Page 1

Centenaria, Piadosa, Ilustre y Primitiva Hermandad de Ntra. Sra. de Villaviciosa. Parroquia de San Lorenzo. Córdoba.

¡HÁGASE! Boletín formativo

Vocalía de Formación

Nº 153, Noviembre, 2013

OREMOS EN HERMANDAD Acto de consagración de la humanidad a María, Virgen de Fátima (Papa Francisco, 13-10-13) Bienaventurada María Virgen de Fátima, con renovada gratitud por tu presencia maternal unimos nuestra voz a la de todas las generaciones que te llaman bienaventurada. Celebramos en ti las grandes obras de Dios, que nunca se cansa de inclinarse con misericordia hacia la humanidad, afligida por el mal y herida por el pecado, para curarla y salvarla. Acoge con benevolencia de Madre el acto de consagración que hoy hacemos con confianza, ante esta imagen tuya tan querida por nosotros. Estamos seguros de que cada uno de nosotros es precioso a tus ojos y que nada de lo que habita en nuestros corazones es ajeno a ti. Nos dejamos alcanzar por tu dulcísima mirada y recibimos la consoladora caricia de tu sonrisa. Custodia nuestra vida entre tus brazos: bendice y refuerza todo deseo de bien; reaviva y alimenta la fe; sostiene e ilumina la esperanza; suscita y anima la caridad; guíanos a todos nosotros por el camino de la santidad. Enséñanos tu mismo amor de predilección por los pequeños y los pobres, por los excluidos y los que sufren, por los pecadores y los extraviados de corazón: congrega a todos bajo tu protección y entrégalos a todos a tu amado Hijo, el Señor nuestro Jesús. Amén.


ALIMENTA TU FE

LIBRO DEL MES

Título: Aguardando el Cielo. En torno a la esperanza Autor: José Miguel Pero-Sanz Editorial: Palabra Precio: 8,90 €. Reseña: La meta final de la vida humana es alcanzar la felicidad, vivir en "la Casa del Padre", que prometió Jesús a sus discípulos y, también, al Buen ladrón. Esa realidad misteriosa que todavía no hemos experimentado, es, sin embargo, algo que justifica los más íntimos deseos y esperanzas del corazón humano. Por eso, merece la pena meditar sobre el cielo y la vida que nos aguarda tras la muerte, siguiendo las enseñanzas de la Iglesia.

APUNTES PARA VIVIR CON DIOS PAPA FRANCISCO: FRAGMENTOS DE LA HOMILÍA EN LA SANTA MISA DE CLAUSURA DE LA PEREGRINACIÓN DE LAS FAMILIAS DEL MUNDO A ROMA EN EL AÑO DE LA FE (27.10.2013) […] La familia que ora. […] quisiera preguntarles a ustedes, queridas familias: ¿Rezan alguna vez en familia? Algunos sí, lo sé. Pero muchos me dicen: Pero ¿cómo se hace? Se hace como el publicano, es claro: humildemente, delante de Dios. Cada uno con humildad se deja ver del Señor y le pide su bondad, que venga a nosotros. Pero, en familia, ¿cómo se hace? Porque parece que la oración sea algo personal, y además nunca se encuentra el momento oportuno, tranquilo, en familia… Sí, es verdad, pero es también cuestión de humildad, de reconocer que tenemos necesidad de Dios, como el publicano. Y todas las familias tenemos necesidad de Dios: todos, todos. Necesidad de su ayuda, de su fuerza, de su bendición, de su misericordia, de su perdón. Y se requiere sencillez. Para rezar en familia se necesita sencillez. Rezar juntos el “Padrenuestro”, alrededor de la mesa, no es algo extraordinario: es fácil. Y rezar juntos el Rosario, en familia, es muy bello, da mucha fuerza. Y rezar también el uno por el otro: el marido por la esposa, la esposa por el marido, los dos por los hijos, los hijos por los padres, por los abuelos… Rezar el uno por el otro. Esto es rezar en familia, y esto hace fuerte la familia: la oración. […] la familia conserva la fe. […] ¿De qué manera, en familia, conservamos nosotros la fe? ¿La tenemos para nosotros, en nuestra familia, como un bien privado, como una cuenta bancaria, o sabemos compartirla con el testimonio, con la acogida, con la apertura hacia los demás? Todos sabemos que las familias, especialmente las más jóvenes, van con frecuencia «a la carrera», muy ocupadas; pero ¿han pensado alguna vez que esta «carrera» puede ser también la carrera de la fe? Las familias cristianas son familias misioneras. Ayer escuchamos, aquí en la plaza, el testimonio de familias misioneras. Son misioneras también en la vida de cada día, haciendo las cosas de todos los días, poniendo en todo la sal y la


levadura de la fe. Conservar la fe en familia y poner la sal y la levadura de la fe en las cosas de todos los días. […] la familia que vive la alegría. […] Queridas familias, ustedes lo saben bien: la verdadera alegría que se disfruta en familia no es algo superficial, no viene de las cosas, de las circunstancias favorables… la verdadera alegría viene de la armonía profunda entre las personas, que todos experimentan en su corazón y que nos hace sentir la belleza de estar juntos, de sostenerse mutuamente en el camino de la vida. En el fondo de este sentimiento de alegría profunda está la presencia de Dios, la presencia de Dios en la familia, está su amor acogedor, misericordioso, respetuoso hacia todos. Y sobre todo, un amor paciente: la paciencia es una virtud de Dios y nos enseña, en familia, a tener este amor paciente, el uno por el otro. Tener paciencia entre nosotros. Amor paciente. Sólo Dios sabe crear la armonía de las diferencias. Si falta el amor de Dios, también la familia pierde la armonía, prevalecen los individualismos, y se apaga la alegría. Por el contrario, la familia que vive la alegría de la fe la comunica espontáneamente, es sal de la tierra y luz del mundo, es levadura para toda la sociedad. Queridas familias, vivan siempre con fe y simplicidad, como la Sagrada Familia de Nazaret. ¡La alegría y la paz del Señor esté siempre con ustedes!

LA SONRISA DE MARÍA Benedicto XVI pronunció el 15 de 9 de 2008 una preciosa homilía en el Santuario de Lourdes hablando de la "sonrisa de María" y recomendado a los fieles, especialmente a los que sufren, buscar la sonrisa de María. Reproducimos aquí un fragmento: Los cristianos han buscado siempre la sonrisa de Nuestra Señora, esa sonrisa que los artistas en la Edad Media han sabido representar y resaltar tan prodigiosamente. Este sonreír de María es para todos; pero se dirige muy especialmente a quienes sufren, para que encuentren en Ella consuelo y sosiego. Buscar la sonrisa de María no es sentimentalismo devoto o desfasado, sino más bien la expresión justa de la relación viva y profundamente humana que nos une con la que Cristo nos ha dado como Madre. Desear contemplar la sonrisa de la Virgen no es dejarse llevar por una imaginación descontrolada. La Escritura misma nos la desvela en los labios de María cuando entona el Magnificat: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador” (Lc 1,46-47). Cuando la Virgen María da gracias a Dios nos convierte en testigos. María, anticipadamente, comparte con nosotros, sus futuros hijos, la alegría que vive su corazón, para


que se convierta también en la nuestra. Cada vez que se recita el Magnificat nos hace testigos de su sonrisa. Aquí, en Lourdes, durante la aparición del miércoles, 3 de marzo de 1858, Bernadette contempla de un modo totalmente particular esa sonrisa de María. Ésa fue la primera respuesta que la Hermosa Señora dio a la joven vidente que quería saber su identidad. Antes de presentarse a ella algunos días más tarde como “la Inmaculada Concepción”, María le dio a conocer primero su sonrisa, como si fuera la puerta de entrada más adecuada para la revelación de su misterio. En la sonrisa que nos dirige la más destacada de todas las criaturas, se refleja nuestra dignidad de hijos de Dios, la dignidad que nunca abandona a quienes están enfermos. Esta sonrisa, reflejo verdadero de la ternura de Dios, es fuente de esperanza inquebrantable.

Sabías que...

El próximo día 8 de noviembre, viernes, a las 8 de la tarde, en nuestra parroquia de San Lorenzo, celebraremos la Misa por los difuntos de nuestra Hermandad. El número que jugamos en el sorteo de la lotería de Navidad, el 10.525, ya está a la venta. En nuestra secretaría dispones de las participaciones que ne cesites. También puedes retirar un talonario si además deseas colaborar en su venta. Se ha puesto en marcha la “Operación Kilo” con objeto de recaudar la mayor cantidad posible de alimentos no perecederos (lentejas, arroz, azúcar, etc.) para los necesitados con motivo del especial estado de crisis económica en la que se desarrollará esta Navidad. También puedes colaborar, en la medida de tus posibilidades, depositando tu aportación, si lo deseas, en metálico en nuestra Casa Hermandad o en la cuenta de Cajasur 0237 6001 40 9154100843. Como el aceite es una de los productos que más solicitan las familias necesitadas, este año ponemos, nuevamente, en marcha la campaña: Vivamos la Navidad con esperanza “Verde Oliva” Aporta botellas de aceite de oliva para los necesitados. Otro año más celebraremos el “IV Torneo Benéfico de Pádel Virgen de Villaviciosa” los días 28, 29 y 30 de noviembre. Para inscribirte dirígete a la Hermandad por los medios habituales o al C.D. Pádel las Quemadas, llamando al 957348282. P ue de s con su lta r e l re sto d e lo s bo let in e s e n w w w.hagas e .e s


Nº 0153 noviembre 2013  
Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you