Page 15

Hacia finales del año 2006, la Asamblea Constituyente estaba paralizada, en un ambiente social tensionado que incluyó impresionantes movilizaciones, huelgas de hambre, bloqueos de carreteras y paros cívicos. La mesa de la confrontación política y social estaba servida. Nadie se imaginaba entonces que los problemas recién empezaban.

La polarización política y el fracaso de la Asamblea Constituyente: 2007 En retrospectiva, uno de los aspectos que destacaron en 2007 fue el creciente protagonismo y la relevancia que adquirieron los distintos movimientos cívico-regionales. Y es que mientras los partidos políticos de oposición se debilitaban, fueron cediendo mayores espacios a estos movimientos que carecían de experiencia política, y en general, se basaban en los intereses de algunos poderes y actores regionales. A medida que se volvieron más fuertes, los movimientos cívicoregionales se radicalizaron en sus posiciones, dificultando el logro de acuerdos que desmontaran los conflictos emergentes vinculados a la aprobación de la nueva Constitución, a la implementación de políticas gubernamentales y a la atención de la demanda de autonomía de las regiones.8 Además de las pugnas en la arena política, había otro tipo de desafíos que la Asamblea Constituyente afrontaba para lograr acuerdos. Según el periodista Raúl Peñaranda: “los siete primeros meses de trabajo durante 2007 fueron utilizados por los asambleístas para tratar el Reglamento de Debates Interno.” 9 Lograr la convergencia de 255 asambleístas, la mayoría sin conocerse previamente, era ya un desafío mayúsculo. Eso sin contar que reunían la gran diversidad étnica, cultural y social de la sociedad boliviana. Avanzar procesos en los tiempos establecidos, bajo intensa presión política y social y con la eficiencia requerida, era de por sí una tarea titánica.

A lo largo de la Asamblea Constituyente, ellos [los movimientos cívicos] buscaban derrotar políticamente al Gobierno e impedir la aprobación de una nueva Constitución... Se equivocaron porque diseñaron acciones no adecuadas para un relacionamiento positivo entre sus intereses y el Gobierno. 7 Carlos Böhrt Ex Senador de PODEMOS

La dirigencia cívica estaba decidida a hacer lo que fuera para impedir los acuerdos.10 Juan Cristóbal Soruco Periodista

En 2007 se impulsaron tres acuerdos partidarios entre el Gobierno y la oposición que los movimientos cívicos regionales rechazaron, provocando huelgas, paros y bloqueos. Aun así se logró reiniciar los debates, que si bien permitieron ciertos avances en el proceso constituyente, no lograron sacar del atasco a la Asamblea Constituyente. La primera concertación,

5

Indice

Bolivia: una historia de diálogo, conflicto y pacificación  

Este informe identifica y analiza los elementos clave que permitieron la resolución pacífica del conflicto en Bolivia tales como la demanda...

Advertisement