Issuu on Google+

COOL UNIVERSE n.3 n.3

Paco Hernández – Pater –Dani Serrano

La alcaldesa

1


COOL UNIVERSE n.3 n.3

La alcaldesa

Después de la derrota del Capitán Cool, Jack Titán despierta en un bosque rodeado de tres extraños: Esperanza, Character y Gold Soldier. Los tres desconocidos afirman no ser guardianes y ser la primera vez que se ven. Ninguno de ellos sabe donde se encuentra Noel, el hermano de Jack. Ayudados por Triad, una joven que domina la magia, averiguan que el responsable de la muerte de los Guardianes es ni más ni menos que Hermes, el ordenador principal de Nuevo Olimpo. Pero éste esconde un secreto más temible todavía: se trata del auténtico dios griego que ha aguardado durante milenios para apoderarse de los dones especiales de todos y cada uno de ellos. Jack, con la ayuda de los demás consiguen arrebatarle la Caja de Pandora a Hermes y encerrarlo en ella, pero antes de eso Tammy, una compañera de instituto de Noel, se interpone entre el dios y su amigo para protegerlo, sufriendo así que su cuerpo fuera traspasado por la entidad antes de ser desterrado a la caja para siempre. Cuando todo parecía haber acabado, un hombre trajeado que se hace llamar Sr. Oscuro se lleva la Caja de Pandora y, antes de que puedan mediar palabra, el ejército irrumpe en Nuevo Olimpo y los arresta a todos…

COOL UNIVERSE N.3 Guion: Paco Hernandez Portada: Pater Interiores: Pater y Dani Serrano http://universocool.blogspot.com Cool Universe: serie creada por Paco Herna Hernandez Paco Hernández – Pater –Dani Serrano

2


COOL UNIVERSE n.3 n.3

La alcaldesa

Era difícil para los soldados de las Nuevas Fuerzas Mundiales hacerse paso a través de los escombros de Cool City ya que aquello era lo más parecido a una guerra que habían visto en su vida. Tan sólo algunos contaban con el breve recuerdo de lo que sus abuelos les habían narrado acerca de la Primera Guerra Mundial y de como los Guardianes habían intervenido entonces. Ahora era justamente lo contrario, aquello había sido obra de los mismísimos defensores de la Tierra. En menos de 24 horas había tenido lugar un plan de contingencia meta-humana de casi un siglo de antigüedad, movilizando las fuerzas defensivas de los 10 países más poderosos del planeta, y en ese brevísimo espacio de tiempo habían tenido que reunir a cientos de miles de civiles para que ayudaran a “la causa”: defender el planeta de los mismísimos Guardianes. La mayoría no sabían ni donde estaban, se habían despertado aquella mañana desayunando con su mujer y sus hijos y, de repente, un fusil pendía de sus manos al tiempo que un casco les obstruía la vista. Pero claro ¿con quién iban a contar sino cuando habían pasado más de 100 años de paz y tranquilidad? El mundo no estaba preparado para eso. Algunos vomitaban ese mismo desayuno a medida que avanzaban por las calles de Cool City. No era tanto la destrucción sino la desesperación en los rostros de los que aún seguían vivos los que los atemorizaba. Algunas personas, la mayoría de ellas en estado de shock, se lanzaban a sus pies sin mediar palabra, tan sólo sus ojos llenos de lágrimas y desamparo gritaban en pos de una ayuda que no sabían si eran capaces de ofrecer, y menos cuando no entendían ese tipo de sufrimiento. Otros simplemente querían que acabaran con ellos puesto que habían perdido todo lo que tenían en este mundo, sobretodo a sus seres queridos. A pesar del caos, de las víctimas y del desconcierto había una persona que se movía por lo que quedaba de algunas calles como si todo aquello fuera un simple paseo un domingo por la mañana: Samantha Red. Su más de metro ochenta y su espesa y larga cabellera pelirroja no le impedían para nada moverse con sus zapatos de aguja por entre los trozos que quedaban de asfalto. Es más, ni siquiera necesitaba un uniforme militar y mantenía su, también rojo, vestido de Versacce impoluto ante el polvo o las cenizas. Y ni tiene que decir que ya era difícil verla con esa agilidad a pesar del tamaño de sus pechos. Decir que eran descomunales era quedarse corto, tenía que hablar con la mayoría de personas a un metro de distancia en la mejor de las ocasiones, y no digamos ya cuando algún pezón quedaba al descubierto cual galleta María Fontaneda. Algunos creían que lo de esa mujer no era una coincidencia, no en lo referente a sus senos, sino a que fuera la cabecilla de toda la operación militar. Samantha llegó hasta el punto donde ella misma había trazado las directrices a los soldados y ordenado una reunión inmediata: el antiguo ayuntamiento de Cool City. Tuvo que repetir las órdenes tres veces, puesto que era difícil dar a entender algo cuando todo el centro de atención es la lata de Coola que te has puesto en el canalillo del pecho para apaciguar momentos de sed. El edificio era una de las pocas estructuras realmente sólidas con las que contaba la capital de la isla y así lo había demostrado al soportar los terremotos y las batallas de las últimas 24 horas. Pese a ser más de medianoche y estar toda la ciudad prácticamente a oscuras el antiguo ayuntamiento había mantenido su red eléctrica intacta, razón de más para aposentarse allí. 3 Paco Hernández – Pater –Dani Serrano


COOL UNIVERSE n.3 n.3

La alcaldesa

Cuando la mujer de larga melena pelirroja entró en la habitación del que, a partir de entonces, sería su despacho, se encontró con que su primera audiencia rara vez se volvería a repetir. Era por eso que incluso había cambiado su Versacce por un Victoria Secret algo menos escotado. La estancia conservaba ese toque francés del siglo dieciocho, no sólo en sus muebles sino también en la decoración de sus paredes y cortinas, detalles que al antiguo y último alcalde (hace ahora treinta años) siempre le había gustado mantener. Volviendo a los “invitados”. Samantha ni siquiera se dignó a mirarlos hasta que estuvo sentada en su peculiar trono. Una de ellas no había llegado, sus hombres le comunicaron que la chica del pelo blanco se había esfumado, literalmente. A su derecha, mirándola fijamente, pero en cierto modo aturdido, se encontraba un joven moreno de poco más de 20 años que mostraba ciertas heridas en todo el cuerpo. Una de ellas bastante fea en su hombro izquierdo. A su lado, de pie, un extraño personaje de pelo blanco y piel verde turquesa, como si de un espejo se tratase, mantenía la compostura al igual que la más de media docena de soldados que los estaban apuntando a sus espaldas. Le seguía otro curioso ejemplar, un hombre con máscara dorada que, al contrario que su supuesto compañero, se mostraba erguido y con los brazos cruzados en señal de defensa. Sentado a su lado un muchacho adolescente, con las manos vendadas, sostenía a una chica inconsciente y de su misma edad. Fue el primero en hablar. -¡Necesita un médico! -Sólo está aturdida-respondió Samantha sin dejar de mirar a los ojos de Jack- Mis hombres ya la han examinado, en breve se recuperará.

-¿Y bien?-Gold Soldier no tardó en hablar tal como había esperado la mujer pelirroja. -Señores ¿tienen idea de porqué se encuentran aquí?-Dijo la mujer al tiempo que se inclinaba hacia delante sobre el escritorio. Fue imposible evitar el ruido que hizo al apoyarse sobre sus pechos, era como arañar el globo de goma de un niño. Evidentemente aquella situación se le escapaba… de las manos. Todos la miraban como si sus pechos fueran a estallar de un momento a otro. Incluso Jack apartaba un poco la cara mientras cerraba su ojo derecho por si aquello se lo fuera a ensartar. -Nos encontrábamos en un área internacional restringida- Respondió Character, que fue el único que continuaba guardando la compostura. -Ya veo que no tienen la menor idea- Continuó Samantha dejándose caer sobre el respaldo del sillón con los brazos hacia atrás. -No, son ustedes y su maldito ejército los que no tienen ni idea-Jack intervino por primer vez-El Capitán Cool se volvió loco ¿comprende? ¡Loco!- El joven acompañó sus palabras con bruscos movimientos de las manos- ¡Los mató a todos! Y mientras, se llevó media ciudad por delante. Por si fuera poco descubrimos que Hermes…

Paco Hernández – Pater –Dani Serrano

4


COOL UNIVERSE n.3 n.3

La alcaldesa

Jack se detuvo cuando la mujer pelirroja alzó la mano derecha para que se callara.

-Hagan el favor de salir- Les ordenó a los soldados. -Pero mi señora, el General…-Intervino el de mayor rango de ellos. -El General responde ante mi, sargento, ahora hagan el favor de salir- Ni siquiera se dignó a mirarlos a la cara, no apartaba los ojos de Jack Titán. Los soldados abandonaron el despacho mientras Gold Soldier, Character y los demás se miraban perplejos. -Ahora escúchenme ustedes-Samantha se puso en pie, dio la vuelta a la mesa y se sentó encima de ella con las piernas cruzadas ante la atónita mirada de todos, 5 Paco Hernández – Pater –Dani Serrano


COOL UNIVERSE n.3 n.3

La alcaldesa

ahora sus senos parecían… más pequeños- Sabemos que el Capitán Cool se volvió loco, sabemos que acabó con la vida de todos sus compañeros, sin excepción, y también sabemos que tú, Jack, fuiste el único capaz de detenerlo. Por otro lado, también sé que Hermes no era lo que parecía y que lograsteis detenerlo, o eso, o no me explico como es que seguís aquí con vida. -¿Cómo sabe todo eso?-Quiso saber el soldado dorado. -Verá, durante más de 100 años los Guardianes han sido amos y señores de este planeta, y han hecho de él un intento de utopía. No digo que no lo hayan conseguido, sólo que apenas comenzaron su camino. El caso es que como supondréis el resto del mundo no podía quedarse impasible ante seres de tal poder y es por eso que crearon una división especial; mi división. Hemos estado vigilándolos durante décadas, analizando sus puntos débiles, sus políticas y todo lo que tenía que ver con ellos por si llegaba un día como el de hoy- Hizo una pausa y se volvió a dirigir al mayor de los Titán- Por suerte tú, jovencito, interviniste y nos ahorraste mucho trabajo, pero no todo. El ejército que veis ahí fuera se llama la Nueva Fuerza Mundial, y es un conglomerado de militares de países de todo el mundo que se han unido para restaurar la paz. Y esta preciosidad de pelirroja que tenéis sentada ante vuestras narices es el mando superior de todos ellos y… la nueva alcaldesa de Cool City. -¿La qué? –Jack se puso de pie sorprendido. -La nueva alcaldesa. A partir de hoy yo mando en Cool City, desde hace más de 30 años que no se ha necesitado alcalde ni ninguna otra fuerza política o militar en la ciudad debido a los Guardianes, ahora que han desaparecido, nosotros supliremos el hueco para devolver el orden al caos que se ha formado. Todos nuestros efectivos están trabajando sobretodo con las víctimas, que en este momento es lo más importante. ¿Alguna objeción? Los cuatro negaron en silencio, sorprendidos. -¿Y para eso nos ha hecho venir? –Repuso Jack-Tenemos cosas más importantes qué hacer, debo llevar a mi hermano a su casa y también a Tammy con sus familiares, deben estar preocupados buscándola. -Estoy aquí porque, como bien he dicho antes, no tenéis ni idea. No sabéis realmente lo que ha ocurrido ni lo que va a ocurrir, y es algo que os interesa ya que os afecta directamente, al menos a ti Jack. -¿Porqué a mi? -¿Todavía no lo sabes?-Samantha estalló en una sonora carcajada que resonó por todo el despacho- Por eso quería ser la primera en decírtelo, para ver la cara que se te quedaba. -Dilo de una vez- La furia del joven, a pesar de su cansancio, iba en aumento. -Jovencito, has pasado a ser, en menos de 24 horas, el heredero de todo el imperio de los Guardianes.

Paco Hernández – Pater –Dani Serrano

6


COOL UNIVERSE n.3 n.3

La alcaldesa

Mientras, en la otra punta del mundo, en Irlanda, concretamente cerca de uno de los lagos del Condado de Kerry, una joven estaba a punto de tener el sueño que iba a cambiar su vida para siempre. Aura Black, llevaba un tiempo viviendo en esa zona. Se había escapado de casa a los 16 y ahora, 7 años después, cuando creía que su vida iba a tomar un determinado rumbo, todo estaba a punto de cambiar de nuevo. Aquella noche se había ido a dormir como cualquier otra, dejándose caer como un peso muerto sobre la cama y dejando que su corta pero espesa maraña de pelos negros con mechas naranjas le cubriera toda la cara mientras se adentraba en un profundo sueño. Su ciudad natal había sido Cool City pero a pesar de ello nunca había sentido interés alguno en Cool Island o en los famosos Guardianes, que vivían allí pero que protegían el mundo de todo mal. En lo que a ella respectaba, ya se había encargado personalmente de apartar todo el mal posible de su camino. No necesitaba de seres poderosos. Quizá fue por eso que tardó algo más de lo normal en conocer a la mujer que, envuelta en un haz de luz blanca, se presentó en su sueño. Aura notaba que su cuerpo era ligero como una pluma, es más, veía como caminaba lentamente un palmo por encima del agua del lago al lado del cual tenía su pequeña cabaña. Juraría que se había ido a dormir pero todavía el sol no había descendido del todo y las tonalidades rosas y anaranjadas del atardecer se confundían con los reflejos del agua. Le era difícil distinguir donde estaba el límite entre el cielo y el agua. Fue entonces cuando la vió. -Es hermosa- Se dijo a si misma, y al mismo tiempo tuvo ganas de llorar por presenciar algo tan bello. Una mujer de pelo negro y cubierta con una enorme capa blanca con bordes dorados andaba en su dirección, descalza, sobre el lago. Cada paso que daba dibujaba una onda en el agua que había bajo sus pies. Un haz blanco de luz la envolvía, como si una estrella hubiera descendido a la Tierra. -Aura- Dijo, y de sus labios se desprendió una suave brisa que acarició las mejillas de la joven dejando, además, un dulce olor a su alrededor. -¿Quién eres? -No tengo mucho tiempo- Y dirigió su melancólica mirada hacia la puesta de solEscúchame, has sido bendecida, bendecida por un hermoso don. Aún no lo conoces pero sabrás de él muy pronto. No le tengas miedo ¿comprendes? No te asustes, ese don te guiará por el camino de Gea como un faro en medio de la oscuridad. Eres mi sucesora, y tu tarea no va a ser fácil. -No comprendo- Dijo la joven sin poder apartar la mirada de los preciosos ojos azules de la mujer morena- ¿Esto es un sueño? -Sí – Respondió ella con una sonrisa- Pero eso no lo convierte en algo menos real. Ahora debes irte, debes volver a Cool City. Sin mí y sin mi marido ellos se han 7 Paco Hernández – Pater –Dani Serrano


COOL UNIVERSE n.3 n.3

La alcaldesa

quedado sin ningún guía, nadie que les diga qué caminos conducen al bien y qué caminos conducen al mal.

Paco Hernández – Pater –Dani Serrano

8


COOL UNIVERSE n.3 n.3

La alcaldesa

-Pero yo… -Siempre debe haber un guía ¿Comprendes? Siempre. Ahora tú eres la poseedora de la luz, tú los guiaras a través de los entramados hilos del destino. Pero recuerda – Volvió a dirigir su mirada hacía el sol, que prácticamente en ese punto estaba oculto en el horizonte- Recuerda, debe haber equilibro, por mucho que estés en desacuerdo con la situación, aunque en el otro lado de la balanza estén todas las respuestas que siempre has buscado. Si te mueves de tu lado, pierdes, todos pierden.

Paco Hernández – Pater –Dani Serrano

9


COOL UNIVERSE n.3 n.3

La alcaldesa

El sol se ocultó completamente y la mujer desapareció dejando el susurro de un grito ahogado. -Alma… -Pronunció Aura mientras despertaba. Fue en ese momento, cuando abrió los ojos, que se dio cuenta de que se había quedado ciega.

Aún era más de media noche en Cool City y en el nuevo ayuntamiento, a pesar de que su población todavía no lo supiera, la nueva alcaldesa se regocijaba viendo la cara que se le había quedado al joven Titán. -¡Guay!- Respondió Noel en un ataque de euforia -¡Mi hermano es el nuevo Capitán Cool de los Guardianes! -¡Yo no voy a ser nada de eso!- Dijo levantándose totalmente indignado- Te equivocas, todos os equivocáis. Estáis todos locos, no sólo Cool lo estaba, vosotros también. -Ya que hablamos del Capitán- Intervino la alcaldesa levantándose de la mesa y dirigiéndose de nuevo a su asiento- Mañana haremos un comunicado a nivel mundial sobre lo sucedido en la isla. -Me parece bien- Dijo Gold Soldier. -Quizá no tanto- Repuso la mujer- No podemos permitirnos mostrar signos de debilidad, han sido muchos años de paz, esfuerzo y sacrificio, hasta nosotros sabemos que no podemos perder eso, sería como volver cien años atrás. -No te entiendo- Intervino Noel. -Yo sí- Dijo Jack mientras sus puños se cerraban, preso de la resignación- Van a ignorar lo que ha sucedido, no quieren que sepan que Cool era un asesino. -Exacto- Comentó la alcaldesa- Habrá un comunicado informando sobre como un doble del Capitán lo mató, a él y a sus compañeros. Los Guardianes, incluso Cool, habrán muerto de forma heroica, es más, incluso es posible que os presentemos como los Nuevos Guardianes, que el mundo entero se siga creyendo protegido, que vean que nadie les abandona y que, a pesar de la muerte y la destrucción en Cool Island, el bien sigue triunfando- La pelirroja acabó el discurso ensalzando el signo de la victoria con sus dedos. -¿Nuevos Guardianes?-Preguntó Character -Si, digamos que os estoy ofreciendo un puesto. -Tenemos una vida aparte de esto-Replicó Character- ¿Sabe acaso que significa ser un Guardián? ¿Todo el sacrificio? ¿La responsabilidad? -A mi me gusta la idea- Intervino Gold Soldier.

Paco Hernández – Pater –Dani Serrano

10


COOL UNIVERSE n.3 n.3

La alcaldesa

Los demás lo miraron sorprendidos. -¿Qué?-Replicó el hombre de máscara dorada- Es la oportunidad de utilizar nuestros dones al servicio del…bien? -¡Yo estoy con él!-Noel seguía eufórico. -Tu no estás con nadie- Dijo Jack mientras lo agarraba del brazo mientras se ponía en pie- Estoy harto de todo esto, coge a Tammy, nos vamos al hospital. Ni Nuevos Guardianes ni nada, ya hemos hecho suficiente, yo me voy a mi casa. Cuando la alcaldesa volvió a ponerse en pie Jack observó como sus pechos crecían de nuevo. -¡¿Pero qué demonios…?!- El joven se apartó de ella- ¿Acaso lo haces a posta? Por los dioses… ¿Qué esperas conseguir? -¿De qué hablas?-Le recriminó ella sorprendida. -Joder…-Dijo Gold Soldier sorprendido- Será la perspectiva pero juraría que yo también los he visto crecer… Jack no dijo nada más y cogiendo a Tammy de los brazos de su hermano salieron los tres del despacho de la alcaldesa. Ésta se sentó como si aquello no fuera con ella y con un simple gesto de la mano les indicó a los demás que también podían irse. Character hizo un saludo militar antes de abandonar la estancia. Una vez el despacho quedó vacío la mujer se levantó y, mientras sonreía, atravesó la pared que tenía a su derecha como si de un fantasma se tratase, ésta daba a un pequeño cuarto oculto decorado con motivos infantiles. En el centro había una cuna blanca rodeada de decenas de peluches de todos los tamaños y sobre la cual reposaban unas estrellas blancas y luminosas que colgaban del techo que, al mismo tiempo, eran la única iluminación de la habitación. La mujer cogió en brazos al bebé, que apenas contaba con dos meses de vida. Los rasgos del niño eran inconfundibles, se le veía fuerte para la edad que tenía, un enorme mechón de pelo pelirrojo cubría su cabeza y tenía unos enormes ojos de color lila.

Continuará…

Paco Hernández – Pater –Dani Serrano

11


COOL UNIVERSE N.3