Issuu on Google+

EDUCACIÓN Y SOCIEDAD [Año] [Año]

ANÁLISIS COMPARATIVO DE REVISTAS DE EDUCACIÓN Práctica 1

Diana Corral Muñoz Coral Ocaña de Dios Esther Tabaco García

GRADO PRIMARIA A


Con esta práctica vamos a proceder a hacer un análisis comparativo de diferentes Revistas de Educación. Para la realización de esta tarea, hemos realizado diferentes tablas, una para cada revista y en ellas hemos analizado: -Autores en citas de texto y años de edición, que son el conjunto de autores que se citan a lo largo de todo el artículo y su correspondiente año de publicación. -Autores en bibliografía y su año de edición, que son los autores que por defecto se citan en la bibliografía del artículo. -Revistas citadas en el texto y en bibliografía, que nos permitirá conocer si se cita la propia revista o se sirven de otras revistas educativas. Estos aspectos nos van a facilitar un buen análisis comparativo para conocer si actualmente algunos autores inflan sus artículos citando revistas y autores que en realidad no han utilizado, pero si han incluido en su bibliografía, y también si utilizan bibliografía reciclada o su información está desfasada. Para realizar el análisis, hemos manejado las tablas realizadas y hemos colocado los datos de autores y años de edición, tanto por orden alfabético como por orden cronológico respectivamente, para proceder al recuento de datos. Utilizando los años de edición tanto en referencia al texto como en referencia a la bibliografía, hemos realizado un recuento centrándonos en aquellos que están comprendidos entre los cinco y diez últimos años. Una vez realizado el recuento, hemos procedido a sacar los porcentajes y poder calificar a los autores de cada artículo como actualizados o anticuados, dependiendo de si su bibliografía es actual o está desfasada.

Comentario comparativo de las tablas en referencia a las citas en texto En la Revista nº1 hemos recogido un total de sesenta y seis referencias bibliográficas correspondientes al 100%. Estas referencias son de los últimos diez años (2001/2012) y de los últimos cinco años (2006/2012). Sesenta y tres de las sesenta y seis referencias bibliográficas pertenecen a los últimos diez años, que conforman un 95,45% y de éstas, treinta y seis referencias son de los últimos cinco años, es decir, un 54,54%. Podemos decir por tanto que el autor está reciclado porque hace mucha referencia bibliográfica de los últimos diez años y de los cinco últimos años más de la mitad de su totalidad.


En la Revista nº2 hemos recogido un total de veintisiete referencias bibliográficas (100%), de las cuales diecinueve pertenecen a los últimos diez años, lo que supone un 70,37% y únicamente diez de las referencias son de los últimos cinco años (37,03%). Este autor está anticuado ya que deja un 29,63% de bibliografía desfasada. Es destacable que la bibliografía utilizada de los últimos cinco años no supera ni la mitad de todas las referencias.

En la Revista nº3 hemos contabilizado un total de noventa y dos referencias bibliográficas. Tras la observación de los datos, podemos deducir que el autor de este artículo está muy reciclado, el que más de entre todas las revistas analizadas, ya tiene toda su bibliografía muy actualizada, con más de un 79% de referencias pertenecientes a los últimos cinco años.

En la Revista nº4 el total de referencias bibliográficas obtenidas son setenta y seis de las cuáles menos de un 40% pertenecen a los últimos cinco años. Esto puede indicar que el autor no está suficientemente reciclado. Se produce una situación similar a la Revista nº2, recogiendo un total de 26,32% de bibliografía anticuada.

Comentario comparativo de las tablas en referencia a las citas de bibliografía. En la Revista nº1 hay un total de setenta y una referencias bibliográficas de las cuáles sesenta y ocho pertenecen a los últimos diez años conformando un 95,77% y de las cuáles treinta y nueve está datadas de los últimos cinco años suponiendo más de un 50% del total. Podemos considerar que el autor está reciclado ya que utiliza más de la mitad de las referencias bibliográficas del 2006 al 2012. En la Revista nº2 hemos recogido setenta y cuatro referencias bibliográficas. Un 58,10% pertenecen al último quinquenio, lo que muestra que este autor utiliza bibliografía muy actual. También es significativo que de los últimos diez años se ha recogido referencias que suponen un 90,54%. Tras analizar la Revista nº3 hemos podido concluir que hay un total de treinta y dos referencias bibliográficas y todas ellas se encuentran entre los últimos diez años. Cabe destacar que es el único caso en el que toda la referencia que se hace en bibliografía está actualizada. Además hay que destacar que veintiséis referencias bibliográficas son de los últimos cinco años. Esta cifra se convierte en un 81’25% del total de referencias bibliográficas, de modo que podemos afirmar que se trata de un autor completamente reciclado.


Por último, en la Revista nº4 hemos podido hacer un recuento de cincuenta referencias bibliográficas, de las cuales veinticuatro (48%) son de los últimos cinco años, y cuarenta y dos (84%)de los últimos diez años. Teniendo en cuenta que las citas que se hacen en los últimos cinco años no llegan al 50% del total, podemos concluir que este autor no está del todo actualizado, especialmente si lo comparamos con el resto de autores analizados.

Bien, ya que tenemos todos los datos acerca de las referencias bibliográficas citadas en texto y de las citadas en bibliografía, a continuación vamos a realizar un estudio comparativo con todos los datos recaudados hasta el momento para poder indagar en los recursos que ha utilizado el autor y concluir finalmente si éste ha inflado su bibliografía o no. En la Revista nº1 el autor hace sesenta y seis referencias en el texto, sin embargo en su bibliografía incluye un total de setenta y una. A pesar de que las cifras deberían coincidir, hay que mencionar que este autor no ha inflado demasiado su bibliografía, puesto que la diferencia es de cinco citas. En la Revista nº2 hemos realizado un recuento de veintisiete referencias bibliográficas en el texto frente a setenta y cuatro incluidas en bibliografía. Este hecho destaca bastante puesto que el autor ha inflado su bibliografía hasta tal punto de que ha triplicado las citas hechas en el texto. Esta acción puede deberse a que el autor del artículo quiera demostrar que ha leído y se ha informado acerca del tema mucho más de lo que en realidad lo ha hecho. El hecho de que incluya tanta bibliografía puede hacerle ser visto a ojos de los demás como alguien mucho más prestigioso y con más conocimientos de los que en realidad tiene, sin embargo lo único que se hace con engordar la bibliografía es engañarse así mismo en un intento de “engañar” a los demás. En la Revista nº3 se citan noventa y dos referencias bibliográficas en texto, sin embargo en bibliografía únicamente se incluyen treinta y dos. Está bastante claro que este autor no sólo se ciñe a lo que verdaderamente sabe, sino que además utiliza una bibliografía verdaderamente actualizada. De todos los autores estudiados es el único que no ha inflado la bibliografía y que de ella, el 100% es de los últimos diez años. Esto puede deberse a que al autor le gusta ser objetivo y ceñirse a los conocimientos que verdaderamente posee, sin pretender demostrar más de lo que sabe. En la Revista nº4 se incluyen setenta y seis referencias bibliográficas en texto y cincuenta en la bibliografía, por tanto sucede como en el caso anterior que el autor se ha regido por lo que ha leído y no pretende inflar su bibliografía.


Como hemos podido observar, los resultados finales han sido bastante igualados, ya que dos autores han inflado su bibliografía, pero los otros dos han hecho menos citas en bibliografía que en el texto. Si comparamos los datos obtenidos con los datos esperados podemos decir que estábamos equivocados, puesto que esperábamos que todos los autores o al menos la mayoría hubieran inflado su bibliografía. Esta idea quizá pueda deberse a que estamos acostumbrados a que en general siempre se pretenda demostrar que nos hemos informado y hemos leído mucho más de lo que realmente lo hacemos. Ya no nos referimos únicamente a autores de libros, revistas etc sino que nosotros mismos como estudiantes nos incluimos en este hecho. Estamos mal acostumbrados a “llenar” la bibliografía cuando en realidad para la elaboración del documento no nos ha hecho falta tanta información, sin embargo existe la idea errónea de que una larga bibliografía a ojos de los demás hace que un documento sea más prestigioso o se le valore mejor. Está claro que debemos deshacernos de estas ideas y tomar el ejemplo de los dos últimos autores que hemos analizado para ceñirnos a lo que realmente sabemos y además leer información actual, ya que muchas veces creemos que cualquier información es válida y no nos damos cuenta de que puede ser información obsoleta y desfasada.


Tablas