Issuu on Google+

PARROQUIA CRISTO SALVADOR DOMINGO CUARTO DE ADVIENTO CICLO B. AÑO 2011. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA 1– RITOS INICIALES Monición ambiental: Bienvenidos a esta celebración. En el último domingo de Adviento volvemos nuestra vista a la figura de María. Ella conoce bien el secreto de la esperanza: en su vientre se engendra un Niño: el Libertador. Ella es el nuevo tabernáculo del Altísimo.. Nadie como ella supo esperarle y preparar su venida. El “hágase” de María hizo posible la primera visita del Salvador. En su honor encendemos hoy la vela azul del Adviento. Canto de entrada: ñor” (131). “Levántate, Pueblo mío” (130)

“Cerca está el Se-

Saludo del Celebrante: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. El Señor que viene a salvarnos esté con todos vosotros. Y con tu espíritu. Acto penitencial: Este es un buen momento para entrar dentro de nosotros mismos y reconocer nuestras debilidades y limitaciones y para pedir perdón a Dios. -Luz del mundo, que vienes a iluminar nuestra vida. Señor, ten piedad. -Buen Pastor, que nos guías por caminos de justicia. Cristo, ten piedad. -Hijo de Dios, que cumples las promesas del Padre. Señor, ten piedad. Oración


2– LITURGIA DE LA PALABRA MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA. ( 2º Samuel 7, 1-5. 8b –14a-16 ): David quería construir a Dios un templo que estuviera en línea con los grandes éxitos conseguidos en su reinado. Sería un signo de agradecimiento a Dios y también de orgullo espiritual. Pero Dios no quiere templos materiales. Así lo anuncia Natán, porque suponía casi una manipulación de Dios. Dios no se instala. Es el Dios del Éxodo y prefiere otros espacios en que habitar. RESPUESTA AL SALMO RESPONSORIAL: “La misericordia del Señor cada día cantaré” o “Cantaré eternamente las misericordias del Señor” MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA. ( Romanos 16, 25-27 ): En el final de la Carta de San Pablo a los Romanos emociona comprobar, con qué fuerza y orgullo se siente predicador del Evangelio de Jesucristo, evangelio que llega a todas las naciones. Porque si Dios no se limita a vivir en un lugar, tampoco se limita a salvar una sola nación. ALLELUIA CANTADO EVANGELIO. ( Lucas 1, 26-38 ) HOMILÍA CREDO ORACIÓN DE LOS FIELES Celebrante: Presentemos a Dios nuestros deseos y necesidades. Respondemos diciendo: HÁGASE EN MI SEGÚN TU PALABRA

1- Para que la Iglesia viva con alegría serena la esperanza del nacimiento de Jesús en el mundo. Oremos. 2.-Para que las madres que están a la espera de su hijo, vivan esta experiencia como gracia que les abre a la esperanza del Dios de la vida. Oremos.


3– Por los niños que nacen en ambientes difíciles y en familias desestructuradas, para que encuentren ayudas sociales que favorezcan la construcción de un hogar. Oremos. 4– Por los ancianos, los enfermos, los que se siente o viven solos, por los presos, para que en medio de la prueba cuenten con la ayuda de Dios y la nuestra. Oremos 5-Por los movimientos sociales que alimentan el sueño de que otro mundo es posible. Oremos. 6– Por los que sufren guerras, hambres e injusticias, para que su clamor remueva la conciencia de los acomodados y poderosos. Oremos. Celebrante: Señor, tu misericordia no tiene límites, escucha nuestras oraciones y aviva nuestra esperanza. Que podamos descubrirte presente entre nosotros y podamos recibirte como María, con fe y gratitud. 3-LITURGIA DE LA EUCARISTÍA Canto de ofrendas: “En este mundo que Cristo nos da” (40) “Te ofrecemos el pan” (90 N) Santo cantado Cordero de Dios Canto de comunión: “La Virgen sueña caminos” (133) Canto de Despedida: “Llegará con la luz la esperada libertad” (Bis)


REFLEXIÓN 1– El relato del evangelio de hoy es todo un prodigio de catequesis y de fe. Creo un clima que avanza desde el susto inicial a la disponibilidad final: “mensaje”, “miedo”, “petición de clarificación”, “respuesta iluminadora” y “generosa disponibilidad”. Al final del proceso llega la aceptación de María: “Fiat”, “hágase”. María pone su alma y su vida al servicio de la osadía de Dios. María será lugar bendito de encuentro entre Dios y el hombre. 2– Pero la lección no termina en la grandeza de María: debe prolongarse en nosotros. Todos tenemos una palabra de Dios dirigida personalmente. Topdos tenemos una palabra que cumplir, que en el fondo, viene a identificarse con la tarea de María. Todos tenemos que dar vida a Jesús en nosotros por la fidelidad a su palabra y a su evangelio. Siempre es bueno recordar la frase de San Pablo: “Vivo yo, pero no yo, es Cristo quien vive en mi”. 3– El “Hágase”, no se realizará en nosotros mecánicamente. Es un largo proceso de gestación que va comprometiéndonos poco a poco a lo largo de nuestra historia. Habrá muchas palabras de dios que escuchar en el corazón, muchas dudas que nos angustiarán, muchas preguntas que hacer, muchas respuestas que escuchar. En todo este proceso de gestación, la actitud básica siempre será la fe, el fiarse de Dios, el saberse colaborador de Dios en la tarea de acercar al hombre la salvación ofrecida por Jesús, como María.

Yo te saludo, María, porque el Señor está contigo: en tu casa, en tu calle, en tu pueblo, en tu abrazo, en tu seno.

porque concebiste y diste a luz un hijo, Jesús, la vida; y nos enseñaste cuánta vida hay que gestar y cuidar, si queremos hacer a Dios presente en esta tierra.

Yo te saludo, María, Yo te saludo, María, porque te turbaste – ¿quién no lo harporque te dejaste guiar por el Espíritu ía ante tal noticia?– mas enseguida y permaneciste a su sombra, recobraste paz y ánimo tanto en tormenta como en bonanza, y creíste a un enviado cualquiera. dejando a Dios ser Dios Yo te saludo, María, porque y no renunciando a ser tú misma. preguntaste lo que no entendías Yo te saludo, María.¡Hermana pere– aunque fuera mensaje divino – grina de los pobres de Yahvé, y no diste un sí ingenuo ni un sí ciego, camina con nosotros, sino que tuviste diálogo llévanos junto a los otros y palabra propia. y mantén viva nuestra fe! Yo te saludo, María, Ulibarri Fl.


Hoja liturgica cuarto domingo de Adviento