Page 1

DOS POETAS DEL SIGLO DE ORO Aproximaciones a la mística española.

Prólogo y selección: Cristina Gutiérrez Notas: Marco Aurelio Ramírez Vivas


PRÓLOGO Dentro de la producción poética del Siglo de Oro español, una de las aristas más interesantes y complejas atiende al asunto de la poesía mística y sus implicaciones dentro del tiempo histórico que le correspondió. El siglo XVI, estuvo realmente enmarcado por esa diversidad estética propia del renacimiento, donde había una puesta en duda de toda la herencia medieval. Pícaros, nobles, caballeros, poetas y entre ellos, los místicos. España, estaba entonces en su máximo esplendor a nivel, sobre todo a nivel político y artístico. Esta nación, además de estar en pleno proceso imperial, contaba en su capital cultural con unos personajes que pensaron los devenires existenciales basados en el acercamiento a Dios. Quizás nos preguntamos el porqué dela relevancia de la poesía mística española, considerada como clásica. La crítica ha respondido a esta pregunta, aduciendo que quizás sean tres razones principales: el conocimiento de la terminología teologal tomista, el ascetismo como introspección y el genial uso del lenguaje en sus producciones literarias. Al primer poeta que presenta esta edición, lo recibió Belmonte en 1527. Fray Luis de León, cuya vida resume en gran parte los procesos del renacimiento español- aludiendo a la inquisición, conocimiento, poesía, política- además de profesor salmantino, fue el poeta que introdujo temas como la soledad y la vida retirada en pos de una verdad divina difícil de encontrar en contacto con el mundo terrenal y el ruido de lo mundano. Perseguido y encarcelado por su desautorización de La Vulgata como versión bíblica y por su traducción del Cantar de los Cantares al castellano, logró sobrevivir y encausar sus conocimientos con menos polémica. Murió en 1591. Sus primeras publicaciones datan del 1580 –La perfecta


casada y Los nombres de Cristo- y en 1631, Francisco de Quevedo se encargó de publicar en Madrid la príncipe de sus obras. En esta edición figuran como suyas las siguientes odas: Oda I. Vida retirada, Oda III A Francisco Salinas, Oda VIII. Morada Serena, Oda X. A Felipe Ruiz y Oda XIII. De la vida del cielo, todas escritas posteriormente de su estancia en la cárcel. Junto a Fray Luis de León y quizás con mayor consideración dentro de las letras místicas, están San juan de La Cruz y Santa Teresa de Jesús – a esta última no dedicaremos una sección de esta antología, puesto que pretendemos extendernos un poco más en una revisión más exhaustiva de su obra-. San Juan, quien desde niño sufrió los embates de la pobreza, nació en Fontiveros en 1542. A pesar de la errancia y los traspiés de su vida, logra estudiar en la Universidad de Salamanca y ordenarse sacerdote en 1567. Sufre persecución y cautiverio de nueve meses por parte de los Carmelos Descalzos, quienes no vieron con buen ojo su fundación de los Carmelitas Descalzos, en conjunto con Santa Teresa. Luego de esas experiencias surgen poemas como Canciones del Alma y su Esposo Cristo, los Romances de la Trinidad y Qué bien sé yo la fonte. Se escapa y es trasladado a Andalucía. Muere en Úbeda, en 1591. Los poemas que están en esta selección son sus poemas mayores de impronta mística: Cántico Espiritual. Noche Oscura, Llama de Amor Viva. Querido lector, le invitamos a leer estas páginas con eso que quizás sea su único requisito: una cuota de sensibilidad. Cristina Gutiérrez


FRAY LUIS DE LEÓN (1527-1591)

ODA I - VIDA RETIRADA ¡Qué descansada vida1 la del que huye del mundanal ruïdo, y sigue la escondida senda, por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido;

5

Que no le enturbia el pecho de los soberbios grandes el estado,2 ni del dorado techo se admira, fabricado del sabio Moro, en jaspe sustentado!3

10

No cura si la fama canta con voz su nombre pregonera, ni cura si encarama la lengua lisonjera lo que condena la verdad sincera.

15

¿Qué presta a mi contento si soy del vano dedo señalado; si, en busca deste viento, ando desalentado con ansias vivas, con mortal cuidado?

20

¡Oh monte, oh fuente, oh río! ¡Oh secreto seguro, deleitoso! Roto casi el navío,4 a vuestro almo5 reposo 1

Este primer verso de Fray Luis se inspira en las dos primeras palabras: Beatus ille, del Épodo II del poeta latino Horacio (65 a.C.-8 a.C.). 2 …de los soberbios grandes el estado: Altos cargos conferidos por el poder. 3 …ni el dorado techo / se admira, fabricado / del sabio Moro, en jaspe sustentado: Los mozárabes fabricaban artesonados para los techos interiores de los palacios castellanos. Estos artesonados eran de madera cuyas piezas encajaban perfectamente como un rompecabezas que se sostenía por sí mismo, sin que se le colocara pegamentos o clavos. Estos artesonados se remataban con jaspe (piedra marmórea de variados colores) y con oro, teniendo el mismo una gran belleza. Por ello, los constructores mozárabes de artesonados eran admirados. 4 el navío: La embarcación a vela como símbolo del hombre que debe cruzar el mar proceloso de la vida terrena. Esta imagen recuerda la Oda XIV del Libro I de Horacio: “A la nave republicana”. 5 almo: Dios creador y criador de las criaturas.


6

huyo de aqueste mar tempestuoso.

25

Un no rompido sueño, un día puro, alegre, libre quiero; no quiero ver el ceño vanamente severo de a quien la sangre ensalza o el dinero.

30

Despiértenme las aves con su cantar sabroso no aprendido; no los cuidados graves de que es siempre seguido el que al ajeno arbitrio está atenido.

35

Vivir quiero conmigo, gozar quiero del bien que debo al cielo, a solas, sin testigo, libre de amor, de celo, de odio, de esperanzas, de recelo.6

40

Del monte en la ladera, por mi mano plantado tengo un huerto, que con la primavera de bella flor cubierto ya muestra en esperanza el fruto cierto.7

45

Y como codiciosa por ver y acrecentar su hermosura, desde la cumbre airosa una fontana pura hasta llegar corriendo se apresura.

50

Y luego, sosegada, el paso entre los árboles torciendo, el suelo de pasada de verdura vistiendo y con diversas flores va esparciendo.

55

El aire del huerto orea y ofrece mil olores al sentido; los árboles menea con un manso ruïdo que del oro y del cetro pone olvido.

60

Esta lira habla de la ataraxia, estado de paz interior donde al alma humana no la perturba nada. En esta estrofa, el poeta recuerda la granja La Flecha, en las afueras de Salamanca, a orillas del río Tormes, donde Fray Luis y sus hermanos de religión (los agustinos) pasaban sus vacaciones. 7


Téngase su tesoro los que de un falso leño8 se confían; no es mío ver el lloro de los que desconfían cuando el cierzo y el ábrego porfían.9

65

La combatida antena10 cruje, y en ciega noche el claro día se torna, al cielo suena confusa vocería, y la mar enriquecen a porfía.

70

A mí una pobrecilla mesa de amable paz bien abastada me basta, y la vajilla, de fino oro labrada sea de quien la mar no teme airada.

75

Y mientras miserablemente se están los otros abrazando con sed insacïable del peligroso mando, tendido yo a la sombra esté cantando.

80

A la sombra tendido,11 de hiedra y lauro eterno coronado,12 puesto el atento oído al son dulce, acordado, del plectro sabiamente meneado.13 ODA III - A FRANCISCO SALINAS14 8

85

falso leño: Seguridades engañosas del poder y el dinero. …cuando el cierzo y el ábrego porfían: El cierzo: viento helado del norte que daña las cosechas de la meseta castellana. El ábrego, en cambio, es un viento fresco que ayuda a florecer a los sembradíos de dicha meseta. El cierzo representa aquí el mal, el ábrego, el bien. Mal y bien en que se debate el hombre durante su existencia. 10 antena: Palo mayor que sostiene el velamen de un barco. Si este palo se rompe a causa de la tormenta, la nave queda a la deriva hasta que naufraga. Aquí simboliza el peligro de caer en las ataduras del poder y del dinero. 11 …tendido yo a la sombra esté cantando. // A la sombra tendido: La “sombra” simboliza la misericordia donde el hombre siente el perdón, la salud y el refrigerio divino. Esto recuerda la sombra mariana en que descansó el romero de los Milagros de Nuestra Señora de Gonzalo de Berceo (siglo XIII). Cuando el ser humano es curado y descansa de sus trabajos y penalidades, entona salmos y cánticos a Dios en acción de gracias. 12 …de hiedra y lauro eterno coronado: De hiedra se coronaban quienes festejaban en las vendimias que se hacían en honor al dios Baco. El laurel, la rama con que se coronaban los guerreros victoriosos. Pero aquí la hiedra y el laurel refiere a una alegría y una victoria espiritual que se vivirá a perpetuidad en el Cielo. 13 …puesto el oído / al son dulce, acordado / del plectro sabiamente meneado: En ese estado de paz espiritual, el alma humana escucha la música armoniosa de quienes tocan los instrumentos de cuerda. 9


El aire se serena y viste de hermosura y luz no usada, Salinas, cuando suena la música estremada, por vuestra sabia mano gobernada.

5

A cuyo son divino el alma, que en olvido está sumida, torna a cobrar el tino y memoria perdida de su origen primera esclarecida.

10

Y como se conoce, en suerte y pensamientos se mejora; el oro desconoce, que el vulgo vil adora, la belleza caduca, engañadora.

15

Traspasa el aire todo hasta llegar a la más alta esfera, y oye allí otro modo de no perecedera música, que es la fuente y la primera.

20

Ve cómo el gran maestro, aquesta inmensa cítara aplicado, con movimiento diestro produce el son sagrado, con que este eterno templo es sustentado.

25

Y como está compuesta de números concordes, luego envía consonante respuesta; y entrambas a porfía se mezcla una dulcísima armonía.15 14

30

“A Francisco Salinas es una de las odas más conocidas del poeta agustino. La amistad de Fray Luis de León con Francisco Salinas […] empezó en 1567 cuando ambos eran mayores. Trataron frecuentemente cuestiones de poesía y de arte y escuchaban música. Salinas nació en Burgos en 1514 y murió en 1590. No se sabe si era ciego de nacimiento o de la adolescencia; todas maneras es cierto que fue a Salamanca y de allí a Italia, donde por espacio de veintitrés años estudió música y literatura y donde le confirió un beneficio el Duque de Alba, entonces virrey de Nápoles, y fue protegido del papa Pablo IV. En Roma estuvo en contacto con el magisterio musical de Palestrina. Desde 1567 se encuentra en Salamanca como catedrático de música de su Universidad; entonces lo conoce Fray Luis de León, a quien Salinas ayudó mucho durante el proceso ante la Inquisición.” Miguel de Santiago: “Estudio crítico: Notas biográficas sobre Fray Luis de León”. En: Fray Luis de León. Obra poética completa. Barcelona [España] Libros Río Nuevo S. A. 1981. p 82.


Aquí la alma navega por un mar de dulzura, y finalmente en él ansí se anega que ningún accidente estraño y peregrino oye o siente. ¡Oh, desmayo dichoso! ¡Oh, muerte que das vida! ¡Oh, dulce olvido! ¡Durase en tu reposo, sin ser restituido jamás a aqueste bajo y vil sentido!16 A este bien os llamo, gloria del apolíneo17 sacro coro, amigos a quien amo sobre todo tesoro; que todo lo visible es triste lloro. ¡Oh, suene de contino, Salinas, vuestro son en mis oídos, por quien al bien divino despiertan los sentidos quedando a lo demás amortecidos!18

35

40

45

50

ODA VIII - MORADA SERENA A Don Loarte Cuando contemplo el cielo de innumerables luces adornado, y miro hacia el suelo de noche rodeado, en sueño y en olvido sepultado,19 15

5

Esta lira trata de la armonía que, para el artista renacentista, constituía la ventana de la hermosura. El poeta debía rastrear las huellas dispersas de la belleza en la Tierra, para armonizarlas en la obra de arte en medio de ese mundo de desorden y dolor, para atisbar la hermosura, ese don excelso de las esferas celestes, donde reina la concordia y la alegría. 16 Aquí el poeta describe el éxtasis que le produjo la interpretación musical de Salinas. Éxtasis que, por ser de un carácter espiritual, lo pinta mediante el oxímoron: “desmayo dichoso” y “dulce olvido” 17 apolíneo: Viene de Apolo, el dios de la sabiduría. Es lo sublime, lo celestial, que se opone a lo dionisiaco, a lo sensual, a los bajos instintos, a lo carnal. 18 Esta última lira versa otra vez sobre el arrobo o éxtasis a que lleva la música de Salinas. Según los místicos, en este estado espiritual, el extasiado pierde la noción del espacio y del tiempo, y su cuerpo se adormece, no siente las sensaciones corporales. 19 …en sueño y en olvido sepultado: La vida terrena, en la Edad Media y el Renacimiento, se consideraba “sueño” y “olvido”, donde el alma humana corría el peligro de no percatarse de los bienes sobrenaturales que le deparaba el Cielo, verdadera vigilia y memoria eterna.


el amor y la pena despiertan en mi pecho un ansia ardiente; despiden larga vena los ojos hechos fuente; Loarte y digo al fin con voz doliente: «Morada de grandeza, templo de claridad y hermosura,20 el alma, que a tu alteza nació, ¿qué desventura la tiene en esta cárcel baja, escura?21

10

15

¿Qué mortal desatino de la verdad aleja así el sentido, que, de tu bien divino olvidado, perdido sigue la vana sombra, el bien fingido?

20

El hombre está entregado al sueño, de su suerte no cuidando; y, con paso callado, el cielo, vueltas dando, las horas del vivir le va hurtando.

25

¡Oh, despertad, mortales! Mirad con atención en vuestro daño. Las almas inmortales, hechas a bien tamaño, ¿podrán vivir de sombra y de engaño?

30

¡Ay, levantad los ojos aquesta celestial eterna esfera! burlaréis los antojos de aquesa lisonjera22 vida, con cuanto teme y cuanto espera.

35

¿Es más que un breve punto el bajo y torpe suelo, comparado con ese gran trasunto,23 do vive mejorado 20

El Cielo. cárcel baja, escura: En la Edad Media y todavía en el Renacimiento, el cuerpo humano se consideraba la cárcel en la que vivía cautiva el alma humana, que aspiraba verse libre para ir al Cielo. Cárcel “oscura” porque en esta vida solo puede conocer a Dios por fe, sin claridad absoluta. 22 aquesa lisonjera: Esta [vida] aduladora. 23 trasunto: La morada celeste. 21


24

lo que es, lo que será, lo que ha pasado?24

40

Quien mira el gran concierto de aquestos resplandores eternales, su movimiento cierto sus pasos desiguales y en proporción concorde tan iguales;25

45

la luna cómo mueve la plateada rueda, y va en pos della la luz do el saber llueve, y la graciosa estrella de amor la sigue reluciente y bella;26

50

y cómo otro camino prosigue el sanguinoso Marte airado,27 y el Júpiter benino,28 de bienes mil cercado, serena el cielo con su rayo amado;

55

—rodéase en la cumbre Saturno, padre de los siglos de oro;29 tras él la muchedumbre del reluciente coro su luz va repartiendo y su tesoro—:

60

¿quién es el que esto mira y precia la bajeza de la tierra, y no gime y suspira y rompe lo que encierra el alma y destos bienes la destierra?

65

…do vive mejorado / lo que es, lo que será, lo que ha pasado: En el cielo, el ayer, el hoy y el mañana se perfeccionan, se transforman eternidad. 25 Lira que reitera que lo sobrenatural contiene a la hermosura suma. Allí todo es armonía, equilibrio y concordia. 26 Estrofa dedicada a la Virgen María: Luna que recibe la luz del Padre celestial. 27 Sanguinoso Marte airado: Dios romano de la guerra donde cunde la violencia y la sangre. 28 Júpiter benino: “Supremo Dios de los romanos, hijo de Saturno y Rea, esposo de Juno. Se le identificó con el Zeus griego. Los romanos lo veneraron especialmente como Óptimo Máximo, que regía a los elementos y a los elementos; de ahí sus títulos…” “Índice Mitológico, Histórico y Geográfico”. En Virgilio. Eneida. Geórgicas. Bucólicas. Edición revisada por Francisco Montes de Oca. Decimoprimera edición. México: Editorial Porrúa, 1997. p. 280. 29 Saturno, padre de los siglos de oro: “Una de las más antiguas deidades latinas, esposo de Ops. Personificaba la prosperidad y fue venerado como el bienhechor de los hombres, sobre todo después de haber sido asimilado al dios griego Cronos. Era considerado como el padre de Júpiter, de Ceres, de Juno, etcétera. Arrojado del cielo por Júpiter, Saturno fue acogido en el Lacio [Italia] por Jano. Con la agricultura Saturno trajo la prosperidad y la abundancia. Su reinado fue el de la Edad de Oro, el símbolo de la riqueza y de la felicidad…” Ibíd., p. 293.


Aquí vive el contento, aquí reina la paz; aquí, asentado en rico y alto asiento, está el Amor sagrado,30 de glorias y deleites rodeado.

70

Inmensa hermosura31 aquí se muestra toda, y resplandece clarísima luz pura, que jamás anochece; eterna primavera aquí florece.

75

¡Oh campos verdaderos! ¡Oh prados con verdad frescos y amenos! 32 ¡Riquísimos mineros!33 ¡Oh deleitosos senos!34 ¡Repuestos valles, de mil bienes llenos!»

80

ODA X - A FELIPE RUIZ ¿Cuándo será que pueda, libre desta prisión volar al cielo, Felipe, y en la rueda, que huye más del suelo,35 contemplar la verdad pura sin duelo?36 Allí a mi vida junto, en luz resplandeciente convertido, veré distinto y junto lo que es y lo que ha sido, y su principio propio y ascondido.37

5

10

Entonces veré cómo 30

Amor sagrado: Dios, el amor supremo que habita en la más alta esfera celeste. Dentro de las escalas del amor, los renacentistas distinguían el amor erótico, el más bajo: sensual y terrenal; el amor intelectivo, el intermedio, entre la Tierra y el Cielo; el amor contemplativo, el de los ángeles; y el amor místico, con el que se ama a Dios; es decir, el “Amor sagrado”. 31 Inmensa hermosura: El mismo Dios, en cuya esfera suprema se da la hermosura a plenitud, sin pizca de fealdad o imperfección alguna. 32 ¡Oh prados con verdad frescos y amenos!: El motivo del locus amoenus, donde es posible la felicidad eterna, sin la amenaza del tiempo, del dolor y de la muerte. 33 ¡Riquísimos mineros!: El Cielo como minas proveedoras de felicidad inagotable. 34 ¡Deleitosos senos!: Morada celestial que provee de rico alimento de sus senos. Esta imagen recuerda la Tierra prometida para los hebreos que salieron de Egipto en pos de una “tierra que mana leche y miel”. 35 …y en la rueda, / que huye más del suelo: La muerte. 36 …contemplar la verdad pura sin duelo?: “Contemplar” es dejarse invadir por el misterio, que esclarecerá Dios en el Cielo. Se contempla “la verdad pura”, sin pecado; y “sin duelo”: sin dolor, con alegría, con gozo. 37 En esta lira, el poeta enfatiza que en el Cielo conocerá la causas de los fenómenos naturales y sobrenaturales.


la soberana mano echó el cimiento tan a nivel y plomo,38 dó estable y firme asiento posee el pesadísimo elemento.

15

Veré las inmortales columnas do la tierra está fundada; las lindes y señales con que a la mar hinchada la Providencia tiene aprisionada;

20

por qué tiembla la tierra; por qué las hondas mares se embravecen, dó sale a mover guerra el cierzo, y por qué crecen las aguas del Océano y descrecen;

25

de dó manan las fuentes; quién ceba y quién bastece de los ríos las perpetuas corrientes; de los helados fríos veré las causas, y de los estíos;

30

las soberanas aguas del aire en la región quién las sostiene; de los rayos las fraguas, dó los tesoros tiene de nieve Dios, y el trueno dónde viene.

35

¿No ves cuando acontece turbarse el aire todo en el verano? El día se ennegrece, sopla el gallego insano,39 y sube hasta el cielo el polvo vano;

40

y entre las nubes mueve su carro Dios, ligero y reluciente; horrible son conmueve, relumbra fuego ardiente, treme la tierra, humíllase la gente;

45

la lluvia baña el techo; invían largos ríos los collados; su trabajo deshecho, 38

Entonces veré cómo / la soberana mano echó el cimiento / tan a nivel y plomo: Dios que, como diestro albañil, usa la cuerda con bola de plomo para verificar el nivel perfecto con que edificó el universo. 39 gallego insano: Viento de Galicia que perjudica las cosechas en los campos de Castilla.


los campos anegados, miran los labradores espantados.

50

Y de allí levantado, veré los movimientos celestiales, ansí el arrebatado como los naturales, las causas de los hados, las señales.

55

Quién rige las estrellas veré, y quién las enciende con hermosas y eficaces centellas; por qué están las dos Osas40 de bañarse en el mar siempre medrosas.41

65

Veré este fuego eterno,42 fuente de vida y luz, dó se mantiene; y por qué en el invierno tan presuroso viene, quien en las noches largas se detiene.

70

Veré sin movimiento en la más alta esfera las moradas del gozo y del contento, de oro y luz labradas, de espíritus dichosos habitadas.

75

ODA XIII - DE LA VIDA DEL CIELO Alma región luciente,43 prado de bienandanza, que ni al hielo ni con el rayo ardiente fallece;44 fértil suelo, producidor eterno de consuelo:45

5

de púrpura y de nieve florida, la cabeza coronado, y dulces pastos mueve, sin honda ni cayado, 40

las dos Osas: Las constelaciones: Osa mayor y Osa menor. medrosas: Aquí, lucientes, que reverberan mucha luz en las aguas nocturnas del mar. 42 fuego eterno: El Espíritu Santo. 43 Alma, región luciente: El alma humana es lo más precioso ante los ojos a Dios. Por ello, es atractiva. 44 …que ni al hielo / ni con el rayo ardiente / fallece: Ni la soledad, ni el dolor hacen perecer al alma humana, de por sí de naturaleza inmortal. 45 …fértil suelo / producidor eterno de consuelo: En el alma humana florecen virtudes, dones y carismas, cuyos frutos ayudan a conseguir de la felicidad eterna. 41


el Buen Pastor en ti su hato amado.46

10

Él va, y en pos dichosas le siguen sus ovejas, do las pace con inmortales rosas,47 con flor que siempre nace y cuanto más se goza más renace.

15

Y dentro a la montaña48 del alto bien las guía; ya en la vena del gozo fiel las baña,49 y les da mesa llena, pastor y pasto él solo, y suerte buena.

20

Y de su esfera, cuando la cumbre toca, altísimo subido, el sol, él sesteando, de su hato ceñido, con dulce son deleita el santo oído.50

25

Toca el rabel sonoro, y el inmortal dulzor al alma pasa, con que envilece el oro, y ardiendo se traspasa y lanza en aquel bien libre de tasa.51

30

¡Oh, son! ¡Oh, voz! Siquiera pequeña parte alguna descendiese en mi sentido, y fuera de sí la alma pusiese y toda en ti, ¡oh, Amor!, la convirtiese,

35

conocería dónde sesteas, dulce Esposo,52 y, desatada de esta prisión53 adonde padece, a tu manada 46

Lira referida a Jesús, el Buen Pastor. Coronado de espinas y escarnecido en la Cruz (“púrpura”); dador del Espíritu Santo (“nieve florida”); que alimenta a las almas (“pastos”), sin violencia (“sin honda”) ni imposiciones (“ni cayado”). 47 inmortales rosas: Virtudes que se regeneran al infinito. 48 montaña: Lugar apto para el encuentro con Dios. Sitio apropiado para la oración. 49 …ya en la vena / del gozo fiel las baña: La fuente del “agua viva” del Espíritu Santo. 50 Al parecer, lugar altísimo, donde “sestea” o mora Dios, donde, donde descansan y se deja encontrar por las almas que ansían la salvación. 51 Lira que describe el éxtasis que vive el alma humana al gozarse en Dios. 52 …dónde / sesteas, dulce Esposo: Verso recuerda a la doncella del Cantar de los Cantares, que pregunta por el lugar donde vive Dios, que sólo atisba por la fe en la vida terrena. 53 prisión: Parte corporal del alma humana.


viviera junta, sin vagar errada. ODA XVIII - EN LA ASCENSIÓN Y dejas, Pastor santo, tu grey en este valle hondo, escuro, con soledad y llanto; y tú, rompiendo el puro aire, ¿te vas al inmortal seguro?

40

5

Los antes bienhadados, y los agora tristes y afligidos, a tus pechos criados, de ti desposeídos, ¿a dó convertirán ya sus sentidos?

10

¿Qué mirarán los ojos que vieron de tu rostro la hermosura, que no les sea enojos? Quien oyó tu dulzura, ¿qué no tendrá por sordo y desventura?

15

Aqueste mar turbado, ¿quién le pondrá ya freno? ¿Quién concierto al viento fiero, airado? Estando tú encubierto, ¿qué norte guiará la nave al puerto?54 Ay!, nube, envidiosa aun deste breve gozo, ¿qué te aquejas? ¿Dó vuelas presurosa? ¡Cuán rica tú te alejas! ¡Cuán pobres y cuán ciegos, ay, nos dejas!

20

25

SAN JUAN DE LA CRUZ (1542-1591) LA FONTE CANTAR DEL ALMA QUE SE HUELGA DE CONOCER A DIOS POR FE 54

En esta lira se reitera la nave como símbolo de la vida humana, que tiene que pasar por enfermedades, dolores y penas antes de llegar ante Dios.


¡Qué bien sé yo la fonte que mana y corre; aunque es de noche! Aquella eterna fonte está escondida, que bien sé yo dó tiene su manida, aunque es de noche. Su origen no lo sé, pues no lo tiene, más sé que todo origen de ella viene, aunque es de noche. Sé que no puede ser cosa tan bella y que cielos y tierra beben de ella, aunque es de noche. Bien sé que suelo en ella no se halla y que ninguno puede vadealla, aunque es de noche. Su claridad nunca es escurecida y sé que toda luz de ella es venida, aunque es de noche. Sé ser tan caudalosos sus corrientes, que infiernos, cielos riegan y las gentes, aunque es de noche. El corriente que nace de esta fuente bien sé que es tan capaz y omnipotente, aunque es de noche. El corriente que de estas dos procede sé que ninguna de ellas le precede, aunque es de noche. Aquesta eterna fonte está escondida en este vivo pan para darnos vida, aunque es de noche. Aquí se está llamando a las criaturas y de esta agua se hartan, aunque a escuras, porque es de noche. Aquesta viva fuente que deseo en este pan de vida yo la veo, aunque es de noche.


CÁNTICO ESPIRITUAL55 «Canciones que tratan del ejercicio de amor entre el alma y el Esposo Cristo» 1

¿A dónde te escondiste, (Esposa) Amado, y me dejaste con gemido? Como el ciervo56 huiste habiéndome herido;57 salí tras ti clamando, y eras ido.

2

Pastores los que fuerdes58 allá por las majadas al otero,59 si por ventura vierdes60 aquel que yo más quiero, decidle que adolezco, peno y muero.

3

Buscando mis amores iré por esos montes y riberas, ni cogeré las flores ni temeré las fieras y pasaré los fuertes y fronteras.61

4

¡Oh bosques y espesuras plantadas por las manos del Amado! ¡Oh prados de verduras62 de flores esmaltado decid si por vosotros ha pasado!

5

MIL GRACIAS DERRAMANDO PASÓ POR ESTOS SOTOS Y YÉNDOLOS MIRANDO CON SOLA SU FIGURA

55

63

(Las criaturas)

CON PRESURA

Cursiva: voz de la amada (esposa); mayúsculas sostenida: voz de las criaturas; letra estándar: voz del Esposo, en unas liras, y del narrador, en otras liras. 56 ciervo: Por las montañas intrincadas de Jaén viven los ciervos. Animales de una cornamenta profusa y hermosa, que tienen la cualidad de aparecer y esconderse con suma rapidez entre las rocas y los árboles. San Juan de la Cruz comenta que Dios es como el ciervo, se muestra y a la vez se escondo en la fe. 57 …habiéndome herido: Esa herida la recibe la amada con la flecha del amor. 58 fuerdes: Conjugación arcaica de ‘fueses’. 59 …las majadas al otero: La meseta castellana se caracteriza por una llanura con suaves hondonadas (“majadas”) y elevaciones de poca altura (“oteros”). 60 vierdes: Conjugación arcaica de ‘vieses’. 61 Esta lira, como explica el mismo San Juan de la Cruz, habla como la amada (el alma humana) por amor a su amado (Dios), pierde el temor ante los asedios del mundo (“las flores”), el demonio (“las fieras”) y la carne (“los fuertes y fronteras”). 62 verduras: ‘verdores’. 63 sotos: Lugar poblado de árboles en las riberas de un río, o en una vega.


VESTIDOS LOS DEJÓ DE SU HERMOSURA.64

64

6

¡Ay, ¿quién podrá sanarme?! (Esposa) ¡Acaba de entregarte ya de vero;65 no quieras enviarme de hoy más ya mensajero que no saben decirme lo que quiero!

7

Y todos cuanto vagan de ti me van mil gracias refiriendo y todos más me llagan y déjame muriendo un no sé qué que quedan balbuciendo.

8

Mas ¿cómo perseveras, ¡oh vida! no viviendo donde vives y haciendo porque mueras las flechas que recibes de lo que del Amado en ti concibes?

9

¿Porqué, pues has llagado aqueste corazón, no le sanaste? Y, pues me le has robado, ¿porqué así le dejaste, y no tomas el robo que robaste?

10

¡Apaga mis enojos, pues que ninguno basta a deshacellos y veánte mis ojos pues eres lumbre de ellos y sólo para ti quiero tenellos!

11

¡Descubre tu presencia, y máteme tu vista y hermosura; mira que la dolencia de amor, que no se cura sino con la presencia y la figura!66

12

¡Oh cristalina fuente, si en esos tus semblantes plateados67

hermosura: Belleza perfecta que solo posee Dios. Belleza divina que deja su huella en la Creación con solo pasar por ella. 65 de vero: ‘de verdad’. 66 Esta lira refiere, como dice San Juan de la Cruz, si Dios se revela del todo al hombre en esta vida, éste morirá. 67 semblantes plateados: Dios, en esta vida, solo muestra al alma humana su figura plateada, es decir en fe, de manera borrosa. En el cielo su figura será áurea, como el oro, por su revelación perfecta.


formases de repente los ojos deseados que tengo en mis entrañas dibujados. 13

¡Apártalos, Amado, que voy de vuelo! (Esposo) Vuélvete, paloma, que el ciervo vulnerado68 por el otero asoma al aire de tu vuelo, y fresco toma.

68

14

Mi Amado las montañas (Esposa) 69 los valles solitarios nemorosos las ínsulas extrañas los ríos sonorosos el silbo de los aires amorosos70

15

la noche sosegada71 en par de los levantes del aurora la música callada la soledad sonora la cena que recrea y enamora.72

16

Cazadnos las raposas,73 que está ya florecida nuestra viña, en tanto que de rosas hacemos una piña,74 y no parezca nadie en la montiña.75

17

Detente, cierzo muerto;76 ven, austro,77 que recuerdas los amores,

ciervo vulnerado: Cristo crucificado, herido de amor por la amada, el alma humana. nemorosos: Deleitables. 70 Dios lleva al alma humana por elevadas cumbres de oración (“montañas”); por lugares bellos, fértiles y amenos (“valles solitarios nemorosos”); y habita en el corazón de cada alma humana que, por ser única e irrepetible, el poeta califica de “ínsula extraña”. El alma bebe aquí el “agua viva” y siente el arrullo del Espíritu Santo. 71 la noche sosegada: Dios ha liberado al alma humana de sus apetitos e imperfecciones, ha sosegado y ordenado sus potencias inferiores (pasiones, sentimientos, impulsos, etc.). 72 La amada, en éxtasis, oye “la música callada” (el coro angélico), sintiendo “la soledad sonora” (la compañía de Dios), y participando en “la cena que recrea y enamora” (la Eucaristía). 73 las raposas: Las pasiones, la sensualidad que perjudica el amor ya limpio y floreciente entre el alma y Dios. 74 El ramo de rosas representa todos aquellos amores humanos (el familiar y el fraternal) que ha de vivir el alma antes de enamorarse de Dios. Esos amores los ofrece la amada a su Amado. 75 montiña: Huerto de árboles y flores donde se escenifica el amor entre el alma y Dios. Imagen del corazón humano. 76 cierzo muerto: Viento helado que daña los cultivos. Aquí, el demonio y sus legiones de ángeles caídos. 77 austro: Viento suave que vivifica las siembras. Aquí, el Espíritu Santo y su poder sanador. 69


aspira por mi huerto y corran sus olores y pacerá el Amado entre las flores.

78

18

¡Oh ninfas de judea!78 en tanto que en las flores y rosales el ámbar perfumea, morá en los arrabales, y no queráis tocar nuestros umbrales.

19

Escóndete, carillo,79 y mira con tu haz a las montañas y no quieras decillo, más mira las compañas80 de la que va por ínsulas extrañas.

20

A las aves ligeras, (Esposo) leones, ciervos, gamos saltadores, montes, valles, riberas, aguas, aires, ardores y miedos de las noches veladores:81

21

por las amenas liras y canto de serenas os conjuro82 que cesen vuestras iras y no toquéis el muro porque la esposa duerma más seguro.

22

Entrado se ha la esposa (Narrador) en el ameno huerto deseado y a su sabor reposa el cuello reclinado sobre los dulces brazos del Amado.83

23

Debajo del manzano (Esposo) allí conmigo fuiste desposada; allí te di la mano y fuiste reparada donde tu madre fuera violada.84

ninfas de Judea: Pasiones y apetitos humanos. carillo: Querido, cariño. 80 compañas: Almas humanas compañeras, amigas de la amada. 81 Esta lira se refiere a las pasiones humanas. 82 os conjuro: ‘os libero’, ‘os exorcizo’. 83 Esta estrofa cuenta el matrimonio espiritual entre el alma y Cristo en el corazón humano (“ameno huerto”). 84 Lira que contrapone el árbol del paraíso, símbolo del pecado original, al árbol de la Cruz, símbolo redentor. 79


85

24

Nuestro lecho florido (Esposa) de cuevas de leones enlazado en púrpura tendido de paz edificado de mil escudos coronado.

25

A la zaga de tu huella las jóvenes discurren al camino al toque de centella al adobado vino; emisiones de bálsamo divino.

26

En la interior bodega de mi Amado bebí, y cuando salía por toda aquesta vega ya cosa no sabía, y el ganado perdí que antes seguía.

27

Allí me dio su pecho allí me enseñó ciencia muy sabrosa y yo le di de hecho a mí, sin dejar cosa; allí le prometí ser su esposa.

28

Mi alma se ha empleado y todo mi caudal en su servicio; ya no guardo ganado ni ya tengo otro oficio, que ya sólo en amar es mi ejercicio.

29

Pues sin en el ejido85 de hoy no más fuere vista ni hallada, diréis que me he perdido; que, andando enamorada, me hice perdidiza y fui ganada.

30

De flores y esmeraldas en las frescas mañanas escogidas haremos las guirnaldas en tu amor floridas y en un cabello mío entretejidas.

31

En solo aquel cabello que en mi cuello volar consideraste mirástele en mi cuello

ejido: Mundo terreno, ajeno al hombre que se encuentra de paso en esta vida.


y en él preso quedaste y en uno de mis ojos te llagaste. 86

86

32

Cuando tú me mirabas su gracia en mí tus ojos imprimían; por eso me adamabas87 y en eso merecían los míos adorar lo que en ti vían.

33

No quieras despreciarme, que si color moreno88 en mí hallaste, ya bien puedes mirarme después que me miraste, que gracia y hermosura en mí dejaste.

34

La blanca palomica (Narrador) al arca con el ramo se ha tornado89 y ya la tortolica al socio deseado en las riberas verdes ha hallado.

35

En soledad vivía y en soledad ha puesto ya su nido y en soledad la guía a solas su querido también en soledad de amor herido.

36

Gocémonos, Amado, (Esposa) y vámonos a ver en tu hermosura al monte y al collado do mana el agua pura; entremos más adentro en la espesura,90

37

y luego a las subidas cavernas de las piedras91 nos iremos, que están bien escondidas, allí nos entraremos

Para la cultura oriental, la hermosura de la mujer reside en su cabellera, que sólo la puede ver y tocar el esposo. 87 adamabas: ‘amabas’. 88 color moreno: Imagen del Cantar de los Cantares. Significa imperfección leve. Nada que ver con el racismo. 89 La blanca palomica / al arca con el ramo se ha tornado: San Juan de la Cruz explica que en esta imagen se asocia el alma humana con la paloma que volvió con una ramita al Arca de Noé, indicando con ello que las aguas del Diluvio se habían secado. Son tiempos de paz para el alma, las tormentas de su purificación han pasado. 90 espesura: Cielo misterioso e inextricable. 91 …subidas / cavernas de las piedras: Las virtudes teologales (Fe, Esperanza y Caridad) del alma humana.


y el mosto de granadas gustaremos.92 38

Allí me mostrarías aquello que mi alma pretendía y luego me darías allí tú ¡vida mía! aquello que me diste el otro día:

39

el aspirar del aire el canto de la dulce filomena93 el soto y su donaire94 en la noche serena con llama que consume y no da pena.

40

Que nadie lo miraba; (Narrador) 95 Aminadab tampoco parecía y el cerco sosegaba y la caballería a vista de las aguas descendía.96 NOCHE OSCURA “Canciones del alma que se goza haber llegado al alto estado de la perfección que es la unión con Dios por el camino de la negación espiritual” En una noche oscura97 con ansias de amores inflamada ¡oh dichosa ventura!98 salí sin ser notada estando ya mi casa sosegada;99 a escuras, y segura por la secreta escala disfrazada ¡oh dichosa ventura! a escuras y en celada estando ya mi casa sosegada. En la noche dichosa

92

…el mosto de granadas gustaremos: La embriaguez del amor del Espíritu Santo. dulce filomena: El Espíritu Santo. 94 …el soto y su donaire: El lugar hermoso donde vive el Espíritu divino y belleza que a éste le adorna. 95 Aminabad: El demonio. 96 y la caballería / a vista de las aguas descendía: La muerte terrenal. 97 La “noche oscura” es el símbolo de la vida terrena. 98 ventura: Bienaventuranza, regalo del Cielo. 99 casa sosegada: Alma humana a quien se le han apaciguado y ordenado sus pasiones. 93


en secreto que nadie me veía ni yo miraba cosa, sin otra luz y guía sino la que en el corazón ardía.100 Aquésta me guiaba más cierto que la luz del mediodía adonde me esperaba quien yo bien me sabía en parte donde nadie parecía. ¡Oh noche que guiaste! ¡Oh noche amable más que la alborada! ¡Oh noche que juntaste! Amado con amada, amada en el Amado transformada!101 En mi pecho florido,102 que entero para Él solo se guardaba, allí quedó dormido y yo le regalaba y el ventalle103 de cedros aire daba. El aire de la almena104 cuando yo sus cabellos105 esparcía con su mano serena en mi cuello hería y todos mis sentidos suspendía. Quedéme y olvidéme,106 el rostro recliné sobre el Amado, cesó todo y dejéme, dejando mi cuidado entre azucenas107 olvidado. LLAMA DE AMOR VIVA 100

Según San Juan de la Cruz, esta lira hace referencia a la luz de la Fe cristiana, que guía a oscuras al alma. Lira que refiere el matrimonio espiritual entre el alma humana y Cristo, en esta la vida. 102 pecho florido: El corazón humano, según San Juan de la Cruz, es como un ramo de flores, donde cada flor representa el amor ora al padre, a la madre, a los hermanos, a los familiares, al esposo o a la esposa según el caso, a los hijos, a los amigos, al prójimo, incluso a los enemigos. Ese “pecho florido” ya cumplido con su misión de amar a los seres humanos de su entorno, ahora debe entregarse del todo a Dios. 103 ventalle: Abanico. 104 almena: Ranuras rectangulares de la parte superior de la muralla de un castillo. 105 La cabellera en el hombre significa su fuerza espiritual. 106 Quedéme y olvidéme: Aquí se hace referencia a la muerte terrenal del alma humana. 107 azucenas: La azucena, en la cultura española, simboliza la muerte corporal. 101


“Canciones del alma en la íntima comunicación de unión de amor de Dios” ¡Oh llama de amor viva,108 que tiernamente hieres de mi alma en el más profundo centro,109 pues ya no eres esquiva, acaba ya, si quieres; rompe la tela110 de este dulce encuentro! ¡Oh cauterio suave!111 ¡Oh regalada llaga! ¡Oh mano blanda! ¡Oh toque delicado que a vida eterna sabe, ¡y toda deuda paga; matando, muerte en vida la has trocado! ¡Oh lámparas de fuego112 en cuyos resplandores las profundas cavernas del sentido, que estaba oscuro y ciego, con extraños primores calor y luz dan junto a su querido! Cuán manso y amoroso recuerdas en mi seno donde secretamente solo moras y en tu aspirar sabroso de bien y gloria lleno cuán delicadamente me enamoras!

108

llama de amor viva: El Espíritu Santo. …el más profundo centro: el corazón humano, la parte más escondida del hombre o de la mujer. 110 tela: Símbolo de la vida humana, frágil de por sí. 111 cauterio suave: Herida que no cierra, pero asombrosamente es agradabilísima. 112 lámparas de fuego: Sentidos (vista, tacto, oído, olfato y gusto) tanto corporales como espirituales. 109

Dos Poetas del Siglo de Oro  

Antología de poemas de San Juan de la Cruz y Fray Luis de León-

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you