a product message image
{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade

Page 1

Boletín # 35 Julio 2018

CONSEJO TERRITORIAL DE PLANEACIÓN DISTRITAL


CONTENIDO EL CTPD PIENSA LA CIUDAD El ordenamiento territorial se construye con la gente y para la gente. Pág. 2 LA CIUDAD HOY ¡¡¡Porque lo fundamental es la gente…el ordenamiento territorial se construye con la gente y para la gente!!! Pág. 4

Pág. 1


EL CTPD PIENSA LA CIUDAD EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL SE CONSTRUYE CON LA GENTE Y PARA LA GENTE. Por: Rosalba Castiblanco Plazas Presidenta del CTPD ¿Desde dónde situarnos para abordar el tema y movilizar la conversación, la reflexión individual y colectiva de tal forma que produzca conocimiento colectivo que se comparte? Mis compañeros y compañeras de la Comisión Poblacional del Consejo Territorial de Planeación Distrital, con el nombre que le han dado al foro taller, marcan una pauta y anuncian el punto de partida: El ordenamiento territorial se construye con la gente y para la gente. Coherentes con este propósito nos proponen la metodología de la cartografía social, una ruptura con el tecnicismo para situarnos en un ritual de intercambio de razones, emociones y experiencias, como lo señala FUNDAMINGA en su ensayo de Cartografía social. Nos congregamos, entonces, para hacer consciente la vivencia cotidiana individual y colectiva y para reconstruir la realidad desde tantas y tan diversas miradas como participantes hay en el foro taller. Lo hacemos para construir imágenes del territorio leído desde la propia vida, para incidir, desde la participación activa y el ejercicio de ciudadanía, en la toma de decisiones que se avecina en el Plan de Ordenamiento Territorial. Quiero compartir algunas reflexiones y decisiones del CTPD frente al Plan de Ordenamiento Territorial: Partimos de una primera afirmación: cuando nos referimos al ordenamiento del territorio no estamos hablando de un tema técnico, ni meramente espacial. Para nosotros y nosotras territorio es una construcción social donde se establecen de manera permanente relaciones entre quienes lo habitan y de ellos y ellas con su entorno, con la naturaleza, en un constante devenir espaciotemporal en el que se va dejando huella. Día a día lo llenamos de sentido desde lo biológico, lo físico, lo cultural, lo político, lo económico y es en ese andar que nos hacemos, lo creamos, recreamos y construimos. Somos territorio y hacemos parte de él, interactuamos entre nosotras y nosotros en él y con él. La historia y nuestras vidas transitan en el territorio dejando marcas, unas visibles y otras no. Contiene nuestros ancestros y nuestros propios pasos, así que territorio no solo es espacio.

Territorio y sociedad son conceptos estrechamente ligados, no existe el uno sin el otro, los dos permanecen en constante movimiento y en ellos se debaten conflictos, relaciones de poder, tensiones que expresan intereses, poderes y visiones. Por ejemplo, se habla de territorio y se relaciona con desarrollo, pero ¿con qué desarrollo? Con modelos de desarrollo que obedecen a distintas miradas de cómo se concibe la ciudad, cómo se organiza el territorio y al servicio de quién se ordena. Pues bien, reflexionar sobre el ordenamiento del territorio pasa por pensar en cada quién y hacerlo también en colectivo, dialogar, reconocer los diversos saberes que nacen del recorrido, de lo andado, de lo vivido, de las distintas vivencias del ser, del sentir y del pensar, del hacer e, incluso, del tener, como marco para la interpretación y lectura de realidades territoriales en las que se expresan necesidades, tensiones, problemáticas, aspiraciones que confluyen para darle armonía a nuestras voces y construir polifonías entre quienes habitamos el territorio, teniendo en cuenta la compleja relación entre los seres humanos y no humanos con el medio ambiente, con la naturaleza.

Pág. 2


EL CTPD PIENSA LA CIUDAD

Hoy nos convocan a conversar de territorio desde una mirada poblacional y esto significa, en primera instancia, reconocer la diversidad de las poblaciones y relacionarlas con los atributos del territorio, preguntarnos y leer el territorio desde la edad, es decir, infancia, adolescencia, juventud, adultez, vejez; a su vez, implica situar la relación cuerpo-territorio, observar las relaciones de poder que se establecen según el sexo y que se manifiestan en las maneras distintas de habitar el territorio y limitan o excluyen del derecho a la ciudad urbana y rural y al goce de sus bienes y servicios. Enfoque poblacional y territorio pasa por preguntarnos cómo respetar e involucrar maneras de interpretar el mundo y de relacionarse con la naturaleza, qué nos aporta la comunidad desde las etnias indígena y afro; es denotar las condiciones o situaciones que viven las poblaciones con discapacidad, para evidenciar y darle sentido a la expresión “Nada sobre nosotros, sin nosotros”, que identifica al movimiento defensor de derechos de las personas con discapacidad; es exigir la restitución de derechos a poblaciones expulsadas de sus propios territorios, obligadas a vivir en lugares desconocidos que, en muchas oportunidades, les son inhóspitos y que los enfrentan a la búsqueda de la sobrevivencia luego del despojo, por mencionar solamente algunas de las situaciones que viven las poblaciones. Creo que son muchas las preguntas que desde las poblaciones y su diversidad podemos plantearnos al recrear en mapas las realidades del territorio, por ejemplo, para mencionar solo algunas, ¿dónde están ubicados los equipamientos de educación y salud?; ¿cómo se construye la infraestructura, el parque, el puente, por dónde pasa la vía, a quién favorece?; ¿qué ventajas nos brinda el ordenamiento del territorio en la movilidad diaria, qué tan lejos está la vivienda del trabajo, cuánto tiempo de la vida empleamos para ir a estudiar, a trabajar, a recrearnos?; ¿qué tanto nos pertenece el espacio que denominamos público, es un lugar de encuentro, de compartir, que nos cohesiona y permite expresarnos culturalmente?; ¿qué del suelo nos pertenece o a quién le pertenece, por qué y cómo se modifica su uso, cuando se decide cambiar el uso del suelo se hace teniendo en cuenta el bien común, prima en la propiedad la función social que debe tener y que a su vez debe estar armonizada con la función ecológica que debe cumplir para garantizar la continuidad, el futuro del planeta y de las especies?

Dicho enfoque también hace que nos preguntemos cómo resolver la segregación territorial que presenta déficit en calidad del medio ambiente, servicios básicos, equipamientos, transporte, y nos hace reflexionar sobre preservar, proteger, restaurar, garantizar la seguridad hídrica, la sustentabilidad del territorio, y a qué riesgos ambientales nos enfrentamos si no lo hacemos. Además, hace que nos cuestionemos qué interrelaciones establecemos entre el espacio urbano y el rural, que representa el 76.5% del total del territorio de Bogotá, que abastece a l i m e n t o s , p ro v i s i o n a s e r v i c i o s ambientales y mitiga la contaminación; o cuáles son las relaciones con nuestros vecinos inmediatos del departamento, cómo identificar, comprender y responder a las relaciones entre la dinámica demográfica y los aspectos ambientales, sociales y económicos, En fin… planear desde la población y el territorio es sentir y pensar que tenemos derecho a la ciudad, urbana y rural, e interpelar relaciones de poder inequitativas y desiguales que viven las poblaciones con el fin de encontrar apuestas que nos permitan convivir con derechos, con equidad, para modificar las e n o r m e s desigualdades.

Pág. 3


LA CIUDAD HOY ¡¡¡PORQUE LO FUNDAMENTAL ES LA GENTE…EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL SE CONSTRUYE CON LA GENTE Y PARA LA GENTE!!! . Por: Sandra Mazo Sector Mujeres, Comisión Poblacional del CTPD El pasado 31 de mayo de 2018, se realizó el Foro – Taller denominado “El ordenamiento territorial, se construye con la gente y para la gente”, convocado por la Comisión Poblacional del Consejo Territorial de Planeación Distrital, CTPD. Cuyo objetivo fue “propiciar un espacio de encuentro y reflexión entre los diferentes sectores sociales representados en el CTPD, en el que se identifiquen los diferentes resultados y procesos que cada sector ha desarrollado con respecto al Plan de Ordenamiento Territorial de Bogotá y de este modo, construir propuestas articuladas como poblaciones para la incidencia”. De tal modo que a partir de la nutrida y constructiva participación de 130 personas pertenecientes a los sectores de víctimas, personas con discapacidad, personas mayores, mujeres, profesionales, estudiantes, líderes comunales, y en general ciudadanos y ciudadanas comprometidos con el presente y el futuro de Bogotá, se generó un espacio para compartir una apuesta de territorio que tiene que estar en sintonía con los derechos de las personas que lo habitan; por lo tanto, esta ciudad, cuya identidad se construye entre lo rural y lo urbano, no puede seguir siendo utilizada por los gobernantes, planeadores, técnicos y comerciantes como una oportunidad para sus negocios, o el lugar para usurpar, transar, dividir y generar enormes brechas de exclusión y desigualdad. Pensar la planeación y el ordenamiento del territorio, es poner en el centro de la reflexión a los seres humanos, es tener en cuenta la vida y la experiencia de quienes habitamos una ciudad que nos habita desde múltiples lenguajes y sentidos, y que además, necesita con urgencia ser mirada, escuchada, imaginada, resignificada y planeada a partir de las huellas históricas, sociales, culturales, ambientales, económicas y políticas que se construyen día a día desde las múltiples expresiones de humanidad y que constituyen hoy las mayores fuentes de riqueza e identidad de una ciudad que alberga lo diverso, pluriétnico y multicultural, a través de sus más de 8 millones de habitantes, propios y foráneos.

Por eso las voces de los sectores poblacionales en este foro –taller, nos confirman y nos reafirman una vez más el enorme descontento social con respecto a la manera cómo la administración del alcalde Enrique Peñalosa viene promoviendo y ejecutando sus políticas de desarrollo, planeación y de ordenamiento territorial, desde una visión netamente corporativa, que pone a la ciudad como un mero objeto de rentabilidad financiera; evidenciando además, a través de sus posturas e intervenciones cómo las personas y sobretodo los procesos participativos, se le tornan en un obstáculo para su visión de ciudad excluyente, desigual y deshumanizada. Las voces de la ciudadanía participante, aquella que entiende y defiende la participación como un derecho fundamental, nuevamente reafirma al unísono, que la manera como se está realizando el proceso del Plan de Ordenamiento Territorial en Bogotá no responde ni corresponde a procesos colectivos, legítimos y acordes con las necesidades de quienes habitamos la ciudad; por lo tanto, se insiste en que el ordenamiento del territorio tenga presente al menos los siguientes aspectos:.

Pág. 4


LA CIUDAD HOY

•  La planeación y el ordenamiento del territorio debe hacerse conforme a los ciclos naturales del agua, lo cual implica, la protección y conservación de la estructura ecológica principal y todos los sistemas y componentes que de allí se derivan (Ríos, cuencas, quebradas, páramos, fauna, flora, humedales, reservas naturales, etc). •  Es necesario hacer con urgencia una verdadera transición hacia una matriz energética limpia, renovable y alternativa que promueva el uso sustentable de la biodiversidad, mejore la calidad del aire y contribuya a disminuir (ojalá a eliminar) la contaminación ambiental.   •  No permitir la minería, ni el fracking, ni las fumigaciones aéreas con glifosato, especialmente en nuestro páramo, ecosistemas estratégicos, áreas protegidas, reservas forestales, etc. Priorizando de este modo la protección y conservación ambiental, la equidad social, la vida y la salud.   •  Fortalecer el ordenamiento del territorio de manera democrática, participativa y equitativa en el que se tengan en cuenta lo ambiental, los derechos humanos, la diversidad y el equilibrio entre lo rural y lo urbano; y con ello, se avance en la justicia social, ambiental, territorial y climática, permitiendo superar la segregación social y la reducción de la desigualdad territorial.   •  Un ordenamiento territorial que responda a las nuevas dinámicas y exigencias del desarrollo sustentable y sostenible; es decir, acordes a las preocupaciones centrales con respecto al cambio climático, los usos del suelo, del medio ambiente, a la protección y conservación del patrimonio hídrico y natural que garanticen la vida para las próximas generaciones.   •  Se desarrolle un sistema de movilidad humana con alternativas que reduzcan las emisiones de carbono y sean coherentes al cambio climático; en tal sentido, es importante que se promuevan proyectos de transporte público basado en energías limpias y alternativas.

•  Se construyan soluciones adecuadas, sociales, ambientales, equitativas e integrales de gestión y aprovechamiento al manejo de las basuras, los residuos y los materiales biodegradables en Bogotá. Se hace urgente mitigar el impacto ambiental y social que genera nuestra basura, especialmente en dos de las localidades más vulnerables de la ciudad. •  Lo anterior implica sin embargo, liderazgo y compromiso de la administración, y considerar el tema como central para los tiempos por venir, tomando como determinantes la dimensión ambiental, social y participativa. Si solo se tiene como horizonte de salida la oportunidad de negocios, no habrá solución, sino profundización del problema.   •  Se garanticen servicios públicos y sociales integrales y de calidad desde un enfoque de derechos, poblacional, territorial y de género..

Finalmente, lo que buscamos es una planeación y un ordenamiento del territorio sustentable, humano, incluyente y coherente con el respeto de la vida y los derechos. Por lo tanto, esto implica construir esta ciudad (urbana y rural) con la gente y para la gente

Pág. 5


ConsejoTerritorialPlaneaciรณnDistrital Ctpd_bogota @ConsejoTPD www.ctpdbogota.org Consejo_territorial@yahoo.com (+57-1) 3358000 Ext:8636

CONSEJO TERRITORIAL DE PLANEACIร“N DISTRITAL

Profile for CTPDbogota

Boletín Nº 35  

Boletín Nº 35  

Advertisement