Issuu on Google+

LOS MOTORISTAS Una mañana del verano pasado Luisa y Marisa cogieron las motos y se fueron a pasar el día al bosque de Oma. Luisa y Marisa eran dos abuelas de Abarzuza a las que les gustaba mucho andar en moto. De repente, de dos árboles salieron dos motoristas que les dijeron: - ¡Socorro ayudadnos! Llevamos dos años atrapados en el bosque de Oma y no sabemos salir porque nos liamos con los dibujos de los árboles. Luisa y Marisa les dijeron: - Venid, montaros en nuestras motos, nosotras os ayudaremos a salir del bosque de Oma. Los motoristas todo contentos se montaron en la parte trasera de las motos de Luisa y Marisa y se fueron todos juntos hacia el pueblo. Sus motos de un salto se volvieron otra vez a los árboles. Cuando llegaron a Abarzuza se fueron al Jubilado a tomar un chocolate. ¡COLORIN, COLORADO, ESTA MOTO SE HA AVERIADO!


LA NIÑA DE ROSA Hace no mucho tiempo en Kortezubi vivía una niña llamada Rosita. Tenía 5 años. Le encantaba el color rosa y por eso siempre vestía de rosa. Un día se escapo al bosque de Oma. Al pasar por delante del árbol “El gigante rojo”, apareció en su cuerpo dibujado un gigante. Cuando llego al “arco iris de Naiel”, su ropa se pinto de muchas rayas de colores. Al acercarse a los”Ojos grandes “, se lleno de ojos. Finalmente vio un árbol rosa y dijo: - ¡E, mira un árbol rosa! Me voy a abrazar a el. Entonces Rosita quedo pegada en el tronco. Sus padres estaban preocupados y fueron a buscarle al bosque de Oma. Al pasar por el árbol oyeron: - ¡Mamá, papá! Sus padres llamaron a la gente del pueblo y todos fueron a ayudarle. Tiraron y sacaron a Rosita pero su dibujo se quedo pegado en el tronco. ¡COLORIN, COLORADO, EL DIBUJO SE HA PEGADO!


EL PAJARO DE OMA Había una vez un pájaro que vivía en Oma. Un día que iba volando se choco con el arco iris de Naiel y dijo: -¡Ay que árbol tan bonito! Como el arco iris no tenia nombre le puso “el arco iris de Naiel” y así con todos los árboles del bosque. Luego, coloco de las ramas de los árboles un cartel que ponía el nombre de cada obra. Como se canso tanto se fue a dormir a su árbol que era el que no tenia dibujos. Pero se cambio de árbol y eligió el del corazón por que se enamoro y se caso. COLORIN, COLORADO, ESTE PAJARO SE HA ENAMORADO.


EL OJO GRANDE Érase una vez una niña a la que le gustaban los árboles. Un día dijo: - ¡Jo, he visto tantas veces el árbol de mi jardín que ya me aburre! Y se le ocurrió una idea: - ¡Ojala hubiera árboles con ojos! Podría ir al bosque de Oma. ¿Papa, mama, podemos ir al bosque de Oma, por favor? - Por supuesto que si, ¡venga vamos! Al llegar vieron todo lleno de árboles con el tronco pintado. La niña vio un árbol con rayas y dijo: - ¡Mira mama, un arbola con rayas! - Hija es “el arco iris de Naiel”. Y ese ojo que ves es “el Ojo grande”. - En casa voy a hacer este árbol. Justo “el Ojo grande” que es muy chulo. Cuando llego a casa pinto un ojo blanco gigante en el tronco del árbol de su Cardin. ¡Quedo muy bonito! COLORÍN, COLORADO, ESTE OJO SE HA CERRADO.


EL ARCO IRIS DE NAIEL Había una vez una niña que se llamaba Ana y vivía en Oma con el Olentzero. Tenía 6 años. Un día Ana fue a visitar el bosque de Oma y vio “el arco iris de Naiel“. Como le gustaron tanto las rayas se acerco al árbol y comenzó a saltar. Estaba tan contenta que les llamo a sus padres y les dijo: -¡Mama, papa, he visto un arco iris! Sus padres fueron a verlo pero el arco iris había desaparecido. Las rayas quedaron pegadas en el cuerpo de la niña. Desde aquel día un árbol tiene su tronco sin pintar. ¡Y COLORÍN, COLORADO, ESTAS RAYAS SE HAN BORRADO!


Cinco cuentos seguidos