Issuu on Google+

Los guardianes de mi conciencia De los nicecuantos libros que abarrotan los estantes de mi biblioteca, solamente dos permanecen siempre sobre el velador: la Biblia y Don Quijote de la Mancha. Tales son: “ los guardianes de mi conciencia’’. No puedo conciliar el sueño antes de leer un versiculo o un parrafo de uno o de otro de estos monumentos literario-historico-filosoficos. En ocasiones, como sabeis, cito en estas notas domingueras algun pasaje biblico. Pero (el infaltable), para hoy he escogido unos fragmentos del Gran Libro de Cervantes. Tomadlo como una especie de reflexion generica que puede aplicarse a toda circunstancia, incluida la politica. Por mi formacion, no creo en las coincidencias ni en las casualidades. Estas palabras deberian eliminarse de los diccionarios, aunque temo, que asi lo llegare a decidir la Real Academia de la Lengua Española, se crearia un conflicto en el subconciente de quienes prefieren que el azar juegue con su destino, decida su futuro y trace el rumbo de sus vidas. Sin embargo (confieso), no encuentro el termino preciso para calificar con acierto el hecho de que estos dos libros, impresos en papel biblia, tienen dos mil paginas cada uno. Ademas, el Libro Sagrado corresponde a la antigua version de Casiodoro de Reina, revisada por Cipriano de Valera el 20 de diciembre del año 1602, mientras que en el Quijote esta certificada la autoria de Miguel de Cervantes e incluso autorizado el precio de venta al publico (doscientos y noventa maravedies y medio) por Juan Gallo de Andrada, escribano de Valladolid, tambien el 20 de diciembre del año 1602 ¿Un caso tipico de “casualidad’’


- Dijo Don Quijote a Sancho: ¡ Mal cristiano eres! Nunca olvidas la injuria que una vez te han hecho; pues sabete que es de pechos nobles y generosos no hacer caso de niñeria. ¿Qué pie sacastes cojo, que costilla quebrada, que cabeza rota, para que no olvides aquella burla? Advierte Sancho, que hay dos maneras de hermosura: una del alma y otra del cuerpo. La del alma campea en el entendimiento, en la honestidad, en el buen proceder, en la liberalidad y en la buena crianza. Y todas estas partes pueden estar en un hombre feo. Y cuando se pone la mira en esta hermosura y no en el cuerpo, suele nacer el amor con impetu. Yo, Sancho, bien veo que no soy hermoso, pero tambien conozco que no soy deforme, y bastale a un hombre de bien no ser monstruo, para ser bien querido, por sus dotes del alma. ¿Por ventura es asunto vano el que ser gasta en vagar por el mundo, no buscando regalos, sinbo las asperezas por donde los buenos suben a la inmortalidad? Yo, inclinado de mi estrella, voy por la senda de la caballeria andante, por cuyo ejercicio desprecio la riqueza pero no la honra. Mis intenciones siempre las enderezo a buenos fines que son hacer bien a todos y mal a ninguno. ¡Majadero! A los caballeros andantes no les atañe averiguar si los afligidos o encadenados que se encuentran por los caminos estan en aquella angustia por sus culpas. Solo les toca ayudarlos poniendo los ojos en sus penas y no en sus bellaquerias. Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres. Pero si blos hombres sienten demasiado se vuelven bestias. La verdas es mas perseguida de los males, que amada de los buenos. Sabete Sancho, que no es un hombre mas que otro. Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas. No es posible que el mal ni el bien sean durables, porque, habiendo durado mucho el mal, el bien esta ya cerca… Don Quijote es un ser generoso, sin limites, que un buen dia decide luchar por todas las causas perdidas que encuentre al paso.


Su mayor locura esta en su generosidad extrema que le distingue de todos los que le rodean y que lleva a olvidar su interes y su provecho para lanzarse a “desfacer entuertos’’ y socorrer a los mas debiles. El no piensa si sus aventuras le reportaran beneficios o le pasaran factura. El mundo de hoy, mas que nunca necesita caballeros andantes en todos los rincones de la Tierra. Por ello invoco al Gran Arquitecto del Universo para que: La “LOCURA” se apodere de todos. La LOCURA de la paz, en lugar de la locura de la guerra. La LOCURA de Perdonar, en lugar de la locura de culpar. La LOCURA de querer, Ser yo, en lugar de la locura de querer que seas como yo. La LOCURA de Amar, en lugar de la locura de poseer. Y la CORDURA de sabemos LOCOS, en lugar de la locura de creernos cuerdos.

FRASES “Las criticas no son otra cosa que orgullo disimulado. Un alma sincera para consigo misma nunca se rebajara a la critica, la critica es el cancer del corazon” Madre Teresa de Calcuta.

“La libertad de expresion lleva consigo cierta libertad para escuchar” Bob Marley


Los guardianes de mi conciencia