, quedamos satisfechos al final pero con cara de sorprendidos. Ese tipo de cosas no me pasan usualmente, es curioso que sólo cuando estoy con él ocurran cosas fuera de lo normal ¿estoy loca o este tipo tiene algo en su ser? Pasa lo mismo con el estacionamiento, sabes que nunca encontrarás lugar en los mejores espacios, decides echar un vistazo y al final te toca en el lugar más lejos de la plaza. Ahora resulta que vas con tu persona mágica, tu amuleto, sabes que nunca encontrarás lugar en los mejores espacios, decides echar un vistazo y

al final te toca en el lugar más cercano de la plaza. ¿Qué? ¿En serio? Cuando estoy con él SIEMPRE me pasa eso. Son esas experiencias de un respiro, cortas, sin importancia, las que me han hecho afirmar que este hombre tiene un encanto extra en los hermosos paisajes del planeta. Nunca sabrán de quien hablo, incluso para mí es un extraño. No sé si es sólo un sueño, pero estoy segura que esto parece real. Necesito que alguien me pellizque, que alguien venga a salvarme, que pare mis agonías, mis locuras. ¿Por qué no lo llaman a él? Les juro que hallará la forma para curar mis delirios, ya saben, con un sonido, un gesto o una historia hace maravillas. extraño ■ Cuadro ■ 35


Extrañamente Eva Texto: Pablo Martínez

Ilustración: Victor Gómez N.

va tiene tantas cosas qué saber, que caminar sigue siendo la magnífica estancia en la pureza del conocimiento. Mira las hojas, mira el cielo, mira los árboles, mira los perros, mira tantas cosas incompletas en el mundo. Al parecer Eva mira detrás de sus ojos cristalinos la pureza de la mierda, -¿Qué necesidad tiene la gente de tirar tanta proteína agrícola?- Eva se sienta en la única banca sin besos de amor. -¿Qué gano con preguntarme qué hago aquí a esta hora y con esta gente?-Es la explicación más rara que ha dado Eva del amor, -a todo el mundo le pasa igual, las señales de amor son tan vanas que la misma naturaleza las crea a diario -¿Amor?, pregunta inválida, pregunten al amor por Julieta o por Beatriz- “Uno no escoge la lluvia que te caerá después de un concierto”, Eva nunca eligió cual sería el amor. Un perro cercano se acerca directamente a las manos de Eva, enseguida la caricia es inminente, - ¿Qué tan fácil es decidir acariciar al perro, sin preguntar si tendrá sarna o no?, ¿Qué diferente será el amor?La naturaleza perfecta encuentra sentido cuando el hombre ve el esplendor, el amor encuentra perfección cuando el hombre entra en él

36 ■ Cuadro ■ extraño

-Eva se ríeEs clara la postura de Eva, mirar al cielo y ver el gran cosmos....- ¿En dónde está Eva?Eva está perdida buscando delicia, a veces despierta y hace guardia de descanso, a veces se juzga tanto, sólo ha aprendido de ejemplos, Eva lucha contra lo enseñado. Y lo que le incomoda, le encanta. Tras lo caminado hoy no logra tirar sus paredes. - ¡Ya lo sé! En la verdad está la bondad. Pero no existe- Tiene manos viejas y corazón joven. Eva en todo busca amor, la delicia del amor. Eva despierta, desesperada sale, toma el primer autobús y llega a la primer playa, con los primeros pasos, con el primer rocío, con el primer viento. Eva descubre, que la vida es ahora el viento, que la vida

“La naturaleza perfecta encuentra sentido cuando el hombre ve el esplendor, el amor encuentra perfección cuando el hombre entra en él” es el rocío y que la vida es el cangrejo que camina entre sus pies, la espuma del mar que emerge de la piel gastada por los zapatos de Eva. Camina y sigue caminando Eva, cada vez más, liberando fantasmas citadinos, humo y chismes. Eva camina y ve una brillanta, -Parece una estrella de cielo que ha caído- se acerca y nada un poco, y enfrente está una botella con mensaje, -jaja esto es una broma, ni en las películas puede suceder esto- nada hasta la orilla y la ve detenidamente. Sin momento alguno, decide abrirla y descubrir el contenido: Querida vida: He descubierto que eres hermosa, no porque te haya visto alguna vez, sino por el simple hecho de descubrirme, al abrir mi botella, he descubierto que


eres especial en mi vida, porque de los millones de personas que hay, tú puedes leerme, tal vez nunca podremos conocernos y jamás sabremos cómo somos, pero ahora estamos conectados, y sentiré la conexión en dónde estés, por el simple hecho de que leíste mi carta. Te sonrio Juan Eva termina la carta, la guarda en la botella y queda varada en una roca, mientras piensa que Juan podría ser un fantasma o una persona de carne y hueso. El punto será saber qué importante es ahora para una persona desconocida, Eva piensa: -Falta de amor, y a falta de amor, una vida coagulada.-

“No necesita más, es ahora complice de un extraño y necesitado fantasma que ronda la playa y sigue las huellas de zapatos gastados.” Eva está deslumbrada por lo desconocido, limitada y caminando a ciegas. Eva retrocede un poco, la roca queda a lo lejos y contesta la carta enérgicamente; se levanta y tira la botella al mar, esperanzada de que la respuesta sea suficiente para llenar el vacío que hizo el fantasma de la botella. No necesita más, es ahora complice de un extraño y necesitado fantasma que ronda la playa y sigue las huellas de zapatos gastados. – ¿Increíble es la vida del cangrejo, no?- Eva sale de la playa sacudiendo arena y risas. Se aleja para tomar el autobús, pensando en el azar, -la moneda cae siempre, casi siempre o casi nunca donde quieras que esté.- Eva nunca creyó en el azar, - Tal vez Juan tenga razón.-

extraño ■ Cuadro ■ 37


38 ■ Cuadro ■ extraño


extraño ■ Cuadro ■ 39


Cuadrarte Texto: Proyecto cv

Ilustración: Came Moreno, Stefano Ibarra

“Proyecto CV es una galería de arte contemporáneo que se ha dedicado durante dos años a abrir sus puertas a distintos artistas” “EXTRAÑOS MUNDOS PARALELOS” ¿Qué es extraño? Como definirlo en un mundo en donde la realidad de un individuo determina su perspectiva y sus propios parámetros de esta misma, en donde el concepto de extraño se determina por lo contrario de lo que es normal, pero ¿normal? ¿para quién? O de que forma es anormal a punto de convertirse en extraño, o quien dice que lo extraño para una persona, es algo normal para la otra. Lo extraño se define con un juicio personal, dependiendo de los conceptos que vamos formando durante nuestro crecimiento dentro de la sociedad y sus normas impuestas. Normas creadas para formar parte de una sociedad “normal”, que se basan en costumbres, comportamientos, tradiciones, reglas y leyes para convivir en “armonía”. Extraño es querer imponer una realidad como absoluta, en un mundo relativo y tan diverso en donde lo extraño se convierte en sublime al aceptar la diversidad existente, en una o varias realidades que existen en el universo de cada individuo y la necesidad que tienen las mismas por coexistir. Si lo normal se define por una serie de costumbres o comportamientos que determinan a una sociedad dentro del concepto de lo que es “normal” : BIENVENIDO LO EXTRAÑO.

40 ■ Cuadro ■ extraño


El Dragón Texto: Irving Hernández

Ilustración: Monica Baños Ortiz

l dragón había aparecido, era lo único indudable. Su silueta imponente e inmensa se alcanzaba a apreciar desde cualquier rincón del mundo. Nadie podía negar que ahí se encontraba: con los ojos era más que evidente y aún para los ciegos era una realidad irrefutable, su increíble magnitud sobrepasaba los límites sensoriales; era voluptuosa y hasta caprichosa su existencia. Dicen que en el “nuevo mundo”, la mitad de la población se suicidó, pues el negro de sus escamas era un correlato evidente de una milenaria profecía acerca del fin del mundo. En el oriente todos se arrodillaron por horas, pues el máximo ser había llegado y con él, una nueva era comenzaba. En el occidente todos se reunieron en las más grandes y faustuosas iglesias, pidiendo compasión y piedad para el juicio que les esperaba a sus almas. Los más escépticos y serios se dedicaron a explicar la naturaleza del nuevo visitante; en vano intentaron medir su longitud y masa, era incuantificable. Surgieron millones de teorías e hipótesis que se difundieron rápidamente a través de los medios de comunicación que estaban atónitos; mientras los gobiernos de los países más poderosos del mundo se declararon en estado de guerra. ¿Que qué hice yo? Me limité a prender un largo y delgado cigarrillo, observé al nuevo ente con el que la vida me sorprendía, disfruté centímetro a centímetro su existencia; encontré en aquel mitológico reptil alado una compañía y en el rojo carmín de sus ojos me perdí, estaba absorto. El destino

“La casualidad o la predestinación me enfrentaron a un ser tan complejo e interesante como yo, una incógnita total.” o la Ontología me habían cruzado con ese irreal ser. La casualidad o la predestinación me enfrentaron a un ser tan complejo e interesante como yo, una incógnita total. De lo único que estaba seguro es que él se encontraba ahí y yo agradecí ser testigo de aquel fabuloso hecho, así que le sonreí regalándole lo más puro de mi naturaleza. Era feliz, pues estaba lo suficientemente vivo para disfrutar de su presencia y era lo único que importaba.

extraño ■ Cuadro ■ 41


Hablando sinceramente Texto: Blanca Arteaga Arana

Ilustración: Stefan Angeles Cruz

as horas transcurren sin prisa alguna, se dan el lujo de reírse en mi cara y de murmurar a mis espaldas lo terrible que luzco hoy. El cabello enredado, los ojos tristes, los labios sin color y una melancolía que brota de cada poro, imposible de ocultar. Me contaron que hoy por fin salió el sol, la verdad es que este invierno ha sido muy largo y muy frío. Nadie parece estar de acuerdo conmigo, todos hablan del calentamiento global, de lo impredecible que se ha vuelto el clima, del calor horrible que les derrite el cerebro. Mientras que yo, tengo frío siempre, desde hace meses, desde el día que te fuiste, ¿era un martes o un viernes?, ya no sé, todos los días me parecen iguales, el

42 ■ Cuadro ■ extraño

"Intenté matar el tiempo escribiéndote una carta" tiempo me parece aburrido. El reloj, con sus horas malvadas me atormenta a cada instante, y yo me he rendido a su continuo murmullo, no he tenido más remedio que dejarme llevar por su eternidad que fastidia y por la costumbre de pasar cada segundo sin ti. Una vez intenté matar el tiempo escribiéndote una carta; te contaba que las flores que plantamos en el jardín el verano pasado se helaron todas en el invierno, sólo sobrevivió una de color rojo con pétalos grandes, como labios a punto de besar; la señora que vivía en la esquina con sus tres gatos se fue a vivir con uno de sus hijos, pero uno de sus gatos, el gris con ojos azules, vuelve todas las tardes a su antigua casa, se la pasa dando vueltas y al llegar la noche, se va. Te contaba que mi vestido azul celeste, el que odiabas, se manchó de tinta negra imposible de quitar, para tu alivio, te informo que ya fue reemplazado con otro vestido azul y estoy segura que éste sí te hubiera gustado. Te escribí muchas cosas, te incluí una descripción detallada de mi viaje de fin de semana a la playa, de las preguntas confusas de mis exámenes, de lo bonito que ha estado el cielo al atardecer, del clima, de los horóscopos, de mis nuevos traumas musicales, de todo un poco. Me hubiera gustado tanto contártelo en persona, si no fuera por la ausencia, tu ausencia que odio tanto. Al terminar de escribir me dolían los dedos, nunca antes había hecho una carta tan larga, la metí en un sobre un poco arrugado y después… después no supe qué hacer. ¿A dónde podría enviártela? ¿Al cielo tal vez?, te gustaba mucho ir en busca de planetas más allá de las nubes y decir que eras un marciano. Puede ser que al final haya sido cierto y esta noche andes vagando en tu nave extraterrestre entre polvo de estrellas y chatarra espacial. Ya sé, en este momento dirías que soy una tonta y una ingenua, pero a estas alturas de la vida tendrías que estar acostumbrado, deberías saber que, como buena ingenua que soy, cada segundo de mi existencia pienso en ti y también, que te sigo queriendo, a pesar de cualquier intento mío por evitarlo y aunque haya querido mentirme que no te extraño.


extraño ■ Cuadro ■ 43


Desnudando a un Extraño Texto: E. Oswaldo Jiménez Meneses Ilustración: Salvador verano Calderón

Cómo te conocí? Un extraño escribió buscando amistad, después te vi ahí; dos extraños estrechando sus manos de frente. Una amistad que nació de ideas, pensamientos, sentimientos, vivencias, mismas que ocultaban el daño que pondría fin a esta historia. ¿Qué conocí? Mucho de ti. Tomas leche fría, al igual que tu corazón de hielo, en vaso de cristal. Comes quesadillas y sándwiches de Cheez Whiz. Escuchas electropop; grupos australianos con sonidos psicodélicos que aún resuenan en mis tímpanos. Adorabas recibir afecto como buen tribofilo pasivo pero jamás fuiste capaz de darlo. Tal vez solo conocí lo peor de ti; atentar contra sueños, anhelos y sentimientos, eso conocí. Me condujiste a un grado de despersonalización que me llevó a la psicosis nocturna, ahogado en alcohol; celos, enojo y frustración. Llegué a ser un extraño para mí mismo, y peor aún siempre fui un extraño para ti. Nunca me conociste. No sabes nada de mí, quien soy, que quiero ni mucho menos que sentí. La historia terminó, por fin la daga que alimentaba mi masoquismo emocional fue lanzada hacia otro soñador. Fui, soy y seré un extraño, no te permitiste conocerme y solo dejaste huellas del látigo con el que torturabas mi psiquis frágil y desgastada. Me parece tan extraño que sea solo un extraño para ti; es extraño incluso verme sentado aquí escribiéndole a un extraño. No puedo explicarlo. ¿Que si te conocí? Tal vez Gotye y Kimbra lo describan mejor, now you’re just somebody that I used to know…

44 ■ Cuadro ■ extraño


a í f a r Fotog

a c i t ó b Ro

Expresión

Corporal

Primeros Auxilios

s d i k a b m Zu

y mucho más...

de 5 a Inicia 13 años 15 de julio Universidad La Salle Pachuca ®

Mayores informes:

lasallep.edu.mx

www.

717 0213 Ext. 2242


Extraño e impredecible Texto: Ricardo Miguel Pérez Avilés Ilustración: Kory Escobar Valdéz

46 ■ Cuadro ■ extraño


Extraño e impredecible, así me atrevería a definir al hombre, ya que es muy complejo poder predecir las reacciones que puede tener cada individuo, que a pesar, de estar todos viviendo en una sociedad y contexto similares, la forma de percibir el entorno varía y más aún la forma de responder hacia los estímulos del medio, es aquí donde sale lo “extraño” e “impredecible” de cada individuo, pero que a su vez le dan ese toque diferencial al hombre de los demás seres que habitan este pequeño mundo. Me viene a la mente la canción "People are Strange", de una banda que marcó una generación (en mi opinión), me refiero a The Doors; la cual habla sobre lo extrañas que pueden llegar a ser las personas, tanto en su cotidianidad, cómo en la escuela, el trabajo o la vida familiar, pero, sobre todo cuando se presentan ciertas situaciones que llegan a marcar a uno como persona, donde en ocasiones el “subconsciente nos traiciona”, y exterioriza lo que llevamos internamente, a veces relfejados con expresiones de asombro, miedo, felicidad, angustia, temor, un sin fin de reacciones que extrañamente muestran los sentimientos internos, donde son percibibles para los demás por un lapso breve de tiempo, pero que a su vez puede reflejar una complejidad inimaginable de cada individuo. Cada uno de nosotros poseemos características que nos distinguen de los demás, no solo externas como el cabello o las manos, la apariencia física, sino también internas, cómo las experiencias que vamos acumulando a lo largo de nuestra vida, las cuales nos van volviendo un ser complejo, e inclusive difícil de comprender, pero que en muchas ocasiones nos ayudan a progresar como individuos a todos nosotros, aumentando nuestro conocimiento y percepción acerca de lo que nos rodea y a su vez, teniendo una óptica en la medida de lo posible, crítica y objetiva. Es increíble como tantas cosas nos definen, donde podría decir que todo va influyendo de cierta manera en nosotros, hasta convertirnos en lo que somos hoy en día, pero es tarea de cada uno de nosotros saber aprovechar cada vivencia en nuestras vidas de la mejor manera, ya que la vida en ocasiones nos brinda extrañas formas de apreciarla. extraño ■ Cuadro ■ 47


48 ■ Cuadro ■ extraño


CUADRO Extraño