Page 11

Ing. Manuel Humberto González Ramos

E l señ or Sánch ez afirmó qu e estan do en s u d om icilio d e la calle K aba en la co lon ia T ecno lóg ico, en la m adrug ada de u n o scuro d ía vio po r la ven tana d e s u h abitació n qu e afu era en el p atio, un a lu z rep entin a e int en sa, aparecía y desap arecía. In stan tes d espu és o bservó com o un E nte d e aterrad ora figu ra, de grand es y azab aches alas descend ía y se elev aba, co mo s i fu es e u n “Á ng el caído ”. Petrificado p or el mied o no pu do s alir y h acerle fren te al " an imal" , el cual n o era o tro qu e el sin iestro Ch up aca bra s.

Temprano en la mañana salió Felipe a revisar el patio en donde criaba sus hermosos gallos de pelea, encontrándolos fuera de sus jaulas y muertos, cada uno con una herida en el pecho, sin corazón. Insólito fue que no hubiese rastros de sangre. Lleno de espanto y pálido por el temor, tomaba Felipe con trémulas manos a sus infortunados gallos, observando que éstos tenían el buche roído, insistiendo y susurrando "El Gallero" en que no había huellas, ni rastros de sangre Así fue descrito el Chupacabras por Felipe Sánchez, "El Gallero"

Los vecinos de "El Gallero" secundaron la extravagante versión, no sin antes hacerse la señal de la cruz para alejar los malos espíritus, pues no quieren que se repita tan sobrenatural suceso, cuyo recuerdo aún les pone la "carne de gallina". Moraleja: “Cuando el rumor suena, chupacabras acarrea” 4

Libro sobre los Mitos de la Heroica Ciudad de Matamoros, Tam. México  

Volumen I de la trilogia Mitos, Leyendas y Mentiras de la H. Matamoros, Tam.

Advertisement