Page 99

SEMINARIO REGIONAL DE CENTROAMÉRICA: ESTRATEGIAS Y DESAFÍOS EN LA RATIFICACIÓN E IMPLEMENTACIÓN DEL PROTOCOLO FACULTATIVO DE LA CONVENCIÓN DE LA ONU CONTRA LA TORTURA (OPCAT)

Protección del Derecho de la Salud -Panamá Desde el año 2003 Panamá cuenta con una moderna legislación en materia penitenciaria que refuerza los principios contemplados en las normativas internacionales de Derechos Humanos, pero este esfuerzo no ha sido suficiente debido a que la Ley no ha sido cumplida en su totalidad. A pesar de contar con normas de protección al derecho de la salud, la mayoría de las denuncias por parte de los privados (as) de libertad, del personal administrativo y de custodia van encaminadas específicamente a la deficiente prestación del servicio médico en los distintos centros penales. Hemos de empezar a decir que no se puede garantizar una protección a la salud de la población reclusa si las instalaciones físicas que albergan privados y privadas de libertad se encuentran en pésimas condiciones. Esto se debe a las siguientes causas: -

Las cárceles de Panamá no fueron diseñadas bajo los estándares internacionales de una arquitectura penitenciaria. El alto grado de hacinamiento ya que un 60 % de los privados de libertad se encuentran no condenados. El saneamiento inadecuado de los distintos pabellones, áreas de cocina y clínicas.

Estas situaciones afectan a la salud tanto física como mental de los privados de libertad, ya que se crea un ambiente propicio para la propagación de enfermedades infectocontagiosas, respiratorias, dermatológicas y emocionales. Para el mes de marzo del presente año existían 13 médicos nombrados a nivel nacional para atender una población penal de 11, 375 privados de libertad. Además se cuenta con una sola ginecóloga y un psiquiatra a nivel nacional. En este sentido, no se puede garantizar este derecho si las áreas donde habitan los privados de libertad son oscuras, tienen mala ventilación y muchas de ellas tienen filtraciones creando humedad dentro de ellas. Las infecciones emergen frecuentemente y se transmiten rápido. Muchos detenidos, especialmente del Centro Nueva Esperanza de la Provincia de Colón, se quejan de tener alergias y sarpullidos en la piel así como problemas respiratorios. La tuberculosis es otra enfermedad común entre los detenidos. Es imposible brindar un adecuado seguimiento a las necesidades de las personas enfermas si los centros penitenciarios no cuentan ni con el personal suficiente para atenderlos ni con los medicamentos e insumos médicos. Esto se debe a que del presupuesto que se le asigna a la Dirección General del Sistema Penitenciario un pequeño rubro sea destinado a la compra y abastecimiento de medicamentos e insumos para los centros penales existentes, que actualmente son dieciocho. Para aliviar la situación, el Ministerio de Salud envía una remesa mensual de medicamentos y otras veces se reciben donaciones por parte de Organismos nacionales e internacionales. Como parte de los compromisos adquiridos por el Gobierno Panameño de mejorar la atención médica, en el mes de julio de 2008, se inauguró una clínica-hospital en los  

Tegucigalpa, 14‐16 de octubre 2008. 

98

Memoria Seminario Regional OPCAT 2008  

Memoria del Seminario Regional "Estrategias y Desafíos en la Implementación del OPCAT" llevado a cabo en Tegucigalpa, Honduras. 14-16 de Oct...

Memoria Seminario Regional OPCAT 2008  

Memoria del Seminario Regional "Estrategias y Desafíos en la Implementación del OPCAT" llevado a cabo en Tegucigalpa, Honduras. 14-16 de Oct...

Advertisement