Issuu on Google+

Por: Adriano Muzzatti y Tomas Stefan


Nombre de Personajes Principales: El Rey Jorge IV: Era un rey muy honorable, humilde y muy querido entre su gente La Reyna Sofía: quien era descendiente de la realeza inglesa y se caso con el rey de España Raúl: Era el niño más pobre de la pueblo ya que era huérfano El panadero: era un humilde panadero que amaba a los niños Sonia: Era la esposa del panadero Pedro: Era el mejor y más querido mensajero del rey


Raúl era un huérfano que nunca conoció a sus padres y fue adoptado por Sonia y el panadero Jose, él nunca supo quienes eran sus padres biológicos, vivían en una casa tan humilde que a veces no tenían nada que comer, excepto un pan viejo que su mamá guardaba en el refrigerador para que él al llegar del colegio almorzara. Raúl vivía en un pueblo muy cerca de la capital de España, donde su actividad económica era el cultivo de plantas de olivo; ese pueblo era pequeño y humilde. Cada seis meses el Rey de España hacia una caravana en los pueblos cercanos de Madrid. Su sueño fue siempre pertenecer a la Realeza, montar a caballo, comer todo lo que él quisiera, ir en la caravana para saludar a la gente, claro que él sabía que no era un sueño muy fácil de cumplir para un niño común, pero Raúl no era un niño común, solo que él no lo sabía.


Una tarde yendo a su casa Raúl vio a un hombre nuevo en el pueblo, al ver al hombre él sintió curiosidad y fue a saludarlo •Buenas Tardes niño le dijo el señor. ¿Cómo te llamas? •Raúl ¿y usted? •Pedro •Bienvenido al pueblo señor •Gracias Chaval. Por lo visto eres un niño muy bueno Raúl •Gracias señor Pedro. Y ¿Usted que ha venido hacer a nuestro humilde pueblo?


Al siguiente día busco a Pedro en los pueblos cercanos, después de buscarlo tanto y no conseguirlo decidió irse a casa cuando encontró a su madre y a su padre con Pedro, y sus padres le contaron la historia de su vida. Raúl no pudo dormir de pensar que sus padres no eran sus padres y al levantarse decidió irse con Pedro a la capital para conocer a sus padres biológicos y al llegar Pedro con Raúl, Pedro no pudo ni siquiera presentarlo por la reacción del Rey que al instante supo que era su hijo, Raúl vivió muy feliz y semanalmente Raúl y la reina Sofía visitaban a Luis y a Sonia


En busca de la felicidad