Issuu on Google+

Nº1 - Septiembre de 2013

TÚ destacado mensual

Guacolda y Loreto: Nuestras mujeres jumberas El Jumbo es una de las maquinarias más grandes que se utilizan en la minería, y hasta hace poco terreno exclusivo de dominio masculino. Sin embargo hoy la Constructora de Túneles Mineros tiene a dos mujeres a cargo de esta labor. En esta nota conversamos con Guacolda Catalán y Loreto Lastra, jumberas del P-0. Durante muchos años, la minería estuvo reservada exclusivamente para hombres. Como en casi todas las aristas de nuestra sociedad, todo evolucionó y hoy ya no resulta extraña la presencia femenina en dichas fænas. Sin embargo, aún existen trabajos puntuales en la mina donde el hombre sigue predominando y la presencia de la mujer recién comienza a tomar forma. Es lo que sucede con las máquinas Jumbo, que debido a su tamaño y complejidad, su manejo es sinónimo de hombres grandes y fuertes. Hoy, eso no es más que un estereotipo, ya que Guacolda Catalán y Loreto Lastra se encargaron de poner las cosas en orden al decidirse por la conducción de esta gigantesca máquina, una decisión que contó con el apoyo y empuje completo de la Constructora de Túneles Mineros.

Guacolda Catalán

Oriunda de Rancagua, Guacolda trabajó durante años en labores ligada a la cocina, como sandwichera y mæstra. Además, se desempeñó como bodeguera. Con tres hijos (el mayor de 22 y las dos que siguen de 18 y 11 años), decidió un día participar de un curso del Programa Mujer Minera, el cual enseñaba la operatividad del Jumbo. “Siempre me ha gustado la maquinaria grande, y con este curso vi la oportunidad de tener un futuro”. En marzo de este año fue contratada por nuestra empresa, y de inmediato a fænas. “No me quedó grande la máquina, cuando me dijeron si me atrevía a manejarla, yo dije ‘al tiro’, nunca tuve miedo”. “Al principio nos sentíamos algo observadas, porque estaban pendientes de saber qué ‘embarrada’ nos íbamos a mandar, pero nunca les dimos motivos para que tuviesen la razón, lo hicimos muy bien”, señala orgullosa. Nuestra empresa se la jugó por contar con sus servicios, y esa decisión tiene a Guacolda “más que agradecida, porque me dio la oportunidad de entrar, sobre todo sin ninguna experiencia en minería, y hoy quiero ser la mejor para no defraudar la confianza que la Constructora de Túneles Mineros depositó en mí”.

Loreto Lastra

Si bien Loreto proviene de la sureña comuna de Mulchén, lleva radicada ya más de 15 años en Rancagua, donde ha formado una familia hoy con su marido y sus dos pequeños de 8 y 6 años de edad. Antes de ingresar a la minería, ella tuvo una hermosa labor en la Fundación Para la Infancia, donde convivía a diario con niños terminales que buscan un final digno para sus vidas. “Era un trabajo altamente desgastante desde el punto de vista emocional, pero hermoso”, señala. Al igual que Guacolda, se inscribió en el curso para mujeres mineras, aprobó y comenzó a formar parte de la empresa en conjunto con su compañera, en marzo de este año. “El principal impulsor para que yo me animara a aprender de las fænas jumberas fue mi marido. El siempre creyó en mí y me motivó a hacer el curso”, indica. En sus funciones diarias, ella se siente muy respaldada y querida por sus compañeros, ya que “como soy la única mujer del turno, soy la regalona, y todos los días yo aprendo mucho porque ellos me enseñan, y esto me motiva día a día para ir a trabajar, ya que se hace muy entretenido”. “Cuando me subo arriba del Jumbo, me siento importante, grande, estoy derribando barreras como mujer, derribo estigmas. Somos pioneras porque somos las únicas y representamos a muchas mujeres que quisieran estar también trabajando en la mina”, finaliza Loreto.

Guacolda Catalán

Loreto Lastra


Newsletter septiembre 2013