Issuu on Google+


Sus apacibles aguas son el deleite de los más pequeños, quienes en la inmensidad del mar tienen un lugar para jugar sin riesgos de ser revolcados por las olas o arrastrados por las resacas. Pero no solamente los niños encuentran en Ayangue un sitio ideal para pasar el día, lo es también para los pescadores, recreativos y artesanales y más aún para quienes practican deportes submarinos, quienes buscan el bajo ideal para extasiarse con la diversidad de especies que pueblan sus profundidades. Así es Ayangue, un sitio para el descanso, la recreación y para satisfacer los gustos más exigentes en materia de gastronomía marítima. Esta ensenada se encuentra en lo que se conoce como el primer tramo de la Ruta del Sol (a 48 km de Santa Elena), desde donde se toma un pequeño camino en regular estado para llegar a este puerto de pescadores. Durante los últimos años Ayangue recibió una carga excesiva de visitantes, principalmente de los denominados toures, lo que


desde la temporada pasada se trata de normar mediante la racionalización de cupos para los transportes públicos y su distribución a lo largo de los diferentes balnearios peninsulares. Debido a sus características geográficas y de acuerdo con estudios oceanográficos una tercera parte de las aguas se renueva cada dos días y, totalmente, cada ocho. Por eso resulta indispensable evitar que su playa reciba una cantidad excesiva de vacacionistas. Durante el pasado fin de semana, más de dos mil personas permanecieron en su costa y disfrutaron de sus tranquilas y cálidas aguas. José Luis Tomalá, desde hace siete años trabaja en el restaurante de su progenitora, ubicado justo donde termina la vía y comienza la playa (lado izquierdo) . La especialidad del local son las ostras gratinadas que cuestan cuatro dólares y contiene diez ostras en una sopera o en una concha spondylus con salsa china, mostaza, queso parmesano, mantequilla, hierbas y otros aderezos. Artesanías realizadas en coral y en conchas también se venden en diferentes puestos de este cautivante lugar del litoral ecuatoriano.


Sin lugar a dudas, la principa l atracción de Ayangue, es la posibilidad de practicar submarinismo de clase mundial. La única bahía protegida de Ayangue, lo diferencia de otros lugares en la Ruta del Spondylus y sus aguas muy tranquilas lo hacen un sitio excelente para la exploración submarina El agua es también excepcionalmente cálida, alcanzando los 26 grados centígrados (80 grados Fahrenheit) entre diciembre y mayo y permaneciendo en torno a los 21 grados centígrados (70 grados Fahrenheit), durante el resto del año. Muchos dicen que en Ayangue, el agua se siente como el agua del baño diario. Los operadores locales de turismo ofrecen excursiones de buceo y las tiendas en la ciudad, venden equipos de primera clase. La mayoría de visitas salen desde la playa de Ayangue y avanzan hacia las islas de las cu evas de aguas profundas de El Viejo y El Pelado. Estas islas están a unos 20 minutos en barco de Ayangue


y ofrecen grandes oportunidades para ver los arrecifes de coral, así como la fauna marina. Algunos avistamientos pueden ser:               

Tortugas Langostas Pulpos Tiburones blancos de arrecife Dorado Burritos de Cola Amarilla Pargos de raya azul Delfines Pez Ángel Pez Cirujano Peces mariposa Pez Bandera Pez Soldado Anguila morena Anguila Sargento Mayor

             

Dorado perciforme Pez Escorpión Lenguado Pez Globo Salmonetes de cola amarilla Peces de arrecife corneta Pez Loro Pez Criollo Pez de rayas largas Pez Rana Pez Halcón Mantarayas Marlin azul Pez Espada

Aunque muchas de estas especies sólo se pueden ver en inmersiones profundas, el snorkeling también ofrece grandes oportunidades de observar las delicias del Ecuador bajo el agua. Los que no tienen certificación SCUBA, pueden fácilmente alquilar equipo de snorkeling y explorar, ya sea por sí mismos frente a la costa o


hacer una visita guiada a una de las islas cercanas. Menos intenso pero gratificante, no obstante, el snorkeling es una alternativa popular para el buceo en Ayangue. La agradable playa de Ayangue, también ofrece excelente pesca fuera de la bahía. Muchos de los pequeños pescadores, alquilan sus barcos para viajes de pesca. Pruebe su suerte en la captura de algunos peces de aguas pro fundas de Ecuador, incluido el marlin azul y el pez espada. El bosque tropical cerca de El Suspiro, también hace de Ayangue un gran centro para la observación de aves. La torre de El Suspiro cuenta con más de setenta especies de aves endémica s. Se pueden organizar excursiones a través de albergues ecológicos y los operadores turísticos locales, que llevan a los turistas a través de Valdivia y el bosque. Mientras que una ciudad pequeña como Ayangue, podría no parecer un buen lugar para ir de compras, la calidad y la importancia de sus artesanías locales, son bastante impresionantes. Muchas familias de pescadores fabrican adornos de moda, joyas y recuerdos, de las piedras, conchas y huesos que extraen directamente de las aguas del océano Pacífico. Estos sorprendentes objetos, son una gran pieza cultural, ya que su elaboración pasa de generación en generación de lo s nativos de Ayangue. Por último, pero no menos importante, las recetas de


mariscos en Ayangue, son una atracción en sí mismas. Ayangue cuenta con una gran selección de auténticos restaurantes locales, que sirven pescado fresco traído directamente desde la bahía cercana. Los entusiastas de los mari scos pueden ver, la captura del día, llevada desde el agua, arrastrada por la colina, hecha a la parrilla en la cocina, y servida en su plato, todo en cuestión de horas. Pruebe el ceviche de langosta. Un viaje a la cercana Playa Rosada, es también una excelente opción para un día. Esta playa debe su nombre a su coral rosado, único, que da a la arena un tinte del mismo color. Esta playa también cuenta con abundante vida marina.

Los aeropuertos más cercanos a Ayangue son el aeropuerto de Salinas, General Ulpiano Páez (a 77 kilómetros) y el aeropuerto internacional Simón Bolívar en Guayaquil (a 198 km). Desde cualquiera de estas ciudades, se pueden tomar los autobuses que van hacia Manta, pero los viajeros deben pedir que se les deje en la parada para Ayangue. Esta parada debe estar justo antes de Valdivia. A pesar de l fácil acceso desde Montañita, Valdivia o Ballenita, Ayangue es más difícil de llegar que otros lugares de la Ruta del Spondylus. Esto se debe a que a este pueblo no se llega directamente desde la carretera principal. En su lugar, los viajeros tendrán que coger un segundo autobús o taxi, desde la salida de la autopista a la pequeña ciudad. Este segundo autobús debería costar alrededor de 1 usd.


Tenga en cuenta el hecho de que los fines de semana, Ayangue se llena de turistas del Ecuador y del extranjero. En las festividades de Carnaval y Semana Santa, y en la prim avera, también hay enormes multitudes. Para una visita más relajada, trate de evitar estas festividades y viajar en otras fechas. Aunque el agua es cálida todo el año, lo es más entre diciembre y mayo. Las nubes son escasas en estos meses ta mbién. Aunque las temperaturas pueden bajar a partir de julio a octubre, el clima suele ser agradable en Ayangue. Muchos viajeros conocedores, llegan a las playas de Ayangue, cuando otras están demasiado frías o nubladas.


PLAYA DE AYANGUE

PISCINA NATURAL

Ayangue es un pequeño pueblo costero ubicado en la ruta Spondylus. Ubicada en la provincia de Santa Elena, a kilómetros de la Playa de salinas, al este por la parroquia Colonche y al oeste por el Océano Pacífico. Ayangue es una playa de apacibles aguas que tiene como principal actividad la pesca recreativa y artesanal. Ayangue es uno de los balnearios predilectos de la hoy conocida Ruta del Spondylus, ideal para la natación masiva o la exploración submarina. La mayoría de visitas salen desde la playa de Ayangue y avanzan hacia las islas de las cuevas de aguas profundas de El Viejo y El Pelado.


PLATOS TIPICOS

A pesar de ser un pueblo pequeĂąo, la gastronomĂ­a de Ayangue es bastante variada, esto tienen diferentes costumbres y tradiciones. En base a las playas naturales hay diferentes platos tĂ­picos. El pescado que suele comerse en la costa ecuatoriana. Entre los principales platos elaborados con pescado se encuentran: el encebollado, el ceviche, el sancocho de pescado, patacones etc.


INFRAESTRUCTURA

HOTELERA

En esta comunidad hay diferentes tipos de hoteles don los se単ores turista disfrutan los fines de semana se los conoce con el nombre de mira mar, sol y mar, cumbres de Ayangue, pamgora, sun beach, sumpa, muyuyo, cinco hermanos.


Venden diferentes tipos de ropa playeras como blusa, shores. Los Artesanos venden cadenas, pulseras, carteras de conchas Son creados por ellos mismos de su propia creatividad Los batidos de diferentes como frutas fresas, mora, guineo, papaya, aguacate, sandia, durazno, aparte de los cocteles como la caipiriña, el mojito, la piña colada, margarita, Alexander, sexo en la playa, cuba libre, saltamontes, sueños de rosa y muchos más. Comerciantes de mariscos como el pescado el dorado concha mejillones ostras, lenguado, camarón, langostas, pulpo entre otros mariscos.


Ellos prestan su servicio a los señores turistas para el paseo en boto de bahías, snorken, para divisar las ballenas. Hay diferentes embarcaciones como El Sagrado Corazón, Amazonas, entre muchas embarcaciones más. De julio a septiembre vienen las ballenas jorobadas por el cambio de temperatura en zonas costeras aparearse por el clima frío, para que nazcan sus crías.


Estas son otras playitas pequeĂąas ubicadas en la misma comunidad con el nombre que estas personas les dieron por ser asĂ­ como. El Portete Grande El Portete Chico La Playita La Playa Las Cabuyas La Playa Rosada La Playa La Leona


Autores: Granados Toala Denisse Adriana Salinas Rodriguez Angella Denisse Tomala Escalante Gina Pamela Tomala Mu単oz Bernarda Isabel

TUTOR: Prof. Cristhian Del Pezo Suarez


ESCUELA DE EDUCACIÓN GENERAL BÁSICA “PROVINCIA DEL CARCHI”

COMPUTACIÓN 9NO AÑA BÁSICO PERIODO ACADÉMICO 2012 – 2013 AYANGUE – ECUADOR


Comuna Ayangue lugar paaradisiaco donde disfrutan las familias