Page 45

En una encuesta realizada en octubre de 2008, la mayoría de la población boliviana estimó que la presencia de observadores internacionales en el proceso de diálogo era útil, y dos tercios consideraron que el apoyo de Naciones Unidas al Diálogo Nacional a través de su presencia como observador y testigo de las negociaciones, fue importante.4 Además, el que hubiera observadores/facilitadores de varias organizaciones internacionales y nacionales –la OEA, Naciones Unidas, UNASUR, la Unión Europea y las iglesias católica y evangélica—, ayudó a que su incidencia fuera más importante. Sin embargo, debe resaltarse que la dinámica del proceso de diálogo tuvo que ver esencialmente con los ritmos y modalidades que le imprimieron los propios actores políticos bolivianos. Se puede decir que el éxito de los observadores internacionales tuvo mucho que ver con su capacidad de adaptarse a tal situación, de asumir un papel secundario aunque relevante en algunos episodios, y de acompañar con prudencia los procesos de negociación. Al contrario de otras experiencias en las que los actores internacionales asumen un liderazgo o le imprimen el ritmo a los procesos tanto técnica como políticamente, los diálogos y negociaciones que se llevaron a cabo entre septiembre y octubre de 2008 le asignaron un papel sui generis a las entidades internacionales: básicamente de acompañamiento, de influencia moral y de generación de confianza. Labores quizás menos proactivas que las mediaciones tradicionales, pero no exentas de complejidad pues exigen involucramiento y a la vez prudencia, una lectura correcta de las posibilidades reales de incidencia y también de sus límites, respeto de los ritmos y lógicas de los actores nacionales, y sobre todo, un sentido de realismo y de modestia en su accionar. Se debe también resaltar el acompañamiento permanente del Departamento de Asuntos Políticos del Secretariado General de Naciones Unidas (DPA) y del Buró Regional del PNUD en esta tarea. Ambos se mantuvieron atentos a los acontecimientos manteniendo una fluida comunicación con el equipo local.5 Esta coordinación se reflejó en varios pronunciamientos del Secretario General sobre la situación

35

Durante el proceso, cuando el diálogo se quebraba, Naciones Unidas decía: “hagamos un esfuerzo por este país todos los que estamos aquí”. Y creo que fueron palabras de reflexión para todos. Roger Pinto Ex Senador de PODEMOS Entrevista

“Durante su encuentro con el Presidente Evo Morales (….) el Secretario General acogió los esfuerzos del Gobierno de buscar el diálogo con sus opositores en la búsqueda de soluciones pacíficas y consensuadas a los problemas que enfrenta el país. (…) El Secretario General recibe positivamente los esfuerzos diplomáticos de la UNASUR, la OEA, la UE y la Iglesia Católica, quienes – junto con la ONUsirven de testigos al proceso de diálogo en Bolivia.” Declaración del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, 26 de septiembre de 2008

Indice

Bolivia: una historia de diálogo, conflicto y pacificación  

Este informe identifica y analiza los elementos clave que permitieron la resolución pacífica del conflicto en Bolivia tales como la demanda...

Advertisement