Page 1

ORACIÓN DE LA COMUNIDAD  DE  CRISTO SALVADOR  ( 2º Domingo de Adviento, B,  1­12­2011) 

preparad  el camino  al señor


1. Or ación sálmica:  Antífona:   Ven, Salvador, ven sin tardar, danos tu fuerza  y tu paz. 

Tengo designios de paz y no de aflicción, dice el Se­  ñor.  Daros  un  porvenir  y  una  esperanza.    Me  buscareis  y  me encontraréis si me buscáis de todo corazón. Jer. 29,ll.  El  Señor  me  ha  enviado  para  vendar  los  corazones  desgarrados,  para  proclamar  la  amnistía  a  los  cautivos,  para proclamar el año de gracia del Señor....Como el suelo  echa  sus  brotes  ,  como  el  jardín  hace  brotar  sus  semillas,  así el Señor hará brotar la justicia. Is 6l, 2. l0­l1.  Esperad  y  apresurad  la  venida  del  Señor.  Nosotros  confiamos  en  la  promesa  del  Señor,  esperamos  un  cielo  nuevo  y  una  tierra  nueva,  en  que  habite  la  justicia.  Mien­  tras  esperáis  estos  acontecimientos  procurad  que  el  Señor  os encuentre en paz con El. Inmaculados e irreprochables.  II Pt 3,l4.  No  juzguéis  antes  de  tiempo,  dejad  que  venga  el  Se­  ñor, El iluminará lo que esconden las tinieblas y pondrá al  descubierto los designios del corazón. ICor. 4,5.  Daos cuenta del momento en que vivís. Ya es hora de  despabilaros, porque ahora nuestra salvación está más cer­  ca que cuando empezamos a creer. La noche está avanza­  da,  el  día  se  echa  encima:  dejemos  las  actividades  de  las  tinieblas y pertrechémonos con las armas de la luz. Rm l3,  ll­l2.


2.– Evangelio según San Marcos, 1, 1­8 

Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de  Dios. Está escrito en el profeta Isaías:  «Yo envío mi mensajero delante de ti para que  te prepare el camino. Una voz grita en el desierto:  “ Preparad  el  camino  al  Señor,  allanad  sus  sende­  ros” ».  Juan bautizaba en el  desierto; predicaba  que  se  convirtieran  y  se  bautizaran,  para  que  se  les  perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea  y  de  Jerusalén,  confesaban  sus  pecados,  y  él  los  bautizaba en el Jordán. Juan iba vestido de piel de  camello, con una correa de cuero a la cintura, y se  alimentaba  de  saltamontes  y  miel  silvestre.  Y  pro­  clamaba:  «Detrás de mí viene el que puede más que yo,  y no merezco agacharme para desatarle las sanda­  lias. Yo os he bautizado con agua, pero El os bauti­  zará con Espíritu Santo».  3.– Breve comentar io:  Oh  Dios  y  Padre  nuestro,  tú  quieres  hacer  que  los  hombres  de  nuestro  tiempo  recobremos  la  esperanza.  En  nuestro mundo, los hombres  luchadores de grandes ideales,  están  perplejos,  cuando  no  abatidos.  “Nosotros  esperába­  mos que el progreso...  la cultura... la democracia...  el Esta­  do de bienestar...  la Iglesia... nuestra comunidad...  ¿Cómo  recobrar la fe y la esperanza y mantenerla llena de frescura  y dinamismo?


Para recuperar la hermosa y fuerte esperanza tú, Se  ñor, nos invita a un cambio; nos llamas a conversión, a  preparar tus caminos, a ver las cosas, los acontecimientos  y las personas con los ojos de la fe para percibir en ellos  tu amor y tu misericordia. Tu Palabra es fuerza creadora  de conversión, de esperanza. Escuchar a tu profeta Juan,  acoger tu Palabra  nos transforma, nos convierte, nos  libra de nuestras tristezas .  La  razón  de  nuestra  conversión  es  tu  presencia  tras­  formadora acogida. Tú nos diriges tu Palabra y quieres que  la  acojamos  para  que  nuestras  vidas  queden  fecundadas.  Adviento,  Señor,  no  es  sólo  esperarte  a ti,  sino  sobre  todo  que  tú  esperas  de  nuestra  debilidad  de  hombres  frutos  de  amor.  Y  mides  la  fuerza  de  nuestro  deseo  por  las  barreras  derribadas y los senderos allanados.  Hoy, además, nos revelas un secreto para superar nues­  tras  incapacidades  en  nuestro  proceso  de  conversión:  que  andemos  vigilantes  y  confiados.  Dos  actitudes  aparente­  mente contradictorias, pero que vividas a la vez se convier­  ten en fuente de fe y energía de esperanza. 

4º Reflexión per sonal; Or ación compar tida  Padre nuestr o.  Canto: “Vamos a preparar el camino del Señor . Vamos  a construir la ciudad  de nuestro Dios. Vendrá el Señor  con su fuerza el romperá las cadenas, el  nos dará la liber­  tad.”


Oración segundo domingo adviento  

Oración de los jueves en la parroquia Cristo Salvador

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you