Issuu on Google+

TROYA

.

Troya era una ciudad-estado cercana a Grecia, situada en la actual Turquía. La guerra de Troya, ganara quien ganase, estaba llamada a convertirse en una leyenda.

Las diosas Hera, Atenea y Afrodita mandaron a un príncipe troyano llamado Paris decidir cuál de ellas era la más hermosa. Él escogió a Afrodita, diosa del amor, que le dio a Helena, la más bella de las mujeres griegas, como recompensa.

Pero Helena ya estaba casada, y con un príncipe griego. Cuando Paris escapó con ella, los griegos declararon la guerra a Troya. La lucha duró diez años, hasta que Atenea ayudó a los griegos a construir un enorme caballo de madera, que los troyanos meterían en su ciudad sin darse cuenta de que estaba lleno de soldados griegos. Por la noche, estos salieron del caballo y abrieron al resto del ejército griego las murallas de la ciudad, que fue destruida. Un largo canto, la Ilíada, cuenta esta guerra. Tiene una segunda parte, la

Odisea, que narra las aventuras del griego Odiseo después de terminada la guerra. Estos poemas se atribuyen al escritor Homero, que vivió hacia el siglo VIII a.C., aunque las leyendas que narran son mucho más antiguas y se remontan a los tiempos


en que nadie sabía leer y las historias se contaban de aldea en aldea, cantadas, para memorizarlas mejor.

¿Cómo era Troya? Schliemann desenterró no una Troya y Sino ocho Troyas distintas! construidas unas sobre otras. La Troya que destruyeron los griegos micénicos ¿es la Troya VI o la VII? Los historiadores no nos ponemos de acuerdo. Yo creo que todas las evidencias apuntan a que fue Troya VII la ciudad destruida por los griegos. Troya VI era una ciudad rica y poderosa, con edificios sólidos y espaciosa. Parece que fue destruida por un terremoto. Troya VII fue construida sobre los restos de la anterior. Era más pobre y estaba superpoblada, con pequeñas casas pegadas a las murallas y llenas de grandes tinajas enterradas donde se almacenaban alimentos (lo que parece indicar un largo asedio, con la ciudad llena de refugiados del campo). Los edificios de esta ciudad eran pobres, pero sus murallas eran más poderosos que los de Troya VI y habían sido reforzadas. Además, esta ciudad fue destruida por un incendio, lo que concuerda con el relato de Homero. La ciudad de Troya era una auténtica ciudad en el sentido clásico del término. Las ciudades de la Grecia Micécina eran en realidad ciudadelas, palacios fortificados con sus templos, tumbas, jardines, edificios burocráticos, etc. Mientras que Troya sí había sido concebida para ser una ciudad habitable. En ese sentido y en muchos otros, era una ciudad más moderna que las micénicas que no eran verdaderas ciudades, sino palacios fortificados.


La ciudad de Troya era el centro de una vasta zona de influencia. En la imagen de abajo se ve Troya vista desde el sur. Al fondo la costa donde probablemente acamparon los griegos para el asalto final y más atrás aún se vislumbran las oscuras tierras de la parte europea del estrecho de los Dardanelos. Como puede verse, la posición estratégica de Troya era inmejorable para controlar la entrada al estrecho.

Causas de la guerra de Troya

Homero nos cuenta que la guerra de Troya estalló al llevarse el príncipe troyano Paris a su tierra a Helena, la esposa del rey Menelao, hermano de Agamenón. Esto es muy bonito, evidentemente si Homero hubiera dicho que todo se debió a una disputa de aranceles entre comerciantes la Ilíada no sería lo mismo. Troya dominaba el estrecho de los Dardanelos que comunica el Mediterráneo con el mar Negro y además dominaba las costas del Asia menor, lo que la hacía gozar de un monopolio comercial como nunca antes se había visto en la Historia.

Cada vez más, el Mundo Micénico se abría al comercio. Los rudos y feroces guerreros micénicos habían entrado de lleno en los complejos mecanismos comerciales que ahora dominaban con la misma perfección con que habían dominado antes la espada o el hacha. Hemos encontrado cerámica micénica por todo el Asia menor, y los asentamientos micénicos en Creta, Rodas, Chipre y la costa de Siria eran auténticos emporios comerciales. Los micénicos estaban en plena expansión comercial y Troya consideraba los Dardanelos como algo suyo. Troya era ya una espina clavada en el costado de los micénicos que, ante tan poderosos argumentos comerciales, se unieron bajo el mando de Agamenón para destruir Troya.


Hemos de tener muy presente lo que era el Egeo en aquella época: un auténtico patio de colegio lleno de gente arriba y abajo. Los comerciantes micénicos navegaban por ese pequeño mar como Pedro por su casa. Los restos micénicos por todas las costas aburren de lo cuantiosos que son. Los micénicos no se sentían forasteros en esas costas que hoy pertenecen a Turquía, Siria, Israel y Egipto y la experiencia de la conquista de Creta les había demostrado que en el comercio, cuanta menor competencia haya, mejor. Y esa competencia era Troya, la poderosa Troya que les cerraba el paso a Oriente. No es de extrañar que los reyes micénicos decidieran acabar de una vez con la ciudad que les impedía su expansión comercial. El primer paso fue el dominio de Chipre. Quizás no hubo auténtica invasión, pero sí una toma de poder desde el punto de vista comercial. La propia ciudad de Ugarit, en la costa siria, tenía un barrio micénico dedicado al comercio. La resistencia de los reyes de Ugarit, sometidos a la influencia hitita, a incluir la lengua micénica entre las oficiales de su cancillería demuestra el temor a la influencia que estos guerreros metidos a comerciantes estaban alcanzando por todo el Mediterráneo oriental. Las naves micénicas abandonaban los puertos griegos cargadas con cerámicas lujosas, metales, armas, aceites y ungüentos y regresaban cargadas de oro, marfil, telas preciosas y pasta vítrea en un continuo mercadeo que convertía el Mediterráneo oriental en una auténtica autopista comercial. Era evidente que, bajo el punto de vista micénico, Troya sobraba.

Películas

La guerra de Troya ha sido escenario de muchas películas de Hollywood y una de las más famosas es la protagoniza por Bratt Pitt y Orlando Bloom.


Guera de Troya