{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

No16 SETIEMBRE 2019

1


EN ESTA EDICIÓN: Editorial: ¿Cuánto vale el Amazonas? ... La vida nuda expuesta por Agamben (Tomo I del Homo Sacer) como expresión de la alienación expuesta por

Marx en sus Manuscritos Económicos Filosóficos de

1844 ... Apunte tres sobre la teoría del valor trabajo ... Marx: ecología, sociedad y naturaleza. Problematizaciones sobre marxismo ecológico

...

Reseña “El Entusiasmo”... Manifiesto subempleaísta...


¿Cuánto vale el Amazonas? Editorial: Max Pérez El Amazonas arde. Los incendios han aumentado un 83% respecto al año anterior, en total se registran 74.000 incendios en lo que va del año. La relación de este aumento con las nuevas políticas “ambientales” de Bolsonaro son evidentes hasta para el más ingenuo.

los ecologistas del G7, han criticado a Bolsonaro. Pensamos es necesario esclarecer cuál es el fondo del problema, a qué obedece su crítica, y a qué obedece la nuestra, la de los socialistas. La primera pregunta que querríamos que los ecologistas burgueses nos respondieran es: ¿Es el desastre ambiental en el Amazonas un caso aislado? ¿No corresponde más bien a la dinámica general que nos tiene sumidos en una crisis ambiental sin precedentes, que arrasa con la biodiversidad todos los días (El instituto científico IPBES, anuncia que en los próximos años dejaran de existir entre 500.000 y 1.000.000 de especies animales y vegetales), que amenaza la existencia del planeta y de la especie humana con el calentamiento global?

Bolsonaro, se asienta en la alianza burguesa que en Brasil han llamado BBB (bala, biblia, buey), los sectores armamentistas, religiosos y terratenientes. Especialmente con los últimos tiene compromisos previos relacionados a aumentar la cantidad de tierra disponible para la agricultura y la ganadería extensiva, los incendios en el Amazonas son una linda coincidencia que le ayudará a honrar su palabra. Es importante no perder de vista las condiciones específicas del desastre que vivimos, pero mal haríamos en quedarnos ahí, es un distractor reconfortante (pensar que reemplazar a Bolsonaro es lo único que hay que hacer para retornar a la armonía preexistente), pero del que tenemos que huir, si es que realmente nos interesa buscar una salida. Hasta dirigentes cómo Macron, diarios como La Nación, y

La segunda pregunta, la haríamos, con un enorme esfuerzo de nuestra parte, para hablar en un mismo idioma, uno que no es el nuestro, pero único idioma que ellos (los burgueses) conocen. El idioma de la ganancia. Todo lo que sea necesario para establecer un diálogo constructivo: Para ustedes 3


ecologistas burgueses ¿cuánto vale el Amazonas?

con la que pretendemos tener una relación armoniosa sin descartar la acumulación de conocimiento que como especie hemos conseguido. Para los socialistas el Amazonas no tiene precio, para los capitalistas es solo un medio para realizar su ganancia.

Tenemos algunas pistas de su respuesta, el G7, la unión de las super potencias capitalistas ha unido esfuerzos para hacer una donación de $20 millones para luchar contra los incendios (lindo gesto). Amazon, Inc, revolucionaria empresa norteamericana, vale $1 trillón, es decir vale 50 mil Amazonas. Hacer la ecuación resulta mucho más sencillo que asimilar el resultado.

No solo el Amazonas arde, arde el mundo entero, con la humanidad adentro. Bolsonaro es sin duda uno de los peores personajes, pero no es un hijo enfermo de esta sociedad, es uno que refleja fielmente sus principios. Para ser ecologista no hay que romper solo con Bolsonaro, hay que romper también y sobre todo con los principios de la sociedad que él defiende.

Veamos otro ejemplo, como resultado de la crisis capitalista del 2008, el gobierno de Estados Unidos acordó un programa llamado TARP (Programa de alivio de activos problemáticos), para salvar con fondos públicos a las grandes instituciones financieras y automotrices, este programa ha dado $2,48 billones. En este punto no sabemos si seguir haciendo ecuaciones tiene sentido, aproximemos para no perder el tiempo en pequeñeces, otras 50 mil Amazonas. Esta es la lógica del ecologismo burgués. Un ecologismo que termina, donde empieza la ganancia. Un ecologismo que nace muerto, pero ayuda para conciliar el sueño de los destructores del mundo y sus apologistas. Para los socialistas primero está la naturaleza, a la que como humanidad pertenecemos y 4


L a vida nuda expuesta por A gamben (T omo I del H omo S acer ) como expresión de la alienación expuesta por M arx en sus M anuscritos E conómicos F ilosóficos de 1844 Oscar Rivas Monge

I Parte

de que la vida humana complejiza la vida biológica y no es en sí lo biológico mismo.

Resumen Agamben, reutilizando los conceptos de Aristóteles, plantea la separación entre lo que se conoce desde la Antigua Grecia como Bios y Zoé, categorías que hacen referencia a la vida biológica o el hecho biológico (Zoé) y a la vida política o bien la vivencia realmente humana más allá de lo biológico (Bios). Esta dualidad hace posible la idea de una vida desnuda o la nuda vida; lo cual hace referencia a una vida fuera de todo contexto y no cualificada, no humana.

La nuda vida es esa concepción de la vida como mera vida natural que deviene de la relación alienada del ser humano con la naturaleza y el no reconocimiento como creador de su propia historia. Palabras clave: Alienación, Bios, Naturaleza, Nuda Vida, Trabajo, Zoé. La alienación Definir la alienación no es nada sencillo ya que el concepto deviene de diferentes posiciones a lo largo de su historia. El presente artículo parte de la definición que le da Marx al concepto en sus Manuscritos Económicos-Filosóficos de 1844, dando una visión más completa de la alienación con los aportes de autores como Erich Fromm y Alfred Schmidt, entre otros articulistas.

La vida nuda, en tanto animalización de la vida misma, empata con el concepto de alienación expuesto por Marx, donde la existencia es despojada de lo humano ya que el producto del trabajo (vida objetivada) de la especie en general es adueñado por el capital y la humanización de lo real se pierde debido a que la propia vida le es ajena o arrebata al no ser dueño del producto de sus manos. Lo anterior es la reproducción del no reconocimiento como sujeto histórico y en tanto esto la no concientización 5

Para definir el concepto de “alienación” es antes necesario definir también qué es el ser humano en sí. Tratando de limpiar toda aspereza metafísica, se diría que el ser humano es una especie


natural en construcción, lo que lógicamente nos lleva a concluir que tenemos antepasados que también pertenecen al reino animal y que por lo tanto somos “hijos” de la naturaleza, entendiendo a esta como todo el reino biológico que proporciona los medios de subsistencia para todas las especies y la que brinda las condiciones para que se desarrolle una especie nueva de acuerdo a las condiciones del entorno.

a Marx- tanto materiales como ideales terminen siendo ajenas a nosotros mismos (Marx, 2011). He aquí la expresión de la alienación. La diferenciación como especie viene dada de la misma capacidad del ser humano de hacer trabajo, está capacidad de transformación hace que la propia especie humana tenga que buscar y recrear sus medios, ya que hay cierto despegue de la naturaleza misma, como diría Fromm hemos cortado el cordón umbilical con ella (Fromm, 1970), esto ha hecho que haya tenido que ingeniárselas en condiciones adversas y prácticamente desconocidas para poder subsistir en ese desarrollo.

Lo anterior conlleva a dos cosas: la primera que tenemos rescoldos de nuestros antepasados más cercanos y la segunda que como especie “nueva” tenemos ciertas características que nos diferencian de las demás, entre ellas el bipedismo y en definitiva la propiedad fundamental del homo sapiens sapiens la capacidad de hacer trabajo, de transformar la materia misma para solventar sus necesidades. La humanización de la naturaleza.

En el desenvolvimiento de ese desarrollo la alienación se ha expresado de diferentes maneras y en el capitalismo se expresa, al decir de Marx, en el trabajo alienado o enajenación del trabajo “el trabajo es externo al trabajador, es decir, no pertenece a su ser; en que en su trabajo, el trabajador no se afirma, sino que se niega; no se siente feliz, sino desgraciado; no desarrolla una libre energía física y espiritual, sino que mortifica su cuerpo y arruina su espíritu”. (Marx, 2001)

La primera de las características citadas anteriormente nos dice que en nuestra construcción como especie tenemos que lidiar con rescoldos animales, que son “barreras” para conocernos a nosotros mismos, estos rescoldos de “apego” a la naturaleza, de institividad es lo que va a generar que nuestras acciones no sean realmente conscientes y las mismas creaciones -parafraseando

Expone Schmidt: “El dominio de la naturaleza no organizado en forma socialmente justa, por grande que sea su desarrollo sigue significando que 6


se está a merced de la naturaleza” (Schmidt, 1977), Schmidt es claro en decir que la sociedad capitalista sigue reproduciendo los caracteres animales de nuestros antepasados, el ser humano no se ha reconocido aún como especie, no ha hecho suyo el conocimiento ya existente; se diría con esto, el ser humano no ha superado aún el estado biológico de la materia y tiene aún resabios primitivos de apego a la naturaleza, así como la tienen las demás especies. No hay reconocimiento, o al menos no completamente, de su papel activo y transformador.

su productor al ser convertido en mercancía, en conclusión, no solo se convierte el producto en mercancía sino la vida misma también, ya que detrás de este hay trabajo vivo acumulado, trabajo por medio del cual la especie humana se relaciona con la naturaleza (Marx, 2001). Es decir, toda la humanización que hay detrás de la creación de objeto le es despojada y la vida es animalizada ya que pierde su carácter humano. En palabras de Schmidt la mercancía “como “célula” de la sociedad burguesa refleja en sí la relación de la naturaleza con el proceso histórico” (Schmidt, 1977). En la mercancía se ve reflejada la alienación, ya que el producto del trabajo de la especie humana se viste de una “fetichización” impregnándole valor de cambio al producto, es decir, al convertirlo en mercancía, el producto del trabajo sigue siendo ajeno a su productor. “Al disolverse el valor de uso, se pierde el quantum del trabajo comunicado a la materia” (Ídem.).

El trabajo alienado es la forma por la cual se relaciona el ser humano con la naturaleza en la sociedad capitalista. Es alienado en el sentido de que la objetivación de la vida se da por medio del producto y este producto es despojado de

La alienación en el sistema capitalista expresada por medio del trabajo alienado y este objetivado en la mercancía deviene de las formas primigenias de alienación a la naturaleza. “Las alienaciones impuestas por el capital al trabajo, refuerzan e intensifican aquellas formas de alienación que vienen 7


del pasado bárbaro, agregándoles las enajenaciones originadas por la forma específica de la explotación capitalista”. (Sánchez, SF)

el mundo sensorial externo, con los objetos naturales, como mundo ajeno y hostil” (Marx, 2001). He aquí la reafirmación de como el ser humano alienado se expresa en la relación también con la naturaleza, la naturaleza es vista como externa no como el medio por el cual obtiene la materia prima para su sobrevivencia y a la cual pertenece como especie natural, pero creando un su propio mundo.

El trabajo alienado conlleva a que el ser humano no pueda reconocerse como sujeto de su historia o bien es la expresión de que la especie humana no ha podido romper con las estructuras objetivas y psíquicas que lo mantienen inconsciente de ser creador de su propio mundo. El rompimiento con la naturaleza ha hecho que el ser humano se vea obligado a crear sus propios medios de vida y en esta creación estos se han visto como ajenos a él debido a que no se reconoce como su creador.

La humanidad, a través de su producción, “extrae” sus valores de uso naturales y materiales de este “metabolismo universal de la naturaleza”, al mismo tiempo “insuflando una [nueva] vida” a estas condiciones naturales “como elementos de una nueva formación [social]”, generando por ese motivo una especie de segunda naturaleza. Sin embargo, en una economía mercantil capitalista esta segunda naturaleza asume una forma alienada, dominada por el valor de cambio antes que por el valor de uso, conduciendo a una fractura en este metabolismo universal. (Bellamy-Foster, 2013)

Toda su humanización, objetivada en sus creaciones, le es ajena. La vida humana, no meramente biológica, es vista como algo inalcanzable a pesar de ser creada por el propio ser humano y esto conlleva al no reconocimiento de las necesidades propiamente humanas teniendo solamente en cuenta aquellas necesidades biológicas básicas para la sobrevivencia, no así para una vivencia placentera en el mundo humano que es creación propia de la especie. “La relación del trabajador con el producto de su trabajo como objeto ajeno que lo domina. Esta relación es, al mismo tiempo, la relación con

La anterior aseveración deja 8


aún más claro las consecuencias del trabajo alienado y las dos caras del mismo, por un lado, el no reconocimiento de esta “segunda naturaleza” (lo humano) y por otro lado el rompimiento con el metabolismo universal, la relación entre naturaleza y ser humano. Sin caer en el dualismo cartesiano, se puede aseverar que la relación humanidad-producción-naturaleza mediada por la alienación en el sistema capitalista, visibiliza cierto rompimiento con la dinámica natural que hace posible el pensamiento dualista todavía imperante en nuestra época, lo cual conlleva al no reconocimiento del mundo humano y a un biologicismo instrumental que hace posible lo que luego, Agamben, llamará la vida nuda o vida desnuda (se desarrollará luego).

su historia le es arrebatada. ***Este artículo será publicado en dos partes. En esta entrega la primera parte, en la siguiente la segunda parte.

Bibliografía de la I Parte Belammy-Foster, J. 2013. Marx y la fractura del metabolismo universal de la naturaleza. Recuperado

d e

http://www.herramienta. com.ar/herramienta-web-15/marx-y-lafractura-en-el-metabolismo-universal-dela-naturaleza Fromm, E. 1970. Marx y su concepto del hombre. Fondo de Cultura Económica. México D.F., México. Marx, K. 2001. Manuscritos Económicos-Filosóficos de

1844.

Recuperado de https://www.marxists. org/espa ol/m-e/1840s/manuscritos/ Marx,

En conclusión, la alienación son aquellos resabios animales que persisten a lo largo de la historia y que hacen que el ser humano no se reconozca como sujeto de la historia. Está alienación se expresa en el capitalismo bajo el trabajo alienado y es por medio de este que la humanidad es despojada de su mundo humano, animalizando así la vida y visibilizando la vida desde una concepción meramente biológica. La mercancía al no ser apropiada por su productor este pierde su vida y se extraña ante las cosas que el mismo ha creado, su vida le es ajena y toda

K.

2011.

La

ideología

alemana. Recuperado de h t t p s : / / w w w. m a r x i s t s . o r g / e s p a n o l / m-e/1846/ideoalemana/ Sánchez, F. SF. El concepto de

alienación en los manuscritos económicos filosóficos de Karl Marx y

las interpretaciones polisémicas de este concepto en la filosofía contemporánea. de

https://academia.unad.edu.co/

images/foro%20filosofia/2010/ponencias/ ElConceptodeAlienacionenMarx.PDF Schmidt, A. 1977. El concepto de naturaleza en Marx. Siglo XXI. España.

9

Madrid,


APUNTE TRES SOBRE LA TEORÍA DEL VALOR TRABAJO

Diego Zárate Montero Ciudad de México

En estas reflexiones, me he planteado analizar la teoría del valor trabajo en dos dimensiones: como mecanismo para comprender el modo capitalista de producción, y para la conducción de la estrategia revolucionaria.

de la tecnología voy a partir de la agricultura, tema que fue tratado en el número anterior de la Nueva Chispa por Álvaro Rivas, porque exige considerar la historicidad de las clases subalternas como parte del análisis de la tecnología.

Anteriormente me he referido el tema de los ciclos económicos y los ciclos de luchas de clases, y también me he referido a algunos planteamientos que se derivan de recuperar el concepto de valor de uso dentro del análisis de la economía política, y en particular, siguiendo la pista de la fuerza de trabajo como mercancía en Kondrátiev. Este argumente debe ser revisado desde la perspectiva del análisis feminista de la economía política, ya que esta recupera el biopoder en crítica del cuerpo humano como simple mercancía. En el siguiente apunte ensayaré dicha revisión para establecer algunos postulados sobre la teoría del consumo que se originan en la ley de valor. Este enfoque será el requerido para abordar tema del deseo como límite de la tecnología, es decir, de la máquina humana de Turing (1950: 436).

1. Lucha de clases y tecnología La conjetura sobre la máquina que se fundamenta en la teoría del valor trabajo es que el cambio tecnológico, dígase, la introducción de máquinas que sustituyen horas de trabajo humano por horas máquina, se origina cuando los salario y/o la productividad del trabajo crecen tanto, que el costo de paralización del proceso de valorización aumenta hasta que la amenaza del mismo supera el costo de gastar en el diseño y construcción de una máquina que sustituya ese trabajo humano, de tal forma que se convierte en una dinámica que se impulsa a sí misma, en la medida que cada nueva máquina precisamente lo que hace es aumentar la productividad del trabajo, y por consiguiendo crea las condiciones sociotécnicas para el siguiente ciclo de lucha de clases y

Sin embargo, para introducir el tema 10


la siguiente innovación tecnológica.

una de los sectores y las ramas de la producción total y por ello es una relación estructural entre la clase capitalista y la clase trabajadora en dos sentidos: como condiciones recíprocas entre capitales (nivel global), es decir, como plusvalor relativo; y como relaciones recíprocas entre capitalistas y trabajadores (local), es decir, un ordenamiento de las mercancías a través del cual se asegura que siempre exista plusvalor absoluto en toda relación salarial individual específicamente capitalista.

Marx lo expresa, resumidamente, en la sentencia “el límite para el uso de la maquinaria está dado por el hecho de que su propia producción cueste menos trabajo que el trabajo sustituido por su empleo” (1984: 478) Sin embargo, Marx no sostiene explícitamente que sea la amenaza de huelga, como paralización del proceso de valorización, el elemento dinamizador en la introducción de la máquina en el proceso de trabajo, sino que para él son “las leyes coercitivas de la competencia” a través los costos de producción, lo que fuerza la introducción sistemática de estas máquinas dentro del modo de producción capitalista.

Marx denuncia esto precisamente cuando sostiene que: “el proceso capitalista de producción, considerado en su interdependencia o como proceso de reproducción, pues, no sólo produce mercancías, no sólo produce plusvalor, sino que produce y reproduce la relación capitalista misma: por un lado, el capitalista, por la otra el asalariado” (1984: 712)

Ahora, si se toman la división del trabajo “mental” de M. Prony, el Motor Analítico de Babbage y la Máquina de Turing como hitos del desarrollo histórico de la máquina hasta constituirse como máquina abstracta, entonces la misma se revela como un hallazgo para la historia crítica de la tecnología, porque demuestra, como Marx vaticinara, “en qué escasa medida cualquier invento del siglo XVIII se debe a un solo individuo” (1984: 452)

En este sentido, y con base en la noción de subjetivación política de Modonessi (2010: 15), se sostiene que la organización de los trabajadores para luchar contra la clase capitalista por salarios más altos, es una estrategia cuya experiencia de subjetivación política tiene un predominio de subalternidad por esto mismo, es decir, porque la lucha misma siempre se establece en

Por consiguiente, la tecnología debe ser explicada a partir de la ley de valor. Ésta determina la cantidad de trabajo social que se dedica a cada 11


términos de relación de explotación, de subordinación, y por si misma conduce a la sustitución de fuerza de trabajo por máquinas, y no a la emancipación.

clases subalternas, los de autonomía son aún menos frecuentes, como las Comunas de París de 1870. Sin embargo, la Revolución Bolchevique dio lugar a otras experiencias de subjetivación política, al principio bajo la forma de concejismo de fábrica, como en Mattick y Panekok (Modonessi: 2010: 108) y también otras como el uso de la Tabla de Grant por parte de Polakov en la implementación de los planes quinquenales en la URSS (Wren, 1980: 7), así como el Stankjovismo (Davies, 1989: 484)

La paralización del proceso se trabajó, la huelga como acontecimiento de insubordinación, constituyen los episodios de antagonismo, cuya amenaza que crea los incentivos para el desembolso por parte de la clase capitalista en la construcción de máquinas, es decir, de capital constante. En esta configuración de subjetivación política de la fuerza de trabajo organizada por la lucha salarial, la autonomía se manifiesta bajo la forma de experiencias de ocupación de los medios de producción, como el concejismo de fábrica, los métodos asamblearios para la división del trabajo y otras formas de gestión de la producción, en las que existe una autonomización total o parcial del poder de mando capitalista sobre el proceso de trabajo en tres sentidos: en las tareas de conceptualización del valor de uso, en las tareas de representación formal de ese valor de uso, y en las tareas de ejecución requeridas para creación material del valor de uso real.

De esta forma, si tomamos la Revolución Francesa, en tanto que enfrentamiento civil con facciones burguesas, obreras, artesanas y campesinas luchando contra otras facciones de su clase, pero principalmente contra la aristocracia, y por tanto como experiencia de subjetivación política de la clase trabajadora, entonces podemos registrar también que esa época como la primera vez que se aplicó los principios capitalistas de la división del trabajo a los procesos “mentales”, como relata M.Prony (Babbage, 2009:154) En segundo lugar, se tiene el Motor Analítico de Babbage como un segundo hito, en el cual hay un reconocimiento explícito del carácter bélico en el origen de dicha aplicación y se diseña por primera

Por tanto, si los episodios de antagonismo son escasos y episódicos en la historicidad de las 12


vez una máquina capaz de sustituir a los trabajadores de los talleres de cálculos matemáticos del siglo XVIII. El objetivo de Babbage es aplicar la ciencia a la producción, entre cuyas leyes cuenta las de la economía política, y entre las que se encuentra que “la mayor parte de las mejoras en la maquinaria son consecuencia de una “strike” entre los trabajadores”(2009: 244)

250) De esta forma, la intención explícita de Babbage con el Motor Analítico es sustituir fuerza de trabajo por máquinas, pero en el estado dado de su base sociotécnica, los únicos casos que tiene a mano son de lucha de clases para trabajo “manual” y en los cuales ya es evidente que “si los trabajadores se han combinado para pedir solo un pequeño aumento en el salario, y ganan, entonces han privado al público por muchos años de una invención” (2009: 248)

Para ilustrar esta ley pone el ejemplo de una mina de carbón en el propietario ante la firma un contrato no sabe si una “combinación” (p.e. un sindicato) puede surgir entre los trabajadores, lo cual puede implicar que el contrato sea una pérdida en vez de un beneficio. Por eso recomienda que debe incluir en el precio un incremento pequeño para cubrir el riesgo de que eso pueda suceder.

Por tanto, si el Motor Analítico de Babbage ya es una máquina abstracta, (como sostiene Turing poco más de 100 años después), que surge de la aplicación del conocimiento científico como arma en las manos de la clase capitalista de Gran Bretaña, aparece por primera vez en la misma década en que el ciclo decenas de luchas de clases inicia con la rebelión ludista en el campo agrícola conocida como “Swing Riots” en agosto de 1830 en Inglaterra (Caprettini y Voth, 2018) y que culmina con el alzamiento de Newsport que incluyó mineros en noviembre de 1839 en Gales (Chase, 2016).

Así, propone que se debe mantener siempre una reserva de materiales, por si una “combinación” surge, ya que si los mineros se van a huelga por un aumento de salario entonces los hornos serán detenidos y se detendrá todo el trabajo en mina. Pero si se tiene un stock de estos minerales en la superficie, esa cantidad debe considerarse un precio de cobertura contra el riesgo de una “combinación” entre trabajadores, y debe añadírsela al precio de la manufactura (2009: 249-

En tercer lugar, se encuentra la Máquina de Turing, la cual, bajo el concepto de máquina abstracta, reivindica el legado de Babbage en relación con la aplicación de la 13


ciencia para sustituir seres humanos por máquinas en la realización de cualquier tipo de tareas, ya no solo laborales. En este sentido, el mismo Turing calcula la cantidad de horas de trabajo que ahorra la computadora digital (p.455), y hace una observación sutil pero contundente sobre el caso de extracción de carbón en una mina (p.456), completando un ciclo de desarrollo tecnológico e iniciando otro. Todo esto, mediante la aplicación estricta del principio capitalista de división del trabajo, es decir, proponiendo la sustitución paulatina de humanos por máquinas a través de programar las computadoras para que imiten la conducta de los seres humano una por una, y no todas a la vez, subdividiéndolas en tareas, y estas a su vez en tareas más simples que pueden ser ordenadas para ser ejecutadas (1950: 449- 450).

incentivos en su construcción, ya que como sostiene el mismo autor: “Se requiere un estímulo considerable para inducir a alguien para que idee (contrive) uno nuevo y costoso proceso, y a menos que se presente el miedo a una pérdida pecuniaria ha actuado poderosamente, la mejora no ha sido hecha.” (2009: 247) Entonces, ¿cuáles fueron las condiciones de lucha de clases que generaron esos incentivos? Nada más y nada menos que la Segundo Guerra Mundial, como un desarrollo prototípico por parte de la Alemania Nazi y como una forma madura en manos de Reino Unido y Estados Unidos. En este sentido, permite conjeturar ésta como una explicación teórica al inadecuado desarrollo de la computación en la URSS (Dickson, 1988), pero abre el debate en relación con el actual desarrollo Chino al respecto (Yu, 2019).

¿Por qué no se construyó la computadora-máquina a mitad del siglo XIX, si conceptualmente ya era una realidad? Si seguimos el mismo razonamiento de Babbage, no existían los incentivos suficientes como para desembolsar tanta riqueza en el siglo XIX para construirla. En esto sentido, equivale a decir que las amenazas de huelga por parte de la clase trabajadora, considerada a partir de sus salarios, no alcanzaba un valor suficiente como para crear

Así, si se admite el desarrollo de la máquina como punto de partida teórico para una historia crítica de la tecnología, entonces su desarrollo histórico como máquina abstracta puede ser explicado en términos de la lucha de clases. Sin embargo, la presentación de evidencia a favor de esta afirmación excede el alcance de esta exposición. Esta dinámica de cambio tecnológico y lucha de clases 14


puede ser representada mediante un juego en cual, al igual que en la Máquina de Turing, hay tres tipos de jugadores: i) la clase capitalista, como la que adelanta un capital dinerario a cambio de obtener una ganancia, ii) la fuerza de trabajo, como el obrero colectivo cuyo acción colectiva da como resultado plusvalor, iii) los managers, como posición contradictoria de clase que se encarga de vigilar y controlar a la fuerza de trabajo para asegurar la ganancia para la clase capitalista.

(Carpenter y Mathews, 2003), en el cual la coordenadas subjetivas de subalternidad, antagonismo y autonomía se constituyen en configuraciones desiguales para cada obrero parcial en el tiempo, y da lugar a manifestaciones de consciencia de clase a partir de la organización de su acción colectiva en diversas formas históricas, como los sindicatos u otras. De acuerdo con esto, el nivel social de salario, el fondo de reposición se determina por el predominio de alguna de esas coordenadas sobre las otras ordinalmente tal que subalternidad < antagonismo < autonomía por lo que cuando existen tensiones de subalternidad hacia antonismo o de

La fuerza de trabajo se caracteriza por constituir la clase trabajadora en sí, y la conjetura marxista, es que su proceso histórico como clase para sí se desarrolla como proceso evolucionario de aprendizaje

15


antagonismo hacia autonomía, la acción colectiva conflictual aumenta, lo que desencadena una mayor cantidad de episodios de huelgas por reclamaciones salariales. Cuando hay un triunfo parcial, y aumenta el nivel de salario, la misma amenaza de paro tiene un costo mayor, y por tanto han aumentado los incentivos para invertir en una máquina que sustituya a esos trabajadores. La clase capitalista, de esta forma, tiene dos estrategias, contratar managers para que representen y personifiquen sus intereses, mediante tareas de vigilancia y control de la fuerza de trabajo, o pueden invertir en una máquina para que sustituya a una parte de la fuerza de trabajo y de los managers. De esta manera, la inversión en capital constante aparece explicado en términos de la lucha de clases, y como resultado la vigencia histórica de la ley del valor. ¿De qué depende la configuración predominante de subjetivación política en la fuerza de trabajo en un momento de la historia? Esta es quizá la pregunta clave que debería responderse actualmente materialismo dialéctico. Marx, con la ley general de la acumulación capitalista nos ofrece un marco adecuado para responder a ello, ya que al ser una dinámica interna del propio desarrollo histórico del modo

de producción capitalista, ocasiona el aumento del ejército industrial de reserva (1984: 797), volviendo obsoleta a la fuerza de trabajo de manera recurrente, como fue el caso del efecto de la máquina de coser que el Marx describe, en el que se pasó de una máquina operada por un adulto y varios ayudantes más débiles a una máquina de mesa operada por mujeres jóvenes (1984: 575) Más aún, si se considera el concepto de “autómata central” que ofrece Marx para describir la industria maquinizada más desarrollada como “sistema organizado de máquinas de trabajo que sólo reciben su movimiento de un autómata central, por medio de la maquinaria de trasmisión” (1984: 564), cabe preguntarse si la combinación de este “autómata central”1 junto 1) Turing (1950: 439) es muy claro cuando separa lo eléctrico de lo mecánico, correspondientes respectivamente a la máquina física y la máquina abstracta, siendo solo la segunda la de interés para la programación computacional. Esto podría parecer una diferencia irreductible entre esa máquina abstracta y la máquina de Marx, constituida por tres pares, motor, transmisión y ejecución (1984: 453) pero diferentes conceptualmente de las tres que propone Turing, almacenamiento, ejecución y control (1950: 437) Sin embargo, la máquina como valor de uso (medio de consumo o de producción) es la conjunción de la máquina física y la máquina abstracta, y solo como tal entra a la esfera del consumo productivo y del improductivo. Aunque teóricamente el Motor Analítico de Babbage es una máquina abstracta, prácticamente requiere de una fuerza motriz para ser máquina universal, es decir, poder imitar a las otras máquinas. Más aún, la electricidad es un costo muy importante, y por tanto cuando la clase capitalista, o

16


con el impacto de la introducción de la máquina de coser, permite comprender la transformación del Motor Analítico de Babbage en la computadora digital personal introducida por IBM en 1981 y su impacto en la fuerza de trabajo.

trabajadores en la lucha salarial, y que por tanto esta forma de lucha es predominantemente subalterna porque no es capaz de romper con la relación de subordinación, entonces es necesario averiguar cuáles pueden ser estrategias alternativas de lucha en las cuales la aspiración emancipadora sea más fecunda.

Más allá de esto, el desarrollo contemporáneo de estas tecnologías digitales, que ya vencieron en ajedrez al ser humano en 1997, dándole la razón a Turing a propósito de para final del siglo XX algo así ya habría ocurrido, su aplicación en la agricultura, como se destacó en el segundo hito, reaparece en la actualidad bajo la forma de la bioinformática en el campo de la inteligencia artificial. 2. Autonomía y tecnología Si se admite que el cambio tecnológico está guiado por la lucha de clases en las sociedades donde predomina el modo de producción capitalista, motivada por la acción colectiva de los sus managers, realizan el cálculo para saber si invertir en una máquina o no, deben considerar el costo de la energía que consume la máquina, el cual es uno de los elementos que explican que a mediados del siglo XIX no se pudiera producir máquinas universales puramente mecánicas. Así, en términos de costos, como es el tema discutido aquí, el análisis se distancia del aspecto puramente técnico entre la electrónica y la informática, aunque no es independiente de él. Fue precisamente la revolución electrónica, posterior a la publicación de este artículo de Turing, lo que destaca Braverman como las condiciones objetivas necesarias para el desarrollo del control numérico (1998: 136).

17

En este sentido, para indagar el asunto es necesario considerar que la propiedad sobre los medios de producción le permite a la clase trabajadora experimentar formas de subjetivación política en las que las tareas de conceptualización, de representación y de ejecución no responden a la consecución de la ganancia de la clase capitalista ni a las órdenes dadas ni a los controles impuestos por los managers. La agricultura, por su carácter antropológico, es previa al modo de producción capitalista y orgánicamente conectado con el desarrollo del ser humano en todos sus ámbitos, y de la cual podrían esperarse diversas experiencias de subjetivación política con predominio de la autonomía y el antagonismo, como los ejidos, el campesinado propietario, así como las múltiples y diversas formas de agricultura orgánica de los pueblos originarios de todos los continentes. La importancia de la agricultura dentro de la economía capitalista


fue ampliamente destacada por los fisiócratas en la Francia preRevolucionaria. No solo la Tableau Économique pudo servir como referente para los esquemas de reproducción de Marx, sino que además la determinación del valor de la fuerza de trabajo a nivel social, tanto por el plusvalor relativo como por la etapa en el ciclo de lucha de clases, pasa por la determinación del valor de una canasta de medios de subsistencia suficiente para reponer su fuerza de trabajo. Esta canasta, como destacara Le Trosne (1777: 7) sobre todas las mercancías en general, se constituye en primera instancia, como productos extraídos de la Tierra, y es a través de la manufactura y la industria que son transformados.

ciencia a la agricultura, y en particular los desarrollos de la termodinámica, ha dado lugar a los monocultivos, los transgénicos, así como a otras teorías de valor semejantes a la de los fisiócratas, como la de Nicolás Georgescu-Roeguen (1977). El mecanicismo en el análisis de la teoría del valor conduce en este caso a considerar que la transferencia de energía de energía del sol a las plantas, semejante al de la transferencia de energía de los alimentos a la fuerza de trabajo, es semejante a la transferencia de valor de la fuerza de trabajo a la materia prima a través del medio de trabajo. En este sentido, el trabajo termodinámico, (el diferencial de la presión entre el diferencial del volumen) y el trabajo humano, las horas de trabajo durante la jornada laboral, no son mutuamente excluyentes, pero tampoco son idénticos. De ser lo mismo, la impresora 3D constituiría el fin del trabajo “manual”, ya que dichos dispositivos son capaces de realizar cualquier trabajo termodinámico requerido para producir una mercancía dada. En tanto que trabajo termodinámico, la impresora 3D es una máquina de Turing que imita la pericia manual de la fuerza de trabajo. Esto permite preguntarse si ante un recrudecimiento de la lucha de clases se construirían en un

Para los fisiócratas este origen puramente extractivo de toda forma de riqueza implicaba que el valor, como la energía potencial, existía naturalmente en las cosas, y el trabajo humano solo se encargaba de manipular ese valor sin añadirle más. Esta teoría naturalista de valor contrasta abiertamente con la teoría del valor trabajo de Smith, y a pesar de ser materialista como la de Marx, resultan completamente antagonista, siendo considerada esa del valor como producto del materialismo vulgar.

Sin embargo, la aplicación de la 18


plazo breve impresoras 3D gigantes y masivas, capaces de desplazar más fuerza de trabajo de ejecución manual.

del capital, como la comuna socialista El Maizal en Venezuela (Rodríguez, 2019), las empresas recuperadas en Argentina (Pizzi y Brunet, 2012) o las fincas agroecológicas y los cultivos tradicionales.

Pero el trabajo humano no solo es trabajo termodinámico, sino que es una relación entre personas soportada mediante relaciones entre cosas, y por tanto la introducción de máquinas, por ejemplo, en la agricultura, transforma las relaciones entre las personas, aunque el proceso termodinámico no varíe (i.e. la cantidad de Joules requeridos). Es precisamente el malestar en esas relaciones entre personas originado por la introducción de esta maquinaria lo que subyace en los episodios de insubordinación, como las ya mencionadas rebeliones de Swing y el alzamiento de Newsport en la gran Bretaña de la época de Babbage, o como las huelgas de taxistas en todo el mundo por las plataformas Uber Cabify o DiDi.

Las licencias copyleft crean una forma de propiedad colectiva sobre la máquina abstracta, no solo la máquina física, y es sobre esa forma de propiedad que el método de desarrollo abierto, cuya característica son las prácticas comunitarias y colaborativas en la generación de soluciones y resolución de problemas productivos. En este sentido, obreros colectivos como Apache, revelan que otras formas de jerarquía ajenas a los managers capitalistas pueden ser más eficientes, como es el caso de los métodos asamblearios de red que caracterizan mucho desarrollo en código abierto (Fielding, et. al., sf: 3) Si bien estos métodos de gobierno de las relaciones humanas durante la jornada laboral y la producción de riqueza se acompañan de características técnicas muy específicas del software, como la modularidad, ha sido la combinación de prácticas comunitarias colaborativas, como en los procesos de investigación científica, lo que han puesto a la vanguardia las tecnologías abiertas, por encima de las tecnologías privativas, pero

Esto me conduce al punto con el que quiero cerrar este apunte, y es la aparición de formas de propiedad y de producción con el desarrollo histórico de la máquina abstracta, es decir, las licencias copyleft y las comunidades de código abierto, y cómo su experiencia podría implementarse en los procesos agrícolas de producción que se encuentran parcial, o totalmente, autonomizados del poder de mando 19


solo en la medida en que resultan más eficientes que los métodos específicamente capitalistas.

agrícola, a pesar de que podrían utilizar plataformas informáticas como medio de colaborar, tendría que proteger esa información con licencias copyleft para que las corporaciones no lo privaticen, quienes podrían hacer una suerte de bioprospección entre las redes de agricultores, y al mismo tiempo, implementar esquemas de comercio e intercambio de medios de producción entre obreros colectivos para el mejoramiento genéticos, el desarrollo de nuevas variedades, y por tanto, trascender el ámbito de la máquina abstracta y disputarle a la clase capitalista la propiedad sobre las máquinas físicas.

Es decir, las comunidades de desarrollo abierto son capaces de desplazar el modo específicamente capitalista de producción de su ámbito porque la propiedad colectiva sobre la máquina abstracta les permite mostrar que los managers, y la clase capitalista en general, representa un freno para el desarrollo de las fuerzas productivas en el sentido de la aplicación de la ciencia a la producción, y el crecimiento del software de código abierto constituye en la evidencia de ello. De esto se sigue que si otras ramas productivas, como la agricultura, quisieran replicar estas prácticas con el fin de autonomizar la producción del poder de mando del capital tendrían que estar dispuestos a transformar sus métodos productivos individuales y parciales, y constituir grandes redes de colaboración, como Github o Stackoverflow, donde se comparta información sobre los procesos agrícolas que hoy se mantienen como secreto, tanto a nivel corporativo (Monsanto, Nestlé), como a nivel de la producción local en los diversos territorios. Más aún, ese intelecto general constituido entre diversos obreros colectivos de la misma rama

Finalmente, la aplicación de la ciencia a la agricultura en este sentido colaborativo solo podrá superar al modo de producción capitalista si resulta más eficiente, es decir, si produce más riqueza con menos horas de trabajo y menos medios de producción, y por tanto a menor costo ecológico y financiero2.

2) La noción de comunidad basado en prácticas colaborativas es destacado por Diaz Polanco (2011: 23-24) con el caso de la conservación in sitú es una estrategia en la que es vital la participación de las comunidades(saber tradicional y prácticas colectivas) y que tiene la doble ventaja conservar los hábitats y preservar una mayor cantidad de genoplasma a menor costo Por ejemplo la práctica del cahuite en Chimalapas (Tehuantepec), una combinación productiva temporal de cultivo a la orilla de los ríos, de alto rendimiento y variedades de semillas de distintos ciclos que no perturba el equilibrio del ecosistema. Esta práctica colaborativa es incompatible con el modo capitalista de producción como el mismo autor destaca.

20


Esto supone que muchos métodos agrícolas tradicionales o artesanales deberán ser abandonados por los propios agricultores y adoptar los más eficientes de la comunidad, tal y como sucede constantemente con las metodologías y patrones de desarrollo de software. Si no lo hacen de manera colaborativa y voluntaria, la clase capitalista lo hará de todas formas, pero de manera jerárquica y coercitiva, tal y como el juego teórico propuesto en este apunte.

semillas socialistas (Chávez, 2009:10), en la construcción de nuevas instituciones que permitan iniciar ciclos de victorias de la clase trabajadora sobre la capitalista, como plantea Gramsci (2006: 63) Para ello, se requerirá de echar a andar el uso de dispositivos como las criptomonedas para facilitar el comercio no capitalista entre los miembros de las comunidades, promover la alfabetización digital, y desvincular la riqueza colectiva de los métodos de representación burgueses, liderados por las monedas nacionales y sus bancos centrales. Con esto, estas monedas sin estado, apoyadas tanto por libertarios como anarquistas, pueden servir para contrarrestar en el mediano plazo la hegemonía burguesa basada en la extorsión económica (especulación financiera) y la manipulación (relación salarial), y contribuir a la creación de condiciones, tanto subjetivas como objetivas, para la revolución comunista mundial.

Reflexiones finales El argumento comunista en relación con las luchas salariales es el abandono de dicha lucha y el acogimiento de otras directamente relacionadas con la emancipación, y en este sentido, con la lucha de clases a través de formas de producción de riqueza autonomizadas del poder de mando capitalista e incompatibles con sus formas de propiedad. En este sentido, la constitución de comunas autonómicas de producción agroecológica, organizadas a través de métodos asamblearios de red y articuladas alrededor de prácticas comunitarias de colaboración en la aplicación de la ciencia a la producción, deben servir como vanguardia de una trayectoria de subjetivación política con predominio de la autonomía,

Como sostuviera el mismo Marx, cuando analizó la tecnología de su época, “no cabe duda alguna de que la inevitable conquista del poder político por la clase obrera también conquistará el debido lugar para la enseñanza tecnológica teórica y práctica en las escuelas obreras.” (1984: 594)

21


Bibliografía Braverman, Harry (1998) Labour and Monopoly Capital.The degradation of work in XX century. New York, Monthly Press Review. Babbage, Charles (2009) On the Economy of Manchiner and Manufactures. Londres: Charles knight Pall Mall East. ISBN 978-1-108-00910-2 Carpenter, Jeffrey; Mathews, Peter (2003) Behavioral Marxism I: Collective Action. Didlebury College, Department of Economics. Documento digital disponible en (https://pdfs.semanticscholar. org/9eb0/336dfe2f47ea846791ed80bccdaacd67d4b5.pdf.) (Consultado el 30/09/2018) Caprettini, Bruno; Voth, Häns-Joachim; (2018) Rage againt the machines: Labour-saving technology and unrest in England.1830-1832.

Versión digital disponible en (http://www.cream-migration.org/

uploads/Caprettini_Voth_-_Swing.pdf )(Consultado 9/09/2019) Chávez Frías, Hugo (2009) Aló presidente teórico 1: Las comunas y los cinco frentes para la construcción del socialismo. Caracas: Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información Davies, R (1989) Stakhanovism and the Soviet System: A Review Article. Soviet Studies, Vol. 41, No. 3 pp. 484-487 Diaz Polanco, Héctor (2011) La rebelión zapatista y la autonomía. México: Siglo XXI Editores Dikson, Davis (1988) Soviet computer lag. Science, New Series, Vol. 241, No. 4869 p. 1034 Fielding, Roy; Hann, Il-Horn; Roberts, Jef; Slughter, Sandra (sf) Why do developers contribute to open source proyectos? First evidence of economic incentives. Carnegie Mellon University. Documento digital disponible en (https://pdfs.semanticscholar.org/953d/9faa84cca23a9f3bc07d23eaba83acdb25fa.pdf) (Consultado el 7/07/2019) Georgescu-Roeguen, Nicolas (1977) The Steady State and the Ecological Salvation: A Thermodinamic Analysis. BioScience. Vol 7. No. 4 London: Oxford University Press. pp.266-270 DOI: 10.2307/1297702 Gramsci, Antonio (2006) El consejo de fábrica. En Antonio Gramsci: Vidas Rebeldes. Editor Nestor Kohan. Colombia: Ocean Sur. ISBN 10:978-1-920888-56-9 Le Trosne, Guillerme (1777) De L’Intérêt Social. Par rapport á la valeur á la Circulation, á l’Industrie, au Commerce intériur e extérieur: Paris: Librería Hermanos Debure. Digitalizado por Google, disponibe en (http://books.google.com) (Consultado el 13/02/2013) Marx, Karl (1984) El Capital. Crítica de la economía política. México: Siglo XXI Editores. Malcom, Chase (2016) A new account of George Shell and the Newsport Rising. Gwent Local History Journal Vol 119. pp. 19-26 Modonessi, Massimo (2010) Subalternidad, antagoismo, autonomía: marxismo y subjetivación política. Buenos Aires: CLASCSO/Prometeo Libros. ISBN 978-987-1543-46-5

22


Pizzi, Alejandro; Brunet, Ignasi (2012) Acción colectiva, autogestión y economía social. El caso de las empresas recuperadas en Argentina Revista de Estudios Sociales, núm. 42. pp. 57-70 Turing, Alan (1950) Computing machinery and intelligence. Mind Vol 59 No. 236. pp433-460

Rodrigez Gomez, Thaís (2019) El Maizal, semilla de la patria socialista. Documental disponible en (https://youtu.be/CowgGlWKxrE) (Consultado el 16/08/2019)

Wren, Daniel (1980) Scientific Management in the U.S.S.R., with Particular Reference to the Contribution of Walter N. Polakov. The Academy of Management Review, Vol. 5, No. 1. pp. 1-11 Yu, Huang (2019) Robot Threat or Robot Dividend? A Struggle between Two Lines En “Dog Days”. Eds. Ivan Franceschini y Nicholas Loubere. Australia: ANU Press. pp.54-59. ISBN 9781760462932

Fotografía de Sergio Ruiz Zamora

23


ECOLOGÍA, MARX: ECOLOGIA

SOCIEDAD NATURALEZA SOCIEDAD Y NATURALEZA. PROBLEMATIZACIONES SOBRE PROBLEMATIZACIONES SOBRE MARXISMO MARXISMOECOLÓGICO ECOLOGICO Emanuel Campos I Parte

fuerzas productivas, cuestiones como la energía eléctrica, la quema de combustibles fósiles, la tecnología, etc (Boockchin 1976). No obstante, se pueden rastrear elementos ecologistas (o, por mejor decir, preocupaciones de carácter ambiental) en el pensamiento marxiano. El argumento es que, si bien textos como el Manifiesto Comunista presentan un carácter prometeico y productivista, Marx desde su juventud albergó una profunda preocupación por la problemática ecológica. Autores relevantes en esta línea de marxismo ecológico como Foster, Burkett, Moore o Saito (fundamentales para comprender los recientes análisis sobre el pensamiento ecológico en Marx) que han mostrado la importancia de lo ambiental en la obra de Marx (a partir de textos inéditos o recientemente editados). Sin embargo, podemos rastrear en el mismo Marx preocupaciones de carácter ecológico. Por ejemplo, en sus Manuscritos Filosóficos de 1844, Marx esboza la siguiente definición del concepto de naturaleza:

Durante casi dos siglos de pensamiento marxista, se ha tenido la concepción errónea de que el marxismo no ha abordado suficientemente el tema ecológico. Esto es así, además del desastre ambiental que provocó el modelo soviético (incluido un pésimo manejo del tema nuclear, verbigracia véase Chernóbil), por las lecturas desarrollistas y productivistas del pensamiento marxista. Este pequeño ensayo, se distanciará de las posiciones productivistas y desarrollistas de las interpretaciones de la obra de Marx, ya que según Michael Husson “en la obra de Marx hay varias concepciones que, con riesgo de simplificación, se puede calificar de prometeica, productivista y metabólica” (Husson, p. 87, 2018). El marxismo ecológico es una postura que rompe contra el proyecto moderno civilizatorio. Aunque autores como el anarquista ecológico Murray Bookchin manifestaron que Marx escribió sus principales textos en una época histórica donde aún no se manifestaban problemas ecológicos relevantes, o de escasa o nula participación dentro de las

La naturaleza es el cuerpo inorgánico del hombre, es decir, la naturaleza en 24


cuanto no es ella misma el cuerpo humano… el hombre vive de la naturaleza, esto quiere decir que la naturaleza es su cuerpo con el que debe permanecer en un proceso continuo, a fin de no perecer. El hecho de que la vida física y espiritual del hombre depende de la naturaleza no significa otra cosa sino que la naturaleza se relaciona consigo misma, ya que el hombre es una parte de la naturaleza. (Marx, 2004, p.112).

función que en ningún momento se desconoce, más bien al contrario, la relación hombre-naturaleza es un principio fundamental en la construcción teórica de Marx. Por ejemplo, en el caso de la agricultura no quedaría al margen de esta conducta. Se persiguen unos rendimientos agrícolas cada vez más altos y para lograrlos se trastoca todo, se rompe con la producción agrícola el “metabolismo natural. Es así que, según Marx, mediante la gran acción civilizatoria del capital se logra una “apropiación universal de la naturaleza” (Husson, 2005, p. 87). Según Marx: “la naturaleza se convierte puramente en objeto para el hombre, en cosa puramente útil; cesa de reconocérsela como poder

En este mismo sentido, también es reveladora la critica que hace Marx al programa Gotha: “El trabajo no es la fuente de toda riqueza. La naturaleza es la fuente de los valores de uso (¡que son los que verdaderamente integran la riqueza material!), ni más ni menos que el trabajo, que no es más que la manifestación de una fuerza natural, de la fuerza de trabajo del hombre” (Marx, K, 2000, p. 8). En definitiva, no existe fundamento para la afirmación que Marx no considera las condiciones naturales o que adopta una posición “antinaturista”, lejos de semejante idea, el proceso de trabajo, entendido como apropiación de la naturaleza, es fundamental en toda la teoría de Marx, y la naturaleza cumple una 25


para sí; incluso el reconocimiento teórico de sus leyes autónomas aparece como una artimaña para someterla a las necesidades humanas, sea como objeto del consumo, sea como medio de la producción (Marx,2007, p.56).

1867 (Saito, 2017). Marx extrajo originalmente su concepto de metabolismo universal de la naturaleza y su relación con la reproducción social y ecológica, del trabajo de su amigo y camarada Roland Daniels. Este le transmitió a Marx que intentaba aplicar los conocimientos fisiológicos más nuevos para tratar la actividad material de los seres humanos, tanto a nivel individual como social, como un objeto de investigación científica materialista. (Saito, 2017). Marx utilizó ese concepto (metabolismo) en dos principales sentidos: como una analogía o metáfora biológica para ilustrar la circulación de las mercancías, y de manera más general como un intercambio entre hombre y tierra, o un intercambio entre sociedad y naturaleza (Martinez-Alier 2004). Schmidt (2014) de nuevo dedicó buena parte de su libro para realizar una detallada interpretación del uso del concepto de metabolismo y reflexionar sobre sus implicaciones sociales, históricas, ecológicas y cósmicas, sintetizadas en una premisa dialéctica clave: “Marx concibió el trabajo como un proceso de progresiva humanización de la naturaleza, un acto que coincide con la gradual naturalización del hombre” (2014, p. 81, traducción mía).

El concepto de metabolismo en Marx Aunque las conexiones teóricas e intelectuales de Darwin y Marx han sido abordadas con cierta frecuencia por los historiadores de la ciencia o los filósofos marxistas (Foster 2000), debemos a A. Schmidt (1976) lo que ha resultado una revelación crucial. Marx, no solamente había leído extensamente a los naturalistas de su época, también había abrevado de un autor clave, el holandés Jacob Moleschott (1822-1893), reconocido ampliamente en los círculos de las ciencias naturales de Europa, quien escribió varios libros entre los que destaca Der Kreislauf des Lebens (El ciclo de la vida, 1852), un verdadero tratado de ecología decimonónico. De esa lectura Marx derivó el concepto clave que le permitió construir su teoría crítica sobre el capitalismo: el de Stoffwechsel, que significa intercambio orgánico o metabolismo. Marx utilizó el término (Stoffwechsel) en borradores escritos al final de la década de 1850 y en el volumen i de El capital publicado en Hamburgo en

La conexión que hace Marx de su 26


teoría económica con los procesos naturales surge de una distinción clave entre valor de uso y valor de cambio: Como creador de valores de uso, como trabajo útil, el trabajo es por lo tanto una de las condiciones de existencia del hombre independiente de las formas sociales, constituye una necesidad natural eterna para mediar el metabolismo entre el hombre y la naturaleza, y por lo tanto la vida humana. (Schimidt, 2014). Por ello Marx les llama, respectivamente, la forma natural prosaica, concreta y particular del trabajo; y la forma supranatural, abstracta y general del trabajo.

Bibliografía de la I Parte

Esta distinción permite a su vez hacer una diferencia tácita entre intercambio ecológico e intercambio económico, lo que resulta crucial en la construcción de una teoría económico-ecológica.

spip.php? article13543 el 09 de junio de

Bookchin, Murray. 1976. El anarquismo en la sociedad de consumo. Barcelona: Editorial Kairós. Foster,

John

y

marxismo y la la ecología.

Clark,

B.

El

dialéctica

de

Recuperado de:

https://derrotaynavegacion.wo r d p r e s s . com/2016/11/13/el- m a r x i s m o - y - l a dialectica-de-

laecologia/ el 09 de junio

de 2018 Husson, M. (2018). ¿Inventó Marx el ecosocialismo? Viento sur: Por

una

izquierda alternativa, ISSN

1133-

5637, Nº. 156, 2018, págs.

87-100.

Recuperado de: https://vientosur.info/ 2018. Marx, K. 2004. Manuscritos económicos-filosóficos de 1844. Buenos Aires, Argentina: Colihue. 2000. El capital. Crítica de la economía

***Este artículo será publicado en dos

política. México, D.F, México: Fondo de

partes. En esta entrega la primera parte,

Cultura Económica.

en la siguiente la segunda parte.

Vol.3 (London: Penguin Books; 1981 [1894]). Capital,

Vol.1

(London:

Penguin

Books; 1976 [1867]).

El Capital, Libro 3 (México: Siglo XXI;

1976 [1894]).

El Capital, Libro 1 (México: Siglo XXI;

1975 [1867]).

27

Le Capital, Livre 1 (Paris: Champs


Flammarion; 1985 [1867]). (2007)

Elementos

de la

para

la

economía

(Grundrisse)

crítica política.

1857-1858, Ed. Siglo

XXI, 2007. Disponible en https:// lahistoriadeldiablog.wordpress. c o m / 2 013/10/20/karl-marx- grundrissetomo-iii-y-iii- descargar-libros Marx, K. 2000. Crítica del programa de Gotha. Toronto, Canadá: Elaleph. Martínez

Alier,

J.

(2004).

“Marxism, social metabolism, and ecologically unequal exchange”,World Systems

Theory

Environment, 19-22

and

sept.

the Lund

University. Saito, K. 2017. Karl Marx´s Ecosocialism. Nueva York, Monthly Review Press.27 (2017). “Marx en el Valor, fractura

Antropoceno:

metabólica y el dualismo

no- cartesiano”, en Marxismo crítico de noviembre de 2017). el 10/5/19 en:

(29

Accesado

h t t p s : / /

marxismocritico.com/2017/11/29/marx-enel-antropoceno-valor-fracturametabolicay-eldualismo-no-cartesiano/. Schmidt, A. (2014[1962]) The Concept of Nature in Marx. Londres:

Verso

Collage de Alejandra Segovia

28


Reseña “El Entusiasmo ” El Entusiasmo Anónimo En el último mes tuve la oportunidad de leer el ensayo “El Entusiasmo, Precariedad y Trabajo Creativo en la Era Digital” de la filósofa española Remedios Zafra ganadora de la entrega 45 del concurso de Ensayo de Editorial Alfaguara en el 2017.

la inclusión gradual de nuevos medios de comunicación traen como consecuencia necesaria la creación de nuevas formas de convivencia y un re valorización de la forma en que se realiza el trabajo. Para la autora una de las grandes consecuencias de la Internet y de la sociedad mundo conectada, es el cambio que esta ha traído a la hora de pensar las humanidades como trabajo asalariado. La internet ha tenido un efecto de doble filo al dotar capacidad de expresión a todos. Si bien es cierto que por un lado la internet ha dotado de voz a sectores anteriormente desprovistos de esta, esta democratización ha traído como efecto secundario la deslegitimación del trabajo creativo e investigativo. Efecto visto tempranamente por la burguesía y explotado de forma oportuna para precarizar el trabajo de los que ejercen estas profesiones; siendo a la vez un discurso deshonesto, no se puede tener acceso a la capacidad creadora con el estómago vacío. El que tiene la capacidad de crear siempre estará dotado de una serie de privilegios materiales/ temporales que le permitan explorar su capacidad de expresión.

El texto, ofreciendo una combinación de elementos narrativos así como elementos de no ficción, busca explorar las maneras en que el Neo Liberalismo explota la capacidad humana de emprendedurismo en la era digital, principalmente a aquellos trabajadores que se dedican a trabajos de humanidades, investigación y de gestión cultural (escritores, artistas). Así como la manera de pensar la postmodernidad en la era digital. Zafra, quien es normalmente considerada dentro de la corriente de ciberfeminismo inaugurada por Donna Haraway en su famoso ensayo “Manifiesto Cyborg” (1983); busca explorar las maneras en que la “modernidad conectada” y la llamada “la aldea global” de Marshall McLuhan (véase “Los medios de comunicación como extensiones del hombre” (1964)) afectan la forma en que nos relacionamos con el mundo y con el otro. Pensar de qué manera 29


En la medida en que el discurso burgués nos acerca más a la “post verdad” y los “micro relatos” se vuelve más difícil en la mente del ideario burgués poder legitimar el trabajo investigativo profesional frente a las opiniones meramente personales de un “amateur”. Es decir; ¿si tanto el investigador humanista como el que escribe de forma informal produce cultura entonces donde se puede trazar la línea que diga que este es digno de un salario pero que este otro no? ?De qué manera puedo considerar a un fotógrafo profesional, si tanto él como el usuario de instagram produce fotografia? Y ¿qué hace diferente a uno que al otro para que este sea merecedor de tener las garantías plenas de un trabajador asalariado, frente al otro que lo hace por hobbie?

“proyección” con la promesa de un posible trabajo futuro. Hay quienes eventualmente terminan cediendo al hambre y la búsqueda de algún tipo de estabilidad laboral dedicándose a otra cosa. Un ciclo constante de “soldados de reserva” entusiastas, que sacrifican su tiempo y energía en un tiempo incierto ante la promesa de un trabajo, acompañado de mitos románticos de “artistas pobres” y la legitimación de una forma de trabajo sobre otra. En otras circunstancias estos entusiastas terminan estableciendo cuentas en plataformas de “economía colaborativa” (Patreon, donaciones por medio de Paypal, etc); que permita que el público decida pagar por lo que se quiere producir. Este tipo de informalidad tiene como consecuencia necesaria que el trabajador no tenga acceso

De acuerdo a Zafra, esta incertidumbre y la inexistencia de una respuesta gremial a estas preguntas ha sido utilizada por el modelo neoliberal para ofrecer trabajos no remunerados a quienes quieran incursionar en las humanidades. Jóvenes estudiantes recién graduados que quieren luchar por una cantidad cada vez mas pequena de plazas en la investigación, deben de legitimar su trabajo de forma gratuita colaborando en revistas y proyectos culturales a cambio de recibir “reconocimiento” y 30


a los beneficios que si tiene un trabajador formal, tales como el acceso a un seguro de vida, días de vacaciones, una fuente de ingreso estable y la incapacidad de pertenecer a una asociación gremial. Realidad felizmente aprovechado por una burguesía decadente, incapaz de producir empleos y replanteando el empleo no como un derecho humano, sino como una carencia moral del desempleado. No es culpa del mercado que nadie quiera pagar por vuestras ideas, y ahora tienes la capacidad de poder trabajar de forma independiente y ser tu propio jefe; nos dice una burguesía en decadencia, incapaz ni siquiera de darnos unas pocas migajas. Rompiendo finalmente con sus mitos fundacionales.

abarcar los temas de las relaciones interpersonales a través de la internet y la pérdida creciente del anonimato virtual como proyecto de seguridad (inter)nacional a través de las redes. La promesa de participación “democrática” en internet ahora atada con nombres y apellidos a bases de datos luego usadas por grandes compañías de seguridad en sistemas de reconocimiento facial. Considero que el texto debería de ser de lectura obligatoria para quienes trabajan en áreas de humanidades así como quienes se consideran investigadores de ciencias sociales, la lucha por una sociedad más libre y justa requiere el análisis de las nuevas formas en que tal sociedad se mueve; y el tema de la informática y el mundo conectado es pocas veces estudiado a profundidad por estas áreas. Damos por sentado estos nuevos medios de comunicación asumiendo que al estar inmersos en ellos los entendemos sin detenernos a pensar realmente sobre cómo esto afecta la forma de hacer política. Si bien el texto de Zafra viene a ser más descriptivo que propositivo muchos de los problemas que ella busca abordar permiten diferentes puntos de partida para realizar propuestas a sectores cada vez más en riesgo.

En los capítulos posteriores del ensayo, la autora pasa a

31


Poesía

Manifiesto subempleaísta “Aplastar dos adoquines con la misma mosca.” - Paul Eluard y Benjamin Peret Este manifiesto es

a espaldas de

un billete de lotería.

vaqueros,

Donde hablamos

ingleses,

de lo sanjado y perdido

japoneses,

para no darse golpecitos

hijos del gran sol,

en el pecho.

peyoteros, mao tse tung

Esta voz

y el mariscal Tito.

es un aperitivo alquilado a cuatro manos

Aquí inventamos títulos

once empleos,

pasamos de ser chanceros

y la certeza absurda

a lingüistas

de saber que es el tiempo.

en una metamorfosis reinventada en la genética.

Creemos en la justicia ¿cómo no? Pero tenemos la referencia

¿Qué es la genética?

de un arbitro de liga menor.

La definición es clara: participar de un colegio católico

Traicionados como usuarios del

y del orgullo de los padres

amor bilingüe y el anime barato.

con el fenotipo

Pues claro, juguetes de plástico criolle

de un sin vergüenza con orgullo, pedestal reafirmado

vienen arriendo la guerra del opio 32


por la educación superior sin crédito y fiador. Desde Darwin sabemos, la revolución no la hace la música ni el socialismo las bicicletas allá ustedes si creen que en Islas Galápagos se baila reggaetón.

Liga Subempleaísta Deportiva (LSD)

Fotografía utilizada de Sergio Ruiz Zamora

33


Arte Ilustración de María José Romero Castro

34


Saludo al III Congreso del Partido Frente Amplio El Partido Obrero Socialista POS y su Juventud Obrero Socialista JOS, saludan la culminación del III Congreso del Frente Amplio, que esperamos sea un paso hacia la unidad de acción y por qué no, a la necesaria conformación de un Bloque o Frente Socialista en nuestro país. Disculpen que seamos tan directos, pero en medio del acelerado proceso de barbarización del sistema capitalista, del agotamiento de este y de la burguesía que se empeña en continuarlo, la necesidad de apurar una respuesta desde los explotados y oprimidos, desde la misma naturaleza hoy devastada en toda forma de vida orgánica e inorgánica, humana y no humana, es imperiosa. La respuesta que demos al movimiento de masas implica independencia de clase y en esa medida romper con los cargos que ofrezcan u otorguen los gobiernos de turno, de manera tal que los distintos sectores del movimiento de masas no se silencien ante políticas como los planes fiscales, antisociales y antiobreros. Las banderas de la lucha no pueden ser tomadas por el neofascismo sino por una izquierda independiente, claramente opositora al sistema y a los gobiernos de turno, se hagan pasar por “progres” o no. La perspectiva de una Tercera Guerra Mundial como resultado de la lógica del sistema capitalista mundializado o globalizado, está ya en curso. Ante las nuevas formas del Fascismo que la acompañan y el asedio del imperialismo, contribuyamos a la defensa de los derechos democráticos subjetivos y colectivos, de la autodeterminación y soberanía de los pueblos como las revoluciones de Cuba, Venezuela y Nicaragua, de las reducidas conquistas sociales de los y las trabajadoras y de los amplios sectores arrojados a la desesperanza del desempleo, los despidos, la negación del derecho a ser adultos y la destrucción de toda fuerza de producción material e inmaterial, es necesario, en todos los campos, la unidad y un programa que lleve adelante las aspiraciones y los imperativos de Tierra, Trabajo, Pan, Cultura, Paz y Libertad. Una alternativa para la humanidad en general y para la localizada en nuestro país, en particular, es posible y es la vía al Socialismo con democracia de los explotados y con libertad. Partido Obrero Socialista Y Juventud Obrero Socialista de Costa Rica. 01 de Setiembre 2019. 35


Nueva Chispa Salomón Matarrita Juventud Obrera Socialista CR Editor: Bryan A. Barahona Zúñiga Diseño: Daniel Porras N. E-mail: crjuventudobrerasocialista@gmail.com Sitio Web: Palabrasocialista.org

La nueva chispa es una revista bimestral. Si desea participar con arte, opinión o artículos contáctenos.

Profile for Nueva Chispa

16º Edición Revista Nueva Chispa  

Publicación bimestral de la Juventud Obrera Socialista (JOScr) de Costa Rica

16º Edición Revista Nueva Chispa  

Publicación bimestral de la Juventud Obrera Socialista (JOScr) de Costa Rica

Advertisement