Page 33

33

Año XXVI

Volumen 50

SI ES NIÑA… utilizamos el color rosa para su habitación y ropa, les regalamos muñecas y juguetes domésticos (cocinitas, planchas…), nos referimos a ellas con adjetivos como “preciosa”, “cielo”,… les permitimos llorar más, o les potenciamos juegos más pasivos (cuidar de las muñecas, darles de comer, bañarlas…) SI ES NIÑO… recurrimos al color azul para su vestuario y habitación, nos inclinamos por juguetes como; armas, coches, superhéroes, material deportivo (balones, monopatines…), utilizamos apelativos como “gamberro”, “valiente”,… para referirnos a ellos, no les permitimos llorar, o les estimulamos el juego al aire libre. De esta manera, y con frecuencia inconscientemente, damos lugar al desarrollo de capacidades, valores y destrezas distintos entre niños y niñas. Por todo ello, familia y educadores debemos prestar especial atención a aspectos como, el lenguaje empleado, las expectativas puestas en los niños, los juguetes, los cuentos populares… pero sobre todo, al ejemplo dado, sin privarles nunca de la oportunidad de elegir (qué ponerse, a qué jugar…), de ser ellos mismos. Cristina García Maestra de Infantil.

Pág. 33

La tinaja 50  
La tinaja 50  

Ejemplar de diciembre de 2013 de la revista escolar del Colegio Público Embajadores de Tomelloso en Castilla - La Mancha

Advertisement