Poesías de Gloria Fuertes

Page 1


¡Bienvenida sea la risa que deja alegría por donde pisa! Que venga la risa y su prima la sonrisa. Reír es como si como alimenta más que el lomo. Hay que reír cada hora (lo receta servidora). ¡Ay que risa, tía Felisa, se le vuela la camisa! (La risa es muy buena para el pecho.) Quien va sonriendo, va mejor que en coche. Quien ríe de día, duerme bien de noche.


El aire del pueblo olía a bizcocho. Las casitas de turrón, las tejas de chocolate, ventanas de mazapán y las puertas de guirlache. De azúcar las escaleras y de tarta los balcones, el suelo de caramelo y de chicle los salones. Los muebles son de galleta y el techo de polvorones. Las camas blandas de flan, la almohada de mantequilla, los libros de hoja de hojaldre, la piscina de natillas. Pueblo de dulce. ¡Qué empacho! (Las farmacias en la esquina).


Mi amiga Jenny, en una acera de la ciudad, encontró una golondrina de pocos días de edad. Como caída del cielo no, como caída del nido. La golondrina no sabia volar. En una caja de zapatos le hizo un nido-cama, con calcetines de lana chachi-trijuana.

La golondrina no vuela. La golondrina no bebe. La golondrina no da saltitos. La golondrina solo como potitos. La golondrina esta triste y hoscaYo le dije a Jenny que le diera moscas. Un día la bañó y la seco con el secador de pelo. ¡La golondrina subió al cielo!


Es un animal mamífero, pero vuela, vuela, vuela, tiene pechos, duerme en los techos, siempre duerme boca abajo y la luz le pone malo. Vive en árboles o en cuevas, en castillos derruidos o en casa viejas. Es amigo de fantasmas y de brujos y de dráculas. Vuela, vuela, vuela, no tiene plumas, tiene pelo y alas, y las cinco vocales en su nombre y palabra: Zascandilea de noche, de día no se le ve. ¿Qué es?


Por la mañana El dentista de la selva Trabajó intensamente Con un feroche cliente.

Era el rey de la jungla, Era un león imponente, Con colmillos careados Y que le faltaba un diente. Por la tarde Y dijo el doctor dentista A su enfermera reciente: -pon el cartel en la choza, no recibo más pacientes, ha venido un cocodrilo que tiene más de cien dientes.


La gallinita, en el gallinero, dice a su amiga -Cuánto te quiero. Gallinita rubia llorará luego, ahora canta: -Aquí te espero"Aquí te espero, poniendo un huevo", me dio la tos y puse dos. Pensé en mi ama, ¡qué pobre es! Me dio penita... ¡y puse tres!

Como tardaste, esperé un rato poniendo huevos, ¡y puse cuatro! Mi ama me vende a doña Luz. ¡Yo con arroz! ¡qué ingratitud!


Cuando sea mayor, o muy mayor, no olvidaré esta canción de la Vacación. —¡Qué bien juego en el verano con mi hermana, con ,mi hermano! Bajo el sol y sin abrigo. con mi amiga, con mi amigo. Con la pelota de goma ¡Chuto¡ ¡Toma¡ Con pelota de raqueta con el verso del poeta llegaremos a la meta. Cantando la canción de la Vacación. Aquí cerca o allá lejos vamos a pescar cangrejos. Y Manola con la ola juega sola. Y allá arriba en la montaña, nace un río y con la caña, pesco truchas bajo el sol, y sin abrigo, con mi amiga y con mi amigo. Cuando sea mayor o muy mayor no olvidaré esta canción de la Vacación.


Kikirikí, estoy aquí, decía el gallo Colibrí. El gallo Colibrí era pelirrojo, y era su traje de hermoso plumaje. Kikirikí. Levántate campesino, que ya está el sol de camino.

K—ikirikí. Levántate labrador, despierta con alegría, que viene el día. K—ikirikí Niños del pueblo despertad con el ole, que os esperan en el «cole». El pueblo no necesita reloj, le vale el gallo despertador.


Piedrecita azucarada de colorines, de fresa, limรณn y menta. O sea, rojo, amarillo y verde. Si son de miel y eucalipto valen para la tos. El caramelo es como la ternura,

siempre dulce. (Hagamos de la vida un caramelo).


Doña Pito Piturra tiene unos guantes, Doña Pito Piturra muy elegantes. Doña Pito Piturra tiene un sombrero, Doña Pito Piturra con un plumero. Doña Pito Piturra tiene un zapato, Doña Pito Piturra le viene ancho. Doña Pito Piturra tiene toquillas, Doña Pito Piturra con tres polillas. Doña Pito Piturra tiene unos guantes, Doña Pito Piturra le están muy grandes. Doña Pito Piturra tiene unos guantes, Doña Pito Piturra ¡lo he dicho antes!


Enero es un viejo que viste de blanco. Febrero es un loco que viste de tul. Marzo llorĂłn cuerdo. Abril es un poeta. Mayo es invertido. Y Junio es la siesta. Julio es arrogante. Agosto es sensual. Septiembre es el mar. Octubre es un libro. Noviembre es una vela. Diciembre es un niĂąo que nace y que tiembla.


Era una manzana reineta. Era la reina de las manzanas de la huerta. La manzana reineta, se llamaba Enriqueta. Como brillaba mรกs que un diamante, a la manzana reineta la pintรณ un pintor poeta. Roja, verde y amarilla era -como la bandera de la primavera-.


El hada Acaramelada de pequeña atolondrada pues soñaba con ser hada de cucurucho y varita. Su madre doña Rosita, dándole beso tras beso, le dijo: ¡Nada de hada, que ya no se lleva eso! ¿Cómo vas a ser un hada qon ese flequillo tieso y esos ojos de ratón, si ya no se lleva eso? -Somos pobres, no hay castillo, tu padre suda en el trillo, yo sudo en el lavadero… (La niña lloró sobre la cesta de ropa y la cesta se llenó de pipas y caramelos) Con un periódico se hizo un cucurucho muy tieso, de esta forma se sentó a la puerta del colegio con su cesta milagrosa, con su varita de fresno para espantar a las moscas del puesto de caramelos.


Con un periódico se hizo un cucurucho muy tieso, de esta forma se sentó a la puerta del colegio con su cesta milagrosa, con su varita de fresno para espantar a las moscas del puesto de caramelos. “¡Todo gratis, todo gratis!” Se leía en un letrero. Un día que era muy frío, me parece que era de Enero, el hada se quedo helada y vinieron los bomberos. En marzo se desheló, con cucurucho y varita volvió al puesto “ ¡Todo gratis!” regalaba yoyes y caramelos… el hada, cuanto más daba más se le llenaba el cesto. El Hada Acaramelada la llamaban y la llamaban todos los chicos del pueblo.


En medio del prado hay una Escuela, A donde van las flores y las abejas. Amapolas y lirios, margaritas pequeĂąas, campanillas azules que, con el aire, suenan; rosas enanas, rosas Tulipanes de seda. En el centro del prado hay una Escuela a donde van las rosas en Primavera.


El árbol lo miraba todo, tenía tantos ojos como hojas Y tenía tantos pájaros como hojas, ( un pájaro por hoja). El árbol era el músico del jardín, en cada hoja cantaba un pajarín, en cada rama, sonaba un violín. A las siete de la mañana, empezaba el coro, y el árbol, con sus hojas como ojos, lo miraba todo. De pronto, se oyó un susurro. -¿Cuándo vendrán los niños, que me aburro? – dijo el árbol con su vocecita de madera -Los niños son para mí la primavera.


Simpรกtico animal con cara de conejo, vive en el campo, es suave orejas grandes de conejo dientes grandes de conejo. Come hierba, pero lo que mรกs le gusta son las zanahorias. Las zanahorias son buenas para la vista. Nunca verรกs un conejo con gafas.


"Una nube oportuna regaba las flores. Dos pavos reales barrían el jardín con sus colas de colores. Tres cisnes en el lago. Cuatro patos en la orilla. Cinco monos en pandilla. Seis gorriones picotean. Siete girasoles en la azotea. Ocho gatos duermen la siesta. Nueve murciélagos se despiertan y diez dedos en las manos mágicas del jardinero."


Mago, majo, cara de ajo. Por birlibirloque, sĂĄcame la espina del cogote. Bruja Burbuja, maga, maja, c ara de paja. Por la hierba de culantrillo, sĂĄcame los granos debajo del flequillo. Bruja Burbuja, bruja blanca, de rana en anca y pelos de ajo, haz un brebajo para que los pobres tengan trabajo. Haz una bebida para que mi club gane la partida. Haz un purĂŠ de bellota para que en el cole tenga buena nota.