Page 1



La maceta de alfeñique, símbolo de padrinazgo y fraterniadad .........................................................4 Ser artesana, oficio de toda una vida........................................................5 El Glosario de las Macetas.................................8 Sebastián Chávez: Un ilustrador inspirado por nuestro patrimonio............................................10 El PES, por la salvaguarda de la tradición.....................................................12 El milagro de Dorotea Sánchez................................................................14 Manual del buen padrino..................................16 Conoce a los personajes de La Ruta Dulce del Ahijado.................................................................18 Corfecali, 8 años como salvaguarda de la tradición..............................................................20 De voz en voz se construye una tradición ...................................22 Padrinos a distancia .........................................24

Revista Oficial del Festival de Macetas Una publicación de Corfecali Año 1 - Número 1 Junio 2021 Secretario de Cultura Ronald Mayorga Sánchez Subsecretaría de Patrimonio, Bibliotecas e Infraestructura de Cali Leonardo Medina Gerente Corfecali Argemiro Cortés Fotografía Archivo Corfecali Comunicaciones Alcaldía Cromafilms

Anécdotas contadas por personas del común .........................................26

Portada Afiche oficial del 21 ° Festival de Macetas - Autor Sebastián Cháves

Haz tu propio ringlete ......................................29

Edición Diego Rizo Natalia Valencia Valentina Pataquiva (dirección editorial)

Índice

Diseño y Diagramación David Cortés Santiago Gómez Comercialización del Festival Carolina Arbeláez


4 La maceta de alfeñique, símbolo de padrinazgo y fraternidad Ronald Mayorga Sánchez

Secretario de Cultura de Santiago de Cali

Cali es una ciudad de sabor dulce. Como pocos, quienes hemos crecido en el Valle del Cauca tenemos en nuestra memoria los recuerdos de una infancia repleta de sabores ligados al azúcar, a lo dulce, al mecato. En ese imaginario colmado de colores y muchos sabores, aparece un elemento exclusivo de la ciudad: el ringlete, que terminaba convertido en juguete al viento, después de comernos los dulces hechos con azúcar incrustados en el palo de maguey de una maceta. Celebrar a los ahijados con macetas de alfeñique es una tradición que por décadas nos ha unido en la caleñidad, a través de un lazo solidario y esperanzador. La elaboración de las macetas y su uso como regalo para reafirmar el parentesco simbólico de padrinazgo, es una manifestación cultural propia de Cali y el Valle del Cauca. Esta costumbre entrelaza diferentes aspectos de nuestra cultura relevantes para nuestra identidad; es una artesanía de dulce de alfeñique hecha con el azúcar de la caña de nuestro Valle, adornada con ringletes, mariposas y llamativas figuras de papel que se unen para conformar un regalo que entrevera dulzura, colorido y alegría. Es un símbolo que cobra vida cuando los vientos festivales de junio hacen girar los ringletes y ondear los arbolitos de papel. El desarrollo del Festival de Macetas permite fortalecer diversos aspectos de nuestra ciudad. Por un lado, la reactivación económica del sector cultural, particularmente de las artesanas del azúcar, como portadoras de la tradición. Igualmente, posibilita el desarrollo de la principal acción de salvaguardia de esta manifestación patrimonial de orden nacional. Y, por último, genera contenidos que invitan a la reconciliación y al fortalecimiento del tejido social altamente afligido en el contexto socio político que se vive en Cali. Es por esto, que la Secretaría de Cultura, reconociendo la importancia de la preservación de las expresiones y manifestaciones culturales de la ciudad, en especial esta tradición que nos recuerda los vínculos parentales y de amistad, se complace en acompañar y apoyar esta manifestación que integra la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación, siendo la única expresión de Cali en llegar a tal instancia, e invita a difundirla en otras regiones del país como símbolo de padrinazgo y fraternidad.


5

Ser

artesana OFICIO DE TODA UNA VIDA Hay mujeres que, ya sea por tradición de hogar o por vocación, han han dedicado su vida a tejer con dulce el vínculo entre padrinos y ahijados. Son mujeres valientes y amorosas, sus manos han ayudado

a salvaguardar una de nuestras más preciadas tradiciones. Es por eso que les hacemos un pequeño homenaje a todos sus años, saberes y vivencias como artesanas del azúcar.

DORIS CAMAYO 62 años como artesana Doris recibió el legado de su suegra artesana desde muy joven. A ella le aprendió a través de la observación, pero también porque se dejó contagiar de la pasión que aquella mujer profesaba por las macetas. Junto a ella empezó a hacer adornos, que en aquel entonces se hacían con cartulina. También recuerda que inicialmente vendían en el CAM y posteriormente llegaron con otras pioneras al popular parque Panamericano. Hoy siente orgullo al saber que pudo transmitir lo que sabe a su hija María Isabel y a su nieta Karol Dayana.

“Las Macetas representan mucho para mí, no solo por su belleza y la alegría que nos regalan, sino porque han sido de gran ayuda para mi proyecto de vida familiar”


6

ELVIA MOSQUERA 60 años como artesana Ella es la matriarca que ha forjado durante más de seis décadas la pasión y amor hacia las macetas. Hoy, a sus 86 años, se reúne como en un principio con sus hijas para hacer el dulce. Como en el pasado, se congregan en el patio de su casa en el barrio 12 de Octubre, al ritmo de canciones que suenan en un radio viejo. Elvia y sus tres hijas, Rosa, Liliana y Elvira, charlan, evocan recuerdos y sienten la armonía que les brinda esta tradición de familia. Hoy su cuerpo no le permite batir el dulce en el garabato como solía hacerlo, pero le quedan intactos sus saberes y el amor para aconsejar a sus hijas mientras arman un entorchado.

“Me siento feliz, porque a pesar de mi edad me puedo reunir con mis hijas a vivir esta tradición. Los años me pesan, pero pesa más el amor por las macetas”

MARÍA ANTONIA VERGARA 60 años como artesana Sus tesoros son sus recuerdos, las vívidas imágenes en comunidad, allá en Puerto Tejada, haciendo dulces para que los padrinos regalaran a sus ahijados. Se recuerda a sí misma blanqueando el dulce e impregnándolo de colores. Es tan arraigada y añeja su tradición, que al dulce aún le llama melao, como pocas lo hacen. Al igual que muchas mujeres antiguas, tiene su agüero: “A

mí me gusta hacer el melao cuando mi familia está en casa, pero no me gusta que venga alguien de la calle, porque me lo daña”.

ROSA ELENA COBO 50 años como artesana Nació rodeada de ringletes, entorchados y con el aroma inconfundible del dulce. Se emociona al recordar cómo las macetas son el legado que le dejó su madre y todo lo que han representado en el seno familiar. Más allá de su colorido, también resalta que le brindan la posibilidad de hacer realidad proyectos para el hogar. “Las macetas son un pedacito dulce de amor”, dice con cariño.


7

DORIS REBOLLEDO 60 años como artesana Lleva seis décadas elaborando macetas y todo gracias al legado de su madre, quien también dedicó a estas labores gran parte de su vida. Por ello, cuando se acerca el Festival de Macetas, es toda su familia la que trabaja unida para que esta pasión perdure. Mientras Doris prepara el dulce, sus hijos se encargan de la pintura y la decoración de las figuras.

“Traer a los niños al Festival de Macetas es importante para no perder la tradición de tantos años”.

ALBA NELLY ORTÍZ MORENO 45 años como artesana Bastó con que su tía-madrina le regalara una maceta para que Alba Nelly supiera que quería rodearse de ese colorido por el resto de su vida. De hecho, Néstor, quien hoy es su esposo, logró conquistarla porque le ayudaba a armar ringletes. Valora que gracias a las macetas vive el regocijo de compartir con su familia, sin embargo “ver la

alegría en el rostro de un niño cuando recibe su maceta es lo que más satisfacción me da”.

ADRIANA CARVAJALINO CASTILLO 45 años como artesana Adriana creció en un tradicional hogar de artesanos del azúcar. Esa es la razón por la cual a los 14 años pensó que era el momento adecuado para empoderarse y empezar a proponer ideas novedosas a sus padres. Considera que su misión es transmitir el amor que recibió de niña a través de las macetas.

“En el entorchado de cada maceta se guardan las historias de los cañeros y las familias de artesanas”, dice con emoción.

GLORIA ELVIRA BALANTA 45 años como artesana Gloria recuerda con amor cómo ella y sus hermanas le ayudaban a elaborar macetas a su madre, una valiente mujer cabeza de hogar que encontró en la tradición una posibilidad de sustento para la familia. Lo que más le gustaba a Gloria era hacer el dulce, aunque a veces prefería ir a vender las macetas en el tradicional barrio Alameda. Asegura que los esfuerzos de aquellos tiempos eran para que el 29 de junio, día de los ahijados, se vendiera todo; en palabras de Gloria, “a la una de la tarde no quedaba sino el polvero y los bolsillos llenos”.

“Hoy las personas son más exigentes y nosotras las artesanas nos adaptamos a sus gustos, nos esmeramos por hacer bien nuestras macetas y que así siga la tradición”


8

El Glosario

de las Macetas Alfeñique:

Arbolitos o escobillas:

Es el tradicional dulce que elaboran las artesanas con el azúcar que se extrae de la caña.

Figuras decorativas elaboradas con papelillo de colores. Dan vida a la maceta. Pero también

Entorchado: Figura que se realiza con el dulce.

Artesana: Es la artista del azúcar, la que teje con cariño y creatividad las formas que adquiere este ingrediente. Además, con su imaginación decora su maceta para que sea única.

Batir/blanquear: Es estirar el dulce recién hervido para lograr el color blanco y la textura que permita moldearlo

Cremor: Polvito blanco que con una mínima cantidad ayuda a que el dulce se vuelva blanco. Algunas artesanas, sin embargo, prefieren usar vinagre o limón.


9

El Punto: El estado perfecto del dulce, en donde se puede manejar con facilidad. Para las artesanas aprendices, suele ser lo más difícil de lograr.

Garabato: Preferiblemente de guayabo, es la base ideal para blanquear o batir el dulce. Es más común su uso entre las artesanas de mayor antigüedad.

Palo de Maguey: Su suavidad permite que en él se incrusten los alfeñiques, los ringletes y los arbolitos. Si la maceta fuera un árbol, el maguey sería su tronco.

Ringlete o mariposa: Aquel molino de colores, que gira al vaivén del viento. En la colina de San Antonio, era usual ver a los niños corriendo con uno en sus manos durante el Día del Ahijado.

Piña: Otra de las tradicionales figuras decorativas elaboradas por las artesanas del azúcar. Su forma hace honor a su nombre.

Maceta: En Cali la tenemos clara, la Maceta es el símbolo más dulce de la unión entre padrinos y ahijados, que tradicionalmente se obsequia el 29 de junio. ¡Que la gente del exterior no la confunda con las materas para poner plantas!


10

un ilustrador inspirado por nuestro patrimonio

Hablamos con Sebastián Chávez, un joven caleño de 22 años, estudiante de octavo semestre del programa de diseño gráfico en el Instituto Departamental de Bellas Artes. La propuesta de Sebastián fue la ganadora, entre 106 piezas, para ser la imagen oficial del 21 Festival de Macetas.

Sebastián, by Sebastián:

Hay una palabra en inglés: daydreamer, que traduce “el que sueña despierto”. Creo que en eso puedo resumir a Sebastián: un hombre que siempre sueña en grande, sensible, con un corazón gigante, dedicado, pero a veces inseguro de sus capacidades. Soy alguien que siempre da su mano incluso a quienes le han señalado. No puedo vivir sin música y sin dulces, y espero que mi talento toque la vida de miles de personas.


11 ¿Qué significa para ti haber ganado la convocatoria del afiche del Festival de Macetas?

Es una sensación de felicidad y orgullo muy grande. Como artista busco lograr muchas cosas y esto para mí es algo enorme y una muestra de que con talento y disciplina puede haber buenos frutos para mi carrera y para mi vida.

Háblanos un poco acerca de la técnica que usaste para crear el afiche oficial del 21 Festival de Macetas.

Y desde tu experiencia personal, ¿has vivido ese vínculo del que hablas con tus padrinos?

No tuve oportunidad de compartir con mis padrinos porque cuando era niño, ellos se fueron del país. Por mucho tiempo fue algo ajeno, pero recuerdo ver a los niños con sus macetas. Ahora como adulto entiendo la importancia del vínculo y me parece muy curioso que de algún modo esté hoy haciendo homenaje a esta celebración.

¿Qué te parece que en Cali celebremos el En esta pieza trabajé con dos softwares que Día del Ahijado regalando macetas? son Blender y Photoshop, y además combiné la ilustración 2D y 3D.

¿Cómo empezó tu trabajo creativo para llegar a esta pieza?

Lo que hice fue indagar un poco, adentrarme en la relación de un padrino con su ahijado. Entonces comprendí que se trata de un vínculo muy fuerte. Entendí que se trata de un papel muy importante que juegan los padrinos en la vida de sus ahijados, que se nutren y crecen mutuamente.

Y eso en el resultado, ¿cómo se plasmó?

En conjunto con un familiar hicimos un boceto con la idea de representar el crecimiento de ambos personajes. Por eso vemos cómo el padrino levanta a la niña, a su ahijada y la eleva, como representando esa compañía desde la edad temprana. Además, en los cabellos de ambos personajes se ven formas naturales, de hojas, plantas y flores. Eso es en relación a ese crecimiento mutuo.

Hay algo que es osado en la representación del padrino y tiene que ver con que el personaje tiene varios tatuajes. Cuéntanos cómo surgió.

Esa fue una idea de último momento. Cali es una ciudad diversa en todos los sentidos, y entre tanta diversidad está la comunidad de las personas con tatuajes. Yo tengo mis tatuajes, hay padrinos con tatuajes, padres con tatuajes, médicos con tatuajes. Entonces quise derribar este estigma que hay alrededor de nosotros y hacer entender que somos personas que aportan a la sociedad y a la vida de los más pequeños.

Habla mucho de nosotros como sociedad y cultura. Los caleños y caleñas somos personas alegres y cálidas. Además, somos protectores, nos preocupan los niños. Siempre los niños son lo más importante.

Como artista, ¿qué te inspira Cali?

Cali es una de las ciudades más diversas de nuestro país. Tenemos demasiada riqueza en nuestra cultura. Esta ciudad es diversa en música, teatro, artes visuales. Creo que ver eso todos los días, la calidad de la gente y su alegría es algo que te impacta y genera en ti la semilla para la creación de algo único. Y eso es lo que intento emplear en mis trabajos.

Y ¿por qué hay que participar del Festival de Macetas?

Porque permite compartir en familia y eso genera bonitos recuerdos. Así que invito a los padrinos, madrinas, a los abuelitos y a los más chiquitos para que lo disfruten. Y que se regalen macetas, para que los niños continúen con esta tradición.


12

EL PES,

por la salvaguarda de la tradición El Plan Especial de Salvaguarda (PES) nace con la iniciativa de preservar la tradición de celebrar a los ahijados con macetas de alfeñique. Por medio de ella se fortalece el vínculo entre padrinos y ahijados. Esta manifestación del Patrimonio Culturla Inmaterial que identifica a Cali y a los caleños es única ante el mundo, pues exalta una tradición que celebramos cada año en el mes de junio y que se preserva gracias al entusiasmo de toda la ciudadanía.

Es así como el 21 de septiembre del 2012, se celebró en Cali, con el acompañamiento del Ministerio de Cultura, la reunión para dicha solicitud de inclusión de la tradición de celebrar a los ahijados con macetas de alfeñique en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Nación, la cual fue aceptada por unanimidad, faltando para su perfeccionamiento la elaboración y aceptación del Plan Especial de Salvaguardia.

El 29 de junio, en Cali, es una fecha muy especial y esperada con ansia por los niños para que sus padrinos les regalen la tradicional maceta. La maceta es un símbolo del parentesco con el ahijado, una representación del arte popular y un trabajo manual elaborado y conservado por muchas artesanas y artesanos de la región. Y es durante los días del Festival de Macetas que se consolidan los saberes de la comunidad portadora de la tradición.

Para María Galina Triana, gestora cultura de la ciudad “el PES es un instrumento que se construye mediante un acuerdo social y administrativo con los artesanos y artesanas del azúcar, las instituciones que han apoyado el Festival de Macetas, los gestores culturales y representantes de la comunidad de San Antonio, donde se ponen de acuerdo en qué es lo importante para la preservación y la trasmisión de esta tradición a las nuevas generaciones.”

El PES busca de una manera efectiva salvaguardar la tradición haciéndola reconocida y valorada a nivel nacional por los colombianos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la nación. Es un orgullo de los caleños y del país.

Según Triana, las tres principales estrategias que abarca el Plan Especial de Salvaguardia son el fortalecimiento del colectivo de artesanas y artesanos, la recuperación de toda la memoria documental, gráfica y de investigación en torno a esta tradición, y la apropiación social de la Para la formulación del Plan Especial de manifestación en la comunidad caleña, en los Salvaguardia se diseñó una serie de talleres colombianos y muy especialmente hacia las participativos, de reflexión y trabajo, en el que nuevas generaciones. participaron diferentes actores culturales de la ciudad. Este proceso se inicia con la solicitud de “El Festival de Macetas permite ser una vitrina inclusión en la Lista Representativa del para los artesanos y artesanas, poder llegar de Patrimonio Cultural Inmaterial - LRPCI, la una manera más directa a la comunidad. revisión de la documentación existente sobre la Además, cuenta con un componente educativo tradición y la identificación de los grupos que le permite a las personas conocer y interesados en la tradición y sus convocatorias. apropiarse de él”, indica, María Galina Triana.


13

Gracias al PES, las artesanas se han podido conocer y generar lazos de amistad y colaboración entre ellas. Antes, cada una trabajaba de manera aislada y solo se encontraban una vez al año durante el Festival. Con el PES se forma y se fortalece el colectivo de artesanas del azúcar, en el que ellas mismas elaboraron el plan y un análisis DOFA con apoyo institucional. Esto les permitió generar una serie de acciones que ellas se comprometieron a seguir. Actualmente, ellas mismas presentan sus proyectos ante el Ministerio de Cultura, la Gobernación del Valle del Cauca y la Alcaldía de Santiago de Cali. Con esos proyectos, que son financiados por las instituciones, ellas realizan actividades para fortalecer sus emprendimientos. Por su parte, Yolanda Constaín, gestora cultural de Cali por más de 20 años y partícipe en varias versiones del Festival de Macetas reconoce la importancia de conservar esta dulce tradición: “es importante conservar la tradición de celebrar a los ahijados con macetas de alfeñique porque forma parte de nuestra identidad como caleños. Debemos tener en cuenta que también hay artesanas en otras ciudades también como Santander de Quilichao, Yumbo, Palmira, entre otros. Por eso es muy importante fortalecer este símbolo de amor y afecto intergeneracional entre padrinos y ahijados”, asegura. Al hablar de la apropiación social del PES, Yolanda Constaín indica dos acciones específicas con las que se logra la apropiación y valoración del festival. Por un lado, afirma: “el Festival de Macetas permite a los padrinos y a los ahijados buscar su maceta y vibrar alrededor de ella. Con la pandemia se reinventó la tradición y gracias a Corfecali se logró tener una plataforma digital para la venta de las macetas. Entonces, se trata de promover que los caleños vivan todas las expresiones en torno a las macetas y conozcan del festival”.

“Tener un monumento a la maceta, como el que actualmente está en la colina de San Antonio, permite tener una presencia simbólica en un espacio donde nace la tradición y porque, además, allí encuentran una buena parte de los talleres de las artesanas”, señaló Yolanda Constaín. El PES es la hoja de ruta que lleva a la conservación de la tradición. En él se reúnen e involucran a diversos actores culturales de la ciudad. Desde las artesanas, con su legado, sus saberes y experiencias; participan los académicos, con sus investigaciones; están las instituciones que pueden administrar los recursos. Pero más allá de estos participantes, se reconoce la importancia de todas las generaciones de caleños y caleñas que se acercan a esta práctica cultural desde el disfrute y la vivencia. Todas las estrategias que reza el PES buscan que las personas sientan la tradición como propia y la mantengan con vida, y que en Cali se amplíe esa relación de solidaridad, compromiso y amor entre padrinos y ahijados.


14

El milagro agro

de Dorotea Dorotea Sánchez chez S

egún la historia, la negra Dorotea Sánchez vivía en una humilde casa del barrio San Antonio. Era madre de dos gemelos, quienes habían sido bautizados con el nombre de Pedro y Pablo, de acuerdo a su fecha de nacimiento, que era el 29 de junio, día de estos dos santos apóstoles. En la víspera del cumpleaños de los gemelos, Dorotea no disponía de dinero para celebrar esta fecha tan especial y solo tenía un poco de azúcar de pan, por lo que resolvió preparar dulce en una vieja paila de cobre que pertenecía a su abuela. Fue así como Dorotea colocó el azúcar con un poco de agua, y mientras calentaba la mezcla se encomendó a San Pedro y San Pablo para que la ayudaran. Fue así como dos hombres tocaron a su puerta diciendole: “¿te gustaría ver realizado un milagro?”. La mujer atónita y muda, solo afirmó con su cabeza, esperando ser sorprendida por ellos. Con ayuda de sus santos Dorotea empezó con sus manos y dedos a convertir la masa en figuras como flores, muñecos, animales y muchas cosas más. Los apóstoles vieron que en un rincón de la cocina había trozos de madera de Maguey, de los que

sacaron varitas para clavar las figuras que se habían hecho. Desde ese momento, los apóstoles se convirtieron en los padrinos de los gemelos hijos de Dorotea, enviándolos luego a repartir los dulces a los niños que jugaban en la loma de San Antonio, quienes eran invitados a correr velozmente buscando alcanzar los gajos azucarados que les ofrecían juguetonamente los apóstoles. Pocos momentos después se organizó el más divertido festival entre padrinos y ahijados, pues muchas personas que presenciaron lo que ocurría, querían imitar el juego.1 Como esta, son muchas las versiones que de voz en voz narran el mito de Dorotea Sánchez. Lo que es cierto es que esta dulce tradición hoy está representada en las decenas de artesanos del azúcar, que con orgullo portan el saber que salvaguardan sus manos. 1 Y así nació en Cali todos los 29 de junio la FIESTA DE LAS MACETAS. www.facebook.com/nostalgiasdesantiagodecali --------------------------------------------------------Fuente: Nostalgias de Santiago de Cali.


Vas a recorrer el camino y, para poder avanzar, debes resolver las pregu que encontrarás cada ntas cinco casillas. Así lograr as llegar a la meta ¡recu que gana quien primero erd a llegue! 1. ¿En qué barrio de la ciudad de Cali sucede el mito de Dorotea? 2. ¿Recuerdas el nomb re de los gemelos, hijos de Dorotea? 3. ¿Cuál era el único ma terial con el que cont aba Dorotea para hace dulces y celebrar el cu r los mpleaños de sus geme los? 4. ¿Cómo se llama el pa lo de madera donde se colocan las figuras he con el dulce de alfeñiqu chas e?

5. ¿Quiénes fueron no 6. ¿En qué fecha celeb

mbrados como padrino s de los gemelos?

ramos el vínculo entre

Recuerda utilizar solo un dado.

padrinos y ahijados?

15


16

Manual del buen padrino

Que te elijan como padrino o madrina es recibir un voto de confianza, es que un padre y una madre vean en ti a la persona indicada para orientar a un niño o una niña en el camino de la vida. Hemos diseñado este manual que busca ser una guía para todos los que desan dejar una huella en la vida de sus ahijados. •• El El ser ser padrino padrino significa significa que que hay hay un un vínculo vínculo para para entender entender que que hay hay una una forma forma correcta correcta de de comcomtoda toda la la vida, vida, el el cual cual se se debe debe alimentar alimentar con con comcom- portarse portarse con con las las demás demás personas, personas, en en la la que que promiso promiso yy sobre sobre todo, todo, mucho mucho amor. amor. priman priman el el respeto respeto yy la la bondad. bondad. •• Sí, Sí, la la espiritualidad espiritualidad es es la la raíz raíz del del rol rol del del padrino. padrino. •• Todos Todos necesitamos necesitamos consejos: consejos: desde desde niños, niños, A A través través de de tus tus actos actos yy tus tus palabras, palabras, le le harás harás pasando pasando por por la la adolescencia adolescencia yy hasta hasta la la adultez, adultez, necesitamos necesitamos de de alguien alguien que que nos nos escuche escuche yy nos nos ayude ayude aa reflexionar reflexionar sobre sobre aquello aquello que que nos nos preocupa preocupa en en la la vida. vida. ¡Tú ¡Tú puede puede ser ser su su conconsejero! sejero! •• El El cumpleaños, cumpleaños, la la navinavidad, dad, las las graduaciones, graduaciones, o o logros logros en en los los deportes, deportes, serán serán siempre siempre las las ocasiones ocasiones perfecperfectas tas para para demosdemostrarles trarles tu tu cariño. cariño. ¡No ¡No los los dejes dejes pasar! pasar!


17

•• Llámalo Llámalo o o chatea chatea con con él él una una o o dos dos veces veces aa la la semana. semana. Puedes Puedes preguntar preguntar cómo cómo le le va va en en sus sus estuestudios dios yy le le harás harás saber saber que que puede puede contar contar contigo contigo si si necesita necesita algo. algo. •• Crearás Crearás experiencias experiencias memoramemorables. bles. Un Un fin fin de de semana semana en en tu tu casa, casa, una una tarde tarde de de helado helado o o una una noche noche de de películas películas le le harán harán saber saber lo lo importante importante que que es es para para ti. ti. •• Cada Cada año, año, irás irás con con tu tu ahijado ahijado del del Festival Festival de de Macetas Macetas yy explorarán explorarán juntos juntos la la Ruta Ruta Dulce Dulce del del Ahijado. Ahijado. •• Regalarás Regalarás una una auténtica auténtica maceta maceta de de alfeñique, alfeñique, elaborada elaborada por por una una de de nuestras nuestras artesanas artesanas del del azúcar. azúcar.


18

Conoce a los Personajes de la

Ruta Dulce del Ahijado La Ruta Dulce del Ahijado tiene como protagonistas a mágicos personajes que hacen homenaje a nuestra cultura popular. A través de sus características, vemos lo que somos como región, recordamos a aquellos hombres y mujeres

Santiago, el cañero Santiago es fuerte e ingenioso. Tiene una gran sonrisa, corazón noble, y carácter optimista. Él trabaja cultivando, cortando y destilando caña de azúcar del Valle del Cauca. Cada mañana sale con su traje rústico, guantes, botas de suela gruesa, y bayeta roja para protegerse de bichos y pelusas. Se interna en los cañaduzales con pacora en mano y comienza su labor cantando a ritmo de salsa. Santiago tiene la fuerza y vivacidad de los vallecaucanos. En sus ojos se percibe la pureza del azúcar y en su piel bronceada, la sabrosura del melao.

La Dulce Madrina Dulce es una joven y bella maestra de escuela, tan alegre como despistada. Su imaginación se desborda cuando fusiona el mundo real y la fantasía. Desde niña, siempre ha creído que es un hada de cuentos y por eso ha tratado de cumplir los sueños de sus más de 500 ahijados. Ella cuida que no les falte nada y los protege del peligro para conservar ese vínculo de amor. Dulce, a través de sus historias, ha creado para sus ahijados un mundo de fantasía, un lugar lleno de magia y color en donde ella se convierte en la Dulce Madrina, un hada con varita de alfeñique que evita que el Muy Señor Amargo inunde de amargura y sepulte para siempre la tradición de las macetas.

que dejaron huella por las calles de Cali, exaltamos nuestros lugares emblemáticos. Por eso, en la Ruta del Ahijado no solo se viven divertidas aventuras, sino que valoramos nuestras tradiciones.


Ana, la artesana Ana es artesana del azúcar y es quien le da vida a la tradición de las Macetas. Es una mujer mestiza apasionada por su oficio, sincera y muy perfeccionista; sus suaves manos tejen, con hilos de azúcar, los vínculos entre padrinos y ahijados. Ana vive en una antigua casa del barrio San Antonio, junto a su familia, artesanos por tradición, que encontró en la elaboración de alfeñiques y en la tradición de las macetas su sustento económico. Ana se siente muy orgullosa de su origen, por eso usa una colorida vestimenta tradicional campesina, en honor a su tatarabuela Sixta, de quien provienen todos los saberes que ella ahora trasmite a sus hijos.

19

Jovita Feijóo

Colorida, pintoresca y siempre reina; con su corona de ringletes, sus múltiples collares y sus largos vestidos de brillos y volantes, Jovita Feijóo, hace gala de sus talentos: canta y baila en su tono y a su ritmo, da lecciones de civismo, encabeza los desfiles de carnavales y ferias, para, como en tiempos del Cali Viejo, ser proclamada Reina por sus innumerables seguidores. Sus ínfulas de celebridad y el delirio con un reinado inexistente, sumados a la ingenuidad de su comportamiento, hacen de la anciana Jovita un personaje que hoy conserva la simpatía y el cariño del pueblo caleño, que finalmente la convirtió en un ícono de la cultura popular y la eternizó como su reina.

Dorotea Sánchez Dorotea Sánchez es una mujer afro, de origen humilde. Vive en el barrio San Antonio y es muy buena vecina, además de alegre, trabajadora y muy creyente. Tiene una devoción especial por San Pedro y San Pablo, sus santos protectores. Dorotea es madre cabeza de familia y sus hijos son gemelos, igualitos como dos gotas de agua, que nacieron el 29 de junio de hace más de 100 años. Casualmente, en la celebración de sus santos y en su honor, los nombró Pedro y Pablo. Dorotea es un personaje mágico y legendario, viste como se hacía por allá a principios del siglo 20 y lleva sobre su cabeza un colorido turbante del que sobresale una hermosa maceta, coronada en su cúspide con un ringlete.

Si quieres conocer más sobre estos personajes y vivir la dulce experiencia de la Ruta Dulce del Ahijado, escanea este código.

*Perfiles creados por CALI CIRCO.


Corfecali 20

8 años como salvaguarda de la tradición

Conversamos con Rolando Patiño, productor de Corfecali y quien ha sido el encargado, desde el 2014, de gestionar todos los procesos para que el Festival de Macetas, año tras año, sea una realidad.

¿Cómo llega Corfecali a ser el operador del Festival de Macetas?

La Cámara de Comercio había llevado el Festival de Macetas desde el 2000 hasta el año 2014, cuando otorga la realización del evento a la Alcaldía de Santiago de Cali, que a su vez entrega la operación a Corfecali, el operador de los eventos más grandes de la ciudad. Hoy el Festival de Macetas cumple 21 años, de los cuales 8 han sido de la mano con Corfecali.

¿Cómo se ha vivido este proceso con el Festival?

Nosotros recibimos el Festival con las indicaciones que nos entregaron desde Cámara de Comercio. El enfoque del trabajo ha sido cumplir con todas las estrategias del Plan Especial de Salvaguardia (PES), lo que incluye, por ejemplo, la ampliación de cobertura. Por eso, hemos estado presentes, además de los centros comerciales, en lugares de ciudad como el Estadio de

Sóftbol, la Plaza de Caicedo, los parques del Ingenio y La Flora, y en municipios como Palmira , Yumbo y Jamundí. De alguna manera hemos ampliado los espacios del Festival y también hemos sacado a concurso el diseño del afiche oficial, para incentivar la participación y apropiación por parte del sector de las artes gráficas en Cali.

¿Cuál ha sido el aporte que se ha hecho al Festival de Macetas?

Corfecali desde el inicio ha querido trabajar en pro de lo que reza el PES, en donde se formulan proyectos y acciones que fortalecen la tradición y que nos hace permanecer en la lista representativa de patrimonios culturales inmateriales de la nación. Algo importante que hay que resaltar es que esta manifestación es la única de nuestra ciudad elevada a nivel nacional.


21

Además, hemos tratado de concientizar acerca de la importancia y responsabilidad que tienen los padrinos y madrinas con sus ahijados. Pero hemos querido ir más allá, implementando este obsequio, como es la maceta, como muestra de cariño entre padres e hijos, entre novios, entre amigos. Creemos que puede ser una manifestación de los distintos vínculos.

¿Cómo ha sido el trabajo colectivo con las artesanas del azúcar?

Las artesanas definitivamente son la columna vertebral del proceso porque son ellas las portadoras de esta dulce tradición. Ellas son quienes le dan vida con los colores, las figuras decorativas, la belleza de los ringletes, con todo lo que trae una maceta, que la hace tan vistosa y tan llamativa. Son ellas quienes con su talento realmente le aportan ese sentir de festival. Se han tenido en cuenta en todos los procesos, con el objetivo que tengan visibilidad, no solo durante el Festival, también en el resto del año. La relación ha sido excelente. Hemos trabajado desde las entidades que están vinculadas al comité del Plan Especial de Salvaguardia, como la Secretaría de Cultura, como la Sociedad de Mejoras Públicas, la Biblioteca Departamental y Corfecali, por supuesto.

¿Por qué debe seguir Corfecali operando este importante evento?

Corfecali tiene toda la capacidad operativa y los años de experiencia realizando los más grandes eventos de ciudad. Además, durante estos 8 años trabajando con el Festival de Macetas, de mano de las artesanas y las demás instituciones del comité del PES, hemos asumido el compromiso para ejecutar las estrategias y proyectos para proteger la tradición. Corfecali ha sabido interpretar cuáles son las necesidades y las ha abordado a través de propuestas creativas.


22

De voz en voz

se construye una tradición

La maceta de alfeñique: tradición popular con sabor a caña2. Nos encontramos con una pieza investigativa muy valiosa que contribuye al propósito de la salvaguarda de la tradición. El libro La Maceta de Alfeñique, del docente Ricardo Castro Ramos, hace un recorrido histórico y sociológico que busca entender los orígenes y vivencias de esta manifestación. En el capítulo De Leyendas y Realidades, un Mito nació: La Maceta, el autor recopila distintos relatos acerca de la maceta, en distintos momentos de la historia. Aquí reunimos algunos:

Versión publicada en el diario El Pueblo (1979): Es la historia de una vieja pobre que no tenía que ofrecerles a sus dos hijos gemelos, que cumplían dos años. Tratando de encontrar o imaginar una solución, a Dorotea se le apareció una bella mujer vestida de blanco y olorosos perfumes. La hermosa dama, que parecía una Virgen, hizo con pocos elementos varios dulces y exigió un palo de maguey. Después, llegaron dos señores con barbas largas que le ayudaron a crear lo que hoy conocemos como maceta. De esta forma, la pobre mujer, Dorotea Sánchez, que no tenía nada que ofrecerles a sus hijos, encontró por gracia divina, un regalo precioso y único. La Cámara de Comercio publicaría en la revista Acción la siguiente versión que conserva elementos comunes de las versiones anteriores: En la tradición oral, unos dicen que algún 29 de junio la negra María, habitante del tradicional barrio San Antonio, se encontraba muy triste porque no encontraba qué regalar a sus hijos ese día y, milagrosamente a su puerta llegaron dos caballeros que, más tarde se enteraría, eran los apóstoles San Pedro y San Pablo. Ellos le enseñaron a elaborar el alfeñique y a hacer con él pequeñas figuritas, con las que hizo la primera maceta que obsequió a sus hijos, quienes felices corrieron por la empinada colina, despertando la curiosidad y admiración de los pobladores.


23 Sobre el origen de la maceta, en la tradición popular:

Tradición nacida por el casual antojo de un perencejo, que en una calurosa tarde caleña de junio de finales del siglo XIX o principios del XX, y cercana a los festejos de San Pedro y San Pablo, decidió regalar a un fulanito un tronco de maguey adornado con alfeñiques, moscorrofios y filigranas, que habían sido elaboradas por la ñapanga Casilda. Tal fue la alegría del mencionado fulano que, al no poder contenerla, corrió loma arriba, loma abajo, entre dehesas y quingos de la antaño empedrada colina de San Antonio. Carrerillas inocentes que contagiaron a los demás chiquillos de la barriada que año tras año se fueron multiplicando.

Sobre la importancia de recuperar la celebración. Artículo del diario El Relator (1949): Nuestro amigo el doctor Hernando Guerrero hace cada año nobilísimos esfuerzos para que la Fiesta de las Macetas se restaure, como un avivamiento de claros tiempos pretéritos, cuando por toda la ciudad circulaba un júbilo infantil que todo lo refrescaba. Ojalá pudiera volverse a celebrar esta fiesta, en donde los adultos se acercaban a los niños, se hacían ingenuos como ellos, con el pretexto de entregar a los rapaces inolvidables golosinas de azúcar en las que confiteros y abuelas ponían sabor de cuento antiguo y fábula infantil.

Relato publicado en El Relator (1948): Día en que repican fuertes las campanas del 29 de junio, fiesta de los santos apóstoles Pedro y Pablo: en esa fecha los padrinos y madrinas acostumbrar a obsequiar a los ahijados con las tradicionales macetas de alfeñique, confeccionadas primorosamente, con multitud de figuritas incrustadas en un trozo de maguey y decoradas con cintas de papelillos abigarrados colores. Antaño todos los niños del lugar iban de paseo en ese día a la Loma de San Antonio, luciendo orgullosos sus vistosas macetas. La Maceta de Alfeñique: Tradición popular con sabor a caña. Autor: Ricardo Castro Ramos. Facultad de Comunicación Social, Universidad Autónoma de Occidente, Cali, Colombia (2012). Revisado el 14 de junio de 2021 en: https://red.uao.edu.co/flip/index.jsp?pdf=/bitstream/handle/10614/9136/L0052. pdf?sequence=5&isAllowed=y

2


24

Comprometerse como padrino o madrina es apoyar a los padres con su ahijado o ahijada. No es solo ser testigo del bautizo, pues es muy importante realizar el acompañamiento en la educación y desarrollo del niño, hacerle sentir al ahijado que se está presente en momentos que son importantes, como cumpleaños, su primer día de colegio, grados, etc. Con el paso del tiempo, algunas personas pueden tener un distanciamiento

geográfico con sus ahijados, lo que no les permite estar presentes o demostrar el afecto hacia ellos. Eso puede lucir como un abandono que se sale de las manos de quien ha aceptado ser padrino. Pero con la tecnología la distancia no es excusa: los padrinos y madrinas pueden estar presentes en los momentos más importantes y dar la sensación de estar cerca.

JAIME CLEVES Ahijado Cali, Colombia

Mis padrinos son familia de mi mamá y siempre han vivido en el exterior, pero he sentido constantemente su acompañamiento, pues siempre llamaban a mis padres a preguntar por mí. Cuando venían al país se quedaban en mi casa y salíamos, incluso a celebrar cumpleaños míos. Ellos han sido muy especiales, incluso ahora que ya estoy grande, me han propuesto acogerme en su casa en Estados Unidos para ir de vacaciones o radicarme en ese lugar. Entonces puedo decir que tengo muy buenos padrinos y les agradezco lo que me han ofrecido siempre.


25

PAULA OROZCO Ahijada Miami, Estados Unidos

Mi padrino es mi primo y es muy joven. Pienso que eso ha permitido que tengamos una relación cercana. Aparte de ser padrino y ahijada, somos amigos. Él vive actualmente en Colombia y cada que voy me quedo en su casa y salimos a compartir en algunos lugares de Cali. Es muy ‘cool’ tener un padrino joven, la verdad.

NOHORA CAMPOS

Ahijada Niza, Francia

En realidad, son pocos los recuerdos con mis padrinos. Ellos siempre estuvieron lejos y creo que la relación se afianzó cuando crecí y ya conversamos sobre algunas experiencias de ambos, pero ha sido algo más virtual que compartir espacios con ellos. Actualmente hablo más con mi madrina porque también está en Europa, digamos que por eso nos contamos vivencias.

LINA MORALES Madrina Toronto, Canadá

El acompañamiento que uno realiza en la distancia no es igual a estar cerca a los niños y fortalecer ese vínculo o compartir con ellos y sus padres experiencias de su educación y sus procesos. Creo que tampoco es un impedimento para saber de ellos o estar en los momentos importantes, pues actualmente son muchos los medios tecnológicos que nos permiten mantener una comunicación constante y saber cómo están o qué sienten. Ese es el principal papel del padrino: estar cuando te necesitan.


26

Anécdotas

CONTADAS POR PERSONAS DEL COMúN Madrinas, padrinos, ahijadas y ahijados de la ciudad, nos cuentan cómo han vivido este importante vínculo parental.

El Padrino La Madrina Angélica Duque, 54 años, ingeniera de sistemas. En mi familia, por tradición, nuestros padrinos y madrinas eran nuestros tíos y tías. Y ahora, todos los de mi generación apadrinamos a los hijos de nuestros primos y primas, como para que todo quede en familia. Esta tradición, que viene de la iglesia católica, la asumo como un compromiso moral. Los padres de Jorge, mi ahijado, me escogieron como su madrina porque creyeron que podía acompañarlo durante su vida y para ayudarle a llegar a ser una persona de bien. Por eso, siempre traté de hacer presencia desde su infancia, teniendo en cuenta las fechas especiales, no solo su cumpleaños o navidad. Creo que los momentos más significativos que he vivido a su lado fueron cuando juntos identificamos lo que él quería estudiar en la universidad y vimos que había afinidad en cuanto la orientación. Él ahora es ingeniero multimedial y me da orgullo haber contribuido de alguna forma en su vida profesional. Para eso, ayudó mucho conocerlo, estar pendiente de él durante tantos años. En conclusión, ser madrina para mi es algo que va más allá de los regalos materiales, se trata de acompañar a nuestros ahijados en su proceso. Y en mi caso, como en mi familia, se vive como un legado.

Alexander Granja, 32 años, ingeniero de sistemas. Juan Martín es un niño de dos años, muy amoroso y expresivo. Él es mi primer ahijado y me siento muy orgulloso de que sus padres me hayan dado esa confianza de acompañar a su hijo en las etapas de la vida. Creo que su elección es por los fuertes lazos de amistad que me unen a John, el padre del niño. Cuando recibí la noticia de que iba a ser su padrino me conmoví hasta las lágrimas y sentí desde el principio que es una gran responsabilidad, que estaré siempre pendiente de él en lo que pase, generar lazos de cercanía y ser una especie de guía. Este vínculo padrino- ahijado lleva muy pocos meses, y es por eso que visualizo muchas cosas. Desde ya disfrutamos mucho jugar, sé que le gustan mucho los dinosaurios. Cuando nos encontramos, me encanta llevarlo en hombros y sé que él disfruta mucho. Pero también sé que vendrán tiempos en donde él sea más independiente y proyecto poder invitarlo de paseo. Cuando ‘Juancho’ este más grande, quisiera estar ahí para aconsejarlo cuando las cosas no vayan bien, ser un apoyo para sus padres y también acompañarlo cuando de asuntos del corazón se trate. En su primer año le regalé una maceta y para el próximo Día del Ahijado le regalaré otra. Aunque mis padrinos nunca me regalaron macetas, me parece que hacen parte de una tradición muy bonita, que me gusta porque hacen parte de nuestra cultura y pienso que debemos conservarla.


27

El Ahijado

La Ahijada

Ricardo Orozco, 30 años, psicólogo

Leidy Varela, 36 años, economista.

Sé que mi madrina fue escogida por mis padres no solo porque es sobrina de mi abuelo paterno, sino que siempre fue mi cercana a mi familia. Ella siempre ha estado muy pendiente de todos nosotros y ha brindado su apoyo, algo que para la familia es lo más importante. Por ser profesional de la salud me ha brindado muchos cuidados. Mi madre me cuenta que cuando yo era bebé, iba después de su trabajo a cuidarme, alimentarme o bañarme.

La elección de mi padrino y madrina se hizo bajo el ritual del catolicismo, aunque ya no practico esta religión. Mis padres tuvieron tres hijas. Mi madre se encargaba de escoger a las madrinas, mientras mi padre hacía lo mismo con los padrinos.

A mi madrina siempre la he sentido muy cercana a mí. Cada cumpleaños se manifestaba dándome algún obsequio, ya fuera ropa o juguetes. En mis 30 años de existencia, nunca, pero nunca, ha dejado pasar la celebración del día del Ahijado sin darme algún obsequio o muestra de cariño. Ella ha sido un pilar fundamental en mi vida. Se ha sentado a mi lado para preguntarme cómo estoy, cómo va el trabajo escucharme y aconsejarme en ciertas situaciones. A ella le agradezco siempre estar ahí en todo momento. Que sin importar los detalles siempre me tenía presente. Estoy seguro de que no pude tener una mejor madrina que ella. Para mí es muy importante todo lo que ha hecho emocional, racional y humanamente posible ya que siempre estuvo ahí en todo momento fácil o difícil. Es por eso que le tengo un gran aprecio y cariño.

Con quien he sentido un vínculo especial, desde mi niñez hasta ahora, ha sido con mi madrina. Ella se llama Luz Marina, y es una de mis tías maternas. Mi madre me cuenta que la escogió porque desde el momento en que inició su embarazo, siempre fue una figura de apoyo y motivación, pues para mi madre el período de gestación tuvo algunas dificultades. Entonces su elección se dio por un sentimiento de gratitud, sumado al cariño que las unía a ambas. Siempre fue una persona que ha estado pendiente y tratado de que estemos unidas. Recuerdo que sí llegó a regalarme macetas en un par de ocasiones, aunque no era habitual. Siento que su presencia en mi vida se ha dado de múltiples formas, como el aconsejarme desde niña y ahora como adulta, cuando he vivido situaciones difíciles. Ella mantiene muy pendiente, no solo de mí, sino de mis hijas. A ella le diría que la quiero mucho, que siempre la he tenido presente como una persona amorosa y cariñosa. Le agradezco por apoyarme a través de sus consejos. Espero tenerla siempre cerca porque la he querido mucho, porque en mi ha dejado buenas enseñanzas y buenos recuerdos.


28

Reunidos por

nuestra tradición

Hoy nos convoca la identidad y nos reencontramos alrededor de una de las tradiciones más dulces y queridas que se ha engendrado en nuestra tierra: las macetas.

Hablar de macetas es hablar de una riqueza popular que ha dado forma a la caleñidad; son las tardes de nuestra infancia en cuyo recuerdo está la dulzura del alfeñique. Las macetas nos llevan a San Antonio, a sentir la brisa de los farallones y ver los ringletes que mueve el viento pacífico. Hablar de macetas es reconocer la capacidad creadora de todas nuestras artesanas y de nuestra ciudad. Por eso, desde la Secretaría de Cultura y la Subsecretaría de Patrimonio, Bibliotecas e Infraestructura de Cali, hemos querido que el Festival de Macetas sea la excusa para congregarnos alrededor de lo mejor que tenemos como caleños. El mito dice que Dorotea Sánchez, una mujer afrocolombiana del barrio San Antonio, creó la primera maceta en el siglo pasado. Lo hizo en medio de una adversidad: no tenía qué regalar a sus hijos en su cumpleaños y recibió de sus santos la inspiración para iniciar lo que se convertiría en un patrimonio de Cali. Con el espíritu de Dorotea, el Festival de Macetas este año invita a sobreponernos a las adversidades de los últimos meses, a alimentar la esperanza y mirar hacia adelante sabiendo que todo será mejor, que el mayor milagro de esta ciudad somos nosotros mismos y nuestro amor por esta tierra. Por eso hoy invitamos a todos los caleños a que abracen la tradición y la identidad, a que recuerden la alegría de la infancia al recibir o compartir una hermosa maceta. Hacemos una invitación al reencuentro al calor de una tradición que es patrimonio de todos los colombianos y que debemos abrazar, proteger y amar. Bienvenidos.

LEONARDO MEDINA

Subsecretario de Patrimonio de Cali


HAZ TU PROPIO RINGLETE A continuación te dejamos un pequeño instructivo: - Recorta por la línea negra y luego las líneas blancas. - Pon un poco de pegamento en el centro para pegar las aspas de tu ringlete. - Usa un alfiler y dos chaquiras o cuentas de collar para hacer el eje del ringlete. - Pega la cabeza del alfiler a la chaquira. - Pon un soporte detrás como un pincho de madera o plástico y pega la otra chaquira por detrás para dejar el ringlete asegurado al soporte.

Parte delantera

29


30

HAZ TU PROPIO RINGLETE A continuación te dejamos un pequeño instructivo: - Recorta por la línea negra y luego las líneas punteadas. - Pon un poco de pegamento en el centro para pegar las aspas de tu ringlete. - Usa un alfiler y dos chaquiras o cuentas de collar para hacer el eje del ringlete. - Pega la cabeza del alfiler a la chaquira. - Pon un soporte detrás como un pincho de madera o plástico y pega la otra chaquira por detrás para dejar el ringlete asegurado al soporte.

Parte trasera




Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.