Issuu on Google+

LA PASTORAL URBANA  A LA LUZ DE APARECIDA:  “La realidad nos da en que pensar pero también nos obliga a hacernos cargo de ella y a cargar con ella”. (Javier Subiri)


 LA GRAN CIUDAD:


Urbe difícil en términos pastorales

 El origen tan diverso de sus habitantes, su situación de búsqueda de oportunidades impide en gran parte un verdadero arraigo.


Esta falta de enraizamiento es un problema serio porque m谩s de la mitad de la poblaci贸n no es originaria de estos lugares.


La iglesia ha sido lugar de encuentro. Sin embargo presenciamos una débil estructura laical, tal vez no en su número pero sí en su proyección y labor sobre todo de conjunto. Presentación del Compendio de Doctrina Social de la Iglesia Inst. México Febrero 2006.


En la gran ciudad …(DA 512) CONVIVEN TODOS LOS ESTRATOS SOCIALES.

SIENDO LA MAYORIA EMPOBRECIDOS.


 La gran ciudad tiene sus propios rituales mundanos o seculares que ayudan al hombre y a la mujer a experimentar la alegría en medio de las tristezas


 La inclusión en medio de la exclusión; sentirse arriba en medio de la marginación; sentirse centro a pesar de que se vive en las periferias.


BUSQUEDA DE LA FELICIDAD EN MULTIPLES ALTARES…


ALTARES:  Esotéricos (cerros sagrados como el

Cuchumá, centros ceremoniales ).  Lúdicos (canchas deportivas, antros,)  Disciplinas asiáticas (yoga, meditación trascendental);  Del sexo (table dance, clínicas de virilidad, masajes);

 Tipo psicotrópico (droga).


En la gran ciudad interactúan: •Tradiciones, •valores y antivalores, •Diversas interpretaciones de la vida, proyectos, actitudes y conductas

formas diversas de reaccionar ante los distintos estímulos que el ritmo acelerado ofrece al que habita en la ciudad.


 En la gran ciudad se despiertan más rápido el sentido común y los demás sentidos, las emociones, la percepción.


La gran ciudad es un laboratorio de cultura contemporánea … (DA 509)

 Ya que cultura: 1. Es cultivar relaciones “con la naturaleza, con los seres humanos, con Dios y con uno mismo (DA 476). 2. Es expresión de anhelos, gozos y sufrimientos (DA 477).


 Sus expresiones màs importantes son:  la música, el arte, la literatura, pero sobre todo,  las tradiciones religiosas, al grado que… “el núcleo màs profundo de cada cultura es la experiencia religiosa” DA 39


 A la fe le toca desarrollar y enriquecer todas esas expresiones culturales que tiene la gran ciudad (DA 477).


La cultura moderna y postmoderna :  ha traído cosas buenas como el respeto a la dignidad y a la libertad


 Pero también le abrió la puerta al individualismo radical y egocéntrico, trayendo como consecuencia el relativismo ético y la crisis de la familia. (DA 479)


 En la gran ciudad aparecen las variadas ofertas religiosas que tratan de responder a su manera al hambre y la sed de Dios (DA10).


No buscan verdades buscan vida a como de lugar.

 Desafortunadamente la iglesia, no pocas veces, lo que les ofrece son verdades, convirtiÊndose en simple abastecedora de signos‌


Un supermercado religioso


La cultural-religiosa de los caminantes.  “Es un numeroso grupo de católicos que expresa su fe en forma esporádica” (160)  Su devoción a Jesucristo, a Maria de Guadalupe (4) ), a los santos; las fiestas patronales, las novenas, los rosarios, las procesiones, los viacrucis vivientes, las danzas, las peregrinaciones, las imágenes, la cruz, la vela (DA 259-261).


 Los caminantes en la gran ciudad se sienten “nadie”. La identidad que en su pueblo de origen tenían, se esfuma entre la multitud.


 En una cultura que urge la prosperidad económica los migrantes son vistos como una amenaza para la gran ciudad.


La cultural religiosa de los creyentes sin iglesia.  Bautizados, sin interés por las enseñanzas ni por la moral ni por los ritos litúrgicos de la iglesia católica.  SON los ALEJADOS (DA 173); los indiferentes, descontentos y resentidos con la iglesia (DA 310)


 Al negarles la ciudad espacios y tiempos donde experimentar que son alguien, recurren a recintos sagrados, a vivir al menos por unos instantes sus anhelos profundos.


Buscan santos que respondan a sus necesidades urbanas. Y si no existen los inventa :


Saludos del capellรกn


La religión del cuerpo  Grupos de bautizados (185); gente sincera que sale de nuestra iglesia:  no por lo que creen sino por lo que viven;  no por razones doctrinales sino vivénciales;  no por motivos dogmáticos sino pastorales,  no por problemas teológicos sino metodológicos y esperan encontrar respuestas a sus aspiraciones que no han encontrado en la iglesia. (225)


 Se sienten en casa, viven en solidaridad y en familia, no en sermones sino en la pråctica. Parece que los re-encantan pues se sienten invitados a volver a estos grupos (Cfr 226 c y d


La religión post-moderna.  Sus integrantes son las nuevas generaciones, la mayoría bautizada (127). Son juventudes y adolescencias que buscan a como de lugar una especie de salvación aquí y ahora;


 A su búsqueda le aùaden dosis adecuadas de droga para lograr la plenitud de la felicidad.


La cultura religiosa de los guetos.  En ocasiones destruyen no sòlo la convivencia humana sino a otros excluìdos como ellos. Ser punk, darketo, sket, graffitero, emos, góticos, pandillero. Es otra manera de ser de aquel que se siente normal en la màs completa anormalidad urbana.


Nuestra iglesia.  Grupo limitado que llega a nuestra celebración dominical y reconoce a sus obispos como pastores, que se reúne para partir el pan de la Palabra y de la Eucaristía y persevera en la catequesis, en la vida sacramental y la caridad;


 A estos cristianos, a nosotros aquí reunidos, es a quienes directamente va dirigido el documento de Aparecida. A nosotros se nos convoca a convertirnos en discípulos misioneros y a realizar una misión continental.


JUZGAR A LA GRAN CIUDAD  La cultura urbana amalgama múltiples formas, valores y estilos de vida y nos afecta a todos.  La cultura sub-urbana es fruto de grandes migraciones en su mayoría pobres, que se establecen alrededor de las ciudades, en los cinturones de miseria.


 En la gran ciudad, se dan cita: la violencia, el crimen organizado,  el narcotráfico,  el vandalismo,  la creciente  violencia

 intrafamiliar.


 Se dice que el hombre y la mujer del siglo XXI serán cada día más religiosos.  Esto sería una buena noticia para la iglesia católica pero no es así. Todo parece predecir que como van las cosas, el cristianismo no será la religión del siglo XXI. No solo en Europa sino en América Latina y el Caribe.


 A nivel mundial había en:  1978 ---- 750 millones de católicos equivalentes al 17.99%  2002 = 1,070 millones equivalente al 17.20%

 Al 15 de enero de 2009  1,118 millones equivalente al 16.54% de una población total de 6,755,983,756 habitantes.  INEGI en mayo 2005 decía que en 1895 había en México 99.1% de católicos, en el 2000 el 88% .


 El catolicismo creyó ser camino permanente de vida religiosa para el latinoamericano. Todavía lo creen no pocos, seguros de su doctrina de sus símbolos litúrgicos y de su rostro jerárquico.


 Verbalmente casi nadie niega la palabra católico, más su cultura religiosa con frecuencia es totalmente otra. Hay bautizados que tienen en el màs completo abandono los valores humanos y cristianos.


 Le hemos dado duro por el lado del sacramentalismo dejando al margen una auténtica evangelización a partir de nuevo ardor, nuevos métodos y nuevas expresiones.


 Ya no podemos quedarnos tranquilos en espera pasiva en nuestros templos (548). Es urgente pasar de un pasivo esperar a un activo buscar (517 i).


 “Hoy contemplamos a Jesucristo tal como nos los trasmiten los evangelios para conocer lo que El hizo y para discernir lo que nosotros debemos hacer en las actuales circunstancias” (139). El proyecto de Jesús es instaurar la vida de su Padre cuya plenitud es, la desaparición de lo viejo de la ciudad. (143 y 361); El es el servidor de la vida porque ama nuestra felicidad aun en esta tierra (353 y 355).


Actuar - ¿Qué hacer?  La iglesia debe acomodar la evangelización a la realidad en que vive, renovando las parroquias, sectorizándolas, promoviendo nuevos ministerios y nuevas comunidades (513).


Escribe John Sobrino “fuera de los pobres no hay salvación” (Cfr Mt 25).


 Aparecida da a los agentes una pista metodológica, esperanzadora para su labor pastoral en la urbe. Les recuerda que el inicio de la iglesia se dio precisamente en las grandes ciudades (513).


Hechos de los Apóstoles 2,44-45 nos dice que “todos los creyentes Vivían unidos y compartían todo cuanto tenían.

 Esta manera de vivir la plasmaron en realidades y estructuras sociales. Uno de los primeros pasos que dieron fue formar grupos o comunidades locales. Poco a poco a esta estructura visible y concreta le llamaron ekklesía.


 Pablo es quien da más claramente paso a esta nueva nomenclatura, es local su preocupación pero universal en su misión. La pequeña comunidad que se concretaba en casa era la iglesia.


 Baste recordar los siguientes textos: “saluden a Prisca y a Aquila mis cooperadores en Cristo Jesús… saluden también a la iglesia que se reúne en su casa (Rom 16,3-5; Hch 18,1-2). “Aquila y Prisca los saludan en el Señor, lo mismo que las familias que se reúnen en su casa” (1 Cor 16-19).


 “Pablo, preso de Cristo Jesús, y Timoteo, a nuestra hermana Apia… y a toda la comunidad que se reúne en tu casa (Fil 1,2). “Saluden a los hermanos que estaban en la odisea sin olvidar a Ninfa y a la iglesia que se reúne en su casa (Col 4,15).


La iglesia de casa.  Es una respuesta adecuada sobre todo ante la nueva misión urbana.  Es un pequeño grupo de personas que, convencidos en la fe de El resucitado, buscan transmitirlo a otros.  La clave para formar y sostener una iglesia de casa es precisamente el coordinador, es el eje de la comunidad


En la iglesia de casa se establecen ciertas normas para la dinámica de la reunión:  ayudar a otra iglesia cuando este en necesidad (1 Cor 16,1); ser hospitalarios (Rom 16,23);  Celebrar la fracción del Pan (Hch 20,7);

 Aceptar en la comunidad a cualquier persona sin distinción de clase o raza (1 Cor 11, 20-22);  Fomentar las iniciativas.


 En la pastoral urbana es necesario seguir la ruta de Pablo: regresar a las casas de las ciudades y ahí formar la iglesia de casa. Salir del templo e ir a las viviendas. Hacer de la casa “la iglesia domestica”. Esto seria un paso fuerte en la línea de implementar la pastoral urbana.


 No tengamos miedo…  La osadía es el camino de la misión continental en las ciudades.  “Podemos realizar con alegría y valentía la evangelización de la ciudad actual” (DA513).


 QUERIDOS LAICOS: La iglesia los necesita activos y creativos en la elaboración y ejecución de proyectos pastorales a favor de la comunidad (cfr 213). Necesitamos su entusiasmo, sus conocimientos, su experiencia de vida y profesional, su perseverancia en el ámbito eclesial.


GRACIAS.

XIX Asamblea Diocesana

 POR ESTAR AQUI


La pastoral en la urbe