Issuu on Google+

MANUAL PARA LA ELABORACIÓN DEL PLAN ESCOLAR DE EMERGENCIA Y CONTINGENCIAS –PEC

CRÉDITOS FONDO DE PREVENCIÓN Y ATENCIÓN DE EMERGENCIAS –FOPAE DIRECCIÓN DE PREVENCIÓNY ATENCIÓN DE EMERGENCIAS –DPAE

DIRECTOR Guillermo Escobar Castro Responsable Área Técnica y de Gestión: Lucy Esperanza González Coordinación Investigación y Desarrollo: Gladys Puerto Grupo Educación: Eugenia Arboleda, Luisa Fernanda Sánchez, Sandra Consuelo González, Carlos Andrés Téllez

CONTRIBUCIÓN Secretaría Distrital de Salud – SDS Vigilancia en Salud Pública. Línea de Emergencias y Desastres: Johanna Andrea Rangel Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá –UAE COBB Centro Académico: Carlos Andrés Torres


i. PRESENTACIÓN La Alcaldía Mayor de Bogotá D.C., a través de la Dirección de Prevención y Atención de Emergencias de la Secretaría de Gobierno –DPAE, hace entrega a la comunidad educativa del manual para la elaboración del Plan Escolar de Emergencia y Contingencias –PEC. Su propósito es generar en la comunidad educativa un mayor conocimiento de los riesgos a los que se encuentra expuesta, con el fin de orientar los procesos que permitan reducirlos, eliminarlos o atender una situación de emergencia. Este manual está dirigido a todas aquellas personas que estén dispuestas a realizar una acción formativa en el marco del programa escolar para la Prevención y Atención de Emergencias, orientada a la elaboración del PEC. Busca, alrededor del tema de la GESTIÓN DEL RIESGO, formular herramientas pedagógicas y conceptuales y, al mismo tiempo, señalar elementos prácticos que puedan adelantarse conjuntamente con la comunidad escolar en el proceso de toma de conciencia sobre los riesgos a que estamos expuestos y la mejor manera de superarlos. La Gestión del Riesgo se define, según el artículo 3, numeral 10, del Decreto 423 de 2006, como “un proceso social complejo que tiene como objetivo la reducción o la previsión y control permanente del riesgo en la sociedad, en consonancia con, e integrada al logro de pautas de desarrollo humano, económico, ambiental y territorial sostenibles”. Es, en últimas, el conjunto de actividades organizadas que realizamos con el fin de reducir o eliminar los riesgos o hacer frente a una situación de emergencia en caso de que ésta se presente. En este sentido, el Plan Escolar de Emergencia y Contingencias – PEC es la estrategia desarrollada por las instituciones educativas para identificar, prevenir y mitigar los riesgos, y atender adecuadamente una emergencia. La elaboración del PEC es una responsabilidad del conjunto de la comunidad educativa, lo que implica que el logro de este objetivo pasa por la toma de conciencia de los diferentes actores involucrados. El PEC consta de diez componentes principales que corresponden a los lineamientos de la Guía para elaborar Planes de Emergencia y Contingencias emitida por la Dirección de Prevención y Atención de Emergencias para apoyar a las organizaciones de los sectores público y privado en la implementación de los Planes. Por lo tanto, conserva los lineamientos técnico-temáticos de la Guía, pero su estructura busca responder a las necesidades específicas de las instituciones educativas. Así, aunque en esta cartilla se incluyen algunos elementos y formatos específicos para las instituciones educativas, el PEC debe desarrollarse con base en la Guía para la Elaboración de Planes de Emergencia y Contingencias como el Anexo 3 del Plan de Emergencias de Bogotá formulada por la DPAE que se consulta en www.sire.gov.co. El Manual que presentamos a continuación busca ampliar algunos aspectos de la guía del Anexo 3 mencionada anteriormente, empezando con la información general y continuando con los aspectos contemplados en dicha guía, con el fin de facilitar la labor del desarrollador del Plan Escolar de Emergencia y Contingencias –PEC.


ii. PERSONAS EN SITUACIÓN DE DISCAPACIDAD Es importante tener en cuenta que existen personas más vulnerables que otras, cual son mujeres embarazadas, personas con enfermedades cardiacas, asma, artritis, niños y adultos mayores, además de la población en condición de discapacidad, como: Personas con baja visión o ciegas Personas hipoacústicas o sordas Personas con diferentes grados de dificultad de movilidad Personas con dificultades temporales de salud, debidas a la recuperación de serias condiciones médicas tales como derrame cerebral o lesiones traumáticas, huesos fracturados, trasplantes de rodilla o cadera. Individuos con problemas mentales en quienes pueda generarse confusión durante una emergencia o pierdan el sentido de orientación. Los planes de emergencia y contingencias de las instituciones educativas deben contemplar, dentro de los planes de acción, las prácticas que involucren a las personas en condición de discapacidad. Es necesario evaluar el contexto antes de implementar cualquiera de las recomendaciones sugeridas a continuación pues es posible que algunas de éstas no apliquen o tengan que ser modificadas a la hora de ser implementadas. CONDICIÓN DE DISCAPACIDAD VISUAL A continuación se estructurarán las recomendaciones que pueden ser tenidas en cuenta a la hora de trabajar con personas con disminución visual o ciegas. Los elementos que se deben reforzar son los siguientes: ƒ

Sistema de alarma acústico: Conviene ser audible en todas las áreas de la institución, su sonido debe ser diferente de otros sonidos habituales como pueden ser el timbre de la entrada o de cambio de clases, alarmas de vehículos, inclusive de sonidos circundantes. Es necesario que todos conozcan este sonido y lo relacionen con las acciones de protección establecidas en el plan de emergencia.

ƒ

Señalización: Es necesario que la institución educativa tenga un sistema de señalización redundante en todas las zonas, que incorpore de forma integral en sistema de escritura Braile, un mensaje objetivo de lo que se quiere comunicar -para lo cual es importante contar con la ayuda de un profesional especializado- que dé una interpretación adecuada del mensaje o conducta evidenciada.


ƒ

La estructuración de un escenario de riesgo con formas, texturas y colores intensos descritos ampliamente en sistema Braile que permitan dar una descripción de la distribución de espacios, de ubicación de recursos para emergencia ( teléfonos, rutas de escape) y de puntos de encuentro seguros. Es necesario determinar en las puertas un mensaje de lo que se encuentre adentro de un cuarto, con el fin de disminuir inconvenientes.

ƒ

Demarcación: Se debe usar para poner en evidencia obstáculos como pueden ser elementos que sobresalen de las paredes o la proximidad de escaleras, de manera que se disminuya la posibilidad de golpes al transitar por zonas desconocidas; también como guía en áreas abiertas donde no hay referentes verticales. Esta demarcación puede dar información de dónde se encuentran los cruces o cambios de dirección.

Al ayudar a personas con baja o nula visión, tenga presente: Anuncie su presencia; hable y después entre al área de trabajo. Hable natural y directamente al individuo y NO a través terceros. No grite. Ofrezca ayuda pero deje que la persona explique la ayuda que necesita. Describa por adelantado la acción que se va a tomar. Deje que la persona agarre ligeramente su brazo u hombro para guiarse. Él/ella tal vez escoja caminar un poco atrás de usted para evaluar las reacciones de su cuerpo ante obstáculos; asegúrese de mencionar escaleras, puertas, pasillos estrechos, rampas, etc. Al guiar a la persona a sentarse, ponga su mano en el respaldo de la silla. Al guiar a varias personas con problemas de visión al mismo tiempo, pida que se cojan de la mano. Debe asegurarse de que después de salir del edificio, las personas con problemas de visión no sean abandonadas sino que se lleven a un lugar seguro, donde un(os) compañero(s) debe quedarse con ellos hasta terminar la emergencia. Es aconsejable que las rutas de evacuación estén demarcadas con una textura ubicada en el suelo que permita orientar en dirección a las salidas de emergencia, complementada con una señalización en escritura Braille. Para ubicar a las personas con baja visión y ciegas, sitúe en su institución un mapa en donde la persona pueda identificar recursos como salidas de evacuación y puntos de encuentro, y pueda conocer la distribución de la institución en la que


se encuentra. Esto se puede lograr por medio de texturas, contraste de colores, de formas, y del sistema braille. No permita que se cambien elementos de lugar sin antes comunicar a la comunidad en general, dado que puede causar accidentes. Es importante hacer una revisión de las zonas con huecos o irregulares y disminuir éstos al máximo.

CONDICIÓN DE DISCAPACIDAD AUDITIVA Los elementos que se deben reforzar son los siguientes ƒ

Sistema de alarma luminoso: Se recomienda instalar sistemas de alarma luminosos en todas las zonas de la institución educativa prioritariamente en los puntos más críticos como son laboratorios, auditorios, baños y salones de clase. La ausencia de estos dispositivos en cualquier área hace a la población en condición de discapacidad auditiva muy vulnerable a la respuesta oportuna a emergencias. Es necesario que todos conozcan el código de colores de las luces y lo relacionen con las acciones de protección establecidas en el plan de emergencia. Por ejemplo: verde para cambio de clase o salida a descanso, azul para atención, rojo para emergencia

ƒ

Fortalecimiento de los canales de comunicación: En Colombia la comunidad sorda estableció el lenguaje colombiano de señas como legua primaria, razón por la cual es importante que por medio del trabajo social se divulgue el uso de palabras básicas que puedan ser usadas por la comunidad circundante y organismos de respuesta en las emergencias. Es importante que las instituciones busquen los mecanismos para hacer llegar la información necesaria, presente en el Plan Escolar de Emergencia y Contingencias

Al ayudar a personas en condición de discapacidad auditiva, deben tenerse en cuenta las siguientes acciones: Prenda y apague el interruptor de las luces para llamar la atención de la persona. Establezca contacto visual con la persona, aún si está presente un intérprete. Use expresiones y gestos con las manos, como claves visuales. Para comunicarse use expresiones en lenguaje colombiano de señas básicas como “peligro”, “usted tranquilo”, “usted calmado”, “urgente – salir”. Es pertinente que quienes estén cerca de sordos aprendan dichas expresiones, para lograr una comunicación efectiva.


Fuente: Diccionario de lenguaje colombiano de señas.

Verifique si usted y a usted lo han entendido y repita, si es necesario. No permita que otros interrumpan o bromeen al comunicar la información sobre emergencias. Sea paciente, la persona tal vez tenga dificultad en entender la urgencia de su mensaje. Proporcione a la persona una linterna para señalar su posición en el evento en que se aparte del equipo de rescate o del compañero, y para facilitar la lectura de labios en la oscuridad. Los brigadistas pueden contar con una libreta con mensajes prediseñados que orienten las acciones por seguir durante la emergencia. Como no todas las personas sordas manejan el lenguaje escrito y las que sí lo manejan lo hacen de una forma básica, no dé por sentado un mensaje, aún si este está escrito.

CONDICIÓN DE DIFICULTADES DE APRENDIZAJE Las personas con problemas de aprendizaje pueden mostrar dificultad en reconocer o responder ante una emergencia, si no son adecuadamente motivados. Tal vez tengan también dificultad en responder a instrucciones que involucren más de un número pequeño de acciones sencillas. Su percepción visual de señales o instrucciones por escrito puede confundirse. Algunas sugerencias para ayudarlas incluyen: Acompañarlos, dado que su sentido de orientación puede ser limitado. Las instrucciones o información deben dividirse en pasos sencillos, sea paciente. Se deben usar señales y/o símbolos para comunicarse con ellos. El individuo debe tratarse como un adulto que por casualidad tiene una discapacidad cognitiva o de aprendizaje. No le hable en tono condescendiente y no le trate como a un niño. Establezca estrategias dentro de los planes de emergencia previamente, para ayudar durante la emergencia a las personas en condición de discapacidad.


iii. RECOMENDACIONES ESPECIALES PARA LA PORTECCIÓN DE LOS NIÑOS -

Mantener a los niños plenamente identificados para facilitar el reencuentro con sus familias. Mantener informados a familiares y acudientes sobre los puntos de encuentro establecidos en la institución educativa. Mantener a los niños siempre cerca de un adulto responsable para garantizar su protección. Informar a las autoridades competentes (ICBF-SDIS) sobre los niños extraviados o desamparados. Socializar el PEC con los estudiantes y realizar ejercicios prácticos para su implementación que involucren a toda la comunidad educativa.

PLAN ESCOLAR DE EMERGENCIA Y CONTINGENCIAS –PEC

1. Reunir, organizar y registrar la información general de la institución educativa. El registro de la información general de la institución educativa implica: • Describir la actividad, la población y las instalaciones de la institución educativa. Tener en cuenta el número de estudiantes, el rango de edad, personas en condición de discapacidad, tipo de institución educativa (educación inicial, educación básica, educación secundaria, media vocacional, educación para el trabajo), etc. Diligenciar el Anexo 1.

• Elaborar los mapas físicos interno y externo de la institución educativa. Los mapas sirven de referencia para hacer el diagnóstico de amenazas, vulnerabilidades y riesgos. Por lo tanto, deben contener las diferentes secciones o dependencias, las entradas principales y alternas, las vías aledañas, las entidades y las organizaciones cercanas.


2. Realizar el análisis de riesgo. El análisis de riesgo consiste en estimar la probabilidad de que ocurra un evento no deseado con una determinada severidad y unas consecuencias. La información que se obtiene en este punto es indispensable para definir las medidas de mitigación, prevención y protección necesarias para minimizar los impactos que se puedan generar. AMENAZA Desbordamiento del río.

VULNERABILIDAD Por exposición: Cercanía de las construcciones al río y su ubicación por debajo de la cota de inundación.

RIESGO Riesgo de inundación desbordamiento.

por

Vulnerabilidad

+ Amenaza

= Riesgo de inundación por desbordamiento

Para este proceso se recomienda desarrollar la metodología de colores incluida en la Guía para la elaboración de Planes de Emergencia y Contingencias. Al desarrollar la metodología para el análisis de riesgo, se llevarán a cabo las siguientes actividades: • Identificar y analizar los factores de riesgo (amenazas y vulnerabilidades) que podrían afectar a la institución educativa. • Determinar el nivel de riesgo en función de las amenazas y las vulnerabilidades. • Determinar los escenarios en los que se debe priorizar la intervención para controlar o reducir los riesgos. Se pueden diligenciar los formatos del Anexo 2.


Una vez realizado el análisis de riesgos, es posible actuar sobre ellos para prevenirlos, mitigarlos o eliminarlos o, en caso de presentarse un evento, responder adecuadamente. Para tal fin el siguiente paso es: • Formular las medidas de intervención. Las medidas de intervención pueden ser de prevención (intervienen la amenaza) y de mitigación o protección (intervienen la vulnerabilidad). La siguiente es una lista de posibles acciones que pueden llevarse a cabo para intervenir los riesgos identificados: FÍSICAS

DE FORMACIÓN

PLANEACIÓN Y ORGANIZACIÓN

GESTIONES INTERNA Y EXTERNA

Medidas de contención, protección, estabilización y drenaje. - Identificación y adecuación de salidas, puntos de encuentro y rutas de evacuación.

- Capacitación de la población escolar. - Realización de simulacros de protección y evacuación. Incorporación curricular.

- Formulación e implementación del plan escolar de emergencia y contingencias. - Formulación e implementación del plan de evacuación. - Conformación del Comité Escolar de Emergencia y Contingencias.

- Elaboración y aprobación del presupuesto. Compra de elementos básicos para emergencias (recursos). - Pólizas y seguros.

COMUNICACIÓN

- Conformación redes: de vecinos, entidades respuesta emergencias y padres de familia.

de de de a de

Para desarrollar las acciones del cuadro anterior es necesario formular una estrategia de prevención y mitigación de los factores de riesgo. El siguiente es un modelo de dicha estrategia: FACTOR DE RIESGO A

V

X

DESCRIPCIÓN

Ventanales sin asegurar

ACCIONES DE INTERVENCIÓN Aseguramiento de elementos no estructurales (elementos que puedan causar daño al caer o romperse)

TAREAS CONCRETAS

FECHA LÍMITE

Revisión de ventanas

feb-10

Asignación de presupuesto

feb-12

Instalación lámina o cinta de protección

feb-15

RESULTADO ESPERADO

RESPONSABLE

RECURSOS EXISTENTES

RECURSOS POR ADQUIRIR

Persona capacitada para realizar la tarea

Láminas de protección

Pablo Fuentes Vidrios asegurados

Andrés Rubio

Sandra Moncada


Jornada de limpieza de la ronda del río

X

Inundación por desbordamiento del río

Formación de la comunidad para prevenir y/o enfrentar una inundación

feb-18

Manuel Salgado

Capacitación en plan de evacuación

mar-10

Realización de simulacros de evacuación

sep-8

Patricia Uribe

Estructuración red de vecinos

oct-3

Álvaro González

Comunidad protegida frente a la inundación

Orlando Sepúlveda

Señalización Instructivo Personas capacitadas en primeros auxilios

* A: Amenaza V: Vulnerabilidad

Diligenciar el Anexo 3. 3. Conformar el Comité Escolar para la Atención de Emergencias y definir los responsables y sus funciones. Los planes de respuesta ante emergencias y desastres contemplan qué hacer antes, durante y después de algún evento, con el apoyo y operación del comité escolar y sus brigadas. El esquema organizacional para las emergencias debe ser propio para cada institución educativa, y depende del análisis de riesgos y la información específica del escenario de riesgos, el número de personas disponibles y la complejidad que la institución educativa quiera implementar. A nivel distrital y buscando la articulación con el Sistema Distrital de Prevención y Atención de Emergencias -SDPAE, se estableció el Sistema Comando de Incidentes – SCI, como modelo organizacional. Este sistema de administración involucra acciones preventivas, de preparación, de respuesta, recuperación y mitigación de las emergencias, así como el apoyo interinstitucional, sin importar la clase, el tamaño o la magnitud de las mismas; quiere decir que el manejo exitoso en la escena de un incidente depende de una estructura bien definida que esté planeada.

Elaboración Plan de evacuación Personas capacitadas en evacuación Red de vecinos


COMANDANTE DE INCIDENTE SEGURIDAD INFORMACIÓN PÚBLICA

Staff Comando

ENLACE

GRUPO DE PLANIFICACIÓN

GRUPO DE OPERACIONES

SITUACIONAL

PLANES DE ACCIÓN

GRUPO DE LOGÍSTICA

APROVISIONAMIENTO

DOCUMENTACIÓN

DISTRIBUCIÓN

RECURSOS

SERVICIOS

GRUPO ADMINISTRACIÓN y FINANZAS

COSTOS Y PRESUPUESTO

En hogares comunitarios, jardines infantiles o en colegios pequeños que cuentan con una planta de personal reducida, el Comité Escolar de Emergencia y Contingencias se puede simplificar a su mínima expresión, como se presenta en el siguiente esquema: COMANDANTE DE INCIDENTE  Rector(a) 

GRUPO DE OPERACIONES  Y PLANIFICACIÓN  (PLANES DE ACCIÓN) 

GRUPO DE LOGÍSTICA,  ADMINISTRACIÓN y  FINANZAS 

B. Primeros Auxilios 

B. Contraincendio 

B. Evacuación 

B. Seguridad 

B. Atención Temporal de Afectados

B. Información Pública                                

A medida que la comunidad educativa sea más compleja y el número de integrantes de la estructura se incremente, así mismo se facilitarán las responsabilidades en la gestión del riesgo escolar.


En colegios grandes deben organizarse los grupos necesarios para responder adecuadamente a la emergencia según el esquema del SCI. De acuerdo con lo anterior y dependiendo de la organización que cada institución pueda establecer con base en su planta de personal, es posible que algunas instancias deban cumplir dos o tres funciones. Por ejemplo, en una institución pequeña, el Comandante de Incidente (Rector) puede asumir además de las responsabilidades propias de su nivel, funciones de seguridad operacional, de información pública y enlace. Para construir el Comité Escolar para la Atención de Emergencias se desarrollan los siguientes pasos: • Definir las funciones de los responsables de cada una de las instancias de acuerdo con la estructura organizacional definida por la institución educativa. • Elaborar la base de datos de la institución educativa que incluya los datos de los estudiantes y sus familiares, del personal administrativo, de las entidades que forman parte del SDPAE y de las entidades de su localidad. Definir un directorio telefónico externo de apoyo. Se puede utilizar el Anexo 6 de la Guía para la Elaboración de Planes de Emergencia y Contingencias. • Construir los niveles de emergencia de la institución educativa para el desarrollo de los procedimientos internos de respuesta que se definen en los Planes de Acción. Diligenciar el Anexo 4. 4. Formular los Planes de Acción para los incidentes o emergencias específicas de la institución educativa. Los Planes de Acción corresponden a los procesos y procedimientos que se desarrollan para responder ante un evento o incidente específico, teniendo en cuenta los recursos y los responsables. Toda institución educativa debe formular los siguientes Planes de Acción: • Plan General – Jefe de Emergencias: Este plan se refiere a la coordinación general del Plan de Emergencias y de los demás planes de acción.

• Plan de Seguridad: Este plan se refiere a la coordinación de la seguridad física de la institución educativa en lo referente al manejo de entradas y salidas, y al cuidado


de bienes y servicios. En este punto son importantes la formulación y la divulgación de los protocolos de seguridad para la recepción y la entrega de los estudiantes, y el ingreso de personas ajenas a la institución en momentos de emergencia.

• Plan de Atención Médica y Primeros Auxilios: Corresponde a la atención inicial de las víctimas por parte de la brigada de primeros auxilios previamente entrenada para esta labor mientras se hace la remisión al centro de salud o se recibe la ayuda de la entidad competente. • Plan Contraincendios: Se refiere a la gestión de la brigada contraincendios debidamente entrenada y equipada para el control de incendios y emergencias asociadas. Para este punto se puede recibir apoyo del Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá.

• Plan de Información Pública. En el Plan de Información Pública es pertinente la conformación de la red de padres de familia y el establecimiento de una permanente comunicación con las entidades de emergencia cercanas a la institución. Además se recomienda el manejo coordinado, centralizado, responsable y preciso de la


información que se entrega a familiares y medios de comunicación en caso de una emergencia. • Plan de Atención Temporal de Afectados. Este Plan implica el cuidado temporal de los estudiantes en un lugar previamente establecido, mientras son recogidos por los familiares. Diligenciar el Anexo 5 para cada uno de los Planes. • Plan de Evacuación. Este Plan corresponde a las acciones necesarias para identificar la existencia de un riesgo que amenace la integridad de las personas, tomar la decisión de evacuar y comunicarla oportunamente, y facilitar el traslado por y hacia un lugar seguro y previamente identificado. Para el Plan de Evacuación se recomienda tener en cuenta los siguientes aspectos: Verificar el peligro existente antes de iniciar la evacuación o esperar la orden de la institución competente. La evacuación puede ser antes o después de la ocurrencia de una situación peligrosa. Gracias al sistema de alerta temprana, se pueden realizar evacuaciones antes del incidente o después, si es explosión o incendio. Identificar, validar y señalizar las dos rutas de evacuación más seguras, amplias, cortas y adecuadas para la evacuación del personal. Se recomienda desarrollar el plan con el apoyo del equipo de evacuación, y registrar la organización y el orden para seguir, así como la atención a personas en condición de discapacidad. La evacuación es indicada por el coordinador del comité escolar de emergencias, ya sea por iniciativa propia o por orden de las autoridades pertinentes. Es importante que los docentes permanezcan con los estudiantes en todo momento (durante la evacuación, en la zona de seguridad, al decretarse el regreso a las aulas o hasta ser recogidos por sus familiares). Los docentes serán los últimos en salir, cuidando que ningún estudiante quede atrás. Toda salida o vía de escape debe ser visible y estar completamente señalizada de tal manera que todos los ocupantes de la edificación puedan encontrar sin inconvenientes la dirección de salida y que la vía conduzca de manera inequívoca al sitio seguro. Se aconseja seguir la norma ICONTEC 1461 de Señalización. Las escaleras deben ser antideslizantes o contar con una cinta especial que cumpla dicha función. Igualmente deben estar libres de obstáculos y en lo posible, no ser de madera. Los ascensores no deben utilizarse como medio de evacuación. De acuerdo con el Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá, los requisitos de evacuación deben cumplir la normatividad (Acuerdo 20 de 1995 Capitulo B-3). Asimismo se sugiere dar cumplimiento a la NTC 1700. Esto implica tener en cuenta la carga ocupacional (cantidad de personas por piso) y el tipo de construcción. Se recomienda aprovechar la salida diaria de la institución educativa para implementar y consolidar el plan de evacuación. Diligenciar el Anexo 6. Como complemento del Plan de Evacuación es conveniente:


• Elaborar el mapa de la institución educativa y ubicar los recursos, la ruta de evacuación y los puntos de encuentro. Este mapa debe estar instalado en lugares estratégicos de la institución educativa para garantizar su visibilidad y divulgación.

Si hay estudiantes, docentes y personal administrativo con algún tipo de condición de discapacidad visual, auditiva, física entre otras, garantizar las ayudas técnicas necesarias para su evacuación, desplazamiento y comunicación. Por ejemplo: audífonos, bastones, perros guía, guantes, mensajes escritos, etc. Estar preparado para dar instrucciones breves y claras sobre cómo evacuar. 5. Realizar el inventario de los suministros, servicios y recursos existentes en la institución educativa para la atención de emergencias de acuerdo con la priorización de escenarios, los Planes de Acción y los Planes de Contingencias. Los recursos deben corresponder a cada uno de los planes de acción, a las características del plantel y a las amenazas identificadas.

A continuación se enuncian algunos elementos básicos que no deben faltar en la institución educativa:


Sistema de alarma. El sonido de la alarma de emergencia es diferente del que existe para el cambio de clases. Existen diferentes tipos de alarma para cada uno de los posibles eventos. La alarma se escucha en toda la institución.

Es indispensable que cada uno de los brigadistas lleve consigo un silbato.

Radio con baterías. Linternas o lámparas de emergencia.

Reserva de agua potable.

Hidrante o toma de agua para manguera.

Guía telefónica de organismos de socorro y centros de salud cercanos.

Lista con los nombres, dirección y teléfono de los padres o familiares de cada estudiante.

Tapabocas

¡Los recursos deben revisarse actualización y funcionamiento!

periódicamente

comprobando

su

Para los Planes de acción “Atención médica y primeros auxilios” y “Contraincendios”, se aconseja seguir las recomendaciones de la Secretaría Distrital de Salud –SDS y del Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá –UAE COBB. (Ver Anexo 13) Diligenciar el Anexo 7. 6. Definir los Planes de Contingencias. Los Planes de Contingencias se refieren a la organización y a los procedimientos para responder a las emergencias relacionadas con los puntos críticos identificados en la institución educativa. Los puntos críticos dependen de las características específicas de cada institución educativa. Algunos de ellos pueden ser la sala de cómputo, la cocina, el laboratorio, entre otros. Diligenciar el Anexo 8.


7. Formular el Programa de capacitación y entrenamiento continuo dirigido tanto al personal responsable de la atención de emergencias como a todas las personas que no actúan directamente en la respuesta.

Las capacitaciones se programan con base en las necesidades de los Planes de Acción específicos de la institución educativa. Algunas de ellas son: salud y primeros auxilios, primer respondiente, contraincendios y evacuación. Diligenciar el Anexo 9.

8. Diseñar la programación de actividades específicas para la implementación del PEC, proyectándolas a corto, mediano y largo plazos, y teniendo en cuenta los costos y medios necesarios. Elaborar un cronograma que incluya las siguientes actividades: • • • •

Acciones de divulgación del Plan, en todos los niveles de la institución. Adquisición de recursos y elementos complementarios. Elaboración y actualización periódica de la base de datos. Definición del plan de capacitación.


• •

Actividades de seguimiento, evaluación y ajustes del Plan. Desarrollo periódico de ejercicios de simulación y simulacros1. La programación debe incluir el tiempo de ejecución de las actividades (corto, mediano y largo plazos), los costos y los medios necesarios. Diligenciar los Anexos 10 y 11.

9. Desarrollar un proceso continuo de auditoría que permita evaluar la formulación y la implementación del PEC para establecer las necesidades de actualización o modificación. Diligenciar el Anexo 12.

10. Actualizar el PEC con base en los resultados de la auditoría o cuando se presente un cambio que requiera la modificación del documento. Después de evaluar la formulación e implementación del PEC, pueden ser necesarias algunas modificaciones o ajustes. Dichas modificaciones deben ser registradas en una bitácora y divulgadas a toda la comunidad educativa.

1

Guías para el Desarrollo de Simulaciones y Simulacros. DPAE. 2008.



MANUAL PARA LA ELABORACIÓN DEL PLAN ESCOLAR DE EMERGENCIA Y CONTINGENCIAS,APLICABLE AL HOGAR