Issuu on Google+

04

Consultoría en Procesos de Recursos Humanos Newsletter Nº 4 - Año 1 • Junio 2009 • Argentina

Aprender… o resignarnos a la ignorancia. En estos días, cuando nos propusimos escribir unas líneas sobre el aprendizaje y compartirlas con ustedes, los que integramos Convivium, nos vimos verdaderamente “complicados”. A tal punto que estuvimos muy cerca de claudicar y cambiar de tema. Pero al fin, como eso no nos dejaba muy cómodos, decidimos avanzar, dirigiendo nuestra mirada sólo a algunos aspectos, aquellos que rescatamos como ejes fundamentales de nuestros pensamientos. Demás está decir que descubrirán, en ellos, también las fuentes de nuestra inspiración. Allá vamos….

Que las personas, las instituciones y los sistemas inevitablemente están todo el tiempo cambiando y evolucionando por propia decisión o por su misma dinámica, es un dato que experimentamos. Basta con darle una ojeada a la historia. Ahora bien, desde este presente y orientados hacia el futuro, enfrentamos el desafío de vivir sobre la base del aprendizaje, en una época en que los cambios son rápidos y la desorientación, una amenaza constante. Las organizaciones, donde muchos desarrollamos nuestro trabajo, son también ámbitos de aprendizaje, que sin duda deberán contribuir a construir un mundo más habitable y más eficiente. Este mundo que reconocemos y en el que vivimos, es esencialmente un mundo de comunicaciones, única posibilidad que tenemos los seres humanos y las organizaciones para generar y acumular conocimientos. Informes y consultas: info@convivium.com.ar Búsquedas y Empleo: busquedas@convivium.com.ar

www.convivium.com.ar


04 El aprendizaje continuo y permanente que realizamos entre todos, mediante la comunicación, mediante los vínculos que logramos construir, es lo que nos permite y habilita para ser actores activos y despiertos de nuestra propia historia, en todos los ámbitos donde ésta se desarrolla, nuestra familia, la empresa en la que trabajamos, la comunidad en la que vivimos, el planeta que habitamos, etc. Y cuando hablamos de comunicación, estamos hablando del valor de la palabra, de cómo conversamos, del diálogo que establecemos, que no es otra cosa que el vehículo a través del cual las personas, donde estemos, nos buscamos y nos encontrarnos, e intervenimos en la realidad que nos toca vivir, para transformarla y transformarnos, en una búsqueda irrefrenable por humanizarnos. Se hace difícil el aprendizaje, dentro de modelos autoritarios, donde el que se arroga el derecho de ser dueño de la verdad, actúa por si mismo y los demás tienen la ilusión de actuar; éste dice la palabra; los otros, prohibidos de decir la suya, escuchan y actúan por las palabras del primero. Tendríamos que atrevernos a engendrar una teoría y práctica educacional en las propias entrañas de la cultura del silencio, del miedo a decir, de la conveniencia de callar. ¡Cuántas cosas descubriríamos!, ¡Cuántas cosas aprenderíamos!, ¡Cuantas cosas haríamos!, que serían, sin dudas, distintas y superadoras. De cualquier manera, es fácil darse cuenta, que rechazar la problematización dialógica, es incurrir en una práctica que deposita un falso saber que, anestesiando al espíritu crítico, sirve para que nada cambie, o peor aún para adaptarnos, privándonos de la posibilidad de crecer. Informes y consultas: info@convivium.com.ar Búsquedas y Empleo: busquedas@convivium.com.ar

www.convivium.com.ar


04 Dice Freire, que los hombres en su proceso de aprendizaje y

formación logran que la realidad se les vaya revelando como un mundo de desafío y posibilidades, de límites y de libertad, de permanencia y de transformación, de valor y cobardía, de espera, en la esperanza de la búsqueda, y de espera sin esperanza, en la inacción fatalista. Muchas veces en los programas de capacitación en las organizaciones, no se producen los resultados de transformación que se esperan. Los cambios inmediatos que se producen no se mantienen en el tiempo. Muchos pueden ser los motivos, algunos suelen residir, como dice Echeverría, en el hecho de que no se modificó el sistema de la organización y este siguió presionando por desarrollar los comportamientos iniciales que la capacitación buscaba sustituir; o no fuimos capaces de generar espacios suficientes de participación activa, a través del análisis y la reflexión, para compartir interpretaciones sobre lo que nos pasa, y por consiguiente esos programas no están encarnados; o simplemente desde el diseño de esas actividades, solo procuramos transferir conocimientos, sin tomar en cuenta las personas que intervienen que tienen una particular manera de ver, de observar; o por razones defensivas de aquellos que detentan el poder y no quieren cambiar; o… Si nos atreviéramos a tomar en cuenta las contribuciones individuales, si lográramos acoplar las necesidades de desarrollo personal con las necesidades de crecimiento e innovación de la organización, si pudiéramos aprovechar el inmenso potencial humano (intelectual, emocional y vivencial) que circula en la estructura y vida organizacional, podríamos alcanzar objetivos impensables y mejorar nuestra calidad de vida laboral. Informes y consultas: info@convivium.com.ar Búsquedas y Empleo: busquedas@convivium.com.ar

www.convivium.com.ar


04 Nosotros, creemos posible y proponemos, crear dentro de las organizaciones centros de formación y desarrollo, espacios de aprendizaje compartido, en el marco de lo que pensamos y decimos. Equipos interdisciplinarios, compuestos por integrantes de la organización que promuevan, propongan, propicien, organicen y ejecuten acciones de aprendizaje organizacional, haciendo uso de sus competencias y talentos, con una actitud de creatividad, colaboración y motivación positiva hacia el desarrollo de la organización y las personas que la componen. Sabemos hacerlo. Nos inspiran, para nosotros personas muy lúcidas, como Rafael Echeverría, Humberto Maturana, Paulo Freire y otros; ellos nos recuerdan que vivimos apegados a nuestra manera habitual de aprehender lo que entendemos por realidad, a través del filtro de nuestros miedos y esperanzas, de nuestros juicios y opiniones, de nuestros rechazos y deseos, de los estereotipos del bien y del mal que han gobernado nuestras vidas… y ha llegado el momento de comenzar a soltar.

UNA BUENA PROPUESTA … Y UNA INVITACIÓN Hoy todo el mundo recomienda, y muy bien, que hagamos gimnasia, ejercicios físicos, que caminemos….que cuidemos el cuerpo para mejorar nuestra calidad de vida. En la misma línea, proponemos que nos invitemos frecuentemente a concurrir al café, que nos encontremos café de por medio a conversar, para mejorar el alma que a veces está un poco cansada, en búsqueda de la claridad que nos permita discernir. Informes y consultas: info@convivium.com.ar Búsquedas y Empleo: busquedas@convivium.com.ar

Enrique Discépolo siempre admiró la democracia de los café, donde uno puede decir lo que quiera y callar lo que quiera, y siempre hay una aceptación tácita de la diferencia de voces, que nos hace sentir diferentes y profundamente parecidos. El café es siempre la casa de los encuentros y todos los relatos; de las confesiones más íntimas y los proyectos más valientes. Particularmente a nosotros nos encantaría tomar un café con ustedes…..y soñar con proyectos posibles.

www.convivium.com.ar


04 Remolino el viento. Gira el aire, gira. A soñar conmigo, Va mi pensamiento,

Hacia las alturas De las arboledas, A sentir sin miedo Pasar alto el fresco, A saber que soy Aquello que quise Cuando oí decir Lo que el viento dice Fernando Pessoa QUIÉNES SOMOS Buenos Aires: Antonio Gomes Esteves +54 11 156 1053879 Mirta V. de Alva +54 11 4 672 5226 NEA: Ángela Silva +54 3722 15 659055

Nos encontramos en: www.convivium-unanuevamirada.blogspot.com Informes y consultas: info@convivium.com.ar Búsquedas y Empleo: busquedas@convivium.com.ar

www.convivium.com.ar


Convivium Newsletter