Issuu on Google+

IMPORTANCIA DE LA ACTIVIDAD FÍSICA EN LA TERCERA EDAD

En España se estima que los mayores de 60 años supondrán el 29% de la población. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los factores que condicionan la salud del individuo son: - Medio Ambiente (15%) - Herencia Genética (15%) - Servicio de Salud (15%) - HÁBITOS Y ESTILO DE VIDA (55%)

Según Fiaratone, 2002 y Serra, 2006; “El deterioro funcional puede posponerse, dando vida a los años. El objetivo primordial que justifica el ejercicio en ancianos es ayudarles a despertar su voluntad para que conserven, dentro de sus propios límites, la independencia tan valorada por ellos en esta etapa de la vida. Con la mejorar de las diferentes capacidades físicas conseguiremos para ellos una mayor autonomía e independencia. Además con el ejercicio físico también vamos a mejorar su autoestima, incrementando sus relaciones sociales y sintiéndose participes del entorno que les rodea.

A nivel general, vamos a destacar a continuación, las características fisiológicas de las personas mayores: - A nivel celular: cambios estructurales y funcionales, peroxidación de los lípidos de la membrana-radicales libres, disminución del número de mitocondrias, etc. - A nivel del sistema nervioso: alteraciones del Sistema Nervioso Central a consecuencia de la degeneración y pérdida de células nerviosas, afectando a las estructuras que intervienen en el proceso de la información, así como en el control del movimiento voluntario e involuntario del organismo: marcha dubitativa, pequeños pasos y asimétricos, postura encorvada, alteración del equilibrio y coordinación, etc. - A nivel pulmonar: pulmones más voluminosos, conductos alveolares y los bronquiolos agrandados pero los alvéolos empiezan a aplanarse y a perder grosor, disminución del tejido elástico, aumento del tejido fibroso. Superficie alveolar disminuida.


- A nivel cardiovascular: •

Función cardíaca: FCmáx, Vsis, Gasto Cardíaco disminuyen. Menor respuesta de la FC al inicio del ejercicio. Reducción de la fracción de eyección del ventrículo izquierdo. Disminuye la variabilidad de la FC.

Presión sanguínea: aumenta en reposo (especialmente la sistólica). Más altas durante el ejercicio submáximo y máximo en comparación con jóvenes, especialmente en mujeres ancianas.

Flujo sanguíneo regional: el flujo sanguíneo de las piernas se reduce generalmente en reposo, ejercicio submáximo y máximo.

Composición y volumen de sangre: se reduce el volumen total y de plasma, pequeña reducción en la concentración de hemoglobina.

- A nivel músculo esquelético: disminución de la masa ósea y el área de sección transversal del músculo, disminución del número de fibras tipo I y II, etc. •

Fuerza y potencia: La Fuerza (Isométrica, concénctrica, excéntrica) disminuye.

Equilibrio y movilidad: los cambios sensorio-motores y cognitivos alteran la biomecánica (sentarse, levantarse, etc.)

Rendimiento y control motor: aumenta el tiempo de reacción, disminuye la velocidad de movimientos simples y repetitivos, alteración en el control de la precisión del movimiento.

Flexibilidad y ROM: descensos importantes en la flexión de la cadera (20-30%), columna vertebral (20-30%) y tobillo (30-40%) a los 70 años. La elasticidad del músculo y del tendón disminuyen.

- A nivel de la composición corporal: •

Altura: Disminuye 1 cm a partir de los 40-50 años, acelerándose después de los 60 años sobre todo en mujeres. Compresión de los discos intervertebrales y curvatura dorsal más pronunciada.

Peso: aumenta progresivamente.

Masa libre de grasa: disminuye entre un 2-3% por década desde los 30 a los 70 años. Las pérdidas de proteína corporal total y de potasio reflejan la pérdida de tejido metabólicamente activo (músculo).


Masa muscular: disminuye progresivamente. Los músculos de las extremidades presentan reducciones en el número y el tamaño de las fibras, sobre las tipo II.

Adiposidad regional: aumenta la grasa corporal, sobre todo en la región visceral, especialmente en los hombres.

Densidad mineral ósea: disminución 0,5% cada año a partir de los 40 años, habiendo mayores pérdidas en las mujeres.

…El paso de los años es inevitable, pero en nuestras manos está, que con una alimentación saludable y una adecuada actividad física, todos estos cambios que acabamos de ver se produzcan lo más lentos posibles, y consigamos vivir el mayor número de años posibles en unas condiciones óptimas de salud.

NO LUGAR PARA TERAPIAS ESTÁNDAR. ES NECEARIO EVALUAR E INDIVIDUALIZAR.

Live-Training.


Actividad física ancianos articulo