Page 1

Del Querer

al Amor recurso para la reexión Imagen de Ma Nelson / Unsplash


CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES

Lo Mejor para Tu Vida

Producido por CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES ™ “Programa Lo MEJOR para Tu vida” Copyright © Int'l LLL Prohibida la reproducción sin autorización de CPTLN


crecimiento de nuestras relaciones humanas “Del Querer al Amor”. Generalmente, nos gusta más el sen miento que acompaña y produce el amor, que buscar la mejor manera de dar felicidad y propósito a otra persona.

Imagen de Congerdesign / Pixabay

Aunque las situaciones y las personas que nos rodean son dis ntas, hay algo que nos une con todas ellas, y es que a todos nos hace falta el cariño, la comprensión y la ternura... el amor. Quizás no es posible explicar el porqué existe este vacío, pero, como lo sen mos. No tenemos la fuerza para superar las dudas, los temores y conceptos erróneos o limitados, de lo que es el amor. ¡Imagínate cómo serían nuestras vidas si tuviéramos confiáramos en que somos amados y de que también somos capaces de amar verdaderamente! El querer es definido como un sen miento que involucra tener cariño o voluntad hacia una persona o cosa. Podemos querer, desear o procurar un bien para nosotros mismos o para las personas que nos rodean, así como también, tener la determinación de obtener algo para sí mismo o para otra persona. Muchas veces nos confundimos y creemos que cuando queremos, ya estamos amando a otra persona, no es así, sin embargo, es el principio para llegar a tener un sen miento más profundo con nuestro prójimo, de manera que podamos pasar a través del 1

Las canciones populares, las películas, y las telenovelas han contribuido a formar un concepto exclusivamente vinculado a lo román co. Según esta perspec va, el amor existe sólo cuando los sen mientos estan a toda máquina, cuando el corazón no deja de palpitar y los suspiros crean un ansioso anhelo por una persona del sexo opuesto, es frecuente oír que el amor es sinónimo de sexo, cuando el sexo no es más que una expresión de deseo que debe involucrar compromiso y respeto de parte de ambas personas. El amar es un compromiso. Cuando los sen mientos dejan de producir tan sublime sensación, se cree que el amor se ha acabado, si fuera así qué base tan frágil para el amor sería esta dictadura de los sen mientos que no reflejan la can dad de amor que sen mos o demostramos, sino que medirán nuestro estado de ánimo, y sólo el deseo y cariño hacia la otra persona.

¿Qué es la Amistad? La amistad es un don de Dios, quien desea que exista una verdadera amistad entre Él y nosotros y, desde luego, entre nosotros y otras personas. La amistad se basa en lo que una persona ofrece de sí misma en bien de otro, quien a su vez devuelve lo mismo a quien le ha ofrecido su amistad; es una relación recíproca. Cuando una persona sa sface ciertas necesidades emocionales en otro, éste a su vez se siente mo vado a hacer lo mismo. La amistad no ocurre por arte de magia, ni debemos cruzarnos de brazos pensando que Dios lo hará por nosotros. Al contrario, Él nos da el ejemplo de su amistad a fin de que nosotros aprendamos a ser amigos a la luz de Su amor. De esta forma, la amistad puede llegar a 2


ser una entrega recíproca, con confianza y mo vos sinceros, sin reservas, deseando y comprome éndonos a ayudarnos unos a otros en el momento que cada uno lo requiera. Encontrar un amigo, es una persona que tenga los mismos intereses nuestros, cuyo temperamento sea dis nto pero complementario del nuestro, de cuyo afecto y lealtad no nos cabe la menor duda es el hallazgo más precioso que nos puede tocar en la vida. La amistad de tal persona cons tuye para todo aquel que tenga la felicidad de tenerla, un es mulo para el cumplimiento del deber co diano, un apoyo en los momentos di ciles, un consuelo en la La verdadera amistad se dis ngue de las falsas amistades porque no es una relación condicional y no espera recibir nada a cambio; tampoco es mo vada por ningún atrac vo superficial de la persona la cual se da esa amistad. En la amistad hay entrega; se precia a la persona sin importar quién sea, ni a causa de lo que ene o es capaz de producir. Esa persona podrá tener muchos defectos pero seguirá recibiendo nuestra amistad a pesar de todo. No ene que merecer esa amistad; no precisa conquistarla con su bondad, riqueza o gracia, porque simplemente esa persona es apreciada tal como es, a pesar de sus fallas. Ser un verdadero amigo no significa aprobar o apoyar una conducta errada; más bien la verdadera amistad es un instrumento de cambio, reflexión y mejoría. La base fundamental en la amistad es el amor. El amor es una cualidad propia del ser humano. El amor no es ningún invento humano ya que nadie puede crearlo por sus propias fuerzas. El amor es un regalo de Dios, para que nosotros le amemos y nos memos los unos a los otros. Sin embargo, a pesar de tener este don, no lo sabemos manejar ni hacerlo prosperar como debiéramos o quisiéramos.

3

Descubre tu definición de Amistad La realización de nuestro potencial puede convertirse en la aventura más emocionante de nuestra vida. Herbert Otto Más importante que una larga explicación de lo que es la amistad, es tu propia opinión y tu forma de ser amigo. Haz los siguientes ejercicios de reflexión a fin de ayudarte a aclarar tu concepto de ser amigo. A. Primer ejercicio Para , ¿cuáles de las siguientes cualidades corresponden a un buen amigo? ¿Cuáles buscas en otros? ¿Cuáles brindas a otras personas? Pon en orden de prioridad la siguiente lista de cualidades. Un amigo debe ser: ___op mista, entusiasta ___fiel, leal ___paciente ___conciliador, saber perdonar ___un "paño de lágrimas" ___amable ___de confianza ___sincero, honrado, franco ___respetuoso ___cris ano ___comprensivo ___Otros

___ agradecido ___afable, agradable ___alegre, diver do ___colaborador ___considerado ___capaz de dar consejos ___cariñoso ___coopera vo ___seguro de sí ___sabe compar r __capaz de ayudar a resolver problemas ___responsable

4


A. Segundo ejercicio

D. Cuarto ejercicio

Haz el siguiente test. Te ayudará ver mejor cómo eres. Pregúntate, ¿Quién soy? ¿Cómo me veo a mí mismo? Elabora una lista en una hoja de papel, anotando todo aquello que sinceramente piensas a cerca de mismo, tanto las cualidades buenas como las que necesitan mejoría. Trata de tomar un máximo de cinco minutos en descubrirte tal como tú te ves.

Conversa con alguna persona mayor sobre cómo debe ser una buena amistad. Un amigo nunca desprecia a otro por la edad. Además los años de experiencia que ene una persona mayor, le permiten entender mejor al ser humano. El proverbio dice: Para alegrar el corazón, buenos perfumes; para endulzar el alma, un consejo de amigos... A ende el consejo y acepta la corrección; así llegarás a ser sabio. (Proverbios 27:9 y 19:20)

Luego regresa a la lista y coloca una (+) en aquellas cualidades o habilidades en las cuales te sientes bien. Piensa en lo que has logrado gracias a esas habilidades; piensa en lo que todavía puedes lograr. Luego, en otra hoja de papel, traza algunas metas que te puedan servir para mejorar los aspectos más sobresalientes de tu personalidad. Escríbelas tomando en cuenta que tu intención es seguir creciendo como persona. Podría ser una buena experiencia compar r estas cualidades y metas con tus mejores amigos.

E. Quinto ejercicio Toma siempre la inicia va con las personas que acabas de conocer, descubriendo sus gustos, sus metas, sus necesidades, sus limitaciones, ofreciéndoles tu compañía cada vez que lo requiera, recordando que para tener buenos amigos, primeramente hay que ser buen amigo.

Regresa de nuevo a tu lista original y coloca un (-) ante aquellos puntos que consideras que necesitas mejorar. Es posible que alguien ya te haya indicado las áreas débiles de tu vida. Es posible que no le hayas dado la importancia que merecen. Nuevamente, traza algunas metas para ayudarte a superar estos aspectos débiles o deficientes de tu personalidad.

RECUERDA... El ser humano posee la capacidad de crecimiento y cambio. Dios, nuestro creador nos lo h dado. Crecer y cambiar se logra en la medida que nos arriesguemos y nos atrevamos a involucrarnos experimentando con nuestra propia vida.

C. Tercer ejercicio ¿Cuándo fue la úl ma vez que hiciste el intento de iniciar una amistad con alguien que recién te habían presentado? Haz un esfuerzo de reunirte con tus amigos actuales para planificar mutuamente cómo conseguir nuevos amigos. 5

6


Falsas amistades y quereres La riqueza atrae multitud de amigos, pero el pobre hasta sus amigos pierde. Proverbios 19:4 En nuestras relaciones diarias, nos encontramos con personas de diferentes caracteres y temperamentos. Es natural que con algunas de estas personas tenemos mayor afinidad que con otras y siempre habrá algunas incluso nos caen mal o viceversa, sin mo vos aparentes, y que nos dificulta establecer con ellos vínculos aunque nosotros hagamos esfuerzos para lograrlo. Todos sen mos la necesidad de amar y ser amados, queremos tener y hacer buenos amigos y hacer de nuestra amistad, algo duradero. Sin embargo, una gran can dad de veces nos confundimos en nuestros sen mientos creyendo tener verdaderos amigos cuando no son más que amistades de ocasión o falsos quereres.

"Amistad de taberna” La primera idea falsa acerca de la amistad es la denominada, "amistad de taberna" o "amistad del club", los encuentros casuales o las citas que se dan grupos de conocidos, en lugares de reunión pública. No existe más lazo entre los amigos "de la taberna" que el deseo común de matar el empo, de tomar unas copas, de contar chiste, de intercambiar chismes, o de vivir el momento. Esos amigos no se conocen ín mamente porque apenas se han visto entre sí, hasta enen temor de descubrirse unos a otros. Todos llevan "disfraces" para que los compañeros no los conozcan como son. "Todo el mundo anda enmascarado y todo el año es carnaval", puso de tulo Mariano José de Larra a una famosa sá ra suya. Sin embargo, al exis r situación di cil, No es posible recurrir a estos amigos "carnavalescos" para pedirles auxilio o consejo, pues sería una decepción. Desde el día en que alguno de esos amigos se niegue a par cipar en alguna reunión, así jus fique su ausencia, los demás sólo dirán: " ¡Que vaya a bailar a otra parte!".

La "amistad u litaria" Esta falsa amistad es aquella para la cual todo "amigo" es una conveniencia, un medio actual y potencial de lograr sus propios intereses. Para estos "amigos" la vida, aún lo más sagrado, se reduce a una especie de pesca de favores, honores, privilegios y ganancias. Y como el modo más rápido y seguro de poder alcanzar todas estas cosas es contar con el apoyo de "amigos de influencia", ellos se dedican a buscar amistades, valiéndose de todos los medios a su alcance. Uno tendrá que hallarse mal parado, para acudir a un amigo, dice un refrán griego.

Imagen de StockSnap / Pixabay

7

Los amigos u litarios demuestran a la perfección el espíritu de éste refrán, ya que buscan amigos no por la necesidad de tenerlos, sino por el afán material de explotarlos. Basta que alguien, por alguna circunstancia no pueda o no quiera servir más a los intereses de esos amigos u litarios, estos le hos lizarán o le borrarán de su 8


memoria. Esta "amistad" es condicional, se ofrece a cambio de cuánto la otra persona sirva a sus intereses. Sus mo vos son egoístas. Este po de falsa amistad es una de las más comunes, y hay personas que no conocen otra clase de amistad sino ésta.

La amistad "por interés” Otra forma muy su l, es aquella "amistad" que se ofrece a causa de algo que es, que ene, o que hace la otra persona. Esta ene alguna cualidad o condición atrayente que hace que otro quiera ser amigo. Mejor es tener amigos que nos aprecian por lo que somos sin tener que esforzarnos por conseguir su amistad. Tener amigos conscientes o respetuosos de lo que somos supera cualquier amistad condicional.

RECUERDA.. Además de todo lo nega vas que son, hay por lo menos otras dos razones por las cuales las falsas amistades nos producen inseguridad. En primer lugar, porque nos hace temer que no somos esa persona digna de amor que nuestro círculo de amigos desea. Todos nosotros, en un grado mayor o menor, tenemos "dos caras" en nuestra personalidad: Lo que mostramos a la gente y la que solamente nosotros conocemos. Nos cuidamos constantemente de esconder la segunda, por temor a que otros se desilusionen de nosotros y nos rechacen. Otro factor que nos hace sen r inseguros es el temor de que algún día cambiemos y ya no seamos dignos del amor de otras personas. Una gran parte de nuestra sociedad prác ca este po de amistad, vacía y superficial, la cual nos deja siempre inseguros e incapaces de fortalecer viejas amistades y abrirnos a otras nuevas. Sin embargo, siempre podemos contar con la amistad incondicional de Dios. Su mayor anhelo es tenernos cerca y guiarnos a través de la vida a fin de que podamos realizarnos como las personas que Él quiere que seamos. 9

La Responsabilidad de Ser Amigo Quien haga sufrir al prójimo se perjudica a sí mismo. Quien ayuda al prójimo, se ayuda así mismo. León Tolstori Quien haya experimentado el goce indecible de la amistad, está obligado a compar r su amistad con otras personas. La amistad no debe hacernos egoístas. Hay un viejo pensamiento que dice: Un amigo es el primero que entra después que todo el mundo ha abandonado la casa. Con este pensamiento se puede afirmar que el verdadero amigo está presente precisamente en medio de las luchas y problemas, cuando todos se van; siempre queda el amigo, no para pedir sino para brindar toda su amistad; ésta es su mayor responsabilidad, ser ante todo amigo, tomando la inicia va. Esto propiciará necesariamente el acercamiento de nuevas personas en búsqueda de su amistad. ¿Quién puede resis rse? Un buen amigo es la clase de persona que: entendiste mal o te saca del error. -Levanta tu ánimo . -Con cuidados y atenciones quiere quitar el dolor de tu enfermedad. -Te perdona con generosidad, olvidando tu ofensa. -Ve en un ser humano con debilidades, luchas, alegrías y esperanzas. -Este es el amigo verdadero.

-Es leal y sincero, te comprende. -Te acepta y ene fe en . -Sin envidia reconoce tus valores, te es mula y elogia sin adularte. -Te ayuda desinteresadamente y no abusa de tu bondad. -Con sabios consejos te ayuda a construir y pulir tu personalidad. -Goza con tus alegrías. -Sin molestar, trata de conocer tu dificultad y ayudarte. -Sin herirte te aclara lo que

10


Así es la amistad incondicional, aquella que nos es dada "aparte de"... Se dis ngue de los otros pos de "amistades", (si es que así se pueden llamar), en que en ella hay entrega sin esperar nada a cambio; estos se llama amor, pero no el amor de los falsos sen mientos, o de los falsos conceptos que se transmiten en las propagandas de los medios de comunicación social. Este es amoramista- entrega y en esta entrega hay compromiso y una gran responsabilidad frente a Dios, al cual le entregamos cuentas por las personas que Él ha puesto a nuestro lado, quienes además ene con nosotros una relación bien definida como padres, esposos, hijos, novios, compañeros de trabajo y vecinos. La verdadera amistad es el hilo de oro que une y enriquece todas estas relaciones humanas. En Jesucristo estamos unidos a Dios nuestro Creador para poder confiar en Él y ser los amigos que otros necesitan.

Cristo, nuestro Mejor Amigo Ustedes son mis mejores amigos. Jesucristo El mensaje principal de las Sagradas Escrituras es que en Jesucristo tenemos una amistad incondicional, y estará al alcance de toda persona. La humanidad en su gran soledad, como consecuencia de haberse rebelado contra Dios, ha anhelado a través de los siglos, sin saber dónde buscarlo, esta clase de amistad. Pero Dios dejó al hombre vacío en su anhelo y esperanza. Él mandó a Su Hijo Jesucristo al mundo para brindar una amistad única que puede sa sfacer a cada ser humano. Por medio de la vida de Jesucristo, la humanidad puede ver y experimentar en forma concreta esta amistad pura y ya no sólo ambicionarla o especular acerca de ella. Dios es amor, ese amor que Cristo nos trae no es un amor condicional. Dios no dice: "Te amaré si me obedeces y me sigues". 11

Más bien, dio su vida sin condiciones por las personas que creen en Él y en lo que no creen. Cristo no nos dice: "Seré tu amigo, si eres una persona buena y moral; si asistes a misa todos los domingos; si rezas; si te portas bien". No hay ninguna condición. Dios nos ama tal como somos con todos nuestros defectos. Nos amaría igual si fuésemos peores. Aunque diariamente llegáramos a ser más rebeldes e intolerantes, él mantendría Su mano tendida ofreciéndonos Su amistad. Él no cambia. Y no nos ofrece Su amistad, para aprovecharse de nosotros. No tenemos que cumplir condiciones que Él nos imponga para conseguir Su amistad. Más bien desea ser nuestro perfecto amigo para que nuestras vidas tengan sen do y un propósito posi vo en la vida.

El Amor y Dios como su autor El amor es un enjambre tal de paradojas y existe tal variedad de formas y matices, que uno puede decir casi cualquier cosa sobre él y, casi siempre tendremos razón. H. Finck No debemos pensar que por ser este un tema tan interesante y por tratar de comprenderlo, será fácil escribir sobre el amor, y encontrar el significado que pueda tener en nuestras vidas. Al contrario, es di cil poder escribir y mostrar en forma exacta lo que es el amor. Aún así, creemos importante aceptar este reto. Primeramente, todo ser humano necesita ser amado. El amor es algo ín mamente entretejido en nuestra existencia. Todos queremos que nos tomen en cuenta por medio de alguna clase de reconocimiento. Significa mucho para nosotros contar con la atención de otros. Cuando éramos pequeños llorábamos para conseguir la atención de nuestras madres. Siendo niños, nuestras travesuras muchas veces eran gritos de "¡Ámame, te necesito!"

12


Lamentablemente hay muchas personas que viven bajo esta situación, sin amor. Un ejemplo de ello es la vida del joven cuando lamenta: "mi padre nunca me dijo que me amaba". También la pareja que no quiere admi r por qué "el bonito amor que sen amos, se ha muerto". Y también la familia que sufre las tensiones y discordias que genera el no poder tratarse con cariño y no saber cómo aprender a aceptarse y expresarse con amor. Igualmente, todas aquellas personas que viendo sus mutuas necesidades no sienten el deseo ni conocen la forma para poder ayudarse a sí mismos.

Imagen de nastya_gepp / Pixabay

Como adultos, nuestro juego es más sofis cado, expresándose en las formas de ves rnos, hablar el manejo de los gestos y movimientos corporales. Anhelamos que otros nos tomen en cuenta y reconozcan que exis mos. También necesitamos ser aceptados y saber cuán importante podemos ser para otros. Hacemos cualquier cosa por evitar el rechazo. Cuando nos aprecian, sen mos aún más profundamente la relación que nos brindan. Detrás de la ansiedad que nos obliga a buscar el reconocimiento, la aceptación y el aprecio de otros, se esconde una profunda necesidad por ser amados. Cuando no hay amor, se produce un espantoso vacío que no puede ser sa sfecho con nada, a menos que sea con el calor amoroso de otra persona. Por eso, el amor no es solamente una hermosa palabra sino una parte indispensable en nuestro trato y relación con los otros.

Con razón estamos saturados de "canciones román cas" que expresan profundas frustraciones, increíbles fantasías, rencores incurables, su les engaños, pasiones torcidas y dolorosas vacías, producto de la falta de un amor autén co. Confundimos el amor con sen mientos puramente román cos, sinónimo de sexo y como ideal inalcanzable que puede llegar a sanar nuestros males. Vayamos al grano. Aunque el amor sea el sen miento más importante en todas las relaciones humanas, no sabemos cómo podemos amar. No bastan palabras ni detalladas descripciones. Hay que ir más allá de nosotros mismos, volver a Dios, Autor de nuestro amor. Pero, en vez de responder con agradecimiento por lo que Él había hecho, nuestros primeros antepasados, Adán y Eva, quisieron ceder a la tentación de vivir como a ellos mejor les pareciera. Se rebelaron en contra de Dios y Su amor, queriendo ser dueños y señores de sus propias vidas. Como consecuencia de esta nega va ante la voluntad de Dios perdieron la capacidad de amar verdaderamente. Ahora el egoísmo entraría en competencia con el amor a todos los niveles.

No es un simple sen miento, sino una genuina entrega para establecer el bienestar de otra persona, aún a expensa propia. Sin amor, nuestras vidas perderían el sen do de tener un propósito y nuestras relaciones matrimoniales, familiares, amistosas y sociales se volverían simples emociones mecánicas, frías y estériles.

Dios no hizo desaparecer Su amor ni privó a Sus criaturas el don de amarse. Sólo que ahora el ser humano no sabría aprovechar, ni

13

14


emplear este amor correctamente. Desde Adán y Eva, y por herencia hemos torcido lo bueno que Dios nos dio. Aún hoy, no somos capaces de entender porque estamos atrapados en una contradicción, preferimos encerrarnos en nosotros mismos. Esto no nos excusa de nuestra responsabilidad de amar. En nuestro egoísmo, tenemos un inmoderado interés por nosotros mismos, manipulando nuestros actos para nuestro bien propio a expensa de otras personas. Este egoísmo creó el deseo de seguir buscando nuestro propio interés personal, convir éndose en un círculo vicioso que no nos permite amar. Creemos sen rnos más seguros con nosotros mismos que dándonos libremente. Esta es una trágica contradicción en cada una de nuestras vidas. El psicólogo Erice Fromm escribe en su libro El Arte de Amar: “Para la mayoría de la gente, el problema del amor consiste fundamentalmente en ser amados, y no en amar, no en la propia capacidad de amar. De ahí que para ellos el problema sea cómo lograr que se los ame, cómo ser dignos de amor". Nos frustramos cuando llegamos al punto de reconocer que vivimos entre personas que asumen esta ac tud egocéntrica. A todos nos gusta pensar en un amor condicional. "Si tú me amas, entonces yo te amaré". Sólo que la otra persona está diciendo lo mismo.

Nuestra vida es como el capullo de una flor. Necesita el calor del sol, la savia, y la fuerza de un tallo sano para sostenerlo. Con estos elementos y con el cuidado cariñoso de un jardinero, ese botón al abrirse, se convierte en una bella flor. Pero si no ene sol, ni agua, ni con qué sostenerse, ni el cuidado necesario, se marchitará y no podrá resplandecer con radiante belleza. Las personas que no reciben afecto, ternura, comprensión, ni ánimo, se encerrarán en sí mismos, bloqueando la comunicación con los demás. La dinámica de relacionarnos con otros, edificándose y ayudándonos a realizarnos como personas, quedará ausente. Por eso en cierto sen do, somos el resultado de cómo hemos sido amados. ¿Qué es pues el amor? Y ¿por qué ene tanta importancia para nosotros? ¿Podemos olvidarnos de nosotros mismos en bien de otros?

Muchas veces no queremos reconocer nuestras fallas, y por lo tanto, desconocemos cómo remediarlas. No sabemos amar, preferimos ser egoístas. Nos resulta imposible comba rlo. Nuestro egoísmo se convierte en un cómodo refugio en donde esperamos encontrar la sa sfacción al deseo de ser amados. En el proceso, se empobrecen nuestros sen mientos y deseos. Nos confundimos y no entendemos por qué no somos amados.

En medio de todas nuestras desgracias y fracasos, Dios no ha dejado de amarnos. Él conoce nuestras ansiedades y frustraciones y actúa en nuestro favor. Él nos creó a Su imagen, como Él, con capacidad para pensar, para comunicarnos, amar, crear, apreciar, conservar y soñar. Aunque hoy esta imagen de Dios está empañada por nuestro pecado, Dios reconoce nuestro infinito valor. Desgraciadamente, estamos demasiado ocupados en nuestros propios intereses, como para tomar en cuenta Su amor. Él desea reconciliarnos consigo mismo para que nos alejemos de nuestro egoísmo. Jesucristo fue crucificado por nosotros, porque vio nuestro valor esencial, lo que podíamos llegar a ser eliminando de nuestras vidas el pecado y la culpa. Él vislumbró lo libre que podríamos ser una vez que nos fuera perdonado el complicado enredo de nuestros problemas con otras personas. Su amor es tan inmenso, que con el solo hecho de Su muerte y resurrección, se nos ha abierto el paso para poder amar a Dios. Hoy, Dios te invita a comprometer tu vida a Él y a recibir Su eterno amor. Esto lo hacemos por medio de la fe, creyendo con todo nuestro corazón, que Dios nos ama y nos perdona porque Jesucristo ha sacrificado Su vida por nosotros.

15

16

Pareciera que nunca nos pondremos de acuerdo. Cuando tenemos una infección de garganta, la cura está en el tratamiento correcto y en el empo necesario que éste tarde en sanarnos. No es tan fácil en cuanto a nuestra naturaleza humana.


Muchas veces queremos vivir sin el amor y la dirección de Dios, aunque nos sintamos solos y nuestra vida parezca vacía. Para amar a Dios debemos admi r humildemente que sin Él somos seres incompletos e insa sfechos. Para amar a Dios debemos admi r con sinceridad que Su amor y Su compasión nos pueden capacitar para amar a otros. Para amar a Dios debemos reconocer que sí es posible disfrutar Su fidelidad porque Sus promesas siempre se cumplen. Nuestra única esperanza es la de recibir este amor de Dios y dejar que Él nos anime y nos dé el poder para amar. Tenemos que recordar, que nuestro Creador sabe cuáles son nuestras fallas, y nos propone remedio exacto, ¿no es hora que lo aprovechemos?

CONCUSIÓN Dios nos ha dejado Su definición del amor. Envió a Su Hijo Jesucristo a vivir el sen do de ese amor entre nosotros, permi endo así que pudiéramos conocerlo y disfrutarlo. Dios quiere que... ¡viva el amor! Así lo describe en Su Palabra: "Tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor, es no alegrarse de las injus cias, sino de la verdad. Tener amor es sufrido todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo. El amor jamás dejará de exis r... Tres cosas hay que son permanentes: la fe, la esperanza y el amor; pero la importante de las tres es el amor". I Corin os 13:4-13 Por eso Dios nos ha dado una vida para disfrutarla y para aprender a amar. Por eso Dios nos da hijos que nos dan alegría y ternura con sus dulces besos y abrazos. Por eso Dios nos dio ese momento tan hermoso al enamorarnos y sen r el la r apasionado de nuestro corazón. Por eso Dios nos dio el sexo para poder celebrarlo dentro de la protección del matrimonio. Por eso Dios nos dio amigos, para poder compar r nuestras vidas con ellos. Y nos dio también la oportunidad de poder ayudar a otros cuando le falta el aprecio y consideración. Por eso Dios nos envió a Su Hijo, para que todos supiéramos que Él es Dios y es Amor. Fue suya la idea de unir vidas humanas de todas las edades, razas y sexos con Su amor..., amor de novios, amor de amantes esposos, amor de familia, amor de amigos y amor al prójimo. Cada uno a su empo y expresado en su forma apropiada. ¡Pero con amor! Dios quiere devolvernos el propósito original de este amor. Por eso nos perdona, renovando una relación consigo mismo, para que todas nuestras relaciones sean bendecidas por Su dirección y presencia.

Imagen de Pexels / Pixabay

17

18


Sobre CPTLN (Cristo Para Todas Las Naciones) Somos una organización sin Þnes de lucro cuyo propósito es el de compartir la Palabra de Dios como Mensaje de Esperanza en respuesta a las necesidades diarias (espirituales, emocionales y físicas) que enfrenta el ser humano, información y orientación positiva sobre asuntos de la vida diaria (emociones, familia, jóvenes, pareja, desarrollo personal, problemas, adicciones, decisiones, etc.) por medio de programas especíÞcos, recursos y medios de comunicación (televisión, radio, Internet, impresos) que llegan a la comunidad (escuelas, ferias, hospitales, etc.). También ofrece apoyo a aquellas personas que desean por decisión personal y voluntaria, iniciar un camino con Dios e ir creciendo espiritualmente como creyente. Para esto ofrece material (Estudios Bíblicos) que le nutran y le guíen en sus primeros pasos, y las pone en contacto con líderes e iglesias Cristianas en las que pueda participar y a futuro integrarse en una congregación. CPTLN – Panamá es una de las organizaciones de país que a nivel mundial forman parte de los programas (este caso, a nivel internacional -International Ministries Program-) que la organización Lutheran Hour Ministries desarrolla.

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES

Urbanización Los Ángeles, Cl 63 Oeste, Dúplex L 1 A, Ciudad de Panamá Tel. (507) 260-3464 cptlnencontacto@gmail.com www.mensajesdeesperanza.wordpress.com

f

F

cptlnpanama lomejorparatuvida

e.folleto Del Querer al Amor - CPTLN DR  

Muchas veces nos confundimos y creemos que cuando queremos, ya estamos amando a otra persona, y no es así, sin embargo, es el principio par...

e.folleto Del Querer al Amor - CPTLN DR  

Muchas veces nos confundimos y creemos que cuando queremos, ya estamos amando a otra persona, y no es así, sin embargo, es el principio par...

Advertisement