Issuu on Google+

ARTE

Colosos de expresión Txt: Connie Royo Ph: Gentileza Eric Franco

En mediano y gran tamaño, las esculturas de Eric Franco conmueven desde la forma y el color. Como una experiencia sanadora y de liberación, el artista sintetiza en estas grandes estructuras de hierro policromado su más profundo sentir. Un camino de amor a la vida.

Eric Franco nació y creció en San Nicolás de los Arroyos, provincia de Buenos Aires. Hijo menor de una familia de tres hijos, llegó 20 años después que sus hermanos mayores, y el arte fue parte de su vida desde que nació. “En mi familia todos están en el ambiente creativo. Por eso hablar de arte nunca fue tabú y menos dedicarse a esto; al contrario, era algo maravilloso”, dispara ni bien comienza la charla. Así, su madre diseñó ropa, su hermana es artista plástica, su hermano diseñador técnico y su padre, un italiano proyectista llegado a la Argentina hacía años, le abrió feliz las puertas de su taller metalúrgico, donde Eric pasó su infancia fabricando sus propios juguetes. “Para mí el taller era un juego y algo normal era crear mis juguetes, me hacía autos, el castillo de los Playmobil, todo…”, cuenta divertido este joven creativo. Entusiasmado con la arquitectura, el diseño y el dibujo, Franco comenzó así, como un juego y sin saberlo, una búsqueda plástica que años más tarde se convertiría en su vocación. En San Nicolás probó la Escuela de Bellas Artes, y en Rosario, la carrera de Diseño Industrial, pero en el contacto con los profesores fuera de clase él parecía ir encontrando su camino. “Por mi cuenta siempre intentaba buscar gente que me guiara –explica–. Mi hermana, que tenía su espacio, me ayudaba mucho; también contactaba a los profes y me iba a sus talleres… Y así me fui involucrando cada vez más”, recuerda. Dedicado a la creación en sus ratos libres, Eric trabajaba en una empresa y soñaba con, algún día, volverse un artista. Pasó de la pintura a la escultura figurativa, y más tarde, las formas abstractas tomaron por asalto toda su creatividad. Inquieto, trabajador y como una prueba a su propio talento, un día mandó una de sus piezas a competir a un salón nacional. Y, contra todos sus pronósticos, se quedó con el primer premio. “Ese galardón fue el puntapié inicial –relata entusiasmado–. Hablé con uno de los jurados y me dijo ´dale para adelante porque tu obra está buenísima´. Eso me alentó y me largué a probar qué era esto de ser artista”, confiesa. Hoy, Franco piensa, vibra y respira arte, y en cada una de sus piezas, colosales y medianas estructuras de metal policromado que forman parte de colecciones privadas en Argentina y el mundo (y hasta engalanan espacios públicos), va dejando entrever su historia y su sentir. “Mas allá de la forma, en la obra desnudo mi ser ante quien tiene la sensibilidad de poderlo ver, y en algún punto se vuelve un conector entre lo carnal y lo espiritual”, confiere.

BA MAG ZON URBAN A NAOR / 54 TE / 54

En una obra sincera y colorida, Eric intenta devolverle a la vida todo lo que de ella recibió, y sintiéndose un bendecido, agradece el gran regalo de poder dedicarse a lo que más le gusta: el arte. Intenso, dinámico e inspirador, la historia de un creativo que rompió el molde. Eric, ¿cómo llegaste hasta aquí? Para mí la abstracción es una síntesis de lo figurativo. Se puede lograr mucho movimiento a través de simples líneas, y poder usar esas herramientas es bárbaro. Para mí es un juego de líneas y planos, muy complejo pero a la vez muy rico. Creo que no podría volver a la figuración. En tu obra aparecen mucho los colores primarios… Sí. Hay algún que otro quebrado pero sí, aparecen los primarios. Yo antes trabajaba el color acero y el negro mate, y no salía de allí. En mi caso es real eso de ´descubro el amor y descubro el color´. En la serie “Mi media naranja”, que habla de encontrarse a través del otro, aparece una pieza color naranja de dos elementos conectados que fue el puntapié inicial. Y después, cada pieza fue pidiendo su color. Más allá de que la gama es enorme, cada trabajo pide su color especial. Te decidiste por el metal, ¿pero probaste otros materiales? Sí. Probé con diferentes materiales, pero al tener mi padre la metalúrgica, usar el metal es como para mí usar un Rasty, nunca dejó de ser un juego. ¿Bocetás o vas creando a medida que avanza la obra? Trabajo mucho con bocetos, a veces los respeto en su totalidad y otras veces los voy modificando. Tengo cuadernos por toda la casa, en el auto, en cada mochila. Y lápices, muchos lápices, es casi obsesivo (risas). Creo que la cabeza es una cajonera donde se van guardando muchas cosas y en algunos momentos tenés detonantes que te abren muchos cajoncitos. ¿Siempre hay un hilo conductor en tus series? Sí, desde el principio al final, en toda la obra y en lo que voy contando. Por más de que sean diferentes series siempre se terminan conectando. ¿Hay un ida y vuelta con la obra en todo este proceso? Absolutamente. Cuando sos sincero con lo que hacés y con el material se genera un diálogo entre el artista y su obra, y cuando ya lograste eso sabés qué cosas te pide y cuáles rechaza, dónde se puede ajustar y dónde no; empieza un juego que surge en la magia del taller.


BA MAG

ELLA TIENE ALAS – 2013 Hierro y pintura poliuretánica 60 x 20x 13 cm

BA MAG ZONA NO R TE / 55


ARTE

DESCANSO - 2012 Hierro y pintura poliuretánica 70 x 107 x 30 cm

¿Sentís que tu obra es vivencial? Creo que en todas las piezas uno termina contando lo que vive, cree y piensa. Si estás involucrado con lo que hacés, es imposible no hacerlo. ¿En qué estás trabajando hoy? En varias piezas de mi estilo pero incursionando en el acero inoxidable, un material que sabemos que es eterno, tiene otra frialdad y no te permite el error, pero que a mí me conmueve. Salir al mundo Eric, ¿qué te impulsa a crear? La magia de la vida. Soy de esas personas que se conmueven mucho, soy una maquinita de vivir sorprendido; sea una charla, un encuentro, una mirada, vivencias… creo que la vida en sí es el motor inspirador. Me siento un adulto con el mismo factor sorpresa de un niño. Hoy tu vida se desarrolla en San Nicolás, ¿cómo manejás tu carrera? Allá vivís más tranquilo, lo que te permite conectarte más profundamente con la obra, pero inevitablemente la movida está en Buenos Aires y uno necesita venir a nutrirse. ¿En ese nutrirse está también la relación con otros artistas? Claro. Al encontrarse con colegas uno se nutre desde lo humano hasta lo artístico. Se generan cosas muy ricas, grandes amigos y motores inspiradores. Tengo muchos amigos artistas que en algún punto son modelos a seguir. Por otro lado, hasta el día de hoy sigo buscando que me hagan una crítica o hacer una clínica, siento que uno nunca termina de saber y siempre necesita de un otro que le marque ciertas cosas que uno, por más que quiera, no las ve. Siempre intento encontrar esas guías que son las que realmente te hacen crecer.

BA MAG ZON A N OR TE / 56

¿Quiénes eligen tu obra? Tuve la suerte de conocer a muchos de los que eligieron mis obras, y es tan diverso el público. Coleccionistas, gente que no colecciona, gente a la que no le gustaba el arte y se enamoró de una pieza, historias hay por doquier (risas). Contanos alguna… Cosas bellísimas que son los regalos que te da el arte. Niños pequeños que se conectaron con la obra de manera especial, una mujer que después de haber arrojado al mar las cenizas de su madre la encontró a través de una pieza. Y como esas, experiencias me han pasado miles. Me he conectado con gente a la que el trabajo les ha llegado al alma. Mi público es el que se identifica y se conmueve. Esto revoca entonces la creencia popular que afirma que el arte abstracto es más difícil de interpretar… Eso es una gran verdad. Yo creo que lo figurativo termina siendo algo más sencillo de ver, el mensaje ya viene decodificado. Siento que la gente que se conecta con una abstracción tiene una sensibilidad especial. ¿El arte te conecta con lo social también? Sin dudas. En San Nicolás trabajé en un hogar de huérfanos en donde teníamos un taller para los chicos. El arte era una excusa para poder hacer un montón de otras cosas; generar que ellos mismos creyeran en lo que hacían, que no se pelearan, que aprendieran lo que era respetar, no romper. Era una excusa para sensibilizarlos y ayudarlos a creer que ellos mismos podían y a que canalizaran sentimientos que quizá estaban dando vueltas. Ese es el regalo más lindo.


BA MAG

RETRATO DE UN BIPOLAR - 2013 Hierro y pintura poliuretรกnica 165 x 130 x 26cm

BA MAG ZONA NO R TE / 57


ARTE

LA BÚSQUEDA- 2011 Hierro 120 x 240 x 100cm

BA MAG ZON A N OR TE / 58


BA MAG

TRANSFORMACIONES - 2012 Hierro 165 x 200 x 140 cm

BA MAG ZONA NO R TE / 59


ARTE

MANIFIESTO DEL TIEMPO - 2013 Acero inoxidable 180 x 85 x 40cm

KLEIN - 2012 Hierro 230 x 70 x 60cm

BA MAG ZON A N OR TE / 60


BA MAG

¿Cuál sentís que es la clave para permanecer en el mundo del arte? Ser serio. Eso del artista bohemio no existe. Creo que el arte es cien por cien disciplina y trabajo. Te alentó mucho ese primer premio que recibiste. Hoy, ¿siguen significando lo mismo en tu carrera? Creo que es necesario mandar piezas a los salones, está bueno ser premiado pero hay que saber que quizá ni siquiera vas a quedar y, en ese caso, entender, porque acá no vale la ofensa. Si saco un premio pienso: ´qué suerte que tuve que el jurado tuvo una tendencia en lo que yo buscaba´. Lo veo importante para la carrera, para el currículum, para evaluar en donde estás parado. Si quedo lo festejo y si no, el año que viene vuelvo a mandar, pero no me preocupa. ¿Cómo llega la propuesta de mostrar tu obra en Europa? Estando de viaje en Europa, entro en una galería de Grecia y dije: ´qué lindo poder estar en una galería así´. Empiezo a hablar con quien yo creía que era el iluminador y en realidad era el dueño. Una charla relajada en donde él detectó que yo era artista, me pidió ver mis trabajos y me ofreció el año que viene estar ahí. ´Me gustaría, quisiera´, había pensado yo antes de todo esto, y sin quererlo se provocó. Eso me pasó como un regalo también, que sin buscarlo me encontré con la persona indicada. ¿Y cómo sigue el plan? Ahí empieza toda otra historia (risas). Ahora me estoy organizando, viendo la posibilidad de hacer contacto en otros lugares y, gracias a dios, me he encontrado con un par de personas que me han ofrecido sus talleres y todo lo necesario para realizar mi obra… Las vueltas de la vida no dejan nunca de sorprenderme. Todo se va dando… Sí, no dejo las cosas quietas pero tampoco las apuro, que todo vaya madurando a su tiempo, eso me parece esencial; sino no tiene sentido. Yo creo en que uno tiene que dar mucho y en algún momento eso puede llegar a volver; creo en la felicidad del otro para uno ser feliz. Por eso tu obra se completa… Cuando alguien está mirándola, sino nunca se termina. ¿Cómo continúa tu agenda? La temporada de verano se viene fuertísima en la costa. Voy a estar por Uruguay y Argentina dando a conocer mi trabajo, y eso es buenísimo porque la gente está relajada y abierta a conectarse. Eric, ¿todo esto es un sueño cumplido? Sí. El sueño también es haberme encontrado muchas cosas bellas. Pienso que la vida es una devolución, yo intento hacer la mía, y sin querer todo eso vuelve. Para mí uno siempre sueña y sin quererlo va pasando. No pido grandes cosas, pero todo llega. Y no llega con mis tiempos sino con los tiempos en los que tiene que llegar. Lo lindo es estar lo suficientemente maduro para poder recibirlo. La verdad es que soy un bendecido por recibir el regalo de haber encontrado lo que me gusta

+ info_ JAVIER BALIÑA – GALERÍA DE ARTE Arenales 1428, Buenos Aires 011.4813-0811 / (15) 4148-1145 galeria@jbarte.com.ar www.jbarte.com.ar CARILÓ ARTE CONTEMPORANEO Avellano 264 – Cariló Tel. 02254.570373 Cel. 011.1565407434 www.cariloarte.com.ar ERIC FRANCO www.ericfranco.com.ar

¡El mejor regalo del mundo! msbXpress una nueva propuesta para hacer el mejor regalo a alguien querido en una ocasión especial. Una opción más rápida y fácil con todo el respaldo y experiencia de My Special Book.

¡El momento es ahora! ¿Cuántas historias se pierden o se olvidan por no contarlas? ¡Y cuánto más sencillo es contarlas entre varios! Es la excusa perfecta para invitar a familiares, amigos, compañeros y colegas a compartir vivencias, anécdotas y recuerdos en un libro sorpresa especialmente editado para el agasajado. Un regalo para siempre.

www.msbxpress.com

Visítenos en www.myspecialbook.com y www.facebook.com/myspecialbook Contáctenos a contact@myspecialbook.com Nuestro teléfono: +5411-4723-2100

BA MAG ZONA NO R TE / 61


Eric Franco - Ba Mag