Issuu on Google+


Caroya e n

i m รก g e n e s

POTHO G RA P HY BY E STE BA N CASTAG N A A N D C R ISTIA N G IORG IS


Título original : Esto es la Colonia – Colonia Caroya en Imágenes © Para esta edición : Esteban Castagna Ediciones, 2011 www.estebancastagna.com - info@estebancastagna.com © 2011, fotografías : Esteban Castagna - Cristian Giorgis © 2011, textos : Alejandro Romanutti Producción ejecutiva : Federico Uanino – Carpal S.A. Edición de Textos : Natalia Dalla Costa Traducción al Italiano : Natalia Dalla Costa Traducción al Inglés . Natalia Dalla Costa

Caroya

Diseño y diagramación : Alejandro Barbero www.barberovisual.com Fotocromía e impresión : Triñanes Gráffca S.A ISBN : 978-987-25924-0-0

e n

Primera Edición en el 2011, Esteban Castagna Ediciones. Esta obra se terminó de imprimir en Buenos Aires, en Junio del 2011.

i m á g e n e s

Todos los derechos reservados según convenciones internacionales de copyright. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida o utilizada, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopias, sin previo permiso del editor. Su infracción está penada por las leyes 11.723 y 25.446. Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723

Cristian Giorgis fotografia

P O T H O G R A P H Y

B Y

E S T E B A N

C A S T A G N A

A N D

C R I S T I A N

G I O R G I S


Cuando Esteban Castagna y Cristian Giorgis me pidieron un prólogo para este libro, me sorprendió la osada propuesta de los fotógrafos (verdaderos artistas) ya que conocía Colonia Caroya solo como circunstancial visitante, en compañía de familiares y de amigos. Y, aunque mi sangre piamontesa había vibrado, hasta latirme en las entrañas, ante cada gesto de la gente de “la colonia”, y ante cada guiño de las costumbres friulanas, sabía que muchas otras plumas podrían asumir esta tarea con más justicia que la mía. Acepté el desafío, sin embargo ante la magia de las fotografías (verdaderas obras de arte). Sin lugar a dudas, cada toma de estos artistas plasma, recortando simplemente un trozo de territorio, un momento de esa localidad, instante que es eterno, por paradójica que resulte la frase. No olvidemos que la paradoja suele ser germen de lo poético. Con el correr de las hojas (o de las imágenes), se va abriendo ante nuestros ojos un mundo de singulares sabores, olores, texturas, colores, sonidos todos atravesados por sentimientos que identifican (sin congelar) una forma de vida única y plural a la vez: estos “gringos” llegados del Friuli y del Véneto son todos los “gringos”; estos paisajes rurales son todos los paisajes; estos salames que duermen su sabor irresistible y perfumado son únicos; pero representan a toda una provincia; detrás de cada sonrisa o de cada mano callosa, hay una prole similar a tantas otras que pueblan este país; cada oficio no es más que un espejo de tantas otras esforzadas y duras labores del hombre del interior. Todo eso está en este libro para provocar nuestros sentidos y captar nuestro interés por seguir conociendo la Colonia. Y, es importante que lo diga, nada es ingenuo. Sus autores han seleccionado, como se selecciona la uva para el frambua, lo más representativo de su región y, con alquimia similar a la de los alambiques de la grapa, nos lo entregan, trasmutado, con el estilo al que ya nos tienen acostumbrados .


Resulta imposible para el espectador (que deja de serlo en cuanto cruza el umbral del texto y desea estar inmerso en esa mixtura de sensaciones) abstraerse de pensar en la tozudez y en la fuerza inconmensurables de estos “colonos” que, aquí, en “L’América”, reconstruyeron la patria de la que venían, a imagen y semejanza: algunas bodegas de acá se hicieron con planos de iglesias de allá; algún sótano que hoy alberga manjares ancestrales , cual cofre, fue, en “L’Italia” de la partida, refugio contra la barbarie de la guerra; algún baúl de ajuares que durmió su sueño de amor en barcos peregrinos fue aquí rústica despensa avara, que escondía, en la mezquindad de sus candados, la generosa reserva de alimentos, por si volvía a asechar el hambre … Teniendo en cuenta que cada disparo de la cámara instaura el pasado, como lo expresa tan claramente el reconocido fotógrafo Anselmo Pérez, registrar en un libro las fotografías que develan la idiosincrasia de un pueblo agiganta su importancia como documento. Muchas de las obras de Castagna y Giorgis han logrado cautivar la esencia de un grupo humano que ha sabido sobreponerse a numerosas y crueles adversidades con tesón y con privaciones proverbiales. Además,cuando hablo de magia, me refiero a esos encuadres que logran reflejar la realidad y, también, los sueños de antiguos inmigrantes soñadores que ya son familias argentinas en sus hijos, y a los ángulos que revelan los nuevos empeños de los que apenas han llegado y buscan, como aquellos, con sudor, un lugar en el mundo, en la generosidad de esta tierra.


Estas fotos toman la luz de la profundidad de lo que retratan y la proyectan para que viaje hacia nuestra mirada, y, en esa transmutación del encuentro, la hagamos nuestra y la des-cubramos. Podría decirse que, en cada encuadre, en cada tono, en cada composición, se advierten las huellas de estos dos jóvenes que, con cada hilo (un rostro, un oficio, una manufactura, una fiesta, una obra arquitectónica…) van tejiendo esa trama que el pueblo caroyense vive como cultura. La región se respira en las fotos de Castagna y Giorgis. Ese es el secreto: verlas es viajar con ellos, tomar la grapa de…………. con……, saborear las bondiolas de…………..con….., escuchar el acordeón de…………..con……………, cantar…. con, jugar a la mora en el bar de ……….….con……………, probar el vino en lo de…, y, si se sobrevive a la experiencia , seguir pensando en recorrer la zona para continuar la iniciación. Este compendio de impresiones no se queda en la calle ancha y en sus plátanos, mítica postal de Caroya: la atraviesa con su mirada profunda y penetra, chacra por chacra, bodega por bodega, viñedo por viñedo y la recorre con una mirada aguda pero indulgente, propia de quien pertenece a lo que muestra. El trayecto visual comienza con….. ; sigue con……. y finalmente ………. En este objetivo tozudo y obstinado de eternizar en cada clic una porción de sentimiento hecha imagen, hay presencias que ya son ausencias; hay sonidos que ya son silencios, hay sepias y grises que remiten a antiguos fulgores, pero también hay vacíos que quizás sean el pasaporte para otros libros en los que se siga condensando la transformación de un territorio de ensueño en una ciudad real. Tal vez sean otros los rostros que pueblen estas páginas, otros los paisajes que llenen cada hoja, otros los oficios que brinden sus sudores. Pero eso es otro libro. Es otro de los méritos de este: invitarnos a seguir volviendo a Caroya.


¿sobre que cimientos se fundó este pasado al que siempre se remite en cada uno de los rincones de esta colonia? ¿cómo se moldea esa dimensión particular que orece en cada rincón y que no es solamente lo que vemos o palpamos directamente en algún detalle de los construído, sino que se materializa en su plenitud cuando es acompañada con una frase, con un acento, una historia o cualquier elemento del orden de lo intangible que lo completa? el libro que hoy presentamos, intenta, a través de sus imágenes, dar cuenta de esta experiencia particular que implica recorrer colonia caroya y entenderla. trata de atar cabos y abarcar el complejo ser de esta comunidad.


Lugares Lo s r asg o s vi si bles de aq uello q u e ya fu e y lo qu e está s i end o, conf or ma n u n pai sa je úni c o q ue es am bas c o sas a la vez. E s u na tota li da d qu e s olo pod em os c aptar c uando lo g r am o s apr o xi ma r nos a l s ent i r pr opi o d e a qu el qu e es el h abitante de Car oya.

Costumbres Lo s r asg o s vi si bles de aq uello q u e ya fu e y lo qu e está s i end o, conf or ma n u n pai sa je úni c o q ue es am bas c o sas a la vez. E s u na tota li da d qu e s olo pod em os c aptar c uando lo g r am o s apr o xi ma r nos a l s ent i r pr opi o d e a qu el qu e es el h abitante de Car oya.

Nuestra gente Lo s r asg o s vi si bles de aq uello q u e ya fu e y lo qu e está s i end o, conf or ma n u n pai sa je úni c o q ue es am bas c o sas a la vez. E s u na tota li da d qu e s olo pod em os c aptar c uando lo g r am o s apr o xi ma r nos a l s ent i r pr opi o d e a qu el qu e es el h abitante de Car oya.

Retratos Lo s r asg o s vi si bles de aq uello q u e ya fu e y lo qu e está s i end o, conf or ma n u n pai sa je úni c o q ue es am bas c o sas a la vez. E s u na tota li da d qu e s olo pod em os c aptar c uando lo g r am o s apr o xi ma r nos a l s ent i r pr opi o d e a qu el qu e es el h abitante de Car oya.


Lugares Lo s r asg o s vi si bles de aq uello qu e ya fu e y lo qu e estĂĄ s i end o, conf or ma n u n pai sa je Ăşni c o q ue es am bas c o sas a la vez. E s u na tota li da d qu e s olo pod em os c aptar c uando lo g r am o s apr o xi ma r nos a l s ent i r pr opi o d e a qu el qu e es el h abitante de Car oya.


Los rasg os visible s d e a q u el lo q u e ya fu e y lo qu e e stĂĄ si en d o, c o n f o r ma n u n pa isa je Ăş nic o qu e es am bas c o sas.


Costumbres Los ras gos vis ibl es de aquel lo que ya fue y lo que estĂĄ s ien do, con forman un paisa je Ăşn ico que es am bas cosas a l a vez . Es un a total idad que s olo podem os captar cuan do logram os aproximarn os al s entir propio de aquel que es el habitante de Caroya.


Lo s r as gos visible s d e a que llo que ya fu e y lo que e stĂĄ sie nd o, conforma n u n pa i sa j e Ăşnico que e s ambas cosas.


Nuestra gente Los ras gos vis ibl es de aquel lo que ya fue y lo que estĂĄ s ien do, con forman un paisa je Ăşn ico que es am bas cosas a l a vez . Es un a total idad que s olo podem os captar cuan do logram os aproximarn os al s entir propio de aquel que es el habitante de Caroya.


Retratos Los rasgos visible s de aquel lo que ya fue y lo que estĂĄ sie nd o, conforma n un paisa je Ăşn ico que es am bas cosas a la ve z. Es una total idad que s olo podem os captar cua nd o logramos aproximarn os al s entir propio de a que l que e s e l h a b itante de Caroya.


Lo s r as g o s vi s i b l es d e a que llo que ya fue y lo que e stá s i en d o, c o n f o r ma n u n paisa j e único que e s ambas cosas


¿sobre que cimientos se fundó este pasado al que siempre se remite en cada uno de los rincones de esta colonia? ¿cómo se moldea esa dimensión particular que orece

Backstage

en cada rincón y que no es solamente lo que vemos o palpamos directamente en algún detalle de los construído, sino que se materializa en su plenitud cuando es acompañada con una frase, con un acento, una historia o cualquier elemento del orden de lo intangible que lo completa? el libro que hoy presentamos, intenta, a través de sus imágenes, dar cuenta de esta experiencia particular que implica recorrer colonia caroya y entenderla. trata de atar cabos y abarcar el complejo ser de esta comunidad.


backstage


Reencuentro


Los pl áta n os, el sa l am e y e l vin o “de l a Co lo n ia” n o so n só lo parte s de un to do q ue está fuertemente in stal ado s e n e l imag in ario c o l e c tivo arg e ntin o y q ue se ide ntif ic an automáticamente con un a so l a c o lo n ia: “l a Co lo n ia Caroya”. So n l a punta e m e rg e nte de a lgo mucho más pro fun do e n e l q ue se c o n j ugan e l e m e nto s de un pasado muy pa rticul a r y un prese nte q ue lo re ivin dic a e n c ada c o sa y e n c ada m o m e nto. Esta fusión del pasa do en e l pre se nte pare c ie ra h abe rse c o nve rtido e n un rasg o e se n c ial

Vamos a hacer una familia mas grande aun.

de quien es ha b ita n e ste lugar. U n a f o rma partic ul ar de se r e n e l q ue l a dim e n sió n de l a historia pasa da más q ue irse de bil itan do, se fue re inve ntan do y así re f o rzan do, a fuerza de l a n eces idad de l as n ue vas g e n e rac io n e s q ue supie ro n , n o sin rie sg o s aún l atentes, reinterpre tarlo para po de r usarlo c o m o un a man e ra de din am izar e l presente, con miras a pe n sar f o rmas po sibl e s de futuro y n o c o m o un a man e ra de esta n ca rse en un a me m o ria o bso l e ta q ue so lo sirva para un a n o stalg ia sin rum bo s.

unafamiliagrande/facebook.com


dedicado a toda la familia de colonia caroya, los que iguran en este libro y a los que de alguna manera aportaron su peque単a historia, a los que ya no estan isicamente entre nosotros, pero que dejaron este maravilloso legado.

w w w.el l i bro d el aco l o ni a.co m. a r


Colonia Caroya en imágenes