Page 1

Me llamo Cristina, pero en realidad he debido de llamarme oscura. Tengo el pelo más negro que ustedes van a poder encontrar a lo largo de sus vidas, y mis ojos, ni hablar de mis ojos, son los más oscuros sobre la faz de la tierra. Me gusta pensar y soñar con cosas oscuras. Quisiera soñar con arcoíris, pero simplemente no va en mi adn. El 2013 ha sido el peor año de mi vida. En este año me he sentido más débil e indefensa que nunca. Tengo casi 22 años y en este 2013 mis estados de ánimo me han recordado mucho a mis depresiones de cuando tenía dieciséis años-aquellas depresiones que ingenuamente pensé que solo hacían parte del pasado-, me la paso triste, infeliz. Cada día que pasa siento que mi corazón se envenena más, mi terapia es llorar todos los días, en realidad mi terapia es una especie de anti terapia, cuando estoy en el hueco negro, tan negro que no logro ver ni discernir nada, lo único que me apetece es que la oscuridad se vuelva aún más oscura, es un placer retorcido. Infligirme la tristeza y la desdicha es mi manera de lidiar con mis momentos malos, sé que tiene muy poco sentido, también sé que no es un método efectivo ni saludable, pero es el método que mi corazón melancólico elige automáticamente. Desde chiquita siempre me sentí diferente, un bichito raro que estaba destinada a lograr grandes cosas. Estaba segura de que iba a ser una grande escritora y que iba a viajar por el mundo. Hoy en día me siento minúscula y no he sido la persona que siempre soñé ser. Con la soledad tengo una relación especial y rara, algo así como amor-odio. Me encanta estar sola, de espaldas al mundo, ignorando y omitiendo la fastidiosa presencia de los demás, pero cuando estoy en la penumbra de mi soledad, me lamento fuertemente la ausencia de todos. Tantos hombres que han ido y venido en mi vida, tantos amores fortuitos y amores largos, tantas palabras, declaraciones, lágrimas y alegrías que compartí con todos ellos, el recuerdo me mata, es muy difícil desprenderse emocionalmente de los recuerdos, la nostalgia se extiende por todo mi cuerpo. El recuerdo de todos ellos me mata cada día un poquito más Tengo muchos miedos, tantos miedos no me permiten ser espiritual y físicamente libre, le tengo miedo a todo, no duermo tranquila. Le temo al tiempo, me aturde la idea de que el tiempo siempre este corriendo y que un momento en el que me sienta profundamente feliz, eventualmente vaya a pertenecer al pasado. Le tengo miedo al rechazo y a la soledad, soy una paranoica empedernida, siento que soy víctima del rechazo de todo el universo, probablemente dicha sensación no corresponda a la realidad, pero sentir tal paranoia lo único que hace es debilitarme el alma. Me aterra mi


emocionalidad, la manera tan fácil de dejarme afectar por cualquier nimiedad, todo me toca y me llega al alma, se traduce en lágrimas, y después en un par de horas de desolación. Tal ciclo me acompaña todas las semanas, yo misma me pongo barreras para agarrar mi felicidad, en realidad no yo, mis emociones, y resulta que mis emociones tienen vida propia, son ajenas a mí, se mueven y bailan sin mi consentimiento. No puedo dominar mis emociones, me desbordan. Me da miedo mi incapacidad de amar. Yo me enamoro todos los días, veo un niño lindo que tiene un corazón dulce y me enamoro, me entrego por completo a su amor y a sus brazos, y siento que su templo es el lugar más propicio para pasar el resto de mis días. Cuando estoy con un hombre creo que él va a ser el exclusivo curador de mis malestares anímicos y creo firmemente que he hallado el amo verdadero, después de un tiempo lo dejo, encuentro alguien más y vuelvo a tener la sensación de haber encontrado esta vez sí, el amor verdadero. ¿Cómo voy a saber cuándo encuentre el amor verdadero? De pronto soy incapaz de amar. A veces creo que vivo en una cárcel que yo misma me he encargo de construir, seria lindo que lloviera todos los días y así poder justificar mi nostalgia y no tener que enfrentarme a los universos oscuros que se arman en mi mente. Por momentos pienso o que mi alma ha amasado y ha heredado las tristezas colectivas de distintas mujeres desde hace ciento de años.

Oscura  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you