Page 1


Autora: Valentina Pino Labrador Cรณrdoba, Noviembre del 2017


INTRODUCCIÓN Este libro reúne la experiencia del trabajo realizado en los talleres de Arteterapia para Mujeres Inmigrantes, en Córdoba Acoge, y cuatro entrevistas a mujeres que participaron en ellos. En los talleres, en específico el de pintura, busque la expresión de los conflictos no resueltos, de las emociones, los duelos no realizados, con lo que implica un cambio de país, más aún cuando la mayoría de los casos dejan detrás de ellas, a sus hijos, familias, además de la propia cultura, identidad. También ha sido un espacio de afectividad, autocuidado, amistad, donde poder compartir, sentirse acompañadas, llorar y reír juntas. Sí, reír, pues también ha sido un espacio lúdico, donde poder descargar un poco la pesada mochila que cada una lleva, y durante unas horas, descansar, sentir alivio, sentir la dulce caricia de otra mujer, espejo de su andar, de su búsqueda, de su tristeza. Estableciendo vínculos de apoyo mutuo, y dando valor a su experiencia y a lo encontrado en el nuevo territorio habitado.

En las entrevistas, donde ellas son las protagonistas, y la columna vertebral de este libro, en coherencia con este protagonismo, cuatro mujeres, de diferentes países de origen, nos comparten con bella honestidad el camino recorrido, lo que les movió a marcharse y los cambios que han implicado en ellas este andar lejos de su hogar, este construirse en tierras nuevas. También nos hablan de su experiencia en el taller, en Córdoba Acoge, lo que ha significado para ellas. Bellos cuadros inacabados aún, donde nos comparten las pinceladas de su gran obra, su vida. Agradecer a las mujeres que participaron y compartieron con honestidad sus vidas, su intimidad. También agradezco la labor de Córdoba Acoge, su implicación, compromiso y apoyo, con estas mujeres en particular, con todos los que acoge en general y conmigo, que también soy mujer e inmigrante, en esta bella tierra que me acogió con dulzura hace ya 15 años, agradezco su apoyo a mi labor, su confianza. 3


¿QUÉ ES ARTETERAPIA? El arte ha estado presente desde el inicio de nuestro tiempo. El ser humano aprendió antes a bailar y pintar, que hablar. Por otro lado, también encontramos que las técnicas artísticas se han utilizado como terapia en las artes médicas, desde sus inicios. El Arteterapia es una profesión asistencial que utiliza la creación artística como herramienta para facilitar la expresión y resolución de emociones y conflictos emocionales o psicológicos. El arteterapia se practica en sesiones individuales o en pequeños grupos bajo la conducción de un/a arteterapeuta. (Asociación Profesional Española de Arteterapeutas). Es una forma de psicoterapia que utiliza el arte para restaurar, mejorar, la salud mental y el bienestar emocional y social. En sesiones grupales, trabaja tanto con grupos de crecimiento personal, como con colectivos específicos de mujeres, inmigrantes, personas con cáncer, jóvenes o personas en riesgo de exclusión social, entre otros. Tiene la ventaja de que el proceso creador en sí es beneficio para la salud, pues la persona está expresando, lo que en sí ya es saludable, a la vez que aumenta su capacidad creativa. Esto permite ampliar los recursos en su vida cotidiana y su capacidad para afrontar las dificultades que se presenten en su día a día. Por otro lado, al crear una obra estás exteriorizando aquello que muchas veces no has logrado decir con palabras, dado que te encuentras inmerso en una situación conflictiva, o das vuelta en círculos sin poder ver más allá de lo que tu atención logra captar en ese momento. Al sacarlo fuera en algo concreto, luego se hace más fácil el proceso de colocar palabras, poner conciencia, compresión, integrar, ampliar las posibilidades de mira, sanar.

En concreto, con las personas que han partido de sus países en busca de nuevas oportunidades, la Arteterapia, brinda la posibilidad de asumir los duelos que no se han superado, expresar la tristeza, situar la mirada en el presente, y sobre todo, desde la mayor conciencia del camino recorrido y las elecciones realizadas, poder integrar las dos culturas, las dos tierras que habitan en cada una/o, la mayoría de las veces divididas, y desde esta integración dar valor a la suma, a la riqueza que aporta, ampliar la experiencia más allá de las propias fronteras.

4


TALLER de ARTETERAPIA para mujeres inmigrantes en Córdoba Acoge Los objetivos que me propuse en el taller fueron: la toma de contacto con la realidad, como primer paso para el bienestar y la salud; propiciar a través del arte, la expresión, resolución de conflictos no resueltos, integración, duelos, así como un espacio de apoyo mutuo, donde poder encontrarse, acompañarse. También se fomentó la recuperación del amor propio, la autoestima desde el autoconocimiento y el autocuidado, así como, la afectividad en el encuentro desde donde poder nutrirse, importante dado que algunas mujeres se encuentran muy carentes en este aspecto por la soledad en que viven, al no establecer vínculos íntimos por sus circunstancias laborales. El trabajo se inicia con 5 minutos de meditación, silencio, como una forma de propiciar, de aquietar lo que cada una trae de fuera y conectar con el momento presente. Luego continuamos con los 5 ritmos de Gabrielle Roth, fluido, staccato, caos, lírico y quietud. Estos son una práctica de movimiento creada por Gabrielle Roth, bailarina, psicoterapeuta, filósofa, escritora, investigadora del proceso creativo del movimiento corporal, directora artística, residente en Nueva York. Se trata de una práctica donde cada persona de forma espontánea fluye por 5 ritmos, que abarcan todo el proceso natural y creativo, pudiendo a través del movimiento, experimentar los estados por los que atraviesan en la vida. Se puede hablar de una meditación activa a través del movimiento. Esto les permitió llevar la atención al cuerpo, con ello conectar con el presente, aligerando los pensamientos y bloqueos que cada una trae de sus preocupaciones diarias. Me resultó significativo que aún y cuando les incentivaba a moverse por el espacio de la sala, ellas se quedaban quietas bailando en el

mismo sitio. Observe dificultad a la hora de ocupar el espacio en su amplitud. Esto tiene que ver con una problemática de Género, las mujeres culturalmente han ocupado menos espacio que los hombres, y esto se ve reflejado en los actos cotidianos. Este punto cobra aún más importancia en estás mujeres provenientes de países donde el hombre ocupa un lugar todavía más preponderante y donde el debate y confrontación respecto a la Igualdad de Género o Políticas de Igualdad, es aún menor. A continuación en pequeños grupos, pequeñas tribus, fueron compartiendo recuerdos, costumbres, como una manera de generar un espacio de confianza, íntimo, donde poder trabajar y conectar emocionalmente con sus experiencias de vida, traer al ahora, estas memorias. Después de este recorrido, iniciamos el trabajo con la Pinturaterapia, donde crearon tres obras diferentes: 1. Una sobre su país de origen. 2. Otra sobre España, donde residen hoy. 3. Y una tercera pintura donde integrasen los dos territorios que les habitan, las dos culturas.

5


En la primera pintura, la finalidad era que expresasen los sentimientos guardados, lo importante para cada una, de la tierra que habían dejado atrás. Luego se ha compartido con el grupo para sentirse vistas, reconocidas, valoradas en el aporte que realiza cada una con su cultura de origen, ponerlo en valor frente a las demás y sentir y recibir el reconocimiento de las otras. De los trabajos realizados, destaca la presencia de muchas personas que representaban la familia, amistades, naturaleza, la montaña, las casas, el campo, muchos colores, alegría, música, etc. Al compartir sus dibujos, la principal dificultad que unía a la mayoría, era haber dejado a sus hijos/as en su país de origen, lo que llevan con tristeza, pesar, y les impide o dificulta, sentirse plenas en España.

para disfrutar de las oportunidades que tienen a su alcance. Su energía está en trabajar, y emplean la mayor parte del tiempo en ello, para el bienestar de los suyos. Otra cuestión que anhelan es la intimidad en el vínculo, es algo que se reitera, la forma de expresar, de vivir, de comprender, de sentir la afectividad, es diferente, y les cuesta encontrar del todo nutrición en la forma afectiva de relacionarse en España. En sus países de origen, se sentían más acompañadas, dadas las costumbres de tener encuentros sociales más espontáneos cotidianamente, como por ejemplo, cualquier persona llega en cualquier momento a visitarte a casa para tomar un café, y/o hay más vida en la calle entre los/las vecinos. En sus países de origen se vive aún más en comunidad, tanto para las celebraciones, como para enfrentar las dificultades que se presentan en el día a día. También se reiteran las situaciones de violencia hacia la mujer, situaciones que en algunas de ellas se han prolongado durante años, y que según lo que relatan, están menos condenados socialmente, al menos en los círculos de donde provienen, algunos de ellos de escasos recursos económicos y culturales. «La familia en Colombia (Feliz)» Una familia luchadora junta, con muchos anhelos, sueños, necesidades, ganas de salir adelante.

Su mirada, su atención está puesta en ellos/as. Viven para trabajar y enviar dinero a su familia, tanto para la educación y bienestar de sus hijos/as, como para la construcción de una casa en su país de origen. La mayoría de ellas, aún y cuando se sienten acogidas, no se integran del todo. Pienso que la mayor dificultad para esta integración es que su mirada está en el pasado, en sus hijos/as, y desde ahí no se dan permiso para ser felices en el presente,

«Mi colegio» En Bolivia mis alumnos, mi taller de Artes donde realizaba exposiciones a fin de año. «La niña triste y amargada» Pues yo fui una niña con muchos traumas. Y me case con 18 años, y después de 40 años de maltrato, decidí salir a buscar mejor vida. 6


En la segunda pintura sobre su experiencia en España, la finalidad era que pudiesen reflexionar, compartir, expresar, como se sentían. A la vez que dar valor, tomar conciencia, de lo que habían encontrado en España, lo que les había aportado, y aporta, como también, en algunos casos, reconocer el coste emocional que esto tenía. En sus dibujos encontramos expresado el aprendizaje, el valor de la diversidad, la igualdad y en varios de ellos destacan la soledad. Al compartir cada una su obra, lo que más se reitero fue la tristeza, por las personas que habían dejado, sobre todo y especialmente en las madres, que dejaron a sus hijos. Por otro lado también compartían que se habían hecho más fuertes, desarrollando su capacidad de resolver situaciones, de confiar en la vida y salir adelante. Señalaban como un valor, el aprendizaje de la diversidad, haber conocido personas tan diversas culturalmente, y sentir que aprendían de ello. También compartieron sus dificultades cuando se encontraban sin empleo, las vicisitudes que pasaban y la precariedad que podían llegar a sentir al encontrarse sin familiares aquí, sin redes de apoyo. Algunas mujeres les estaba resultando especialmente difícil encontrar trabajo, y pudieron expresar su tristeza, sintiéndose acompañadas. Vivían momentos de angustia producto de las dificultades económicas, y la sensación de estar lejos de los suyos. Fue un alivio para ellas, el darse permiso para soltar «el sostener», abandonarse unos momentos en la tristeza que sentían, poder dejarla salir, a la vez que sentían el calor al lado de otras mujeres, que como ellas, compartían experiencias de vida similares y podían comprender el dolor que estaba sintiendo y aportar su propia experiencia.

«Feliz y triste» Familia separada para tratar de salir adelante en otro país para cumplir esos anhelos, sueños y cubrir las necesidades.

«Camino» Mi trabajo. Al entrar al país de España, lo vi un largo camino dificultoso, pero alcance mis objetivos de trabajar y mantener a mi hijo. «La mujer que sale a buscar mejor vida» Pues vine a España y he trabajado 11 años y la verdad me ha ido muy bien, gracias a Dios. En la tercera pintura sobre la experiencia en su país de origen y España, la finalidad era, realizar una síntesis que integrase lo que son a día de hoy, sumando e incorporando, estás dos experiencias de vida. Lo que les ha aportado su camino, su partida, el encuentro con otra geografía humana y cultural. Aquí destaca en los dibujos el amor a la diversidad, la seguridad ganada y el corazón habitado por dos tierras. Se hace presente la riqueza de haber incorporado, conocido, una cultura diferente y sentir que han ampliado sus propias fronteras mentales, emocionales, ganando en diversidad y amplitud. También se sienten fortalecidas, enriquecidas en su confianza y en su capacidad de resolver lo que la vida les 7


ponga por delante. Han tomado conciencia, también, de lo que les ha aportado su camino recorrido, y desde ahí, amplían su sensación de gratitud con ellas, con las personas que ahora están a su alrededor y con este país que las acogió y del cual hoy son parte, tienen su sitio.

acompañadas, cuidadas. Luego en el soltar, encontraron mayor ligereza para continuar el camino. Además de ello, sintieron que ampliaban su mirada, ensanchan su perspectiva, incluyendo nuevas posibilidades, y lo más importante, pudieron poner en valor su experiencia vital de vida, sentirse reconocidas en la mirada de la otra, valoradas. El proceso de incorporar, integrar, lo que está separado, es importante para las personas que han partido de su país de origen, parte de lo que les permitirá encontrar paz y sosiego en su presente. Por otro lado, compartir su dolor por las personas que habían dejado atrás con su partida, reconocerlo, expresarlo, es parte del duelo que cada una tiene que hacer. Se hizo especial hincapié hacia donde tienen orientada su mirada, enfatizando lo importante que es que puedan mirar hacía lo que hoy les rodea y conforma su realidad, aspecto fundamental para su salud emocional. Este es un aspecto especialmente complicado cuando han dejado a sus hijos/as atrás. Es muy difícil que se den permiso para ser felices, para disfrutar de lo que sus hijos/as no tienen.

«Súper feliz» Familia junta en otro país, España, cumpliendo los sueños de trabajar, salir adelante, los anhelos y conociendo París y muchos lugares más, y cubriendo las necesidades. «Paisaje» Es el camino que dejo atrás porque no falta mucho para el regreso a mi país, porque mi hijo ya acabará la carrera. «La mujer a los 12 años regresa feliz a su casa» Yo me regreso a mi país con otra vida y con otras posibilidades de vivir mejor y muy feliz y agradecida, de Dios y de los españoles. Muchas gracias. Las mujeres finalizaron el taller agradecidas, aliviadas, más ligeras, y con una mayor sensación de bienestar. Lo primero por poder compartir, expresar, en un espacio donde se sintieron 8


ENTREVISTA: Rosa Misitica Tú parte presentándote… cuál es tu nombre, edad, familia… tu vida en Brasil. Me llamo Rosa Misitica, soy de Brasil, tengo 29 años. Mi vida en Brasil era algo normal, estudiaba, era muy niña cuando he venido aquí, pues vivía con mis hermanos, mi padre también lleva 20 años desaparecido, mi madre ha sido muy trabajadora y me ha sacado para adelante, vendía seguros de salud allí en Brasil, luego ha tenido la oportunidad de venir, que tenía una amiga aquí, y la cosa en Brasil estaba en estado de crisis, y ella decidió pues venirse, y una vez que está aquí, encontró su pareja de aquí, está trabajando, tiene la casa de su suegra, y no se ha montado aquí, los nenes en Brasil están muy bien, mi hermano es concejal de turismo en la ciudad donde vive, El Prado, y el más chico es profesor, él y su mujer, y más o menos están incluso mejor, han estudiado y han hecho carrera los dos, el mayor de Ciencias Políticas, y bueno mi vida era normal, de adolescente, una vida diferente de la de aquí, porque la juventud aquí va muy, diferente, sobre todo en pueblo, en Brasil hay mucha violencia pero donde yo vivía no hay un exceso de violencia, ni nada. Mi vida allí era diferente en relación a las personas y relación con lo humano, éramos una piña, entre los vecinos, entre la gente que va conociendo, una vida social diferente de la que puede tener aquí en España, socialmente era una vida más social, y diferente, no sé, más madura y a la vez más juvenil, de la edad. Y sin embargo aquí ha cambiado porque te da mucha facilidad, a mi lo que me gusta de España, es el hecho de que cualquier persona se puede ganar la vida y no hace falta tener tantos niveles de estudio, es una sociedad más dividida económicamente de lo que es allí, y al final te acostumbras al nivel de vida, yo le doy a mi hija, y me puedo permitir cosas, ella se puede permitir lujos, que a lo mejor si yo estuviera allí, aunque tuviera una carrera no pudiera permitir. Verdad que tengo mucha ayuda, pero que haya sin tener una vida muy buena, a nivel que yo no haya estudiado, que tiene una vida muy buena. Y digo ya me quisiera yo pillar todas las cosas, va a un colegio concertado aquí, de muy buena educación, luego se va a su academia por la tarde, hace sus extras escolares, luego le puedo permitir si juguetes, si cosas

que allí a lo mejor, no me pudiera permitir, de salida, o que quiere salir a comer a un Burguer King, salen más a menudo, que no es lo mismo que Yo sin formación allí en Brasil. Y tu infancia como fue. A no mi infancia, yo estaba en la calle, todo el día con las rodillas rotas, los esquinces ya no iba al médico, me curaba yo solita, y salía. Yo le he dicho a ella, una vez me he fracturado lo que es el brazo, me he tirado tres días en mi casa pensando que era un esquince. Lo bruta, que estaba más en la calle, porque es más como un pueblo donde yo vivía, entonces estábamos en la calle jugando todo el tiempo, y ella eso no lo ha tenido aquí, si es verdad que ha tenido otro nivel de vida, pero no ha tenido el hecho ese de jugar, de estar en la calle, de estar, que es diferente no, yo echo de menos para ella también eso, que hubiera tenido también parte de esa infancia, porque yo me he sentido muy feliz con todas las cosas, y con todo, yo era una niña feliz, en mi infancia he tenido cosas, con más, con menos, pero feliz. 9


Y como es tu vida cuando te vienes a España, como decides venirte. Ea, porque mi madre estaba aquí, y como yo era la más chica, habíamos quedado los tres allí en Brasil en la casa, no, y aunque hacíamos todas las cosas, yo era todavía muy chica para estar al cargo de mis hermanos no, entonces mi madre decidió que yo debería por lo menos venir y ver lo que había, y la verdad que al principio sobre todo en el colegio, estábamos viviendo en Málaga, entonces ha sido un parto tan grande, para mí no me adaptaba, decía eso lo había visto en las películas, era otro entorno, allí en Málaga.

… Eso no era tampoco una vida rara, era simplemente mi madre ha venido a mejorar un poco la situación, tenía una oportunidad, se pagaba bien en comparación con Brasil, la diferencia de moneda era cuatro veces, y sí que se echaba el ojo a los sueldos que a lo mejor podía tener aquí, y era una época donde estaba aquí todo el boom y toda la situación económica muy bien, muy bien, entonces mi madre ha venido a mejorar la situación, a que estudiáramos, a que tuviéramos cada uno su carrera y salir adelante, no por nada, una vida normal, así que he tenido a lo mejor el padre que está desaparecido, que lleva 20 años, pos sí, no que no sabemos na, ni tenemos noticias, ni nada, si se queda la espinilla clava, pero aparte de eso una infancia normal, las peleas con los hermanos, muy normal.

¿Que cambio para ti?. ¿Que era tan diferente? Que había mucha gente de afuera, no era la única, yo creía que wai, ya verás la gente va a estar curiosa, y ya llegaba allí y casi había 7 personas que eran españoles y los demás eran todos extranjeros, así en mi clase. Me he tenido que esforzar muchísimo para sacar lo que era la E.S.O., también el idioma, y todas las cosas. Y el tema, era muy buena alumna allí en Brasil. Y eso me impacto mucho, como que me costaba mucho más que nada la adaptación con la gente de mi edad de allí, no me adaptaba, iba al colegio me costaba muchísimo, pero no por el hecho de la enseñanza, sino por el hecho de la gente, no me relacionaba muy bien, porque no entendía, era diferente de aquí de Córdoba allí, porque es una zona más de paso, va mucha gente de veraneo y hay mucha mezcla, más que aquí, es enriquecedor sí, pero también eres una más, como diciendo ahora te tienes que espabilar y buscar la vida, porque tienes mucho menos que lo que tú te imaginabas. Me resulto diferente, la adaptación, el tema del idioma, el idioma como es muy parecido, sí que lo entendía.

Y luego, esa primera vez, decidiste volver a Brasil, ¿qué te impulso a volver? Lo que me impulso a volver fue que mi madre se sentía muy sola aquí también, no ve que yo ya había venido, luego yo estaba allí en Brasil, y me decía «me siento muy sola», pero echaba de menos eso, que hubiera alguien de su familia aquí por lo menos y empezaba a llorar que viniera. Y digo bueno pos me voy, además una vez que conoce aquí tenía su contra, pero también tenía sus cositas buenas. Una vez que ha venido, ya estaba embarazada de la nena y ya la vida ha seguido, y ya no me planteo hasta que por lo menos ella sea mayor de edad regresar a Brasil a vivir. Y cuéntanos como ha sido tu experiencia en España. Mi vida aquí, pues la verdad ha estado bien, me gusta, no tanto como mi tierra, porque yo soy muy patriota (risas), mi tierra la considero como si fuera alguien de mi familia, podríamos decir, 10


en todas las cosas y todo, pero que me gusta mucho vivir aquí y me he adaptado a las costumbres también, he tenido pareja aquí, he estado viviendo en pareja, son diferentes. Los hombres Brasileños, tiene unos defectos, son más mujeriegos y sin embargo tienen otros detalles, ellos aquí no son mujeriegos, pero no tienen otros detalles, que son más pasotas o que tienen sus manías, así cosas tan maniáticos, así a lo mejor, con detalles y cosas que a los mejor allí no hay, por ejemplo allí si tu les dices vamos a dejar la relación ellos no te insisten y aquí ellos se quedan como más carentes e insisten más, pero en general no sé, no es tan tampoco diferente, yo creo que son personas, y una persona, en un sitio y otra, que te puede ir bien, te puede ir mal, pero las costumbres sí que se notan, pero ya no, ya he perdido mucho de mi tierra. De España me gusta que aunque yo esté aquí de empleada de hogar, siento que le puedo dar a mi hija cosas, porque yo no pago piso, yo no pago alquiler, porque estoy en casa de mi madre, y no pago comida, porque como estoy de interna, pa un fin de semana, que me pongan de comer, no pago luz, no pago agua, sí que estoy con los gastos de la nena, digo mamá eso es para nena, para la academia, para comprarle las tonterías que le gustan de comer, eso pa la nena y voy a ahorrar porque, yo voy ahorrar, o ropa o cosa, tengo mucha ayuda, mi padrastro es un loco por la niña, la nena tiene prácticamente su destino muy bien, porque mi padre no ha tenido hijos y la nena la ha visto nacer, y la nena traer más que mi madre, más que todo el mundo.

yo creo que la sociedad, yo no estoy diciendo que te trate mal, ni que te trate menos, pero sí que siempre ha quedao ahí, que hay una diferencia. ¿Te sientes inmigrantes por cómo te mira la sociedad?. ¿Por cómo te miras tú?. ¿Por amaba? No yo creo que por un lado me siento brasileña y aunque coja la nacionalidad Española, yo no voy a dejar de ser lo que soy, porque la tierra es mi tierra y no voy a dejar nunca de ser Brasileña, pero aparte, esa palabra Inmigrante, la he conocido aquí, tú me entiendes, entonces no puede ser algo que yo ya llevara dentro, ni nada, sino que hay una diferencia notable en la sociedad, hay una diferencia, para que nos vamos a engañar. Yo no me siento menos que nadie, pero sí que hay eso en la sociedad, donde sí que eres inmigrante, que soy inmigrante, que a la hora de buscar los trabajos, que hay una diferencia, que a lo mejor te tiene que, no contentar, pero que hay menos oportunidad, que tiene que trabajar el doble para tener la misma oportunidad que a lo mejor alguien de aquí, cosa que a lo mejor en mi tierra no pasa. ¿Te ves haciendo el resto de tu vida en España? Hombre yo sé que hay cosas, mira, hay cosas donde los inmigrantes tenemos oportunidad, pero también hay otras cosas que sin tener más ventaja, incluso que gente de aquí, entonces yo lo que intentaré es mejorar y aprovechar todos los recursos que tenga en mis manos para montarme algo, o formarme algo y dedicarme a algo que realmente me guste, porque este trabajo que hago, no es para lo que me gustaría dedicarme a lo largo de mi vida, yo no me veo jubilándome en eso. Me gustaría montar algo, tengo muchas buenas ideas, lo

¿Y tú te sientes inmigrante o te sientes española? Yo me siento inmigrante, pero no por el hecho de… es… si yo te digo que me siento española es como si yo negara lo mío y 11


que pasa es que no tengo el dinero suficiente para ponerlo en marcha, entonces no paro de dar el coco, de buscar soluciones y buscar cosas, donde sin que pueda salir de un ciclo donde los trabajos que hay son los trabajos donde la gente no tiene formación, no soy migrante, no tengo formación, no tengo una experiencia en un trabajo, también tengo que ser realista y decir hay trabajo que no puedo acceder, yo no me puedo acceder a periodista, tú me entiendes a mi o no, porque, porque hace falta una formación, y hace falta una serie de estudios, entonces sí que soy, pero para ser emprendedora hace falta tener una buena idea, poder en marcha otros recursos de la junta, y muchas otras cosas que tú puedes aprovechar también. Me he planteado estudiar, he estado mirando lo de las pruebas de acceso y todas las cosas, pero tengo que cuadrar un trabajo donde pueda hacer todo eso, porque yo algunas veces pienso, si estoy en el trabajo y estoy ahorrando un dinero y luego quiero hacer cosas, pero todo es que haya un equilibrio sobre todas las cosas, yo lo estoy buscando ese equilibrio donde yo pueda hacer cosas, a parte tengo también que mantenerme, yo no puedo vivir del aire, tú me entiendes, que puedo hacer esos trabajo, pero que haya un equilibrio donde yo también pueda hacer otras cosas, que no sea solamente trabajar, que tengo que mantenerme, tengo una niña, yo no me puedo ya dar el lujo de decir me voy a quedar en mi casa y voy a estudiar como si tuviera 15 años, que ya tengo otras obligaciones, y en primer lugar está claro que tengo que comer y darle lo mejor a mi hija, antes de todo no, que, no es que yo me quiera formar, sino que le tengo que dar un formación a ella, entiende. No es un planteamiento para mi regresar, como alguno que dicen yo quiero volver en tanto tiempo, no sé es algo, que me dejo también que la vida acoplarme un poco a las situaciones,

así que no sé, que me gustaría, lo que de verdad me hubiera encantado es tener mi familia aquí, lo que pasa es que ellos tienen una situación y un nivel de vida allí, que no se pueden venir pa ganar aquí lo que ganan ellos allí. Lo que realmente echo de menos, es el contacto con ellos, con mis hermanos, pero ellos aquí es muy difícil acceder a los mismo niveles de trabajo que tienen ellos allí. También echo de menos la comida, la playa, la gente, hasta eso que no me gusta. Y bueno poco a poco, también como tengo a mi madre va compensando la cosa, y tengo a mi niña, no es igual a la gente que viene, y deja todo allí, por lo menos va equilibrando y también haciendo tu familia aquí, y vas haciendo una idea, si pa toda la vida, pues no lo sé, porque no me veo aquí, ni me veo allí, también dejo sitio a los imprevistos de la vida que también pueden ser afortunados, ¿no?. Mi padrastro plantea que una vez que se jubile, estar 6 meses en Brasil, seis meses aquí, entonces ya la cosa va cambiando, porque yo puedo tener un plan estructurado de como quiero que sea mi vida, pero quiera o no quiera hay muchos imprevistos en la vida que te van llevando, tampoco te puedes ir a lo loco, deja que la vida me lleve, hay que tener por lo menos una base y de estructura a donde más o menos quieres llegar. Y cuéntame un poco sobre tu vivencia en el taller. En el dibujo en mi País de origen, «Alegría Soleada», Pues he querido reflejar un poco de lo que era mi ciudad, una ciudad de playa y de clima tropical todo el año, luego he querido expresar uno de los pilares más importantes en mi formación como persona, que son la familia y las amistades, y luego también el colorido de mi país (Brasil) que es un país de mucha mezcla racial. A través de la pintura, conté lo que echaba de menos, una playa, la ciudad, el sol, las amigas, la familia, me falto echar una comida ahí. 12


Luego de mi vida en España, «El Laberinto», he querido expresar que he venido a España con un objetivo y como a lo largo del camino, debido a las circunstancias, he ido cambiando de dirección y de camino. Estaba en una etapa que había dejado la relación en pareja, que estaba como muy remonta y ese caos de decir muchas veces, no caos, sino algunas veces, es eso que va por caminos, y de repente, te lleva la vida otro camino, a lo mejor, te va planificando aquí, luego, te lleva a otro, y esa es la diferencia de colores, porque muchas veces a lo mejor no quiere decir que cambie todo, pero sí que cambia los sentidos de la vida, sí que he leído mucho sobre el tema planificar todo, pero me gusta también ser estricta, me gusta que las cosas surjan, sin que estoy en una etapa a lo mejor, sobre todo de ahí, que me encontraba, porque eso ya da igual si estuviera en Brasil, aquí o estuviera cualquier lado, te da algunas veces te quieres encontrar a ti misma, encontrar las situaciones, lo que te he dicho, muchas veces no hago las cosas, porque es que no sé realmente lo que quiero, o lo que quiero no lo puedo hacer, y entonces se lía.

cualquier cosa, así que me haya sentido humillada, que me haya sentido menos, sí que sé que el termino inmigrante es algo que pesa mucho aquí, pero a la vez que pesa, también es mucho cómo te sientes, hay mucha gente que tiene una división con los Españoles y no quiere juntarse, que es inmigrante y no quiere juntarse. Yo me siento integrada, porque, de por si soy una persona que me llevo bien con… a ver, no tengo amistades de así de toda la vida, a lo mejor como la he podido tener allí en Brasil, que son raíces muy fuertes, porque son de una infancia, y eso es una confianza, que a lo mejor aquí al día de hoy no la haya encontrado con alguien que me haya podido sentir yo así, pero sí que conozco mucha gente y tenemos mucho cariño, y toda la gente que nos encontramos hay un trato y un cariño de gente, y conozco gente de aquí, y bien, no sé, no tengo distinción, solo quiero estar con amigas que me caigan bien, sean de aquí o de donde sean. En el taller de Arteterapia, yo lo que he intentado expresar es como me sentía en ese momento y como me he sentido durante todo ese período en España. El taller me sirvió para plantearme, porque nunca me paro a pensar, como realmente me siento en España y conectada con otras personas, que han pasado situaciones parecidas, conocer a gente, en un momento de relajación, donde tú te encuentras contigo mismo, porque hay preguntas que nunca nos planteamos, como realmente nos sentimos en el país, nos vamos pasando automáticamente, todo el periodo que vivimos aquí, realmente no sabemos que es lo que realmente nos mantiene aquí. Entonces es un encuentro con sensaciones, sentimientos, que tenemos ahí, en la parte del subconsciente, que nunca nos planteamos como realmente son las cosas. Y yo he intentado expresar eso ¿no?, me encanta

Y luego en la síntesis de tu experiencia en los dos países… Pues he hecho como una unión de como «Hispanobrasileña», la mezcla de ambas culturas se han unido para formar una nueva forma de ver las cosas. Que ya me sentía mitad y mitad, porque lo que te he dicho a mí me hablan mal de mi país y me siento ofendida, pero si hablan mal también de aquí, también me ofendo. Digo también hay que estar agradecida, porque aún que no sea mi tierra, gracias a Dios, aquí nadie me ha destratado, que sí que hay cosillas que no vas a dejar de ser inmigrante, pero nunca nadie me ha ofendido por el hecho de ser Brasileña, o nunca nadie me ha agredido, me ha dicho 13


España, pero por otro lado, se echa de menos todo el calorcito ese de la gente de Brasil, he encontrado que también se echa de menos el clima, la comida, muchas cosas y por otro lado, crea una nueva patria ¿no?, porque la idea de mis dibujos fue, no que España me gestara como persona, sino que pudiera acrecentar una nueva manera de ver las cosas, y yo creo que el taller de Arteterapia me sirvió para que pudiera expresar eso, que quizá no me había planteado realmente ¿no?, ¿cómo son las cosas?, como es realmente la vida?, que es lo que me gustaría hacer.

imposible, tú me entiendes a mí, tienes que formarte, aprender a hacer de todo, y sobre todo lo que me planteo ahora es emprender, porque algo que no es una formación específica, y teniendo una idea buena, yo creo que puede invertir, sino por lo menos lo ha intentado, me está entendiendo, todo no tiene que ir bien, pero yo creo que si hecho el mismo valor que tengo pa trabajar por los demás, para trabajar por mí, yo creo que me puede ir bien, porque son ideas que si son buenas, hay que buscar la manera de conseguir la subvención, hacer un plan, un proyecto, hacer todo muy bien estructurado, no es solo una idea y decir venga voy abrir aquí la puerta de mi casa y voy a montar algo, no, hacer un plan, un proyecto una cosa, que es más estructurado. Porque yo creo que una de las maneras de salir ahora con todas las cosas es el hecho de emprender, y veo que no hace falta una idea grandísima, sino empezar como por ejemplo, ahí estoy en la sierra y digo madre mía aquí no hay todavía un comestible, que es una tiendecita, que no es algo también estructurado, que yo sé que aquí da dinero, sobre todo en una zona donde no hay mercado, que va construyendo. Pero como todavía no tengo claro lo que quiero, lo mejor que puedo hacer es ahorrar, y cuando tenga el dinero sí que pienso la idea. Tengo mucha motivación, yo creo que si me empeño, sobre todo no dejarme llevar por el ciclo y tener muy claro, que hay que empezar, aunque también hay que tener el dinero. Y bueno para mí lo más importante es la gente, que da igual donde tu estés, si está la gente… y allá hay un calorcito más humano, los vínculos, la gente es más atenta, y aquí es diferente, a su manera, ni mejor, ni pero, que cada uno está en casa, nadie está mirando lo que tú estás haciendo… (risas)

Como te defines hoy, con el camino recorrido. Yo me defino, no sé, que estoy en una etapa que todavía me estoy encontrando, y en realidad no quiero estar donde estoy, pero tampoco no sé exactamente ahora mismo como salir de este ciclo que yo misma he generado, no es el país que haya impuesto. En la boda de mi madre mima, yo tengo un amigo, que tiene 23 años, se ha venido aquí chico y tiene aquí la madre, y está cursando Medicina, y está echando el tío unos cojones, de verdad, él dice «no tengo documentación, Rosa, mis amigos se reúnen y me ayudan, con todas las cosas, y todos los gastos» y ya va cruzando el 5º año, tú me entiende a mí, que muchas veces querer es poder, que no hay excusas, son excusas que nos vamos posponiendo las cosas más adelante, pero él también ha tenido muy claro, desde muy chico lo que quería hacer y yo creo que eso es lo que le mueve, ha tenido muy claro lo que quería dedicarse y quería hacer. El problema es que una vez que entras en los ciclos ya como que te has perdido, sabes, y entonces yo lo que estoy buscando es la manera de salir, del ciclo y mejorarlo poco a poco, porque una vez que entras ya no puedes salir del tirón, porque es 14


ENTREVISTA: Siria Batista Mi nombre es Siria Batista, tengo 46 años, soy de Republica Dominicana, tengo 2 hijos, el mayor tiene 23 y el pequeño 15, los extraño un montón, y nada estoy aquí en este país. Vine por mi pareja que es cordobés por amor, pero bueno no sabía que el estar fuera del país de uno se tornaba tan difícil, pero nada aquí estoy tirando la lucha, ya llevo un año. Y nada Córdoba es una ciudad muy linda, preciosa, pero de todos modos la tierra jala mucho, ya sea uno de Nepal, de Haití, las raíces jalan, pero aquí estoy dando la batalla.

¿Te gustaba tu vida en República Dominicana? Me encantaba y la extraño un mundo. Lo que más extraño es a mis hijos, mi madre, mis hermanos, mis amistades, mis costumbres, la comida, todo, el clima. Que costumbre por ejemplo. Que costumbres… por ejemplo, que te puedo decir, allí tú el vecino está ahí con su puerta abierta, que te llega, vamos a tomar café. Se vive una vida como más en familia. Hay unión, todo es muy diferente, todo es muy diferente, y uno tiene su forma de vida, que te choca, por aquí cuando tu vienes te sientes sólo y dices guau y ahora? Ya luego uno se va adaptando y se va acoplando, pero es difícil ¿Y qué comidas echas de menos? Bueno en mi país el plato típico es arroz, habichuela guisada y carne guisada, de pollo, de hecho yo aquí la hago pero no me sabe igual, como en mi país no, porque yo diría que cada región o cada país tiene su forma de cultivo y el producto se da diferente, aunque es el mismo tomate, el mismo pimiento, la misma cebolla, pero la comida no queda igual. Bueno mi pareja cuando fue a mi país, hizo el gazpacho, hizo la tortilla, hizo la paella, y me decía que no le sabía igual que aquí, lo mismo que me ocurre a mí, ósea que eso no es porque yo sea dominicana, no, eso también le paso a él, cuando intento hacer la comida de aquí en mi país, le paso lo mismo.

¿Cómo era tu vida en República Dominicana?, cuéntame un poco… Bueno pues mi vida era normal, yo allí tenía mi trabajo, vivía con mi hijo pequeño, porque el mayor ha vivido siempre con mi madre y nada lo cotidiano de uno como ama de casa y como madre, ayudar mi hijo con la tarea, hacer la comida, limpiar la casa, ir a trabajar, el fin de semana compartir con mis amistades. Yo trabajaba en una fábrica que ensambla dispositivos médicos, yo era ensambladora, fue mi último trabajo, durante un año y cinco meses, estuve trabajando allí, antes de venir para acá. Anterior a eso tuve, trabaje en diferentes lugares, pero ese fue mi último trabajo, lo deje unos días antes de venir aquí, a España.

¿Cómo te enamoraste de él? Nos conocimos a través de una amiga y empezamos hablar, y bueno ya luego él fue a mi país a conocerme personalmente y nada nos enamoramos y aquí estamos. Yo lo quiero mucho, él 15


también me quiere mucho a mí, de mi pareja no tengo ninguna queja porque es un hombre muy bueno, se preocupa mucho por mí. eee… Yo con él no tengo problema, y si algo me tiene a mí, aquí en este país es él, porque en verdad sino, yo creo que me hubiera ido. Porque él ha sido muy paciente, ha tenido mucha paciencia, con esto de yo y la adaptación, pero bueno.

puedo decir que yo sentí ningún tipo de discriminación porque yo soy morenita, no al contrario, me decían que les gustaba mi pelo, que les gustaba mi forma de hablar, se reían mucho conmigo, sentí que tuve buena acogida. ¿Y tú te sientes extranjera? En ciertas ocasiones sí, porque a veces cuando llego a un sitio que nada más me veo yo morenita, siento que no soy de ahí, digo bueno. Pero no me siento discriminada, porque yo digo que uno llega a los sitios y si tú llegas con educación, con educación te van a tratar, si yo llego a un sitio queriendo llevarme el mundo por delante, no, yo llego, buenas tardes, buenos días, buenas noches, por favor, permiso, y si tu llegas de esa manera te van a respetar.

Cuéntame cómo es tu vida aquí en España… Bueno po… vamos tirando, se torna un poco triste por ratos, se torna triste, muchas veces estoy alegre, he conocido lugares, que mi marido me ha llevado a conocer. Y nada, siempre que se cambia de país, es muy difícil, siempre que se cambia de país. Es como si un Cordobés se fuera a Republica Dominicana, o se fuera a Colombia, también le pasa igual. ¿Que es lo que te resulta más difícil en tu vida aquí en España? Lo que me resulta más difícil es, aparte de estar muy lejos de mi familia, que es lo más difícil que llevo, es… como la poca conexión con la gente, es como que tú te siente solo, como que tú dices bueno, no estoy en mi país, voy pa donde mi amiga fulana, voy pa donde mi prima, voy pa donde mi madre, voy pa… eso es lo que resulta más difícil, como el circulo vicioso.

¿Y como ves tu vida para adelante? Bueno, de mi vida para adelante, yo lo que quiero es sacarme la primitiva, pero la juego, porque hay mucha gente que dicen que se la quieren sacar y no la juegan, yo la juego. Pues mi vida para adelante la veo, a veces me digo guau, durare yo mucho aquí en España?, a veces me visualizo otra vez en mi país de retirada, a veces me visualizo aquí todavía, por mi marido que es muy bueno, pero bueno él me dice que no me preocupe, que cuando se jubile nos vamos pa mi país, pero todavía le falta, tela, 10 largos años, tiene 55 apenas. Él trabaja en la estación de autobuses, conduciendo.

¿Te sientes inmigrante? Mmm si supiera que yo sé que no soy de aquí, pero no me siento marginada, siento que, yo por ejemplo fui Reina Sofía, estuve tres meses allí, y no me puedo quejar, yo allí, hice buenas amistades, no puedo decir amigas porque bueno, en tres meses, no se puede decir una persona amiga, pero tuve buena acogida, las chicas se portaron muy bien conmigo, no

¿Tú quieres regresar a tu país? Claro yo pienso que todo… Yo pienso que al final del camino, todo el que emigra para un país, al final, yo pienso que la meta es volver a su país, muchos no vuelven, porque que te digo, 16


los países latinos no están bien, hay mucha inseguridad, por ejemplo aquí se vive una clima de seguridad que en mi país no lo hay, en mi país hay un poco de delincuencia, crisis, pero bueno uno subió de en medio de todo eso, y yo gracia a Dios en el barrio que vivía y donde vive mi madre es sumamente tranquilo, que no hay… hablo a nivel general, de la delincuencia que hay en los países, como lo hay en Bolivia, en Colombia, que no son países que están tan tranquilos como aquí, esto aquí se vive tranquilo, aquí tu puedes andar con tu celular en la mano, con oro, en mi país no se puede, ósea en muchos sitios no, no te voy a decir que en el país completo, pero en mucho barrios no se puede andar con un celular en las manos, porque te lo arrebatan, pero eso también pasa en Bolivia, en Colombia, en Venezuela, en Haití, en Cuba, en Cuba no, en cuba no, he leído mucho de su historia y conozco gente que ha ido allí y me ha contado.

¿Y te planteas traer al más pequeño? Mmm no creo, porque yo lo tuve a él aquí y no le gusto, él estuvo acá conmigo, tres meses, no hubo forma de que se adaptara, y se lo tuve que mandar a su padre. Yo me parece que hice la anécdota ya en Córdoba Acoge, que eso ha sido una de las cosas que me ha afectado un poco porque yo me lo traje para que este aquí conmigo, pero no se adaptó al sistema, con 15 años, 14 tenía cuando llego, ya cumplió los 15 después que llego a mi país, y mucha gente me decía, es que Siria, te lo llevaste en una edad muy difícil, aquí mucha gente, compañeros de trabajo de mi marido me decían «es que la edad es muy difícil», «ese niño te tiene que estar odiando», porque es que tú lo sacas de su entorno, tu como persona adulta puedes aguantar, pero un adolescente que tú lo sacas de su escuela, de toda la vida, de sus amigos, de sus hermanos, de sus primos, ósea yo decía, bueno el vino conmigo que yo soy su madre, y se supone, pero si, tu eres su madre, eres una, mientras que allá él lo dejo todo… Los amigos son muy importantes, al parecer más que uno, bueno yo ya ni se, él se me puso muy rebelde aquí, yo sufrí mucho, yo lo tuve aquí tres meses, fueron tres meses muy difíciles, muy difíciles con él, se me ponía, no me hablaba, me decía que él no quería saber de mí, que lo mandara, que lo mandara, que no quería estar aquí, me estrellaba las puertas, no se sentaba a comer en la mesa en condiciones, fueron tres meses muy difíciles, después que llego a mi país, me pidió perdón, que lo perdonara en la forma que él se comportó aquí, pero era que esto no le gusto, que él no iba a venir de República Dominicana a plantarse en un piso. Lo puse en el instituto, lo inscribí en el baloncesto, lo dejaba salir con los compañeros del instituto, pero no, no hubo forma. Hizo buenas amistades y tenía un amigo de Encinarejo, que su madre se permitía ir a

¿Y tus hijos como están en República Dominicana? Mis hijos están bien, bueno el pequeño, de 15 años, ahora, hoy anda mi madre con él para el medico que está un poco malito, tiene un virus que anda allá de gripe, malísima, pero a nivel general mis hijos están bien. El grande trabaja, tiene su novia, estudia, yo hablo con ellos todos los días, todos los días, nos vemos por la cámara del messenger, del wasap, porque ahora, uno está lejos, pero realmente no es como antes, antes una persona se iba de viaje y sino una carta que te llegaba, que tiempo, no pero ahora con esto del mesenger, del wasap, uno se mantiene en contacto todos los días.

17


buscarlo a Villarubia y después iba y lo llevaba, venir lo buscaba en la casa, y después cuando ya terminaba de jugar Nintendo con los hijos, venía y lo traía de regreso, tenía otra madre de dos amiguitos más, que esa lo buscaba para el baloncesto, porque jugaban también en Encinarejo, que está un poco lejos, ósea que él hasta suerte tuvo para como son la gente aquí, que no, pero no, no hubo forma. Y yo, su papa me dijo que se lo mandará, porque si no quiere estar allá, no vaya a ser que un día se te escape o se te vuelva, ósea que coja el mal camino por hacérmelo de maldad y yo lo quiera retener aquí a la mala, y allí está con su padre. Y aunque está mejor desde que regreso, no es el mismo, no es el mismo, ya, yo siento que este viaje hasta lo traumatizo, siento yo que sí, porque yo pienso que él, como que no quería, que nosotros perdiéramos como su amistad, porque por ejemplo, el allá en República Dominicana, está viviendo con su abuela materna, el padre trabaja en provincia y va mensual a la ciudad, entonces él está con la abuela paterna. Entonces yo pienso que al yo venir para acá para España, traerlo, le rompí su hábitat de como nosotros vivíamos, él y yo, porque vivíamos nosotros/as dos, porque el padre y yo hace muchos años que estábamos separados. Pero, hablamos todos los días, muchas veces su rebeldía de adolescencia normal, hay algunos que son más rebeldes que otros, por ejemplo mi hijo grande siempre ha sido un muchacho muy tranquilo, que rebaso la adolescencia normal, pero este es como un poquito más contestón, más malcriado como decimos, no sé si en tu país dicen así, en fin.

¿Has hecho amistades en España? Sí, he hecho en el Reina Sofía hice unas cuantas amigas, amistades, el sábado de hecho me junte con una de ellas, que ahora está trabajando en un bar, de su ex esposo y ya he ido varias veces, como unas dos o tres veces nos hemos unido y hemos compartido, y otras que hablamos por wasap, y también tengo una amiga boliviana que nos conocimos haciendo el curso, de limpieza, después hicimos la práctica juntas, y nos quedamos trabajando los tres meses juntas y siempre nos frecuentamos también, vive en Ciudad Jardín, y siempre estamos en contacto. Poco a poco uno va conociendo gente. Y con tu marido… ¿Cómo es la vida aquí de pareja?. ¿Es diferente? Y, es diferente, con mi marido me llevo bien, porque él es muy comprensivo, es un hombre muy educado, de hecho yo le digo a él que en muchas cosas no parece Español. Y bien allí vamos, salimos los fines de semana, siempre me saca a dar una vuelta, vamos donde su madre, él no tiene mucha gente, por su trabajo, que tiene un horario muy fuerte, no es que se relacione mucho, pero siempre me saca, me lleva a la Mezquita, me lleva aquí, me lleva a la sierra, me ha llevado a Málaga, a Huelva, a Almería, Cáceres, a Jaén, yo de la provincia nada más me falta Granada y Cádiz, porque ya después conozco las otras seis. Me hace el apaño como dicen.

18


¿Vez diferencias con las relaciones que tenías allí? Muchas diferencias, nada que ver con los hombres de allí, los hombres de mi país son muy picaros, mujeriegos… Y las mujeres también… Pero los hombres más, el hombre siempre es más faldero, son muy calientes, pero el hombre de aquí no, Yo aquí veo lo que si veo bien es que hay mucha unión familiar, veo que aquí el hombre anda con su esposa, sus hijos, en los parques, si anda con su mujer no está mirando otra, el hombre de mi país anda con su mujer y por atrás le está pitando el ojo a otra. Pero aquí no, aquí veo, que el hombre si anda con su esposa, le ponen una orejera, no mira otra, eso lo veo bien en el hombre Español.

Luego el segundo dibujo sobre mi vida en España, lo titule «Sacrificio», digo Sacrificio porque estoy lejos de los que más amo, pero todo lo hago por ellos, pero a la vez agradecida de conocer un país maravilloso. Esta es mi casa, y está es como la mezquita, mi vida en España, si porque me acuerdo que era como hacer una a semejanza de cómo era tu vida en tu país y lo que había aprendido de aquí, o la vida en España. Luego el tercero, «Fusión», porque tengo el corazón dividido, entre República Dominicana y España. Pues aquí tengo el amor y en República Dominicana mis otros grandes amores. Tengo la vida dividida porque me siento muy bien con mi marido, le quiero mucho, pero también quisiera, yo quisiera tener esas dos cosas juntas, mi familia y mi marido, y yo pienso que sí, pero tengo un vacío, que no me siento plena, no me siento plena, por eso en el primer dibujo está el corazón dividido. Extraño mucho a mi familia, amistades de República Dominicana.

¿En República Dominicana estudiaste o directamente te pusiste a trabajar? Yo estudiaba, estudiaba contabilidad, pero después la deje, por la situación económica, los hijos, tenía que trabajar, pero si hice cursos de computadora, curso de mecanografía, en mis años de adolescencia, y si comencé la carrera pero la deje, se quedó a medio palo, como dicen.

¿Crees que alguna vez esa sensación va desaparecer? Bueno puede que sí, pero siempre está la incertidumbre de que, o el miedo de que te llamen un día, que tu estés haciendo tu vida normal y te digan que a uno de tus hijos le paso algo, o a tu madre, siempre está como ese susto, no sé si a ti te ha pasado… cuando suena el teléfono… siempre está como ese miedo, es lo que más como que me atormenta. Tenemos planes de ir, si Dios quiere, en el año que viene, para las vacaciones. Tenemos, con Dios delante, nos estamos poniendo en eso, para ir a pasar un mes allí con mi familia.

Me cuentas de los trabajos que hiciste en el taller… Bueno hubo uno que pintara como era la vida en República Dominicana, en el país de uno… Lo titule «Mis amores y mi vida», representa mi casa en mi querida República Dominicana, donde pase los días más felices de mi vida junto a mis hijos. Pinte el corazón que me une a mi país, mis dos hijos que les extrañaba muchísimo, en ese momento estaba pasando mucho por el deseo de añoranza. 19


ENTREVISTA: Jenny González Yo me llamo Jenny González, vine a España en el 2000, me ha ido bien todo, siempre he tenido mi trabajo, he venido de allá por problemas, queriendo salir de mi país y vine con el engaño de que iba volver al año, dejando a mis hijos, dejando a mis cuatro hijos, uno de tres años y tres meses, porque el papa me dijo que si yo me venía, me venía dejando los niños allá, sino no me dejaba salir, y como yo quería salir, porque, principalmente era porque si yo hubiera seguido allí, yo no estuviera para contarle lo que estoy contando y lo que he vivido, porque era un hombre muy posesivo, que era todo lo que él quería tenía que hacerse. Era una vida muy dura para mí, muy dura, muy muy dura, pero, yo decidí salir de Ecuador, pero el desconfiado me mando con una hija, que yo estando aquí en España voy a volver con él, pensando que yo estando aquí en España voy a volver con él, pero yo estando aquí en España, a los tres meses, ya le dije que él ya no quería nada conmigo, a los tres meses, pero fue muy duro, muy duro, porque yo todo lo que trabajaba le mandaba el dinero, todo, todo lo que trabajaba, porque se quedó con lo principal, mis hijos. Y por mis hijos yo mandaba todo lo que yo trabajaba, yo me quedaba con lo justo, con lo que era para comer y para el piso, con eso era con lo que yo me quedaba aquí, nada más, pero gracias a Dios, hasta está hora estoy viva… ¿Tus hijos siguen en Ecuador? Si, el mayor, porque yo tengo de mi primer compromiso dos, que son los primeros, esos yo me vine a la edad de 13 años, a los 14, 15 años ya tuve los dos niños. Ese fue mi primer compromiso, era mi primer novio, el amor de mi infancia, duro muy poco porque a los tres años, ni a los tres años, mi papa se había conocido con el padre de mis dos, otros dos niños, con el que se quedaron mis dos hijos, este, mi papa se había conocido, entonces me vendió, que yo tenía también mis dos niños pequeños, y estando con mi marido, me había vendido, y cogió y me dijo un día, ahí en mi casa, que me iba con mi tía, y me fui con ella y mis dos niños, me subió al camión y nos fuimos, y al rato a la hora llego este señor, me llevo donde una tía, yo no conocía la ciudad, yo no conocía nada, porque

era muy pequeña, entonces no sabía nada, no sabía que era lo que estaban haciendo, le dije a mi tía, quiero irme a mi casa… y me había mandado vendiendo con el padre de mis dos hijos menores. Y yo a las dos semanas, llamo de la ciudad, a ciudad donde nosotros vivíamos antes, y ahí fue que me dice mi papa, no si yo quería que tu fueras feliz, si yo no quiero que estés con ese hombre, y yo le digo, si este hombre no me hace nada, el padre de mis dos hijos mayores fue una linda persona, de ese hombre yo creo que nunca me olvidare, yo era feliz, a mi tenían que hacerme de todo, el pagaba todo, porque él trabajaba, él era dos años mayor a mí no más, y era jovencito, siempre ha trabajado. Y un día cuando los dos llegamos de la ciudad de Guayaquil, llegamos a donde mi padre, llegamos en la noche, y 20


casualmente mi papá le pego al papá de mis dos niños mayores, le dio una golpiza pero tremenda, pero lo partió totalmente, yo decía pero papá, pero mi papá decía no, que este hombre es así, nunca se preocupa de ti, y cogió y ya me mando… mi papa dijo que se quede a los niños, pero después yo los recupere, porque tuve que irlos a pelear para poderlos llevar a mis hijos, pero el padre de mis hijos menores, le vino a él, que si él se acercaba en cualquier momento a mi casa, donde él me tenía, que lo iba a matar a él. Y me llevo a mí, y le dijo y tú no veras a los niños, no quiero verte más, porque no me paso mantención ni nada a los niños, nunca los volvió a ver, nunca, nunca, y yo sé, se quedaron sin su padre también, pero bueno. Y mi padre pensaba que iba a ser más feliz, mejor en la vida, a los 5, 6 años, estaría embarazada de la niña, de él, del padre de mi segundo compromiso, del que me compro, de él tuve la niña y después a los 10 años tuve al niño, pero él era un hombre muy, que no quería, si él iba al baño, quería que estuviera en la puerta esperándolo que se duche, que yo le dé la toalla, todo, todo, donde él iba yo tenía que ir, y ya me comenzaba a pegar, entonces a la final, ya era un calvario para mí, y la familia de él me decía que no me vaya al campo con él, como él tenía finca, me decía que no me vaya a la finca con él, porque él tenía una mente, tenía la mente, no la tenía bien situada. La madre de él, me decía que no acompañe a Gregario a la finca, y yo le decía porque, porque Gregario piensa que tú le estás poniendo los cuernos, yo le digo, pero si yo vivo aquí en su casa, con quien le voy a poner, con todo el mundo que veía, él desconfiaba, y su madre me dijo que él te va a matar dentro de la finca, él me dijo que te iba a matar, y yo decía pero como me va a matar, y él seguía, y yo seguía, y seguí con él por mis hijos, ya tuve

a la niña, ya tuve al segundo, y ya cuando tuve al segundo, yo ya tenía atrás muchos problemas, el me comenzaba a pegar mucho, ya me puso el revolver en la frente, ya me cogió y me enterró una cuchilla en la barriga un poquillo… Y ya le dije yo si me voy a España, primero voy a irme yo y te llevo a ti, entonces se va escapar usted, no le digo, cuando llegue a España me caso contigo, y vendemos todo y nos vamos. Pero fue lo que yo tenía pensado. Ya al final estoy como estoy, gracias a Dios, todo paso. ¿Tus cuatro hijos se quedaron allí en Ecuador con él? Sí, sí, todos, los cuatro. Yo le mandaba mensual, como unos 600, 700, dólares más o menos le mandaba yo mensuales a ellos, todos los meses, todos los meses, sí. Pero no los ha mantenido como yo hubiera querido, porque el cogía el dinero para vivir su vida, solo les daba la comida no más, no mantenerlos, si necesitaban ropa, nada, nada, y yo mandaba hasta maletas de ropa les compraba a mis hijos aquí, y yo les compraba muchas cosas. ¿No quisieron venirse a España? Yo ya cuando tuve los papeles mis hijos eran mayores, los dos mayores ya eran mayores… Lo que avance es a los dos más pequeños, si, la niña a los 6 meses se fue, casualmente mi padre, me ayudo a pagar el billete para que se vuelva la niña, porque también ella había tenido otros negocios, porque casualmente la niña se fue, a los dos meses de haberse ido de aquí, ya se me hizo de marido. Su papa me dijo que en vez de irse con ese hombre, se tenía que hacer ido con uno con dinero, yo digo para que, él quería a la niña con otra persona, pero como no estuve de acuerdo nunca en eso, pero mi hija 21


gracias a Dios está bien, hasta ahora está bien, los mayores están bien son niños que me alegro la vida de haberlos tenido, y que están como están, no son unos niños que se me hubieran ido por las malas, no, no ,no… no me arrepiento de esa parte… ellos podrán decir mi madre se fue, pero nunca, nunca, me despreocupe de ellos, nunca, sí.

Yo ya decidí cuando mi hijo tuvo tres años, ya tomamos la decisión de separarnos, vuelta nos separábamos, vuelta volvíamos, vuelta teníamos problemas porque él me pegaba mucho, mucho, y aquí en España, aquí en España, al final la última ya no soporte más y ya lo metieron preso, ya tuvo antecedentes, ya le dije al juez que yo ya no quería nada con este hombre, nada, y al final me quede yo con el hijo, se fue él, y ya está, yo me quede con mi hijo. Seguí trabajando y seguí trabajando, lo bueno, mi hijo, el que tengo en España, es un niño tan bueno, tan bueno, yo trabajaba con él, yo trabajaba mucho, mucho, en casa interna trabajaba con él, lo llevaba dormido, y casualmente la guardería me la dieron también en la victoria, que esto también ayudó muchísimo, el niño entraba a las 7:30 a la guardería de la Victoria y salía las 20:00, pasaba toda la mañana y toda la tarde mi hijo en la guardería, y yo lo iba a retirar en cuanto salía del trabajo, había días que pronto y otros no (llora).

¿Y tu vida en España como ha sido? Huy, esa es otra de lo peor de la vida. Porque llegue yo a España, y al año justo, al año, me dijo una amiga vámonos a Huelva que hay trabajo, y yo también cogí y digo, yo también quiero, yo bueno vámonos, y me fui a Huelva y conocí al padre de mi hijo, al que tengo en España, y eso fue lo peor, lo peor, lo peor, una semana se me pasaban todos los golpes, y al semana siguiente vueltame a pegar, una semana sí, una semana no, una semana sí, una semana no, y a la final tuve muchos problemas, me pegaba mucho, porque casualmente María Luisa, lo conocían al padre de mi niño, él era de ecuador, él se fue a ecuador, casualmente porque yo no quise volver con él se fue a Ecuador. Yo ya, sino me hubiera muerto en Ecuador, me hubiera muerto aquí, porque este hombre tenía peor carácter que el padre de mis hijos que viven en Ecuador, peor, como él decía, aquí lo bueno es que si te mato, te aso bien porque la carne se come bien, y aquí en España, matando a una persona lo mejor que se vive aquí. Yo le dejaba, también tuvimos orden de alejamiento, justamente la jueza allí en Córdoba me ayudaron muchísimo, casualmente la magistrada, Laura, que no se si usted la conocerá, esa me ayudó mucho, mucho, mucho con mis problemas, pero muchísimo, me ayudo hasta con mi hijo, para que a mi hijo no se lo den para que vaya a dormir con su padre, me ayudó muchísimo.

¿Te da pena acordarte de esto? Mucho, fue durísimo, duro, duro, duro, y ahora estoy como, ahora sí que estuviera yo reviviendo lo de atrás, porque dejándolo a mi hijo en España, y me está pasando lo mismo como cuando deje a mis hijos en Ecuador. Paso horas despierta en la noche, horas, y mi marido siempre me dice, el hombre que tengo ahora, que me acompaña, tenemos seis años ya juntos, muy buena persona, me ayuda mucho, mucho, y yo paso muchas horas despiertas, es que yo, con mi hijo no pensaba que iba a vivir la misma vida de antes, sepárame ahora de otro hijo más, entonces para mí, esta dura la vida, pero dura, y eso que él me dice que tu piensa que no estás estoy viviendo la 22


misma vida, y es verdad, se me está removiendo la misma vida, yo ahora he dejado a mi hijo en España, y lo llamo hasta tres, cuatro veces al día lo llamó, y ahora me dice, mamá es que me quiero quedar estudiando aquí y tu allá, yo le digo Luis, no es que tú nunca te querías separar de mí y me dice, no es que mis amigos, pero yo le digo tus amigos son tus amigos, tú tienes que estar donde yo estoy, y eso me hace pensar mucho, mucho, pero muchísimo, porque yo, tuve que salir adelante mucho, me hice muy fuerte, pero muy fuerte. Cuando yo me separe del padre de mi hijo, me separe a los cinco años y medio, me vine a conocer con Antonio, pero yo decidí ya, me entregue a mi hijo en cuerpo y alma, ya no quería saber nada, cinco años era solo dedicándome a mi hijo, solo dedicándome a llevarlo al colegio, a retirarlo del colegio, que a mi hijo no le falte nada, que a mi hijo tenga de todo, y yo llegue anular mi compromiso, yo ya deje el amor, yo en España, andaba yo, siempre andaba en España con el cuidado de que no me encontrará el padre de mi hijo porque me puede encontrar, me puede matar, porque es que él venía mucho, en España no podía andar tranquila, yo no podía andar tranquila, porque el si me decía a mí, el padre de mi hijo me decía, «como yo te vea con un hombre, de verdad como yo te cojo y te mato», siempre y el padre de mis dos hijos menores, también era lo mismo, tenía está misma idea, porque el padre de mis dos hijos de los del medio, me decía, «para los años que yo tengo, no me importa matarte», porque el papa de mis hijos menores él tiene 80 años. Yo me quede con un hijo, me dedique a mi hijo, y siempre he estado trabajando, siempre, pero la vida para mí, para mí ha sido la vida peor, peor, peor, peor vida que yo he tenido tanto en Ecuador, como en España, pero doy gracias a Dios que he tenido trabajo, que no me ha pasado una

enfermedad grande, grave, y que mi hijo tampoco nunca se me ha enfermado así tampoco, ni mi gente en Ecuador. Aunque aquí en Francia la estoy pasando fatal, porque aquí paso horas de la noche, no duermo, paso horas despierta, pero bueno. ¿En España no tendrías trabajo? Yo trabajaba pero mi marido no trabajaba y la que tenía que llevar la casa era yo, y a mí se me hacía muy duro, duro, duro, y lo único que yo podía decirle a él, bueno pues me voy de la casa y vivir mi vida, pero tampoco no, porque también me ha ayudado mucho, me ayudo con mi hijo, llevándolo al colegio, recogiéndolo, sirviéndole la comida. Yo lo conocí en la empresa de Caritas que trabajaba, éramos conductores en los camiones, lo conocí a él ahí y era una persona que no fuma, no bebe, no le gusta ir a la calle ahí solo, le gusta hacer todo con uno, y salíamos siempre a la calle, siempre todos juntos, hasta el día de hoy. Y así, hasta que le dije a él, mira me ha salido una propuesta de irme a Francia, te vienes o te quedas, porque yo la verdad, yo no puedo llevar esta vida, yo no, a la final decidí venirme y él también se vino y hemos cogido trabajo los dos. Mi marido es Español, de Córdoba, mi marido está mucho, por eso me dice siempre, «no, no pienses tanto», que esto que el otro, que yo tengo la decisión de irme a Ecuador y a veces no irme, que ya tengo 8 años sin ver a mis hijos, y él me dice «no, tu proponte que te vas a ir el año que viene, y te vas», le digo que ahora mismo no hay dinero pa tirarlo, porque ahora mismo lo que estamos trabajando aquí no es para, él está pagando una hipoteca, yo aquí trabajo, y mano la manutención de mi hijo a mi hermana, pago piso, pagamos piso aquí, es que tenemos deudas, pero podemos ver que los niños allá comen 23


y que están bien, y que se les puede dar lo que ellos necesiten, es lo único, es lo único, esto es lo que hay, si yo estoy deseando, para diciembre mi hijo se viene a pasar las navidades conmigo, espero que él quiera quedarse, o que termine el curso, pero de traerme a mi hijo, me lo voy a traer, yo no lo puedo dejar más, y eso le digo yo a él, si mi hijo no se viene yo me voy a España, pero claro en España, igualmente tengo que trabajar, pagar piso, esto lo otro, la vida no la puedo llevar yo allá, yo voy a intentar que mi hijo se venga, si el no viene, yo me voy a Ecuador le dije el otro día, si tú no te vienes conmigo, yo me voy a Ecuador, porque que hago, porque yo tanto trabajo en la vida por ti, pa que tú ahora me digas «no, es que quiero estudiar», no. Yo le dije a él, tus amigos son tus amigos, y si tus amigos quieren seguir la amistad contigo, pueden llamarte por internet, y cada vacaciones te vas para España, y a la final como él también sabe un poquito de Francés, es lo que también por eso quiero traerlo, pa que estudie aquí, si porque yo no quiero estar más separada de mi hijo.

¿Y para adelante como ves tu vida Jenny? Yo mi vida, la verdad, la verdad, quisiera yo para mí, si yo me pudieran venir a visitar, me gustaría que vinieran aquí a Francia, por una parte porque tengo trabajo, porque si hubiéramos tenido trabajo en España los dos, no nos hubiéramos venido para Francia, no, nosotros si hubiéramos tenido trabajo los dos allá, no hubiéramos venido aquí a Francia, porque hubiéramos estado trabajando y con nuestra familia, pero la vida es así, y por una parte al menos que tenemos un trabajo aquí seguro, que aquí la comida es carísima, pero trabajo tenemos, trabajo tenemos, y lo importante es que se puede salir adelante con el trabajo que tenemos, no es decir que se gana un dineral, porque aquí lo que ganamos son 1.100 euros, y aquí gastamos cada tres días, cada dos días, y aquí comemos notros pavo o pato, porque es lo más barato, porque la carne es carísima. Ocho chuletas, cuestan casi 10 euros, de cerdo, y entonces, por eso digo, yo quisiera, la verdad, la verdad, que si yo y mi marido pudiéramos trabajar en España, a ojos cerrados nos vamos, a ojos cerrados, pero no lo tenemos.

¿Te sentías inmigrante en España? No, no porque yo he tenido mucho apoyo allí en España. Casualmente donde yo trabajaba, con todas las personas que yo trabajaba, nunca, nuca fueron machistas conmigo, nunca, me ayudaron hasta donde más podían, en algunas me decían que «Jenny, cuando tú no tienes pa comer, tú me avisas, que yo te doy», que esto que el otro, siempre me han ayudado, siempre. Me han apoyado mucho, tengo muchos títulos de muchas cosas que he hecho por Córdoba Acoge, por la Cruz Roja, todo, sí. Yo no puedo decir de España, que España me ha tratado mal, no, no, yo tengo buenas referencias, de mucha gente que me ha apoyado, mucha, mucha.

¿Cómo ha sido para ti la experiencia de salir de tu país y vivir en otro? Este, por una parte dolorosa, por otra, parte que mis hijos tengan a su madre, lo único, nada más. ¿Qué futuro se puede dar a la familia?, lo único que veo, es una casa, una casa que les he dado, que en cualquier momento, quiera Dios no se separen de su mujer o esposo, decir, está casa me la ha dejado mi madre. Yo la hice, con una señora que trabajaba interna, que ella trabajaba en el ayuntamiento, y ella me acepto con hijo, y yo trabajaba con ella, trabaje 6 años de interna con ella, me 24


pago muy bien y yo hice mi casa, ella me dijo yo te voy a pagar buen dinero, te voy a pagar un buen sueldo, para que tú hagas tu casa en tu país, me pagaba un buen sueldo, que nunca lo había visto ese sueldo pero, me pagaba bien, eran 2000 euros mensuales que me pagaba, si, hice mi casa rápido, y le hice la casa a mis hijos, está alquilada, pero ese dinero lo estamos administrando en la misma casa.

Gracias a Dios he encontrado una buena pareja, él también ha pasado, porque tiene una niña, y él también ha pasado malas experiencias, pero gracias a Dios, antes él tenía la custodia integra de su hija, y casualmente se la tuvo que dejar a su madre para podernos venir aquí, él tuvo que dejar a su hija, se vino conmigo, pero estamos bien, gracias a Dios estamos bien hasta ahora, hasta ahora estamos bien, y el tiempo lo dirá, yo lo que quiero es que mi hijo salga adelante, que mi hijo estudie, yo tengo que apoyarlo sobre todo, porque yo soy madre y padre para mi hijo, porque mi hijo no sabe nada de su padre, y yo igualmente, a mí me da igual. En los trabajos coloque las iniciales de mis hijos, y pinte mi casa, yo digo que algún día que yo vaya, quisiera abrir la puerta y estar con todos mis nietos, tengo nietos que no los conozco, los conozco por, gracias a Dios, por las nuevas tecnologías de ahora, si conozco a mis nietos que mi nuera me manda muchas fotos de mis nietos y mi nuera me dijo que mi nieto se había metido en una caja, para que me la manden, para estar aquí donde la abuela, les decía, 6 añitos ya tiene y con ella converso mucho, y ella me dice que cuando voy, ya el tiempo lo dirá, aunque este año no va a ser posible, ya después de que nos renueven el nuevo contrato, ahí sí, para conocer a mis nietos. Aquí hemos alquilado un piso, un piso con la finalidad de que mi hijo venga y se quede, un piso de dos habitaciones, con una finalidad, que si no se queda por su instituto, termina el instituto y me lo traigo.

¿Cómo fue la experiencia para ti del taller de Pinturaterapia? Bien, yo le dije a mi marido, dimos un taller bonito, porque se despeja uno la mente, se te vienen recuerdos, sí, pero este momento se olvida, porque yo como te digo, en ese día cuando nosotros bailamos, yo tenía más o menos, sin bailar, sin nada, yo una vez que me hice de Antonio, una sola vez fuimos a una discoteca, una sola vez, llevaba años sin bailar, años. Y él me dijo, «eso es bueno para ti», porque él también ha sido una persona que nunca me dice no hagas esto y no hagas esto, él me apoya siempre en lo que me conviene a mí, me apoya mucho. Gracias a lo que hace usted, que hizo mucho, por las personas que se van a otro país. En el primer dibujo dibuje a mis cuatro hijos que deje cuando me vine, el más pequeño de 1 año y 3 meses. En el segundo, cuando llegue a España sufrí mucho, pero con el apoyo de una hermana y mi hijo he salido adelante, son mi fuerza aquí. En el tercero refleje mi deseo de conocer a mis nietos y la casa que he hecho para ellos, sola.

25


¿Has hecho toda la vida para tus hijos no?. ¿Y qué has hecho para ti? Yo creo que sí… para mí… mi marido dice que yo todo lo doy para mis hijos y nunca hago nada para mí, para mi nada, solo me dedico a trabajar y a trabajar y a trabajar, no me dedico a más nada. Mi finalidad es mis hijos, algún día estar con ellos, verlos a ellos, y nada más, nada más que viva para mí?, ahora mismo venimos del trabajo, a encerrarnos al piso, porque que más, y lo mismo en España, en España también era trabajar y trabajar, y trabajar, pero habían unos domingos y unos viernes, que cuando yo cobraba, en seguida lo llevaba al McDonald’s, lo llevaba por ahí a comer, pero yo ya digo, que para mí, nunca hago nada. Yo algún día lo que me gustaría es volver a mi tierra e ir a conocer a mis nietos, mi ilusión más grande, estar con mis nietos aunque sea un mes, nada más, ya con eso sería la mujer más feliz, porque es lo único que pienso, ver a mis nietos, poder enviarle algo a mis nietos, por mí no, lo único que quisiera es ver a mis nietos y conocer a mis nietos, nada más, porque nadie sabe lo que puede pasar en esta vida, nadie.

Que te ha aportado la experiencia de vivir en países diferentes. Lo que me ha ayudado mucho en los países, he estado en España y ahora que estoy en Francia, la experiencia que tengo, es que me encuentro más fuerte, más fuerte, y yo ya no estoy para discutir con las personas, yo con mi marido Antonio me quedo callada porque no quiero ya amargarme la vida, yo no me quiero amargar ya la vida, que si yo me tengo que separar, me separare, pero yo amargarme, o un día amargada no, ya no, me hecho muy fuerte, fuerte, me he hecho. Lo que si vivo, vivo y tengo, tengo un miedo que tengo de no sé de qué, nada más, tengo miedo, ya no cojo ni la moto, ni el coche. Allí en España yo tenía moto y la cogía, pero con miedo, y yo ya tengo años que no cojo coche, tengo un miedo con el coche, eso tengo miedo, nada más, y no sé de qué. Soy fuerte, ahora sí, lo que si me hundo, es por mis hijos, nada más, lo que me hunde es más es de mis hijos. Lo único que me hace fuerte, es que ya no tengo miedo de quedarme sola, de problemas.

26


ENTREVISTA: Estela María Fernández Soy de Paraguay y antes que yo me viniera de mi país, bueno, estuve en casa y con cuatro niños, que lo único que queríamos, bueno yo quería era ver bien a mi familia, porque yo era mamá con cuatro hijos y yo quería que sigan estudiando. Yo era feliz, con mis hijos, era feliz, pero, tenía que mirar por el futuro de ellos, yo vendía cosméticas, de peluquería, todo lo que era cosmética, y bueno iba llevando la vida, hasta que vine, y desde aquí empecé a ayudarlos a ellos allá. Me vine a España jovencita, mis hijos tenían 6 años, el más pequeño, y el más grande tenía 17 y la otra tenía 14 y el niño tenía 12, vine sola, fue terrible, llorando tres meses, porque yo nunca había salido de mi casa, fue tremendo, pero siempre lo que me daba ganas de seguir era mirar que ellos podían estar mejor, y seguir estudiando, y seguir en colegios privados, ellos lo que se merecían, lo que yo allá no podía darle, estando con ellos, entonces lo que yo hice más era cabeza de corazón, en mi corazón puse la cabeza, porque que iba hacer, mis hijos se quedaron con mi mamá, con mi hermana, y gracias a Dios les cuidaban bien, y desde aquí yo les pagaba. vez, y así. Ahora tengo tres hijos en España y uno en mi país. Mi hija mayor tiene 28 años, el menor que ella tiene 24 y la última tiene 19, están trabajando, ya trabaja mi hija mayor, está casada, tiene su niño y trabaja. Mi hijo también está trabajando, la chica está estudiando como maquillaje, y está también trabajando. Y yo, ahora empezando una nueva etapa en la que quisiera concentrarme en el estudio y seguir adelante.

Luego me los fui trayendo, cuando volví a irme, otra vez tenía que volver, me fui para allá a mirar, y a construir un poco la casa, y todas esas cosas, me construí una casa, ya la tenía un poco hecha, pero lo ha terminado desde aquí. Entonces yo empecé a poner los negocios pequeños a mis hijos y me vine otra vez, ya que me han enviado desde aquí la carta de invitación y todo eso, entonces ya lo pude volver, y ya empecé, mi hija quería venir, y ya se vino, luego hice para traer al otro, el mayor, y en eso que vino mi hija, la más chiquita también la traje. Lo que pasa que llegue aquí, y una compañera de mi país me ha robado, entonces yo me traje a mi hija chica conmigo, estaba yo trabajando, y una amiga, que trabajábamos juntas me ha robado, entonces yo me quede con 10 euros, fuimos a juicio, todo, todo, todo, no recupere el dinero, pero si he visto que aunque yo no tenía las pruebas suficientes, he visto que sí, que en España había leyes, y fuimos hasta el final, porque también podían decir aquí no se puede porque no hay pruebas. Bueno eso paso, y lleve a mi hija otra vez de vuelta a mi país, porque yo tenía que entrar otra vez interna, y la lleve otra vez, hasta que hace dos años la traje otra

¿Cómo ha sido tu vida en España? Bien, bien, son personas a quien conocí, personas muy buenas a mí alrededor, todo bien, gracias a Dios. Yo no me quejo de España, ella me dio mucho, y yo lo he recibido, y también di de mi parte. ¿Te sientes Española o inmigrante? Yo pienso aquí yo no siento que ninguna persona por ejemplo me diga insultos, yo pienso que soy de mi país, viviendo, respetando al país y todo eso, vivo tranquila y mis hijos también, no me puedo quejar. 27


Echo de menos de Paraguay, mis hermanos, pero por eso voy, voy a verlos, hace un año que fui, 3 meses casi, murió la abuela donde trabajaba, entonces fui tres meses. Y estoy bien, aun no tengo la nacionalidad, pues como no traía a mis hijos, yo siempre decía voy a volver a mi país. No sé me siento de allá y de aquí, me voy allá, tengo ganas de estar aquí, ahora me ha pasado menos de querer ir locamente, a lo mejor porque tengo aquí a mis hijos. He cambiado muchísimo, me ha cambiado la experiencia de salir, a ser más independiente, no depender de nadie, y tener paz conmigo misma y tranquilidad. Allá tenía preocupación económica, el ver que tus hijos pueden tener más y no poder darle, eso también te da intranquilidad y lo que tengo ahora es tranquilidad, y ahora, para mí un gran paso es poder estudiar, cosa que en mi país no iba hacerlo. Empecé a trabajar después de casarme, a los 20 años, y yo siempre estudie cuando estaba con mi padre estudiaba, lo que sí que me quise casar y me case, fue el padre de mis cuatro hijos, y estaba con nosotros y le gustaba mucho salir, él hacia su vida tranquilamente, y yo la preocupación la llevaba encima, y eso me hizo decidir a que no podía aguantar, aguante hasta un límite, el de mis hijos, por lo menos que ellos puedan ser un poquito independientes, yo luche, los deje todos juntos, unidos ellos, aunque yo no estuviera allí yo sabía que estaban bien porque estaban unidos. Yo cuando vine aquí, he visto que él no me ayudaba en nada, yo no hice el divorcio, cuando mi hija era pequeña, la última cuando tenía más o menos 4 años, ya estábamos separados en diferentes habitaciones, cuando vine aquí yo le dije que no seguíamos igual, tuve la mala experiencia de que, nosotras las que venimos a otros países nos quieren tratar como si viniéramos a otra cosa, a trabajar con nuestro cuerpo, entonces me tuve que enfrentar con mis hijos, ellos

sufrían, gracias a Dios ahora están en Córdoba, el primer lugar que yo pise era Córdoba, y conocieron con la gente que yo trabaje, y todo, y bueno ellos conocieron a Córdoba Acoge, también, y las personas allí, la mayoría me conocen, entonces ellos ahora que son grandes sacan sus conclusiones y ahora me respetan, como ellos están viendo ahora lo que hay que luchar aquí para salir adelante, en fin. Yo hice la separación de bienes hace 10 años por ahí, 10 o 12, y ahora que yo tengo el divorcio. No he vuelto a vivir con otra persona, estoy con alguien, tengo novio, me llevo muy bien con él, es de aquí de Córdoba, pero bien, hasta donde duro, duro, tú sabes cómo es esto, lo que dura, dura. Yo he rehecho mi vida en España, yo me siento muy realizada aquí, estoy muy integrada con la gente, mi entorno recibo mucho cariño, yo respeto a la gente, ellos a mí. Me cuentas sobre tu experiencia con los talleres en Córdoba Acoge. Me encantan, me gustó mucho el taller que dimos de pintura, y me gusto el curso, me encanta todo, todo lo que yo pudiera, pues me aporta integrarme más, conocer a muchas personas de muchas culturas y saber y compartir con personas como yo, que venimos a inmigrar y necesitamos el apoyo, las conversaciones que tenemos, ellas me cuentan su experiencia, yo la mía. Córdoba Acoge, creo que nos une mucho en ese aspecto, las personas que coordinan ahí, que están pendientes de nosotras, como la abogada, la psicóloga, por ejemplo la trabajadora social, ella por ejemplo a mí me aporta muchísimo, y yo las veo por la calle y son como mi familia, yo les hablo, hablamos, no sé, Elena a mí, la veo y es como alguien de mi familia, y la psicóloga es una persona que me ha aportado muchísimo en mi vida, me ha ayudado mucho, y Cristina como abogada siempre nos apoyó 28


en todos los aspectos, y a mi hija, mi hijo, ellos también están muy felices, nosotros todo Córdoba Acoge parece que tenemos allí un apoyo, como que si necesitamos de informarnos algo, Córdoba Acoge nos va a informar todo, siempre están ahí, mis niños me dicen «mamá voy a llamar a Cristina». Respecto de los dibujos: el primero sobre mi país de origen, «Mi familia reunida», con mis hijos y mis hermanos, disfrutando juntos la comida, ir a los arroyos y me gusto, porque disfrutamos de la felicidad de cada uno. El segundo, la experiencia en Córdoba, he conocido a muchas personas, en realidad muy buenas todos y aprendes sus culturas y en el trabajo todo me fue muy bien. En el tercero, mi familia, gracias a Dios puede reunirse en Córdoba, con mucho esfuerzo para lograrlo. Tengo un nieto. Hoy veo que valió la espera y el esfuerzo, porque soy muy feliz.

¿Y la casa que tienes en Paraguay? Ahí está mi exmarido, se ha quedado con la casa, así es, está ahí, yo creo que el día que me vaya se ha de ir. Nosotros cuando hicimos la separación de bienes teníamos un terreno y la casa, el terreno como quedaba más en centro de la ciudad se lo quedo él, con dos coches que teníamos, entonces uno de los coches que yo había comprado desde aquí y el otro que él tenía, y tenía el un taller, y él se quedó con los dos coches, el taller y el terreno, y como yo era mamá me quede con la casa. Él vive en la casa, no me paga alquiler, y dice que si yo quiero reformar algo, para poder alquilar o lo que sea en la casa, me dice que tengo que compartir con él. ¿Y yo estando aquí que hago?, es la razón porque me callo, y su propio hijo no va hacer que salga de allí, eso es cosa, yo pienso, que es cosa mía y de él, pues mi hijo, como hijo, quieren y respetan a su padre, cosa que yo no voy hacer que ellos peleen, esa cosa es nuestra, y yo pienso que cuando yo esté ahí, él se ira, él tiene herencias también de sus padres, yo no me meto en su vida para nada, que haga él lo que piense que está mejor, yo ya no voy a volver con él nunca y eso no es porque ahora yo este con alguien, es de siempre, no tengo rencor, yo me enoje con él, porque lo que yo deseo para mis hijos, él no lo desea para sus hijos, pero ¿Qué hago?, me callo.

¿Y como ves tu vida hacia el futuro? Bueno mi vida hacia el futuro está bien, yo estoy bien aquí, aquí me quedo, o si quiero volver a mi país, yo me voy donde mis hijos vayan, agradezco a Dios que somos una familia como una piña, que estamos aquí, y si alguien piensa algo, nos vamos todos y yo creo que el futuro nuestro es lo decidamos en familia como tiene que ser y bueno por eso estoy empezando hacer los cursos y todas esas cosas, porque lo que quisiera es trabajar, seguir trabajando y un día jubilarme y disfrutar. Yo creo que ahora mismo me veo en España, me veo aquí, parece que yo pueda aquí quedarme, ir a ver a mis hermanos, que tengo 10, es una unión de hermanos, gracias a Dios que hoy hay tantos opciones para comunicarme, yo me acuerdo cuando llegue que pagaba 300 euros por teléfono, yo llegue a pagar 300 euros por hablar con mis hijos más veces, pero bueno todo eso ya ha pasado.

¿Qué es lo que más te gustaba de tu vida en Paraguay? Mi familia, mis hermanos, mis familias y mi hermano y me encanta todo, saber que mis hermanos están ahí, hoy por ejemplo es el cumpleaños del hijo de una sobrina, y ahí están todos, en Asunción, cerca del aeropuerto. También me gusta la cultura, el idioma me encanta, la sencillez de mis paisanos allá. 29


¿Y de España que es lo que más te gusta? De España, me gusta también lo mismo, de España me gusta todo, como explicarte, la cultura, la ciudad, los caminos son diferentes, los restaurantes que ves en cada calle. Los jardines, aquí hay muchos, los mercadillos, y después todo, lo que tienen de historia, la Mezquita, eso me encanta.

a mí me da pena, porque como le ira por dentro, como yo le dije «mira saca todo el dinero que quieras de esa cantidad de dinero que me has sacado, pero págame como puedas, 10 euros, 20 euros, lo que tú quieras, devuélveme, pero no me hagas eso, porque tu estas aquí por tus hijos, yo abandone a mis hijos para venir a ganar este dinero, eso tu sabes como yo lo que duele», pero bueno no reacciono, fuimos hasta el juzgado, donde dije mi verdad y ella la suya seguramente, y luego salió de allí, me pone una contra demanda denunciándome por calumnias. El juez archivo, y puso una carta a mí, que yo no sabía que estaba denunciada, que en España no es que no me crean, sino que, hay una ley que tienen que haber pruebas, y en este trabajo no podía haber nadie de testigo, ni na, porque éramos, yo entraba ella salía, y cuando yo entraba ella salía, y ella lo que hizo fue dejarme en mis brazos al hombre enfermo y ella sacar de mi bolso mi cartera e irse con el dinero, pero ella ya vino con esa intenciones de llevarme el dinero, porque ella sabía que a me había pagado doble sueldo, porque me fui a Madrid y trabaje mis vacaciones, entonces ella sabía que yo tenía ese dinero. En aquel entonces yo quería abrir una cafetería, yo tenía un dinero que yo le prestaba a mis amigos, y a mi hermana que traje de Paraguay, entonces yo le dije, usted me tienen que devolver todo mi dinero, para que yo junte y pueda abrir una cafetería debajo de mi trabajo, y no pudo ser, hasta ahora el local está, ya algún día. Siempre decimos con mis hijas «Mamá tú no te vayas arrepentir, imagínate que el bar haya ido todo mal, tú imagínate», gracias Dios, ella también me ha ayudado bastante en ese aspecto.

¿Cómo te sientes tú con estos dos países que te conforman? Me conforma la tranquilidad, estando aquí económicamente, trabajando y todas esas cosas, poder ir a mi país, tener un poquito de estabilidad. Lo más difícil de esta experiencia fueron los años que estuve sin mis hijos, eso fue lo más difícil, después la gente hizo que no me fuera tan difícil aquí, que no venga yo de otro país y me fuera tan difícil, el idioma, me ayudó mucho. Como te digo yo encontré siempre buenas personas, siempre tuve la bendición de encontrar buenas personas en mi camino, más que la fue la mala experiencia con una de mi propio país, esa fue la única mala experiencia y malísima que tuve, la sigo viendo, vive en Córdoba. Yo le pedí a Dios que me haga olvidar esa experiencia, y trato de ver lo positivo, lo bueno fue empezar de nuevo y seguir la vida, no ser mala persona porque a mí me han jugado esa mala experiencia, no, el poder seguir adelante, y como me dicen mis hijos, «ser un ejemplo para ellos», y conocí al Sacerdote de la Iglesia de la Esperanza, de ahí del Carrefour, y me ayudo bastante, todo lo que integraba en la iglesia, y eso me ayudo, yo encontré un trabajo muy bueno y muy bien. Y supere todas esas cosas tan difíciles, que hasta ahora esa persona está en Córdoba, y la veo y no tengo rencor, de verdad, me da pena, 30


Córdoba Acoge

C/ Músico Ziryab nº10 · 14005 Córdoba Tel.: 957 23 08 38

PINCELADAS DE UN CUADRO INACABADO  
PINCELADAS DE UN CUADRO INACABADO  
Advertisement