a product message image
{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade
4 minute read

CULTURALES

que se dejó llevar UN ARTISTA

Entrevista a Toni Roberto, artista

leva más de 30 años reinterpretando la ciudad en líneas que se mueven solas. El artista conocido como Toni Roberto se inició en el dibujo desde muy chico y, con el paso de los años, casi sin notarlo, a desarrollado un lenguaje propio, que le ha permitido capturar los detalles de la ciudad al mismo tiempo que los grafica con una impronta muy personal. L ¿Cómo se inició en el dibujo? Empecé con el dibujo desde muy chico, ya con la educación artística en el colegio (Cristo Rey). A los 14 años fui al taller de Livio Abramo, en la Escolinha de Arte, en el Centro de Estudios Brasileros. Ahí empecé a ver otro lado del dibujo, liberar el dibujo. Más que nada porque Livio Abramo procedía del arte moderno – que

“Las cosas salen, fluyen, como decía la maestra, la gran artista Edith Jiménez: Déjese llevar por los sentimientos”

no es el arte actual -, por lo que promovía romper el pasado y crear cosas nuevas. “Rompa todo el pasado y empiece de vuelta, libérese de las formas viejas”, me decía. Ahí empiezo a dibujar, a investigar la línea desde muy chico. Tuve el honor y la suerte de haber ido desde muy chico a esos talleres, donde más que aprender a dibujar, se aprendía a pensar. Eso es lo que creo que hace la educación por el arte: aprender a pensar, a ser buenos ciudadanos, a vivir en comunidad, a respetar a la gente, a los mayores… eso creo que es lo que hace, antes que nada, ir a un taller de arte contemporáneo actual.

¿Considera que tiene un estilo propio?

Creo que no existe un estilo definido. Uno va cambiando todo el tiempo, dando vueltas, mirando lugares nuevos, buscando formas nuevas, aprendiendo a ver lo que no se ve. Creo que allí uno forma un estilo, un lenguaje. Tal vez, con los años, yo sí tenga un lenguaje propio, ya que hace aproximadamente 30 años voy buscando estas formas nuevas, e inconscientemente pueda darse un estilo. Aunque no soy el más indicado para decir si tengo un estilo propio, pero sí me dicen que lo tengo. saben que no será la fachada perfecta, las formas perfectas, sino que tendrán una impronta personal. Y eso fue lo que hice en ese trabajo.

¿Hay algún trabajo que le emocione hacer o emprender?

¿Cómo describiría su trabajo? Es difícil, pero las cosas salen, fl uyen, como decía la maestra, la gran artista Edith Jiménez: “Déjese llevar por los sentimientos”. Solo me dejo llevar por los sentimientos, pensando menos. Cuando uno más piensa en el arte, creo que más se endurece la forma y todo se vuelve más complicado. Hay que liberar la mente, pensar menos. Todo va saliendo de a poco. Como esta nota es para la revista de Casa Rica, cuento que me llamaron a pedir un dibujo de las fachadas de sus dos locales. Emociona que te pidan, porque Con respecto al dibujo, siempre me emociona encontrar lugares en la ciudad y reinterpretarlos. Reinterpretar “Hay que liberar la mente, pensar menos. Todo va saliendo de a poco. ”

mi barrio, el barrio que vivía antes (el centro), etc. Hoy, que estoy metido en el mundo de la comunicación, me gusta ser – como me dicen – ser un cronista de la ciudad. Encontrar los detalles de un barrio. Todo lo que emprendí hasta ahora, se dio naturalmente. Naturalmente se dio el dibujo, el de la radio, el de la televisión. Emprender es como agarrar una cartulina, mojarla y mancharla con acuarela, y esta se va sola, se mueve sola. Eso es emprender para mí, fuera de un esquema rígido. Creo que los talleres de Livio Abramo me ayudaron a que la emprendeduría se dé sola. ¿Algún objetivo personal o profesional? Que sirva algo de lo que yo haga para que la gente más joven pueda mirar lo que no se ve. Hace mucho tiempo llevo trabajando en libros sobre mi trabajo, son libros que empecé hace cuatro años y aún no terminan, y no podría decir cuándo los voy a terminar. De nuevo, repito, hay que dejar que las cosas fl uyan, ahí está el secreto de todo. Algo que me asusta de la educación artística de hoy día es que se pretende enseñar artista en pocas clases. No creo que se pueda enseñar a ser artista, “se hace artista al andar”, parafraseando al poeta que dijo que se hace camino al andar. “Hay que dejar que las cosas fluyan, ahí está el secreto de todo”

This story is from: