Page 1

DIARIO DEL SUR AGENCIA LATINOAMERICANA DE NOTICIAS

abril 2013 / www.portaldelsur.info

Especial sobre las elecciones presidenciales en el Paraguay

todo al colorado En busca de una solución colectiva a la profunda crisis habitacional, hace trece años nacía la 341. Burocrática y sin financiamiento, la ley le permitió a muchos vecinos organizarse en cooperativas y pedir créditos para levantar el techo propio. Logros de una lucha que lentamente da sus frutos.


2 |

Elecciones en Paraguay

Especial abril de 2013

Todo al Colorado El triunfo electoral de Horacio Cartes, candidato a presidente por el tradicional Partido Colorado, dejó al descubierto la jugada política que los unió a los liberales en la destitución del ex presidente, Fernando Lugo, en junio del año pasado. La decisión del Legislativo fue veloz y categórica, sin embargo las causas de la masacre de campesinos y policías paraguayos que terminó con el gobierno de Lugo, continúan sin ser investigadas

H

ace poco menos de un año, el entonces presidente Paraguay, Fernando Lugo, era acusado por la Cámara de Diputados de su país de haber generado “constante confrontación y lucha de clases sociales, que como resultado final trajo la masacre entre compatriotas”. Con el respaldo de Senadores, la mayoría opositora al frente del poder Legislativo paraguayo alcanzaron la destitución del ex obispo en un “juicio político express” que no les llevó más que un par de horas. Dos condimentos fuertes debía tener la sentencia para justificar una acusación política capaz de destituir al jefe de Estado, por un lado, lo acusaban de responsable de la muerte de 17 paraguayos durante el hecho conocido como la “masacre de Curuguaty”, por el otro, debía cargar con el peso de “la lucha de clases” en su país.

Los jueces fueron los 76 diputados nacionales, de los cuales la mayoría estuvo en manos del tradicional Partido Colorado con 34 representantes y lo secundaba el ex aliado electoral de Lugo, el Partido Liberal con 29 bancas. Lugo sólo contó con el apoyo de una diputada, Aída Robles,

que votó en contra al juicio político al presidente que al día siguiente pasó como un rayo en dirección al Senado en donde, con otra votación escandalosa, 39 legisladores dijeron que sí al juicio y sólo 3 se opusieron. “Dolió mucho, el nivel acusatorio daba vergüenza, no había pruebas, nada contundente” lamentó por

esos días Aída miembro del Frente Guasú. Las causas de la masacre de Curuguaty aún hoy continúan siendo investigadas. El Comité de Derechos Humanos de la ONU comunicó hace unos meses su preocupación “por la información recibida que demuestra


Especial abril de 2013

falta de imparcialidad e independencia en los procesos de investigación desarrollados” y exigían al presidente Federico Franco una investigación “inmediata”. Lo cierto es que el 15 de junio del año pasado, la sociedad paraguaya fue testigo del desalojo violento por parte de la fuerza policial de un grupo de campesinos sin tierra en un campo en Curuguaty que derivó en un enfrentamiento a tiros en el que murieron 11 campesinos y 6 policías en un hecho que todavía resulta confuso y que los organismos de derechos humanos exigen su esclarecimiento urgente. A los pocos días, los legisladores colorados con mayoría parlamentaria encontraron el momento justo para terminar con el mandato de Lugo. Así fue como sin timidez acusaron al ex obispo de haber sido el culpable de haber generado “la lucha de clases” en el país. Lo acusaron por esos 4 años de gobierno, pero se desentendieron de sus 60 años en el poder. Desde mediados del siglo pasado hasta la elección por voto popular de Fernando Lugo, el conservador Partido Colorado estuvo al frente del Ejecutivo paraguayo. Más de medio siglo al frente del gobierno, que incluyeron los 35 años de dictadura militar de Stroessner parece no alcanzar para asumir la cuota de responsabilidad de esa “constante confrontación” entre los paraguayos pro-

ducto de las acentuadas desigualdades sociales. Por su parte, el Partido Liberal jugó estratégicamente en una alianza electoral que benefició a ambos sólo en un corto plazo. Lugo, con el respaldo del Alianza Patriótica para el Cambio que incluía a los liberales y a una variedad de partidos y movimientos de izquierda ganó con el 41%, desterrando a los colorados gracias a unos 10 puntos de diferencia. Sin embargo el gobierno se tradujo en una coalición endeble que de a poco empezó a mostrar sus fisuras hasta terminar apoyando la destitución de su propio candidato. La alianza política que llevó a Lugo al Palacio de los López terminó por conformar, ya en el gobierno, una concertación entre unos 20 partidos de izquierda con el nombre de Frente Guasú (o Frente Grande) que tuvo su debut en las elecciones municipales del 2010. Este Frente fue creado con la intención de institucionalizar el proceso de cambio iniciado por el presidente y organizar a sus bases. Sin embargo, la fortaleza se pone a prueba en los momentos álgidos, quedando en evidencia la debilidad del pacto. A los pocos días del golpe parlamentario la divisiones entre las líneas internas comenzaron a notarse, la definición de los candidatos tensó la cuerda y un tiempo más

Elecciones en Paraguay

tarde ya podía vislumbrarse la escisión en dos grandes corrientes. Por un lado el FG eligió al médico Aníbal Carrillo como su candidato presidencial y Avanza País –concertación creada recientemente por una escisión en el Frente Guasú– propuso como candidato al periodista Mario Ferreiro, mientras otras fuerzas menores como el Partido Humanista y el Partido de los Trabajadores llevaron candidatos propios. La incapacidad política y los personalismos de la izquierda paraguaya privó al electorado de contar con una alternativa progresista capaz de hacer frente al poder colorado. Aquellos que esperaron con calma combatir el golpe en las urnas y retomar el camino de la búsqueda de mayor igualdad en estas elecciones se quedaron sin respaldo. El gobierno de Lugo no logró romper con los patrones de inequidad e injusticia en el que se encuentra sumergido Paraguay desde hace tantos años, sin embargo avanzó con algunas medidas que permitieron reducir las enormes brechas de desigualdad social. Un ejemplo de eso es el Programa de Transferencias de Ingresos Condicionados que brinda asistencia a las madres que presenten la libreta de vacunación y la inscripción de su hijo a la escuela. Otro programa que permitió sacar de la pobr-

| 3

eza a más ciudadanos fue el Tekopora o “vivir bien” que apuntó a garantizar el acceso a los alimentos, salud y educación a la población vulnerable de la ciudad y de las zonas rurales. Faltaba mucho, pero había un cambio. Que los legisladores del conservador Partido Colorado y Liberal hayan acudido a presentar al ex obispo como el causante del enfrentamiento de clases parece ser la gran paradoja de su historia política reciente. Desde el Frente Guasú sostuvieron desde el comienzo que la destitución de Lugo fue un plan bien elaborado que necesitó de 23 intentos previos de juicio político antes de dar en el clavo. Sin embargo que hoy haya triunfado en las elecciones presidenciales el candidato colorado, Horacio Cartes, vinculado al narcotrafico, lavado dinero y grandes negociados, dejá de ser paradójico para ser preocupante. Inquieta el rumbo que tome Paraguay en los próximos años, incomoda la idea de pensar a un vecino tan a contramarcha de los procesos de integración regional, molesta el desfachatez de Cartes,electo por voto popular, pero tal vez lo que más inquieta es ver la incapacidad de la dirigencia de la centro izquierda paraguaya de organizar un movimiento robusto desde sus bases capaz de hacer frente a tanto descaro. *


4 |

Elecciones en Paraguay

Especial abril de 2013

perfil de

Horacio Cartes, el nuevo presidente paraguayo


Especial abril de 2013

Elecciones en Paraguay

| 5

Negociados financieros, prófugo de la ley, dirigente de un club de fútbol, declaraciones homofóbicas, cables de wikileaks que lo vinculan con el lavado de dinero proveniente del narcotráfico. Estas son solo algunos datos que pueden decirse del “controvertido” candidato presidencial del Partido Colorado, Horacio Cartes.


6 |

Elecciones en Paraguay

Especial abril de 2013

L

a carrera política de Horacio Cartes ha sido meteórica. Hace poco tiempo el empresario solo era conocido por los ciudadanos paraguayos por ser el dirigente que había llevado al club de fútbol Libertad a los primeros puestos del campeonato nacional. Tres años después, este polémico personaje se ha convertido en el candidato a presidente de la Asociación Nacional RepublicanaPartido Colorado, que el próximo domingo buscará regresar al poder luego de una pausa de cinco años. Empresario y prófugo Nacido el 5 de julio de 1956 en el seno de una familia de empresarios, Cartes estuvo desde joven vinculado al mundo empresarial. A partir de vinculaciones con funcionarios del gobierno del ex dictador Stroessner y otros personajes controvertidos como el empresario de frontera Fadh Yamil Georges, el joven inversionista logró construir un conglomerado de más de 25 empresas que hoy lleva el nombre de “Grupo Cartes”. Cuando se hace referencia al origen de la fortuna del ahora candidato a presidente, suele señalarse a la incursión de este en negocios financieros durante la década del ’80, cuando creó la firma Cambios Amambay, que años después se convertiría en un banco que lleva el mismo nombre. En esos años, junto con otros empresarios, Cartes fue

un informe en la que se acusó a la Tabacalera del Este S.A. de contrabandear grandes cantidades de cigarrillos en la región Sur y Sur Este del país, a la que se sumó en el año 2012 una demanda judicial de la tabacalera brasilera Souza Cruz. Fútbol y medios: el camino a la fama La popularidad que alcanzó Horacio Cartes a nivel nacional se debe a su gestión al frente del club de fútbol Libertad a partir del año 2001. Durante su gestión al frente de la institución deportiva, el empresario llevó adelante un plan de fuertes inversiones en instalaciones y compra de jugadores para el plantel profesional. Los resultados no tardaron en llegar.

procesado por la justicia paraguaya por evasión de divisas, negociado que consistía en adquirir dólares preferenciales de parte del Banco Central de Paraguay para la compra de insumos agropecuarios, que luego volvían a ser colocados en el mercado financiero a precio oficial. Estuvo cuatro años prófugo refugiado en Punta Porá, Brasil, hasta que logró regresar al país con la certeza de continuar en libertad. Sin embargo, el gran salto empresarial lo dio en el rubro de la fabricación

de cigarrillos, al asociarse en 1994 con la Tabacalera del Este (Tabesa). A partir de allí crearía en 1996 la distribuidora Tabacos del Paraguay S.A., en el 2002 la compañía Agrotabacalera del Paraguay S.A. y 5 años después lanzaría Tabacos USA Inc. firma que se ocupa de la exportación de cigarrillos paraguayos a Estados Unidos. Este exponencial crecimiento empresarial no estuvo exento de controversias y demandas judiciales. En el año 2004, el Poder Legislativo brasilero presentó

Entre los años 2006 y 2008, el equipo del barrio de Tuyucuá logró conquistar cinco campeonatos de forma consecutiva, hecho histórica para el club, que el hábil Cartes supo capitalizar mediáticamente. A partir de allí comenzó a ser un personaje renombrado del mundo deportivo del país, plataforma desde la cual comenzó a posicionarse en el escenario político paraguayo. Honor Colorado: escalando a la presidencia Hasta el 23 de septiembre de 2009, fecha en la que se afilia al Partido Colorado, nada puede decirse de la trayectoria partidaria de Horacio Cartes. Este resultaría ser el principal impedimento que encontró


Especial abril de 2013

en su camino a la candidatura presidencial. El estatuto del ANR-Partido Colorado, establecía un máximo de 10 años de militancia previa para cualquier miembro que quisiera aspirar a la presidencia de la nación como candidato del partido. Sin embargo, luego de crear el movimiento Honor Colorado, nombre que lleva sus mismas iniciales, Cartes puso en marcha una campaña para convocar a una convención nacional del partido que modifique la cláusula en cuestión. Históricos dirigentes se opusieron a la avanzada de Honor Colorado sobre el centenario partido, como el ex presidente Nicanor Duarte Frutos. “Con Horacio Cartes comienza la era de la obscenidad, de la pornografía política, donde todos los vicios se vuelven explícitos, donde todas las perversidades se revelan sin ninguna vergüenza” dijo el dirigente colorado. Pese a estas resistencias, la convención se celebró el día 15 de enero del 2011, modificándose el artículo que impedía la candidatura del empresario. A partir de allí, el movimiento Honor Colorado lograría hegemonizarse dentro de la ANR, como quedaría demostrado en las elecciones internas del partido en las que Cartes se impuso por más de 200 mil votos, consagrándose así como candidato a presidente del Partido Colorado. Narcotráfico, Wikileaks y homofobia

Como era de esperar, la campaña electoral de Cartes estuvo plagada de polémicas, acusaciones y desmentidas. A penas iniciada la carrera hacia la presidencia, las presuntas vinculaciones del candidato colorado con el narcotráfico y el lavado de dinero volvieron al centro de la escena. Uno de los hechos más mencionados fue la captura de una avioneta por parte de la Secretaría Nacional Antidrogas, ocurrida el 29 de febrero de 2000, en la

Elecciones en Paraguay

ación de inteligencia de la DEA y la oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF), que investigaba una red de tráfico de drogas y lavado de dinero que opera en Argentina, Brasil y Paraguay. En el cable, los diplomáticos estadounidenses señalan a Horacio Cartes como el “pilar de la comunidad” ilícita, y al Banco Amambay, del cual es dueño, como la institución que mueve el 80% del lavado de dinero de Paraguay. “Agentes se infiltraron en la empresa

Me pego un tiro en las bolas si mi hijo se casa con otro hombre", Horacio Cartes.

estancia Nueva Esperanza, propiedad de Horacio Cartes. En aquel entonces, el empresario aseguró que no tenía nada que ver con la aeronave en la que se encontraron 20.100 kilos de cocaína y 343.850 kilos de marihuana prensada, argumento que repitió una y otra vez al ser consultado sobre aquel episodio. En octubre de 2011, cuando el candidato ya estaba en plena campaña electoral, un nuevo escándalo volvió a vincularlo con el contrabando de drogas. La organización internacional Wikileaks filtró una serie de cables de la diplomacia norteamericana, sobre una oper-

de lavado de dinero de Cartes, una organización que se cree lava grandes cantidad de la moneda estadounidense generadas a través de medios ilícitos, incluyendo la venta de narcóticos desde la triple frontera (TBA) a los Estados Unidos” informa el cable. Estos episodios no han sido los únicos que han generado controversias en torno al empresario colorado. A lo largo de la campaña, Cartes ha lanzado una serie de declaraciones que parecen no pertenecer a un político en campaña. “Tengo tres hijos y no me gustaría tener que decirles que yo legalicé algo así. Todavía creo en la normalidad y si

| 7

alguien opta, bueno, cada uno hace lo que quiere con su vida, pero llevarlo a la normalidad es otra cosa. Me parece que ahí ya voy a empezar a creer en el fin del mundo. Mantengámonos normales, y el que quiera ser feliz andando de rama en rama, que se vuelva mono”, dijo Cartes en relación al matrimonio entre personas del mismo sexo. En otra llamativa declaración, el candidato a presidente admitió que en sus empresas no existen sindicatos de trabajadores porque, supuestamente, cumple con todas las reglas y las leyes laborales. “El origen de los sindicatos son las luchas por los derechos cuando no se cumple con ellos, es en respuesta por los descontentos. Por eso nosotros no tenemos ninguno, gracias a Dios”, dijo el empresario y político. Estas acusaciones y exabruptos del polémico empresario parecen no ser aspectos determinantes para el electorado paraguayo. La mayoría de las encuestas dan como amplio favorito al candidato colorado para las elecciones del próximo 21 de abril, lo que parece pronosticar el retorno al gobierno, luego de un paréntesis de cinco años, del partido que gobernara por 61 años el Paraguay, la mayoría de ellos durante la dictadura de Alfredo Stroessner. Habrá que esperar los resultados del próximo domingo para saberlo. *

Fuentes: ultimahora.com, wikileaks.org, ea.com.py.


8 |

Elecciones en Paraguay

E

l régimen stronista (19541989) fue una construcción histórica que, como todo orden de 35 años, implicó un profundo proceso de cambio, recreando las bases legales, discursivas, sociales y represivas para su legitimidad. Dicha experiencia clausuró un largo período de inestabilidad política y resolvió a su modo la crisis del consenso liberal que la Guerra del Chacho (1932-1935) había expuesto taxativamente. En efecto, de esa guerra sobrevino el stronismo, después de la experiencia corta y fallida de la Revolución Febrerista que bajo el lema “ni comunista ni fascista” habilitó una lectura antiintelectual de la Guerra de la Triple Alianza (1965-1970). Finalmente, el triunfo de la Guerra Chica posibilitó releer a la Guerra Grande y Stroessner se pensó como el primer heredero directo de esas representaciones.

Especial abril de 2013

Política, partidos y elecciones en Paraguay Por Lorena Soler * Pero no sólo de imaginarios vive el hombre: a su llegada estaba vigente la Constitución de 1940, que reconfiguraba el rol y las funciones del Estado, en un desprecio absoluto por el liberalismo político. Una constitución de corte corporativista que repuso el Consejo de Estado y desplazó la soberanía de la nación al pueblo. A diferencia de lo que ha sostenido la literatura “es-

pecializada”, el stronismo no fue un orden político de excepción y tampoco se instaló a condición de garantizar uno existente. Muy por el contrario, presentó un nuevo tipo régimen político y con ello un ordenamiento social que, modernización conservadora mediante (el leitmotivde la región de los años 1950-1960), trastocó cada uno de los hilos de la estructura social vigente. Los procesos exitosos de esa modalidad de cambio

social fueron llevados a la práctica mediante el empleo de formas autoritarias de regulación del sistema político y cooptación de clases socialeso élites políticas. Por eso, el Partido Colorado (Asociación Nacional Republicana) jugó, con el acompañamiento de casi todos los partidos políticos o fracciones de estos, un rol central. Como nos recuerdan siempre los politólogos, es


Especial abril de 2013

el partido en el gobierno más antiguo de América Latina, superando incluso al PRI mexicano. Tal vez por esta razón, cuando se piensa el derrocamiento de Alfredo Stroessner -el 3 de febrero de 1989- y el inicio de la “transición a la democracia” se vuelve una y otra vez la mirada sobre la continuidad del Partido Colorado en el gobierno, ese hecho maldito que el triunfo de Fernando Lugo (2008) nos ilusionó con disipar. Sin embargo, esa mirada, aunque irrefutable, no deja de ser un tanto formalista. En todos los partidos de masas, sus bases y sus dirigentes no son estáticos ni marginales al proceso irreversiblede transformaciones de una nueva fase del capitalismo mundial. En rigor, Paraguay no ha sido ajeno a las dificultades y complejidades que supone la construcción de un orden democrático en un verdadero giro de época, donde las formas de hacer política han sido afectadas de manera radical. Cambios políticos que encuentran su origen en una nueva matriz económica apoyada en la extracción de divisas vía agronegocios, que expulsa a los campesinos a los márgenes de la ciudad y a otros tantos directamente al exilio. Cuarto exportador mundial de soja, con la estructura impositiva más regresiva de la región. Es decir, un Estado que garantiza ganancias extraordinarias, pero que

a cambio no cobra nada. Una soberanía política, arrasada por los nuevos actores económicos. En este contexto, los partidos políticos –específicamente liberales y colorados–, que controlaban los vínculos con sus bases y dotaban de sentido a las identidades, han sido desplazados por las nuevas corporaciones financieras y comunicacionales. Y parte de esto se refleja en algunos nuevos comportamientos electorales: la escisión del Partido Colorado, las nuevas formaciones partidarias elección tras elección –más allá de su perdurabilidad en la escena política-, la abrupta disminución de la afiliación política en los jóvenes y la merma de votos de los candidatos presidenciables pertenecientes a las formaciones partidarias tradicionales. En ese mismo fenómeno se inscribe el triunfo de Fernando Lugo y su destitución en junio de 2012. Un presidente clerical que -proviniendo de una de las instituciones más importantes y legítimas de la tierra jesuita- llegó en el momento exacto en el que el sistema político parecía entrar en su fase final. Como otros tantos presidentes de la región, intentó aprovechar su condición de outsider para ingresar por el callejón que dejaban la crisis de la hegemonía neoconservadora:“Son mis hermanos, porque somos todos hijos de la misma crisis”, dijo por entonces el comándate Chávez para

Elecciones en Paraguay

referirse al nuevo cuadro político regional. Sin embargo, el luguismo ni llegó con una fuerza política propia ni la creó desde el Estado. Pudo entonces pronunciar el discurso que nadie quería escuchar: “Me someto a la decisión del Congreso”, ante una plaza escuálida en la cual no había pueblo, ni obreros, ni campesinos, ni partido. En un escenario de correlaciones de fuerza muy desigual, frente a los poderes fácticos de los órdenes políticos actuales de América Latina, la orfandad social de la plaza expresaba la orfandad política del gobierno destituido. Una ausencia que contrastaba con la multitudinaria marcha de 40.000 personas, que en el contexto de descrédito final al sistema político y a su clase , ofreció a Lugo la postulación como candidato a la presidencia. Esos momentos excepcionales de la historia en los cuales todos estamos convencidos de que algo puede cambiar. “El cura de los pobres”, era ante todo un personaje prudente que pudo expresar una crisis pero no superarla y representar una amenaza al orden vigente, donde probablemente no la había. Por eso las fuerzas reaccionarias tomaron la pausa necesaria para recomponerse de la crisis y vía Golpe de Estado se hicieronnuevamente del gobierno que hoy persiguen y seguramente logren mantener vía elecciones democráticas. Sin embargo, el reto político (inclusive el drama) no

| 9

debería estar en la vuelta del Partido Colorado al poder. Si en cambio, la atención se debería depositar en su candidato, el empresario Horacio Cartes, que lejos de portar ideología o alguna identidad política, usufructúa la estructura partidaria para controlar el Estado. Y si bien necesita de un partido, su fortuna personal le provee una altísima autonomía, lo cual le permite ser el candidato de un partido en franca crisis. Con él acceden, antes que los colorados, una nueva burguesía (o la vieja amoldada a los nuevos tiempos), que como en otros casos de América Latina prueban suerte en el escenario electoral. No todos llegan, pues la arena política es más pantanosa que la económica. Pero todo indica que como Chile, Paraguay será la otra excepción al giro regional. Con todo, si el Partido Colorado regresa al poder habrá que correrse de los “castigos morales” sobre el electorado. Y el amplio y desperdigado campo de la izquierda deberá volver a pensar cómo poner en disponibilidad nuevos discursos que conmuevan a voluntades mayoritarias. De ella dan cuenta los ciudadanos que buscan y esperan ser aún interpelados por un proyecto colectivo. * *Lorena Soler Socióloga UBA, investigadora del Conicet. Autora de “La larga invención del golpe. El stronismo y el orden político paraguayo” (Imago Mundi/CEFIR Buenos Aires/ Montevideo, 2012)


10|

Elecciones en Paraguay

C

onsiderado una “isla sin mar” de acuerdo a su condición mediterránea y de asilamiento a partir de su historia de pobreza y violencia política concentra su actividad económica principal en la explotación de la tierra. Paraguay es el sexto mayor productor de soja, el primer exportador de azúcar orgánica en el mundo y en 2010 fue el octavo exportador de carne bovina a nivel mundial. Además entre sus mayores potenciales se destacan la exportación de energia electrica , siendo el segundo mayor exportador mundial de energía y propietario junto con Brasil de la mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía (Itaipú). La economía creció un 4.0% en términos reales durante el 2011, luego de un crecimiento récord del 15% durante el 2010. El primer semestre del 2012 la economía paraguaya sufrió los efectos del brote de fiebre aftosa detectado a fines del 2011 y de una fuerte sequía producto del efecto “La Niña”. Esto produjo que el PIB bajara un 1,5% no haya crecido en 2012. La posición de las reservas internacionales del país se mantiene en un nivel históricamente elevado de US$ 4.800 millones. Por su parte, el tipo de cambio continúa estable en valores cercanos a 4.400 Gs/US$, registrándose una pequeña

Especial abril de 2013

Paraguay en cifras Algunos datos para entender la realidad economica y social de Paraguay. Informe elaborado por el Grupo de Estudios de Economía Nacional y Popular (Geenap)

apreciación con respecto a diciembre del 2011. La deuda pública externa alcanza los 2.179 millones de US$, aproximadamente 100 millones de US$ menos que en diciembre del 2011 y que representa el 8.5% del PIB. Con una estructura industrial débil y deficiente, escasa inversión en obra y servicios públicos y

un déficit habitacional creciente Paraguay se caracteriza por su emigración interna hacia la ciudad y la emigración externa hacia sus principales vecinos, principalmente la argentina Bases económicas de la disputa política La economía paraguaya, que depende en gran parte del comercio exterior

basado en productos agrícolas primarios, experimentó en los últimos años un aumento sostenido de sus exportaciones. Sin embargo, la distribución de la tierra es altamente injusta. Según el censo agropecuario de 2008, el 2,5% de las explotaciones de más de 500 hectáreas controlan el 85% de la superficie total basada, a su vez, principalmente en un modelo productivista de grandes productores orientados a los agronegocios, en especial, la soja. En ese sentido, en 2011 la exportación de soja fue de 2200 millones de dólares (casi un 40% del total) pero sin impacto social debido a la concentración de la tierra siendo las remesas de los emigrantes paraguayos la fuente principal de ingresos externos de los sectores más bajos de la población Por ejemplo, en 2011 el total de remesas alcanzó los 789 millones de dólares, casi un 15% del monto total de exportaciones. Asimismo, el Mercosur se erige como su principal socio comercial con exportaciones totales al bloque por 2800 millones de dólares en 2011 sobre un total general de 5500 (49%). Paraguay vivió en la última década el auge de la producción sojera. En menos de 10 la superficie en condiciones de ser cultivada en el país creció a un ritmo de 10% ocupando más un tercio del total. Los altos índices de pobreza y desigualdad


Especial abril de 2013

siguen siendo importantes desafíos de desarrollo en Paraguay, pese a las mejoras que se han dado en la última década ocupando el país una posición relegada en cuanto al Índice de Desarrollo Humano elaborado por el PNUD. Este indicador que mide salud (esperanza de vida al nacer), educación (años promedio de instrucción y de instrucción esperados) y estándar de vida (ingreso nacional

bruto per cápita), si bien refleja un crecimiento en la última década resulta comparativamente muy inferior al desempeño general de la región. Por otro lado, es insoslayable destacar el apoyo y vínculo de Paraguay con Estados Unidos en función de su posición estratégica, su posesión de recursos naturales y su economía orientada a los agronegocios que tiene en

Elecciones en Paraguay

empresas norteamericanas uno de sus principales beneficiarios. De aquí, el inmediato reconocimiento de Estados Unidos al nuevo presidente luego de la crisis política que condujo a la destitución del Fernando Lugo. Por último, cabe destacar la importancia que para la economía del país tiene la venta de energía a sus vecinos más importantes a partir de las de las dos represas que

| 11

comparte con ellos, Itaipú y Yaciretá. En este sentido, se vuelve recurrente en tanto fuente principal de ingresos la rediscusión de los precios y condiciones de la venta de la energía. En este sentido, resulta mas conflictiva la negociación con Brasil de acuerdo a la presión del lobby industrial paulista por mantener el status quo y por la influencia e importancia que tiene la radicación de empresarios brasileños en la economía nacional. *


DIARIO DEL SUR AGENCIA LATINOAMERICANA DE NOTICIAS

Diario del Sur  

Especial: elecciones en Paraguay