Issuu on Google+

7


El cafeto pertenece a la familia de las Rubiáceas (Rubiaceae), que tiene alrededor de 500 géneros y más de 6000 especies, la mayoría árboles y arbustos. Son principalmente de origen tropical, y de una amplia distribución, a ella pertenecen plantas medicinales como la ipecacuana (Psichoria ipecacuanha), o la Cinchona spp., de la cual se extrae la quinina. Taxonómicamente, todas estas plantas se clasifican como del género Coffea, y se caracterizan por una hendidura en la parte central de la semilla. Se encuentran desde pequeños arbustos hasta árboles de más de 10 m.; sus hojas, que son simples, opuestas y con estípulas, varían tanto en tamaño como en textura; sus flores son completas (en la misma flor se encuentran todos los órganos) blancas y tubulares; y los frutos, son unas drupas de diferentes formas, colores y tamaños, dentro de las cuales se encuentran la semillas, normalmente dos por fruto.


La primera descripción de una planta de café fue hecha en 1592 por Prospero Alpini y, un siglo después, Antoine de Jussieu (1713) la denominó Jasminum arabicanum (la consideró un jazmín). Fue Linneo (1737) quien la clasificó en un nuevo género, el género Coffea, con una sola especie conocida: C. arabica. Hoy, se reconocen 103 especies, sin embargo, sólo dos son responsables del 99% del comercio mundial: Coffea arabica y Coffea canephora. Son originarias de África, o de Madagascar (incluido los Comores). Los granos de café son las semillas de un fruto llamado popularmente cereza. Estas cerezas están compuestas por una cubierta exterior, el exocarpio, el cual determina el color del fruto; en el interior hay diferentes capas: el mesocarpio, es una goma rica en azúcares adherida a las semillas que se conoce como mucílago; el endocarpio es una capa amarillenta que cubre cada grano, llamada pergamino; la epidermis, una capa muy delgada

conocida como la película plateada; y los granos o semillas, el endosperma, conocidos como el café verde, que son los que tuestan para preparar los diferentes tipos de café. Parece que los árabes primitivos llamaron Bunn la cereza y el arbusto, Quishr la pulpa y Bunchum la bebida. Posteriormente, y por prepararse la bebida en forma de vino, los árabes le dieron al café el nombre de qahwah, genérico de los vinos, éste degeneró en cahueh. Los turcos lo tomaron para llamarlo cahve, origen etimológico que le da a la palabra la Real Academia Española. De acuerdo con la enciclopedia del Islam, Kahwah es una palabra árabe de etimología incierta, que es la base de la palabra café, se difundió a través del vocablo turco Kahweh, con diferentes grafías según los idiomas pero con la misma raíz así: café es castellano, portugués y francés; coffea en latín (su nombre científico); coffee en inglés y Kaffee, en alemán, sueco y danés.

9


El famoso político francés Talleyrand afirmaba que un buen café debe estar caliente como el infierno y ser negro como el diablo, puro como un ángel y dulce como el amor. Conocer las ventajas de un buen café caliente y cómo prepararlo para hacer, no solo una experiencia entretenida, sino saludable, son parte del sentimiento de un colombiano conocedor. Aquí te enseñamos como hacerlo. Para acompañar un buen café caliente, es bueno preparar postres pequeños y suaves, como bizcochos, galletas, magdalenas y pan tostado, acompañado con mermeladas o mantequilla.

11


Idóneo para acompañar la lectura de un buen libro o revista. Esta bebida mantiene el equilibrio entre la energía y la relajación, y es fácil de hacer aún sin la forma común de prepararla, para los que no tienen una máquina exprés caminando por ahí.

1 cucharadita de café instantáneo

Calentar bien la leche sin dejarla hervir.

3/4 taza de leche

Servir en una taza.

1 cucharadita de crema de leche

Incorporar el chocolate y el azúcar mezclando bien.

Azúcar y Canela al gusto

Añadir café instantáneo y mezclar. Agregar la crema de leche, revolviendo ligeramente. Espolvorear con canela (Opcional).

13


La bebida más popular en Europa y América Latina. Una bebida de fácil preparación y de múltiples acompañamientos. En Colombia, es una bebida que se consume por tradición al filo de la mañana, como parte de un desayuno balanceado.

1/2 taza de su café preferido 1/2 taza de leche Azúcar al gusto

Una vez preparado el café, todavia caliente, se vierte en una taza que deberá estar también caliente llenando más o menos la mitad de la taza. Calentamos la leche y completamos la taza con la leche Endulzar al gusto y servir

15


El Café Cortado o Macchiato, es popular en España, Portugal y América Latina. Es una buena opción para los que desean iniciar más enérgicamente su día con una cantidad mayor de café, manteniendo el sabor de su leche predilecta.

2/3 taza de su café preferido

Elaboramos el café

1/3 taza de leche

Añadimos el café caliente recien hecho en 2 tazas.

Azúcar al gusto

Vertemos un poco de leche caliente o fria para reducir la acidez del café. Endulzar al gusto

17


Una receta acompañada por un factor apicultor para añadir un aroma y sabor dulce a tu café, principalmente para relajar y disfrutar durante un momento frío. Fácil y rápida de hacer.

1 taza de su café preferido

Elaboramos un café exprés mezclando el café con una pizca de jengibre.

1 pizca de jengibre 1 cucharadita de miel

Añadimos una cucharada de miel en cada una de las tazas.

1 cucharada de nata batida

Vertemos en café en las tazas. Decoramos con nata y servimos.

19


Llamado así, evidentemente por su origen, el café brasileño es una excelente opción para quienes están empezando a consumir café, por su sabor suave y dulce.

3 cucharadas soperas de café instantáneo

A fuego lento con agua ponemos el chocolate y el café.

350 ml de agua

Removemos sin parar hasta que se disuelva bien el café y el chocolate.

1/2 tableta de chocolate 350 ml de leche Azúcar al gusto Nata batida al gusto

Agregamos el azucar y cuando empiece a hervir lo retiramos del fuego. Removemos durante 3 minutos y de poco a poco vamos echando la leche Se pone de nuevo al fuego removiendo constantemente y servimos Una vez servido, se adorna con la nata al gusto

21


Solo porque tradicionalmente el café se tome caliente, no significa que en épocas de calor no puede apreciarse una forma original de preparación de un café frío. La experiencia helada del café llama a sentarse y relajarse por un tiempo; tomarse un receso del estudio y del trabajo para apreciar el sabor tostado del grano, con la sensación refrescante de una bebida fría. Esta experiencia helada merece ser acompañada por postres como tortas de chocolate, pie, crepes, pastelillos de manzana, y nuestro favorito personal para esta experiencia: el cheesecake.

23


En Colombia, esta receta no es muy aplicada, por el contexto cultural que tiene una taza de café caliente en el país. Sin embargo, es una receta de buen sabor, fácil de preparar, y apta para personas hipersensibles al calor.

2 tazas de café 150 ml de leche

Preparar 2 tazas de café exprés y las endulzarlas al gusto.

150 ml de nata batida

Batir la leche y la nata y guardarlo junto con el café en el congelador.

Azúcar al gusto

Servir una vez enfriado.

25


Después de un almuerzo, un postre para finalizar es indicado. Excelente para un asado o encuentros casuales familiares o para un momento de descanso de media tarde.

4 cucharadas soperas de café molido 200 g de azúcar 4 cucharadas de nata

Preparar un café exprés corto y añadirle el azúcar, removiendo hasta que esté disuelto. Verter en el recipiente de cubitos del congelador y dejar helar. Revolver la preparación completamente para romper los cristales. Volver al congelador. Repetir esta operación dos veces más y guardar hasta el momento de servir.

27


Una receta simple y paciente. Apta para personas con hipersensibilidad al calor o que prefieran las buenas bebidas frías por encima de un buen Latte caliente.

2 vasos de café bien fuerte 4 cucharaditas de azúcar

Mezclar todos los ingredientes, salvo la leche, cuando el café esté todavia caliente.

2 cucharaditas de cacao soluble

Dejar enfriar y verter en una cubitera.

1 vaso de leche

Una vez helado servir acompañando la leche bien fria.

29


Con la entrada del verano, el calor y el buen tiempo, es menos apetecible tomar una taza de café caliente. Sin embargo, para aquellos que no quieran prescindir de éste valioso aporte de energía, aparte de la posibilidad de consumirlo con hielos, es indispensable conocer como se prepara esta infusión.

3 huevos

Bate las yemas con el azúcar hasta que estén cremosas.

3 cucharadas de azúcar 1 cucharada de café soluble 200 g de nata montada

Cuécelo al baño María, sin dejar de batir hasta que espese. Añade el café soluble, remuévelo, déjalo enfriar y agrega la nata. Monta las claras a punto de nieve fuerte e incorpóralas a la mezcla anterior, procurando que no se bajen. Repártelo en copas de cristal y déjalo en el congelador una hora y media como mínimo. Retirar 20 minutos antes de servir.

31


Para combatir el calor, lo mejor es tomarnos una deliciosa bebida que nos refresque. Si eres amante del café es siempre bueno tener esta receta muy a mano, especialmente en épocas de calor, donde es preferible al café habitual.

250 ml de café

Hacer un café largo y dejarlo enfriar.

Leche (opcional y al gusto)

Verter en una bandeja de cubitos y helar en el congelador.

Azúcar al gusto

Revolver la preparación completamente para romper los cristales y volver al congelador. Repetir esta operación dos veces más y guardar hasta el momento de servir. Verter en copas y servir.

33


Del café con el alcohol, se podría decir que son dos elixires que tienen una afinidad muy interesante, y se pueden obtener excelentes recetas a partir de ellos, generando una combinación equilibrada y casi perfecta. Algunas de estas sencillas combinaciones, se las enseñaremos a preparar a continuación. Las mezclas de café y alcohol son muy usualmente difíciles de acompañar, ya que son bastante sólidas por sí mismas. Sin embargo, acompañar una de estas bebidas con antipastos o tablas de carne resultan en efectivas combinaciones, sobre todo en eventos, encuentros y reuniones sociales.

35


Como dulce y sabroso es este café antillano que puede darle un toque distinto a desayunos o meriendas. Perfecto para los días fríos, por su aroma y su sabor, que reconfortan el cuerpo.

2 cucharadas soperas de cafe

Preparar un café express.

2 cucharadas soperas de ron

Añadir al café todavia caliente un toque de canela y el ron.

Azúcar al gusto Canela en polvo

Endulzar al gusto y servir.

37


Esta variante del café, con un toque caribeño, nos deja un sabor fuerte, nada menos que del Bacardí. Promete una experiencia culinaria sabrosa e intensa, perfecta para reuniones sociales.

4 cucharadas soperas de café molido

Preparar un café fuerte.

4 cucharaditas de melaza

Poner una cucharadita de melaza en la taza y una copita de Bacardí.

4 copas de Bacardí

Verter el café muy caliente.

39


Para acompañar un postre, o mientras se lee un libro para relajarse, esta receta con Cognac es ideal para acompañar diversos momentos, en compañía o para tiempos personales.

4 cucharadas de café molido

Preparar un café exprés, corto.

4 copas de Martell, Napoleón o Courvoisier

Tomar una taza pequeña y verter una copita de coñac en ella.

4 terrones de azúcar

Colocar en una cucharita un terrón de azúcar seco, se procede a mojarla en el coñac y prender fuego. Introducir el terrón, poco a poco, en el coñac de la taza hasta que encienda totalmente. Dejar arder unos cinco minutos. Verter el café muy caliente.

41


Esta es una de las más comunes formas de beber el café pero con un toque adicional de bebida alcohólica. Por supuesto, ese brebaje que le dará fuerzas será, ni más ni menos, que la bebida escocesa por costumbre: el Whisky.

4 cucharadas soperas de café molido 8 cucharaditas de azúcar

Preparar un café exprés largo. En 4 vasos previamente calentados, poner dos cucharadas de azúcar y el whisky ( 1 copita por vaso ).

3/4 de litro de agua Verter el café muy caliente y remover. 200 g de crema de leche 4 copitas de whisky

Colocar encima la crema de leche, procurando que este muy fría.

43


Una receta que se lleva su tiempo, pero vale la pena disfrutar en reuniones sociales que van de largo para toda la noche. Esta receta es para que la disfrutes con cinco personas más. si quieres compartir más de esta deliciosa bebida, aumenta lo necesario los ingredientes que necesitas.

1/4 de litro de aguardiente de caña

En el centro de una cazuela mediana de barro poner los terrones de azúcar.

1/4 de litro de ron negro

Verter la caña, el ron y el coñac.

1/4 de litro de coñac

Introducir la canela y la piel del limón.

1/4 de litro de café (puro,sin azúcar,caliente)

Prender fuego al azúcar embebido de alcohol y dejar arder durante 10 minutos, removiendo suave y constantemente con una cuchara.

25 a 30 terrones de azúcar 1 bastoncillo de canela La piel de medio limón

Cuando las llamas decrecen en intensidad, verter en la cazuela el café ya preparado, remover un poco más y servir con el cucharón, en tazas de café.

45


¿Quieres saber de dónde proviene el café que consumes? ¿Qué tipo de bebida es la que estás degustando cuando preparas estas recetas? ¿Dónde comprarlo? ¿Dónde conseguir lo que no encuentras en la alacena de tu casa? En esta sección conocerás las respuestas a estas preguntas, y lugares donde puedes saber más al respecto de lo que aquí no te contamos.

47


49


51



Cocf4