Issuu on Google+

Maltrato verbal Contra el maltrato psicológico infantil Las palabras (injuriosas) hieren, especialmente si vienen de los padres, de los profesores o de un jefe. Los gritos y la explosión del temperamento le pueden parecer una forma natural de disciplina si usted fue educado en medio de estos. Pero a los niños esto les puede causar un trauma emocional que trae como resultado un perjuicio que dura mucho tiempo. Entre otras cosas, el abuso verbal puede deteriorar la autoestima de los niños, su capacidad de confianza y de relacionarse, y minimizar sus habilidades sociales y académicas. ¿Qué es el abuso verbal? Usted podría estar abusando verbalmente de sus hijos si está actuando en una de las siguientes formas: •Decir palabras injuriosas, despreciar, maldecir, insultar. ("Eres estúpido". "Eres un niño despreciable".) Las críticas indirectas tales como menospreciar a su hijo ante su cónyuge, también hieren. Sólo por el hecho de no estar censurando a su hijo directamente, no quiere decir que él no lo escuche o que no sienta el aguijón.

Rechazar o amenazar con el abandono. ("Ojalá nunca hubieras nacido". "Debí haberte entregado en adopción".) Este tipo de abuso verbal crea un sentido de que su hijo no pertenece (y que no se le quiere) a la familia.

Amenazar con daño físico. Los estudios han vinculado la agresión verbal con la agresión física: en un estudio realizado en Harvard en 1989 se encontró que, por ejemplo, "los padres que gritan con frecuencia son los que golpean con frecuencia y viceversa". Inclusive si sus amenazas no son violentas, éstas hacen que su hijo le tema y desconfíe de usted.

Hacer pagar los platos rotos o culpar. ("Tienes la culpa de que esta familia sea un desastre". "Si no tuviera que cuidarte, podría vivir mejor". "Si no fueras tan tonto, tu hermana no se habría lastimado".) Su hijo pensará que es una mala persona que merece ser infeliz.

¿Signos para saber que un niño está sufriendo de abuso verbal?

Imagen negativa de sí mismo. Este es el efecto más común y más generalizado del abuso verbal. Es posible que su hijo diga cosas como, "soy estúpido" o "nadie me quiere"; o puede simplemente parecer introvertido, resentido o depresivo; todos estos pueden ser signos de mala imagen de sí mismo. Al definir el abuso emocional, el Comité Nacional para la Prevención del Abuso de Menores (National Committee for the Prevention of Child Abuse) dice que este "ataca el sentido de autovaloración del niño".

Actos de autodestrucción. "Cortaduras" (utilizar cuchillas de afeitar o cuchillos para cortar su propia piel) y todas las formas de autoagresión son signo de un problema, al igual que lo son otro tipo de actividades imprudentes que ponen al niño en peligro.

Comportamiento antisocial. En el estudio llevado a cabo por la Universidad de New Hampshire se encontró que los hijos de padres de quienes se abusaba verbalmente mostraban tasas mayores de agresión física, delincuencia y problemas interpersonales. Si es abusado verbalmente, su hijo podría golpear a otros niños, pelear frecuentemente con sus compañeros de clase o ser cruel con (o inclusive llegar a torturar) los animales.

Retraso en el desarrollo. El retraso puede aparecer en el desarrollo físico, social,

1/2


acadĂŠmico o emocional de su hijo. El niĂąo puede mostrar dificultad para hacer amigos, retrasarse en la escuela o involucrarse en actos regresivos como balancearse, mojarse en la cama o chuparse el pulgar.

http://www.facebook.com/note.php?note_id=206888942185

2/2


Maltrato verbal