Page 1

cria.ne.udo.edu.ve

Revista de Ciencia y Ambiente del CRIA-UDONE

LA SALINA DE PAMPATAR: UN PLAN PARA SU RECUPERACIÓN AMBIENTAL CON BASE A LAS CARACTERÍSTICAS FÍSICOQUÍMICA, BACTERIOLÓGICA Y SEDIMENTOLÓGICA.

Ana Cecilia García, Julio C. Rodríguez R., Wallis Rodríguez y Pedro J. López G.

Centro Regional de Investigaciones Ambientales (CRIA), Universidad de Oriente, Núcleo de Nueva Esp arta, Ve n e z u e l a / E d i c i ó n E s p e c i a l , Volumen 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012; Volumen 5, Nº 1, Enero-Marzo 2 0 1 3 , Deposito Legal pp2009NE3204, ISSN: 2244-7059.


LA SALINA DE PAMPATAR: UN PLAN PARA SU RECUPERACIÓN AMBIENTAL CON BASE A LAS CARACTERÍSTICAS FÍSICO-QUÍMICA, BACTERIOLÓGICA Y SEDIMENTOLÓGICA.


EcoCria Ediciรณn Especial Vol. 4, Nยบ 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nยบ 1, Enero-Marzo 2013 ii


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 iii

UNIVERSIDAD DE ORIENTE NÚCLEO DE NUEVA ESPARTA DECANATO

CENTRO REGIONAL DE INVESTIGACIONES AMBIENTALES

AUTORIDADES DECANALES DECANA Profra. Luisa Marcano de Montaño

VISIÓN Ser ente regional y nacional en investigaciones sobre las ciencias ambientales, y su contribución a la solución de problemas de interés social, dirigida a la conservación ambiental para una adecuada ocupación del territorio...........

COORDINADOR ACADÉMICO Prof. Jesús Fernández COORDINADORA ADMINISTRATIVA Profra. Milagros Gil de Fariñas CENTRO REGIONAL DE INVESTIGACIONES AMBIENTALES DIRECTOR Prof. Julio César Rodríguez Reyes

EDITOR Prof. Julio C. Rodríguez R. COORDINADOR Prof. José Luis Fuentes Z. DIAGRAMACIÓN Y DISEÑO GRÁFICO Rómulo Y. Velásquez M. COLABORADORES Yadira Velásquez Arquímedes Bianey Salazar Montaño Lourdes Ávila Francisco León Juan López Dpto. Reproducción José Barreto UDONE Pedro López Gráficas Virginia II Julio César Salazar Alfredo Guilarte Arnaldo Figueredo

MISIÓN Fomentar el desarrollo de la investigación científica en el estado Nueva Esparta y del país, orientado principalmente hacia aquellas áreas de la ciencia que puedan contribuir con el uso racional de los recursos, a los fines de un desarrollo armónico con el ambiente............... OBJETIVOS El Centro Regional de Investigaciones Ambientales tiene como propósito fundamental, la promoción y desarrollo de la investigación científica en el Núcleo de Nueva Esparta, orientado principalmente, hacía aquellas áreas de la ciencia que puedan contribuir más directamente, a la conservación y uso racional de los recursos naturales y a su aplicación al desarrollo regional y nacional. FUNCIONES 1.-Realizar proyectos de investigación en el área ambiental. 2.-Formar y capacitar recursos humanos a nivel formal e informal. 3.-Organizar eventos conservacionistas donde participen las fuerzas vivas de la región. 4.-Prestar servicios y asistencia técnica a las instituciones oficiales y privadas que lo requieran.

Impresión: CRIA-UDONE. Deposíto Legal: pp2009NE3204, ISSN: 2244-7059.

D e l P u e b l o Ve n i m o s / H a c i a e l P u e b l o Va m o s . . . Nuestra Portada: La Salina de Pampatar, cortesía CRIA-UDONE.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 iv

Dirección de Autores: Ana Cecilia García1 Julio C. Rodríguez R2 Wallis Rodríguez3 Pedro J. López G.2 1 Subsistema de Investigación y Postgrado, Universidad de Margarita.2 Centro Regional de Investigaciones Ambientales (CRIA), Núcleo Nueva Esparta, Universidad de Oriente.3Instituo Regional Para el Mejoramiento Ambiental del estado Nueva Esparta (IRMANE), Gobernación del Estado Nueva Esparta. Email: juliorod58@gmail.com Isla de Margarita VENEZUELA

Diseño de Portada: Rómulo Velásquez Marcano Fotografía: Alfredo Guilarte Bueno Julio Rodríguez

© Copyright 2012-2013 Derechos reservados conforme a la ley Depósito Legal pp2009NE3204 Editado por: EcoCria. Revista de Ciencia y Ambiente del CRIA-UDONE ISSN: 2244-7059


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 v

CONTENIDO

Pág.

Resumen………………….………………………………………………………………

vii

Introducción...………..…………………………………………………………………..

1

Antecedentes………………………………………………………..……………………

3

Diagnostico General………….………………………………………………………….

3

Objetivos de la Investigación………….…………………………………………...........

4

Análisis de los Resultados…….…………………………………………………………

10

Conclusiones……….…………………………………………………….......................

42

Bibliografía………………………………………………………………………………

55


EcoCria Ediciรณn Especial Vol. 4, Nยบ 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nยบ 1, Enero-Marzo 2013 vi


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 vii

RESUMEN La salina de Pampatar es un humedal marino-costero, donde interactúa el cuerpo de agua en conexión eventual con el mar, planicie y cerros o colinas con vegetación xerófila, desde donde drenan las aguas continentales y son arrojados los residuos y desechos sólidos y vertidas las aguas residuales hacia la salina, alterando su estructura comunitaria y sanitaria. Según los parámetros físico-químicos, bacteriológicos y sedimentológicos, las actividades antropogénica están influyendo en la contaminación del humedal, al presentar concentraciones de nitrito, nitrato, amonio, fosfato y los coliformes totales y fecales superiores a lo establecido en el decreto 883. La modificación de la granulometría de la salina en las áreas donde se producen remoción de sedimentos, estaría afectando la disolución salina para la formación de salmuera. En vista de que la ordenación del territorio refiere a un proceso tanto de planificación como de gestión, se propone un plan de gestión ambiental integral para la recuperación de la salina de Pampatar. La metodología se basa en indicadores, determinados en la fase de diagnóstico para establecer línea base que facilitará las metas, la identificación y análisis de las estrategias; el planteamiento de los proyectos y sus fuentes financieras; diseño de proyectos específicos para implementar acciones específicas por actores en el ambiente físico-natural y socio-ambiental con sus respectivos apoyos logísticos y legales. El plan de recuperación de la salina de Pampatar propuesto contribuirá con el alcance de la visión deseada por la comunidad, convirtiéndolo en un plan de vida para las actuales y futuras generaciones.


EcoCria Ediciรณn Especial Vol. 4, Nยบ 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nยบ 1, Enero-Marzo 2013 viii


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 1

INTRODUCCIÓN Las lagunas hipersalinas constituyen humedales costeros que tiene eventual comunicación con el mar, poseen canales de poca circulación que, cuando se aíslan del mar o se reduce drásticamente la renovación de sus aguas, aumenta significativamente la salinidad, llegando a alcanzar promedios mayores de 40, presentándose la dificultad para el mantenimiento natural de sus poblaciones biológicas. Bajo estas condiciones extremas, la flora y la fauna se reducen a unas pocas especies adaptadas para sobrevivir en el ambiente. Sin embargo, por el régimen de lluvia y la escorrentía que diluye las concentraciones salinas, se producen temporalmente cambios estacionales en las características físicoquímicas del agua y de la diversidad de los organismos que las colonizan, así como también en la sedimentología (Contreras et al.1988, Contreras y Castañeda 2004, Medina & Barboza 2006). A pesar de que, desde el punto de vista ecológico, la salinas tienen menos biodiversidad que la observada en las lagunas costeras, presentan organismos altamente productivos como el “camarón de la salmuera” (Artemia sp), las comunidades de Ruppia marítima y la microalga del grupo de las clorofitas, Dunalliela sp que contribuyen significativamente a los ciclos biogeoquímicos (Pinckney y Paerl 1997). Asimismo, con la producción de la sal o salmuera como mineral importante. En Venezuela, Las principales salinas del país se localizan en la Península de Araya, costas del estado Falcón y en Nueva Esparta. Su principal producción a nivel comercial es la sal o salmuera, un mineral de gran importancia para el consumo humano, la ganadería y la industria química. En el Estado Nueva Esparta se encuentran dos principales humedales hipersalinos, la salina de la Isla de Coche (Municipio Villalba) y la de Pampatar (Municipio Maneiro), cuya capacidad de producción de sal y la salud de las salinas es afectada por los cambios hidrológicos significativos, las descargas de aguas residuales domésticas o industriales, la excesiva sedimentación y las fluctuaciones de la concentración salina. A pesar de la importancia que tiene la salina de Pampatar como humedal costero, producción de sal y es uno de los principales íconos turísticos del Municipio Maneiro, no


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 2

existen investigaciones científicas de su ecosistema y estructura comunitaria, conociéndose únicamente el planteamiento de la Armada Venezolana (Zona Naval de Oriente) de un proyecto socialista de desarrollo en el año 2009. Actualmente, se ha observado que la Salina de Pampatar presenta diversos factores que pudieran disminuir aún más su calidad tanto turística, paisajística y de producción. Entre estos valores se pueden mencionar la presencia de residuos y desechos sólidos, así como también, los efectos que genera la actividad turística y urbanística. En un área relativamente pequeña, coexisten anárquicamente:

Condominios muy lujosos, barrios

tradicionalmente dedicados a las faenas del mar en pleno proceso de creciente marginalización e incremento de viviendas improvisadas con limitados servicios básicos con ausencia de drenaje de las aguas residuales, bordes costeros en los que el turismo y la pesca interfieren mutuamente en lugar de integrarse y por último, un humedal desaprovechado, desde el punto de vista productivo, con su frágil ecosistema seriamente amenazado por la contaminación urbana debido a la percolación y por vertido directo de aguas residuales domésticas (Figura 1).

Figura 1.Imagen aérea de la Salina de Pampatar, donde se evidencia el crecimiento urbano descontrolado en su entorno y se intuyen sus efectos deletéreos,

Se hace necesario, la recuperación de la Salina de Pampatar como humedal costero productivo, para lo cual resulta primordial la caracterización de sus parámetros ambientales físico-químico, microbiológicos y sedimentológicos.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 3

ANTECEDENTES De acuerdo con la revisión bibliográfica realizada, a nivel mundial son escasos los trabajos de investigación relacionados con la calidad del agua y la estructura comunitaria de los humedales hipersalinos. Sin embargo, los existentes están dirigidos hacia los planes de gestión y conservación para la restauración, destacándose los trabajos realizados por Robledano et al. (1991) quienes realizaron inventarios, tipificación y estudios ecológicos en humedales costeros del sudeste español. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos de América (Environmental Protection Agency, 2004) planteó la restauración del golfo de Maine, incluyendo la salina, playas, dunas e islas. García et al. (2006) analizaron la variabilidad hídrica y edáfica de lagunas hipersalinas en los humedales interiores de la Península Ibérica (España) a partir de imágenes del satélite Land Sat (Jarecki y Walkey, 2006) estudiaron la variabilidad hidrológica y la salinidad de los estanques de sal en las Islas Vírgenes Británicas. Flores-Verdugo et al. (2007) determinaron los factores que condicionan la restauración de los humedales costeros en México. Castell (2010) interpretó las dinámicas de las comunidades microbianas asociadas a pozos hipersalinos en Yucatán (México). En Venezuela no se ha registrado ningún tipo de trabajo de investigación sobre las salinas del área costera, por lo que esta investigación, realizada en la salina de Pampatar de la Isla de Margarita (Estado Nueva Esparta), marca la pauta en los estudios ambientales de estos humedales costeros hipersalinos, específicamente, en lo que se refiere a la determinación de los parámetros físico-químicos, microbiológicos y sedimentológicos, los cuales facilitan la presentación de un plan de recuperación con fines de saneamiento ambiental.

DIAGNÓSTICO GENERAL Actualmente, existe en el país una tendencia al desarrollo de las capacidades para el uso de los espacios continentales, insulares y marítimos para el aprovechamiento de los recursos contenidos en éstos, debido a la tendencia migratoria de las actividades


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 4

productivas que identifican socioculturalmente a la población y pérdida del arraigo e identidad. Económicamente, la Salina de Pampatar está improductiva por la contaminación, ocasionada, principalmente, por la percolación, el vertido directo de aguas residuales sin ningún tipo de aducción a la red de cloacas y los asentamientos anárquicos de viviendas que la circundan. En vista de que existen propuestas de planes de desarrollo de proyectos socio productivos con el fin de aprovechar los recursos autóctonos que se encuentran en la salina y crear fuentes de trabajo para mejorar la calidad de vida de los habitantes del sector, previamente se deben realizar estudios sobre la calidad ambiental que actualmente presenta la salina, por lo tanto, en este trabajo se evalúa los parámetros ambientales y se propone un plan de gestión que contribuya al saneamiento y recuperación de su ecosistema.

OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN Objetivo General: Evaluar los parámetros ambientales que contribuyan a la propuesta de un plan de gestión para la restauración de la Salina de Pampatar, Municipio Maneiro, Estado Nueva Esparta, Venezuela. Objetivos Específicos: •

Analizar las características físico-químicas de la Salina de Pampatar.

Determinar la carga microbiana de la Salina de Pampatar.

Caracterizar la sedimentología de la Salina de Pampatar.

Proponer un plan de gestión para la recuperación ambiental de la Salina de Pampatar.

Área de Estudio La Salina de Pampatar se encuentra ubicada al sureste de la Isla de Margarita entre las coordenadas UTM (0412800 E – 1215400 N) y (0415200 E y 1212700 N), Municipio Maneiro (Figura 2). Comprende un área aproximadamente de unos 4,3 Km2.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 5

Figura 2.- ( ) ubicación geográfica relativa, (1 a 10) estaciones de muestreo de la Salina de Pampatar, estado Nueva Esparta, Venezuela. Hasta el año 1970, este humedal costero era un pequeño reservorio hipersalino con conexión temporal con el mar, a través de pequeños istmos; no existiendo asentamientos humanos en su entorno, a excepción de algunas rancherías que resguardaban a personas dedicadas a la extracción de la salmuera o de apoyo a las actividades pesqueras tradicionales (Figura 3).

Figura 3.Fotografía antigua (1970) mostrando la realización de faenas pesqueras en las adyacencias de la Salina de Pampatar, estado Nueva Esparta. Al igual que en el resto del estado Nueva Esparta, presenta un régimen de precipitación cuatripartido: dos períodos de lluvia (uno de menor precipitación entre los


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 6

meses de junio a agosto y el otro de mayor nivel que abarca los meses noviembre a enero), alternados con dos períodos de sequía (uno de mayor intensidad entre los meses de febrero a mayo y el menor que abarca los meses de septiembre a octubre), tal como se observa el climadiagrama de Gaussen para la Isla de Margarita (Figura 4) (Marcano et al., (2014).

Figura 4. Climadiagrama de Gaussen, Isla de Margarita (400-600 m.s.n.m). Precipitación (mm) y temperatura (ºC) promedio anual: 601,32 ± 7,15 y 31,88 ± 0,038. Período: 1949-2011. Fuente: Datos suministrado por la Dirección Estadal Ambiental, Estado Nueva Esparta, Ministerio del Poder Popular Para el Ambiente. Estación de lluvia . Estación de sequía

.

.

Actividades de Campo En la Salina de Pampatar fueron ubicadas y georeferenciadas 10 estaciones, mediante un posicionador geográfico Garmín modelo 60CSX . Los muestreos se realizaron durante los meses marzo a diciembre de 2011 y en cada una de las estaciones se tomaron 3 muestras de agua para la determinación de los análisis físicos, químicos y microbiológicos. Para los análisis de sedimentología, se colectó una muestra en cada estación. Los análisis físico-químicos fueron medidos entre los 10 cm a 20 cm del fondo aproximadamente. La temperatura (°C), el pH, el oxígeno disuelto, la salinidad, los sólidos disueltos totales y la conductividad se determinaron in situ

utilizando una sonda

multiparamétrica YSI, modelo 600R, acoplada a un capturador de datos YSI 650 DMS. La profundidad y la transparencia se midió utilizando un disco de secchi. Para determinar la concentración de nutrientes (nitrito, nitrato, amonio y fosfato), salinidad y sólidos suspendidos, se tomaron muestras de 1000 ml de agua, por estación, en


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 7

botellas plásticas; mientras que, para cuantificar coliformes totales y fecales, las muestras de agua fueron tomadas en envases de vidrio con una capacidad de 500 ml, previamente esterilizados en autoclave. Las muestras de sedimentos fueron colectadas, en cada estación, utilizando un nucleador hecho con tubo de PVC de 5 cm de diámetro por 4 metros de largo; a continuación las muestras se preservaron en bolsas

plásticas ziplock, previamente

identificadas. Todas las muestras se colocaron en una cava con hielo y fueron trasladadas al laboratorio de Microbiología, Calidad Ambiental I y II y Sedimentología del Centro Regional de Investigaciones Ambientales (CRIA) para su posterior análisis.

Actividades De Laboratorio

Las determinaciones del nitrito, nitrato, amonio, fosfato, se realizaron según las técnicas descritas en el APH-AWW-WPCF Standard Methods (1998), en el Laboratorio de Calidad Ambiental en el Centro Regional de Investigaciones Ambientales (CRIA). Nitrito: La muestra de agua (200 ml) fue pasada por un filtro de membrana de 0,45 µm, para así eliminar los sólidos suspendidos. A continuación, se tomó una alícuota de 25 ml; se vertió en un tubo de ensayo y se le agregaron unas gotas de HCl para ajustar del pH. Luego se le añadió 1 ml de reactivo colorante (0,1g N-1 Naftiletilendiamina tetraaceato de sodio, 1 g sulfanilamida y 10 ml de ácido fosfórico, respectivamente). Se esperó entre 10 min a 2 horas hasta que se desarrollara el cromoforo, para luego leer la absorbancia a 543 nm, mediante la técnica de espectrofotometría. La muestra se torna un color rosáceo, producto de la reacción del ion del nitrito con la sulfanilamida y produce un compuesto diazo, que se acopla con diclorhidrato de N-1naftiletilendiamina. Es necesario que este análisis se realice en un periodo no mayor de 24 horas luego de la toma de la muestra en el campo.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 8

Nitrato: Se tomaron 25 ml de la muestra previamente filtrada a través de una membrana de 0, 45 µm, se vertió en una fiola de 125 ml, añadiéndose 75 ml de solución de EDTA. Luego fueron pasados 100 ml de la solución por una columna reductora de cobre-cadmio a un ritmo no mayor de 1 ml por minuto. Los primeros 25 ml fueron desechados; se tomaron los 50 ml siguiente y se vertieron en un tubo de ensayo desechándose los otros 25 ml. Finalmente se siguió el mismo procedimiento realizado para el análisis del nitrito. El nitrato se reduce casi cuantitativamente a nitrito en presencia de cadmio (Cd) comercial en gránulos tratado con (CuSO4) y como relleno de una columna de vidrio. Amonio: Fueron filtrados 25 ml de la muestra previamente por una membrana de 0, 45 µm, y se le añadió 1 ml de fenol, 1 ml de nitropusiato de sodio y 2,5 ml de solución oxidante (citrato alcalino e hipoclorito de sodio comercial al 5%); se vertió en un tubo de ensayo, cubriendo la boca con plástico envoplast para evitar la evaporación del Fenol y luego se guardó en la oscuridad a temperatura ambiente por una hora. A continuación, se procedió a leer la Absorbancia a 640 nm. Fosfato: Se tomaron 25 ml de la muestra previamente filtrada a través de una membrana de 0, 45 µm; se le añadieron 4 ml del reactivo combinado (ácido sulfúrico, molibdato de amonio, potasio de antimonio tartárico y ácido ascórbico, respectivamente). Luego de transcurrir un tiempo entre los 10 – 30 minutos, la muestra forma un complejo azul de fósforo-molibdeno, y se procede a leer la absorbancia en un espectrofotómetro a 880 nm. Sólidos totales disueltos y suspendidos: Para determinar los sólidos suspendidos, las muestras se filtraron mediante un filtro Whatman GF/C 0,45µm. Cada uno de los filtros se introdujeron en una estufa a la temperatura de 105ºC durante una hora; posteriormente fueron guardados en el desecador y por último se pesaron en una balanza (Astor, 1996). La cantidad de sólidos suspendidos se determinó mediante la siguiente ecuación: Sólidos totales, mg/l-1 = (A - B) x 1000/ml de muestra


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 9

Donde A= peso de los sólidos disueltos + cápsula, en mg B= peso de la cápsula en mg.

Coliformes totales y fecales en muestras de agua y sedimento: Se determinó el número más probable de coliformes totales y fecales, utilizando la técnica de tubos múltiples con caldo Fluorocult, según lo descrito por (Standard Methods for Examination of Water and Wastewater, 1998). Los tubos múltiples, fueron incubados a 35ºC durante 24 horas. Los resultados positivos para coliformes totales, muestran una coloración azul en los tubos; mientras que para los coliformes fecales al incidir la luz ultravioleta muestran una fluorescencia azul.

Granulometría: La muestra será secada en una estufa a 85° C por 24 horas. Para el tamizado de las mismas, se utilizó un equipo Ro – Tap y una columna Tyler. Con tamices Nº10; Nº18; Nº30; Nº50; Nº120 y Nº230 respectivamente. Las fracciones del sedimento separadas fueron estimadas en porcentajes.

Análisis Estadísticos: Las diferencias significativas mensuales y entre las estaciones de los parámetros físico- químico se determinaron aplicando un análisis de varianza de dos vías (modelo II). Los datos obtenidos en el análisis granulométrico, sobre la variación de las diferentes fracciones sedimentarias encontradas en la Salina de Pampatar, fueron determinadas utilizado un análisis de varianza de una vía (modelo I). Para la utilización de las pruebas estadísticas anteriormente señaladas, se aplicaron utilizando el paquete estadístico Statgraphics Centurión XV, que también incluyo los promedios significativos, según el procedimiento de las pruebas simultaneas a posteriori.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 10

ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS Profundidad La profundidad y la transparencia promedio de la Salina de Pampatar oscilaron entre 0,65 m -1,9 m y 0,25-0,85m, respectivamente, desde marzo a diciembre de 2011. La estación 5 presentó la mayor profundidad y transparencia moderada, respectivamente (1,9 m y 0,75 m); seguidas de las estaciones 2(1,25m y 0,12m); 4(1,5 m y 0,85m); 6(1,5 y 0,85) y 10(1,3 y 0,15 m; mientras que las estaciones de menor profundidad con sus respectivas transparencias fueron la número 1(0,65 m y 0,25 m),3(0,75 m y 0,35 m),7; 8 y 9 (1m y 0,5 m) (Figura 5). 2

PROFUNDIDAD (m) PROFUNDIDAD (m)

1,5

1

0,5

0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

ESTACIONES Figura. 5. Profundidad (m) y transparencia (m) en las diferentes estaciones ubicadas en la Salina de Pampatar, municipio Maneiro, Isla de Margarita.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 11

Factores Físico – Químicos Temperatura: Los valores mensuales de la temperatura oscilaron entre 24,4 °C y 33,8 °C, determinándose los mayores promedios en los meses de abril (33,1°C), julio (33,5°C), agosto (31,7°C)

y septiembre (33,1°C); mientras que los menores promedios fueron

registrados en los meses de marzo (30,6°C), mayo (29,5°C), junio (30,5°C), octubre (25,1°C), noviembre (28,1°C ) y diciembre (30,0°C) (Figura 6 ). En las estaciones 1 (31,9°C), 2 (31,2°C) y 4 (31,0 °C) se encontraron los máximos promedios de la temperatura (Figura 3); mientras que en las estaciones 3, 5, 6, 7 las medias alcanzaron valores moderados de 30,9ºC; 30,4 °C; 30,8ºC y 30,7 ºC, respectivamente; registrándose los promedios menores en las estaciones 8 (29,8°C); 9 (29,2°C) y 10 (29,4 °C) (Figura 7).

Temperatura (°C)

35

30

25

20 Mar

Abr

May

Jun

Jul

Ago

Sep

Oct

Nov

Dic

Meses

Figura 6.- Variación mensual de los promedios para la temperatura (ºC).: de Intervalos confianza del promedio al 95 %. 33

Temperatura (°C)

32 31 30 29 28 27 1

2

3

4

5

6

Estaciones

7

8

9

10


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 12

Figura 7.- Variación de los promedios entre las estaciones para la temperatura (ºC). Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

La temperatura mensuales registrada durante el periodo de estudio en la laguna de Pampatar, mostró un gradiente de 8,7 ºC (25,1 ºC a 33,8 ºC). Rivera (2008), señala que estos rangos de temperatura son característicos de las lagunas costeras pertenecientes a las zonas tropicales. Guevara et al. (2005) indican que los niveles de temperaturas de las lagunas hipersalinas en Venezuela, como las que se encuentran en Araya, Coche, Peonía, Cumaraguas y Boca Chica poseen un rango entre los 27 ºC - 37 ºC. En los meses de abril, julio, agosto y septiembre fueron reportados los mayores promedios de temperatura (31,7ºC a 33,5ºC); mientras que en el mes de octubre presentó el menor promedio (25,1ºC). Brugnoli y Morales (1999), afirman que los parámetros físicoquímicos de una zona estuarina en Costa Rica, los mayores valores de temperatura fueron encontrados en el mes de abril con 31, 5 ºC, y los menores en el mes de octubre con 28 ºC. que los resultados obtenidos pueden deberse a los cambios estacionales de sequía y de lluvia. Marcano et al., (2014) señalan que en la Isla de Margarita existe un régimen de precipitaciones cuatripartido: dos períodos de lluvia (uno de menor precipitación entre los meses de junio a agosto y el otro de mayor nivel que abarca los meses noviembre a enero), alternados con dos períodos de sequía (uno de mayor intensidad entre los meses de febrero a mayo y el menor que abarca los meses de septiembre a octubre). Por lo tanto, la época seca podría haber influido en el incremento de temperatura de la laguna por disminución de la profundidad. López et al. (2009) y Nava et al. (1998) explican que el incremento de la temperatura en la columna del agua, puede estar influenciada por el aumento de la radiación solar, y por disminución de la intensidad de los vientos alisios, que estabilizan parcialmente la columna de agua manteniéndose las mayores temperaturas. Sin embargo, Hernández y Ocanto (2010), infieren que existe una relación estrecha entre la profundidad y la descomposición de la materia orgánica que elevan el nivel calórico en las aguas. Es posible que este factor enmascara los incrementos de temperaturas que normalmente se registran durante la época de sequía, cuando la salina está afectada por el mayor aporte de aguas residuales provenientes de los asentamientos humanos circundantes.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 13

En las estaciones 1 a 7 se registraron los mayores promedios de la temperatura (30,4 a 31,9°C) con respecto a las determinadas en las estaciones 8 a 10 (29,4 ºC a 29,8 ºC). Estas variaciones podrían estar relacionadas con la profundidad de cada estación, ya que las primeras presentaron profundidades menores a los 30 cm, en comparación con las segundas que sobrepasaron los 1,50 m. Palazón y Penoth (1994) y Hernández y Ocanto (2010) coinciden en señalar que las altas temperaturas en una laguna pueden deberse a la disminución de la profundidad, pero también a la elevada cantidad de materia orgánica en suspensión capaz de transmitir el calor absorbido a la columna de agua y por consiguiente aumentar la temperatura de esta. Tal vez, el aporte de materia orgánica proveniente de las aguas servidas vertidas por los asentamientos humanos cercanas a las estaciones 1 a 7 de la salina de Pampatar, también contribuya con el mayor incremento de la temperatura, en comparación con las estaciones 8 a 10, las cuales, no están tan afectadas por las actividades antropogénicas. Salinidad: Los valores de la salinidad variaron entre 25,99 g/l y 123,5 g/l , determinándose en los meses de (agosto (104,52 g/l), septiembre (107,50 g/l) y noviembre (109,62 g/l) los mayores promedios; mientras que en los meses marzo (44,371 g/l), abril (38,341 g/l), mayo (64,649 g/l), junio (76,50 g/l), julio (84,83 g/l), octubre (62,71 g/l) y diciembre (47,40 g/l) se registraron las medias menores (Figura 8). En las estaciones 3 (70,62 g/l), 4(81,18 g/l), 5(75,05 g/l), 6(84,64 g/l), 7(79,04 g/l), 8(86,28 g/l), 9(80,58 g/l) y 10(74,46 g/l ) se encontraron los mayores valores promedios de salinidad (Figura 8); mientras que en las estaciones 1 (44,26 g/l) y 2 (44,26 g/l) se determinó el menor promedio (Figura 9). 140 120

Salinidad

100 80 60 40 20 0 Mar

Abr

May

Jun

Jul

Ago

Meses

Sep

Oct

Nov

Dic


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 14

Figura 8.- Variación mensual de los promedios para las concentraciones de la salinidad (g/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %. 100 90

Salinidad

80 70 60 50 40 30 20 10 0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Estaciones

Figura 9.- Variación de los promedios entre las estaciones para las concentraciones de la salinidad (g/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

Las variaciones mensuales de la salinidad en la columna del agua dependen de factores físicos como la intensidad de radiación solar, cambios de temperatura por la evaporación, la conexión ocasional con el mar y por el aporte de agua dulce por las precipitaciones y escorrentías (Por, 1980) y (López et al., 2009). La salinidad del agua registró valores de 25,99 a 123,5 g/l (promedios entre 38,34 g/l y 109,63g/l), presentando un gradiente de 97,51 g/l, que evidencia

la gran amplitud de los cambios en las

concentraciones de sales minerales disueltas durante la época del año. Guerrero et al. (1991), reportaron en la laguna de Santa Paola (Península Ibérica, España), salinidades entre 70 y 140 g/l, y explica que las altas concentraciones de sales minerales disueltas en el agua describen a la laguna como hipersalina. Asimismo, Mirande y Tracanna, (2009), indican que el aumento de la evaporación conduce a una reducción de la profundidad e incremento de concentraciones de sales. Las menores concentraciones de salinidad registradas en los meses de mayo a julio y octubre y diciembre podría estar relacionadas con las intensas precipitaciones que ocurren


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 15

durante esta época del año (Figura 8), las cuales podrían haber causado una disminución por dilución de las sales en la columna de agua. Sin embargo, el aporte terrígeno de materia orgánica y sales por escorrentía, podría también contribuir a la variación anual de la salinidad. Las estaciones 3 hasta la 10, presentaron valores de salinidad entre una rango comprendido de 70-86 g/l, variaciones que resultaron ser normales por las condiciones que presenta la laguna, al ser una salina (Guerrero et al., 1991). En el caso de las estaciones 1 y 2, se presentaron los valores más bajos (44 g/-64 g/l, respectivamente), esto podría estar relacionado con las descargas de aguas residuales que frecuentemente se observó desde los asentamientos humanos aledaños a la salina, que diluyen las concentraciones de sal en el agua. pH Los valores de pH oscilaron entre 8,21 y 9,87 durante el periodo de estudio. En los meses de mayo (9,29), julio (9,46), agosto (9,53) y septiembre (9,39), se encontraron los mayores promedios; mientras que en los meses de marzo (8,82), abril (8,75), junio (8,63), octubre (8,81), noviembre (8,62)

y diciembre (8,55) se obtuvieron las menores

concentraciones promedio (Figura 10). En las estaciones 3, 5, 6, 7 y 10, se encontraron promedios de 9.13; 9.15; 9.01 y 9,24, respectivamente; mientras que en las estaciones 1, 2, 4, 7, 8 y 9, se obtuvieron medias menores de 8.91; 8.78; 8.97; 8.72 y 8.88, respectivamente (Figura 11). 10 9,5

pH

9 8,5 8 7,5 Mar

Abr

May

Jun

Jul

Meses

Ago

Sep

Oct

Nov

Dic


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 16

pH

Figura 10.- Variación mensual de los promedios para el pH.: Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

9,4 9,3 9,2 9,1 9 8,9 8,8 8,7 8,6 8,5 8,4 8,3 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Estaciones

Figura 11.- Variación de los promedios entre las estaciones para el pH. : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

Los mayores promedios de pH estuvieron comprendidos entre 9,29 y 9,53, para los meses de marzo, julio, agosto y septiembre (meses de sequía). Mirande y Tracanna (2009), explican que las fluctuaciones térmicas y pluviométricas pueden inducir al aumento del pH de la columna de agua. Hernández y Ocanto (2010), citan que las variaciones del pH están estrechamente asociadas con la presencia del CO2, la dureza, alcalinidad y la temperatura. López et al. (2009), relacionan los aumentos del pH en el agua con el aumento del CO2 producido por la oxidación de la materia orgánica y los procesos de respiración; este CO2 es fijado por el fitoplancton para la síntesis de materia orgánica mediante la fotosíntesis, lo cual disminuye el efecto tampón o buffer del sistema y éste lo hace más alcalino. Las estaciones 3, 5, 6, 7 y 10 registraron los mayores niveles de pH (9,01 - 9,24), generalmente estas estaciones son receptoras

de aguas residuales provenientes de una estación de

bombeo, así como también de la escorrentía terrígena que aportan materia orgánica, y sales contribuyendo al incremento del pH. Pantoja (2006), refiere que las altos niveles de pH (>7) se pueden deber a diferentes factores, entre ellos se encuentra el biológico, como la actividad fotosintética del fitoplancton y la descomposición de materia orgánica.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 17

La laguna de Pampatar es notablemente hipersalina, y los altos niveles de sal podrían inhibir el crecimiento de una gran diversidad de especies que conforma al fitoplancton, sin embargo existen taxas, como Dunaliella salina (Figura 12) que pueden habitar estos medios sin estar restringidos en el crecimiento, realizando su proceso de fotosíntesis normal, así como crecer en abundancia (Caziani & Derlindati 2000). Asimismo, Zirino et al. (1986), indican que el aumento del pH está estrechamente relacionado con los factores físico-químicos y biológicos. Otro factor que podría influenciar la alta salinidad es la temperatura, la cual contribuye a la precipitación de las sales minerales disueltas en la columna de agua (Cisneros y Barrientos, 2008).

Figura 12. Imagen aérea de la Salina de Pampatar done se percibe las tonalidades rosadas características de la floración de la microalga Dunaliella salina. Obsérvese además el valor escénico de la Salina debido a este fenómeno.

Oxígeno Disuelto: Las concentraciones de oxígeno disuelto oscilaron entre 1,344 mg/l y 22,347 mg/l. En el mes de diciembre se encontró el mayor promedio (18,17 mg/l) (Figura 13); mientras que en los meses de marzo, a noviembre se obtuvieron los menores promedios entre 2,833 mg/l y 6,073 mg/l. En las estaciones 7 (8,004 mg/l), 8 (10,837 mg/l), 9 (5,709 mg/l) y 10 (6,413 mg/l), se obtuvieron los mayores promedios; mientras que en las estaciones 1 a 6 se presentaron los menores promedios entre 4,031 mg/l y 4,723 mg/l (Figura 14).


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 18

Oxígeno disuelto (mg/l)

25

20

15

10

5

0 Mar

Abr

May

Jun

Jul

Ago

Sep

Oct

Nov

Dic

Meses

Figura 13.- Variación mensual de los valores promedios para las concentraciones de oxígeno disuelto (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

14

Oxigeno Disuelto (mg/l)

12 10 8 6 4 2 0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Estaciones

Figura 14.Variación de los promedios de oxígeno disuelto (mg/l) estaciones muestreadas de la Salina de Pampatar,

en las diferentes


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 19

En el mes de diciembre, el oxígeno disuelto obtuvo el mayor promedio (18,17 mg/l); mientras que en los otros meses del año se registraron los menores promedios (5,70 mg/l -10,83 mg/l). Mora et al. (2008), señalan que las variaciones temporales con respecto a las concentraciones de oxígeno disuelto podrían estar relacionadas con las condiciones climáticas, mientras que los menores valores podrían corresponder al alto contenido de materia orgánica en el agua, originada por el lavado de los suelos. Hernández y Ocanto (2010), citan que la acción y mecánica de los vientos y la profundidad pueden contribuir con el incremento del oxígeno disuelto, ya que promueve la mezcla de la columna de agua a causa del viento, aumentando la disolución del oxígeno atmosférico y evitando la estratificación. Además de la profundidad y la acción mecánica de los vientos, la actividad fotosintética influye en el aumento del oxígeno disuelto en la columna de agua (Hernández y Ocanto, 2010). Las estaciones 7,8, 9 y 10 presentaron los mayores promedios de oxigeno disuelto (5,709 mg/l - 10,837 mg/l). Es posible que el recambio de aguas que ocurre desde la estación 10, debido a que posee un canal que conecta con el mar y en épocas de marea alta permite ocasionalmente la renovación del agua en la salina, esto podría influir en el intercambio gaseoso que ocurre con las otras estaciones. Valdez (1994), reportó variaciones inversas entre la temperatura (baja) y el oxígeno disuelto (alto) en la laguna hipersalina de La Cruz en el Golfo de California; esto coincide con lo registrado en este trabajo, y el autor antes mencionado relaciona estos resultados con los cambios estacionales y los períodos de marea alta que ocurren en la laguna, así como a la intensidad del viento. Sánchez (1990), Valdez-Holguín y Martínez-Córdova (1993) y Margalef (1983), indican que los valores altos y bajos de la temperatura influyen en solubilidad y concentraciones del oxígeno disuelto. Valenzuela-Siu et al. (2007), registraron lo valores más altos de oxígeno en la laguna costera de Lobos, México, en los meses de invierno mientras que los menores en la época de verano, explicando que en las épocas donde aumentan la temperatura, existe una alta tasa de descomposición de materia orgánica así como una mayor demanda y consumo de oxígeno. En cuanto a los menores promedios de oxígeno registrados, Rodríguez y Betancourt (1999) y Margalef (1983), explican que los bajos niveles de oxígeno en la columna del agua


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 20

lo refieren a las altas cantidades de detritus y materia orgánica, así como a aquellas áreas que se encuentren sometidas a una alta contaminación y bajas profundidades. Esto coincide con lo registrado en este trabajo, debido a que en las estaciones donde presentaron bajos valores de oxígeno son receptoras de basura y descargas de aguas residuales. Otro factor que podría estar afectando, son las escorrentías producto de las precipitaciones que causan el lixivio del suelo proveniente de las comunidades aledañas, que arrastran sedimentos y desperdicios desembocando en la laguna (Palazón, 2000), (López et al., 2009) y (Guilarte, 2010). Nitrito: Los valores del nitrito oscilaron entre 0,0047 mg/l y 0,0229 mg/l durante el periodo de estudio. Los mayores promedios se encontraron en los meses de octubre y noviembre (0,0128 mg/l y 0,0142 mg/l, respectivamente); y los menores en los meses de marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre y diciembre (0,0004 mg/l; 0,0008 mg/l; 0,0016 mg/l; 0,0071 mg/l; 0,0037 mg/l; 0,0026 mg/l; 0,0082 mg/l y 0,0038 mg/l, respectivamente) (Figura 15). En las estaciones 1, 2, 3 y 4 se obtuvieron los mayores promedios (0,0118 mg/l; 0,0064 mg/l; 0,0068 mg/l y 0,0111 mg/l, respectivamente); mientras que en las estaciones 5, 6, 7, 8, 9 y 10 se encontraron los menores (0,0027 mg/l; 0,0023 mg/l; 0,0028

Nitrito (mg/l)

mg/l; 0,0028 mg/l; 0,0027 mg/l y 0,00578 mg/l, respectivamente) (Figura 16). 0,018 0,016 0,014 0,012 0,010 0,008 0,006 0,004 0,002 0,000 Mar

Abr

May

Jun

Jul

Ago

Sep

Oct

Nov

Dic

Meses

Figura 15.- Variación mensual de los valores promedios para las concentraciones del nitrito (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 21

0,014

Nitrio (mg/l)

0,012 0,01 0,008 0,006 0,004 0,002 0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Estaciones

Figura 16.- Variación de los promedios entre las estaciones para las concentraciones del nitrito (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

El nitrito es un intermediario fugaz entre el amonio y el nitrato, que puede resultar de la reducción del nitrato o de la oxidación del amonio, originada principalmente por la acción bacteriana (Cine y Richards, 1972) y (Castro-González y Campos, 2004). Las diferencias mensuales con respecto a las concentraciones de nitrito no fueron significativas encontrándose los mayores promedios en los meses de octubre y noviembre (0,0128 mg/l y 0,0142 mg/l, respectivamente). En esta época generalmente las precipitaciones comienzan a hacerse constantes en el estado. Cedeño (2009), indica que encontró las mayores concentraciones de nitrito en la laguna de Bocaripo, estado Sucre, en los últimos meses del año, y explica que las precipitaciones acaecidas en ese momento disminuyeron los niveles de temperatura lo que sugiere que la concentración del nitrito estuvo influenciada, en cierto grado por la temperatura. Hernández y Ocanto (2010), citan que las altas concentraciones del nitrito pueden suceder en cuerpos de agua con poco movimiento y temperaturas cálidas, por efecto de la reducción desasimiladora del nitrato en sedimentos anaeróbicos. En cuanto a las estaciones 1, 2, 3 y 4, se encontraron los mayores promedios del nitrito (0,0064 mg/l y 0,0118 mg/l). Generalmente las profundidades en estas estaciones


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 22

eran bajas (± 50 cm), y las temperaturas fueron mayores que en las otras estaciones (± 31ºC). Cedeño (2009), indica que el incremento del nitrito puede estar influenciado por las lluvias, la baja profundidad de la laguna y a la poca circulación del agua en el interior de la misma, haciendo que se incremente los aportes de nitritos, así como la contaminación orgánica, por parte de la descarga de las aguas de escurrimiento y residuales. HerreraSilveira (2006), afirma que las aguas residuales de tipo doméstico, aquellas que no tengan tratamientos, basureros y lixiviados pueden ser la fuente de este nutriente, la cual en altas concentraciones podría ser tóxico para la vida acuática.

Nitrato: Las concentraciones del nitrato variaron entre 0,6415 mg/l y 5,4303 mg/l. En los meses de marzo (2,347 mg/l), abril (3,233 mg/l) y junio (4,203 mg/l) se determinaron los mayores promedios (Figura 17); mientras que en los meses de mayo, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre obtuvieron los menores promedios (1,321 mg/l; 0,207 mg/l; 1,122 mg/l; 0,922 mg/l; 0,224 mg/l; 0,383 mg/l y 0,337 mg/l, respectivamente). En las estaciones 1 (3,3544 mg/l), 6 (2,4686 mg/l) y 9 (2,1535 mg/l) se encontraron los mayores promedios; mientras en que las estaciones 2, 3, 4, 5, 7, 8 y 10 se obtuvieron los menores (0,6073 mg/l; 1,3573 mg/l; 0,5850 mg/l; 0,6933 mg/l; 0,9899 mg/l; 1,2926 mg/l y 0,8022 mg/l, respectivamente) (Figura 18).

Figura 17.- Variación mensual de los valores promedios para las concentraciones del nitrato (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 23

4

Nitrato (mg/l)

3,5 3 2,5 2 1,5 1 0,5 0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Estaciones

Figura 18.- Variación de los promedios entre las estaciones para las concentraciones del nitrato (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

El nitrato representa la fase más alta de la oxidación en el ciclo del nitrógeno y muchos organismos pueden utilizarlo con mayor eficiencia (Marín, 2008). En el cuerpo de agua de la salina de Pampatar las mayores concentraciones del nitrato se encontraron en los meses de marzo, abril y junio (época de sequía), y fueron más altas que las concentraciones del nitrito. Moss (1998), Mcfiffet et al. (1989) y Mora et al. (2008), indican que las altas concentraciones de este nutriente pueden deberse a los vertidos urbanos o producto de la actividad antrópica. Asimismo, Hernández y Ocanto (2010) y (Fontanive, 2007), señalan que las escorrentías permiten la entrada de este nutriente a la laguna donde se produce la oxidación del nitrógeno inorgánico a causa de las altas concentraciones de oxigeno disuelto, que mantienen la materia orgánica nitrogenada en avanzado estado de degradación. Poblete (2008), cita que otras posibles razones del incremento del nitrato en la laguna, se debe al proceso de nitrificación, donde de las bacterias aerobias transforman el amonio hasta nitrato. Nolan (1999) y Ongley (1997), indican que el nitrato puede provenir de diferentes fuentes, una de ellas es la lixiviación o por las actividades antrópicas que contribuyen a la contaminación de las aguas.

En las estaciones 1, 6 y 9, se presentaron los mayores

promedios del nitrato (2,1535 mg/l ± 3,3544 mg/l). La causa principal de aumento del nitrato en el agua, es la actividad antropogénica cercanas a estas estaciones, principalmente


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 24

por el vertido de aguas residuales. Las fuentes del nitrato provienen generalmente de restos orgánicos de origen humano, escorrentía de las aguas servidas, restos de animales y plantas (Weil et al., 1990; Lowrance, 1992; Bauder et al., 1993; Lucey y Goolsby, 1993; Seigley et al., 1993; Drury et al., 1996; Richards et al.,1996; Herrero et al., 1997).

Amonio Los valores de las concentraciones de amonio fluctuaron entre 0,0363 mg/l y 0,585 mg/l. En el mes de octubre se obtuvo el mayor promedio de amonio (0,4859 mg/l); mientras que en los meses de marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, noviembre y diciembre se encontraron los menores promedios (0,1296 mg/l; 0,1348 mg/l; 0,1348 mg/l; 0,0652 mg/l; 0,0634 mg/l; 0,1621 mg/l; 0,1975 mg/l; 0,1316 mg/l; 0,0748 mg/l; respectivamente) (Figura 19). En las estaciones 1 y 2 se determinaron los mayores promedios de amonio (0,429 mg/l; 0,304 mg/l, respectivamente); mientras que en las estaciones 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10 se encontraron los menores promedios (0,060 mg/l; 0,123 mg/l; 0,132 mg/l; 0,069 mg/l; 0,065 mg/l; 0,105 mg/l, 0,108 mg/l

y 0,180 mg/l,

respectivamente (Figura 20)

Figura 19.- Variación mensual de los promedios para las concentraciones de amonio (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 25

0,5 0,45

Amonio (mg/l)

0,4 0,35 0,3 0,25 0,2 0,15 0,1 0,05 0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Estaciones

Figura 20.- Variación de los promedios entre las estaciones para las concentraciones de amonio (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

La mayoría de las lagunas costeras (salobres e hipersalinas) tropicales, se caracterizan por mantener una alta productividad primaria durante todo el año, para lo cual necesitan un aporte constante de nutrientes que son proporcionados en su mayor parte por las escorrentías que traen consigo elementos esenciales provenientes del suelo en las épocas de lluvia como de sequía, son una fuente permanente de ellos (Valdés y Real, 1994). La mayoría de los organismos microbianos remineralizan la materia organica que se depositan en los sedimentos de la laguna, y enriquecen de ese modo las aguas intersticiales con formas solubles de nitrógeno (amonio, nitrito y nitrato) y fosfatos. El compuesto nitrogenado utilizado con mayor frecuencia por el fitoplancton y muchos microrganismos es el amonio, ya que es asimilado con mayor facilidad, al contrario del nitrito y el nitrato, ya que exigen un mayor gasto energético, sin embargo la abundancia del amonio en el medio inhibe la asimilación del nitrato por el fitoplancton.

En el mes de octubre se registró el mayor promedio de la concentración de amonio (0,4859 mg/l); mientras que en las estaciones 1 y 2 ocurrieron los mayores valores entre 0,191 mg/l -0542 mg/l. Valdez y Real (1994) indican que en aquellas estaciones de un sistema lagunar donde se reporten altos flujos de amonio, pueden deberse a que se


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 26

encuentran cercanos a sitios donde exista una mayor actividad antrópica. Sin embargo, señala que en aquellas estaciones donde existan bajas concentraciones, probablemente el sedimento se encuentre bien oxigenado, debido a que es removido por los movimientos de la columna de agua, y en esas condiciones de oxigenación el amonio se convierte en nitrito y nitrato.

Es de resaltar que en las estaciones 1 y 2, se registraron altos valores en las concentraciones del nitrito y el nitrato, a finales y principios de año respectivamente. Las condiciones climáticas, (periodos de lluvia y sequia) así como la temperatura, evaporación, profundidad y aportes de materia orgánica, pueden estar influenciando a que ocurran variaciones mensuales en cuanto a las diferentes fases en los cambios del compuesto nitrogenado. Hernández y Ocanto (2010) citan que las altas concentraciones de amonio se registran luego de las épocas de lluvia, ya que permiten grandes aportes de materia orgánica particulada a la columna de agua y sedimentos; así como las bajas profundidades en los meses de sequia, que favorecen al estancamiento y acelera el proceso de amonificación de la materia orgánica. Rendón-Dircio et al. (2011), afirma que la estacionalidad climática influenciada por una época de lluvia y sequia, genera cambios marcados en los parámetros morfométricos, hidrodinámicos y fisicoquímicos del agua.

Fosfato Los valores de las concentraciones del fosfato oscilaron entre 0,464 mg/l y 1,810 mg/l. Los meses de julio (0,630 mg/l), agosto (0,636 mg/l) y octubre (1,325 mg/l), presentaron los mayores promedios; mientras que en los meses de marzo, abril, mayo, junio, septiembre, noviembre y diciembre se obtuvieron los menores (0,071 mg/l; 0,097 mg/l; 0,020 mg/l; 0,184 mg/l; 0,234 mg/l; 0,122 mg/l y 0,097 mg/l, respectivamente) (Figura 21). En las estaciones 1, 2, 9 y 10 fueron determinados los mayores promedios de fosfato (0,317 mg/l; 0,466 mg/l; 0,967 mg/l y 0,686 mg/l, respectivamente) y en las estaciones 3, 4, 5, 6, 7 y 8, se encontraron los menores promedios (0,245 mg/l; 0,189 mg/l; 0,139 mg/l; 0,0589 mg/l; 0,169 mg/l y 0,180 mg/l, respectivamente (Figura 22).


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 27 1,6 1,4

Fosfato (mg/l)

1,2 1 0,8 0,6 0,4 0,2 0 Mar Abr May Jun

Jul

Ago Sep

Oct

Nov

Dic

Meses

Figura 21.- Variación mensual de los valores promedios para las concentraciones del fosfato (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

1,2

Fosfato (mg/l)

1 0,8 0,6 0,4 0,2 0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Estaciones

Figura 22.- Variación de los promedios entre las estaciones para las concentraciones del fosfato (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

El fosfato se considera como la principal fuente de eutrofización en las lagunas saladas y dulces, así como un factor limitante en la productividad primaria, teniendo una mayor importancia que los compuestos nitrogenados (Corredor et al., 1999). Estos


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 28

nutrientes presentan tal importancia debido a la permanencia que puede exhibir en los sedimentos remineralizándose constantemente y siendo muy difícil su extracción del sistema, al punto de ser imposible la reversión del proceso (Carpenter, 2001). En la salina de Pampatar se encontraron los valores del fosfato entre los entre 0,464 mg/l y 1,810 mg/l, registrando lo mayores promedios en los meses de julio, agosto y octubre, principalmente en las estaciones 1, 2, 9 y 10. El fósforo es parte de los productos de excretas de los seres vivos y se encuentra contenido principalmente en los fertilizantes, pesticidas, detergentes y aguas servidas, entre otros (Fisher y Wood, 2004). No se descarta la idea de que las aguas residuales estén influenciando la acumulación del fosfato en la salina, debido a que en las estaciones con las mayores concentraciones se han reportado entrada de aguas negras, de lavandería y lavado del suelo por las escorrentías. Zhao y Lin (1999) indican que el contenido de fósforo orgánico e inorgánico por otra parte es uno de los factores de mayor importancia para evaluar los procesos de tratamientos de aguas residuales y la calidad del agua de los ecosistemas acuáticos. Mokaya et al. (2004) y Márquez et al. (2007), indican que en los últimos años los desechos de tipo sanitario, así como una gran variedad de sustancias líquidas contaminantes dentro de las que están incluidas las nitrogenadas y fosforadas, han contribuido a la degradación de los sistemas acuáticos y han puesto en peligro a una gran diversidad de especies como aves, mamíferos y peces que pueden habitar en el. El nitrógeno y el fósforo son requeridos por los organismos, y actúan como nutrientes limitantes controlando la producción de los ecosistemas, sin embargo, las actividades antropogénicas han perturbado el equilibrio en los ecosistemas en los últimos años, generando problemas de eutrofización en las zonas marino-costeras.

Conductividad: Los valores para la conductividad variaron entre 36219,2 mg/l y 159968,0 mg/l durante el periodo de estudio, En los meses de julio, agosto, septiembre y noviembre, se encontraron los mayores promedios (118731,0 mg/l; 123809,0 mg/l; 137279,0 mg/l y 131856,0 mg/l, respectivamente); mientras que en los meses de marzo, abril, mayo, junio, octubre y diciembre se obtuvieron los menores promedios (65756,9 mg/l; 56263,9 mg/l;


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 29

90623,8 mg/l; 103912,0 mg/l; 88479,6 mg/l y 66658,3 mg/l, respectivamente) (Figura 23). En las estaciones 3 (100222,0 µS/cm), 4 (108760, 0 µS/cm), 5 (104223, 0 µS/cm), 6 (113159, 0 µS/cm), 7 (105831,0 µS/cm), 8 (104308, 0 µS/cm) y 9 (108793, 0 µS/cm ) se determinaron los mayores promedios; y en las estaciones 1, 2 y 10 las menores concentraciones (62144,4 µS/cm; 87008,9 µS/cm y 88920,8 µS/cm, respectivamente) (Figura 24).

Figura 23.- Variación mensual de los promedios para las conductividad (µS/cm). Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

:

Conductividad (μS/cm)

140000 120000 100000 80000 60000 40000 20000 0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Estaciones

Figura 24.- Variación de los promedios entre las estaciones para la conductividad (µS/cm). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %. Se define la conductividad como la capacidad de que una sustancia pueda conducir la corriente eléctrica. En la columna de agua, la conductividad es directamente proporcional a la concentración de sólidos disueltos, por lo tanto, cuanto mayor sea dicha concentración,


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 30

mayor será la conductividad. Las variaciones entre los mayores y menores valores de la conductividad pueden estar asociado a la estacionalidad que presenta el estado; donde los meses julio, agosto, septiembre y noviembre (época de sequía) se reportaron los mayores promedios y en los de meses de marzo, abril, mayo, junio, octubre y diciembre (época de lluvias) los menores. Estos valores fueron similares a los reportados por Hernández y Ocanto (2010), quienes señalan que las variaciones de la conductividad, podrían estar relacionado con las precipitaciones que disminuyen las concentraciones de iones que por incremento del nivel del agua. Chicote et al. (2004), indican que las condiciones hidrológicas y climatológicas influyen en la acumulación de iones a través de los procesos de drenaje y lavado de los materiales de los suelos que caen y se suspenden en la columna de agua de la laguna. Fontanive (2007) señala que los incrementos de la conductividad corresponden a los aumentos de la temperatura, que permiten concentrar una alta cantidad de las sales y minerales en la columna de agua.

Los menores promedios lo registraron las estaciones 1, 2 y 10 (62144,4 µS/cm ± 88920,8 µS/cm); esto señala que las adiciones de aguas residuales y las precipitaciones podrían estar afectando los valores de la conductividad. Hernández y Ocanto (2010), citan que la conductividad depende de la temperatura, la salinidad y de las concentraciones de iones disueltos en el agua, así como también de las características litológicas, siendo mayor las áreas donde predominan los sustratos ricos en iones carbonatos, sales y minerales. Los mayores promedios registrados fueron en las estaciones 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9, generalmente se encontraron elevadas concentraciones de sales (expresadas en la salinidad), esto podría influir en las concentraciones de la conductividad en la salina.

Solidos totales disueltos: Las concentraciones de sólidos totales disueltos oscilaron entre 2,236 mg/l y 217,69 mg/l. En el mes de octubre (156,55 mg/l), se encontró el mayor promedio y en los meses de marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, noviembre y diciembre se obtuvieron los menores promedios (42,66 mg/l; 36,49 mg/l; 58,90 mg/l; 67,54 mg/l; 77,68 mg/l; 88,01 mg/l; 90,86 mg/l; 95,10 mg/l y 50,51 mg/l, respectivamente) (Figura 25). En la


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 31

estación 9 (161,03 mg/l), presentó el mayor promedio; y en las estaciones 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7, 8 y 10 se obtuvieron los menores promedios (48,07 mg/l; 56,82 mg/l; 72,63 mg/l; 70,89 mg/l; 67,63 mg/l; 75,4024 mg/l; 69,04 mg/l; 76,77 mg/l y 66,03 mg/l, respectivamente) (Figura 26)

Figura 25.- Variación mensual de los promedios para las concentraciones de los sólidos totales disueltos (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

Solidos totales disueltos (mg/l)

180 160 140 120 100 80 60 40 20 0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Estaciones

Figura 26.- Variación de los promedios entre las estaciones para las concentraciones de los sólidos totales disueltos (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %. Las concentraciones de sólidos disueltos totales guardan una correlación positiva con la productividad en los sistemas lagunares. Los STD son sustancias que no pasan a través de un filtro de 0,45 micras pero quedaran como un residuo cuando el agua se evapora


EcoCria Ediciรณn Especial Vol. 4, Nยบ 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nยบ 1, Enero-Marzo 2013 32

(Hernรกndez y Ocanto, 2010). La variaciรณn mensual

podrรญa estar influenciada por la

temperatura y la evaporaciรณn, el aumento de la salinidad y la conductividad, los cuales aumentan la cantidad de material disuelto en la columna de agua. Los altos valores de salinidad e iones, guardan una relaciรณn directa con el mรกximo valor de la conductividad y las concentraciones de sรณlidos en la columna de agua (Acosta et al., 2003).

Sรณlidos suspendidos totales Los valores en las concentraciones de solidos totales fluctuaron entre 41,88 mg/l y 1564,8 mg/l durante el periodo de estudio. En los meses de julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre se encontraron los mayores promedios (969,0 mg/l; 1153,07 mg/l; 1041,07 mg/l; 551,60 mg/l y 507,99 mg/l, respectivamente); mientras que en los meses marzo, abril, mayo, junio y diciembre se obtuvieron los menores promedios (57,02 mg/l; 149,22 mg/l; 190,09 mg/l; 232,66 mg/l y 175,33 mg/l, respectivamente) (Figura 27). En las estaciones 8, 9 y 10 se encontraron los mayores promedios (633,28 mg/l; 707,492 mg/l y 1021,7 mg/l, respectivamente); y en las estaciones 1, 2, 3, 4, 5, 6, y 7 se obtuvieron las menores concentraciones promedios (353,2 mg/l; 300,42 mg/l; 428,02 mg/l; 353,57 mg/l; 564,31 mg/l y 393,91mg/l, respectivamente) (Figura 28).

Solidos disueltos totales (mg/l)

1400 1200 1000 800 600 400 200 0 Mar

Abr

May

Jun

Jul

Ago

Sep

Oct

Nov

Dic

Meses

Figura 27.- Variaciรณn mensual de los promedios para las concentraciones de los sรณlidos totales suspendidos (mg/l) . : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 33

Solidos suspendidos totales (mg/l)

1200 1000 800 600 400 200 0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Estaciones

Figura 28.- Variación de los promedios entre las estaciones para las concentraciones de los sólidos totales suspendidos (mg/l). : Intervalos de confianza del promedio al 95 %.

Los meses con el mayor promedio de sólidos suspendidos totales en la Salina fueron julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre que oscilaron entre 507,99 mg/l y 1153,07 mg/l, estos valores fueron registrados principalmente en los meses de sequía en las estaciones 8, 9 y 10, donde la temperatura, las bajas profundidades y los fuertes vientos pudieron influenciar en la remoción de la materia orgánica e inorgánica de la laguna. Palazón y Penoth (1994) y López et al. (2009), afirman que cuando existe una gran cantidad de sólidos suspendidos totales, pueden estar influenciados por el movimiento de la columna de agua debido a la fricción de la fuerza del viento, que favorece a la resuspensión de los sedimentos y la materia orgánica aumentando la productividad. Hernández y Ocanto (2010), citan que las concentraciones de sólidos suspendidos totales más elevados corresponden a los meses donde se observa las mayores temperaturas, esto coincide con lo reportado en la Salina, donde el incremento de la temperatura del agua se relacionó con la turbiedad del cuerpo de agua. En cuanto a los menores valores, pudieron deberse a las precipitaciones que acaecieron en esos meses.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 34

López et al. (1988), afirma que las bajas concentraciones de SST, se deben a las épocas de lluvia, teniendo un efecto diluyente y/o dispersión de los sólidos suspendidos en la columna del agua. Coliformes totales Los valores de coliformes totales del agua de la salina de Pampatar variaron entre los 36 y 160.000 NMP/100 ml. Los meses de marzo, abril, junio y agosto presentaron los mayores promedios (1086,3; 1911,4; 33.087; 289,2 NMP/100 ml, respectivamente), mientras que los meses de mayo, julio, septiembre, octubre y diciembre se obtuvieron los menores (196,9; 100,3; 22; 34; 75; 95 NMP/100 ml, respectivamente). En las estaciones 1, 2, 8, 9 10 se registraron los mayores promedios (16324,7; 16246,5; 1741,6; 1077 y 193,2 NMP/100 ml, respectivamente); mientras que en las estaciones 3, 4, 5, 6 y 7 se obtuvieron los menores promedios (521,5; 292,7; 124; 138,4 y 170,1 NMP/100 ml respectivamente) (Figura 29). Marzo

Abril

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

Mayo


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 35

Figura 29.- Variación mensual y entre las estaciones de las concentraciones de coliformes totales (NMP), del agua de la Salina de Pampatar. Línea recta: Promedio del numero mas probable de coliformes totales 1000NMP/100ml (Decreto 883).

Los meses de marzo, abril, junio y agosto presentaron una alta densidad de coliformes totales con un promedio mayor a los 1000NMP/100ml. Patiño (2009); Sailot et al. (1982) y Eldrige, (1993) indican que una alta densidad de coliformes totales puede ser atribuida al aporte de material orgánico, residuos domésticos y desechos sólidos. La presencia de bacterias coliformes es un indicio de que el agua puede estar contaminada con aguas negras u otro tipo de desechos en descomposición (Munn, 2004). En los meses de octubre, noviembre y diciembre (época de lluvia) por lixiviación de los suelos y por el aporte de las aguas residuales provenientes de las localidades aledañas, ingresaron altas concentraciones de nutrientes a la salina, lo que pudo haber permitido aumentar la cantidad de materia orgánica en el suelo y en la columna de agua; que fue posteriormente descompuesta por las bacterias con mayor velocidad en los meses de sequía, incrementando el crecimiento bacteriano. Hernández y Ocanto (2010) explican que cuando las profundidades son bajas en las épocas de sequía en una laguna, el nivel de materia orgánica se puede acumular en mayores cantidades en el sedimento y en la columna de agua lo que puede ser un reservorio de bacterias en concentraciones mayores que en las masas de agua de mayor profundidad. Las estaciones 1 y 2, 8, 9 y 10 presentaron los mayores valores de coliformes totales dentro de la salina; resaltando las estaciones 1 y 2 con valores entre 16324,7 y 16246,5, respectivamente; muy por encima de los valores establecidos permitidos en la calidad del agua para nuestro país. La estimación de las bacterias del grupo de los coliformes en los cuerpos de agua se ha utilizado a nivel mundial durante varias décadas como indicadoras de la calidad bacteriológica (McFeters et al., 1993; Fujioka, 1997; Toranzos y McFeters, 1997). En Venezuela se han seguido las tendencias internacionales en este sentido, estableciéndose los límites permitidos en diferentes leyes y decretos; tales como el decreto 883 (Gaceta Oficial, 1996), que establece el uso de los coliformes totales y fecales como indicadores bacteriológicos de contaminación de los cuerpos de agua (Hernández y Ocanto, 2010). Muchas de las especies que conforman a este grupo pertenecen a la familia


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 36

Enterobacteriaceae; se definen como bacterias de forma bacilar, Gram negativas, no esporuladas,

aerobias o anaerobias facultativas y pueden fermentar la lactosa con

producción de ácido y gas a 35-37ºC en un período de 24 horas (Rheinheimer, 1987; Griffin, 2001). Las bacterias coliformes son relativamente fáciles de identificar, ya que se desarrollan en colonias de tamaño visible, lo que simplifica su determinación (Perdomo et al., 2001). Becerra-Tapia y Botello (1995), indican que en un sistema lagunar donde se registren valores altos de coliformes totales y fecales pueden estar estrechamente relacionados con asentamientos humanos, que al carecer de las condiciones sanitarias adecuadas, vierten constantemente desechos domésticos a la laguna sin ningún tratamiento previo, lo que fomenta a la alta presencia de microorganismo. Durante el período de muestreo se evidenciaron movimientos de aguas provenientes de las urbanizaciones aledañas a la Salina, principalmente aguas no tratadas; residuales y de lavandería. McCoy (1974) y Gelidrich (1974) afirman que la acción bactericida en un sistema lagunar viene dado por los niveles de temperatura y salinidad; en contraste con esta referencia, los niveles de salinidad fueron los más bajos para estas estaciones, señalando que este factor pudo haber influenciado en el crecimiento masivo de bacterias (coliformes). Las bacterias juegan un papel importante, ya que pueden ser de ayuda como indicadoras de la calidad del agua; así como determinar la presencia o ausencia de contaminación general y la posible fuente de ella (Coler-Litsky, 1977). No se descarta la idea de que esta laguna presente un nivel de contaminación provocado principalmente por los aportes de aguas residuales en gran parte de la salina.

Coliformes fecales: Los valores de coliformes fecales variaron del agua de la salina de Pampatar oscilaron entre 36 y 100.000 NMP/100ml. En cuatro meses solo fue detectada la presencia de coliformes fecales; junio presentó los mayores promedios (20000, respectivamente); mientras que en los meses de abril (3,6), agosto (49,3) y septiembre (49,3) se obtuvieron los menores promedios. Las estaciones 1 y 2 presentaron los mayores promedios (25228,5 y


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 37

25018, respectivamente) mientras que en la estación 3 (9) se reporto el menor. En las estaciones 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10, no se registró la presencia de coliformes fecales (Figura 30). Abril

Junio

Agosto

Septiembre

Figura 30.- Variación mensual y entre las estaciones de las concentraciones de coliformes totales (NMP), del agua de la Salina de Pampatar. Línea recta: promedio del número más probable de coliformes fecales 1000NMP/100ml (Decreto 883).

Los coliformes fecales son los indicadores apropiados para determinar la presencia de contaminación de origen fecal en un cuerpo agua (Herrera y Suarez, 2005). En el periodo de estudio se registró la presencia de este grupo en 4 meses específicos abril, junio agosto y septiembre. El mes de junio reporto los mayores valores de coliformes fecales con un promedio de 25228,5 NMP/100ml, superando los valores permitidos en el Decreto 883 (1000NMP/100ml) sobre la calidad de los cuerpos de agua. Estos valores fueron registrados en la estación 1 y 2 de la salina; el incremento exagerado de estas bacterias, crea una alerta sobre las condiciones de contaminación que podría presentar la laguna.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 38

Hunter et al. (2000), indica que estas bacterias son potencialmente patógenas, así como las principales indicadoras de las deficiencias sanitarias en un cuerpo de agua. Dentro de los coliformes totales, se pueden distinguir dos tipos, por un lado están los coliformes que provienen del tracto intestinal de animales de sangre caliente, que serían lo mejores indicadores de riesgos de afecciones humanas, y por otro lado existe el grupo de coliformes que son residentes naturales en el suelo y el agua (Perdomo et al., 2001). En aquellas estaciones donde no se encontró la presencia de coliformes fecales, puede estar relacionado con la salinidad y la temperatura que restringen el crecimiento de este grupo. Hood y Ness (1982), explican que la sobrevivencia de los coliformes fecales depende de la concentración de sales, la temperatura, la competición con la microbiota y los nutrientes. Castillo Treviño (1985); Contreras (1988); Santoyo-Reyes (1994) y QuiñonesRamírez et al. (2000) coinciden en señalar que el aumento de la temperatura favorece la viabilidad y el ritmo de crecimiento de las poblaciones de los microrganismos. Asimismo, las contribuciones de las descargas domesticas, la carencia de infraestructura para las descargas, la existencia de animales en los entornos de la laguna, el fecalismo al aire libre y el arrastre del agua de lluvia sobre terrenos que han servido como reservorios de material fecal. La contaminación fecal ha sido y sigue siendo el principal riesgo sanitario en el agua, ya que supone la incorporación de microrganismos patógenos que pueden provocar enfermedades en la salud humana. Por ello, el control sanitario de riesgos microbiológicos es tan importante, y constituye una medida sanitaria básica para mantener un grado de salud adecuado en la población (Marín et al., 2004).

Granulometría de la Salina de Pampatar: Los porcentajes de fraccionamiento de la Salina de Pampatar, se distribuyeron en siete grupos: arena fina (25,53 - 35,17 %), grava (15,69 - 25,33 %), arena media (8,890 18,52 %), arena muy fina (6,355 - 15,99 %), limo arcilla (4,130 - 13,76 %), arena muy gruesa (3,305 - 12,94 %) y arena gruesa (2,351 - 11,99 %). La fracción de arena fina obtuvo el mayor porcentaje (30,35 %) y las fracciones de grava, arena media y arena muy fina con


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 39

porcentajes moderados (20,51 %; 13,71 % y 11,17 %, respectivamente); mientras que las fracciones de limo arcilla, arena muy gruesa y arena muy gruesa, presentaron los menores porcentajes (8,95 %, 8,12 % y 7,17 %, respectivamente) (Figura 31). La fracción de arena fina (30,35 %), presentó la mayor contribución a la composición del sedimento de la Salina de Pampatar, y durante toda la época de estudio fue similar. Esto podría deberse a que la laguna no presenta una circulación o movimiento de agua fuerte, lo que permite a los granos más finos sedimentar y estos no sean removidos al caer al suelo. En cuanto a los análisis de textura o granulométrico entre las estaciones la mayor fracción la presentó igualmente la arena fina, sin embargo en las estaciones 2, 5, 6 y 7, presentaron las mayores fracciones de grava. Los sedimentos más gruesos encontrados en la laguna, se distribuyeron en aquellas estaciones donde la actividad antrópica está más influenciada. Cabe destacar que durante el periodo de estudio, se encontraron movimientos de suelo en la estación 2, producidos por personas que estaban construyendo cerca de esa zona. En aquellas estaciones donde no existía actividad antrópica las porciones de granos finos fueron mayores. Olivas et al. (1992), en su estudio sedimentológico de la laguna costera Santa Rosa, Sonora, México, explican que las porciones de sedimento finos, se encuentran en las zonas internas de la laguna debido a la poca influencia de las corrientes, ya que son zonas tranquilas y permiten el depósito de los sedimentos transportados en suspensión. Antonina-Galván et al. (1999), indica que el aporte de los granos más finos en los sistemas lagunares pueden ser transportados por los procesos fluviales y marítimos. En la estación 8 fue donde se reportó el mayor porcentaje de arena fina (70,35 %), esto podría deberse al aporte del material sedimentológico principalmente marítimo, ya que cuando existen mareas vivas el agua entra por la estación 10 con material detrítico y este luego es transportado y depositado en esta estación.


% de Fraccionamiento

EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 40

100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0

Estaci… Estaci… Estaci… Estaci… Estaci… estació… Estaci… Estaci… Estaci… Estaci…

Figura 31.- Porcentajes de fraccionamiento de las muestras de sedimento analizadas en las diferentes estaciones de la Salina de Pampatar.

Correlación entre los parámetros físico-químicos de la salina de Pampatar En la tabla 1, se observa que las variaciones mensuales en el contenido de los sólidos disueltos totales en el agua están asociados directamente con los cambios en la concentración de fosfato y de la salinidad; mientras que, los cambios en el contenido de los sólidos disueltos totales y los sólidos totales están asociados positivamente con las variaciones en las concentraciones de la salinidad. También, se determinó asociación positiva entre las concentraciones de los sólidos totales y sólidos suspendidos totales. Esto es de esperarse, puesto que la salina de Pampatar, con frecuencia no presenta renovación de sus aguas por su esporádica conexión con el mar, por lo tanto, cuando existe aporte de aguas residuales y escorrentía, principalmente durante la época de lluvia, contribuyen a incrementar las concentraciones de fosfato por retención y descomposición de la materia


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 41

orgánica, adicionalmente, con el aporte sedimentario producen mayor contenido de sólidos disueltos, suspendidos y totales, así como también variaciones en la salinidad del agua. Palazón y Penoth (1998) señalan que cuando un cuerpo de agua permanece temporalmente sin renovación del agua acelera el proceso de descomposición de la materia orgánica, distribuyéndose en toda la laguna por efecto de los vientos, que mezclan los sedimentos en la columna vertical de los cuerpos de aguas someros, liberando compuestos ricos en fósforo.

Tabla 1.- Correlación entre los parámetros físico químicos de la salina de pampatar.PAR: Parámetro;NH4+: amonio;PO4-: fosfato;NO3-: nitrato;NO2-: nitrito; O.D.: oxígeno disuelto; Sal.: salinidad; S.D.T.: sólidos disueltos totales; S.D.T.: sólidos suspendidos totales; S.T.: sólidos totales. PAR.

NH4+

PO4-

NO3-

NO2-

O.D.

pH

Sal.

S.D.T. S.S.T. S.T.

NH4+

x

PO4-

0,23

x

NO3-

0,04

-0,08

x

NO2-

0,24

0,04

-0,12

X

O.D.

-0,08

-0,05

-0,06

-0,04

x

pH

0,02

0,11

-0,08

0,007

-0,53*

Sal.

-0,23

0,23

-0,20

-0,002 -0,19

0,27

S.D.T.

0,06

0,58*

-0,12

-0,02

-0,07

0,01 0,36*

S.S.T.

-0,06

0,07

-0,16

0,08

-0,07

0,27 0,38* 0,14

x

S.T.

-0,05

0,15

-0,18

0,07

-0,08

0,27 0,42* 0,26

0,99*

x

T

-0,06

0,02

-0,05

-0,01

-0,02

0,07 0,06

0,02

0,02

x x x

0,002

*: Correlación significativa al 5%. Los valores que no presentan asteriscos son no significativos.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 42

CONCLUSIONES Las mayores concentraciones de nitrito, nitrato, amonio y fosfato se encontraron en aquellas estaciones donde existía una intervención antropogénica, producida por las descargas residuales, aportes de aguas por escorrentía. Posiblemente esto influya en la contaminación de la salina. Las concentraciones de coliformes totales y fecales, están fuera de los límites establecidos en el decreto 883 sobre la calidad del agua (1000NMP/100ml), principalmente en aquellas estaciones de muestreos donde se observó actividades antropogénicas. La fracción de arena fina presentó la mayor contribución a la composición del sedimento de la Salina de Pampatar, durante el periodo de muestreo, sin embargo, los sedimentos más gruesos encontrados en la laguna, se distribuyeron en aquellas estaciones donde la actividad antrópica es intensa, producido por movimientos de suelo y construcciones de viviendas improvisadas. Las variaciones mensuales en el contenido de los sólidos disueltos totales en el agua están asociadas directamente con los cambios en la concentración de fosfato y de la salinidad; mientras que, los cambios en el contenido de los sólidos disueltos totales y los sólidos totales están asociados positivamente.

PLAN DE GESTIÓN AMBIENTAL PARA LA RECUPERACIÓN DE LA SALINA DE PAMPATAR CON BASE A LAS CONDICIONES FÍSICO-QUÍMICAS, MICROBIOLÓGICAS Y SEDIMENTOLÓGICAS

Presentación A nivel mundial, la existencia de los problemas ambientales por las actividades antropogénica, son reconocidos en diversos países que buscan los mecanismos específicos para revertir la continua degradación del ambiente. De allí el interés en institucionalizar instrumentos que incorporen la variable ambiental. Sin embargo, según la UNESCO, la


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 43

gravedad y complejidad de esta problemática ha continuado, lo que ha motivado las Conferencias Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo en el marco de la Cumbre de la Tierra de Estocolmo en 1972, Río de Janeiro 1992, Johannesburgo 2002 y Río+20 2012. En Venezuela, específicamente en la Isla de Margarita, no solo las principales ciudades y zonas productivas presentan problemas de contaminación ambiental y pérdidas de recursos. También la zona marino-costera es vista con preocupación, no solo por el incremento de los procesos de erosión de las playas, sino también por los problemas de contaminación que genera la indebida disposición de los residuos y desechos sólidos, el mal manejo en el tratamiento de las aguas residuales que son vertidas en el ambiente marino, principalmente en las lagunas costeras. Las lagunas costeras son ecosistemas ampliamente distribuidas a lo largo del litoral. Se forman como consecuencia de las crecidas de los ríos o por las mareas que quedan retenidas en las depresiones cercanas a la costa, presentando una elevada biodiversidad, heterogeneidad de hábitats y alta productividad que generan muchas riquezas naturales (Ramírez, 1996), pero son sumamente frágiles, por lo cual el asentamiento de centros poblados en estos sitios es siempre delicado (Alvarez et al., 2003). La salina de Pampatar es un humedal litoral, marino-costero de la Isla de Margarita, donde se interrelacionan diferentes microunidades de paisajes que la estructura: cuerpo de agua

en conexión eventual con el mar, planicie y cerros o colinas con vegetación

típicamente xerófila desde donde drenan las aguas continentales hacia la salina, y el paisaje humanizado conformado por las zonas residenciales urbanas, de clase media y media alta, construidas en los cerros; mientras que su entorno ha sido invadido por pobladores de escasos recursos económicos, que al contrario de las primeras, sus hogares, al no contar, entre otros, con los servicios de acueductos de aguas residuales ni la debida disposición y recolección de los residuos y desechos sólidos son arrojados y vertidos a la salina alterando su estructura comunitaria y sanitaria. El quinto objetivo histórico del Plan de la Patria (2013-2019) señala necesidad de construir un modelo productivo ecosocialista, basado en una relación armónica entre el hombre y la naturaleza que garantice el uso aprovechamiento racional y óptimo de los recursos naturales, respetando los procesos y ciclos de la naturaleza. Por lo tanto, en este trabajo se proponen medidas

para la


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 44

recuperación de la salina de Pampatar, con el fin de llevar la situación actual a la situación deseada. La alteración de los parámetros ambientales de la salina de Pampatar no es un hecho que ocurre aisladamente, si no que se produce por la interacción de un conjunto de factores de origen físico-natural como socio-ambiental debido a la situación progresiva de deterioro generada por el hombre y que va causando la pérdida de la capacidad de este humedal para prestar bienes y servicios a la humanidad, así como el medio físico para mantenerse en condiciones adecuadas. En vista de que, la Ley Orgánica para la Ordenación del Territorio (1983) refiere a un proceso tanto de planificación como de gestión para el establecimiento de indicadores relativos al ambiente, existiendo diferentes metodologías para su diseño y ejecución, en este trabajo se propone un plan de gestión ambiental para la recuperación de la salina de Pampatar, cuyo esquema conceptual se muestra en la Figura 32.

SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN Y CONTROL

ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN

ANÁLISIS DE LAS ESTRATEGIAS

PLANTEAMIENTOS DE PROYECTOS

PROYECTOS ESPECÍFICOS

ACTORES

Entorno Físico-Natural PROBLEMAS

OBJETIVOS

1. Monitoreo Sedimentos

Calidad

Ambiental-

Educación Socio-Ambiental 2. Educación Ambiental 3. Manejo de Residuos y Desechos Sólidos - Líquidos. Aspectos Logísticos y Legales

Figura 32. Esquema conceptual del plan propuesto para la recuperación ambiental de la Salina de Pampatar.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 45

Análisis de la Situación El Municipio Maneiro ha tenido un rápido crecimiento demográfico en los últimos años que demanda espacios geográficos para sus asentamientos. A consecuencia de la escasa extensión de territorios para la expansión urbana, existe una ocupación incontrolada y/o anárquicas de muchas áreas por parte de los pobladores locales que demandan viviendas dignas, vías de comunicación y necesidades de servicios públicos, que al no tenerlos, crean un desequilibrio socio-ambiental que generan problemas no solo en aspectos ambientales, si no también, en salud pública (Plan de Ordenación y Desarrollo del Municipio Maneiro, 2010). Como resultado del análisis y caracterización ambiental de la salina de Pampatar, según los parámetros físico-químicos, bacteriológicos y sedimentológicos (Rodríguez et al., 2014), se deduce que el principal problema es la deficiente gestión por parte de los diferentes actores con competencia en la administración, uso y manejo de la salina para su aprovechamiento sustentable, ya que, las actividades antropogénica están influyendo en la contaminación del humedal, al presentar concentraciones de nitrito, nitrato, amonio y fosfato, así como también, las de coliformes totales y fecales, muy superiores a lo establecido en el decreto 883. Asimismo, se infiere que la modificación de la granulometría de la salina en aquellas áreas donde se producen movimiento de sedimentos para la construcción de viviendas u otras infraestructuras, podría estar afectando la capacidad de la disolución salina para la formación de salmuera. Las causas se ubican en los siguientes componentes: •

Deficiente gestión en el manejo de residuos y desechos sólidos y aguas residuales

Desarticulación de los principales actores involucrados en el uso y el desarrollo productivo de la salina (Alcaldía y Consejo Municipal, Consejos Comunales, Sector Privado Productivo, Sector Público, ONG ambientalistas, etc).

Educación Ambiental deficiente en los diversos actores

La carencia o falta de ejecución del plan de ordenación territorial del Municipio Maneiro, donde se gestione ante el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente la elaboración, o en su defecto, la actualización del Plan del Ordenamiento y


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 46

Reglamento de Uso (PORU) de la salina de Pampatar al estar decretada zona protectora (Según propuesta de la División de Parques Nacionales del Ministerio de Agricultura y Cría para establecer áreas protegidas en el estado Nueva Esparta, y señalada en MOP 1964) y por ser zona de dominio público de las Zonas Costeras de la República Bolivariana de Venezuela, según el artículo 9 de la Ley de Zonas Costeras, de acuerdo al decreto con fuerza de ley Nº1.468, según Gaceta Oficial Nº37.319 de fecha 7 de noviembre de 2001.

Estrategias de Solución La salina de Pampatar presenta una compleja situación ambiental, productos de diversos factores que requieren un enfoque multidisciplinario y pluri-institucional, integrado y analítico. Se hace necesario crear comisiones lideradas por las máximas autoridades del Municipio Maneiro y del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, asesorados por la Comisión Técnica de Gestión Integrada de Zonas Costeras (GIZC), con el fin de llevar la situación actual a la situación deseada, a través de las siguientes fases o etapas: 1. El diagnóstico de la situación que comprende la identificación de actores, problemas, causas y objetivos. 2. Identificación y análisis de

las estrategias para lograr la planificación, el

planteamiento de los proyectos y sus fuentes financieras. 3. Diseño de proyectos específicos para implementar acciones por actores. El plan de recuperación de la salina de Pampatar no es solo a mediano y largo plazo, sino que, al lograrse los objetivos del alcance de la visión deseada por la comunidad, se convertirá en un plan de vida para las actuales y futuras generaciones.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 47

Planteamiento de Proyectos AMBIENTE FÍSICO-NATURAL: diagnóstico, lineamientos y gestión de un plan de acción para su recuperación. Objetivo General Sintetizar el conocimiento existente y aquel rápidamente obtenible sobre la salina de Pampatar y su área de influencia, facilitando la documentación en sistemas fácilmente accesibles y actualizables, identificando vacíos de información, los requerimientos para llenarlos y los lineamientos estratégicos para un plan de acción.

Objetivos Específicos 1. Identificar y cuantificar los mecanismos de interrelación del ambiente lagunar con el ambiente externo. 2. Auditar y ubicar los pasivos ambientales presentes en la zona de influencia de la salina de Pampatar. 3. Generar un sistema de información geográfica de la data existente sobre la salina de Pampatar y su área de influencia. 4. Crear una base de datos digital de la información existente sobre la salina de Pampatar y su área de influencia. 5. Identificar los vacíos de información más críticos y generar lineamientos estratégicos de proyectos.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 48

Tabla 2. Proyectos específicos por cada objetivo específico propuesto en el Planteamiento Ambiente Físico Natural. Objetivo específico 1. Identificar y cuantificar los mecanismos de interrelación del ambiente de la salina con el ambiente externo.

Proyectos específicos 1.Caracterización geomorfológica y biológica del medio externo y de la salina. 2.Inventario, productividad y biomasa de la flora y fauna en el cuerpo de agua de la salina. 3.Información de la dinámica terrestre-agua-sedimento de la salinamar. 4.Capacidad de disolución salina para la formación de salmuera en las diferentes parcelas que estructuran a la salina.

2. Auditar y ubicar los pasivos 5.Identificación y georeferenciación ambientales presentes en la zona de los pasivos ambientales presentes en la zona de influencia de la salina. de influencia de la salina. 6.Medidas de remediación en la zona de influencia de la salina e identificación de los responsables del daño ambiental. 7.Definición de las unidades de ordenación según calidad del agua y potencial de uso. 3.Generar una sistema de 8.Compilación cartográfica y información geográfica de la georeferenciada de la información data existente sobre la salina de existente. Pampatar y su área de influencia. 9.Mapas temáticos 10.SIG construido y operativo. 4.Crear una base de datos digital de la información existente sobre la salina de Pampatar y su área de influencia.

5.Identificar los vacíos de información más críticos y generar lineamientos estratégicos de proyectos para llenarlos en la Fase II y III.

11.Recopilación física de la información existente sobre las unidades de paisajes presentes en la salina de Pampatar. 12. Base de datos digital de la información existente. 13. Lista de vacíos de información priorizados. 14. Lineamientos estratégicos para la generación de los proyectos en la Fase II.

Actores Fundación la Salle (EDIMAR), Universidad de Oriente (CRIA-UDONE), Fuerzas Armadas (ONCHINA), MPPSalud

Fundación la Salle (EDIMAR), Universidad de Oriente (CRIA-UDONE), MPPAmbiente, Alcaldía Maneiro

Alcaldía Maneiro MPP-AmbienteGobernación N.E. .

Y

Alcaldía Maneiro

Universidad de Oriente (CRIA-UDONE)Fundación la Salle (EDIMAR)MPPAmbiente-IRMANEINSOPESCA

EDUCACIÓN SOCIO-AMBIENTAL: diagnóstico, lineamientos y gestión de un plan de acción para su recuperación.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 49

Objetivo General Desarrollar actitudes y capacidades en los actores que hacen vida en la salina de Pampatar y su área de influencia, para entender y apreciar las interrelaciones entre el hombre, su cultura y su entorno biofísico, que favorezca la participación comunitaria en la recuperación de los espacios perturbados por la ocupación anárquica y el vertido de aguas residuales, propiciando el manejo adecuado de residuos desechos sólidos y los procesos marino-costeros que concurren en el sistema lagunar. Objetivos Específicos: 1. Identificar las interrelaciones entre los habitantes de la salina de Pampatar, su cultura y su entorno biofísico, infiriendo en los problemas ambientales que en ella acontecen. 2. Identificar las distintas formas de organización de las comunidades, generando una base de datos para la sensibilización y participación comunitaria, que permita la organización comunal, de acuerdo a sus funciones, para el uso adecuado de los espacios del sistema en el desarrollo de sus actividades comerciales. 3. Diseñar una red de intervención primaria (orientación por parte de organismos asesores) en

las comunidades

para

la capacitación y

formación de grupos focales de la salina de Pampatar, que constituirán la base de acción de los proyectos de educación socio- ambiental para la recuperación de los espacios marinos costeros. 4. Diseñar proyectos específicos de concienciación ambiental y participación comunitaria de acuerdo al uso de los espacios de la salina de Pampatar, dirigidos al manejo adecuado de los residuos y desechos sólidos, de las aguas residuales y de los procesos marinos costeros que concurren en el humedal; cuya ejecución será activada con los grupos focales.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 50

Tabla 3. Proyectos específicos por cada objetivo específico propuesto en el Planteamiento Educación Socio-Ambiental. Objetivo específico

Proyectos específicos

Ejecutante propuesto

Identificar las interrelaciones entre los habitantes de la salina de Pampatar, su cultura y su entorno biofísico, infiriendo en los problemas ambientales que en ella acontecen.

1.Diagnóstico de la interacción entre los habitantes y el sistema lagunar. 2.Percepción local de los problemas ambientales que afectan a la localidad,

Identificar las distintas formas de organización de las comunidades, generando una base de datos para la sensibilización y participación comunitaria, que permita la organización comunal, de acuerdo a sus funciones, para el uso adecuado de los espacios del sistema en el desarrollo de sus actividades comerciales.

3. Objetivos y alcances de los proyectos específicos de la educación socio-ambiental. 4.Base de datos de la organización comunal para el uso adecuado de los espacios en la salina, según sus actividades comerciales.

Diseñar una red de intervención primaria (orientación por parte de organismos asesores) en las comunidades para la capacitación y formación de grupos focales de la salina de Pampatar.

5. Redes de intervención primaria en las comunidades para la capacitación y formación de grupos focales en la salina. 6.Grupos focales de acción para los proyectos de educación socioambiental, destinados a la recuperación de los espacios marinos costeros.

Diseñar proyectos específicos de concienciación ambiental y participación comunitaria de acuerdo al uso de los espacios de la salina de Pampatar, dirigidos al manejo adecuado de los residuos y desechos sólidos, de las aguas residuales y de los procesos marinos costeros que concurren en el humedal; cuya ejecución será activada con los grupos focales.

7. Proyectos específicos concienciación ambiental participación comunitaria.

MPP-AmbienteInstituto Regional para el Mejoramiento Ambiental de Nueva Esparta (IRMANE)Consejos Comunales MPP-AmbienteIRMANE- Consejos ComunalesFundación La Salle (EDIMAR)

MPP-Ambiente IRMANEConsejos Comunales-ONG ambientalistas. .

de y MPP-Ambiente IRMANEConsejos ComunalesONGAmbientalistas-MPPMCTI.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 51

LOGÍSTICOS Y LEGALES Acciones de logísticas y aplicación de la legislación en el plan para el saneamiento ambiental, tomando en cuenta los siguientes aspectos: 1. Gestión de un plan de acción ante los organismos y/o empresas públicas y privadas con pertinencia financiera, para la realización de mesas de trabajos, eventos y ejecución de los proyectos específicos, con la finalidad de minimizar los niveles de inversión, interviniendo para este propósito un equipo multidisciplinario. 2. Adecuación del régimen normativo según al ordenamiento y el uso de los espacios de la salina de Pampatar. Para poder llevar a cabo el plan de saneamiento, es necesario analizar la normativa legal vigente que regula el manejo y uso de aprovechamiento de las cuencas hidrográficas. En la delimitación de las acciones en materia de saneamiento ambiental, tomando como referentes los instrumentos y normativas de la constitución y leyes vigentes, los recursos renovables y no renovables, deben ser considerados como bienes estratégicos, cuyo dominio corresponde al Estado tal como se establece en el Artículo 128 de la Constitución Bolivariana de Venezuela, en la cual se determina que es el estado Venezolana el encargado de garantizar un ambiente limpio y puro para el disfrute de las presentes y futuras generaciones y que su administración esté en manos de los gobiernos y de las comunidades organizadas. La planificación, administración, aprovechamiento y manejo de los recursos naturales, deben ser considerados como fases de un mismo proceso y los estudios de gestión debe ser considerada como un proceso participativo, orientado a cumplir las funciones de, fomentar el desarrollo nacional, contribuir a garantizar la autosuficiencia y la soberanía alimentaria, constituirse en medio de lucha contra la pobreza y las desigualdades sociales y asegurar el reconocimiento de los derechos de las comunidades y sus culturas. La fundamentación legal de esta propuesta, se encuentra enmarcada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, Capítulo IX de los Derechos ciudadano se compromete a seguir el lineamiento establecido por el Estado, ya que la


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 52

constancia de esta protección, beneficiará tanto al medio ambiente como a las próximas generaciones. La Ley de Aguas, en Gaceta Oficial número 38.595, de fecha 2 de enero de 2007, en sus artículos 13 y 14, indican que los generadores de efluentes líquidos deben adoptar las medidas necesarias para minimizar la cantidad y mejorar la calidad de sus descargas, de conformidad con las disposiciones establecidas de esta ley y demás normativas que la desarrolle. En el último artículo mencionado advierte que la prevención y control de los posibles efectos negativos de las aguas sobre la población y sus bienes se efectuará a través de los planes de gestión integral de las aguas, así como en los planes de ordenación del territorio y de ordenación urbanística, insertándose los elementos y análisis involucrados en la gestión integral de riesgos, como proceso social e institucional de carácter permanente, concebidos de manera consciente, concertados y planificados para reducir los riesgos socio naturales y cronológicos en la sociedad. Objetivo General. Ejecutar las actividades logísticas y adecuación del marco regulatorio de proyectos de capacitación y sensibilización sobre los planes de saneamiento ambiental dirigido a los organismos públicos y privado con competencia financiera para ejecutarlos. Objetivos Específicos. •

Establecer las acciones para la ejecución de actividades de capacitación de proyectos específicos, dirigido a los entes públicos y privados con disponibilidad financiera.

Aplicar las normativas ambientales para el ordenamiento, adecuación y uso de los espacios y actividades humanas perturbadoras del ambiente que se desarrollan en las adyacencias de la salina de Pampatar.

Actores Responsables Para la ejecución de las acciones, es necesario la integración de los diferentes actores regionales, municipales e institucionales, dentro de los que podemos mencionar:  MINAMB


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 53

 ALCALDIA DEL MUNICIPIO ARISMENDI  CENTRO REGIONAL DE INVESTIGACIONES AMBIENTALES (CRIA) DE LA UNIVERSIDAD DE ORIENTEINPARQUES  INTI  IRMANE  GOBERNACIÓN DEL ESTADO NUEVA ESPARTA  FUNDACIÓN LA SALLE (EDIMAR)  MPP EDUCACIÓN  ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES (ONGS)  LEY ORGANICA DE CIENCIA Y TECNOLOGíA (LOCTI)  CONSEJO FEDERAL DE GOBIERNO (CFG) Tabla 4. Acciones, Resultados Esperados y Ejecutante del Plan Objetivos específicos

Establecer las acciones para la ejecución de actividades de capacitación de proyectos específicos, dirigido a los entes públicos y privados con disponibilidad financiera.

Resultados Esperados Aplicación de programa de capacitación a los gobiernos locales, cuerpo docente del sistema de educación formal nivel básico, comunidades locales e institucionales para la resolución de conflictos y que contribuyan en la aplicación de metodologías y planificación de las unidades de gestión ambiental municipal, así como también en la planificación, ejecución y evaluación de proyectos ambientales educativos para el manejo adecuado de los recursos naturales, la participación social y la gestión comunitaria.

Ejecutante del proyecto

MINAMB, ALCALDIA DEL MUNICIPIO MANEIRO, CRIA, INPARQUES, IRMANE, GOBERNACIÓN DEL ESTADO NUEVA ESPARTA, EDIMAR, MPP EDUCACIÓN, INTI, ONG, CFG, LOCTI.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 54

Aplicar las normativas ambientales para el ordenamiento, adecuación y uso de los espacios y actividades humanas perturbadoras del ambiente que se desarrollan en las adyacencias de la salina de Pampatar.

1.- Revisión, elaboración y/o aplicación de un Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso (PORU). 2.- Aplicación de Plan de Ordenación del Territorio.

MINAMB, ALCALDIA DEL MUNICIPIO MANEIRO, CRIA, INPARQUES, IRMANE, GOBERNACIÓN DEL ESTADO NUEVA ESPARTA, EDIMAR, MPP EDUCACIÓN, INTI, ONG, CFG, LOCTI.

3.- Regulación de actividades susceptibles de degradar el ambiente en áreas protegidas.

Conclusiones 1. Como resultado del análisis de la caracterización ambiental del área de estudio, se deduce que el principal problema es la deficiente gestión por parte de los diferentes actores con competencia en la administración, uso y manejo de la salina para su aprovechamiento sustentable. 2. La propuesta de recuperación formulada da a conocer ciertos instrumentos de gestión correctiva tendientes a recuperar el ambiente del humedal; sin embargo, para el logro de la calidad ambiental, su viabilidad depende, además del financiamiento alcanzado, del grado de concertación entre los diversos actores relacionados con el saneamiento y el aprovechamiento del ecosistema de la salina de Pampatar.

Recomendaciones 1. La aplicación de un programa de monitoreo es de vital importancia para la salina de Pampatar, con la finalidad de hacer un seguimiento de las condiciones físico-químicas, biológicas

y microbiológicas del agua y sedimentos, como una manera de entender

adecuadamente la dinámica de la contaminación que genera impactos en el ambiente del humedal. 2. Realizar un estudio de factibilidad técnica, económica y financiera para la aplicación de las diversas opciones que se presenten para su recuperación y aprovechamiento en la búsqueda del beneficio socio-económico de los habitantes en torno a la salina.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 55

BIBLIOGRAFÍA Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency) Part. V.2004. 40 CFR. Part. 131.Federal Register 69 (131): 25p. Álvarez R., Mendoza-Mazzeo, L. y Vernette G. 2003. Factores de formación de las lagunas costeras del suroeste colombiano Acta Científica de Venezuela, 54 (3):180188. Acosta, F.; Cadima, M. y Maldonado, M. 2003. Patrones espaciales de la comunidad planctónica lacustre en un gradiente geofísico y bioclimático en Bolivia. Rev. Bol. Ecol. 13: 31 – 53 Antonina-Galván, M.; Arias, H.; Chávez. J. y Oropeza, L. 1999. Influencia del transporte fluvial de sedimentos sobre la evolución de una laguna costera. Hidrobiológica. 9(2): 145-158 Astor, Y. 1996. Manual de Análisis de Aguas para la Acuicultura y las Ciencias del Mar. Editorial Cuadernos Flasa serie Ciencia y Tecnología. Caracas Venezuela. Pag 89. Becerra-Tapias, N. y Botello, A. 1995. Bacterias coliformes totales, fecales y patógenas en el sistema lagunar Chantuto-Panzacola, Chiapas, Mexico. Hidrobiológica. 5(1-2): 87-94 Bauder, J.; Sinclair, K. y Lund, R. 1993. Physiographic and land use charasteritics associated with nitrate in Montana groundwater. Journal Enviromental Quality. 22: 255-262. Brugnoli O. y Morales R., A. 1999. Parámetros físico-químicos de la columna de agua en la zona de Punta Morales, Golfo de Nicoya, durante un evento “El Niño”. Top. Meteor. Oceanogr. 6(2):52-57. Canales, F. (2006). Metodología de la Investigación. Editorial Limusa. México.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 56

Castillo-Treviño, A. 1985. Productividad primaria en la laguna de Pueblo Viejo en el periodo mayo-octubre de 1982. Tesis de licenciatura. Facultad de Ciencias. Unam, Mexico. 85 pp Carballo, J. 2000. Distribución de Ecteinascidia turbinata (Ascidiacea: Perophoridae) en los manglares de la Península de Yucatán, México. Rev. Biol. Trop 48: 365-369. Castro-González, M. y Campos, N. 2004. Efecto del cadmio y el cobre sobre el flujo de nitrógeno y fósforo en la interface agua-sedimento en una laguna costera tropical. Rev. Acad. Colomb. Cienc., 28 (109): 535-543. Carpenter, S. 2001. Eutrophication of aquatic ecosistems: Bistability and soil phosphorous. National Academy of Sciencies of the United States of America, Washintong, Dc. 102 (29): 100002-100005. Castell G., S.2010. Análisis de las comunidades microbianas asociadas a tapetes hipersalinos de la laguna Rosada de Uaymitun,Yucatán, México. Tesis de Maestría, Centro de Biotecnología Genómica, Instituto Politécnico Nacional, 114pp. Caziani, S. y Derlindati E. 1999. Humedales altoandinos del Noroeste de Argentina: su contribución a la biodiversidad regional, Uruguay. 1-13. Cedeño, J. 2009. Epibiontes asociados a las raíces sumergidas del mangle rojo (Rhizophora mangle) de la laguna de bocaripo, guayacán, estado Sucre, Venezuela. Universidad de Oriente. Trabajo de Grado para Optar el Título de la Licenciatura en Biología. 116 pp. Cervigón, F. 1993. Los peces marinos de Venezuela. Ed. Cromotip, Caracas (Venezuela), Vol. 2, 504 pp. Centeno, J. 2010. El cambio climático azota a Venezuela. [Documento en línea] Aporrea http://www.aporrea.org/imprime/a113587.html [Consulta (2011), mayo 20]. Chicote, A.; El Anjoumi, A. y Fernández, C. 2004. Estudio Limnológico de las charcas de Maracalda y Kulukupadra (Zulia, Alava). Informe elaborado por Cimera Estudios Aplicados S.L. para la Dirección de Aguas del Departamento de Ordenación del


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 57

Territorio y Medio Ambiente del Gobierno Vasco. 63 pp. Cine, J. y Richards, F. 1972. Oxygen deficient conditions and nitrate reduction in the eastern tropical north pacific ocean. Limnology an Oceanography. 17(6):885-900 Cisneros, E. y Barrientos, Y. 2008. Fluctuaciones anuales de la temperatura, salinidad, pH y alcalinidad total en aguas superficiales de la Isla Larga, estado Carabobo, Venezuela. Revista de investigación. 63: 153 – 172 Coler, R. y Litsky, W. 1977. Industrial Microbiology. Pollutans and Acuatic Ecosystems. Biological aspects of the Water Quality Problems. McGraw Hill Book. 355-383 pp Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente (1972 Junio, 5 al 16). Estocolmo. Disponible en caché httpp://www.ecoportal.net. Constitución. (1999). Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela 5.453. Marzo 3, 2000. Contreras, F. 1988. Las lagunas costeras mexicanas. Segunda edición. Centro de Ecodesarrollo y Secretaria de Pesca. Mexico. D.F. 263 pp Contreras, F. y O. Castañeda. 2004. La biodiversidad de las lagunas costeras. Ciencias 76: 46-56. Contreras, F., O. Castañeda & R. Torres. 1997. Hidrología, nutrientes y productividad primaria en las lagunas costeras del estado de Oaxaca, México. Hidrobiológica 7: 917. Corredor, J.; Howarth, R.; Thilley, R. y Morell, J. 1999. Nitrogen Cycling and anthropogenic impact in the tropical interamerican seas. Biogeochem. 46: 163-178. COVENIN. 1994. Aguas naturales, industriales y residuales, determinación de sólidos. Norma Venezolana COVENIN 4:6 – 200. Dawes, C. 1986. Botánica marina. Limusa, México Duno de S.; Aymard, G. y Huber, O. 2007. Flora vascular de los Llanos de Venezuela. Editorial FUDENA – Fundación Empresas Polar - FIBV. Caracas, Venezuela.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 58

Drury, C.; Tan, C.; Gaynor, J.; Oloya, T. y Welacky, T. 1996. Influence of controlled drainage-subirrigation on surface and tile drainage nitrate loss. Journal Enviromental Quality. 25: 317 – 324. Eldrige, P. 1993. Biolgical and hidrodinamic regulation of the microbial food web in a periodically mixed estuary. Lymnology Oceanography. 38(8): 1666-1679 FAO. 2008. ¿Se desacelera el crecimiento de la acuicultura? Nuevas preguntas sobre el futuro del cultivo de peces. Disponible en: http://www.rlc.fao.org/es/prensa/com /2008/62.pdf, Consultado, Noviembre, 2008. Fisher, L. y Wood, T. 2004. Effect of Water-Column pH on sediment-phosphorus release rates in Upper Klamath Lake, Oregon, 2001. Water-Resources Investigations Report 03-4271. Portland, Oregon. USA. 25pp. Fontanive, P. 2007. Caracterización físico-química y estado trófico de la laguna Las Martires, Juan Griego, isla de Margarita, durante el periodo enero-diciembre de 2006. Universidad de Oriente. Trabajo de Grado para Optar el Título de la Licenciatura en Biología Marina. 75 pp. Fujiyoka, R. 1997. Indicators of marine recreational water quality. Manual of Enviromental Microbiology. ASM Press. Washintong, D.D.EEUU. 176-183 pp. Gaceta Oficial Nº 36.860, 30 de diciembre, República Bolivariana de Venezuela. (1999). Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. García R., M.P., Perez G., M.G. y Sanz D., J.J.2006. Variabilidad hídrica y edáfica de humedales peninsulares interiores a partir de imágenes Landsat (TM y ETM).Estudos Geográficos, 42 (260):57-78. Gabaldón, A. (2008). El Cambio Climático y sus posibles efectos sobre Venezuela. Humania del Sur, 3: 13‐32. Geldrich, E. 1974. Microbiological criteria concepts for coastal batching waters. Oceanographic Management. 3: 225-248


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 59

Gil-Beroes, M. 2006. Informe ciudadano de la situación de los contaminantes orgánicos persistentes en Venezuela. Proyecto Internacional de Eliminación de los COP-IPEP. [Documento en línea]: http://www.ipen.org/ipepweb1/library/ipep_pdf_reports/1ven %20venezuela%20country%20situation%20report%20spanish.pdf [Consulta (2012), mayo 20]. González, R. 2004. Evaluación de la calidad del agua y su influencia en el cultivo de la Tilapia. Disponible en: http: www.vet-uy.com, consultado, Mayo, 2009. Guerrero, C.; Balsa, J.; Pascual, M.; Martínez, B. y Montes, C. 1991. Caracterización Limnológica De La Laguna Salada de Chiprana (Zaragoza, España) y sus Comunidades de Bacterias Fototróficas. Limnética. 7: 83-96. Guevara, M., Lodeiros, C., Gómez, O., Lemus, N., Núñez, P., Romero, L., Vásquez, A. y Rosales, N. 2005.Carotenogénesis del alga Dunaliella sp. (Chlorophyceae) aisladas de lagunas hipersalinas de Venezuela.Rev. Biología Tropical 53(3-4):331-337. Guilarte, A. 2010. Variación Espacio - Temporal de la Ficoflora Macrobentónica en la Bahía de Boca del Río, estado Nueva Esparta, Venezuela. Universidad de Oriente. Trabajo de Grado para Optar el Título de la Licenciatura en Biología Marina. 185 pp. Griffin, D. 2001. Microbial public health indicators in the marino enviroment. En: Paul, J. Marino Microbiology. Ed: San Diego. Academia Press. 30:543-355 Hernández, D. y Ocanto, J. 2010. Caracterización físico-química, bacteriológica, pigmentos fotosintéticos y sedimentológicos de la laguna El Hato, sector La Isleta, isla de Margarita, estado Nueva Esparta, durante el periodo enero- diciembre de 2009. Universidad de Oriente. Trabajo de Grado para Optar el Título de la Licenciatura en Biología Marina. 156 pp. Herrera, M.; Birhman, E.; Villar, E.; Flores, M.; Carbo, L.;Sardi, G. y Silvestre, A. 1997. Aspectos químicos y microbiológicos del agua subterránea en granjas de producción agrícola. Congreso internacional sobre Aguas. Universidad de Buenos Aires, Argentina. III-41


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 60

Herrera-Silveira, J. 2006. Lagunas Costeras de Yucatán (Se, México): Investigación, Diagnóstico Y Manejo. Ecotrópicos. 19(2):94-108 Herrera, A. y Suarez, P. 2005. Indicadores bacterianos como herramientas para medir la calidad ambiental del agua costera. Interciencia. 30(3): 171-176 Hokche, O.; Berry, P., y Huber, O. 2008. Nuevo catálogo de la flora vascular Venezuela. Editorial Fundación Instituto Botánica de Venezuela Dr. Tobías Lasser. Caracas, Venezuela. Hoyos, J. 1985. Flora de la isla Margarita, Venezuela. Sociedad y Fundación La Salle de Ciencias Naturales. Monografía Nº 34. 927pp. Hood, M. y Ness, G. 1982. Survival of Vibrio cholareae and Escherichia coli in estuarine waters and sediments. Aplplied and Eviromental Microbiology. 43: 578-584. Hunter, C.; Perkins, J.; Tranter, J. y Hardwinck, P. 2000. Fecal bacteria in the waters of and upland area Derbishire, England: The influence of agricultural land use. Journal environment Quality. 29: 1253-1261 Instituto de Investigaciones de la Amazonia Peruana. 2000. Cultivo y procesamiento de peces nativos: una propuesta productiva para la amazonia peruana. Perú 2000. Iriarte, M. 2006. Niveles de bacterias coliformes en las descargas de aguas servidas que desembocan en la laguna de Punta de Piedras, Isla de Margarita, Venezuela. Memoria de la Fundación La Salle de Ciencias Naturales, 166: 81‐93. Flores-Verdugo, F., Moreno-Casasola, P., Agraz-Hernández, C.M., López-Rosas, H.Benítez-Pardo, D. y Travieso-Bello, A. C. 2007. La topografía y el Hidroperíodo: Dos factores que condicionan la restauración de los humedales costeros. Bol.Soc.Bot. Méx.80:33-47. Kathiresan, K. y L. Bingham. 2001. Biology of mangroves and mangrove ecosystems. Adv. Mar. Biol. 4: 81-251.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 61

Ley Orgánica del Ambiente (2006, Diciembre 22). Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N °5833. Ley Orgánica para la Ordenación del Territorio. (1983). Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº3.238 Extraordinario, Caracas, 11 de Agosto de 1983. Ley Penal del Ambiente 1992. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N ° 4358 (Extraordinario), Enero 3, 1992. Ley de Protección a la Fauna Silvestre 1970. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela. N°29.289, Agosto 1, 1970. López, P.; Siulmary G.; Salazar G,; Figueroa, Y.; López, J. y Fuentes, J. 2009. Calidad bacteriológica y fisicoquímica de aguas y sedimentos de cuatro playas de las costas del estado Nueva Esparta. 17(4), 271 – 280 Lowrance, R. 1992. Nitrogen outputs from a field-size agricultural watershade. Journal Enviromental Quality. 21: 602 - 607. Lucey, K. y Goolsby, E. 1993. Effect of climatic variations over 11 years on intratenitrogen concentrations in the raconn river, Iowa. Journal Enviromental Quality. 22: 38 - 46. Marcano, A., Rodríguez R., J.C, y López D. 2014. Composición y estructura de la vegetación en un humedal dulceacuícola del monumento natural Laguna de Las Marites, estado Nueva Esparta, Venezuela. Ciencia 22(2):90-104. Marín B, Garay JA, Ramírez G, Betancourt J, Troncoso W, Gómez M L, 2004. Diagnóstico y evaluación de la calidad ambiental marina en el Caribe y Pacífico colombiano red de vigilancia para la conservación y protección de las aguas marinas y costeras de Colombia. Diagnóstico Nacional y Regional 2004. INVEMAR. Normas para el Control de la Recuperación de Materiales Peligrosos y el Manejo de Desechos Peligrosos (1998, Julio 22). Caracas. República Bolivariana de Venezuela. Decreto 2635.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 62

Mann, K. y Lazier, J. 1991. Dynamics of marine ecosystems. Blackwell Science Public Oxford. 466pp MARN. 1994. Atlas del Estado Nueva Esparta. Gráficas Internacional, Margarita. 104 pp. MARN. 2.002. Resolución 108. 31 OCT 2.002. Veda en el estado Nueva Esparta. Margalef, R. 1983. Limnología. Ediciones Omega, Barcelona. 1010 pp. Marín, J. y Santaella, J. 2008. Análisis de las estrategias de mezcla de mercadeo empleada por el servicio autónomo de actividades del complejo salinero de Araya (SACOSAL), ubicada en Cumaná, estado Sucre. Tesis de Grado para optar al título de Licenciatura en Administración, Escuela de Administración, Departamento de Administración, Universidad de Oriente, 76pp. Márquez, A.; Senior, W.; Martínez, G. y González, A. 2007. Concentraciones de Nitrógeno y Fósforo en Sedimentos Recientes de la Laguna Los Patos, estado Sucre, Venezuela. Boletín de Instituto Oceanográfico. Venezuela, 46 (2): 137-145 Medina, E. y F. Barboza. 2006. Lagunas costeras del Lago de Maracaibo: distribución, estatus y perspectivas de conservación. Ecotrópicos 19: 128-139. McCoy, J. 1974. Sewage pollution of natural waters. Microbiological pollution. Public Health Laboratory, Hull Royal Intermary, Kingstong-upon Hull. England. 35-50 pp Mcdiffett, F.; Breidler, A.; Domink, T. y Mccrea, K. 1989. Nutrient concentration-stream discharged relationships during storm events in a first-order stream. Hydrobiología. 179: 97-102 Mcfeters, G.; Barry, J. y Howintong, J. 1993. Distribution of enteric bacteria in antartic seawater surrounding a seawage outfall. Water Research. 27: 645-650. Mirande, V. y Tracanna, B. 2009. Estructura y controles abióticos del fitoplancton en humedales de altura. Ecología Austral. 19:119-128 Mokaya, S.; Mathooko, J. y Leichtfried, M. 2004. Influence of anthropogenic activities on water quality of a tropical stream ecosystem. Afr. J. Ecol. 42: 281–288.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 63

Mora, A.; Sánchez, L.; Mac-Quhhae, C.; Visáez, F. y Calzadilla, M. 2008. Geoquímica de los ríos morichales de los llanos orientales venezolanos. Interciencia. 33(10): 717724. Morao, A. 1983. Diversidad y fauna de moluscos y crustáceos asociados a las raíces sumergidas del mangle rojo, Rhizophora mangle en la Laguna de la Restinga. Tesis de grado, Universidad de Oriente, Cumaná, Venezuela. Moss, B. 1988. Ecology of fresh waters, man and médium. 2 edición Blackwell, Oxford. 501 pp. Munn, C. 2004. Marine Microbiology; ecology and aplications. BIOS Scientific Publisher. New York. 35 pp. Muñoz, G. 1973. Geología Sedimentaria del Flysch Eoceno de la Isla de Margarita. Geos. 20: 5-64 Nava, C.; Gutiérrez, E. y Ledo de Medina, H. 1998. Determinación de Pb en agua y sedimento de dos lagunas hipersalinas y su relación con pH, alcalinidad y sulfato. Revista Ciencia. 6(3): 210 – 222 Nolan, B. 1999. Nitrate behavior in ground waters of the southeastern, USA. Reston, J. Eviromental Quality. 28: 1518-1527 Odum. E. 1984. Ecología. México, Editorial Continental S.A. Ongley, E. 1997. Lucha contra la contaminación agrícola de los recursos hídricos. Estudio FAO riego y drenaje. Nº55, FAO, Roma, Italia. Olivas, R.; De La Ovillanueva, M. y Villalba, A. 1992. Estudio Sedimentológico de la Laguna Costera Santa Rosa, Sonora, México. Bol. Depto. Geol. Universidad de Sonora. 9 (2): 85-100 Organización Mundial de la Salud. 2006. Observatorio regional de salud. Venezuela 2006. [Documento en línea] http://ais.paho.org/hia_cp/en/2007/Venezuela% 20English.pdf [Consulta (2012), mayo 15].


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 64

Palazón, J. y Penoth, E. 1994. Condiciones hidroquímicas de la Laguna de Raya, Isla de margarita, Venezuela, durante el periodo comprendido entre febrero de 1986 y febrero de 1987. Boletín del Instituto Oceanográfico de Venezuela. 33(1 y 2): 5-17. Palazón, J.; Hernández, L.; Hernández, J. y Penoth, E. 1996. Condiciones hidroquímicas de la Isla de Coche, Venezuela, abril 1989 - mayo 1990. Universidad de Oriente, Escuela de Ciencias Aplicadas del Mar, Boca del Río, Isla de Margarita, Venezuela. Palazón, J. y Penoth, E. 1998. Condiciones hidroquímicas de las aguas superficiales de la laguna de Boca de Palo, Isla de Margarita, Venezuela. Boletín del Instituto Oceanográfico de Venezuela. 37(1 y2): 3-15. Palazón, J. 2000. Condiciones hidroquímicas del saco de la isla de Coche, Venezuela, mayo 1989 - mayo 1990. Boletín del Instituto Oceanográfico de la Universidad de Oriente 39(1-2): 55-65 Patiño, R. 2009. Densidad de coliformes totales y fecales en la laguna de Los mártires (enero – diciembre de 2006). Universidad de Oriente, Núcleo Nueva Esparta. Trabajo de Grado para Optar el Título de la Licenciatura en Biología Marina. 52 pp. Plan de la Patria (2013-2019). Segundo Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación, presentado a la Asamblea Nacional el 28 de Septiembre de 2013. Perdomo, H.; Casanova, O. y Ciganda, V. 2001. Contaminación de aguas subterráneas con nitratos y coliformes en el litoral sudoeste del Uruguay. Agrociencia. 5(1):10-22 Pillay. 1995. Acuicultura principios y prácticas. Editorial Limusa. México. D.F. Pinckney, J. L. y Pearl, H. W. 1997. Anoxygenic photosynthesis of temperature and light on the growth rate of cultures and nitrogen fixation by a microbial mat community in a natural populations of intertidal diatoms. Appl. Environ. Microbiol. 63,420–426 Poblete, E. 2008. Condiciones hidrográficas de la Laguna de las Marites, estado Nueva Esparta, Venezuela (abril 2005 – marzo 2006). Universidad de Oriente, Núcleo Nueva Esparta. Trabajo de Grado para Optar el Título de la Licenciatura en Biología Marina. 72 pp.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 65

Plan de Gestión Integral de Zonas Costeras del Estado Nueva Esparta. 2006. Lineamientos estratégico para la gestión integrada de zonas costeros, plan piloto el Tirano. Informe técnico Nº1, 69pp. Por, F.D. 1980. A classification of hipersaline waters based on trophic criteria. Mur. Biol. 1: 121-131. PNUMA/GRID‐Arendal. Ciudad de Panamá. [Documento en línea] http://www.crid. or.cr/digitalizacion/pdf/spa/doc18216/doc18216.htm [Consulta (2012), mayo 20]. Programa Venezolana de Educación‐Acción en Derechos Humanos. 2010. Situación de los derechos humanos en Venezuela. Derecho al ambiente sano. Caracas: Unión Europea, Embajada de Holanda, Fundación Open Society Institute. [Documento en línea] http://www.derechos.org.ve/proveaweb/wpcontent/uploads/2010Ambiente‐Sano.pdf [Consulta (2012), mayo 14]. | 51 Red ARA | mayo 2011 Programa Venezolana de Educación‐Acción en Derechos Humanos. 2010. Situación de los derechos humanos en Venezuela. Derecho al ambiente sano. Caracas: Unión Europea, Embajada de Holanda, Fundación Open Society Institute. [Documento en línea] http://www.derechos.org.ve/proveaweb/wpcontent/uploads/2010Ambiente‐Sano.pdf [Consulta (2011), mayo 14]. Quiñonez-Ramírez, E.; Vázquez Salinas, C.; Pedroche, F.; Sepulveda, L. y Rodas, O. 2000. Presencia de los género Vibrio y Salmonella, y detección de coliformes fecales en almejas del Golfo de Mexico. Hidrobiologica. 10(2):131-138 Rai, H. 1980. “Some problems in determination of photosynthetic planktonic pigments and their descomposition products”. Ramírez, P. 1996. Lagunas Costera de Venezuela. Universidad de Oriente Núcleo Nueva Esparta. Editorial Benavente & Martínez, C.A (BEMA). Porlamar – Venezuela. Pág. 22 – 23.

Rendón-Dircio, J.; Ponce-Palafox, J.; Rojas-Herrera, A.; Arredondo-Figueroa, J.; De La


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 66

Lanza, G. Flores Verdugo, F. 2011. Morfometría, Hidrodinámica y Físico-Química del Agua de la Laguna de Chautengo, Guerrero, México. Revista Bio Ciencias. 1(4): 25 - 37 Reyes, R. y N. Campos. 1992. Macroinvertebrados colonizadores de raíces de Rhizophora mangle en la bahía de Chengue, Caribe Colombiano. An. Inst. Invest. Mar. Punta Betín 21: 101-116. Rheinheimer, G. 1987. Microbiología de las aguas. Editorial Acribia, S.A. Zaragosa, España. 133 pp. Richards, R.; Baker, D.; Creameer, N.; Kramer, L.; Ewing, D.;Merryfield, B. y Wallrabenstein, L. 1996. Well water quality, well vulnerability, and agricultural contamination in the Midwestern United States. Journal Enviromental Quality. 25:384 – 402. Rivera G., N.E.2008. Variación espacio temporal de los parámetros físico-químicos, biológicos y de la distribución de los pastos marinos en la laguna de la Mancha. Tesis de Maestría en Ciencias, Instituto de Ecología, A.C. México, 91pp. Robledano, F.; Calvo, J.F.; Esteve, J.; Mas, J.A.; Palazon, M.L.; Suarez, A.; Torres, M.R.; Vidal-Abarca y Ramírez - Díaz, L. 1991. Estudios Ecológicos de los Humedales del sudeste español. I. Inventario y Tipificación. Secretario de Publicaciones Universidad de Murcia. Anales de Biología, 17 (Biología, Ambiental, 6) 1991:153-163 Rodríguez, J. y Betancourt, J. 1999. Caracterización fisicoquímica de una laguna de inundación del tramo Orinoco-Medio y su relación con la biomasa de la cobertura de Bora (Eichornia crassipes (Mart.) Solms).Interciencia. 24: 243-250. Rodríguez, J.; López, D. Marcano, A., López, J., Guilarte, A. y Barreto, J. 2008. Composición macroflorística de la laguna “el Hato” en el monumento natural laguna de “las Marites”, isla de Margarita.VIII Congreso Científico de la Universidad de Oriente. Russel-Hunter, W. 1970. Aquatic productivity: an introduction to some basic aspects of


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 67

biological oceanographic and limnology. MacMillan & Colier Pub. New York. 306 Sailot, A.; Andrei, C.; Jullien, D.; Lorre, A. y Marty, J. 1982. Degradation bacteriènes de la matière organique dans les eaux de mer: approche par les marqueurs biogeochimiques. Actas du Colloque International. 31: 51-56 Sánchez, J. 1990. La calidad de las aguas del río Orinoco. Caracas: EDELCA. Editorial Acta Científica Venezolana, CAVN, USBB. 241-268 pp. Santoyo-Reyes, H. 1994. Fitoplancton y productividad. Lagunas Costeras y el litoral mexicano. UCABS, La Paz, Mexico. 221-245 Seigley, S.; Hallberg, G.; Rownden, R.; Libra, R.; Giglierano, J.; Quade, D. y Mann, K. 1993. Agricultural landuse and nitrate cycling in surface water in northeast, Iowa. Preprints from Preoceedings of Agricultural Research to Protect Water Quality. Soil and Water Conservation society, An keny, IA. Sokal, R. y Rohlf, F. 1995. Biometry - the principles and practice of statistics in biological research. W. H. Freeman and Company, Nueva York, EE.UU. 776 pp. Sprague, J. 1973. The ABC's of pollutant bioassay using fish, biological methods for the assesments of water quality, ASTM STP. American Society for testing and materials, 6-30 p. Standard Methods For The Examination Of Water And Wastewater. 1998. Editorial American Public Health Association 1015 Fifteenth Street, NW Washington, DC 20005 – 2605. Toranzos, G. y McFeters, G. 1997. Detection of indicator microoganisms enviromental freswater and drinkink waters. Manual Enviromental of Microbiology. ASM Press. Washintong D.C., EEUU. 184-194 pp. Toros, M.; Robles, S.; Avilés, J.; Nuño, C.; Vivas, S.; Bonada, N.; Prat, N.; Tercedor, J.; Casas, J.; Guerrero, C.; Cuellar, P.; Moreno, J.; Moyá, G.; Suárez, M.; Vidal, M.; Álvarez, M. y Pardo, I. 2000. Calidad de las aguas de los ríos mediterráneos del proyecto GUADALMED. Características fisicoquímicos. Limnética. 21(3-4): 63-75


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 68

Valdez, J. 1994. Variaciones diarias de temperatura, salinidad, oxigeno disuelto y clorofila a, en una laguna hipersalina del golfo de California. Revista de Ciencias Marinas. 20(2): 123- 137 Valdez – Holguín, J. y Martínez - Córdova, L. 1993. Variabilidad de algunos parámetros físico-químicos y productividad primaria en la laguna La Cruz, Sonora, México. Revista de Bilogía Tropical. 41(2): 161-170. Valdez, D. y Real, E. 1994. Flujos de amonio, nitrato y fosfato a través de la interfase sedimento-agua, en una laguna tropical. Ciencias Marinas, 20(1):65-80. Valenzuela-Siu, M.; Arreola-Lizárraga, J.; Sanchez-Carrilo, S. y Parrilla-Arredondo, G. 2007. Flujos de nutrientes y metabolismo neto de la laguna costera de Lobos, México. Hidrobiológica. 17(3): 193-202. Velásquez, J. 1994. Plantas acuáticas vasculares de Venezuela. Universidad Central de Venezuela. Consejo De Desarrollo Científico y Humanístico (ed.). Caracas, Venezuela. 992. Velásquez-Boadas, A. y Rodríguez R., J.C. 2012. Macroalgas y Macrófitas Acuáticas del Estado Nueva Esparta, Venezuela. Eco-Cria, Nº12-13, 145p. Villarroel E. 2007. Revisión del Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso Parque Nacional Cerro Copey. INPARQUES. Trabajo de Grado Para Optar al Título de Magíster en Ciencias Ambientales. VITALIS. (2010). Situación Ambiental de Venezuela 2010. Análisis de Percepción del Sector. Díaz, D. Apostólico, J.A., Novo, I., Frontado, Y. y Lizaraz. A. (Eds.) [Documento en línea] http://www.vitalis.net/BalanceAmbiental2010Venezuela.pdf [Consulta (2011), mayo 15]. Weil, R.; Weismiller, R. y Turner R. 1990. Nitrate contamination of ground water under irrigated coastal plain soils. Journal Enviromental Quality. 19: 441 - 448. Yáñez-Arancibia, A., R. Twilley y A. Lara-Domínguez. 1998. Los ecosistemas de manglar frente al cambio climático global. Madera y Bosques 4: 3-19.


EcoCria Edición Especial Vol. 4, Nº 4, Octubre-Diciembre 2012, Vol. 5, Nº 1, Enero-Marzo 2013 69

Zhao, Y. y Lin, M. 1999. Separation of inorganic phosphorus from municipal wastewater by solvent extraction with primaryamine in the presence of sodium molybdate. Chem. Speciat. Bioavailability 11 (4): 137-141. Zirino, A.; Fuhrman, R.; Oksanen-Gooden, D.; Lieberman, S.; Clavell, C.; Seligman, P.; Mathewson, J. Jones, W., Kogeltschatz, J. y Barber, R. 1986. pH, temperatura – nutrient relationships in the eastern tropical Pacific Ocean. Science Total Enviroment. 58: 117 – 137.


Extensión CRIA

ACTIVIDADES DE EXTENSIÓN QUE REALIZA EL CENTRO REGIONAL DE INVESTIGACIONES AMBIENTALES La extensión que realiza el CRIA, se traduce en asesorías a entes públicos y p r i va d o s, e j e c u c i ó n d e d i ve r s a s a c t i v i d a d e s a m b i e n t a l e s, a s í c o m o e n l a o r g a n i z a c i ó n y r e a l i z a c i ó n d e c u r s o s, t a l l e r e s, c h a r l a s y c o n f e r e n c i a s .

CURSOS Y TALLERES Seguridad e Higiene Ocupacional. Actualización Bibliográfica: Internet como Herramienta. P l a n t a s d e T r a t a m i e n t o d e A g u a s R e s i d u a l e s - G u í a B á s i c a d e O p e r a d o r. Microbiología Industrial. Fundamentos de Seguridad en los Laboratorios Clínicos y Biomédicos. Aplicación de Electrodos en el Análisis de la Calidad de Aguas. Manejo de Residuos y Desechos Orgánicos : El Compost. Técnicas y Procedimientos para la Colecta, Fijación, Tinción e Identificación de Pa r á s i t o s d e Pe c e s. C a l i d a d y A n á l i s i s B a c t e r i o l ó g i c o d e A g u a s. A g r o - E c o l o g í a : H u e r t o s E s c o l a r e s y F a m i l i a r e s.

CHARLAS Y CONFERENCIAS Educación Ambiental. Hombre y Naturaleza Vs. Ambiente. Aguas R ecreacionales. Plásticos Biode gradables. Manejo y Saneamiento de Playas. Tratamiento Biológico de Aguas R esiduales. Uso de Plantas Acuáticas para el Diseño de Humedales Ar tificiales. El Agua: Fuente de Vida.

NORMAS PARA LOS AUTORES Para su publicación los artículos deben estar relacionados con temas ambientales, o con disciplinas afines, tales como Biología, Zoología, Botánica, Contaminación, Cultivos, Biología Pesquera, Estudios de Impacto Ambiental, entre otras. Los artículos deben ser de índole divulgativo, tratando en lo posible de utilizar un lenguaje al alcance de todo público, eso sí concisos y correctos en el uso del idioma, en su terminología y en la expresión de abreviaturas y símbolos. Los nombres científicos deben ser escritos en letra cursiva. Los artículos deben ser entregados en formato digital, versión Word, en letra TIMES NEW ROMAN, espacio y medio entre líneas, con un máximo de texto de seis páginas. Tablas y figuras (mapas, gráficos, dibujos y fotografías) deben incorporarse en páginas aparte, fotos en formato JPG o TIFF. En el texto, las citas de autores, se harán señalando el primer apellido de los mismos, seguido, entre paréntesis, del año de publicación, Ejemplos: Pérez (2011); López &

Rodríguez (2013); cuando sean más de dos autores solo se señalará el apellido del primer autor, ejemplo: Rivas et al. (2011). En caso de citas al final de párrafo estas se colocarán entre paréntesis (Pérez, 2011; Rivas et al., 2012). Las citas bibliográficas deberán de ordenarse alfabéticamente siguiendo las normas internacionales. Artículos: colocar primer apellido e iniciales de nombre(s) de los autores, año de publicación, título en idioma original, nombre abreviado de la revista, volumen, número y rango de páginas donde aparece el artículo. Libros: similar al artículo, después del título, casa editora, ciudad y país de origen, número total de páginas. Informes: igual al formato de los anteriores, después del título, institución que realizó la publicación, número de páginas. Tesis de Grado y Trabajo de Ascenso: Autor (s), año, título, especificar si es trabajo de grado o de ascenso para optar a, universidad o institución donde se realizó, ciudad, país y número de páginas.

Universidad de Oriente, Núcleo de Nueva Espar ta, Guatamare, Apto. Postal 147. Teléf onos: (0295) 400-6508, Fax: (0295) 400-6546, Correo: cria@ne.udo.edu.ve, Página Web: cria.ne.udo.edu.ve 25


Servicios CRIA

C E N T R O R E G I O N A L D E I N V E S T I G AC I O N E S A M B I E N TA L E S

El CRIA ofrece servicios a organismos públicos y privados en tópicos relacionados con las ciencias ambientales, a saber:

*Análisis de Aguas Marinas, Continentales, Sedimentos y de Flora y Fauna. Temperatura. pH. Conductividad. Sólidos en sus diferentes formas. Metales. Salinidad. Nutrientes.

*Análisis Microbiológicos. Bacterias mesófilas. Bacterias termófilas. Actinomicetos (Bacterias). Microorganismos indicadores (Coliformes totales y fecales, enterococos y clostridios). Bacterias sulfato reductoras.

*Morf odinámica Costera. *Estudios de Factibilidad. *Evaluación de Impacto Ambiental. *Proyectos de Sistemas de Tratamientos para Aguas Ser vidas

U n i ve r s i d a d d e O r i e n t e, N ú c l e o d e N u e v a E s p a r t a , G u a t a m a r e, A p d o. Po s t a l 1 4 7 . Te l é f o n o s : ( 0 2 9 5 ) 4 0 0 - 6 5 0 8 , F a x : ( 0 2 9 5 ) 4 0 0 - 6 5 4 6 . C o r r e o : c r i a @ n e . u d o . e d u . v e, P á g i n a W e b : c r i a . n e . u d o . e d u . v e . 26

Ecocria la salina de pampatar  

Edición Especial Revista EcoCria, Revista de Ciencia y Ambiente del Centro Regional de Investigaciones Ambientales de la Universidad de Orie...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you