Issuu on Google+

El Patito feo y la senda de la amistad:


Era se una vez un patito, que tenía muchas ganas de viajar así que se fue en busca de aventuras. Este patito no era un patito normal, y es que era un poco feo y no podía volar como los otros patitos.

El patito comienza

el viaje muy contento por la senda y de

repente se encontró con un conejo, que se llamaba Petter.

El conejo al ver al patito le preguntó: Petter: - ¿ Qué tipo de animal eres? El patito le respondió: - Soy un patito,¿ no ves mis plumas?


Petter: - pues yo tengo un pelo blanco y muy bonito, y además se saltar y correr muy rápido, ¿pero tu que sabes hacer?. No quiero a un amigo que no sepa hacer nada.

El patito se puso muy triste porque él no sabía volar y era feo, así que se fue , ya que el conejito Petter no lo quería.

Siguió el viaje por la senda, hasta llegar a un árbol de donde se le cayó una bellota y rápidamente vio bajar una ardilla, que se llamaba Cantú.


La ardilla le preguntó: - perdona,¿ te hecho daño?. El patito le respondió: no, solo un poquito. Cantú: - ¿Tú eres nuevo aquí verdad?, como te hecho daño voy a invitarte a una carrera que voy a hacer con mis amigos los animales. ¿Quieres participar?

El patito muy contentó le respondió:- No soy muy rápido. La ardilla, muy lista que ya sabía que iba a ser una oportunidad para reírse del patito, le dijo: - No pasa nada, aquí participamos todos y será una oportunidad para encontrar nuevos amigos.


Llegó el momento de la carrera, y el patito estaba muy contento porque pensaba que iba a ser una oportunidad para encontrar a unos fantásticos amigos. Cantú dijo: - Mira estos son mis amigos, Valdi (el canguro) y Tor (la tortuga). El patito estaba muy contento, afín podía divertirse con sus nuevos amigos.

Cantú dijó: - Preparados, listos…Ya! El Canguro, la tortuga, la ardilla, y el patito empezaron a correr, pero sin querer el patito tropezó con sus grandes patitas, y la ardilla Cantú al ver que se caía paró la carrera y dijo:- ¡Mirad chicos!, es un patito torpe, no sabe ni correr. La ardilla y sus amigos se rieron de él.


El patito comenzó a llorar y valdi muy enfadado por lo que había hecho la Ardilla y sus amigos, lo cogió en su bolsa y se lo llevó. Llegaron a un lago, y Valdi le preguntó:- ¿Realmente no sabes lo que eres?

El patito, llorando le dijó:- si, un patito torpe y feo. Valdi le respondió: Eres pequeño, pero eres bueno

y ahora

mírate en el lago y dime que ves. El patito se miró al lago y al empezar a confiar en sí mismo se convirtió en un elegante y bonito cisne.


El patito le dio las gracias y pasaron el resto de los a単os como muy buenos amigos.


El patito feo y la senda de la amistad.