Issuu on Google+

Salve Regina Música Mariana del s. XVI

Concierto de coro y órgano a cargo de:

JOSÉ IGNACIO GAVILANES, órgano CORO TOMÁS LUIS de VICTORIA de Brunete ANTONIO PECES, dirección


“Salve Regina” Música Mariana del s. XVI 1ª Parte Ave María

Tomás Luis de Victoria

Motete a 8 voces con órgano

(1548 - 1611)

Salve Regina Misericordiae

Orlando di Lasso

Antífona a 4 voces

(1532 - 1594)

Tiento sobre Cum Sancto Spiritu

Antonio de Cabezón

órgano solo

(1510 - 1566)

Alma Redemptoris Mater

Orlando di Lasso

Antífona a 5 voces

(1532 - 1594)

Ave Maris Stella

Antonio de Cabezón

órgano solo

(1510 - 1566)

Super Flumina Babylonis

Tomás Luis de Victoria

Salmo a 8 voces con órgano

(1548 - 1611)

2ª Parte Alma Redemptoris Mater

Tomás Luis de Victoria

Antífona a 8 voces con órgano

(1548 - 1611)

Tres Glosas sobre el Canto Llano de la Inmaculada Concepción. órgano solo

(1584-1684)

Salve Regina

Orlando di Lasso

Antífona a 6 voces

(1532 - 1594)

Francisco Correa de Arauxo

Beata Viscera Mariae Virgini

Antonio de Cabezón

órgano solo

(1510 - 1566)

Salve Regina

Tomás Luis de Victoria

Antífona a 8 voces con órgano

(1548 - 1611)

Coro Tomás Luis de Victoria de Brunete Sopranos: Contraltos: Tenores: Bajos: Órgano:

Idoia Eguiazábal, Rosa Robledano, Cristina Marcos Mercedes Vivas, Laura Ingold Julia Martino, Carmen Vela, Berta Botella, Patricia Ayuso Vicente Sempere, Daniel Martín Alberto Cabrera, David Alegre José Ignacio Gavilanes del Castillo

Director:

Antonio Peces Gómez


NOTAS AL PROGRAMA La temática de las obras de este programa es mariana en casi su totalidad, cantos dedicados a la Virgen para diferentes momentos litúrgicos. Obras polifónicas vocales se alternan con piezas para órgano basadas, a su vez, en otras piezas cantadas. Tomás Luis de Victoria además de compositor fue también organista; en algunas de sus obras, sobre todo a 8 o más voces, tienen escrito un acompañamiento de órgano en alguna de sus ediciones, que normalmente dobla el coro 1º, aunque no siempre. Se sabe que era costumbre en esta época acompañar la polifonía vocal con órgano o instrumentos; sin embargo no era usual escribir la parte instrumental, con lo que estas obras tiene un gran valor, aparte del puramente musical. Las cuatro piezas que se interpretan en este concierto proceden de la edición de 1600 que se publica en la Tipografía Regia, en Madrid: Missae, Magnificat, Motecta, Psalmi et alia quam plurima", dedicada a Felipe III. Orlando di Lasso, compositor franco-flamenco del Renacimiento tardío, junto con Palestrina y Victoria está considerado el líder de la escuela romana, además de uno de los más influyentes músicos europeos en el siglo XVI. Las obras elegidas son de temática mariana y, aunque participan de muchas características comunes con Victoria, hay algunas diferencias sobre todo en cuanto a la manera de usar la imitación, más libre en Lasso y más tendente a la homofonía en Victoria. En cuanto a la diferenciación musical en relación al texto, es más acusada en Victoria, quizá porque esta temática y fuente de inspiración era más profunda y directa en este compositor. Por lo que se refiere a las composiciones para órgano, el que ha tenido una influencia mayor en la historia de la musica ha sido Antonio de Cabezón. Lo más característico por su parte es el desarrollo del tiento, género típicamente ibérico, de carácter imitativo, donde se desarrolla un tema que puede ser original o más frecuentemente extraído de alguna otra pieza, de algún motivo gregoriano… Sus obras abarcan géneros y funciones muy diversas: composiciones para la liturgia, obras libres (como los tientos), y canciones y diferencias compuestas a partir de la melodía u obra de otro autor. El Tiento sobre Cum Sancto Spiritu está basado en la parte del mismo título de la Misa Beata Virgine de Josquin Desprez y fue recogido en Libro de cifra nueva para tecla, arpa y vihuela que Luis Venegas de Henestrosa había publicado en Alcalá de Henares en 1557. Las obras Beata Viscera Mariae Virgini y Ave Maris Stella fueron publicadas doce años después de su muerte por su hijo Hernando de Cabezón en Obras de música para tecla, arpa y vihuela (1578). Francisco Correa de Arauxo fue uno de los compositores y organistas andaluces más importantes de la época de transición entre el Renacimiento y el Barroco. Su única obra publicada el tratado Facultad Orgánica (editado en 1626 en Alcalá de Henares) contiene 69 tientos tabulaturas y arreglos de cantos litúrgicos, además de indicaciones para la técnica y la interpretación del órgano que son un manifiesto de la práctica de la música de su tiempo. En las Tres Glosas sobre el Canto Llano de la Inmaculada Concepción, el canto llano se manifiesta claramente en la voz del tiple; esta es una de las obras más divulgadas de este extraordinario compositor sevillano.


JOSÉ IGNACIO GAVILANES del CASTILLO

Realizó sus estudios superiores de órgano en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, obteniendo el título de Profesor Superior de Órgano con las más altas calificaciones. A partir de 1987, asiste a cursos internacionales de órgano, dirección orquestal, clave y bajo continuo, tanto en España como en el extranjero; con Montserrat Torrent (Girona y Santiago), Helmut Rilling y Daniel Chorzempa (Stuttgart), Andreas Staier (Seu d’Urgell) y Jesper Christensen (Salamanca). Ha dado conciertos en diversas ciudades españolas y extranjeras, actuando como solista y colaborando, entre otras agrupaciones con la ONE, RTVE, OSM y diversos grupos de música antigua. En los últimos años, centra su actividad en la música de cámara, en la que compagina tanto el órgano como el clave. Es miembro fundador del grupo de música barroca “Telemann Ensemble” con el que viene actuando regularmente desde el año 2000 y colabora con grupos como la “Capilla Jerónimo de Carrión” de Segovia, con la que ha grabado varios CDs para el sello “Verso” con música barroca de la catedral segoviana. Desde el año 1988, es organista titular en la Parroquia “Nuestra Señora de Covadonga” de Madrid.


CORO TOMÁS LUIS DE VICTORIA

Se funda en la Semana Santa de 1996, como consecuencia de la costumbre que venía teniendo lugar en la Iglesia de Brunete de interpretar en dichas fechas los responsorios del músico renacentista Tomás Luis de Victoria. Nace, y así se mantiene desde entonces, como un coro de cámara especialmente interesado en la polifonía de dicha época y en concreto en el compositor que le da nombre, aunque también aborda obras de todas las épocas. Su trabajo y entusiasmo común a lo largo de más de doce años, bajo la dirección de Antonio Peces, se manifiesta en el empaste y la sensibilidad que transmiten en sus interpretaciones. Aportan una experiencia y musicalidad consolidada, cultivando la música coral en todas sus facetas y la singularidad del arte de los grandes maestros. El trabajo ocasional concentrado en varios encuentros en estos dos últimos años bajo la dirección de Konrad Von Abel ha ampliado su perspectiva musical. Sus más de cien conciertos en La Rioja, Andalucía, Extremadura, Castilla y León, Castilla la Mancha y especialmente la Comunidad de Madrid son una muestra de su intensa actividad con proyección nacional. Cabe destacar su participación en el XIX y XXII Festival de Arte Sacro organizado por la Comunidad de Madrid, y en numerosos ciclos de polifonía, Medina de Rioseco, Clásicos en Verano, XIII Ciclo de Música Sacra del desierto de las Palmas (Benicàssim, Castellón), Ciclo Música y Voz para la Pasión 2013… Ha recibido de forma continuada clases de técnica vocal a cargo de la soprano Alicia Barrenechea. Desde hace unos años participa como coro piloto en cursos de dirección impartidos por el director alemán Konrad Von Abel. Cuenta con dos grabaciones, una de música religiosa del compositor Tomás Luis de Victoria y otra de música profana del Renacimiento. En su página web, www.corotomasluisdevictoria.org figura la información más representativa a cerca de sus conciertos, repertorio, componentes y otros datos de interés. En su sección “escúchanos” hay grabaciones de algunas de las piezas que han interpretado en sus conciertos.


ANTONIO PECES GÓMEZ

Nace en Talavera de la Reina (Toledo). Inicia sus estudios musicales como clarinetista con Máximo Muñoz y Vicente Peñarrocha en el Real Conservatorio de Música de Madrid, a la vez que forma parte del Coro Gaudeamus. Tras acabar la carrera de dicho instrumento amplía sus estudios en el Conservatorio de Rotterdam, con Walter Boeyekens y posteriormente con Vicente Alberola. Completa su formación musical con contrapunto y fuga, segundo de composición y grado medio de piano. Ha colaborado con numerosas orquestas (Orquesta de estudiantes de la Comunidad de Madrid, Teatro Madrid, Abadía, Carlos III, Siglo XXI...) y ha interpretado numerosos conciertos con grupos de música de cámara, como el Trío de clarinetes “Bouffil”, el Trío con viola y piano “Euterpe”, el Quinteto de viento “Fundación”... Como profesor de clarinete desarrolla su labor docente en distintos conservatorios de la Comunidad de Madrid: Conservatorio de Ferraz, Escuela de Música de San Lorenzo de El Escorial y en la actualidad en el Conservatorio de Arganda del Rey, cuya orquesta ha dirigido. Como director coral, además del Coro T.L. Victoria de Brunete ha dirigido también el Coro Capilla Renacentista, de Madrid. Desde noviembre de 2012 es director titular del Coro Gaudeamus de Madrid. Realiza numerosos cursos de cámara y fenomenología de la música con Jordi Mora y Konrad Von Abel. Con éste último, considerado el más directo heredero musical de Sergio Celibidache, estudia dirección en la actualidad. Recibe además clases de técnica vocal de la soprano Alicia Barrenechea y de técnica Alexander de Simon Fitzgibbon. Es miembro fundador del Coro Tomás Luis de Victoria de Brunete al que ha dirigido a lo largo de toda su andadura.


Textos cantados Ave Maria Ave Maria, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus et benedictus fructus ventris tui, Jesus Christus. Sancta Maria, mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc et in hora mortis nostrae. Amen. Dios te salve, María, llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesucristo. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Alma Redemptoris Mater Alma Redemptoris Mater quae pervia caeli porta manes et stella maris, succurre cadenti surgere qui curat populo. Tu quae genuisti natura mirante, tuum sanctum Genitorem, Virgo prius ac posterius, Gabrielis ab ore sumens illud Ave, peccatorum miserere. Madre nutricia del Redentor que eres la puerta accesible del cielo y la estrella del mar, socorre al pueblo que cae e intenta levantarse. Tú que engendraste con admiración de la naturaleza a tu santo Creador, siendo virgen antes y después, cuando de la boca de Gabriel escuchaste aquel "Ave", apiádate de los pecadores.

Salve Regina Salve regina mater misericordiae vita dulcedo et spes nostra salve. Ad te clamamus, exsules filii Hevae. Ad te suspiramus, gementes et flentes in hac lacrimarum valle. Eia ergo, Advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte. Et Jesum, benedictum fructum ventris tui, nobis post hoc exilium ostende. O clemens, o pia, o dulcis Virgo Maria. Salve Reina madre misericordiosa, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y despues de este destierro, muestranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima! ¡Oh piadosa! ¡Oh dulce Virgen Maria!

Super flumina Babylonis Super flumina Babylonis illic sedimus et flevimus, cum recordaremur Sion. In salicibus in medio ejus suspendimus organa nostra: quia illic interrogaverunt nos, qui captivos duxerunt nos, verba cantionum; et qui abduxerunt nos : Hymnum cantate nobis de canticis Sion. Quomodo cantabimus canticum Domini in terra aliena? Junto a los canales de Babilonia nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión; en los sauces de sus orillas colgábamos nuestras cítaras. Allí los que nos deportaron nos invitaban a cantar; nuestros opresores, a divertirlos: «Cantadnos un cantar de Sión». ¡Cómo cantar un cántico del Señor en tierra extranjera!


Salve Regina