Page 1

COSTADOS

Lo que no te cuentan los medios. Año3 N°6

1


COSTADOS COSTADOS es una publicación realizada por estudiantes desde la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Interncionales de la Universidad Nacional de Rosario.

Es un espacio abierto y participativo, donde buscamos que se escuchen todas las voces, especialmente las que no tienen otro lugar, por eso siempre buscamos hablar sobre lo que no te cuentan los medios, intentando mostrar diversos costados de la información. En este número, la temática principal es la despenalización de la marihuana para consumo personal. COSTADOS es una revista de interés generla pero siempre se ha caracterizado por enfocar cada edición en un tema central. Si te gusta escribir, sacar fotos, editar, diseñar, hacer márketing, o lo que sea, podés sumarte a esta publicación. Si te interesa hablar en radio, producir, editar audio, etc, también te invitamos a participar de Radio COSTADOS, que se transmite desde FM La Hormiga (en la Biblioteca Popular Pocho Lepratti), y sigue con la misma lógica que la revista.

Le agradecemos a Mariano Lucano, diseñador gráfico, director artístico de la revista Barcelona, por dibujar especialmente para COSTADOS las ilustraciones que integran la tapa y contratapa de esta edición.

Hacemos COSTADOS:

En este número 2- “Nos reciben con desconfianza pero luego se genera un vínculo” 3- El Tatamóvil 4- Mirada de Cuaderno - EnREDados 5- Otra educación 6- Historias sin terminar 7- “Almas Comunitarias” 9- La Canción llegó hasta el sol 11- Locura Empedernida 13- Despenalización de la marihuana: principio de la libertad individual 14- No hay libre elección sin libre información - Pega menos que la cana

Para participar, o enviar material, podés contactarnos por estos medios : Mail: revistacostados@gmail.com Twitter: @revistacostados Facebook: /revis.costados Web: revistacostados.com.ar

Esta COSTADOS se terminó de imprimir el 31 de mayo de 2013. Es CopyLeft, es decir que podés copiar las notas, siempre y cuando no sea para uso comercial, y recuerdes citar la fuente.

Santiago Viv ono Belén Grazia no Manuel Sanc hez Grigioni Lucas Rivero Fabiana Frig o Florencia Mu ffato Rocío Rausch Bautista Pop p Joana Ricca Luisina Sanc ho Mariana Cula ciati Tomás Dova l Leonela Este v e Agustina Vu illermet Barto Armen tano Giuliana Perc hivale Camila Godo y Victoria Rieg e Macarena D emartini Laura Miyara Virginia Zuri ta Luz Raggi Giuliana Port a Julieta Baue r Lorena Esco bar Nicolás Glard ón Bruno Manz i Julieta Fajard o Juan Campo s Chicle Ez Diseño: l Amatta

Juan Manue

Secretaría de Prensa del Centro de Estudiantes - Franja Morada 2


“Nos reciben con desconfianza pero luego se genera un vínculo” Giuliana Porta “Techo es una Asociación Civil conformada por jóvenes voluntarios con los que trabajamos junto con familias que viven en barrios carenciados. Es una organización latinoamericana que busca combatir la extrema pobreza a través del desarrollo comunitario, la participación ciudadana y la incidencia política”, cuenta Florencia Yaccarino, Directora de “Un techo para mi país” en la ciudad de Rosario.

Esta asociación sin fines de lucro está presente en diecinueve países de Latinoamérica y El Caribe: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. En nuestro país cuenta con sede en ocho provincias: Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe, Misiones, Salta, Río Negro, Neuquén y Corrientes. A la ciudad de Rosario llega en julio del 2012, luego de una gran movilización para poder llegar a este punto del país. Actualmente los voluntarios colaboran en los barrios San Martin Sur y en Los Pumitas, en donde se espera con ansias por parte de vecinos, familias y voluntarios, las próximas construcciones a realizarse los días 24, 25 y 26 de mayo. “Al principio nos reciben con desconfianza, pero luego de ver la constancia y de vivir una construcción de viviendas de emergencia, se genera un vínculo mucho mayor”, cuenta la directora

de la Asociación. “Nuestro trabajo empieza cuando visitamos un barrio y nos contactamos con organizaciones que ya estén trabajando allí. Conocemos el barrio a través de ellos y organizamos en conjunto una asamblea donde se invita a todos los vecinos. En la misma les contamos el proyecto y damos a votación la posibilidad de trabajar junto con la comunidad. Si los vecinos aceptan empezamos a visitarlos todos los sábados haciendo encuestas a la familias para saber cómo viven. Se le hace un seguimiento a cada una de ellas. Con esas encuestas vemos la necesidad habitacional de emergencia, ya que las más prioritarias se seleccionan para construir una

reuniones previas y posteriores. Allí se intenta generar vínculos entre vecinos y tratar otras problemáticas del barrio. Cuando esas reuniones se formalizan y se extienden a todos los vecinos se forman mesas de trabajo donde Techo es una herramienta para que los problemas que los vecinos plantean se vayan solucionando y así, generar que los habitantes del barrio se capaciten y lideren los cambios que quieren producir. En esas mesas se llevan a cabo proyectos como planes de educación y salud, microcréditos, huertas, y capacitaciones en diferentes oficios. El objetivo final es que la comunidad llegue a soluciones definitivas para el barrio con todos los derechos de los vecinos presentes”.

casilla de madera de 18 m2”, explica Florencia y agrega: “Es una casilla temporal que apunta a sacar del barro y de la lluvia a familias que viven en casas de lona, chapa y cartón. Esas familias pagan parte de la vivienda, la construyen con voluntarios y tienen que asistir a

Para hacerse voluntario de la organización se debe ingresar a www.techo.org/argentina e inscribirse como voluntario. En la misma página web se puede participar siendo socio, colaborando económicamente a través de tarjetas de crédito y débito. 3


El Tatamóvil Manuel Sanchez Grigioni | c_neon_33@hotmail.com 49 partidos jugados hasta el momento en que escribo estas líneas; 26 ganados, 15 empatados, 8 perdidos. Esos son los números de una revolución. Una revolución que trasciende lo estricto del fútbol y que impacta en el corazón de la mitad de la ciudad. Una revolución que tomó un equipo con un futuro sombrío y que lo tiene ahora donde todos sus hinchas lo desean ver. Es 29 de Diciembre de 2011 y con la frase “De esta situación de sale hablando poco y trabajando mucho”, Gerardo “Tata” Martino, dejando de lado ofertas que en lo económico y lo deportivo eran más que superiores, como la de la Selección de Colombia, le cumplió el deseo a más de uno y le puso cara al intento de ñuls de no pasar por la misma experiencia que su clásico de toda la vida. El equipo venía de cerrar un torneo apertura con sólo 16 puntos (terminó en la 18° posición) con solo un partido ganado y comenzaba a correr el viento de la promoción. Claro que el Tata tomó el equipo y ya en su primer torneo hizo una gran campaña sumando 32 puntos. Martino, con una idea de juego y una estructura bien definida, logró un cambio total a nivel psicológico en el plantel. Jugadores como Urruti, que no lograban mostrar su nivel, explotaron y dieron cuenta de sus condiciones. Aún más importante, logró que ídolos de la talla de Maxi Rodríguez o el gringo Heinze volvieran a la institución y fueran claves en este presente. Pasaron el Clausura y el nuevo Torneo Inicial (mismo torneo, diferente nombre) 2012 y transitamos el Torneo Final 2013. Newell’s ya está consolidado como candidato asegurado producto de su estilo de 4

juego bien definido y sus grandes figuras, pero no solo en la Argentina sino también en la Copa Libertadores, aunque con un poco más de trabajo. Con el gran nivel del pibe Guzmán, la seguridad de Heinze (que pasó de ser el criticado jugador de la selección a ser uno de los defensores en mejor nivel del país), el liderazgo futbolístico de Bernardi (luego de que varios quisieran que se fuera en 2011) el juego de Maxi y la ¿ingotable? Capacidad goleadora de nacho Scocco, que volvió al club del que es hincha para quemarle los guantes a más de uno; el club del parque logró armar, a partir de los históricos, una base de sobrada capacidad y experiencia, para luego potenciarla con los pibes del club (el ya mencionado Guzmán, Villalba, Tonso, Vergini) que, sin la presión de otros torneos, muestran todo su brillo. Han sido tantos los que cayeron bajo el hechizo de Martino que es inevitable preguntarse ¿Qué hubiese sido de Newell’s sin el Tata? O mejor: ¿Qué será de la lepra sin él? El propio técnico ya avisó que una vez finalizado su contrato dejaba la institución y que solo prolongaría su estadía en caso de tener que jugar la final de la copa; y creo que ya está en la cabeza de más de un dirigente el interrogante de cómo seguir después de Junio. ¿Qué deberían hacer? ¿Seguir el ejemplo del Barcelona y tentar a algún ayudante de Martino? ¿Ver si jugadores como Heinze o Bernardi

estarían dispuestos a colgar los botines para agarrar las riendas del equipo? ¿Soñar con Bielsa? Está claro que la dirigencia encabezada por Lorente tuvo un gran acierto con la contratación de Martino, y que su ausencia pondrá a prueba su capacidad de decisión una vez más. La ida del técnico no tiene que significar el fin de un cuento de hadas y no hace falta que con él se vayan también la idea de juego y el modo de trabajo.

Lo lógico sería que repitan la fórmula y vayan tras otro hombre del “riñón leproso”, y uno desea que, quien quiera que sea, su sucesor no destroce completamente el panorama con el que se va a encontrar y siga ese camino que promete ser fructífero y no tener que volver a soportar a los viejos fantasmas.


Mirada de Cuaderno Leonela Esteve | lestevebroun@gmail.com | writedownmyheart.blogspot.com Tengo mi cuaderno abierto. Él me mira de frente, sin rodeos ni pretextos, con ojos poblados de vacío; ojos acromáticos e insípidos que me recuerdan a la monotonía de la soledad. Sus hojas parecen agitarse, como aves ansiosas por remontar vuelo y me llaman, atrayéndome hacia su desierto de renglones y papel. Mi mano curiosa roza la textura virgen que se estremece, ávida de saberse invadida por los habitantes ocasionales de mi mundo de letras y emociones. Sin poder contenerme más, mis dedos se cierran como una garra alrededor del lápiz y la punta de éste acaricia el terreno llano con el trazo suave pero firme de aquél que se sabe bien recibido. Las palabras brotan, una tras otra, agolpándose,

y la desnudez deja de ser reina al verse inundada por ese torrente imparable que algunos llaman imaginación. Los colores transforman la blancura hiriente y los ojos de mi cuaderno se llenan de recuerdos, se llenan de pasado. Hay un brillo en esa mirada que parece tan humano, tan real que me cuesta creer que lo que tengo enfrente de mí no es más que un objeto. Esas pupilas cargadas de historia me persiguen, me atormentan; esos ojos me examinan, me observan, me atraviesan. Cuando llego al punto final, la mirada de mi cuaderno se apaga, como una luciérnaga que exhala su último suspiro. La desesperación llega a mi puerta y me pregunto cómo voy a poder

combatir ese agujero de silencio. Las hojas en blanco me perturban, me conmueven, me motivan. Ellas no son nada, no existen, no abrigan. Lo único que me queda son esas oraciones, esos versos, esos garabatos que sueñan con ser algo más, con salir de esa dimensión lisa de la que son esclavas y convertirse en algo eterno, algo puro. Esas palabras que parecen ser frías y distantes pero que cobran fuerza y calor cuando las leo, cuando las vivo. Y entonces los ojos de mi cuaderno se encienden de nuevo, con la fuerza de un volcán en ebullición, dándole vida a mis palabras, a mi historia; dándome vida, una vez más.

Internet fue surcando paulatinamente las relaciones entre pares; internet significa el conocimiento de todo y a la vez de nada. Nos desestabiliza emocionalmente. Saber que con un “clic” nos comunicamos nos genera ansiedad a las respuestas de otros. Han creado celulares que nos permiten estar todo el tiempo “conectados”, incluso en reuniones con amigos podemos subir una foto tomada en el momento a la WEB, estas cosas nos limitan la capacidad de disfrute y nos hacen pensar siempre en el futuro inmediato y tener esa sensación de que siempre “nos estamos perdiendo algo”. Generaron en la población joven y adulta una hiper dependencia y una necesidad de “chequear el FB y las notificaciones, o el Twitter y los seguidores” constantemente. ¿Hasta qué punto nos comunica-

mos con los que nos rodean, y cuando esa comunicación pasa a ser una in-comunicación? Las redes sociales parecen ser creadas para generar peleas, discordias y malos entendidos. No hacen más que fomentar el individualismo propio de este siglo y sistema y absorbernos como “ser social”. Si bien es verdad que hay muchos aspectos positivos de estos medios de comunicación virtuales, creo que no vale la pena mencionarlos, porque a esta altura son mayores los perjuicios que las satisfacciones. Nunca es tarde para darse cuenta de las cosas, y revertirlas, pero aun así creo que no me equivoco al decir que el lugar de comodidad que estas redes sociales de comunicación nos generan será por todos siempre ante puesto a nuestra salud mental y psíquica.

EnREDados Belén Graziano Todos alguna vez nos hemos preguntado cuanto afectan en nuestras relaciones humanas las redes sociales como Facebook o Twitter, como afectan positiva y negativamente. Las apreciaciones que más frecuentemente hacemos son las que respectan a las zonas negativas del uso (o abuso) de internet como medio masivo de comunicación. Muchas relaciones en la actualidad se inician o se cultivan por medio de estas redes sociales, ¿hay algo más impersonal para una sociedad que eso? Se perdió por completo la espontaneidad de los encuentros casuales, las expresiones faciales, las entonaciones que se generan con la voz cuando queremos transmitir algo, el contacto físico de una palmada o un roce, o lo mucho que podemos llegar a comunicar con solo una mirada.

5


Otra educación Laura Miyara | laumiyara@hotmail.com En la última década y media se ha estado gestando un debate en torno a la educación en Argentina y el mundo. La escuela como institución ya no satisface las demandas de una sociedad occidental que avanza a mayor velocidad que todo cambio en el sistema. “A pesar del empeño de los ministerios y de los docentes, lamentablemente la escuela sigue empleando estrategias que, en el mejor de los casos, provienen de hace 30 años”, afirma María Susana Flores, vicedirectora de la escuela primaria provincial Nº 1078 de Rosario.

La escuela, empero, sigue siendo un espacio de socialización que, en principio, provee referentes adultos apropiados. La alfabetización y los conocimientos curriculares básicos se adquieren casi exclusivamente en la escuela. Es, ante todo, un lugar de estructuración del pensamiento y la personalidad. Existe, paralelamente, toda una serie de espacios no curriculares, donde el sujeto puede formarse en toda clase de disciplinas. Estos constituyen la educación no formal, que abarca todo tipo de instancias educativas que se llevan a cabo fuera del marco institucional escolar.

6

Emerge de lo precedente una dicotomía entre dos perspectivas sobre la educación. De un lado, la educación formal, institucionalizada en la escuela, como lugar de construcción del conocimiento. Del otro, surge la alternativa de la educación no formal, concepto más flexible y heterogéneo. Aunque los enfoques conductistas y positivistas siguen sosteniendo que el modelo de la escuela tradicional es el adecuado para la formación de individuos que puedan adaptarse a la vida en sociedad, esta afirmación contrasta con los resultados que se observan en la realidad. La fuerte competitividad que fomenta el sistema educativo actual dificulta la transmisión de valores relacionados con la paz, el respeto y la vida en democracia. El régimen evaluativo actual consiste en la comparación de los aprendizajes del sujeto frente a una escala estandarizada. De este modo, la descripción del proceso de aprendizaje que llevan adelante los individuos se reduce a un número, la calificación. Esta situación genera conflictos a nivel emocional y cognitivo en los alumnos: el sistema distingue ganadores y perdedores. Se desestima la importancia de los estados afectivos en la experiencia educativa. Por su parte, la educación no formal brinda la posibilidad de trabajar por fuera de esta estructura de la competencia. Hay un trato de persona a persona entre el docente

y el alumno, donde el vínculo afectivo es tenido en cuenta como un factor fundamental para el proceso de aprendizaje. En estos espacios, los estudiantes no son evaluados con calificación, sino que son seguidos de cerca por docentes que se encargan de guiar el desarrollo de los ejes abordados. Además, la amplia variedad de modalidades (deportiva y artística, entre otras) que puede adoptar la educación no formal la constituyen como una herramienta clave para el crecimiento personal de los educandos. Las áreas más lúdicas favorecen la convivencia, la solidaridad y la tolerancia, mientras que otras relacionadas con lo cultural estimulan el interés de los alumnos en las artes y lo humanístico. En segundo lugar, la educación no formal posee la ventaja de ser indudablemente más placentera. De acuerdo con la directora del espacio de educación no formal Kinder Club Ana Frank de Rosario, Mariela Lazo Fiorino, “el formato y los espacios donde se encuadra la educación formal dejan una parte afuera, que es muy importante en la educación, y es el deseo, el bienestar, la comodidad. Y la educación no formal rompe con esa estructura de lo formal. Hay otra predisposición de parte de los chicos, pero también de parte de los docentes, porque se trabaja más relajado”. La escuela funciona por medio de estructuras rígidas que no siempre contemplan las necesidades y el bienestar de los actores involucrados. Si bien ciertas corrientes pedagógicas afirman que esta rigidez en la estructura es necesaria ya que contribuye a la regulación de la conducta a través de límites marcados, estos límites en la vida real no suelen ser eficaces. María Susana Flores señala


que, muchas veces, los niños en la escuela intentan transgredir todo orden posible. Esta transgresión colectiva indica que las estructuras no aportan contención para la conducta de los individuos. Finalmente, los formatos mismos de la educación formal condicionan el proceso cognitivo del educando. La disposición tradicional del aula, donde los alumnos se sientan uno detrás de otro y el docente está frente a la clase en un escritorio (formación que no favorece al aprendizaje) permanece aún como la más frecuente. “La formación en ronda hoy en día parecería revolucionaria, y sin embargo es algo fácil de hacer y está comprobado que estimula a los chicos. Pero hay resistencia, porque seguimos viendo la escuela como era cuando nosotros éramos alumnos. Los chicos realmente aprenden haciendo, sin embargo, los ceñimos a una carpeta, a una hoja de carpeta, a un libro y nos cuesta mucho sacarlos de ahí, a pesar de que hay muchísimas más herramientas que antes”, observa Flores. En este sentido, los espacios donde se llevan adelante actividades de educación no formal suelen contar con un formato más flexible.

Resumiendo: en la actual coyuntura crítica de la educación formal, donde los alumnos no reciben estímulos eficaces y los maestros luchan contra una cultura que no valora el esfuerzo ni la dedicación al aprendizaje, la educación no formal juega un rol central en la formación de las nuevas generaciones. Pero ese rol no es remplazar a la escuela. La educación formal sigue cumpliendo una función organizadora del pensamiento y

alfabetizadora. La importancia de la educación no formal radica en la complementariedad que permite con la institución escolar. Es imperioso que ambos espacios se complementen para lograr una formación íntegra, que tenga en cuenta, además del conocimiento curricular, el vínculo afectivo con el otro, el placer y la convivencia, en un contexto sociocultural en continuo cambio.

Historias sin terminar Victoria Riege | vicky_10_1993@hotmail.com Últimamente no puedo terminar los libros que leo, quizás porque no quiero asimilar que las cosas terminan... Es difícil que una historia se termine, que tenga un final.. Pero en la vida como en todo, cada final abre la puerta a algo nuevo. De lo que a veces no me doy cuenta es que no puedo empezar otro libro sin haber terminado el que estaba leyendo sólo porque no qiero leer el final. Entonces apilo los libros abiertos en la página que decidí dejar de leer y apilo uno por uno... Hasta que en un momento todos esos libros se derrumban y todas esas historias que no quería terminar me muestran el primer libro que no leer hasta el final... Y entonces tengo que armarme de valor, terminar el cuento, la novela que imagine y solo así voy a poder empezar otro libro. Y recordar que cada libro nos enseña algo, y que toda historia tiene su lado malo pero siempre hay que acordarse de lo bueno. Porque gracias a eso se puede tener el valor paraa seguir leyendo más historias, imaginándolas, disfrutándolas en su momento, sabiendo que van a terminar, pero haciendo que cada página sea irremplazable en su momento, porque eso es lo que hace que cada historia sea única.

7


PROHIBIDO PREGUNTAR Santiago Izaguirre | santiago_1901@hotmail.com En los tiempos de la independencia latinoamericana, Simón Rodríguez, filósofo y educador venezolano había advertido: “Mandar recitar de memoria lo que no se entiende, no sirve. Enseñen a los niños a ser preguntones, para que, pidiendo el porqué de lo que se les manda a hacer, se acostumbren a obedecer a la razón: no a la autoridad, como los limitados, ni a las costumbres, como los estúpidos”.

Paulo Freire, pedagogo del oprimido, en el siglo que pasó destacó que: “Es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta. Siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho”. Simón Rodríguez era, para los ojos de la gente “bien”, un loco. Durante su locura fue profesor de idioma,

contador, traductor, químico y también vendedor de velas al grito de “Luces. Luces. América necesita luces”. Este excéntrico educador tuvo la osadía de querer mezclar a los niños refinados con los hijos de la chusma, quiso enseñar a crear y no a copiar y justificaba su mucho andar por el mundo diciendo que quería ser como “el viento, el agua, el sol, y todas esas cosas que marchan sin cesar, no como el árbol que echa raíces en un lugar”. Freire paseaba por los cañaverales azucareros de Recife enseñando a los obreros a leer y a escribir, pero también a pensar y pensarse. Paulo decía que el hombre debía ser partícipe de una transformación educativa que lo ayude a ser crítico de su realidad y a valorar sus vivencias. Él creía que la cultura no era un lujo de la burguesía y que los ignorantes no son más que hombres y mujeres cultos sometidos a la cultura del silencio. Simón Rodríguez, calificado por los conservadores como un delirante, sátiro e inmoral, fue conducido al exilio por pensar lo que pensaba y hacer lo que hacía. Paulo Freire, por subversivo e ignorante, corrió la misma suerte.

“Jamás acepté que la práctica educativa debería limitarse sólo a la lectura de la palabra, a la lectura del texto, sino que debería incluir la lectura del contexto, la lectura del mundo.” 8


Sobre un hombre que mira al sudeste. Agustín Barcos | Agustin.barcos@hotmail.com actúa frente temas como el egoísmo o la indiferencia y, en alguna medida, critica al sistema psiquiátrico de entonces, donde una de las medidas ante un paciente podría ser, entre otras, “haloperidol inyectable y a otra cosa”. La película se desarrolla en un manicomio de la Ciudad de Buenos Aires, donde un solitario médico psiquiatra, interpretado por Lorenzo Quinteros, se ve en una situación inédita cuando unos de sus pacientes, que no parece tener ningún indicio sobre su pasado, afirma ser un extraterrestre que ha venido al Planeta Tierra con el fin de ayudar a los seres humanos. Los planteos de Rantés, el supuesto extraterrestre, generan en el doctor una gran confusión ya que, aunque muy extraños y fantásticos, nunca dejaban de tener una lógica, llegando al punto de que el mismo doctor se pregunta si es él el que está “chiflado”. Así es como Rantés, brillantemente interpretado por Hugo Soto, pasa a ser la obsesión del doctor Denis, que lo compara con Jesús, por sus actos de solidaridad totalmente altruistas, excepto porque Rantés pasa totalmente desapercibido en un manicomio, no es el personaje político que el Cristo era. Si disponen de una hora y media de tiempo libre una gran elección sería pasarla viendo esta película. Hoy me permitiré hablar de un tema que me apasiona mucho y es el cine. Pero no hablaré del cine en general, ni de su aspecto científico o artístico, sino de una película en particular. La obra maestra, para mí, de Eliseo Subiela, “Hombre mirando al sudeste”, que se vió en cines por primera vez allá en el ‘86.

Esta película, más que recomendable, es una joyita del Cine argentino y, nuevamente bajo mi punto de vista (el punto de vista de un inexperto sobre el tema), es uno de los mejores guiones que he visto en una película. Produce en el espectador una reflexión sobre el ser humano como ser social, sobre cómo 9


“Almas Comunitarias” Julieta Fajardo | julifaja@hotmail.com Una visita a la biblio comunitaria del barrio “La Tablada”, donde se realizan diversas actividades recreativas y de contención para toda su comunidad. Tratando de crear un mundo donde quepan todos los mundos.

destaca por ser el más nuevo y de mejores condiciones debido al alto costo de la tecnología que posee. Al mismo tiempo, se realizan actividades fuera de la biblioteca como por ejemplo: la feria artesanal y cultural que mensualmente organizan en el parque Hipólito Irigoyen

(ubicado entre el Bv. 27 de Febrero, Rueda, San Martín y Alem) a la que asisten vecinos, socios, artesanos y artistas del barrio que alegran la tarde con su música. Otro espacio importante ocupa la tarea que se lleva a cabo desde jardín de infantes “Las Hormiguitas”.

Un ángel en bicicleta custodia la entrada, acompañado de hormigas gigantes, allá en la Biblioteca Popular Pocho Lepratti, en medio de barrio “La Tablada”, marcando historia. No se puede evitar traer a la memoria el recuerdo de aquellos tiempos difíciles de la Argentina, aquel 2001 y sus consecuencias. Ya a diez años, cumplidos justamente en octubre del 2012, de haber comenzado con el laborioso trabajo que se lleva a cabo en la biblioteca, cuenta hoy con más de diez actividades que se realizan en y desde “La Pocho”, como la llaman con cariño. Entre los talleres encontramos el de alfabetización para adultos, serigrafía textil que dicta Alejandra, la esposa del director de la biblioteca y el taller de cuentos para niños. Otro de los ámbitos es el espacio de radio, que se 10

Por las tardes, los lunes, miércoles y jueves hay taller de ayuda escolar para los chicos del barrio que asisten a la primaria. Alrededor de las 17:30 del miércoles llegan

Paula y otros compañeros encargados del taller. Aunque no siempre están presentes las mismas personas, suelen ser cinco o seis en promedio. Sin poder escapar del calor que envuelve el día acuerdan aprovechar la brisa que corre en el

patio, sacando las dos mesas y los cuatro bancos amarillos que están en la sala. No mucho más tarde se oyen esas agudas voces superpuestas queriendo hablar, todas entusiasmadas por contar lo que tienen de tarea o alguna historia del día. Otros entran solo con ganas de jugar. Los talleristas enseguida prometen que lo harán al terminar la tarea y en-


Cada tanto aparece Paco, el perro guardián. Con la cabeza gacha camina por todos lados, controlando el ambiente de reojo y en silencio. No quiere hacerse notar y vuelve a echarse después de caminar unos cinco o diez minutos, no más.

tonces, sin resistencia, las hormiguitas sacan los cuadernos de sus mochilas y se ponen a trabajar. Entre la conocida melodía de cocodrilos, orangutanes, y pícaras serpientes se siente la deseada brisa que trae el viento haciendo volar algunos borradores llenos de sumas y restas al suelo. Esos pisos…antiguos. Cada mosaico tiene una diferencia, como cada una de las personas que asisten a “La Pocho”, unos con rastros de pintura, alguna que otra goma masticada, también algunas atrevidas plantas que brotan entre ellos, o en los rincones donde hay un poco más de humedad, hasta algunos ya grises sin dibujos, mudos como la “H” que se escucha decir por ahí entre las clases de apoyo escolar. Son casi las 19:30 y los chicos empiezan a retirarse. Algunas madres preguntan hasta cuándo seguirá el taller y si lo retomarán el año siguiente, ya que es el primer año

que lo implementan, pero no hay certezas. Comienzan a devolver las mesas y bancos a la sala, mientras cuatro estatuas cuadradas en lo más alto de los estantes vigilan que todo vuelva a su orden, con esos ojos plásticos tan rígidos que imponen frialdad a pesar de sus tan alegres colores y alguna que otra sonrisa dibujada. Pero el movimiento no cesa. Ya se siente al grupo de estudiantes de comunicación social llegar dispuestos a disfrutar del espacio que les brindó “FM la hormiga”. En medio de mates y masitas para la ocasión, un poco alborotados arman el guión a último momento. Ya en el estudio, entre risas e ideas disparatadas, todos están atentos a la luz roja para comenzar su octavo programa. Del otro lado Ale, la operadora, los regaña por no traer torta o algo para ayudar a callar los ruidos del estómago, y se ríe de las conversaciones.

Ya son las 21. Se despiden hasta su próximo miércoles y se reúnen en el patio con Carlos y Ale para comentar algunos detalles así mejorar la semana siguiente. El viento, es en primero en hacer su comentario cuando creían que no volvería. Revolviendo las cenizas de la parrilla, les recuerda que nunca han cenado entre esas paredes coloridas e insectos que parecieran estar inmóviles casi pintados, que seguramente deben mantener la calma en aquellas paredes, en aquel mundo donde caben todos los mundos. Y así entre besos de despedida, se van apagando luces y cerrando puertas, sin embargo en FM La Hormiga sigue sonando mucha música, en esa radio caben todas las voces.

Desde COSTADOS participamos en la radio comunitaria que se emite en la Biblioteca Popular Pocho Lepratti. Si te interesa ser parte, podés contactarnos enviando un mail a revistacostados@gmail.com

11


La canción llegó hasta el sol Lucas Rivero | lucasrivero35@hotmail.com ¿Quién resistirá cuando el arte ataque? Canta a fuerza de combatiente vanguardista en el álbum que compartió junto a Fito Páez. Sin armas de fuego ni ignominias, sin más que una guitarra y la voz tersa y cálida, a las que varios acordes y una verdad les dieron forma. Previo a la formación de Almendra cubrió de fusas las baldosas de Bajo Belgrano con esas seis cuerdas, y lo que sueña concluye en algo, en mucho más de lo que este flaco con rulos reposando en sus hombros y mirada franca podría haber ideado en su onírica nebulosa adolescente. Antes de proseguir, es necesario aclarar que resulta imposible sintetizar en miles de caracteres la impronta de la obra de Luis Alberto Spinetta, mucho más frondosa que los clásicos Muchacha ojos de papel o Rutas argentinas. Dotada de melodías que conmueven, una sublime carga poética se adormece en un pentagrama de instantes que se instalan para durar. El cancionero spinetteano es una sinfonía donde las estrofas abrazan y riegan el jardín de gente. Son diversas aristas que se retuercen en forma de arabesco, por lo tanto es imposible abarcarla del modo que un músico de este calibre merece. Es un viaje dispersado de lo vertiginoso por puentes amarillos donde se ven paisajes difusos, un vuelo que se dirige a 18 minutos del sol, al fin. Todo arte es subjetivo, la mejor música que existe es la que produce un sentir que va más allá de cada ser, intangible a cada esencia; pero hay cuestiones que deben subrayarse. El aporte de “el flaco” es insoslayable, para la música argentina, especialmente al rock nacional (próximo 12

a cumplir medio siglo), es él quien marca el rumbo, quien comenzó a desandar el sendero que el rock argentino continuaría. Cercenó ciertos estereotipos internacionales que reivindicaban próceres como Litto Nebbia y Ciro Fogliatta, Manal, Moris, y varios colegas suyos que se han sentado en las mesas de La Cueva en los 60. Muchacha ojos de papel fue la primer canción de Almendra que se convirtió en un hito del rock. El agudo timbre de voz de Spinetta suscitaba que algunos oyentes creyesen que la voz líder era femenina.

cado ejecutar con precisión los complejos acordes invertidos de temas como Crisálida o Cielo de ti, pero muy simple captar la lírica de letras como La bengala perdida, Barro tal vez o la reciente Despierta en la brisa.

A cuarenta y tantos años de aquel disco, nadie intentó emular el sonido spinetteano, ni en los setenta-ochentas y mucho menos actualmente, donde el ritmo, armonía y melodía, por lo general, no provienen de instrumentos, sino de máquinas; donde la mayoría de los parlantes no eyectan voces puras, sino tergiversadas por distorsionadores. Es compli-

la soledad de Almendra; Despiértate nena y Credulidad junto a Pescado Rabioso; algunas Invisibles poco tiempo después como La llave del mandala y Jugo de Lúcuma; Camafeo y Maribel con Spinetta- Jade; Luz sin freno con Los socios del desierto, entre un millar de canciones eternas. Al ser tantas, algunas ignotas por pocos y otras convertidas en himno de

El público, el tiempo, y por supuesto la música en las distintas bandas que lideró, lo convirtió en un gurú melódico del rock en español, con una valija que rebalsaba de acordes complejos, con los que construyó temas como Figuración y Para saber cómo es


toda una época. Hace más de un año el desatino y el cáncer acabó con sus huesos y con su piel, pero no logró ensombrecer su luz centellante. Los medios aguardaban en la vereda pasada de lluvia matutina frente a su casa de Villa Urquiza, donde dio su último suspiro rodeado de sus cuatro hijos. Es allí donde se crea una postal maravillosa, en la que niños traspasaban las cintas de seguridad que bordeaban la calle, y dejaban flores en el umbral de su casa. Los niños que escriben en el cielo con la ofrenda más honesta. Mucho queda para decir, pero hay demasiada música por oír. Ahí va, el capitán Beto por el espacio, Don Lucero, Peluson of milk, San Cristóforo, Kamikaze, mono tremendo, socio del desierto, pescado rabioso; bien aquí o en el más allá sos alma de diamante. No son lágrimas de tristeza, sino el rocío de la existencia, dice la escritora Siri Hustvedt, es el jardín de gente en su expresión más etérea, porque queda la música que es mucha, y esto será siempre así quedándote o yéndote.

Hiende la distancia

no r por cualquier oído, pero Esas notas pueden penetra tta, ine Sp de a un viaje por la músic todas las almas resisten el en no ma auditivo y pone su que cura todo calambre un am. Los conciertos creaban hombro de un ser abatido Led’s con les na n shows convencio biente particular, no era do de ña pu un del escenario y con recubriendo cada rincón Él a. rgi litu a un a especie de misa, clásicos hiteros; eran un ue toq e qu en testaba que le pidies mismo confesaba que de un con a est ya gente predispu tal o cual canción, que ha concomo para disfrutar de su s pack de temas conocido al ren ter o nd anestesiar del mu cierto, en lugar de dejarse se e qu vez a a espesa. La últim y fundirse en una nebulos rero el Teatro El Círculo, un feb en presentó en Rosario, fue rta cie n tía a. Los cuerpos sen inoxidable, y la sala replet no al calor insufrible del ple nte densidad climática difere ro pe te, en lm cionaba magistra verano, la calefacción fun Luis cia, la diáfana energía de ten po no era el clima, sino la o. Alberto Spinetta en direct

Disco vegetal Hay polígonos que no se ajustan al espacio, que no responden a estructuras. Ni en las bateas, ni en los estantes de un armario. Sin embargo por qué tendría que encajar, por qué las cosas deben ser cuadradas, si ya hay demasiados seres cuadradíferos y estrechos levantando muros cuadriláteros, ¿por qué limitar una obra de arte también a serlo? Luis Alberto Spinetta ideó el modo de apartar estas retóricas con la forma del longplade del disco Artaud de Pescado Rabioso, la obra cumbre del rock nacional que excede los bordes del marco, metafórica y literalmente. El formato visual de la caja, ideada por Juan Gatti presentaba sus extremidades amorfas, con ondulaciones y vértices virando hacia lados diversos, formando una especie de estrella distorsionada. El packaging del disco Un mañana (2008), vuelve a desafiar estas “leyes”, una especie de paralelogramo que logra esta ruptura. Lanzado en 1973, el mismo año que Charly Garcia y Nito Mestre desplegaban la magia de Confesiones de invierno, fue inspirado en la visceral y sórdida literatura del francés Benjamin Artaud. Opuesto al sonido original y furioso que junto a David Lebon, Black Amaya y Frascino le dieron a Pescado rabioso, es una obra artesanal, plagada de acústicas, e ejecutada por “el flaco” casi en su totalidad. Paradójicamente, al ser influenciado por el poeta maldito, es un álbum despojado de toda malicia, un exorcismo transformado en luz. “Todo camino puede andar” “Mañana es mejor” rezan los versos de Puentes amarillos, y mientras las horas bajan se oye el murmullo de las habladurías del mundo que no pueden atraparnos. Bocas del aire del mar logran saciar su sed verdadera. Cada estrofa junto a cada cuerda, hablan. Suspiran. La creación, cuida bien al niño, cuídalo de drogas, nunca lo reprimas. La pureza, Todas las hojas son del viento, aproximación… árbol hoja, salto, luz. En Artaud, la naturaleza y otras cosas saliendo del parlante.

13


Locura empedernida (Biografía no autorizada de Alessandro Gado) Juan Campos | juafcam@gmail.com | elcoranyeltermotanque.blogspot.com “No se preocupen por los prejuicios, todos los tenemos. Sin ir más lejos, yo considero ‘idiotas’ a todos mis lectores y eso que aún, no he escrito nada….” A. G. El tipo estaba contento, había terminado su primera frase. No era algo de lo que se sintiera verdaderamente orgulloso, pero al fin de cuentas ya tenía algo para decirle al mundo.

Alessandro soñaba con ser escritor, tenía esa fascinación por juntar palabras y que a la vez puedan decir algo; actividad que conlleva altos grados de complejidad en todo su desarrollo. Él estaba seguro que cualquiera podía escribir, pero no todos merecían ser leídos. Así fue que se unió a la Asociación Integral de Escritores Desesperados, fundada hacía no mucho tiempo por sujetos que sentían la misma necesidad que él: poder ser leídos. Dentro del grupo conoció a sus primeros amigos del rubro, los cuáles convidaban una imagen absolutamente fría de tristeza y desilusión. Tipos serios, aburridos, callados y con problemas para expresarse. Alberto Portinesti tenía cerca de cincuenta años, pero su rostro acusaba por lo menos, veinte años más. Contador de profesión, Portinesti era un tipo muy bien parado económicamente pero vacío. Nunca le gustaron los números, ni las cuentas, odiaba profundamente los cálculos de balances finales; pero el tipo era bueno en eso. Lo hacía porque le resultaba sencillo, y a la vez cobraba un buen sueldo. Sin embargo, siempre había soñado con escribir. Pasaba tardes en14

teras con la mirada perdida entre los cuadros colgados de su amplia oficina imaginando el día en que sus escritos formen parte de un libro que alguien decida leer. Ubicados en ronda, Gado se sentía dentro de Alcohólicos Anónimos. Una vez que terminó de hablar Alberto, tomó la posta Inés Sordin, una señora de no más de 40 años.

lugar verde que supo abrazarle la infancia. Era otro sitio.

En un banco despintado, estuvo callado un buen rato, mirando la gente, leyendo las pintadas en las paredes y monumentos del lugar… Las paredes gritaban, y gritaban fuerte. Declaraciones de amor, gente que

“No me entienden lo que escribo, no saben apreciar mis escritos”

Contó sus experiencias traumáticas, y comenzó a llorar… desesperadamente, como quién pierde algo tan valioso.

Alessandro estaba desconcertado. Escuchaba esas historias y veía un poco de él en cada caso y a la vez se sentía superior a todos. Quizá era el ego lo que lo mantenía firme; ese orgullo sobredimensionado que siempre lo destacó… ‘no me entienden lo que escribo, no saben apreciar mis escritos’ repetía cada vez que le rechazaban una publicación (situación que siempre sucedía, ya que nunca había logrado hacer ver la luz a sus producciones) Llegó el momento de hablar para él. Los miraba fijamente… por primera vez en su vida de escritor, alguien quería saber algo sobre él. Quiso decir mil cosas, pero no emitió ni una sola palabra… tenía las palabras justas y la boca dormida. Sin pensar mucho, salió de ese raro lugar. Caminó. Caminó demasiado. Nunca caminaba, pero necesitaba distraerse… llegó a la plaza de siempre, pero no se encontró con el

extrañaba a otra gente, insultos al gobierno, citas filosóficas… había de todo, pero sólo las declaraciones de amor lo había impactado realmente. Era un tipo solitario, que quería ser leído, y poder amar. Ninguna de las dos cosas le tocaba la puerta. Inmediatamente comenzó a transcribir las frases de amor de las paredes. “Fulana te quiero…”, “Mengana, te necesito conmigo”, “Pirula volvé que no te fajo más”… - ¡Qué forma más insulsa de escribir…! ¿Quién puede volver al los brazos de alguien que pone semejante vulgaridad en una pared…? ¿Dónde ha quedado la poesía, la métrica, el color en las palabras? – lo dijo entre dientes, mientras continuaba escribiendo. Empezó a moverse por la ciudad sobre sus piernas, copiando cada frase de amor que veía en un muro… “Te extraño mucho…”, “Yo sé que no podés vivir sin mi”… Cuando le dolían las piernas frenó


y comenzó a releer. Tenía más de cuarenta y ninguna valía la pena. ¡Sin embargo todas eran leídas! Alessandro había llegado a la conclusión que quizá lo más importante no era lo que se decía, sino dónde se publicaba… Así es que dejó las hojas de su cuaderno para empezar a utilizar los muros de la calle. Salió de su casa con un rodillo, pintura blanca y aerosol. Caminó dos cuadras y encontró un mural bastante grande. Con el rodillo dejó blanca la pared para poder inmortalizar sus escritos… y al cabo de media hora ya estaba listo para comenzar. Así fue que sacó su viejo cuaderno de cuentos y poesía. El primero a escribir era uno llamado: “El mundo es un señor incorregible” Y allí estaba nuestro autor, contento, mostrándole a la ciudad su texto… hasta que no hubo más lugar. El mural terminaba y su cuento aún tenía líneas para contar. Desesperado, buscó por toda la cuadra un lugar para escribir. Nada. Doblo la calle, caminó algunos metros más y su alivio fue enorme cuando encontró una pared blanca lista para su pluma. Rápidamente volvió al primer muro y en el último lugar que encontró, abajo a la derecha escribió: “Continúa en Catamarca 156, a la vuelta”. Hizo tres pasos hacia atrás, observó su obra, sonrió y se fue. Nuevamente el escrito no terminaba y su papel de hormigón ya no tenía más espacio… pero la suerte le prestó un hombro, cuando al girar sobre sus pies notó que frente a él, en la otra vereda, había un hermoso tapial. “El final está en frente…” aclaró al final… y cruzó la calle. Llegó a la nueva hoja de ladrillos y terminó su historia… Firmó las líneas como A. S. y volvió a su casa. Contento, satisfecho y feliz. Ni bien el sol escupió algunos rayitos mediocres, Gado estaba en la

calle recorriendo las cuadras anotando los muros libres para poder escribir… En el barrio ‘Melancolía’, le bastó solamente una pared para dejar un poema llamado ‘Aburrimiento en serie’… Diez cuadras más tarde, en otro vecindario, necesitó cuatro tapiales para su trágica historia de amor: “Te hubieras buscado otro”. Algunas horas después transcribía “¿Y si no es así?”. (Hay que aclarar que este fue el único poema que debió mudar de mural, ya que en principio lo estaba escribiendo frente a una parroquia y al sacerdote no le gustó ni siquiera un poco el título de la obra.) Dos semanas más tarde, gran parte de la ciudad estaba decorada por las líneas de Gado. Obras que comenzaban en algún lugar y terminaban cinco cuadras más adelante, o quizá en otro barrio. Varias personas tomaban colectivos solamente para leer el cuento completo…. El autor estaba tan entusiasmado que escribía cada vez más, para que se conozcan sus producciones aunque nadie sabía ello,

Quizá lo más importante no era lo que se decía, sino dónde se publicaba… la gente leía los renglones de A.G. El problema vino cuando Alessandro no encontró más murales, y le sobraban escritos… Su manía era tan grande que no podía dejar de escribir la ciudad, y mucho menos escribir sobre sus producciones. Allí fue cuando empezó con las paredes y puertas de las casas… La gente llegaba de trabajar y leía en el frente de su hogar cosas como: “La maldición del destino”, “Si hubiera tenido pinta…”, “Del otro lado del espejo”, y cosas por el estilo. Había desde poemas hasta cuentos, ensayos, críticas, entre otras cosas. Nadie podía demandarlo porque nadie sabía quién era A.G. El tipo escribía de noche, sin que lo vieran, lejos de ser encontrado. Toda la ciudad estaba envenenada. Sus casas

eran víctimas de un escritor completamente delirante y sinvergüenza. La codicia y la incontenible ansiedad por seguir escribiendo llegaron al punto tal de que no había lugar en la ciudad que no tuviera una palabra de Gado en su pared. Si su dueño la pintaba, el escritor volvía a hacer de las suyas, repitiendo las mismas palabras que alguna vez había escrito allí. Era un crimen perfecto, nadie sabía quién era, los textos eran inéditos, y su autor un fantasma anónimo, hasta que… claro. Nuestro amigo no era un brillante por naturaleza, si bien tuvo su momento de luz, dejó un clavo sobresaliendo en la madera del misterio. No tuvo en cuenta un detalle, pequeño al principio, pero gigante después. La única casa que no estaba escrita era la suya. Nunca lo había pensado. ¿Para qué? Si ya había leído sus textos una y otra vez. Alessandro fue descubierto. La multa era demasiado grande para él que no tenía dinero. Luego de ver esto, la corte le hizo una multa mayor… lo invitó a escoger entre abandonar la escritura por completo, o marcharse de la ciudad para siempre. Gado tomó sus cosas y se marchó. Triste y solitario, con un cuaderno en la mano, algunos libros en la otra… Miró hacia atrás por última vez, y escuchó a los muros gritar sus historias… Dicen algunos que lo han cruzado, que va de negro, solo y llorando. Camina por el mundo, escribiendo las paredes que le hacen un lugar, siempre cuando nadie lo está viendo… Este cuento forma parte del libro Fórmulas y que pertenece al proyecto cultural ‘El Corán y el Termotanque: el hermano perseguido de la Biblia y el Calefón’ Web: elcoranyeltermotanque. blogspot.com

15


PUBLICIDAD SIN FINES DE LUCRO Este espacio está destinado a promocionar ONGs y organizaciones sin fines de lucro. Si conocés o sos parte de una, enviá un mail a revistacostados@gmail.com para que aparezca en la próxima edición

¡NECESITAMOS TU AYUDA! Salvá una vida, hacete socio colaborador de MADRINAS Y PADRINOS DE MATUTE (ONG en trámite N° 2766/2012) Los abandonos de animales adultos aumentan... los gastos también, y lamentablemente la esperanza para ellos tiene un precio... Con tu mínima colaboración mensual de $20 ayudás a asistir, alimentar, esterilizar y dar refugio a un animal callejero. Tu pequeña cuota significa mucho para ellos. Facebook: Madrinas y Padrinos de Matute | Teléfono: 156181399 (Julián)

¡KINDER 2013! Un espacio de juegos y aprendizaje para niños/as de 4 años en adelante. Inscripción abierta. Comienzó el 13 de abril y se realiza todos los sábados de 15 a 18 horas. Actividades recreativas, educativas, talleres, campamentos, deportes, etc. 9 de julio 659 | Teléfono: 421-8646 Kinder Club Ana Frank es una actividad de Centro Cultural Israelita Rosario.

16


DESPENALIZACIÓN DE LA MARIHUANA: PRINCIPIO DE LIBERTAD INDIVIDUAL Bruno Manzi | bruno.manzi@hotmail.com El olor se siente en distintos lugares de la ciudad; se huele, sube y se cuela entre los balcones, las persianas de las casas, ya no solo en las plazas o en los rincones más escondidos en el resguardo que ofrece la noche. El debate sobre la despenalización de la marihuana ha florecido. No es un tema nuevo, se sabe, pero en estos últimos años se han puesto sobre el tapete varias cuestiones que corresponden a los derechos y libertades individuales de las personas, temas tabúes encajonados que hoy en día han brotado a la luz para ser tratados: algunos de ellos son la despenalización del aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo. ¿Acaso el estado actual de las políticas de drogas está cumpliendo su función eficazmente, como detener el narcotráfico? ¿Se están respetando las libertades individuales de las personas en la sociedad? Sin titubear ni siquiera un segundo, la respuesta es no. En la etapa actual del trayecto hacia una legislación de drogas más efectiva, no quedan dudas que este sistema ha fracasado en la lucha frente al comercio ilegal, y sobre todas las cosas, no está defendiendo las libertades individuales como se espera. En primer lugar, necesariamente la sociedad tiene que cambiar la forma de juzgar a los consumidores. El grueso de la gente ve a los usuarios de drogas como criminales y justifica la persecución de ellos como medida para finalizar con el narcotráfico o para aliviar el sufrimiento de la colectividad. A esta altura es prácticamente una obviedad afirmar que apresar al consumidor común y corriente no conlleva al eslabón siguiente, en este caso los afamados narcos. 17

Si verificamos los estudios oficiales que realizó THC, la revista de la cultura cannabica, nos arroja que cada año en la Argentina se inician más de 12 mil causas por drogas, pero que el 75% terminan en sobreseimiento. Así, mientras el Estado gasta más de 135 millones de pesos en causas donde no había delito, un simple consumidor corre el riesgo de terminar su viaje arriba de un patrullero. Además, de las 30 mil personas que son detenidas por año, el 98% no tiene antecedentes penales, el 91% no está armado, el 98% no comete un delito, el 87% tiene en su poder menos de 5 gramos. Aunque en Argentina el consumo personal de marihuana no está penalizado, nos encontramos situados en un doble juego: si bien este fallo fue ejecutado para luchar contra el comercio ilegal, la única manera de obtener esa sustancia es dirigiéndose necesariamente, en la mayoría de los casos indirectamente, a un narcotraficante, ya que todavía no está permitido el autocultivo en nuestro país. Asimismo, no hay que pasar por alto los riesgos actuales que corren los usuarios en busca del estupefaciente, debido a que principalmente las drogas se consiguen en villas, exponiendo al consumidor a enfrentarse a problemas de inseguridad que no corresponden. No es la sustancia la que lleva a la persona a ingresar a ese mundo de drogas más duras, sino el hecho de mantener contacto con ese ambiente, en muchos casos el transa o algún intermediario, quien brinda la posibilidad o invita a acceder a otras sustancias. En cambio, si la persona pudiera tener la opción de tener en su casa al menos una planta de cannabis, no habría

razón para ingresar a ese circuito. Por eso, sería muy interesante que la persona pueda producir lo que consume, de manera de tener un mayor control y calidad de la sustancia que utiliza. Esto sin duda es posible en el caso de la marihuana que al ser una mera planta, no requiere procesos químicos como otras drogas. Por último, se podría decir que la futura evolución de estos proyectos deben venir acompañados de un Estado responsable, que asista e informe a usuarios y no-usuarios acerca de los estupefacientes.


Las políticas de drogas eficaces se logran a partir de planes de prevención y acaparo para las personas que sufren problemas de adicción. Además, flexibilizar las sanciones al uso de esta sustancia permitiría concentrar los esfuerzos de dicho Estado en aquellas que realmente poseen un potencial altamente destructivo para la salud propia y el entorno social, como el paco. Es así que estamos hablando de un compromiso que se le debe a los ciudadanos, el de preservar y proteger los grados de libertad individual que deberían gozar personas adultas de sociedades abiertas. Con certeza, las legislaciones seguirán evolucionando hacia una ley de mayor igualdad, libertad, responsabilidad y sensatez, que informe, contenga y asista a las personas. Por lo pronto, el debate está instalado y echando raíces. Como dice el lema de la revista de la cultura cannabica: “Ni faloperos, ni drogadictos, ciudadanos”.

NO HAY LIBRE ELECCIÓN SIN LIBRE INFORMACIÓN Camila Godoy Entre tantos medios de comunicación, encontramos una revista particular, “THC, la revista de la cultura cannabica”, que cuenta con 25 personas trabajando en conjunto para que la revista llegue a la calle todos los meses. Lo particular de esta publicación (además de su temática) es la forma de transmitir el mensaje; y con la mejor persona que podíamos hablar para que nos cuente de ello es su editor general y co-director Martin Armada. - ¿Por qué se les ocurrió hacer una revista sobre el cannabis? - Primero comenzó como un chiste, en realidad (responde sonriente) pero después pensamos que estaría bueno hacer algo nuevo que se habla mucho pero que no se informa demasiado en realidad.

PEGA MENOS QUE LA CANA Luisina Sancho En el marco de una sociedad que exige una revolución pacífica, como todos los años, el primer fin de semana de mayo (en este caso el día cuatro) se realiza en las ciudades más aglomeradas la marcha por la despenalización de la marihuana. Desde 1999 que se viene exigiendo el reclamo colectivo de una nueva ley de drogas para todos los consumidores que derogue la Ley 23.737 vigente, y que implique no solo el fin de la penalidad por consumo personal y autocultivo (una de las consignas que más se vió fue la de “NO MAS PRESOS POR CULTIVAR”). Tanto los independientes como las organizaciones sin fines de lucro y distintas organizaciones políticas, argumentan que dicha ley debe ser considerada como

“Una nueva forma de ver a la sociedad, ya que no solo es un derecho que se viene planteando históricamente, sino que produce la eliminación del narcotráfico, en parte”. En el caso de la ciudad de rosario, según la AREC (Asociación Rosarina de Estudios del Cannabis) participaron más de 5000 personas. Pacífica y objetiva, la manifestación se realizó en un marco de solidaridad, compañerismo, y sin intervenciones de agentes estatales. Bandas, solistas, intervenciones artísticas, pancartas, banderas, y mucha comida para matar la lija fue lo que sobresalió el soleado sábado por la tarde.

- ¿Cómo es el estilo de trabajo de la revista? ¿Tiene algún ritmo en particular? ¿Horarios que respetar? - No, en general tenemos una especie de estructura básica en la cual funcionamos, o tratamos (acota entre risas) como un consejo editorial, y a su vez la revista esta divida en secciones y cada sección con su editor correspondiente y luego una edición general. Nos manejamos planificando los contenidos mensuales, y a su vez cuando podemos tratamos de hacer algo con varios meses de anticipación, pero eso casi nunca pasa porque laburamos muy al día. Y con respecto a los horarios, por suerte no, cada editor tiene autonomía con su tiempo pero tenemos metas, objetivos, fechas de cierre que si se deben cumplir y cada editor debe respetar. - ¿Cuál es la repercusión que tiene la revista con el medio? - Por suerte es muy buena, es una revista que por sobre todas las cosas se vende, pero igual creo que mas allá del resultado nosotros estamos contentos con nuestro trabajo, hay una convicción en lo que hacemos que nos trasciende a nosotros. - ¿Y qué es lo buscan a la hora de informar? - Todo lo que tiene que ver con un reclamo, una pelea con la información, con un tema especifico,

18


una batalla con la información y al mismo tiempo por una pelea cultural y política, porque implica una aceptación de un determinado grupo humano. - Obviamente, y más hablando de aceptación o por lo menos de prejuicios, con temas que están en la boca de todos y seguramente no conocen bien el tema que tocan. - Sí, bueno justamente por eso hay que dar una pelea en ese lugar, que circule información, que haya información veraz, ya que no hay libre elección sin libre información, por eso nosotros promovemos la libre información para que haya una libre elección, y lo más libre posible. Y bueno de esa perspectiva nosotros salimos a la calle todos los meses. Para reflejar una realidad

que afortunadamente excede a la revista. Son muchos más los fenómenos vinculados al cannabis que lo que podemos reflejar nosotros. Acá solamente tratamos de dar cuenta en una parte, tratamos de hacerlo de la forma más fiel posible. - Cerrando, ¿Qué sería lo más importante como para reflexionar? - Creo que lo más importante, y me parece interesante también es la reflexión sobre el oficio, todo lo que se debe hacer, lo que ustedes y nosotros debemos hacer, son años muy particulares para el periodismo y todo lo relacionado a la comunicación. Informar verazmente sobre todo. Nosotros particularmente trabajamos como en la vieja guardia, chequeamos toda nuestra infor-

mación y a la vez es subjetiva, porque seguimos trabajando estrictamente respecto al desarrollo de la información. Manejamos fuentes, o sea, CREEMOS EN HACER PERIODISMO, construir un relato que no está alejado para nada de la realidad. Eso básicamente, con independencia y con el costo de ello también, porque es la realidad de aquel que decide trabajar en un medio independiente, obviamente no te van a pagar lo mismo que si fuera de la nación, como todo. Asique solo eso, dar una mejor información sobre un tema en particular. Además de la revista, esta editorial cuenta con un pequeño diario que sale quincenalmente, solo para mayores de edad, con una repercusión similar a la de la THC.

19


También podés ser parte de Radio COSTADOS, o escucharnos por FM La Hormiga (104.3 Mhz).

20

Costados N6  

Sexta edición de COSTADOS, una revista llevada adelante por estudiantes de Comunicación Social. Año 2013.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you