Page 1

1.

Chichén Itzá en México

Chichén Itzá es una de las principales atracciones arqueológicas de la península de Yucatán, en México. Fue fundada hacia el año 525 d.C, por los chanes de Bacalar, en el período posclásico maya. La traducción literal del nombre viene a decir “la boca del pozo de los brujos de agua”. El dios que protege el sitio, según su mitología, es Kukulcán, un dios que pertenecía a la cultura tolteca. Chichén Itzá fue una ciudad y centro ceremonial, que pasó por diversas épocas constructivas e influencias de los distintos pueblos que la ocuparon desde su fundación. Las edificaciones de Chichén Itzá muestran un gran número de elementos arquitectónicos e iconográficos que los historiadores llaman mexicanizados, con influencias toltecas. Todos los edificios de la explanada de Chichén Itzá están presididos por la Pirámide de Kukulcán, uno de los edificios más notables de la arquitectura maya. Es una pirámide de cuatro lados que culmina en un templo rectangular. Se asienta sobre una plataforma rectangular de 55,5 metros de ancho y tiene una altura de 24 metros. Cada lado de la pirámide tiene una gran escalinata, que en total suman 365 escalones, uno por día del año. Cada escalera está flanqueada por balaustradas de piedra, y en la base de la escalinata norte hay dos enormes cabezas de serpientes emplumadas, representando al dios Kukulcán. Es reconocida como una de las siete maravillas del mundo moderno por una iniciativa privada sin el apoyo de la Unesco, pero con el reconocimiento de millones de votantes alrededor del mundo.

2. El Coliseo de Roma Es un anfiteatro de la época del Imperio romano, construido en el siglo I, está ubicado en el centro de la ciudad de Roma. Originalmente era el Anfiteatro Flavio, en honor a la Dinastía Flavia de emperadores que lo construyó, y pasó a ser llamado Colosseum por una gran estatua ubicada junto a él, el Coloso de Nerón. En la antigüedad poseía un aforo para unos 50 000 espectadores, con ochenta filas de gradas. En el Coliseo tenían lugar luchas de gladiadores y espectáculos públicos. El Coliseo se usó durante casi 500 años, celebrándose los últimos juegos de la historia en el siglo VI, bastante más tarde de la tradicional fecha de la caída del Imperio romano de Occidente en el 476 d. C.,pero utilizado por los bizantinos. Así como las peleas de gladiadores, muchos otros espectáculos públicos tenían lugar aquí, como naumaquias, caza de animales, ejecuciones, recreaciones de famosas batallas, y obras de teatro basadas en la mitología clásica. El edificio dejó de ser usado para estos propósitos en la Alta Edad Media. Más tarde, fue reutilizado como refugio, fábrica, sede de una orden


religiosa, fortaleza y cantera. De sus ruinas se extrajo abundante material para la construcción de otros edificios, hasta que fue convertido en santuario cristiano, en honor a los prisioneros martirizados durante los primeros años del cristianismo.

3.

Cristo Redentor en Río de Janeiro La estatua Cristo Redentor o Cristo de Corcovado es una imagen de 38 metros de Jesús de Nazaret, con un pedestal de 8 metros, con los brazos abiertos mostrando a la ciudad de Río de Janeiro, en Brasil. Está situada a 710 metros sobre el nivel del mar en el Parque Nacional de la Tijuca, en la cima del cerro del Corcovado. Fue inaugurado el 12 de octubre de 1931, después de aproximadamente cinco años de obras. Considerada la estatua Art decó más grande en el mundo, es reconocida como una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. Es la única de ellas que no ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, la más reciente y la más votada de las siete en la elección. El Cristo del Corcovado es uno de los grandes atractivos turísticos de Brasil, y se conserva prácticamente como el primer día que fue exhibido. Hector da Silva Costa fue delegado a la ejecución del proyecto, y la estatua fue realizada por el escultor francés Paul Landowski . La construcción de hormigón armado, de más de 1000 toneladas, combina ingeniería, arquitectura y escultura, y tiene entre sus logros el hecho de que nadie muriera en accidente durante las obras, algo que no era normal en la época y con proyectos de esa dimensión.

4.

La Gran Muralla China


La Gran Muralla China es una antigua fortificación china construida entre el siglo V a. C. y el siglo XVI para proteger la frontera norte del Imperio chino durante las sucesivas dinastías imperiales de los ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria. Contando sus ramificaciones y construcciones secundarias, tiene alrededor de 8.851 kilómetros de largo, desde la frontera con Corea al borde del río Yalu hasta el desierto de Gobi a lo largo de un arco que bordea más o menos el borde sur de Mongolia Interior, aunque hoy sólo se conserva un 30% de ella. De media mide de 6 a 7 metros de alto y de 4 a 5 metros de ancho. En su apogeo durante la dinastía Ming, fue custodiada por más de un millón de guerreros. Los materiales usados son aquellos disponibles en los alrededores de la construcción: cerca de Pekín se utilizó piedra caliza mientras en otros sitios se utilizó granito o ladrillo cocido. Básicamente, era una larga tapia de arcilla y arena, cubierta con varias paredes de ladrillo. Eso la hizo muy resistente a los impactos de armas de asedio. La muralla fue designada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987. Gran parte de la Gran Muralla tiene fama de ser el mayor cementerio del mundo. Aproximadamente 10 millones de trabajadores murieron durante su construcción. No se les enterró en el muro en sí, sino en sus inmediaciones. El día 7 de julio de 2007 se dio a conocer que la muralla china fue elegida como una de las ganadoras en la lista de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. La Gran Muralla está hermanada con la muralla romana de Lugo, Galicia, España, también designada Patrimonio de la Humanidad.

5.

Taj Mahal en la India El Taj Mahal es un complejo de edificios construido entre 1631 y 1654 en la ciudad de Agra, India, a orillas del río Yamuna, por el emperador musulmán Shah Jahan de la dinastía mogola. El imponente conjunto se erigió en honor de su esposa favorita, Mumtaz Mahal que murió en el parto de su decimocuarta hija. Se estima que su construcción necesitó el esfuerzo de unos 20.000 obreros. El Taj Mahal es considerado el más bello ejemplo de arquitectura mogola, que combina elementos de las arquitecturas islámica, persa, india e incluso turca. Aunque el mausoleo cubierto por la cúpula de mármol blanco es la parte más conocida, el Taj Mahal es un conjunto de edificios integrados. Como la mayoría de las tumbas mogoles los elementos básicos son de origen persa; un edificio simétrico con un iwan y coronado por una gran cúpula. La base es semejante a un cubo de 55 metros de lado. Actualmente es un importante destino turístico de la India. En 1983, fue reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. El Taj Mahal fue nombrado una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

6.

Petra, en Jordania Petra es un importante enclave arqueológico en Jordania, la capital del antiguo reino nabateo. El asentamiento de Petra se localiza al este del valle de la Aravá que se extiende desde el mar Muerto hasta el Golfo de Aqaba. Los restos más conocidos de Petra son sus construcciones labradas en la misma roca del valle, sobre todo los edificios conocidos como el Khazneh (el


Tesoro) y el Deir (el Monasterio). El nombre de Petra proviene del griego y significa piedra, su nombre es idóneo, ya que se trata de una ciudad excavada y esculpida en la piedra. Fundada hacia el final de siglo VII a. C por los edomitas, fue ocupada en el siglo VI a.C por los nabateos, que la hicieron prosperar gracias a su situación en la ruta de las caravanas que llevaban el incienso, las especias y otros productos de lujo entre Egipto, Siria, Arabia y el sur del Mediterráneo. Hacia el siglo VIII, por el cambio de las rutas comerciales y los terremotos sufridos, condujeron al abandono de la ciudad por sus habitantes. Cayó en el olvido en la era moderna, y el lugar fue redescubierto para el mundo occidental por el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt en 1812.

7.

Machu Picchu en Perú

Machu Picchu es el nombre contemporáneo que se da a una llaqta, un antiguo poblado andino, construida a mediados del siglo XV en el promontorio rocoso que une las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu, al sur del Perú, formando parte de la cultura inca. Su traducción literal sería “Montaña Vieja”. Según documentos de mediados del siglo XVI, Machu Picchu habría sido una de las residencias de descanso de Pachacútec (noveno inca del Tahuantinsuyo, 1438-1470). Sin embargo, algunas de sus construcciones y el carácter ceremonial de la principal vía de acceso a la llaqta demostrarían que esta fue usada como santuario religioso. Ambos usos, el de palacio y el de santuario, no habrían sido incompatibles. Machu Picchu es considerada una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería. Sus peculiares características arquitectónicas y paisajísticas, y el velo de misterio que ha tejido a su alrededor la literatura publicada sobre el sitio, lo han convertido en uno de los destinos turísticos más populares del planeta.

7maravillas modernas  

Las siete maravillas del mundo moderno

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you