Issuu on Google+

El Autor Muerto en Vida

Hテゥctor Enrique テ」ila テ」ila

-1-


El Autor Muerto en Vida

ROSA HERMOSA He conocido la verdadera belleza, En ese jardín prohibido, Donde la fantasía no tiene límites, Donde la realidad es infinita. Si es la belleza misma, Sujeta en un solo aroma, Preñada de un solo toque, Junto con la brisa, ella brilla. La pasión envuelve su ser, La ternura acaricia el lugar, Su misticismo me lleva Al lugar prometido. He sentido la muerte por Un gran momento, Ella me otorgo ese Hermoso sentimiento. Es una hermosa rosa, Que nació en este paraíso, Su belleza es inmensa y le Otorgaría un sacrificio. La rosa tan bella, Se ha llevado mi corazón, La bella rosa, Eres tú mi amor.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

-2-


El Autor Muerto en Vida

EL ESPEJO Frente al espejo observo tu imagen detrás de mí Y con tus brazos me rodeas hasta la muerte; Bebes de mí para tener vida y algo más, Y yo bebo de tu sangre como elixir del amor. Y los dos danzamos hasta morir, Observamos nuestra silueta desnuda, Con movimientos sensuales en el espejo, Pero solo una imagen es real y es la mía. A través del espejo somos solo uno, Vives en mí como yo muero en ti, Me alimento de tu sangre con gran amor, Y nos perdemos en esa imagen todo el tiempo. Te entrego todo mi corazón lleno de sangre, De esa sangre que brota de mi ser por tu amor, Con mi alma tan pura como tu ser mismo, Con mi ardiente deseo de estar a tu lado. Pero todo es un hermoso sueño, Que me hace suspirar por ti, Y entre lágrimas me observo otra vez solo, Con esta soledad, estando frente al espejo. Ante el espejo recuerdo el día en que te conocí, Y anhelante desee besar todo tu cuerpo, Y beber de tus sueños como la sangre de mí ser, Y morir en tus brazos frente al espejo. Cuantas imágenes guarda de tu ser el espejo, Que al verme en el, mi corazón llora, Busco tu ser y solo siento este frió viento, Pero tu imagen en el espejo siempre esta. Si el espejo se rompe, mil pedazos habrá, Así queda mi corazón cada que te desea, Ya que eres parte del espejo que te ve, Y una hermosa imagen en mi corazón loco. Pero siempre estaré ante este espejo, Ya que eres mi vida y el espejo es tu ser, Y cada vez que me veo en este bello espejo; Me veo amándote y bebiendo de tu sangre por siempre.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

-3-


El Autor Muerto en Vida

TAL VEZ ESTE SOLO… Extraño tanto, La luz del sol, el aroma Del césped mojado, El color de las flores. Pero odio tanto, Tu hipocresía, Tu rasismo, Tu ironía. La noche ha cubierto Mis ojos con su manto Lunar y me protege de Todo mal social. He tratado de buscarte Y el tiempo es mi tormento, Puesto que no te he Sentido presente. Estoy aquí, Tal vez este solo, Pero se que algún día Tú me llamaras para amarme.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

-4-


El Autor Muerto en Vida

PARAISO O INFIERNO La mas dura condena, soportare si estas a mi lado, Más he de morir si te alejas de mí ser, Dulce ángel, me haces soñar y temer en verdad, Un dulce paraíso o un cruel infierno. No se que mas difícil puede ser, Un paraíso a tu lado, alma con alma, O un cruel infierno de tu desprecio; Y el triste vació de mi corazón. El paraíso, puede ser como un infierno sin ti, O el infierno, puede ser como un paraíso a tu lado; Mas una cosa es segura, la vida no es vida, Sin el dulce aroma de tu ser. Condena, más bien placer soñar contigo, Amarte hasta la eternidad, sueño contigo; Y cada noche es como un segundo, Y cada segundo es como la más terrible eternidad. He de vagar por la eternidad sufriendo, Buscando un poco de tu amor, condenado; A solo soñar contigo, pues que cruel castigo, Para este corazón que te empieza a amar. Te entrego mi alma, si con ello puedo beber Un poco del néctar de la vida, de tus lindos labios; Y suspirar, y soñar con tu dulce rostro cada noche, Sin temor a morir, pues estaré en el paraíso. Con lagrimas en los ojos, de amor, Tal vez de pasión y porque no, suspirando; Soñando con el momento de poder abrazarte, Y entregarte en un dulce beso, mi alma. Pues te lo digo en verdad, es tuya tómala; Y hazme vivir un paraíso o un infierno, Para que sin fuerzas, suplique e implore, Beber de tu sangre para seguir viviendo. Y así, en un abrazo mortal, sin fuerzas, Para que sigas viviendo, morir juntos; Como una sola alma, un solo corazón; Unido por un dulce beso de amor… …En un paraíso o infierno.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

-5-


El Autor Muerto en Vida

SANGRE DE LUNA Como el sonido De la sangre que cae De esa hermosa luna, Por las noches. Es como el tiempo Hace que tu piel sea Mas sutil, mas Delicada como un rosa. Y tu sonrisa es como El menguante de aquella Luna sangrante, Que llora por tu ser. Mientras tu templo Sigue intacto, deseoso Por ser profanado y Llevarlo al cielo. Yo estoy llevando Este sueño a lo más Alto y sublime que Haya existido jamás. Mientras la lluvia Anuncia tu llegada, Mientras la luna Enmudecía en su dolor. Yo reinaba en tu infierno, Ayudado por estas manos Vacías y blancas, Así te conocí, así te adore Y termine odiándote, Por ser como eres. Te crees una diva, Una diosa con su Voz angelical, Pero no llegaras al fin. Porque las sirenas Como tu, se quedan en El mar oscuro y Ocultándose de si mismas. Y es por eso que La sangre de luna Caerá en tus restos Y te cubrirá de odio.

Héctor Enrique Ávila Ávila

-6-


El Autor Muerto en Vida No eres digna De ser la voz, La portadora del Nombre de luna. Puesto que lo Seres nocturnos, No conocemos los 7 pecados capitales. Puesto que odiamos A los seres vivos por Ser como tú y no Como una sociedad. Púdrete en tu husmo, Púdrete en tu egoísmo, Púdrete en tu mente, Púdrete con tu sangre de luna.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

-7-


El Autor Muerto en Vida

TAHANATOPSYS El tiempo ha fortalecido mis huesos, Pero a caso fortalece mi alma?, Hay días en que el sol me quema, Pero las noches son excitantes para mí. Saber demasiado es peligroso Y el no saber nada es algo penoso, Nunca dejas algo para ser inmortal Pero quisieras serlo. Es extraño vivir así, Es preferible morir aquí, Cubrirte en lo mantos De la fría y hermosa noche. Si la muda huesa me hablara, Le pediría que me acogiera Con sus blancas manos y me lleve Con ella en sus velos de muerte. Si, desaparecer, Si, perecer, salir por la Gran puerta del infierno, Del único infierno, el terrenal. Así vivir, así morir, Ser liberado de lo que Llaman vida, de lo que Llaman existencia. Solo que yo no puedo morir, Puesto que soy eterno, Si soy aquel que vera tu cuerpo Envarcinado y embalsamado. Si, aquel que los guardara, De todo mal, de toda hipocresía, De toda destrucción, de toda guerra, Soy su último amigo, que velara sus almas. Aquel, que cuidara sus restos, Que rezara para que sus espíritus Ya fallecidos encuentren alivio, Para que descansen en la vida infernal. Si, soy aquel, tu último amigo, Tahanatopsys es mi nombre, El Enterrador de Ángeles Caídos, El ser maldecido por tu Dios.

Fin. Héctor Enrique Ávila Ávila

-8-


El Autor Muerto en Vida

LOCO POR TU SER Al sentir esos labios, Al observar tú linda mirada, Que con el viento conjugan La palabra amor. Al sentir tu cuerpo, Al sentir tu calor, Al escuchar tus dulces Palabras que me obsequias. Quisiera decirte una vez más, Lo mucho que te quiero, Lo tanto que te extraño, Que deseo estar junto a ti. Que cuando escucho tu voz, Es como escuchar una melodía Que con el cielo se enlazan para Dar forma a un canto hermoso. Al tenerte entre mis brazos, Al besarte sin temor, Al quererte con pasión, Te diré que yo… …Estoy loco por tu ser.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

-9-


El Autor Muerto en Vida

SOLO QUISE QUE SUPIERAS LO QUE SIENTO. Ahora que te siento lejos de mí, Hoy en este día, te extraño más, Deseo tu presencia más que nunca, Tus labios, tus ojos, tu voz, tu ser. Yo ya no tengo nada, Si no te tengo a ti, Ya no se si debo llorar, Ya no se si debo esperar. Este día es el más triste Porque se que al despertar Y al ir a dormir tú no estarás Y no me dirás que me quieres. Estas muy lejos de mí, Eres inalcanzable, eres Como una estrella Lejana pero presente. Hermosa, omnipotente, Preciosa, esplendorosa, Pero lejana, que tan solo Te puedo ver de lejos. Ahora que no me queda nada, Que ya no tengo que perder, Nada que ofrecer y nada que sentir, Nada que decir ni nada de que hablar. Solo te diré que te quiero Y que nunca te olvidare, Mi querida estrella, Mi querida amada.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 10 -


El Autor Muerto en Vida

Tipo Celoso ¡Hola!, te escribe de nuevo tu querido amor, se que no te lo esperabas pero en esta carta te quiero pedir disculpas por haberme comportado de esa forma, puesto que no sabia lo que hacia, se que no fue correcto actuar de esa manera, pero el odio me segaba al ver como sonreías y mirabas a ese hombre, te pido me perdones por hacerte llorar, por decirte esas tonterías, pero lo hice porque tengo miedo de perderte, yo te quiero mucho y al verte llorar me sentí como una escoria, una lacra, en ese momento quise morirme, desaparecer y perderme en el desierto incandescente, es que el te miraba como si te estuviera comiendo con la vista, sus carcajadas me parecían como una burla para mi, es por eso que reaccione de esa forma, se que te hice mucho daño, tu sabes cuanto te quiero y también sabes que tengo miedo de perderte, me hubieses dicho que el era tu amigo del quien tanto me hablaste, se que no tengo perdón alguno, pero quiero que recuerdes que siempre te amare, estaré contigo hasta el fin de la eternidad, se que soy un tonto por ser un tipo celoso, pero tengo miedo de perder tu amor. Te quiere: El Autor Muerto en Vida.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 11 -


El Autor Muerto en Vida

CALAVERA Esta vez a mi me toco, Contarte lo que paso, Del 68 todo mundo se acordó, Pero del 84 todo se olvido. Al aniversario el 68, Todo mundo asistió Y muchas flores llevo, Gritos y canciones en su honor. En el 85 todo mundo Se estremeció, Pero ya se olvido La muerte de mi profesor. Ahora la gente que Se muere es olvidada, Pero con i calavera Será recordada.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 12 -


El Autor Muerto en Vida

AMOR IMPOSIBLE Ya lo vez?, Solo déjame besarte, Solo déjame tocarte, No es tan difícil. Juntos, tomados de Las manos, surcaremos Los cielos, los mares, Las praderas. Ya lo vez?, No es tan peligroso, Solo dame una oportunidad, Veras que no todo es igual. Quisiera que el mundo Supiera mi gran verdad, Que sepan que te amo, Que es amor con sinceridad. Quisiera que el mundo, Nos diera una oportunidad, De querernos, de amarnos Por una bella eternidad. Ya lo vez?, No es tan difícil, Como en verdad Tú lo crees.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 13 -


El Autor Muerto en Vida

MALDITA SEA Maldita sea, porque no lo supe antes, de Haber sabido, no me hubiese enamorado nunca, Odio todo lo que me paso, odio su rostro, Sus ojos, su boca, odio todo de ella. Diantres, no se como le pude entregar mi Amor, no se como le pude ofrecer mi Cariño, estoy tan herido, que no quisiera Verla jamás. Que poca consideración tuvo, al engañarme Con otro, en frente de mi cara, de haber sabido Que esa arpía vestida de mujer era una perra, No la hubiese querido nunca, maldita sea.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 14 -


El Autor Muerto en Vida

IN MEMORIAM Una lagrima cristalina, Dejaremos caer en tus restos, Una flor marchita, Caerá en tus aposentos. Aquí yaces inerte, Aquí te esparces en el aire, Ve, vuela, mezclate con todo, Ve, anda, reina el mundo. Una canción Dark, Nos recordara tu ser, Una oración y una vela, Cuidaran de tu alma. Aquí estas tu, Volando en el aire, Como el viento, Surcando los alientos. Anda, ve, Se libre como tu querías, Se un Dios como anhelabas, Vuela, vuela como el viento. Una lagrima cristalina, Guardaremos en tu tiempo Y una flor marchita, Guardaremos en tu templo. Tocaremos esa canción, Que tanto lleno tu vida de pasión, Recitaremos tu poesía favorita Y terminaremos diciendo que fue… …In Memoriam A. M. V.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 15 -


El Autor Muerto en Vida

TRISTE Tal vez esta noche, Es la más fría de todas, La mas triste que he Tenido en toda mi vida. Es muy difícil, Decirte adiós, Cuando te amo Con toda el alma. Es muy duro saber Que nunca te interese, Es muy doloroso entender, Que nunca me quisiste. Ahora el canto de la brisa Acompaña mi dulce tristeza, Y el cielo se torna grisáceo Con la lluvia de mis lágrimas. Ya no somos mas amantes, Tan solo somos amigos, Siempre lo fuimos, Pero yo no entendía. Tú sabes que te amo, Pero no te basto con saberlo, Tal vez querías más o tal vez No querías nada. Tres inviernos juntos, Que para mi fueron como Tres lindos sueños, ¿Y para ti?. Nunca me hablaste, Nunca me buscaste, Tal vez así lo quisiste, Tal vez así lo decidiste. Me voy de tu vida, Se que no te dolerá, Pero yo me alejo, Con esta soledad, triste.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 16 -


El Autor Muerto en Vida

¡ADIOS…QUERIDO AMOR! Me marcho ¿y no se porque?, Extiendo mis alas y emprendo el vuelo, Me detienes con una lágrima de amargura Observo tu llanto y regreso a tus brazos. Me pides que me quede, Me suplicas que no me marche, Pero es inútil, es tan difícil partir, Si te veo así. No llores más amor, No me hagas hacerlo a mí también, El tiempo pasa tan rápido Y nos aleja sin piedad. Pero quedan los recuerdos, Queda el cariño y amor, Tus labios se enlazaron con los míos, Mis besos y corazón se quedaran contigo. Te ruego que no llores, Te suplico que no estés triste, Te recordare en cada momento, Tus labios, tus ojos, tus lágrimas. Será difícil borrarte de mi memoria, Será difícil calmar este dolor, Solo te pido que suspires y pienses en mí, Quédate tranquila, se feliz. ¡Adiós mi querido amor!... ¡Adiós!.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 17 -


El Autor Muerto en Vida

SOLO QUERIA VOLAR Papá, tengo frió, Tápame con tus brazos, Mamá tengo miedo, Dame uno de tus besos. ¡Hola! ¡hay!, me duele mi cabeza, ¿Dónde estas papi?, ¿Dónde estas mami?. El cielo es hermoso, ¿Lo ven?, ¿esta muy azul?, Siento el viento en mi cara, ¿Me dejan ver el cielo?. ¿Mami que tienes?, ¿Papi, porque llora mamá? Y mi hermanita, ¿Dónde esta?, Quiero verla papá, mamá. Perdóneme, yo creí, Que podría, pensé que Lo lograría, yo solo quería Volar al cielo. Te quiero mami, Te quiero papi ¡No me dejen, no se Vayan! ¿Mamá, Papá?... …Solo quería volar, al cielo.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 18 -


El Autor Muerto en Vida

DOLOR SEPULCRAL El viento acaricia mis penas, Mi corazón se viste de negro, Las tumbas están llenas, De palabras hipócritas. Hay una tormenta de dolor, La muerte seria mejor, El tiempo quema mis huesos, Prefiero que guardes mis restos. Los gusanos se comen mi piel, Te venero por tu maldad, Corre por toda tu piel, Maldad que no puedo controlar. La luz cristalina, Cega mis malditos sueños, El cielo pide mi cuerpo. El dolor es inmenso Y tú gozas en mis restos, El sufrimiento es largo, Y tú te ríes de mi letargo. Hay una tormenta de dolor, La muerte seria mejor, El tiempo quema mis huesos, Prefiero que guardes mis restos. La luz cristalina, Cega mis malditos sueños, El cielo pide mi cuerpo.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 19 -


El Autor Muerto en Vida

LIBERTAD ETEREA Sangras de tus ojos, Puesto que no vas a pensar mas, Eres del dominio, No puedes controlar tu pensamiento. Ya esa amarrado, No quieras estar libre, Tu mente ya esta, En posesión del poderoso y del fuerte. No has querido curar tu dolor Y tu libertad etérea esta sometida Al silencio. Pero no te atreves a liberarla, Por el temor de ser, Nuevamente desgarrada y desmembrada De tu cuerpo. Cierra la puerta y entra al cuarto De tu inconciencia, ahí estarás preparándote Para el ataque final. Entonces los que fueron fuertes y poderoso Polvo y niebla se hará y tu parte etérea no volverá A ser lastimada. No has querido curar tu dolor Y tu libertad etérea esta sometida Al silencio. Pero no te atreves a liberarla, Por el temor de ser, Nuevamente desgarrada y desmembrada De tu cuerpo. Sangras de tus ojos, Eres del dominio, Cierra la puerta Y entra al cuarto de tu conciencia, Ahí estarás preparándote para El ataque final. Entonces los que fueron fuertes y poderoso Polvo y niebla se hará y tu parte etérea no volverá A ser lastimada.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 20 -


El Autor Muerto en Vida

MUERTE INTERNA Siento el temor, Siento el dolor, Mi tiempo Ya termino. ¿Por qué es así? ¿Por qué no esperar? ¿Por qué despedazarme?. ¿Acaso me odias? ¿Acaso te daño? ¡Contéstame ya!. Siento el temor, Siento el dolor, Mi tiempo Ya termino. Solo vi hipocresía total, Solo soy una victima más, De un juego de azar, De un asqueroso ritual. Oyeme soy tu interior, Tu recuerdo mortal, Tu arrepentimiento total. Empieza a gritar, Tu dolor llega ya, El mío igual, Es mi final. Soy el fruto de tu vientre, Tú me das la vida, Ahora me das la muerte, Sin pedir mi opinión, Ni derecho a conocerte. Siento el temor, Siento el dolor.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 21 -


El Autor Muerto en Vida

PARA MI ENTERRADOR A ti, que eres la ultima persona Que observara mi rostro demacrado, A ti, que esconderás mi cuerpo De toda la hipocresía del mundo. Si, para ti son mis últimas palabras, Tú que eres mi último amigo, Quiero darte las gracias por darme El ultimo sitio de descanso. El tiempo acabo conmigo, Pero no con mi cuerpo, Por eso te pido que ocultes Muy bien mi cuerpo. Ocúltalo de todo mal humano, Escóndelo de toda tristeza, No dejes que nadie lo toque, No dejes que nadie lo robe. Te doy las gracias mi último amigo, Por darme el último sitio de descanso, Por eso estas palabras están dedicadas A ti, mi amigo, mi enterrador.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 22 -


El Autor Muerto en Vida

MI IMPERIO Todo es desolación, El viento corre entre mis pies, Y canta una melodía tan triste, Agoniza en la soledad. Paso a paso construyo Mi glorioso imperio, Pinto el cielo de azul, Tan azul como el agua. Tintes blancos, Cubren la pureza de Mis aposentos, con Una luz incandescente. Mis riquezas adornaran El recinto bireynal, El orgullo crecerá En este lugar. Mi reino se expandirá Por cinco sitios, Y gobernare con tal Seguridad en ellos. Habrá batallas, que Querrán vencer a mi reino, Habrá victorias, Pero también derrotas. Aun así mi imperio, Estará seguro, gobernado Por estas manos fuertes, Por estas leyes inertes. Mi futuro aun no se escribe, Pero mi presente esta firme, Empiezo, mis guerras solo, Así que venceré sin tropas. Construiré mi imperio, Sin temor alguno, Construiré mi reino, Sin verdugo alguno.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 23 -


El Autor Muerto en Vida

MUJER DE MI MALA SUERTE Si nunca te hubiese dicho “hola”, Hoy no tendría que decirte “adiós”, Por eso eres mujer de mi mala suerte. Vete de mi, nunca vuelvas, A menos de que regreses con tu Corazón en las manos, suplicando. Maldita suerte que me toco, Yo, sin ti y sin mi, la bella noche Perderá su maravilloso encanto, Largate con tus bellos ojos negros. Todo resulta sutil de tu suave beso, Dame más, dame más de tus lágrimas Que cuando todo acabe estaré tan Arrepentido de mirarte airosa por Otro cariño, mujer de mi mala suerte Vete de mi ¡aaahh! Por favor.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 24 -


El Autor Muerto en Vida

CIEGO Es una ilusión, Y todos piensan que soy mudo, Es una gran pena, Y todos dicen que estoy loco. Siento que me observan, Con una lastima en sus ojos, Y escucho que hablan de mí, Sienten mi pena, mi pobreza. No necesito sus lamentos, No necesito sus ayudas, No necesito sus palabras, No necesito su dinero. Solo quiero ver, Si, ver de nuevo, Saber de que color Es la vida.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 25 -


El Autor Muerto en Vida

MAR OSCURO Encontré un refugio, Libre de todo mal, Sin compromisos, Sin ataduras. Es como el viento, Es como las nubes, Es tan puro como El universo, es infinito. Solo que yo sigo atado, Sin poder disfrutar el aire, Con las manos llenas de nada, Como la luz, libre pero atada. Si tan solo oscureciera, Si tan solo me escapara, Si, escaparme de toda falsedad, De toda discordia, de toda hipocresía. Encerrarme en mi ser, Volverme como un ermitaño, Ser la oscuridad misma, Ser la amargura interna. Olvidarme de todo, Del mundo, De la sociedad, De ti. Solo quiero ser… …Tan oscuro como El mar.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 26 -


El Autor Muerto en Vida

MISERIA Infierno profundo, Ardor de inframundo, El cielo esta lejos, Hay solo reflejos. Las alas se cierran, Miradas que queman, Palabras filosas, Risas fingidas. Demonios sueltos, Animales descompuestos, Sangre en tus ojos, Me vuelves loco. Barba muy larga, Mucha migraña, Odias al mundo, Te gustaría estar mudo. Ropa apestosa, Cuerpo mugroso, Tienes histeria, Maldita miseria.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 27 -


El Autor Muerto en Vida

NADIE BORRARA TU RECUERDO Sabes, ahora que han pasado Bastantes años, que ya no Tengo nada que ver con tu Vida eterna. Te recuerdo como eras, Pero ya no siento ese ardor, Si, ardor en el pecho por Tu loco abandono. Ahora me siento feliz, Por esos lindos recuerdos, Cuando nos besamos por Primera vez. ¡Ah!, fue un día maravilloso, Cuando te dedique la primera Poesía llena de ternura y amor, Cuando la escuchaste. O que tal cuando te Entregaste a mí, a ese amor Sincero, puro, a ese amor Que no pedía nada a cambio. Y ¿sabes?, en este mundo, No habrá nadie que borre Esos momentos, ese recuerdo, De ese loco amor.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 28 -


El Autor Muerto en Vida

AHÍ ESTARE ¿Estas sola?, no lo creo, Pero es lo que tú dices, No te das cuenta que alguien Te acompaña a todas partes. Crees que nadie te cuida, Que nadie intercedería por ti, Pero aunque estés lejos, Siempre hay alguien a tu lado. Dices que nadie te escucha, Que nadie te comprende, ¿Y entonces?, ¿Qué es lo Que pasa contigo?. ¿Qué no sabes?, ¿Qué no te has dado cuenta?, Que donde quiera que estés, Yo ahí estaré.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 29 -


El Autor Muerto en Vida

NO TE COMPRENDO, PERO TE AMO Al seguir la melodía del silencio, Las cristalinas tonadas de la materia, Me recuerdan que te he extrañado, Cuando nadabas en mi jardín. Al caminar por tu piel, Las fragancias de las piedras, Me dicen el cuanto me quieres, Cuando estoy contigo. Al hablar con el tiempo, Tus manos acarician mi cuerpo, Al momento que tocas El piano para mí. Me abrazas con tus ojos, Me besas con esos gritos, Gritos de dolor satisfactorio, Y yo, sin hacer algo. Dices que me odias, Pero cuando estoy contigo, Me haces el amor como Si fuéramos unos locos. Dices que me aborreces, Pero eso no es cierto, Tu cuerpo dice lo contrario, Dice que me necesitas. Eres indiferente conmigo, Pero te comes las ansias De estar a mi lado, Así como yo, pero te alejas. Sabes, no te comprendo, Pero te amo, no te entiendo, Pero te quiero, Mi extraña mujer.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 30 -


El Autor Muerto en Vida

SOLO UN BESO Al escuchar tu voz, Al mirarte sin temor, Sin penas, sin timidez, Pienso en tantas cosas. Al escuchar tus palabras, Descubrí tus pensamientos, Al ver que mentías, cuando Negaste tus sentimientos… …Note que brotaba Una sonrisa tímida, Y yo solo quise tocarte, Y yo solo quise abrazarte. Y entonces pensé, ¿Estaré loco?, No lo sé, ¡Que tonto!. Solo sé que quise Tomarte de la cintura, Tocar tu lindo rostro Y darte tan solo un beso.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 31 -


El Autor Muerto en Vida

MI RAZON DE SER Entiendeme por favor, Te estoy tratando de explicar, Que es lo que paso Nunca pensé que seria así Mas la vida es muy cruel Y yo he cometido el error De ser débil frente a la mentira Más nunca quise despertar Confieso que no lo quería.

Solo puedo decirte, Que el odio me invadió, Que la tristeza igual, Que la impotencia Me dominaba día con día, Que los mandatos ya eran Más qué costumbres, Que la esclavitud se había Convertido en virtud.

Nunca supe como actuar, Entregue mi corazón Podría decirse que hasta mi alma, Muchos sueños se quebraron, Para conseguir solo uno El cual fue el equivocado, Fue tan solo por seguir Mis miserables instintos, Más prometo no volver A dejarlos fluir de mí ser.

Que la manipulación Estaba presente Tomando una victima Inocente, alguien con La cual me amarraban A mi perdición total, A mi desahucio moral.

Mi vida no será lo mismo, Pues todo cambiara, La risa se ha marchado, Aun no se porque lo hice, Pero es tiempo de solucionarlo Se que dolerá, y no solo a mi, Perdón por estas fallas, Solo hay de una acción De la cual no me arrepiento Y esa eres tu mi Bruja Santa.

Por todo eso Deje de ser tu ejemplo, Para pasar a ser Tu verdugo o tu odio, Esta es mi razón de ser Libre por fin de las Mentiras, engaños Y el falso amor, Amor que yo nunca Tuve y al parecer nunca Tendré

Héctor Enrique Ávila Ávila

Fin.

- 32 -


El Autor Muerto en Vida

DE NUEVO OCURRIO Otra vez, he vuelto al rincón, A ese lugar oscuro, sin sonido, Sin alegría, todo ha vuelto a ser Lo que siempre será. Un lugar frió, sombrío, Tenebroso; mi corazón, de nuevo, A sido roto, destrozado, Ha sido otra vez olvidado. Como siempre, la soledad, Es lo único que nunca perderé, De nuevo ocurrió, mi nuevo Amor, me dejo.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 33 -


El Autor Muerto en Vida

INFIEL Mientras que el columpio Se mueve en el espacio, Escuchaba una melodía satánica Y escribía estas frases. Mientras que tu te reías Por un chiste sin gracia, Yo lloraba por mi pasado, Me ahogaba por el presente. Al sentir la brisa en Mi cuerpo que me acariciaba, Pensando en una forma para Escapar de tu infierno. Al sentirme flotar en el Agua tibia de la tranquilidad, Observaba tu rostro que con el Tiempo me mostraba tu edad. Y me preguntaba, ¿Qué será de mi cuando ya Este en la vejez?, Cuando este a un paso de la… No, no quiero ni pensarlo, Aunque se que hay que meditarlo, Preparare mi entierro, Antes de que este sin reflejos. La tristeza brota de mis ojos, Tu felicidad me duele tanto, Y no puedo sacar mi llanto, Porque te pertenece. Y tu amor me parece un arma, Y tu cariño parece tener filo, Me hieres cuando me besas, Me dañas cuando me abrazas. Con dos amores vives Y así con dos amores mueres, Te odio porque te quiero, Pero no puedo dejarte. Te diviertes con mi pena, Eres feliz de dos maneras Y no puedo dejarte y no quiero Odiarte mi querida amante.

Fin. Héctor Enrique Ávila Ávila

- 34 -


El Autor Muerto en Vida

A TI… ¿Cómo es que te quiero?, Ya te lo he dicho, ¿Cómo es que me quieres?, Lo sé, aunque guardes silencio. ¿Cómo nos enamoramos?, Fue muy lindo, ¿Cómo fue que nos besamos?, Yo aun lo recuerdo. ¿Cómo es que me vieron tus ojos?, Se fijaron en mí con pasión, ¿Cómo es que no te he perdido?, Porque te he dado mi amor. Gracias, por tus caricias, Gracias, por tu sonrisa, Gracias, por tu amor, Gracias por tu calor. ¿Cómo es que llevamos bastante tiempo?, Será porque se amarte, ¿Cómo es que no me visitas?, Aún no lo sé. Gracias, por tu apoyo, Gracias, por tu silencio, Gracias, por tu felicidad, Gracias, mí querido amor. Gracias, por todo, Por tus besos, Por tus ánimos, Gracias, por ser mi novia.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 35 -


El Autor Muerto en Vida

AMANTES ETERNOS He tenido millones de sueños, En ellos no he visto a alguien Con un ser tan limpio Con un ser tan audaz. Quiero encontrar a un espíritu, Que pueda detener el tiempo, Que pueda vivir por siempre en mí, Que me proteja de la maldad. Cuidare este romance que he Encontrado, quiéreme como tu ser, Nunca podrán alejarnos porque No somos entes sin vida… …Porque somos seres nombrados, “Amantes eternos”.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 36 -


El Autor Muerto en Vida

NO LO SE No puedo escribir nada, No tengo inspiraciテウn, No hay musas, No hay amor. No tengo odio, No tengo rencor, No hay de Que hablar. No se que escribir, No se que pensar, No se que recitar, No se que hacer. No hay flores, No hay aves, No hay amores, No hay temores. No se que dar, No se que expresar, No se como morir, No lo se.

Fin.

Hテゥctor Enrique テ」ila テ」ila

- 37 -


El Autor Muerto en Vida

REQUIEM. Esta vez, déjame continuar, Esta vez, déjame no pensar (en ti), Por esta vez, quiero descansar (aquí), No, no me ayudes a vivir. Solo hazme un favor (y vete), Olvida tu (falso amor), Deja atrás mi recuerdo Y no me ayudes a vivir. ¿Esperas que te escuche?, Deja ya de llorar, No mientas más, No hay porque seguir así… …Por culpa tuya abrazo las llamas, Por creer que debí amarte, Sellas mis labios con tus palabras, Déjame morir en paz. No (me recuerdes), Nunca más (te acuerdes de mí), No mereces (llamarte mujer), Deja ya, de ayudarme a vivir. Stop this incide of me, I don´t want you anymore, Just leave me forever, Let me die the way i want. Necesito descansar por siempre Ir a las sombras sin ti.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 38 -


El Autor Muerto en Vida

MI MEJOR AMIGO Gracias a el, he encontrado sabiduría, Satisfacción, alegrías, enojos en fin, Ha sido lo mejor que he encontrado, El no me defrauda. No me miente y engaña, Me enseña a respetar y Tener mejor colmillo, Me ayuda a tener una mejor condición. Pensaran que soy un Loco por decir esto, Pero yo seguiré al Lado del básquet-bool., De mi mejor amigo.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 39 -


El Autor Muerto en Vida

ANGELES EN LA LLUVIA Recuerdo que aquella noche, Tú me destrozaste todo el mundo, Al decirme que me fuera de tu vida, Que ya no volviera a buscarte. ¿Sabes?, perdí más que el alma, Perdí más que un gran amor, Es como sangrar sin fin, Es como morir al nacer. Y entonces del cielo, Cayeron gotas de lluvia, Que mojaban mi amargura, Me empapaban de ternura. ¡Que gotas de lluvia!, Parecía que acariciaban mi cuerpo, Parecían calmar mi tormento, Aquellas gotas de lluvia. Sentí en ese momento que la Vida aun no terminaba, Que había mucho por hacer, Mucho por demostrar. Mi alma volvió a mí, Mi mundo empezó a vivir, Mi fuerza y coraje igual Y yo, quise gritar. La lluvia me hizo pensar, Que sin ti o contigo, El mundo es igual, Nada cambia. Había algo en esa lluvia, No se veía, no se tocaba, Parecía que había Ángeles en la lluvia.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 40 -


El Autor Muerto en Vida

GRABADO EN EL CORAZON Con el pasar del tiempo, Se aprenden varias cosas, Puedes ser sentimentales O pueden ser intelectuales, Pero las que más se aprenden, Son las cosas que un amigo enseña, Es por eso que tu nombre, amigo, Se ha grabado en nuestro corazón.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 41 -


El Autor Muerto en Vida

POR TU AMOR Podría matar, Podría golpea, Tal vez olvidar, Tal vez odiar. Si tú quieres, Puedo ser tu verdugo, Puedo ser tu ángel, Puedo ser tu esclavo. Seria artista, Seria gobernador, Seria poderoso, Seria velador. Bajaría estrellas, Bajaría al mar, Bajaría al infierno, Bajaría a tus pies. Puedo hacer lo que sea, Puedo vivir o morir, Puedo hacer todo, Todo por tu amor.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 42 -


El Autor Muerto en Vida

A LA LUZ DE LA VELA Sentado en mi sillón preferido, Oyendo mi canción favorita, Observando mi foto querida, Bebiendo mí agua tan rica. Prendo un poco de luz, Escribo un tanto de amor, En una hoja de color azul, Con una pluma del pasado. Son letras que expresan Mis más sinceros pensamientos, Son letras que dan a conocer Mis más grandes secretos. Aún soy tan joven, Pero ya tengo tristezas, Aún soy tan joven, Pero ya tengo experiencias. Estoy aquí sentado, Escribiéndote una carta de amor, Escribiendo unas frases de dolor, Y tú tan fría, tan ausente. Te observo en una foto, Te recuerdo en esta noche, Escribo estas líneas para ti, A la luz de una vela.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 43 -


El Autor Muerto en Vida

SI Si, que hermoso sonido, Cuando me dices que me amas, Cuando me dices que me quieres, Miénteme solo por hoy, Si, que bonito se escucha, Cuando me das un beso, Cuando me otorgas tu cuerpo, Siénteme solo por hoy. Si, que lindo es vivir, Cuando estoy contigo, Cuando te sigo, Ámame solo por hoy. Si, que bello seria, Estar juntos toda la vida, Estar queriéndonos todavía, Si, que bonito seria.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 44 -


El Autor Muerto en Vida

A TI HERMOSA Me siento mal, Hundido en lo más oscuro, Recuerdo cosas que me aniquilan, Cosas que no tienen sentido alguno. Si pudiera borrar mis memorias, Si pudiera quitarme este dolor, Quiero gritar pidiendo auxilio, Gritar pidiendo clemencia. Quiero matar A todo tu recuerdo, Mi linda mujer, Te odio. Recuerdo tu amor, Tus besos, tus caricias, Eras muy hermosa, Recuerdo tus palabras. Tan solo eras perfecta, Te olvidaste de mí tan rápido, Te odio por eso, Te amo por todo. Me gustaría tenerte, Quererte, amarte, si, Si a ti hermosa… …Traidora.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 45 -


El Autor Muerto en Vida

CUANDO NO ESTAS Siento mucho dolor, Ardor por todo el cuerpo, Mi corazón late más rápido, Mi cabeza quiere explotar. Cuando no estas, Es cuando mas te amo, Es cuando mas te extraño, Es cuando mas pienso en ti. Necesito tu presencia, Sentir tu gran esencia, Tocar tu belleza, Entender tu inteligencia. Cuando no estas, Es cuando mas te adoro, Es cuando mas te añoro, Es cuando mas te deseo. Quisiera decirte mil cosas, Quisiera contarte mis historias, Pero no estas aquí, Pero no me puedes oír. Cuando no estas, Es cuando te quiero más.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 46 -


El Autor Muerto en Vida

EXTRAÑO Si, todo es fácil, Solo, creciendo en el vació, Puedo pensar en el mal, Limpiando el espacio. Torturo mi pasado, Descanso en mi exaltación, Reino entonces en mi cuarto, Mis súbditos son los insectos. Y extraño tu mente, Sueño con tu realidark, Y hablo con tu imagen, Pienso en como terminar. Es extraño, Como te estoy amando, Es muy extraño, Como te estoy odiando.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 47 -


El Autor Muerto en Vida

BELLOS OJOS Besarte, fue hermoso, Amarte, fue grandioso, Sentirte, fue excitante, Abrasarte, fue adorarte. Tuve tantas emociones, Tantas sensaciones, Al ser tu pareja, Al ser tu poeta. Te quise por muchas cosas, Te ame por tantas más, Tal vez fue tu sonrisa, Tal vez fueron tus caricias. Te agradezco tu tiempo, Te doy las gracias por tus besos, Por tus caricias, por tus Sentimientos, por tu cariño. Me abandonas, Te alejas, yo solo Me despido de tus Bellos ojos negros. Adiós preciosa, Adiós mi diosa, Adiós bellos ojos Negros.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 48 -


El Autor Muerto en Vida

AYER ¿Sabes?, yo aun recuerdo el día de nuestro encuentro, Fue tan hermoso, fue tan corto, el tiempo exacto, te Veías tan imponente, tan sublime, hermosa como siempre, Y yo tan nervioso, tan tranquilo, tu presencia me intimido. Y dejaste oír tu linda voz y dejaste ver tus lindos ojos, el Jardín se lleno de belleza al descubrir tu esencia, entonces Mi mente se lleno de flores, mi cuerpo de sensaciones y mí Alma de tantos colores, que empecé a enamorarme. También recuerdo el primer beso que me obsequiaste, Sentí la suavidad de tus labios, experimente la sensación Mas hermosa que he tenido en mi vida y que aun la siento Al besarte, al quererte, al amarte. Y así he seguido hasta ahora, queriéndote, amándote, Tanto ayer como hoy eres mi verdadero amor.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 49 -


El Autor Muerto en Vida

VIAJE El viento mece mi eternidad, Y la esparce por toda la tierra, No he muerto tan solo he cambiado, Recorro los caminos viejos. Y el mar me arrulla tiernamente, En sus olas de tristeza, Siento la tranquilidad en mi cuerpo, Pero si solo soy polvo. Polvo, polvo, Que recorre el cielo, Polvo, polvo, Que surca el tiempo. Eternamente viviré en el mundo, Cambiando la vida por la muerte, Surcando los cielos eternamente, Librando el tiempo infinitamente. Acabando con mi maldad, Empezando con mi bondad, Volare cerca de tu mente, Viviré como un ente. Polvo, polvo, Que vive en tu mente, Polvo, polvo, Que sueña en tenerte. No me olvides jamás.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 50 -


El Autor Muerto en Vida

ETERRANDO AL AMOR Fuiste callando, Poco a poco, Nunca supe cual Fue el motivo. No se que te Inventaron de mí, Tal vez algo que no este Tan lejos de la verdad. Si mis palabras Te han hecho llorar, Si te he hecho gritar, ¡Perdóname!. Si cuando te acaricio No vez cuanto te amo, Por favor no me Castigues con tu silencio. No tenemos porque discutir, No tenemos porque juzgarnos, Recuerda que no es tan fácil Cuando las cosas se tratan de dos. Por favor no entierres al amor… … Tal vez en mi ropa este Un aroma de traición y te hiciera Imaginarte cosas que no existan, No me castigues con tu silencio. Por favor no entierres al amor.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 51 -


El Autor Muerto en Vida

CUANDO TE CONOCI El día era hermoso, El sol lucia su esplendor, Las nubes su mejor color, Las aves su magnifica canción. El viento acariciaba Todas las cosas a su paso, Las hojas caían como Como caen las gotas de lluvia. Al ir caminando por Las calles tranquilas de Mi querida historia, Historia que apenas comenzaba. Me tope con una Dulce y tierna mirada, Si, con unos bellos ojos De color café claros. Si, eras tú, Mi linda mujer, Si, eras tú, Mi bella luz. Fue cuando te conocí, Cuando te empecé a querer, Cuando te conocí, Yo te quise a ti.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 52 -


El Autor Muerto en Vida

¡OYE TU! ¡Oye, tú!, Es muy tarde Para sentirte Cerca de mí. ¡Oye, tú!. Quédate, tan solo Un instante más, Solo quiero hablar. ¡Oye, tú!, No necesito este Infierno, déjame Escapar de ti. ¡Oye, tú!, Siente mi dolor, Tómame y veras Cuanto sufro. Quiero detenerte, Ya no dejarte marchar, Quiero besarte, Ya no te iras. Abre tu corazón, Y déjate amar, ¡Oye, tú!, Te quiero amar.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 53 -


El Autor Muerto en Vida

TE RECORDARE Yo te amo, Y solo me voy lejos de aquí, Yo te quiero, Y solo me alejo de este jardín. Ven conmigo, Se que no querrás venir. Voy a vivir, Lejos de aquí pensando en ti, Voy a recordar, Todo el amor que tú me das. Y entonces, en la tierra, Caerán lágrimas del cielo, Y se unirán a mi dolor, Pidiendo clemencia por este amor. Y entonces, en la tierra, Caerá mi cuerpo lleno de ardor, Y se unirá con mi alma Formando la tristeza humana. Voy a sufrir, Porque tu, no estas aquí, Voy a llorar, Por mi soledad, absoluta. Y entonces, en la tierra, Caerán lágrimas del cielo, Y se unirán a mi dolor, Pidiendo clemencia por este amor. Y entonces, en la tierra, Caerá mi cuerpo lleno de ardor, Y se unirá con mi alma Formando la tristeza humana.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 54 -


El Autor Muerto en Vida

LUZ DE ESTRELLA Si sabes que no puedo Separarme de ti amor, Solo vivo para darte Todo mi cariño. No puedo dejar de Pensar en ti amor, Te quiero tanto que No puedo dejarte ir. Entre la lluvia Llorando te encontré, Y desde entonces Te quiero yo a ti. No te olvidaré, Yo te amaré, Sin temor, Sin dolor.

Nunca volverá a pasar. Porque nos queremos más, Porque ya no hay temor, Porque ya no hay dolor, Nos amaremos por la eternidad. Porque nos queremos más, Porque ya no hay temor, Porque ya no hay dolor, Nos amaremos por la eternidad. No te abandonaré, No te dejare ir de mí, No nos separaremos, Nunca volverá a pasar.

Si sabes que Soy de ti, No tendrás que Marcharte ya.

Porque nos queremos más, Porque ya no hay temor, Porque ya no hay dolor, Nos amaremos por la eternidad.

Y si crees que El cielo es azul, Nuestro amor es Mucho más azul.

Porque nos queremos más, Porque ya no hay temor, Porque ya no hay dolor, Nos amaremos por la eternidad.

No te abandonaré, No te dejare ir de mí, No nos separaremos,

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 55 -


El Autor Muerto en Vida

GUERRERO Y ha pasado mucho tiempo, Cinco años para ser exactos, Y aun recuerdo tus besos, Y aun sueño con tu amor. Y han llegado mil amores, Pero no han cambiado Mis sentimientos, Porque aun te quiero. Sigo escribiéndote versos, Que todos dicen lo mismo, Que todos dicen mis secretos, Pero tu no los escuchas. Ahora ya no te conozco, Perdí la comunicación, Ya no se que te gusta, Mucho menos lo que te disgusta. Pero así quisiera verte, Tan solo por un momento tenerte, Porque así lucharía por tu amor, Porque así pelearía por tu querer. Mi batalla será conocerte, Mi escuadrón será mi amor, Mi arma será mi corazón, Mi bandera será tu imagen. Y así lucharé por ti, Y así viviré por tu amor, Y así moriré con tu querer, Siendo tu único guerrero de amor.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 56 -


El Autor Muerto en Vida

SANGRE DEL DIABLO ¡Ah! Tristeza alrededor, No encuentras solución, Piensas que todo acabo, Pero yo te doy… …Sangre del Diablo, Ya no hay más dolor, El agua que tomas Emana de un cuerpo atroz. Sataniza tu dolor, Purifica tu ardor, Ahógate en tu pasión, Atormenta tu razón. Sigue bebiendo Y seguirás muriendo, Mi reino se expande, Porque tomas mi sangre… …La sangre del Diablo.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 57 -


El Autor Muerto en Vida

LAGRIMAS DE PLATA El dolor esta alrededor, Porque diantres las conocí, Solo lamentos recibí, Solo mentiras percibí. Risas escucho con odio, Imágenes hipócritas Adornan mis aposentos, Originan mi tormento. Escrituras que no tienen Sentido alguno, solo líneas Que me recuerdan el doloroso Ayer, cuando era feliz. Solo instantes gratos, Solo recortes de una Revista que mostraba La falsedad de lo sublime. Todo es tan ficticio, Es como una sirena, Es como un Dios, No existen pero se adoran. El ardor en el pecho, Me causan recuerdos, Recuerdos que me hacen Llorar lágrimas de plata.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 58 -


El Autor Muerto en Vida

PSICOPATA Me persiguen los ángeles, Fuego en mi habitación, Me quemo los ojos Y mis dientes caen. Demonios se me cuelgan, El infierno cercano esta, Mis manos sangran Y mis pies flagelados están. No soporto el dolor En mi cuerpo, No quiero morir. Las alas del ángel Cubren a mis verdugos, La calma me hiere Y la guerra se acaba. Veo tus miedos y pesadillas Que tu vez y sufres Y al mirarlas yo Prefiero tu muerte. Ahora puedo descansar En paz.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 59 -


El Autor Muerto en Vida

FIN Pregonaba un demonio Mi fatal muerte, Gritaba muy desesperado, Tocando campanas cristalinas. Caminaba muy despacio, Serpenteaba las campanas, Al mismo tiempo que Serpenteaba su cuerpo. La calle estaba sola, El viento se escuchaba Muy triste, como si Tocara una flauta. Y él me dijo que Este era mi fin, Que si podía ver a Todas las almas tristes. Logre verlas, Caminaban junto a él, Como una escolta de Almas, de muertos. Me dijo que lo siguiera, Que viera mi sueño profundo, Que cruzara mi sueño, Que muriera con él. El fin llegó, llegó romántico, El viento cantaba tan triste, Que no pude tener miedo, Que no quise tener miedo. Este es el fin, Aquí acaba mi vida, Junto a este héroe, Junto a este hereje. Tú y yo no sabemos nada, Al serpentear las campanas, Se iba mi vida poco a poco, El fin llegó, como llega el mar.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 60 -


El Autor Muerto en Vida

APODERANDOSE DE LAS ALMAS La escolta de la oscuridad, Te traerá un obsequio más, Que jamás olvidaras, Traída del lugar de la muerte eterna. Sus manos llenas de dolor, Te entregaran aquel horror, Los gritos de ardor, Los tendrás al por mayor. La campana y flauta Del más salvaje incubo, Tocaran para anunciar que Tus manos estarán llenas Del poder. Los lobos aullaran festejando El gran festín de humanos, Que tus manos les darán En cada hocico de esas bestias. Y Satanás feliz estará, Alaridos se escucharan, En ese gran carnaval, En ese lugar infernal. Cantaran las almas malignas, Ritos sangrientos se harán, En honor a tu nueva posesión, En honor a tu nueva obligación. Matar, es tu destino, Desangrar, tu mayor diversión, Torturar, tu inspiración Y adorarme, tu obligación. Mátame, Desángrame, Tortúrame, Adórame. Adórame, Adórameeeee.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 61 -


El Autor Muerto en Vida

HISTORIA DE UN ROMANCE ¡Hola!, ¿Cuánto tiempo sin verte Enrique?, ¿Dónde has estado?, cuéntame ¿Qué has hecho de de tu vida?... …¿Por qué estas llorando?,¿Qué tienes?. Te voy a contar lo que me pasa, espero de poder terminar de contarte mi tristeza. Sabes, yo conocí a una muchacha muy hermosa, era como un ángel, tenia una sonrisa tan bella, unos ojos muy lindos, su cuerpo no era tan espectacular, tan solo su forma de ser me enloquecía… …Ya sé, esa mujer te dejo por otro. No, eso hubiera sido mejor… …¿Entonces que paso?. Mira yo la conocí hace cuatro años, fue en el C. B. T. i. s. No.29, yo iba en sexto semestre a punto de salir de la carrera de computo, ella iba en cuarto semestre, yo aun no sabia nada de ella, de quien era, que hacia, en fin, primero conocí a sus dos amigas, Sandra y Margarita, no recuerdo bien como las conocí, nos empezamos a conocer a convivir, ¡ha! Ya recordé como las conocí, yo jugaba básquet en la escuela y cierto día ellas fueron a jugar, yo estaba retando a unos muchachos y ellas nos estaban estorbando, las invite a jugar puesto que mi amigos ya se habían retirado a sus clases, ellas aceptaron y empezamos a jugar y así fue como empezó mi tragedia. Después de unos días, una nueva muchacha llegó al salón de ellas, si, era ella, Maribel, la mujer de quien me enamore. Cierto día ellas me encontraron en la salida de la escuela, ellas estaban con Maribel, de pronto Maggy me presentó con Maribel, yo le di la mano y le dije que era un placer haberla conocido, nunca pensé que ese día empezaría mi tormento. Al siguiente día, llegue sin acordarme de aquella bella mujer, tome mis primeras clases hasta la hora del receso, después me dirigí a un salón que estaba vacío, saque mis poesías y empecé a leerlas, fue entonces cuando en la puerta se encontraba ella, observándome, camino hacia mi y me pregunto que era lo que yo hacia ahí, le dije que estaba leyendo mis poesías para ver si no tenían algún error, ella me pidió que le leyera alguno, entonces empecé con la selección de alguna poesía, fue entonces cuando encontré una de mis mejores creaciones y comencé a recitarle a esa bella mujer. Cuando yo empecé a recitarle, la miraba de reojo y observe su rostro, logre ver que en sus ojos se notaba un brillo extraño y que su rostro se llenaba de alegría, de ternura. Al terminar, ella dijo que porque no me había conocido antes, puesto que le empecé a gustar y yo le dije que sentía lo mismo por ella, pero al igual que ella yo ya tenia un amor, empezamos a convivir mas tiempo, nos contábamos todo, jugábamos básquet, en fin hubo un tiempo que hasta se encelaba mi novia y tenia razón porque yo estaba enamorándome rápidamente de Maribel. Entonces un viernes como cualquier otro, Salí de la escuela y esperaba la presencia de ella pero no estaba y pregunte por su paradero a un amigo de ella y me dijo que se encontraba en el

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 62 -


El Autor Muerto en Vida parque que se localizaba debajo de la escuela, fui a su encuentro y observe que estaba con sus amigas y alguien mas, pero estaban tomando y Maribel estaba muy ebria, su amiga Maggy que también estaba ebria me pidió que de favor que fuera dejar a Maribel a su casa, por su puesto que accedí a su petición y Maggy me dijo que no me pasara de listo con ella, me acompaño un muchacho que quería pasarse de caballero con ella, lógico que yo no la deje sola y estuve con ella hasta que se fue el muchacho. Comenzamos a platicar de tonterías, entonces Maribel empezó a besarme el cuello, me pidió que le escribiera algunas palabras de amor y lo hice, pero ella siguió besándome, me incomode puesto que yo la iba a cuidar de lo que ahora me estaba haciendo, le dije que subiéramos a su casa para poder dejarla, subimos las escaleras pero al llegar al segundo piso de aquel edificio ella me detuvo y empezó a besarme de nuevo, yo quise apartarla de mi y ella me pregunto que si no me gustaba su cuerpo, también me pregunto que si la quería, que si quería casarme con ella y entonces empezó a llorar sin razón alguna, yo estaba nervioso y conteste a todas sus preguntas y me repitió que si me gustaba su cuerpo y yo le dije que si, ella me tomo de las manos y las puso en su cuerpo, me pidió que la acariciara y nervioso lo hice, me beso de nuevo y estuve en el paraíso por un momento, entonces de una puerta salieron sus vecinas y nos separamos y le dije que la acompa��aba a su departamento y me dijo que si, ella quería que pasara a su casa pero le dije que era demasiado tarde y tenía que irme. Al día siguiente me presente en su casa, conocí a sus padres y hermana, me ofrecieron de comer y acepte, platique con su familia por un par de horas, luego invite a salir a Maribel y acepto, yo nervioso le pregunte que si se acordaba lo que paso el día anterior y me dijo qe no se acordaba yo descansé cuando ella dijo eso puesto que yo estaba muy apenado y ella me dio las gracias por haberle acompañado. Jugamos un rato básquet, platicamos fuera de su casa, en fin fue tan hermoso que yo ya no pedía otra cosa más. Y así fue durante unos meses hasta que Salí de la escuela, después yo ya no supe nada de ella durante tres largos años, ambos nos buscamos por nuestra propia cuenta, llamamos por teléfono a nuestras amistades, buscamos casa, pero hasta que un día ella logro encontrarme por teléfono, nos quedamos de ver en un centro comercial, ella se veía tan hermosa, lucia una falda a cuadros y una blusa blanca con un suéter azul amarrado en la cintura, parecía una colegiala muy bella y así lo era, ella estudiaba la carrera de educadora, platicamos en un parque de lo que habíamos pasado es esos tres años de ausencia, ella tuvo muchos problemas con sus padres, ellos se separaron, su hermana se embarazo y ella se fue a vivir con su padre y yo no supe que decirle, tan solo que la había extrañado mucho. Pero después de varios minutos de platica empezamos a hablar del amor entre nosotros, ella no quería que fuera tan rápido el comienzo de nuestra relación y yo le dije “que pensarías si te robo un beso”, y ella me dijo que eso no podía ser, entonces le insistí por un largo tiempo y ella se opuso, pero después Maribel se atrevió a robarme el beso y quede impactado, fue tan bello, tan hermoso y desde entonces fuimos novios por primera vez. Yo iba a visitarle cada fin de semana, nos contábamos todo lo que vivíamos en el transcurso de la semana, nos besábamos, reíamos, llorábamos y así pasábamos la vida durante dos años y medio. Fue entonces cuando el cielo me castigo por todos los males que yo había hecho, nunca pensé que tal castigo cayera sobre lo que mas ame en la vida, siempre me pregunte el porque, porque diantres paso esa tragedia, ella enfermo de repente, su familia no me había avisado, cuando me entere ellos no me dejaban ver a Maribel, al parecer era muy grave su enfermedad.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 63 -


El Autor Muerto en Vida Para entonces, llevábamos dos años con siete meses de novios, Maribel estaba muy delicada, sus padres no me dejaban verla, así pasaron tres largos meses, ella los vivió en la agonía, yo los viví en la tristeza, en la amargura, en la angustia. A los dos meses sus padres me dieron la mas triste noticia que he recibido en toda mi vida, ella había muerto, no sin antes dejándome una carta pidiéndome disculpas, sus padres me explicaron que no me dejaban verle porque yo iba a sufrir mas que ahora, no me pude despedir de ella, no pude explicarle cuanto la quiero, no pude darle el ultimo beso el ultimo adiós, un mes antes murió y no se si fue de tristeza, de salud o de amor, tal vez pensó que yo ya no la quería, que me había olvidado de ella, no lo se y no lo sabré jamás, sus padres me dijeron que fue un mal que ella tenia en el corazón, pues yo no pienso eso. Y ¿Qué decía la carta, Enrique?. Ella me decía: “Enrique: Sabes te extraño muchísimo, dicen mis padres que has venido a preguntar por mi, pero ¿Por qué no pasas a verme?, sabes que te quiero mucho, dime si me extrañas también o a caso ya no me quieres?, espero que no sea eso, oye estoy muy enferma apenas y puedo escribir, tal vez ya no pueda verte mas y eso me causa mucho daño, quisiera verte una vez mas, tan solo un minuto, si ya no logro verte solo te pido que no estés triste, recuerda que estaré allá viéndote y me romperías el corazón si te veo sufrir, cuídate, espero que te encuentres a la mujer que yo no pude ser, que te ame, que te cuide, que te quiera mas que yo, por favor cuídate y cuídala mucho cuando la encuentres, te quiero mucho. Maribel tus ojos bonitos.” No es justo, porque tuvo que irse, porque. No llores mas Enrique, recuerda que ella te esta observando desde los cielos. Pero es inevitable, perdí lo que mas quiero en el mundo, no se si pueda olvidarlo, no se si pueda olvidarla.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 64 -


El Autor Muerto en Vida

OJOS MUERTOS Sacrifíquenme Y háganme volar, En la bella oscuridad De la realidad oculta. No hay nada claro, La gloria se ha terminado Y mi destino tal vez, Nada es claro. Y la luz se apaga, Al compás de la lluvia Y mis memorias apestan, Todos me detestan. No siento nada, Ni lastima de mí, La vida no me importa Y no me importaría morir.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 65 -


El Autor Muerto en Vida

¿POR QUÉ A MI? Después de vivir en el desierto, Con la soledad por compañera, Con el silencio como amigo Y el sol como verdugo. Por fin encontré lo que deseo, Logre ver por primera vez los Tono azulados y tiernos de tu Dulce y casta mirada. Por fin, pensé encontrar la paz, Pero como siempre todo sueño Tiene su pesadilla, al tenerte A ti, no puedo tener a un amigo. Si, a un hermano, pero no se Porque el cielo no me deja Ver al mundo que me rodea, ¿Me necesitara a su lado?. ¿Por qué a mí?, si tan solo soy Un soñador, que esta fascinado Por tener el verdadero amor, Por tener por fin la felicidad.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 66 -


El Autor Muerto en Vida

SEDA Sentí una presencia, Una mirada profunda Penetraba mis imágenes, Que sensación extraña. Sentí el deseo, Que surcaba por los aires, Sentí el deseo dentro de Mi sangre, que recorría mi ser. No era amor, No era pasión, No era excitación, Solo ardor. Dos vidas distintas Chocaron entre si, Dos miradas desconocidas Se unieron con el aire. Y se descubrieron Dos rostros impactados Por la curiosidad, Y una voz rompe el hielo. Yo descubrí, Tu bello rostro, Tu lindo cabello, Suelto y cubriéndote. Tu timidez, salio a flote, Mi pena, la escondí en mi mente, Y descubrí el brillo de tus ojos, Y descubrí el brillo de los míos. Y descubrí tus labios, Tu sonrisa tan linda, Tu hermosa piel que es Tan suave como la seda.

FIN.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 67 -


El Autor Muerto en Vida

SOLO UN DIA MAS La noche se torna roja Y una palabra se come al universo Y el fuego se ahoga en un manto negro, El grito del aire recorre mis huesos. La luna entra en trance Y sueña el fin de todo, Siento el éxtasis del dolor, Mi subconsciente vive. La soledad compasiva, Crea la destrucción, Bosques oscuros, Forman mi imaginación. La lluvia cae en los restos Y purifica a los dementes, Sangre, que brota de tu pensamiento, Mancha las alas del infierno. Agua cristalina que devora Todo tu conocimiento, Mentiras piadosas que Reinan el universo. Y habrán lagrimas de sangre, Brotando del aire, Y gritaran los mares Pidiendo clemencia. La ausencia del sol, Causara el peor de los castigos Y el reino del fuego acabara Con sus delirios. Ya no habrá más Diablos, Ya no habrá más Dioses, Solo hambres, pestes y muertes, Ya no habrá más vida. El fin no llegara, Sufrimiento solo reinara, El caos existirá y yo muerto, Riéndome estaré.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 68 -


El Autor Muerto en Vida

ESCAPAR Veo estrellas congeladas, Necesito un arma, Para salvar mi alma, De la morgue. Yazgo sobre el universo, Perdido en la nada, Donde me quiero esconder. Tengo mi mente sin vida, En un estado vegetal, Pero mi alma esta viva, Quiero escapar enseguida. Me quiero perder, Aterrizando en la nada, Y en un universo yacer. De una morgue, Salvare mi alma, Necesito un arma para no Ser una estrella congelada. Y escapar de la morgue, Amenos liberando Mi alma.

Fin.

Hテゥctor Enrique テ」ila テ」ila

- 69 -


El Autor Muerto en Vida

DEDICATORIA PARA MI LUZ Yo, salgo del abismo tratando de encontrar la luz, camino por mi soledad, de repente me encuentro en un mundo que no había visto jamás, en el veo muchas flores pero son intocables, sus espinas tienen un veneno, un veneno que no es igual al de las serpientes, al de las tarántulas, sigo mi camino y encuentro a seres extraños los cuales se comportan de diferentes maneras, algunos se preocupan por su belleza, otros cuidan sus bienes materiales y varios están solos, como yo. Yo, en el camino tan oscuro que he tomado, no logro ver nada, será porque aun no conozco el amor, no, no lo creo, no seria por eso, porque si lo fuera así no vería esta hermosa luz, es tan agradable, es tan tranquila, que me serena completamente, me llena de una calma tan inmensa con tan solo verle. Hay veces que me acerco a ella, hay veces que la tengo en mis manos, hay veces que sueño con ella. Pero solo tengo un problema y ese es el no poder poseerla, el no tenerla completamente en mis manos, el no poder acariciarla, no puedo formar parte de esta luz, algo hace que no sea mía, no sé porque, pero siempre se me esfuma. Luz, quisiera tenerte, ser tu dueño o ser tu esclavo, para amarte, quererte, soñarte, tocarte, como me gustaría ser un destello de luz para enlazarme contigo. Como me gustaría ser tu luz es por eso que esta dedicatoria es para ti, mi querida luz, luz que me da la vida, luz que me da el amor.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 70 -


El Autor Muerto en Vida

DESPUES DE LA MUERTE Olores putrefactos se acercan, Observas imágenes viejas, El frío te quema el cuerpo, Tu piel se pega a los huesos. Risas escuchas a tu alrededor, Y no hay más que dolor, Hay mentiras que lloran, Por tu desaparición. Hay alguien que te espera, Con una cruz y tú sangre, Hay alguien quien te llora, Con una hoja y tú nombre. El silencio apaga tu dolor, El resplandor aleja el olor, Tu camino ya se formo, Tu destino ya termino. Después de la muerte, No hay nada, Después de la muerte, Todo acaba.

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 71 -


El Autor Muerto en Vida

MUERTO Abro los ojos, Voces celestiales, Tranquilidad absoluta, No hay viento. Estoy flotando, Voy hacia la luz, No hay nada, Es una luz cegadora. Alguien me habla, ¡No te vayas!, Es lo que escucho, ¡No me dejes!. No siento nada, Ni mi cuerpo, No huelo nada, Ni mi aliento. ¿Qué es esto?, Nunca pensé que fuera así, Nunca pensé que fuera tan bello, Es tan hermoso, es como…

Fin.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 72 -


El Autor Muerto en Vida

AMOR PERFECTO ¡Ah!, hola mis queridos hijos, veo que vienen de nuevo a escuchar mis historias. Si abuelo, cuéntanos una gran historia. Pues bien iniciemos, siéntense aquí alrededor, para que escuchen bien; miren, cuando yo era joven, me gustaba leer mucho los libros, no importaba de que fueran, si lo eran de poemas, de historias de terror, de acción, novelas de amor o traición, o simplemente de la historia humana y sus muchos conocimientos. Yo trabajaba en un edificio de siete pisos, mi cargo era el de cuidar por las noches el lugar, la empresa se encargaba de subastas de reliquias, muchos objetos viejos, escrituras antiguas y tantas cosas raras y extrañas, pero muy valiosas; como ya se habrán dado cuenta yo me pasaba las horas leyendo y viendo todas esas maravillas, todas y cada una de ellas eran muy especiales e interesantes, cada noche que me quedaba a velar, yo dejaba pasar a un gran amigo que solo por las noches llegaba a ese lugar, si era un perro, un fiel amigo desde que empecé a trabajar en ese lugar, el cariño que le tome a aquel animal fue grande, el era de color café con manchas negras en sus patas, era muy servicial y tranquilo, siempre estaba atento, en posición de atacar si fuera necesario. En aquel lugar se encontraba un sillón muy cómodo, de color guinda y muy agradable, creo que era un trono de algún rey medieval, en el cual yo me recostaba a leer todas las escrituras, en ese momento estaba leyendo las escrituras de un autor del siglo XV, eran unas poesías muy hermosas, al fondo de esa sala se encontraba un retrato de una mujer de la que yo siempre limpiaba y hablaba con ella, le contaba mis anécdotas del día o le decía poesías, cuentos o algo que me interesara, yo pensaba que si hablaba con esa pintura, podría pasar el tiempo mas rápido. De pronto mi fiel amigo comenzó a aullar como loco, del lado donde se yacía el retrato, mire ese lugar y vi que un baúl brillaba mucho, era un color entre el azul y el morado, la duda me invadió y me dirigí hacia ese baúl, algo me empujaba, era demasiada curiosidad, mientras mas avanzaba mas fuerte se hacia la luz y le salía humo de entre las aberturas de la madera, la brisa del aire era cada vez mas fuerte y al chocar con las rendijas de las ventanas se escuchaba muy aterrador, en el momento que quise tocarlo, el baúl se movió del lugar y se detuvo en la mesa de las llaves se abrió el primer cajón hasta caer y fue entonces cuando tome a mi fiel amigo y Salí corriendo de ahí. Llegando a mi casa me puse a pensar de lo que había sucedido, después de tomarme una taza de café, analice todo y decidí a ir a investigar, tome mi lámpara, mi cuchillo, mi cruz y mi mascota, tome el camino hacia el edificio claro que con mucho valor, entre al lugar y me dirigí a la sala, al entrar note una tranquilidad muy extraña, camine rumbo al baúl y fue cuando empezó de nuevo, el baúl brillaba, el aire agonizaba y mi amigo ladraba demasiado, tome las llaves de ese baúl que yacían en el suelo después del disturbio anterior, llegue a donde estaba la cerradura, tome con mis manos nerviosas la fría cerradura, introduje la llave en el orificio, la gire y se abrió despacio, lentamente, como si alguien la abriera por dentro, la luz se desvanecía al mismo tiempo en que el baúl descubría sus secretos. Asfixiantes gases y putrefactos olores salieron de ahí al igual que una densa neblina de polvo, al dispersarse todo eso, descubrí una osamenta tan perfecta, recibí un susto tan inmenso que de la impresión perdí el conocimiento. Al despertarme observe el contenido del baúl y encontré vestimentas de un tiempo ya olvidado, un libro muy viejo y un sin fin de cosas raras, los huesos de ese ser custodiaban las cosas que en

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 73 -


El Autor Muerto en Vida el baúl habían, con gran temor y respeto trate de sacar el libro de aquel lugar, pero como ya estaba amaneciendo, tome el libro y lo guarde en mi mochila, acomode las cosas como estaban y cerré el baúl, volví a mi trabajo y fingí que nada había pasado, a la hora mis demás compañeros llegaron y yo me retire a mi casa presuroso, al llegar abrí como desesperado mi mochila, y saque el libro que ahora me pertenecía, lo desempolve muy delicadamente y o sorpresa, ese libro era un diario, lo profane en las primeras hojas y espié en ellas y encontré que el diario era de una mujer de veinte años, era la mujer de la pintura como lo se?, lo se porque encontré en el libro la misma pintura que yacía en el edificio de subastas, su nombre es Mariela Ilany Cossette Boronath. En su diario mencionaba a un gran amor que al parecer nunca le correspondieron, es una pena puesto que ella es muy hermosa, al ir cambiando de pagina, me asombraba del amor que emanaba de ella hacia su ser querido, los sentimientos, las penas, su vida con detalle, es como haber estado junto con ella, como si yo fuera parte de su vida, como si me contara al oído todo lo que ella sentía, de pronto al dar vuelta a una de tantas hojas, mi sorpresa fue mayúscula al ver otra de las pinturas de su imagen, ella recostada en una cama medieval, con mirada tierna, presumía de sus grandes y bellas virtudes, estaba desnuda, resaltando su belleza corporal, ¡que hermosa es!, pensé, que linda figura tenia, sus caderas, eran tan perfectas, sus piernas muy bien formadas, su cintura, su abdomen, sus pechos tan erguidos y bien formados, su rostro tan bien delineado y fino, sus ojos tan bellos que como ya les dije mostraban una pureza sublime, sus labios inspiraban besarle sin tener fin, su cabello de color castaño, era tan largo que junto con su cuerpo formaban la poesía mas perfecta que yo no he visto ni escuchado jamás. Al ir viendo las letras de ese diario, al ir descubriendo los sentimientos, pensamientos y acciones de esa bella mujer, descubrí que me enamore de ella, pero que tonto, como podría enamorarme de un cadáver, ese amor se volvió una obsesión que estuve al borde de la locura o ya lo estaba. A la noche siguiente, me dirigí de nuevo a mi trabajo, entre a la sala y vi a mi perro acostado al lado del baúl como si estuviera cuidando celosamente su contenido, abrí de nuevo el baúl tome la osamenta y me dirigí al sillón, tome un libro de aquel autor trágico-romántico llamado Paúl, me senté con la osamenta en mi mano derecha y con la izquierda abrí el libro y leí un fragmento de una poesía y al termino de la lectura alcé el cráneo a la altura del mío, observe esos dientes tan limpios y perfectos, las facciones tan blancas y le di el mejor de los besos que nunca había dado en mi vida, yo estaba tan enamorado que sentí como si unos labios me respondieran a mi alocada acción, se sentía tan suave, tan delicado que no quise dejar de hacerlo, pero de pronto mi querido amigo dejo salir un ruido de ternura que me hizo voltear a verlo, el me veía como si fuera mas que un amigo, como un padre que ve a su hijo lleno de orgullo, me pregunte que era lo que estaba pasando, primero bese a un cadáver, sentí como si unos labios me correspondieran y luego mi perro se enorgullece?, creo que perdí la cabeza, pensé después de una risa corta, volví a mi trabajo después de haber dejado la osamenta cubierta con una manta blanca en el sillón. Mi trabajo era muy aburrido así que decidí en seguir leyendo el diario de mi ahora novia Ilany Cosette, después de un buen rato, llegue a las ultimas paginas del libro y encontré algo que me dejo sin palabras, algo increíble, descubrí la razón del porque de su muerte, ella decidió en quitarse la vida después de que aquel amor, al cual me sentía muy celoso; se alejara de ella para siempre, pero lo mas impactante, fue que ella hizo un hechizo , en donde ella muestra la forma de cómo volver a la vida, las palabras las palabras correctas que ella escribió para desencantarla eran: “Dentro de este baúl dejare mis restos, en una botella dejare en formol uno de mis dedos y mis cabellos, al igual que los escritos de un viejo brujo y una pócima que él mismo preparo, si en verdad deseas que yo reviva puedes hacerlo, pero si en tu corazón no se encuentra el deseo de

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 74 -


El Autor Muerto en Vida hacerlo, tu mismo y los que te acompañen terminaran como yo, pero si en tu corazón hay esa pureza de amor hazlo y no dudes en hacerlo porque yo aun te quiero y no te defraudare”. Pienso que ella esperaba que su amor la resucitara, pero por lo que veo, creo que tendré que ser yo el que lo haga, tome los escritos del brujo y los seguí al pie de la letra, tome el cadáver lo arme perfectamente pero note que faltaba el dedo meñique de la mano izquierda, lo busque entre la mancha gris que se hizo por la piel, carne, cerebro y gusanos que alguna vez existieron, pero no encontré nada, luego recordé que en las paginas decía que estaba en una botella, la tome y la destape, saque los cabellos y los acomode en el cráneo, después tome el dedo y me di cuenta que estaba aun con carne y lo puse en su lugar, leí las escrituras y decía que el hombre al que esta mujer amo, debe cubrir con sangre todos los restos de esa mujer y también ponerle la pócima en su cadáver, tome la ultima pagina de las escrituras y era donde decía el rezo que yo tenia que hacer. Tome un respiro de relajamiento y empecé a leerlo, al mismo tiempo de leer los párrafos, al cadáver le salía humo por todos lados y lo cubría completamente hasta el grado de que yo ya no lo veía, las luces parpadeaban, el aire resonaba en las ventanas y mi perro chillaba y se escondía y yo nervioso seguía leyendo con voz temblorosa, de repente el humo me rodeaba, el frió me quemaba, pensé que por profanar esta rara tumba iba a recibir mi castigo, que yo iba a morir, pero seguí con mi lectura y al terminar seguido de un gran dolor dentro de mi ser, todo se detuvo, el ruido, las luces, mi amigo, el humo, todo. Mi dolor también ceso, mire con miedo el baúl, no había nada, mire el sillón y tampoco, volví la mirada a donde yacían los restos de ese cadáver, pero ya no estaban, de pronto, unas manos me rodearon mis hombros, no me asuste porque sentí una calma inmensa, esas manos eran tan suaves, mire quien era la persona que me tomo por los hombros y al ver que era ella, si ella, mi querida mujer ficticia, me alegre tanto que no controle mis acciones y la tome de la cintura y la bese, la abrase y después reaccione y le pedí disculpas, que me perdonara, pero ella no dijo nada y me tomo de las manos y me llevo al sillón, me sentó y ella se acerco y me beso, luego empezamos a amarnos locamente, como si ya nos conociéramos desde hace un buen tiempo, ella me dijo que me amaba desde que le hablaba a su pintura, cuando le recitaba y contaba cuentos y poesías, que ella observaba todo lo que yo hacia y decía, que se enamoro de mi sin que nos conociéramos, que ella supo que yo me enamore locamente de ella desde el momento en que bese su osamenta, y ahora esa mujer que ame y amo tanto sigue conmigo, si es su abuelita, y ella en agradecimiento me otorgo un don, déjenme tocarles sus cabecitas y sabrán cual es ese don. Muy bien ya se hizo tarde váyanse, mañana les contare otra historia. Pero abuelo hoy no nos contaste nada, porque se hizo tarde tan rápido, si acabamos de llegar. Hijos míos se quedaron dormidos, mejor váyanse a dormir y descansen bien para que mañana no se queden dormidos de nuevo.

FIN.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 75 -


El Autor Muerto en Vida

SANGRE EN TUS OJOS Quieres saber en que Termina la vida, Cuando el cuerpo esta Vacío de sangre y se pudre. Y también quieres saber Quien es el Rey de la noche, Quien posee la eternidad En sus besos. Quieres morir y tienes Mucho temor por hacerlo, Pero me lo has pedido Y es hora de drenarte. Ya no estas viva, Ahora eres un alma, Siendo esclava de tu Desagradable vanidad. Ya no veras la luz, Ya no te tocara el sol Y tu Dios se olvidara De tu existencia. Y aunque lo ruegues, Ya no podrás morir, Y aunque lo sueñes, Ya no podrás vivir. Serás mi esclava, O serás mi hija, Tus ojos se han cubierto Con manchas de sangre. Rojos como la rosa que Un día quisiste cortar, Rojos como aquel vestido Que quisiste estrenar. Estas pálida y te aterras, Estas fría y te enmudeces, Pero tan solo has cambiado, Pero tan solo has mermado. Y tu Dios te ha dejado, Porque tu ya has pecado, Y tu Dios te esta odiando, Porque tus ojos has cambiado.

Fin. Héctor Enrique Ávila Ávila

- 76 -


El Autor Muerto en Vida

NIÑEZ Mamá, tu en mi niñez, Querías que fuera inteligente, Creías que era débil, Creías que todo era peligroso. Pensabas que el mundo Era un lugar muy feroz Para mí, que tal vez No podría vivir sin ti. Si, todo me espantaba Y me decías que no me Preocupara, que no llorara, Porque estabas tú, ahí. Estabas ahí, Cuando te necesite, Estabas ahí, Cuando me tropecé. Mi niñez fue hermosa, Gracias a tu cuidado, Gracias a tu enseñanza, Gracias a tu presencia. Mi niñez fue maravillosa, Crecí con tu figura, Crecí con tu compañía, Te quiero Mamá.

FIN.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 77 -


El Autor Muerto en Vida

NECROFILIA (Parte I) Camino entre la belleza, Es tan blanca y pura, Aun se puede observar Su maravilloso encanto. Sentir su textura, Sentir su dulzura, Caminar entre ellos Es como caminar entre flores. Para llegar a sus brazos, Tendré que cavar tres metros, Abrir las puertas del paraíso, Observar la vida extraña. Besar la osamenta perfecta, Sentir las costillas intactas, Tocar las huesudas manos Y hacer el amor profano.

FIN.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 78 -


El Autor Muerto en Vida

…SIGUIERON SU CURSO… Y el viento, el mar, el tiempo, Las aves y mi vida siguieron Curso en este mundo material. Después del derrumbamiento De un amor imposible, De un corazón destrozado, De un fin innecesario. Dedique mil y un frases Al oído de mi amada, Al corazón tierno y sincero De mi ser querido. Frente al mar quisiera besarla, Tenerla acurrucada en mis brazos, Que la marea la lleve a sus lindos Y delicados pies todo mi cariño. También le he dedicado Un gran y bello tiempo, Para que se sienta amada, Querida por un ser extraño y espontáneo. Con el viento, quisiera Aprender a volar para llegar A su vida y decirle lo mucho Que la amo, que la quiero. Con el mar, naufragar en Su corazón y empaparla De amor, navegar por su Infinita hermosura. Con el tiempo, aprender a Amarla, cada día y también Que con el tiempo, me quiera Mucho más de lo que ahora me quiere. Seguir nuevamente con ella, Aprendiendo, dedicándole, amándola, Queriéndola y que el sol, Nos siga alumbrando con felicidad. Y el viento, el mar, el tiempo, Las aves y mi vida, siguieron Su curso en este mundo material. Desde que yo te entregue Todo mi cariño, amor y sinceridad.

FIN. Héctor Enrique Ávila Ávila

- 79 -


El Autor Muerto en Vida

NECROFILIA (Parte II) Ya todo acabo, Has viajado al cielo, Sacrificaste todo, Por un sueño equivocado. Ahora tu cuerpo, Me pertenece, Ya no tiene alma, Ya no tiene aliento. Saciare mis perversiones, Haré realidad mis sueños eróticos, Ya nada ni nadie me lo impedirán, Ni siquiera tú. Porque tu cuerpo muerto, Es tan excitante, Porque tu cuerpo inmóvil, Me satisface. Has perdido la vida, Pero no perdiste la belleza, Quiero sentirlo, quiero amarlo, Sentir el placer profano. Estas fría, Tu piel esta tan dura Y tu aroma se marcha, Es hora de copular, Porque tu cuerpo muerto, Es tan excitante, Porque tu cuerpo inmóvil, Me satisface.

FIN.

Héctor Enrique Ávila Ávila

- 80 -


El Autor Muerto en Vida

AL CIELO En aire se escucha El dolor y tristeza Que reina el mundo Con todo el afテ。n. Como el hombre Del mensaje eterno

Hテゥctor Enrique テ」ila テ」ila

- 81 -


Mi vida en un instante