Issuu on Google+

Es interesante ver como van surgiendo historias y leyendas si entablas una conversaci贸n con la gente mayor del pueblo.


Leyendas que intentan explicar de una manera más o menos fantástica, hechos que ocurrieron, historias, en las cuales se mezcla la realidad y una excesiva imaginación, dando lugar a una mezcla un tanto inverosímil, sin perder por ello su atractivo.

EL MONJE DULANZ


Esta leyenda gira en torno a la calzada romana que internándose por el barranco de Iranzu, subiendo a lo más alto de la sierra, caía a la Barranca; camino de Guipúzcoa y Francia.

Cuenta la leyenda que los monjes que, por aquel entonces, vivían en Iranzu, procedían de muy diversas regiones.


Uno de estos monjes era Dulanz, el protagonista de esta historia.

La leyenda no dice cuál fue su misión, pero seguramente fue algo muy importante, al salir sólo del monasterio, andando en la peor estación del año.


Cuando las primeras nieves asomaban en las monta帽as y el fr铆o bajaba hasta los valles.

El monje Dulanz comenz贸 su viaje orientado hacia el norte; atraves贸 los Zampeaus, el valle de Donipetri, ...


Durante varios meses, los monjes desconocieron el paradero de Dulanz y eran varias las explicaciones que se daban a su destino.

Cuando la primavera comenz贸 a despertar de su largo letargo y se adue帽贸 de montes, valles, ...


Un arriero de la zona descubri贸 al monje que aun estando congelado, manten铆a un gesto de serenidad.

Esta historia sirvi贸 para dar nombre al t茅rmino Dulanz...


El Monje Dulanz