Issuu on Google+

INTERÉS GENERAL

Hay esperanzas... Sólo hace falta que nos animemos. 12

Con alegría les hacemos llegar desde Convivium (*), este primer artículo en vuestra revista, para contarles que tenemos intenciones de compartir abiertamente algunas reflexiones sobre temas que han tenido que ver con nuestra búsqueda de siempre y también con nuestras experiencias referidas a nuestro campo de acción laboral: “Las organizaciones y las personas que las integran”. Y nos parece éste un buen momento por dos motivos fundamentales: por la etapa de nuestras vidas (personales y profesionales) que estamos transcurriendo, y por el momento histórico mundial que nos toca vivir, cargado de graves contradicciones, de tantas angustias y sediento de nuevas y profundas esperanzas. Creemos que esta época particular (en la que nos atrevemos a este sueño de compartir con ustedes nuestra mirada, y nuestro trabajo), es un momento, ya no de pelea o lucha, de rechazo de la diversidad o de sentir al otro como una amenaza.....sino una oportunidad de sumar, para acompañarnos en la construcción de escenarios e hipótesis que nos ayuden a diseñar otras realidades, rescatando lo que de humanidad nos vaya quedando, y poniendo a salvo nuestra dignidad, encarnada en las empresas en las que participamos. Es necesario trabajar juntos, compartiendo conversaciones... comunicados, para: • Diseñar puntos de partida de una nueva cultura de convivencia, a partir de la contundencia de la palabra y la fuerza de las conversaciones; una cultura de “convivencia humana”, que preserve el bienestar y no continúe potenciando la otra cultura, la del tener obsesivo, la del deseo irrefrenable de dominar, la del miedo al propio semejante....ése que en su semejanza nos muestra un espejo en él que no siempre queremos reflejarnos. • Ayudar a producir, como dice J. Saramago: - una “insurrección ética”, que vuelva a ubicar al hombre en el centro de la humanidad, desplazando el foco y las energías, de las irrefrenables ansias de acumular poder y maltratar al prójimo-. • Construir ambientes y condiciones que faciliten un tipo de vida distinto, que nos permitan escapar de la locura, de la obscenidad de las prácticas actuales, de las organizaciones enfermas...

Por una mirada más humana; por vínculos más sanos...Debemos: • Ir al encuentro de mucha gente innovadora que va apareciendo en tantos sitios de nuestro mundo, para intentar descubrir nuevos caminos y nuevas ideas y encontrar así nuevos sentidos a la vida de los seres humanos. • Prevenirnos de los falsos profetas e ideólogos de una cultura que se cae a pedazos. Son ellos los que intentan por todos los medios apartarnos de los ideales universales de fraternidad, solidaridad, libertad y profunda comunicación. • Avanzar en el encuentro de nuevas respuestas para resolver nuestros grandes y viejos problemas sintetizados en el fondo, en problemas de relaciones entre personas y entre grupos e individuos. Como dijera Edgard Morin, “en este caos en el que todas las fuerzas son ambivalentes hemos de discernir la difícil y peligrosa opción que hemos de tomar, apostando por la humanidad. La supervivencia está unida a un renacimiento, el progreso a una superación y el desarrollo a una metamorfosis”.Nuestro humilde aporte va en esta dirección. Por ahí encontramos el sentido de nuestras vidas y de nuestro trabajo.

“Trabajo en equipo” ¿CÓMO NOS PARAMOS FRENTE A LA REALIDAD E INTENTAMOS JUNTOS, DISEÑAR Y CONSTRUIR NUEVOS ESCENARIOS, EN LOS DISTINTOS ÁMBITOS DONDE NOS MOVAMOS? Sólo el desarrollo de una conciencia crítica y solidaria, podrá salvarnos. -Son tiempos donde nadie escucha a nadie, tiempos egoístas y mezquinos donde siempre estamos solos – F. Páez. -Las situaciones límites no son el contorno donde terminan las posibilidades, sino el margen real donde empiezan todas las posibilidades; no son la frontera entre el ser y la nada, sino la frontera entre el ser y el ser más- Vieira Pinto. Hace falta una condición: romper la cultura del silencio. Generar condiciones que nos posibiliten meternos en tantas palabras acalladas. Hubiéramos podido generar otras alternativas fundadas en el derecho de decir lo que pensamos, en el derecho a ser nosotros mismos y asumir la dirección de nuestro propio y mejor destino. De RESPETO y de

"Las mentes grandes discuten ideas; las medianas, cosas; y las pequeñas, personas" (Proverbio)

ACEPTACION de la DIVERSIDAD estamos hablando. Desarrollar la conciencia y el pensamiento crítico es una condición para el diálogo, el mejor camino para transformar las palabras en acciones y por lo tanto en posibilidades de transformación de la realidad. Todos los hombres, TODOS, somos capaces de gestionar la transformación del mundo por medio de nuestras acciones; de entender y expresar la realidad, a través de nuestro lenguaje, que es siempre creador. En la medi da que avancemos en la comprensión de lo que nos pasa, avanzaremos en el compromiso con la realidad. EL DIALOGO PARECE SER EL CAMINO. -“El diálogo es el único modo de conocer, el único modo de ser humanos y a la vez humanizantes. Los hombres nos hacemos en la palabra, en el trabajo, en la acción y en la reflexión-.Freire. Pero insistimos, todos los hombres, sin exclusión. Resulta doloroso observar cómo en las organizaciones, la gente no habla, no conversa, no se expresa con libertad, mide sus intervenciones, y por consiguiente no se compromete. ¿Quién gana con esta situación?: Nadie. Nadie sabe lo que pasa; todos suponen lo que pasa y sobre esos supuestos se toman las decisiones y se planifican las acciones. Achicamos la mirada, limitamos los talentos, aumentamos las frustraciones, generamos resentimientos. ¿Quiénes generan estas condiciones?: Los mediocres, los miedosos, los autoritarios, los perversos. ¿Quiénes pierden? Todos. La organización en general que adquiere la dimensión de esa mirada chiquita y mezquina, se priva de volar, imaginar, proyectar, hacer, de generar valor y de ganar dinero. Inevitablemente cualquier estrategia comienza a partir de la lectura de la realidad, de una amplia mirada que permite cargar de significación cada acontecimiento. La amplitud de esa mirada es la que nos condiciona,

nos limita o nos potencia. Compartir la mirada, desafiar las ideas, compartir los pensamientos y la información, enriquece nuestras acciones y nos potencia llevándonos al límite de nuestras posibilidades y nos lanza para adelante: -“yendo, no llegando”- Dávalos. En las organizaciones donde trabajamos y transcurre gran parte de nuestras vidas, se hace necesario crear espacios de integración, participación, colaboración e inspiración, que nos ayuden a construir una mirada amplia y colectiva, que favorezca el tramado de relaciones, en función de un proyecto compartido e inclusivo: alcanzar las metas organizacionales y facilitar el desarrollo de las personas. Aparece como imprescindible, favorecer espacios de buena convivencia dentro de las empresas, espacios que incentiven la creatividad, la innovación y la calidad de los proyectos, condición excluyente para que cada integrante de ésta se sienta parte y se comprometa a realizar responsablemente su tarea y en ella se realice. Necesitamos aprender. Necesitamos que nos enseñen. -“Necesitamos apelar a una pedagogía solidaria basada en el compromiso, la utopía y los sueños; una pedagogía que nos permita enfrentar los miedos; una pedagogía basada en el respeto por la dignidad humana; una pedagogía de la esperanza”- (Acevedo Aguirre). Abrirnos al mundo, escucharnos más, compartir con libertad nuestros pensamientos y emociones, atrevernos a tender las manos y a respetarnos, nos redime y nos hace soñar con un mundo mejor. Por una mirada más humana, por vínculos más sanos...proponemos trabajar en la construcción de mejores escenarios de expresión y desarrollo, a través de una mirada amplia e integradora, promoviendo vínculos enriquecedores y procesos de inclusión y compromiso.

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota” (Madre Teresa de Calcuta)

13


Nota Palabras Utiles