Issuu on Google+

P ARROQUIA DEL C RISTO DE L AS B IENAVENTURANZAS VI D OMINGO O RDINARIO P ASTORAL

DE LA

A ÑO 1 N° 25

C OMUNICACIÓN 12

DE

F EBRERO

DE

2012

L ECTURAS DE LA MISA Del libro del Levítico: 13, 1-2. 44-46 El Señor dijo a Moisés y a Aarón: "Cuando alguno tenga en su carne una o varias manchas escamosas o una mancha blanca y brillante, síntomas de la lepra, será llevado ante el sacerdote Aarón o ante cualquiera de sus hijos sacerdotes. Se trata de un leproso, y el sacerdote lo declarará impuro. El que haya sido declarado enfermo de lepra, traerá la ropa descosida, la cabeza descubierta, se cubrirá la boca e irá gritando: `¡Estoy contaminado! ¡Soy impuro!'. Mientras le dure la lepra, seguirá impuro y vivirá solo, fuera del campamento". Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 31 R/. Perdona, Señor, nuestros pecados.

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 10, 3111, 1 Hermanos: Todo lo que hagan ustedes, sea comer, o beber, o cualquier otra cosa, háganlo todo para gloria de Dios. No den motivo de escándalo ni a los judíos, ni a los paganos, ni a la comunidad cristiana. Por mi parte, yo procuro dar gusto a todos en todo, sin buscar mi propio interés, sino el de los demás, para que se salven. Sean, pues, imitadores míos, como yo lo soy de Cristo. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.


E VANGELIO ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO

Un gran profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo. R/. Del santo Evangelio según San Marcos: 1, 40-45 En aquel tiempo, se le acercó a Jesús un leproso para suplicarle de rodillas: "Si tú quieres, puedes curarme". Jesús se compadeció de él, y extendiendo la mano, lo tocó y le dijo: "¡Sí quiero: sana!". Inmediatamente se le quitó la lepra y quedó limpio. Al despedirlo, Jesús le mandó con severidad: "No se lo cuentes a nadie; pero para que conste, ve a presentar-

te al sacerdote y ofrece por tu purificación lo prescrito por Moisés". Pero aquel hombre comenzó a divulgar tanto el hecho, que Jesús no podía ya entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera, en lugares solitarios, a donde acudían a Él de todas partes. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

“¡Sí quiero: sana!”

EL MENSAJE DE DIOS EN M I VIDA En aquellos días existía un muro, una barrera legalizada entre los sanos y los leprosos. Podía haber dado la orden de alejamiento de los poblados una persona como Moisés, para evitar el contagio, no habiendo hospitales ni medicinas como tenemos hoy. Pero en tiempos de Jesús esta ley seguía vigente: estaba prohibido acercarse a los lugares habitados, y si alguien se les aproximaba tenían que gritar en alto “su impureza”. Jesús no tiene miedo a la ley, ni al contagio de la enfermedad. Con sus manos toca al leproso, a la vez que manifiesta su voluntad de sanarlo, de integrarlo en la sociedad, recuperando su pureza e integridad: “quiero”. Jesús abriendo brecha en la frontera de la marginación, "queriendo" un mundo distinto, un mundo de iguales, un mundo de hermanos.


En nuestros días, los leprosos aún existen, los podemos encontrar en toda la gente que cada uno de nosotros marginamos, así es, tienes un leproso en tu enemigo, en tu suegra, en tu vecino, en tu compañero de trabajo que tanto detestas, inclusive tú eres un leproso más del mundo, ¿pero cómo son ellos leprosos? Es necesario recordar que el leproso es una persona excluida por su condición de enfermedad que “puede ser un castigo de Dios”, nosotros nos encargamos de convertirlos en leprosos al no atenderlos, no dirigirles la palabra, no mostrarles el respeto que merecen y no concederles el perdón. ¿Cuándo yo soy leproso? Desgraciadamente lo somos cuando apartamos a los demás de nosotros con nuestra actitud que es carente de amor, y está llena de soberbia, altanería y egoísmo.

¿Quieres sanarte de la lepra o seguir así? Dr. Jesús de Nazaret Médico Cirujano Cardiólogo

Tratamiento: ⇒ Capsulas de Amor (darlo sin medida) ⇒ Tabletas de Humildad (las 24 h del día) ⇒ Jarabe de Alegría (tomar como agua de uso) ⇒ Inyecciones de la Palabra de Dios (por las mañanas y noches) ⇒ Eucaristías (todos las que puedas)

]xáØá

NOSOTROS ¿NO MARGINAMOS? Nuestra cultura, Señor, está fundada en el principio de exclusión: Se excluye a enfermos incurables, a prostitutas, a vagabundos, a drogadictos, a homosexuales, a negros e indígenas ... ; se excluye sobre todo a los pobres, que son los auténticos leprosos de nuestra sociedad. Lo llevamos, Señor, metido en los huesos: somos excluidos por muchos, pero también excluimos a otros. ¡Crea en nosotros, Señor, un corazón nuevo, un corazón fraterna!; que no demos la espalda a nadie; que a nadie borremos de nuestro corazón; que nos atrevamos a tocar, Señor, a impulsos de un amor recreador, a los considerados leprosos. Te pedimos, Señor, un amor realista y paciente, consciente de lo que es posible en cada momento, pero que nunca se rinda. Y te pedimos, Señor, que el dolor que nos causa vernos tratados tantas veces como leprosos no nos envenene el corazón. Que a nadie borremos del corazón.

Te lo pedimos por Jesús, Nuestro Señor


A GRADECEMOS Tacos “El Torito” Río Papagayo No. 208

Gorditas “Doña Pue”

A NUESTROS BIENHECHORES :

Hojalatería y Pintura

Carnitas y Tacos

“Kike”

Rodríguez Río Yaqui esq. Río Río Baluarte 112 A Lerma Lunes a Sábado 2 46 28 41 9 - 14 hrs 442 345 53 64

Av. Peñuelas y Virtud Fracc. Del Parque 2 20 79 09 442 446 65 28

Servicio de Meseros José Augusto Sarmiento 442 329 42 41 Familia González Ortiz

¡Que Dios todo poderoso los bendiga!


Hoja dominical 12 de Febrero