Page 1


MITOS Y VERDADES SOBRE UCRANIA


ÍNDICE Introducción ....................................................................................................................................................................................... 1 Con Ucrania, quiénes somos........................................................................................................................................ 3 Breves apuntes sobre Ucrania ................................................................................................................................... 4 El Estado de Ucrania ................................................................................................................................................................ 5 La capital de Ucrania .............................................................................................................................................................. 7 El territorio de Ucrania .......................................................................................................................................................... 9 La bandera de Ucrania .........................................................................................................................................................11 El escudo de Ucrania ............................................................................................................................................................. 13 El himno de Ucrania ................................................................................................................................................................15 La moneda de Ucrania ....................................................................................................................................................... 17 Algunos hechos curiosos sobre Ucrania ....................................................................................................... 19 Historia reciente de Ucrania: Maidán, Crimea y Donbás ........................................................... 21 Mitos sobre Ucrania .............................................................................................................................................................. 46 El idioma ucraniano proviene del ruso .......................................................................................................... 47 Mitos sobre la «bandera invertida» .................................................................................................................... 50 El significado del nombre de Ucrania ............................................................................................................. 55 Ucrania, el «hermano menor» de Rusia ........................................................................................................ 58 La URSS fue progresista y beneficiosa para el pueblo ucraniano ................................ 60 Mitos sobre censos en Ucrania ...............................................................................................................................68 El Holodomor no existió .....................................................................................................................................................73 Maidán fue un trampolín para la extrema derecha ...................................................................... 83 La oposición ucraniana rompió el acuerdo firmado con Yanukovych ..................86 Maidán llevó a Ucrania a la crisis y la ruina .............................................................................................88 En Ucrania odian a los rusos y es peligroso hablar en ruso ................................................. 90


Rusia en Crimea actuó conforme a los tratados internacionales............................... 92 Crimea fue reconquistada por las «autodefensas locales»................................................ 95 La anexión de Crimea como justicia histórica ..................................................................................... 99 Todo el sureste de Ucrania en realidad es «Novorrusia» ....................................................... 103 Mitos más comunes acerca de la asociación entre la UE y Ucrania ...................... 108 Los principales mitos sobre la OTAN acuñados por Rusia ..................................................... 112 Las «repúblicas» como ejemplo de la lucha antifascista ....................................................... 116 El MH17 fue derribado por el ejército ucraniano ................................................................................ 120 La ayuda «humanitaria» de Rusia al Donbás ....................................................................................... 124 No hay presencia de soldados rusos en Ucrania ........................................................................... 126 Mitos sobre Ucrania en los libros de texto rusos .............................................................................. 136 Mitos sobre Stepan Bandera y el Ejercito Insurgente Ucraniano (UPA) ................ 142 «Bandidos y majnovistas» ........................................................................................................................................... 146 Mitos sobre el papel de los ucranianos en la II Guerra Mundial .................................. 156 Destacados ucranianos conocidos como rusos, Malévich ............................................... 159 Famosos víctimas de la propaganda rusa, Zozulia ....................................................................... 161 20 preguntas para quienes defienden la agresión de Putin en Ucrania............ 164


INTRODUCCIÓN Ucrania es un país poco conocido en España y en el resto del mundo. En la mente de muchas personas, lamentablemente, Ucrania no tiene una identidad propia, se asocia directamente con Rusia. Antes de los últimos acontecimientos, nadie oía hablar de Ucrania, y la situaban en el mapa con un: «ah, sí, al lado de Rusia, ¿no?». Entonces, si se trata de un país tan desconocido ¿por qué hay tantos sentimientos antiucranianos en Europa? Este desconocimiento, junto con la débil defensa por parte de Ucrania ante la propaganda rusa antiucraniana hizo que dicha propaganda calara muy hondo. Por ejemplo, la principal información que existe en español sobre Ucrania llega directamente desde el Kremlin (el ejemplo más relevante es el canal oficial del Kremlin Russia Today). Este asunto se trata muy bien en la carta al director La verdad está a nuestro lado, de Serhii Pohoreltsev, el entonces embajador de Ucrania en España, publicada en El País el 10 de octubre de 2014 [*]: «…que el absolutamente fariseo concepto “del fascismo que retoma fuerzas en Ucrania” promulgado por la Rusia oficialista sirve como base ideológica y el elemento clave de la guerra híbrida desatada contra mi Estado y mi nación.» Por muy asombroso que nos parezca a los ucranianos, los españoles, en general, y a todos los niveles, se creen las mentiras de la propaganda rusa sobre Ucrania, pensando que leen un medio de comunicación independiente; cuando, en realidad, se trata de un aparato de propaganda oficial del Kremlin. La propaganda antiucraniana rusa convierte lo blanco en negro y lo negro en gris, siempre a favor de Rusia. Una de las consecuencias más graves, desde el punto de vista del nivel de violencia, de esas mentiras difundidas por la propaganda rusa antiucraniana es que los llamados antifascistas españoles «luchen» contra lo que ellos 1


consideran una Ucrania «fascista», lo que en la práctica, y en realidad, quiere decir contra cualquiera que se declare ucraniano. Por tanto, nos gustaría llamar la atención de los europeos, de los españoles y, sobre todo, de los ucranianos sobre estos graves hechos: los ucranianos tenemos la imagen de algo que no somos ni compartimos. No somos como nos pinta Rusia.

[*] CARTAS AL DIRECTOR, La verdad está a nuestro lado, Serhii Pohoreltsev, publicada el 10 de octubre de 2014 en El País Asociación Con Ucrania

2


CON UCRANIA, QUIÉNES SOMOS Con Ucrania es una asociación sin ánimo de lucro. La componemos voluntarios, la mayoría, ucranianos, residentes en Ucrania, en diferentes partes de España, Latinoamérica y otras partes del mundo, unidos todos por un interés común: Ucrania. Las personas que integramos la asociación formamos un equipo abierto y dinámico, compuesto por todo tipo de perfiles, desde investigadores, periodistas y personas con vocación política y social formal, hasta personas de otros perfiles convertidas en activistas debido a los últimos y lamentables acontecimientos que han roto la paz en Ucrania. A propósito de estos últimos acontecimientos, desde la asociación buscamos romper la barrera del idioma y la distancia y acercar las noticas y acontecimientos de primera mano basándonos siempre en información independiente y veraz. A través de las redes sociales y el blog www.conucrania.com informamos sobre temas de actualidad, cultura, historia, turismo y eventos ucranianos que se realizan en Madrid y en otras partes de España. A menudo desempeñamos la labor de traducción al español de artículos y trabajos como los famosos informes de los opositores rusos Nemtsov y Yashin. Otra de las actividades que realizamos desde la asociación es la organización de eventos benéfico-culturales a favor de niños, desplazados civiles, heridos de guerra, y otros sectores necesitados. Creemos que la labor que realizan, tanto ésta como otras asociaciones es, por desgracia, muy importante y necesaria actualmente para Ucrania, por ese motivo la desempeñamos con entrega y entusiasmo. –––––––– Nota: El contenido del presente trabajo ha sido desarrollado íntegramente por los voluntarios de la Asociación Con Ucrania. 3


BREVES APUNTES SOBRE UCRANIA

4


EL ESTADO DE UCRANIA

5


Ucrania, en ucraniano Україна, pronunciado Ukraїna, es un Estado soberano ubicado en el este de Europa. La forma de gobierno es la República Presidencial Parlamentaria, con separación de poderes: ejecutivo, legislativo y judicial. El presidente actual, y desde el 7 de junio de 2014, es Petro Poroshenko, el primer ministro, Volodymyr Groysman, y el órgano legislativo es la Verjovna Rada, o Consejo Supremo, que es el nombre oficial del parlamento de Ucrania. Actualmente, según datos de septiembre de 2017, y sin tener en cuenta la población de la República Autónoma de Crimea, territorio ocupado y anexionado ilegalmente por Rusia, Ucrania tiene 42,5 millones de habitantes, la mayoría de los cuales son ucranianos étnicos, con minorías considerables de rusos, bielorrusos, rumanos, tártaros de Crimea y otros. El ucraniano es el idioma oficial del país, pero la mayoría de la población es bilingüe y habla también ruso o directamente consideran el idioma ruso como su idioma materno. Actualmente, la mayoría de la población se declara atea, pero la religión dominante en Ucrania es sin duda el cristianismo ortodoxo, que ha influido en gran medida en la arquitectura, la literatura y la música del país. La historia de Ucrania comienza con la Rus´ de Kyiv, el Estado más grande y poderoso de Europa durante, aproximadamente, el siglo IX y hasta el XII. En los siglos XVI y XVII, Ucrania fue el hogar de la primera democracia moderna, un hecho que conocen pocas personas. Después de la Gran Guerra del Norte, Ucrania fue dividida entre varias de las potencias regionales, y ya en el siglo XIX, la mayor parte de Ucrania se integró al Imperio Ruso, quedando el resto bajo control del Imperio Austrohúngaro. Tras un período caótico de guerras incesantes y varios intentos de independencia, en 1922, Ucrania pasó a formar parte de la Unión Soviética como una de las repúblicas fundadoras. En 1945, la RSS de Ucrania se convirtió en uno de los miembros fundadores de la ONU. Y, finalmente, Ucrania alcanzó su soberanía e independencia tras la caída del régimen Soviético en 1991. Otro dato que pocos conocen es que Ucrania tiene el segundo ejército más grande en Europa, después de Rusia. 6


LA CAPITAL DE UCRANIA

7


Kyiv, en ucraniano Киї в, pronunciado Kyї v, es la capital y mayor ciudad de Ucrania, así como la capital del óblast (región o provincia) de Kyiv. Cuenta con una población de aproximadamente 2,8 millones de habitantes y es un importante centro industrial, científico, educativo y cultural. Kyiv es una de las ciudades más antiguas de Europa del Este y ha desempeñado un papel fundamental en el desarrollo de la civilización medieval eslavo-oriental, así como en la moderna nación ucraniana. El origen y el nombre de la ciudad, según leyendas históricas, deriva del nombre de Kiy, uno de sus cuatro fundadores legendarios. Kiy (también Kiy, Kij o Kyj), Shchek y Joryv, en ucraniano, Кий, Щек, Хорив son tres hermanos legendarios, junto a su hermana Lýbid (Lýbed) (en ucraniano, Либі дь), quien, según la Crónica de Néstor, fueron los fundadores de la ciudad de Kyiv. La leyenda es ampliamente reconocida como fuente de la mitología de Kyiv y su nombramiento urbano. Kyiv, de acuerdo con el nombre de Kyiv significaría «pertenecer a Kyi». En España, seguramente debido a la hegemonía soviética y a la rusificación, el nombre de la capital es conocido en su versión rusa, Kiev, sin embargo, lo correcto sería Kyiv.

8


EL TERRITORIO DE UCRANIA

9


El actual territorio de Ucrania está organizado según un Estado unitario compuesto por veinticuatro óblast´ (regiones o provincias), la República Autónoma de Crimea y dos municipios con un estatuto especial: Kyiv, la capital, y Sebastopol, ciudad administrada directamente por el gobierno central ucraniano. La ciudad de Kyiv es la capital y la ciudad más grande del país. Con una superficie total de 603,6 mil km2 (incluida la península de Crimea), el territorio de Ucrania limita con Rusia hacia el este, con Bielorrusia al norte, con Polonia, Eslovaquia y Hungría hacia el oeste, con Rumania y Moldavia al suroeste y con el mar Negro y el mar de Azov al sur. Actualmente, y desde el 21 de marzo de 2014, la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol son territorios ocupados y anexionados ilegalmente por la Federación Rusa. También, en el este del país, en una parte del territorio de los óblast´ de Donetsk y Luhansk se desarrolla actualmente un conflicto armado, la Guerra de Donbás también denominada la Guerra del Este de Ucrania. El conflicto es una continuación de la agresión armada rusa contra Ucrania posterior a la anexión ilegal de Crimea. Fue lanzado por los destacamentos rusos en abril de 2014 después de la anexión ilegal de Crimea, después de una serie de manifestaciones de carácter prorruso en el Este de Ucrania y la autoproclamación de la llamada «República Popular de Donetsk» (RPD). El conflicto tiene carácter internacional pero en su escala geográfica es un conflicto local y cubre parte (y no la totalidad, como se piensa) de las regiones de Donetsk y Luhansk.

10


LA BANDERA DE UCRANIA

11


La bandera nacional de Ucrania está compuesta por dos franjas horizontales de igual tamaño, de color azul la superior, y de color amarillo la inferior. El origen heráldico de los colores de la bandera proviene del escudo, pero popularmente se conoce como la representación de los bastos campos de trigo ucranianos bajo el cielo azul despejado, es decir, el color azul representa el cielo, mientras que el amarillo, el trigo maduro. Como símbolo nacional de Ucrania, fue adoptada el 28 de enero de 1992, después de la caída de la URSS en 1991. Aparece descrita en el artículo 20 de la Constitución ucraniana. Sus proporciones son de 2:3 y los colores, azul Pantone Coated 2935 C y amarillo Pantone Coated Yellow 012 C. La bandera de Ucrania parece derivar sus colores del escudo tryzub (en español se traduciría como «tridente») y no al revés, como es más frecuente, donde las banderas dan sus colores principales a los escudos.

12


EL ESCUDO DE UCRANIA

13


El escudo nacional de Ucrania, conocido como tryzub (tridente) en ucraniano “Тризуб”, está formado por un fondo plano de azur (azur es la denominación heráldica de un color azul intenso) en el que aparece representado con color oro un motivo que es una síntesis muy abstracta y simbólica, en forma de tridente, de una composición preheráldica vinculada con la dinastía gobernante durante el siglo X, y de los elementos heráldicos ucranianos más antiguos, que se remontan al siglo XII. No se ha determinado con exactitud el significado del tryzub, aunque parece estar ligado a una paronomasia en ucraniano entre la antigua palabra «libertad» y la palabra «tridente». De ahí que esta abstracta figura se denomine comúnmente en Ucrania «tridente». Aunque el origen del tridente ucraniano se vincula al s. X, se han encontrado hallazgos arqueológicos en los que aparecen figuras de tridentes que datan del s. I a.C. Es oficialmente el escudo de Ucrania desde el 26 de junio de 1996. Pero ya fue símbolo nacional durante el período en que Ucrania fue independiente, desde el 22 de marzo de 1918. La independencia del país tuvo lugar el 22 de enero de ese mismo año. Es interesante destacar que la bandera de Ucrania parece derivar sus colores del tryzub, el escudo, y no al revés como es más frecuente, cuando las banderas dan sus colores principales a los escudos.

14


EL HIMNO DE UCRANIA

15


Sche ne vmerla Ukraїna, en ucraniano, “Ще не вмерла Українa”, es el himno nacional de Ucrania, que significa «Ucrania no ha perecido aún». La música fue compuesta en 1863 por Mijailo Verbitski, un compositor y padre grecocatólico ucraniano. La letra fue escrita por Pavló Chubinski. En 1917 se escogió el himno en la República Popular Ucraniana. El artículo 20 de la Constitución de Ucrania (28 de junio de 1996) dice: «El Himno de Ucrania - el himno nacional se basó en la música de M. Verbitski con palabras establecidas por una ley que será adoptada por una mayoría de dos terceras partes de la composición constitucional de la Rada Suprema de Ucrania.» El 6 de marzo de 2003, el parlamento ucraniano modificó el himno dejando solamente el primer párrafo del poema de Chubinski porque el resto del texto se considera políticamente incorrecto, ya que hablaba sobre las pretensiones de recuperar tierras ucranianas que actualmente pertenecen a Polonia y a Rusia. Letra después de la modificación en 2003: Ще не вмерла України і слава, і воля, Ще нам, браття молодії, усміхнеться доля. Згинуть наші воріженьки, як роса на сонці. Запануєм і ми, браття, у своїй сторонці. Приспів: Душу й тіло ми положим за нашу свободу, І покажем, що ми, браття, козацького роду. Приспів Traducción: Aún no ha muerto la gloria ni la libertad de Ucrania, Aún a nosotros, hermanos compatriotas, sonreirá el destino. Se desvanecerán nuestros enemigos, como el rocío bajo el sol. Gobernaremos nosotros, hermanos, en nuestra propia tierra. Coro: El alma y el cuerpo sacrificaremos por nuestra libertad, Y mostraremos que nosotros, hermanos, somos de la nación cosaca. Coro

16


LA MONEDA DE UCRANIA

17


La hryvnia (léase /gryvnia/), en ucraniano, гривня, es la moneda de curso legal de Ucrania. Se divide en 100 kopiykas, en ucraniano копійка. El código ISO 4217 para esta unidad monetaria es UAH y su abreviatura oficial hrn (грн). En el año 2004, el Banco Nacional de Ucrania obtuvo la normalización de un símbolo nuevo, ₴, que en Unicode se escribe U+20B4.

El nombre de la divisa proviene de la antigua moneda utilizada en la Rus´ de Kyiv en el siglo XI. La palabra deriva de la forma eslava «griva», que significa «crines». Se piensa que este término hacía referencia a algo de valor, normalmente, fabricado en oro o plata. De hecho, en idiomas como el búlgaro o el serbio, grivna significa «brazalete» o «pulsera». Más tarde, este término se empleó para medir lingotes de oro o plata de ciertas características. El término, en ucraniano, se pronuncia gryvnia (гривня) pero en español se escribe hryvnia. La transliteración al español del ucraniano de la letra Г, que representa la aspiración sonora, es h, y no g, ya que cuando en ucraniano se quiere expresar el sonido g se usa una letra distinta que está representada por el símbolo Ґ (г es distinto de ґ ). El caso nominativo plural de hryvnia es hryvni (en ucraniano: гривні), al igual que el genitivo singular, mientras que en plural es hryven (en ucraniano: гривень). En ucraniano, el nominativo plural se utiliza en cantidades que terminan en 2, 3 o 4 (por ejemplo, дві гривні, 2 hryvni), y el genitivo plural se usa para cantidades que terminan en 5, 6, 7, 8, 9 y 0 (por ejemplo, сто гривень, 100 hryven). Para cantidades que terminan en 1 se emplea el nominativo singular (por ejemplo, двадцять одна гривня, 21 hryvnia). Para los céntimos, la forma singular para es kopiyka (копійка), el nominativo plural es kopiyky (копі йки) y el genitivo es kopiyok (копі йок).

18


ALGUNOS HECHOS CURIOSOS SOBRE UCRANIA Ucrania es el país más grande de Europa Ucrania es el país más grande situado enteramente en Europa. Tiene una superficie de 603.628 km2, lo que lo convierte en el estado más extenso del continente europeo.

En Ucrania está el centro geográfico de Europa El centro geográfico de Europa se encuentra situado en Ucrania, no lejos de Rajiv, en la provincia de Zakarpatia. Así lo establecieron expertos austrohúngaros en 1887. El punto se señalizó mediante un poste y se delimitó territorialmente. Se grabaron allí las siguientes palabras en latín: «LOCUS PERRENNIS. Dilicentissime cum lіbеllа lіbrаtіоnіs guае еst іп Аustrіа еt Нungаrіа соnfесtа сum mеnsurа grаdum mеrіdіоnаlіum еt раrаllеlоumіеrum Еurореum. МD ССС LХХХVІІ», lo que se traduce como: «Permanente, exacto, y eterno lugar. Muy preciso, usando el aparato especial hecho en Austria y Hungría cuya escala de meridianos y paralelas ha determinado el centro de Europa. 1887».

Ucrania tiene la primera Constitución En 1710, el hetman Ucraniano Pylyp Orlyk inició «Pactos y Constituciones de los derechos y libertades Sich de Zaporizhia». Por aquel entonces, se trataba de un documento más que progresista que separaba los poderes en tres ramas y regulaba los derechos y responsabilidades tanto del gobierno como de sus ciudadanos. Este documento se considera la primera constitución moderna del mundo. Por ejemplo, la Constitución de los EEUU fue adoptada en 1787 y la francesa en 1791.

Ucrania es uno de los mayores exportadores de grano del mundo Desde 2011, Ucrania es el tercer país exportador de grano más grande del mundo. 19


Ucrania renunció al tercer arsenal de armas nucleares más grande del mundo Ucrania, por su propia iniciativa, renunció al tercer arsenal de armas nucleares más grande del mundo. En el momento de la declaración de independencia, Ucrania tenía más de mil cabezas nucleares, que la situaban como la tercera potencia nuclear después de Rusia y Estados Unidos. Las ojivas y misiles fueron entregadas a Rusia, los silos fueron destruidos. A cambio, Ucrania recibió garantías de las potencias nucleares, entre ellas, de Rusia, de preservación de su soberanía e integridad territorial.

La primera universidad de Europa del Este (1576) La Academia de Ostroh, la Universidad Nacional sucesora de la Academia Ostroh Eslavo, es la primera institución de enseñanza superior de la Europa del Este. Fue fundada en el año 1576 por el príncipe Vasyl-Kostiantyn de Ostroh.

Ucrania es la cuarta nación más educada del mundo Ucrania es la cuarta nación más educada del mundo, el 99,4 % de los ucranianos mayores de 15 años sabe leer y escribir. El 70 % de los ucranianos adultos tiene educación secundaria o superior. Ucrania tiene alrededor de 150 universidades, de las cuales las más importantes son las de Kyiv, Lviv y Járkiv. Hay alrededor de 70.000 académicos pertenecientes a 80 institutos de investigación. Por ejemplo, los hermanos y campeones del mundo de boxeo de peso pesado, Vitaliy y Volodymyr Klychko tienen ambos doctorados.

El avión más pesado del mundo La aeronave más pesada del mundo es la An-225 Mriya, creada por la oficina de diseño Antonov, con sede en Kyiv. El avión fue diseñado para transportar naves espaciales y cohetes, sin embargo, ahora se usa para llevar cargas comerciales de gran tamaño.

La civilización Cucuteni-Tripilia El territorio de Ucrania fue la cuna para una de las civilizaciones más antiguas del mundo, la civilización de Tripilia, que existió durante el Neolítico entre el 5500 a.C. y el 2750 a.C. en el territorio de la actual Ucrania.

20


HISTORIA RECIENTE DE UCRANIA: MAIDÁN, CRIMEA Y DONBÁS

21


Los ucranianos no quieren que nadie decida por ellos «La historia se repite, primero como tragedia y después como farsa». Esta frase atribuida a Karl Marx parece poder aplicarse a los eventos que tuvieron lugar en Ucrania a finales de 2013 y principios de 2014. La Revolución de la Dignidad, o Euromaidán, estalló cuando una administración nacional prorrusa encabezada por Viktor Yanukovych ignoró la voluntad de su gente y se negó a firmar un acuerdo de cooperación con la Unión Europea. Similar situación se había vivido en 2004 con la Revolución Naranja, así conocida por los colores de campaña de Viktor Yushchenko, cuando se proclamó a Yanukovych presidente tras unas elecciones sospechosas de fraude electoral. A pesar de la amenaza del Este de Ucrania de separarse, la Corte Suprema anuló las elecciones y llamó a una nueva ronda electoral, que ganó Yushchenko con el 52 % de los votos. A todo esto, el ganador había sufrido una intoxicación premeditada con dioxina que le desfiguró el rostro y le impidió realizar actos de campaña en el Este de Ucrania, especialmente, en la ciudad de Donetsk. Esta última, bastión electoral del referente prorruso en Ucrania, Yanukovych. Un patrón se repite: Yanukovych, que es un delegado prorruso en la máxima jerarquía de la política ucraniana; ignorar la voluntad popular, y el conflicto entre el Este ucraniano y el resto del país. La tensión étnica y cultural entre la región de Donbás y el resto del país no debiera extrañarnos, pues, producto de la ingeniería social soviética, la población nativa del Este de Ucrania fue reemplazada por oriundos de Rusia tras la hambruna políticamente planificada por Stalin en 1932 en Ucrania. La muerte de, al menos, siete millones de campesinos ucranianos fue el escarmiento a su rechazo a la colectivización de la agricultura, y condenó a muerte a los pueblos rurales de Ucrania. La destrucción de los poblados rurales fue un objetivo político, ya que significaba matar la herencia cultural ucraniana; la muerte del alma ucraniana. La injerencia rusa en los asuntos políticos y económicos ucranianos había sido una constante desde tiempos inmemoriales. Ucrania, cuna de la nación eslava oriental como Kyivska Rus´, se negó a someterse a la colectivización de su agricultura y a la industrialización forzada por los planes quinquenales del comunismo soviético. Los pueblos rurales ucranianos significaban la mayor amenaza a los programas colectivistas, ya que representaban la tradición y la cultura de la nación. 22


A partir de su independencia en 1991, el pueblo ucraniano, en su mayoría, decidió alejarse de la zona de influencia rusa y buscó un acercamiento a las democracias republicanas de Europa Occidental. La diáspora ucraniana en el exterior desempeñó un papel protagonista en este giro, sobre todo, los jóvenes ucranianos emigrados a países de Europa y del Nuevo Mundo, y aquellos profesionales que estudiaron en el exterior y luego retornaron. Ucrania aspiraba por derecho propio a ser una nación próspera y pujante dentro del mundo moderno, alejándose de las cleptocracias y de los regímenes autoritarios. En noviembre de 2013, el rechazo de la administración de Yanukovych a firmar el acuerdo con la UE se fundamentó en las consecuencias que tendrían las represalias económicas rusas por no adherirse a la Unión Económica Euroasiática y por su acercamiento a la Unión Europea. Putin había prometido aliviar la delicada situación económica ucraniana a través de ayuda financiera, pero sólo después de que se hubiera restablecido el orden en Ucrania y hubieran cesado las protestas antigubernamentales. El entonces presidente Yanukovych no tuvo mejor idea que prohibir las protestas en el centro de Kyiv. Pretendió apagar un fuego con gasolina. A las iniciales y limitadas protestas en la Plaza Maidán siguió una represión gubernamental y la detención de treinta manifestantes, además de algunos heridos y contusionados. Yanukovych pretendió poner paños fríos y declaró que aún no se había tomado una decisión respecto del acuerdo con la Unión Europea y que dedicaría todo el año siguiente a analizar la misma. La respuesta de la gente no se hizo esperar, se llamó a ocupar pacíficamente la plaza con carpas para pernoctar y resistir las acciones del gobierno, rememorando la Revolución Naranja. A pesar de las inclemencias climáticas por la proximidad del invierno, la plaza se llenó. La policía antidisturbios del régimen, o Berkut, procedió a desmantelar algunas de las barricadas y campamentos instalados, aunque la resistencia civil impidió su desalojo de la Plaza Maidán. Los políticos de la oposición llamaron a toda la población a reunirse en ella para protestar contra Yanukovych. Arseny Yatseniuk, posteriormente, primer ministro, convocó a una concentración de un millón de personas. La Unión Europea hizo una advertencia a la administración de Yanukovych para que se abstuviera del uso indiscriminado de la fuerza contra la pobla23


ción. El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, fue más allá y declaró: «…Estados Unidos están junto al pueblo ucraniano, merecen algo mejor». La jefa de las relaciones internacionales de la UE y la subsecretaria de Estado de EE.UU. estaban presentes en la capital de Ucrania en el momento de las protestas, intentando mediar entre las partes en disputa. Yatseniuk, dirigiéndose al pueblo en la plaza, pidió la renuncia de todo el gabinete de Yanukovych y que éste designara uno nuevo, comprometido con la firma del acuerdo con la UE. También pidió la liberación de todos los manifestantes encarcelados y la sanción a las fuerzas policiales que se habían excedido en el uso de la fuerza. Ante la feroz resistencia de los ocupantes a ser desalojados y las advertencias de la UE y EE.UU., la policía desistió de nuevas acciones y se mantuvo en la periferia. Las zonas estratégicas estaban ocupadas por la población. En el edificio del Ayuntamiento (municipalidad), uno de los primeros en ser tomados, se había establecido un hospital de campaña para emergencias. Yanukovych, en un discurso televisado junto a tres expresidentes, se comprometió a liberar a aquellos manifestantes con familia que no hubieran cometido delitos graves. Aseguró que dialogaría con la UE para establecer una cooperación más estrecha, siempre que se ofrecieran las adecuadas condiciones financieras, ya que debía compensarse la pérdida de comercio con la Federación de Rusia. Representantes de la sociedad civil, músicos, artistas, deportistas y personalidades públicas desfilaron por el escenario de la Plaza Maidán arengando a la gente y pidiendo que no decayese el espíritu de cambio. Vitali Klitschko, actual alcalde de Kyiv y excampeón del peso pesado de boxeo, urgió a los ucranianos a dirigirse a la plaza para defender la democracia y el acuerdo con la UE. Las festividades del Año Nuevo volvieron a congregar a miles de ciudadanos y sus familias de todo el país a la Plaza Maidán, cantando el himno ucraniano y envueltos en banderas ucranianas. El acuerdo de asociación con la Unión Europea tenía un apoyo del 45 %, mientras que un 25 % apoyaba vínculos estrechos con Rusia. La línea divisoria siempre se trazó entre el Este y el resto de Ucrania. La ex primera ministra Yulia Tymoshenko, desde su confinamiento en prisión, también hizo un llamamiento a mantener las protestas contra Yanukovych. 24


Con problemas de salud a raíz de las condiciones de encarcelamiento, su imagen en silla de ruedas tuvo un gran impacto en la prensa del mundo. La primera semana de enero transcurrió en un status quo entre las fuerzas gubernamentales y los manifestantes. Las inclemencias meteorológicas y las festividades religiosas impusieron una tregua en la lucha. A mediados de mes, grupos de individuos asaltaron depósitos de armas gubernamentales en Kyiv y en el interior del país, llevándose pistolas, rifles de asalto y fusiles para francotiradores. La presión del gobierno ruso se hacía sentir sobre su aliado Yanukovych para que reprimiese al pueblo que lo desafiaba en las calles e impusiera el orden. Se había decidido permitir que la policía portara munición de guerra y la orden de Vitali Zajárchenko, ministro de Interior, era que las fuerzas retomaran el control de la plaza y calles de Kyiv. Se había decidido ordenar una operación antiterrorista. La situación se mantuvo más o menos controlada hasta que el oficialismo, a solicitud de Yanukovych, aprobó una legislación muy restrictiva de los derechos civiles de sus ciudadanos, llegando en algunos casos a constituir una verdadera violación al derecho a la libre expresión, incluso de los periodistas. El paquete de leyes, de aproximadamente cien páginas, se aprobó de manera antirreglamentaria en el Congreso (Verjovna Rada), ya que se utilizó el mecanismo a mano alzada y no el de votación electrónica. La periodista Katya Gorchinskaya, del Kyiv Post, concluyó su columna el viernes 17 de enero de la siguiente manera: «Bienvenidos al nuevo estado policial. Lo llamamos la pequeña Rusia». Tanto los opositores Yatseniuk como Klitschko fueron ambos muy duros con el paquete de leyes. El boxeador, frente a un mar de manifestantes, lo calificó de ilegal, mientras que el segundo mencionó que el Congreso había perdido legitimidad y que se debía crear un Consejo Popular conformado por políticos opositores que lo sustituyese. La nueva legislación incluía leyes contra las calumnias e injurias, pero que dejaban a la prensa al borde de la cárcel por críticas al gobierno o a funcionarios gubernamentales. La definición del delito era tan ambigua que prácticamente cualquier comentario contrario al gobierno sería susceptible de incurrir en pena de prisión. Igual pena se aplicaría a aquellos que utilizaran 25


máscaras para cubrir su rostro, cascos, megáfonos en manifestaciones, que bloquearan las propiedades oficiales o que constituyeran caravanas de vehículos y que entorpecieran el tránsito. Su semejanza con las leyes antiprotestas existentes en Rusia eran sospechosas, a tal punto que una ONG que recibiera fondos del exterior debía ser registrada como «agente extranjero». Tal figura se aplicaría a las religiones oficiales como la Iglesia Católica Griega, las Iglesias Evangelistas e incluso la Iglesia Católica Romana. La violación de las libertades de expresión y religiosa era evidente, así como la violación de la libertad de reunión. Las críticas desde Europa y el mundo libre no se hicieron esperar. John Kerry, secretario de Estado de EE.UU., calificó las medidas de «antidemocráticas y erradas». Catherine Ashton, máxima autoridad de la UE en materia de relaciones exteriores, manifestó su preocupación por los cambios en el Código Penal de Ucrania, que restringían la libertad de expresión, de reunión, de la prensa y atentaban contra las obligaciones internacionales de Ucrania. Karl Bildt, a cargo de las relaciones exteriores de Suecia, dijo que nada sería igual en Kyiv a partir de ahora.

Las protestas se intensifican Unas 200.000 personas se manifestaron el domingo 19 de enero en la plaza Maidán y la violencia volvió a azotar a Kyiv. El cuerpo especial antidisturbios de policía, Berkut, intentó dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos y bombas de humo, pero estos resistieron prendiendo fuego a un vehículo policial, protegiéndose con cascos, escudos y bastones improvisados. Los políticos opositores ya no contenían a los manifestantes y se percibía una incipiente autoorganización que surgía desde las bases. De repente, afloró la herencia cultural bélica y militar forjada durante siglos de batallas y guerras que los habían tenido como protagonistas. A esta altura de los acontecimientos, era poco probable un repliegue de los que luchaban por sus derechos y su futuro. La ex primera ministra Yulia Tymoshenko, archirrival de Yanukovych, no dudó en calificar la intención de éste de instalar una «neodictadura». Los acontecimientos cobraban ya dinámica propia, y comenzarían a surgir líderes espontáneos que sobrepasarían tanto al gobierno como a la oposición. El capital social del pueblo ucraniano se manifestaba en la solidaridad y cooperación ante la adversidad. Había llegado el momento que muchos jamás hubiesen deseado, era ¡ahora o nunca! 26


Para colmo, el gobierno de Rusia había emitido un comunicado indicando que la situación en Ucrania estaba fuera de control, y Lavrov, su ministro de Relaciones Exteriores, criticaba el comportamiento de los ciudadanos ucranianos como «antieuropeo» y, a Europa, por apoyar «de manera indecente» a los manifestantes. En una reunión privada entre Klitschko y Yanukovych en la residencia del primero, el campeón del peso pesado le advirtió que se estaba al borde de un serio conflicto social y que debía convocarse urgentemente una reunión con la oposición. El presidente accedió. A todo esto, la televisión rusa informaba de que había al menos cien manifestantes heridos a raíz de los choques con la policía, por las leyes que restringían las manifestaciones. Lo que había comenzado como una pacífica marcha el domingo 19 de enero por la tarde se había transformado en un hostigamiento a las fuerzas policiales en cercanía de la Verjovna Rada que duró hasta las primeras horas del lunes. En las doce horas más violentas desde que se iniciaran las protestas, se quemaron tres buses y dos camiones, en un aire viciado por gases lacrimógenos. A pesar de que los líderes de la oposición habían hecho un llamamiento a no confrontar con las fuerzas de seguridad, la gente los ignoró. Las autoridades y los medios responsabilizaban de ello a la juventud de un hasta entonces desconocido grupo, Pravyi Sektor o Sector Derecho. El 23, Klitschko acordó con Yanukovych una tregua de ocho horas y la retirada de la policía antidisturbios Berkut, mientras se discutían los mecanismos para terminar con la violencia. En el ínterin, la gente, como enjambres de abejas, consolidó sus defensas y construyeron nuevas barricadas y armas a la espera de la nueva batalla. Aquí ya se hablaba de guerra. No se sabía a quién respondían estos jóvenes. Ellos se denominaban fuerzas de autodefensa; una heterogénea alianza de grupos voluntarios para resistir la decisión del gobierno de no firmar el acuerdo con la UE. Ya pedían la renuncia de todo el gobierno de Yanukovych, y la convocatoria urgente de elecciones. Llamaba la atención la violencia y tensión que reinaban en el ambiente y cómo un grupo de vigilantes estaba atento para cazar titushkis, o matones a sueldo, que el gobierno había llevado a la plaza para causar disturbios. El 22 se había producido la muerte de dos manifestantes, y prácticamente no 27


existía acceso a la plaza que no estuviese bloqueado por barricadas. Los terraplenes de bolsas rellenas con nieve crecían en altura y también abarcaban los caminos laterales y alrededores. El 24, la oposición lanzó una amenaza: «O Yanukovych cumplía las concesiones solicitadas, o las protestas se intensificarían». En Kyiv se tomó una oficina gubernamental, lo mismo sucedió en varias ciudades en el Oeste del país. Las víctimas fatales de manifestantes ascendían a cinco desde el inicio, en noviembre de 2013. La incipiente alianza de grupos nacionalistas aceptó la tregua aunque advirtió de que volverían a la acción si se interrumpían las negociaciones. Ucrania mantiene un sistema político unitario en el cual los gobernadores de las Regiones o Provincias son designados por decreto presidencial. Por lo tanto, muchos de ellos, si no la mayoría, carecen de la legitimidad de origen que otorga la elección directa por sus habitantes. Las imágenes nocturnas eran dantescas. Las fogatas de cubiertas ardiendo a metros de los escuadrones de la Berkut, con sus llamas iluminando a los manifestantes muñidos de bastones, caños y fierros para la defensa, dominaban la plaza. El número de manifestantes seguía creciendo a medida que se incorporaban ciudadanos del interior del país. La policía estaba sobrepasada y cedieron el control de la Casa de Ucrania, donde se habían instalado un hospital de emergencias, dormitorios y una cafetería. La táctica de Yanukovych de ofrecer a los líderes más prominentes de la oposición cargos en su administración fracasó; y éstos dijeron, dirigiéndose a las masas, que terminarían lo que vinieron a hacer: exigían su renuncia, la derogación de las leyes antiprotestas y un adelanto de la convocatoria de elecciones presidenciales. La gente no renunciaría a sus demandas, algo que sus dirigentes habían comprendido. El presidente derogó las leyes, despidió a su gabinete de ministros y ofreció sancionar una ley de amnistía para los manifestantes con la sola condición de que desocuparan los edificios gubernamentales. Esto no fue aceptado por la oposición, ya que les privaba de instalaciones donde refugiarse del gélido invierno ucraniano. El expresidente Leonid Kravchuk, el primero desde la independencia de Ucrania en 1991, advirtió a los políticos oficialistas y opositores que el país se encontraba al borde de una guerra. Reconoció que había una revolución en 28


curso y que debían hacerse los máximos esfuerzos para resolver el conflicto. Una personalidad política comenzaba a asomar por sobre los posibles líderes de la oposición: Petro Poroshenko, empresario de la industria del chocolate que se había ganado el respeto de los manifestantes. Había sido ministro de tres presidentes; inclusive del actual Yanukovych. A todo esto, una aceitada logística había comenzado a desarrollarse. Voluntarios preparando comida caliente, sándwiches, sopa y té para los que hacían guardia en las barricadas. Un servicio médico, también formado por voluntarios, con una completa nómina de medicamentos, improvisados dormitorios para reponer fuerzas luego de permanecer a la intemperie y hasta una biblioteca. Todo en el ayuntamiento de la ciudad y creado espontáneamente por los voluntarios. Hacia fin de enero, Yanukovych había pedido una licencia por enfermedad, quizás anunciando que no haría más concesiones a la oposición. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, había suspendido la ayuda financiera a Ucrania hasta que se hubiera elegido un nuevo gobierno, y la encargada de las relaciones exteriores de la UE llamaba a negociaciones de buena fe y a terminar con la violencia y la intimidación. Grupos autoorganizados – Pravyi Sektor, Svoboda – junto a otros voluntarios, custodiaban los edificios tomados, recorriendo la plaza y sus adyacencias para evitar que la policía antidisturbios pudiese avanzar y desmontar las barricadas. Hasta habían erigido torres de vigilancia en las defensas para tener una mejor visión de la zona. El gobierno había detenido a varias decenas de manifestantes – tanto en Kyiv como en el interior – y los mantenía como rehenes. Oleg Tyagnybok, líder de Svoboda, había declarado que en realidad la ley debiera llamarse de rehenes y no de amnistía, ya que sólo liberarían a los detenidos si antes se desocupaban los edificios. «Las autoridades actúan como los terroristas, tomando rehenes para luego negociarlos. No crean que la oposición liberará Maidán», añadió. La plaza era una extraña mezcla de personas de todos los orígenes, profesiones y regiones. Había profesores y estudiantes universitarios, obreros, profesionales, empleados, desocupados y amas de casa. Si bien había grupos radicalizados (Spilna Sprava), aunque nunca se sabría a qué intereses políticos respondían verdaderamente, los patriotas moderados los fueron desalojando y apartando de los focos de conflicto. El gobierno ruso aprove29


chó para mostrar a cada nacionalista y patriota ucraniano como un «nazifascista» que quería terminar con la hermandad eslava. Los hechos demostrarían que la teoría amigo-enemigo que Vladimir Putin había intentado aplicar en Ucrania funcionaba a la inversa en el terreno del conflicto. Aquellos a quienes denostaba y enfrentaba eran vistos con simpatía por el pueblo ucraniano. Se aplicaba la máxima que el enemigo de mi enemigo es mi amigo. La protesta se extendía hacia el este de Ucrania, región mayoritariamente rusoparlante y donde el partido de Yanukovych tenía mayor apoyo. La policía citaba a líderes opositores a prestar declaración, allanando sus oficinas y domicilios. El gobierno de Kyiv enviaba titushkis a intimidar a la población civil para evitar protestas en su «hogar político». El mito del Este ucraniano, homogéneamente prorruso, comenzaba a derrumbarse. La gente estaba harta de la corrupción y de los manejos arbitrarios y discrecionales de la cleptocracia que los gobernaba. El espíritu había comenzado a cambiar en Ucrania, no solo en el Oeste proeuropeo, sino también en el Este, considerado prorruso. Los ciudadanos veían con mayor atractivo el modelo democrático europeo que el neoautoritarismo ruso; querían vivir en paz, en libertad, con justicia y menor corrupción. Al fin de cuentas no era nada excepcional lo que pedían. El martes 18 de febrero, los manifestantes avanzaron hasta el Parlamento para presionar que sancionaran una ley que limitase el poder del presidente, mientras la policía retrocedía. La represalia no se hizo esperar y la Berkut atacó el campamento en la Plaza Maidán, con vehículos con cañones de agua, balas de goma, granadas aturdidoras y francotiradores. No retrocedieron, pero comenzaron las bajas civiles alcanzadas por disparos en la cabeza y cuello efectuados por francotiradores. El 20, las víctimas fatales sumaban 28 personas, según datos del Ministerio de Salud, y cerca de 200 los heridos. Las cifras de los activistas eran aún mayores superando los 100, y los cuerpos yacían cubiertos por sábanas blancas, todos con orificios de proyectiles en la cabeza, nunca en el tronco o miembros. Los países miembro de la UE, y los EE.UU. estaban en continuo contacto y buscaban una salida negociada de la crisis. La espiral de violencia no se detenía y todo presagiaba un baño de sangre en el centro de la capital ucraniana. Las oficinas de gobierno habían sido evacuadas y se asemejaba a una zona de combate. Las fuerzas policiales reprimían sin piedad, dispa30


rando abiertamente sus AK-47 contra los manifestantes; los francotiradores desde las alturas se cobraban la vida de civiles inocentes. Ello no hacía más que motivar a los ciudadanos a concurrir a la plaza para pelear o cooperar en las tareas de apoyo.

El país acéfalo El sábado 22, Yanukovych huyó de su residencia en helicóptero presuntamente hacia Járkiv, acusando a la oposición de haber llevado a cabo un golpe de estado. Nuevamente mencionó la palabra mágica, «nazisfascistas» y comparó lo que estaba sucediendo con el ascenso del partido Nacional-Socialista al poder en Alemania en la década de los años treinta del s. XX. Evidentemente, poco conocía de los hechos reales del ascenso de Hitler al poder, aunque el relato del comunismo soviético había calado hondo en estos oligarcas delegados del poder ruso. El Congreso destituyó a Yanukovych aduciendo que no cumplía sus funciones y llamó a elecciones presidenciales para el 25 de mayo. La oposición ocupó las oficinas del gobierno y su mansión- residencia para evitar saqueos y destrucción de la propiedad estatal. Se designó a Oleksandr Turchynov, mano derecha de Yulia Tymoshenko, presidente del Parlamento, mientras que la mayoría de los funcionarios de la administración de Yanukovych habían huido de la capital. Mientras tanto, los gobernadores del Este de Ucrania, leales al renunciado presidente, declararon que «asumían las funciones de control de sus regiones hasta tanto se reinstaurara el orden central y el imperio de la ley». El 23 amaneció soleado y sin la presencia de la odiada Berkut; los activistas civiles dominaban la Plaza Maidán y el prorruso Yanukovych ya no gobernaba Ucrania. Yulia Tymoshenko había sido amnistiada y dejado la prisión el sábado 22. Los países europeos y Estados Unidos pidieron conformar un gobierno de unidad y la convocatoria lo antes posible de elecciones para que se respetase la voluntad popular. Rusia denunciaba que la oposición no cumplía lo pactado y que estaba manejada por violentos y extremistas. Sabía que Ucrania había iniciado inexorablemente su acercamiento al mundo occidental, no por imposición de sus dirigentes, sino por iniciativa de su gente. Sus habitantes se miraban en el espejo de Polonia y las demás naciones que en algún momento habían formado parte de la zona de influencia del comunismo soviético y hoy eran prósperas democracias republicanas. 31


La protesta había triunfado en el Oeste y en el Centro, aunque el Este históricamente había sido prorruso. A pesar de ello, la protesta se extendió a varias de sus ciudades y la oposición parecía fortalecerse con el paso de las horas. Preocupaba la península de Crimea, donde se había llamado a un referéndum para volver a ser parte de Rusia. El gobierno de Putin había retirado a su embajador en Ucrania para realizar consultas acerca de la situación en Kyiv, y EE.UU. le advirtieron a Putin de que sería un error el envío de tropas. Esto mismo le había dicho Angela Merkel en una conversación telefónica, donde habían acordado que. para el bien de todos, Ucrania debía preservar su integridad territorial y un gobierno funcional. La preocupación de Occidente era que, apoyados por Rusia, el Este del país iniciara un proceso de secesión que desembocara en una guerra.

La invasión silenciosa de Crimea y la situación en Donbás El jueves 27 de febrero, de madrugada, un grupo de hombres armados con uniforme de fajina sin identificaciones y pasamontañas ocupó el Parlamento de Crimea en Simferopol e izó una bandera rusa. Crimea es de crucial importancia para Rusia, ya que allí tiene estacionada la flota del Mar Negro en el puerto de Sebastopol, alquilado a Ucrania. Es uno de los pocos puertos rusos operables climáticamente durante todo el año, por eso su importancia estratégica como entrada al mar Mediterráneo. El presidente Vladimir Putin había colocado en alerta a todas las unidades militares en la región rusa lindante con Ucrania y alistado a la aviación para eventuales acciones en la frontera. Occidente le advirtió de que evitara repetir lo que hizo en Georgia en 2008, cuando atacó Abjasia y Osetia del Sur como represalia al acercamiento de esta nación a Europa. El presidente interino de Ucrania, Olexander Turchynov, sospechaba que Rusia podría iniciar acciones militares para reponer a su «delegado» nuevamente en el poder. Si bien tanto la OTAN como la UE habían favorecido un acercamiento político y económico de Ucrania, nunca pensaron que la situación se deterioraría tan rápidamente. Europa tenía cuantiosas inversiones en Rusia y, además, dependía de su gas. Para colmo, el gasoducto atravesaba el territorio ucraniano en su camino hacia la UE. El país más expuesto era Alemania, por eso Angela Merkel, hábil de reflejos, tomó la iniciativa para dialogar con Putin. Merkel, presidente de Alemania, 32


era nacida y criada en la ex República Democrática Alemana (del Este) y Putin, como teniente coronel de la antigua KGB, había estado destacado en Dresde como jefe de región. Ambos tenían algo en común: su pasado en la Alemania comunista.

¿Cómo garantizar el derecho de los ucranianos a elegir su destino sin confrontar e irritar al nuevo «Zar» de Rusia? Varios analistas occidentales habían advertido sobre las consecuencias que traería aparejado expandir la influencia de la OTAN y la UE al Este de Europa, ya que había habido un acuerdo tácito entre Occidente y Rusia para respetar su zona de influencia. Polonia, los Países Bálticos y, ahora, Ucrania se inclinaban hacia Occidente, algo que irritaba profundamente a Putin y a sus asesores. Históricamente, el Este de Europa había sido una zona buffer o de seguridad entre la Rusia Imperial y Alemania, y la que había sufrido las consecuencias de las políticas expansionistas de ambas potencias. Rusia se sentía cada vez más acorralada contra Asia. El 27 de febrero, durante el día, 2.000 soldados fueron transportados en 13 aviones y 10 helicópteros desde bases rusas hacia la península, desembarcando en una base aérea cerca de Simferopol, Crimea. Inmediatamente tomaron posesión del aeropuerto internacional de esta ciudad y comenzaron a patrullar las calles. Se los veía luciendo uniformes de fajina, con pasamontañas y sin identificaciones, ni de nacionalidad o rango. Se los bautizó los hombrecitos de verde u hombrecillos verdes. Turchynov se dirigió directamente a Putin, solicitándole que se abstuviera de provocar militarmente a Ucrania y que se retirase de la República Autónoma de Crimea. Ya había habido choques entre tártaros de Crimea y prorrusos en las afueras del Parlamento durante el día. Los tártaros de Crimea habían sido deportados a Asia Central por el régimen soviético, donde muchos murieron. Pudieron regresar a su tierra, Crimea, cuando Ucrania declaró su independencia en 1991, desarrollando una intensa actividad cultural y comunitaria. Para el 28, la península estaba ya bajo completo control ruso, habiéndose cerrado el espacio aéreo sobre Crimea y suspendido los vuelos desde Kyiv. Ello a pesar de las advertencias del secretario de Estado de EE.UU. John Kerry de respetar el Memorándum de Budapest (1994), por el cual Rusia se comprometía a evitar cualquier tipo de acción que pudiera comprometer la independencia política y la integridad territorial de Ucrania. 33


El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, le aseguró a Kerry que Rusia no llevaría a cabo acciones que pudieran violar la soberanía ucraniana. Putin, en conversación telefónica con David Cameron, primer ministro Británico, acordó «respetar la integridad territorial ucraniana». Rusia mantenía 25.000 efectivos en la base de Sebastopol, muchos de las cuales fueron movilizados en toda la península para «proteger las posiciones de la flota rusa»; tal como se lo comunicó al gobierno ucraniano a través de una nota. Tropas armadas con AK-74 y ametralladoras PK-7.62 mm en vehículos blindados recorrían las rutas de Crimea para evitar que se repitiera un movimiento del tipo del Maidán. El 11 de marzo, la Cámara Alta del congreso ruso autorizó al presidente Putin el uso de las fuerzas militares en Ucrania para «normalizar la situación política allí». ¿Qué valor tenían las palabras de Vladimir Putin y Sergei Lavrov asegurando que Rusia no intervendría en los eventos de Ucrania? ¿Qué fiabilidad tenían las conversaciones que se estaban desarrollando en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a este respecto, donde Rusia tiene un asiento permanente heredado de la Unión Soviética? A todo esto, la situación en el Este de Ucrania era más caótica. Ya había varios heridos por los enfrentamientos y, al parecer, el movimiento de Maidán tenía partidarios en las ciudades de Donetsk, Luhansk, Járkiv y Mariupol. La Berkut, disuelta por el nuevo gobierno, se había recluido en las barracas y custodiaba el armamento, esperando órdenes. Grupos autodenominados «autodefensas», imitando a los autodefensas de Maidán, con camperas de cuero, equipos deportivos y ataviados con las cintas de San Jorge (naranjas y negras) comenzaron a circular por Crimea y el Este ucraniano. Además, vinieron grupos de la ultraderecha rusa y de la disuelta Berkut para apoyar a los disidentes prorrusos y asegurar el referéndum en Crimea, que se llevaría a cabo el 16 de marzo. Estos vestían ropa militar de fajina y chalecos antibalas, con Kalashnikovs con sus cargadores colocados, listos para disparar. Tanto la UE como EE.UU. habían declarado que un referéndum en las condiciones en las que pretendían llevarlo a cabo las autoridades de Crimea y Rusia sería ilegal e ilegítimo. Al parecer, el presidente ruso Vladimir Putin no había prestado atención a la posible imposición de sanciones económicas por la invasión de facto de la península, y justificaba sus acciones en la defensa de los rusoparlantes y rusos étnicos de Ucrania. Similar justificativo 34


utilizó Adolf Hitler para invadir los Sudetes (Checoslovaquia) en 1938, so pretexto de defender a las minorías étnicas alemanas en los países de Centroeuropa. Según un funcionario del gobierno de EE.UU., el 4 de marzo Rusia tenía 6.000 efectivos en Crimea y su control operativo. Putin reemplazó al gobernador de Crimea y, tal como era de esperar, éste le pidió ayuda para controlar la situación y evitar una situación como la vivida en Kyiv. El Jefe de la Marina de Ucrania al mando de las unidades en Crimea desertó a Rusia y fue reemplazado por el gobierno de Kyiv. Al mismo tiempo se le iniciaron acciones por traición a Denis Berezovsky. El Grupo de los 7, que asocia a los países más desarrollados, había ya anunciado la cancelación de la reunión del G-8 en Sochi en junio, en el cual participaba Rusia como invitado. Ante los mandatarios de las potencias occidentales, Putin argumentaba que se vio obligado a enviar tropas a Crimea para evitar que los «ultranacionalistas ucranianos» pudieran afectar la vida de los habitantes rusoparlantes de Crimea. Luego nos enteraríamos por declaraciones a la prensa del coronel Igor Girkin (alias, Strelkov) de que Putin había planeado la invasión de Crimea con años de anticipación. El mismo oficial de la FSB (Servicio Federal de Seguridad) que luego fue enviado a Donbás para comandar la ocupación de la región Este. La narrativa del triunfo de la URSS sobre el fascismo fue algo explotado por el viejo régimen soviético durante décadas y por el actual de Putin. Lo que olvidaron decir siempre es que la ex URSS pactó con Hitler en 1939 un acuerdo de no agresión (Molotov-Ribbentrop) y la repartición de Europa del Este y los Países Bálticos entre ambos. Históricamente, Europa Oriental fue una zona buffer entre dos potencias: Alemania y Rusia. Tampoco hacen mención a la gran ayuda aliada que recibieron con el Lend & Lease Program (Programa de Préstamos y Arriendos) que le proveyó no solo de alimentos y combustibles, sino de proyectiles, vehículos y hasta de armas. Sin éste, jamás habrían superado el sitio de Leningrado (hoy San Petersburgo) por las tropas de Alemania. Reflotaba Putin en el siglo XXI la épica del antifascismo para alinear a la opinión pública rusa. En realidad, aplicaba la famosa teoría amigo-enemigo de Carl Schmitt, hábilmente utilizada por el nacionalsocialismo, y por cuanto régimen autoritario circula aún por el mundo. Su relato era que en Kyiv había una «junta fascista» que había tomado el poder, y demonizaba al Sector 35


Derecho (Pravyi Sektor), una minoría en el sistema político ucraniano, aunque activo y eficaz en los primeros momentos del movimiento de Maidán, y que aún hoy opera sobre bases absolutamente voluntarias, sin recibir ningún tipo de ayuda del gobierno de Ucrania. Los movimientos voluntarios que fueron al frente en un primer momento y pudieron detener a las fuerzas separatistas apoyadas por Moscú pueden compararse con las milicias civiles de la Revolución de los EE.UU. en 1776 y con las milicias y guerrillas en la guerra de la independencia Argentina desde 1810 hasta 1824. A fuerza de voluntad y coraje lograron lo que en muchos casos no podía hacer el ejército ucraniano por tener un mando vertical, burocrático y rígido. El 4 de marzo de 2014, el asistente económico del Kremlin, Sergei Glazyev, anunció que imponer sanciones contra Rusia significaría el colapso del sistema financiero estadounidense, y que sería el final de la dominación de EE.UU. sobre el sistema financiero mundial. Lo más serio de ello es que verdaderamente lo hubiesen creído. ¿No estaba acaso el gobierno de Putin sobrevalorando la importancia de Rusia en el Nuevo Orden Internacional? Ese mismo día, manifestantes pro Maidán se concentraron frente al edificio de gobierno de Donetsk, sobrepasando en número a la juventud prorrusa que había tomado el mismo y reemplazando la bandera rusa por la ucraniana. La puja por el poder en Ucrania se desplazaba desde Crimea hacia las regiones de Donetsk y Luhansk. El objetivo prioritario del Kremlin, es decir, las bases navales y aéreas operativas durante todo el año ya estaban en manos rusas, ahora se pasaba a la segunda etapa del plan, realizar un referéndum para institucionalizar la ocupación y la anexión a Rusia. A todo esto, un delegado de la ONU en Crimea fue agredido por manifestantes armados proPutin, y tuvo que acortar su estadía por cuestiones de seguridad. La UE aprobó un paquete de ayuda para Ucrania de 11 millardos de Euros, equivalente a la ayuda prometida por Moscú el año anterior. EE.UU. se comprometieron a dar 1 millardo de dólares adicional. La UE discutiría sanciones económicas a Rusia, a menos que retirasee sus tropas a las bases en Sebastopol y aceptase monitores de la OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación Europea). El Parlamento ruso estaba elaborando un paquete de leyes para confiscar propiedades de ciudadanos estadounidenses y europeos, como represalia a las posibles sanciones de Occidente.

36


A pesar de ser declarado ilegal e ilegítimo por EE.UU., la UE, Canadá y Australia, el 16 de marzo se llevó a cabo el referéndum en Crimea y la posición de los secesionistas obtuvo el 97 % de los votos. La abstención se estimó entre un 30 % y un 40 %, básicamente tártaros y antisecesionistas. Putin inmediatamente firmó un decreto reconociendo su estatus independiente y soberano, además de disponer un auxilio financiero para su funcionamiento. La Duma, o Parlamento ruso, trabajaba en un proyecto de ley para permitir la anexión de territorios extranjeros que no formaban parte de Rusia, ya que el Parlamento de Crimea había solicitado formalmente su incorporación a la Federación de Rusia. A raíz de ello, tanto EE.UU. como la UE impusieron sanciones a miembros del gobierno de Putin y de Crimea, mucho más severas las primeras, que imponían la congelación de activos y la prohibición de entrada en su territorio. Canadá y Australia les siguieron. Rusia, no demoró su represalia y aplicó sanciones a funcionarios del gobierno de EE.UU. Ante esta situación, el senador republicano John McCain declaró: «¿Cree Ud. que no estaré en esa lista? Estaría honrado de estar. Imagino que tendré que retirar el dinero de mi cuenta secreta en San Petersburgo», bromeó. Ante los eventos de Crimea, los separatistas prorrusos de Donetsk y Luhansk también llamaron a realizar un referéndum preguntando a sus ciudadanos si preferían permanecer en Ucrania o separarse y formar parte de la Federación de Rusia. Ante el éxito alcanzado en Crimea, el coronel Strelkov ya estaba instalado en Donetsk trabajando en la toma del poder, el referéndum y la secesión. Los edificios de gobierno fueron ocupados por fuerzas separatistas en al menos tres ciudades: Donetsk, Luhansk y Járkiv. En Mariupol, puerto clave para la salida de la producción metalúrgica de la región minera de Donbás, los separatistas, apoyados por elementos rusos, intentaron copar unidades militares pero fracasaron. Tres atacantes murieron, hubo 13 heridos y 63 detenidos, todos con armas y teléfonos móviles rusos. Era evidente que el esfuerzo militar y político ruso se concentraría en la región Este de Ucrania, a pesar de hacerlo encubiertamente para evitar sanciones mayores. El 17 de abril, el Kremlin utilizó el nombre de Novorrusia, o «Nueva Rusia», para referirse a la región Sureste de Ucrania, tomado de la época imperial rusa. El proyecto imperialista de Putin tomaba fuerza después de la anexión exitosa de Crimea. Su argumento era que la población étnicamente rusa estaba en 37


riesgo con el nuevo gobierno «fascista» de Kyiv, y Rusia no podía desentenderse de su defensa. Por ello, reconoció haber intervenido en Crimea y estar atento de los eventos en Donbás. La acción prorrusa fue muy intensa en la ciudad de Donetsk, donde inclusive se informó a la población de religión judía que debía registrarse o afrontar la posibilidad de que sus propiedades fueran confiscadas. Ello tuvo lugar a la salida de la principal sinagoga de la ciudad, luego de la oración en vísperas del pesaj. Las noticias causaron especial impacto en Israel y en la diáspora judía alrededor del mundo.

El gobierno de Kyiv comienza oficialmente la contraofensiva La operación antiterrorista en el Este de Ucrania comenzó con el envío de tropas militares, policiales y del Ministerio del Interior a la región del conflicto. La presencia de tropas especiales de la Federación Rusa apoyando a los separatistas era una amenaza para todo el Sureste del país, desde Járkiv, pasando por Luhansk, Donetsk, Mariupol hasta Odesa. Putin necesitaba establecer un corredor logístico para poder acceder a Crimea desde la ciudad de Rostov del Don en territorio ruso. El 24 de abril, el presidente Turchynov declaró que «Rusia estaba abiertamente apoyando y coordinando las acciones de terroristas en Ucrania del Este, donde al menos diez ciudades tenían sus edificios gubernamentales ocupados por fuerzas prorrusas armadas». Sincronizadamente, miles de tanques, blindados, tropas y armamento comenzaba a estacionarse en la frontera ucraniano-rusa. En una oportunidad un convoy de vehículos blindados tomó la carretera a Járkiv y condujo varios kilómetros dentro del territorio ucraniano antes de dar la vuelta. Putin había anunciado que la elección presidencial del 25 de mayo era ilegal, ya que una «suerte de junta» había tomado el poder en Kyiv; una junta que reprimía al pueblo ucraniano con el ejército en la región de Donbás. También acusaba abiertamente a EE.UU. y la UE de apoyar un gobierno inconstitucional en Ucrania. A todo esto, Barack Obama anunció que, de no haber una interrupción en el flujo de efectivos, armas, dinero y apoyo a los «separatistas», las sanciones se intensificarían contra Rusia y el grupo cercano al presidente Putin. La situación en el Este era confusa. Muchas ciudades pasaban de ser controladas por fuerzas leales a Kyiv a «separatistas». En Mariupol, en cuestión 38


de horas, el edificio de gobierno había cambiado de manos, estando ahora aparentemente en manos de los prorrusos. Lo mismo sucedía en Donetsk y Luhansk. Había caos y confusión; en muchos lugares los leales a Ucrania habían sido reprimidos por los prorrusos y había habido bajas. Putin prometía una suerte de «neopopulismo soviético» que describía una nación rusa idealizada e idílica, que democráticamente se gobernaba desde Moscú, y que solo había tenido una disrupción desde el Imperio del Zar: la invasión nazi. Había sido un error involuntario su caída en 1991, evento promovido por los fascistas, los occidentales, los nacionalistas ucranianos y los americanos. Para el putinismo, había un continuum histórico e institucional entre el glorioso Imperio Ruso y el presente, imperio que podía ser restaurado. Las políticas aplicadas en las ciudades ocupadas por prorrusos se asemejaban a las aplicadas por Putin en su Rusia natal: secuestros y golpizas a periodistas y políticos opositores, muertes inexplicables de activistas civiles, intimidación a los medios de prensa y grupos de titushkis (criminales a sueldo) amedrentando a la población civil. No solo los ucranianos temían por su seguridad en semejante régimen; también los rusos étnicos que se habían acostumbrado a vivir con libertad desde la caída de la URSS sabían que su futuro no era prometedor. Era algo así como una vuelta a la vieja sociedad soviética, una vuelta al russkiy mir, el «mundo ruso». Eran muchos los que no estaban dispuestos a tolerarlo. Los 23 años de independencia de Ucrania habían sumido a sus fuerzas armadas en una profunda corrupción; estaban desmoralizadas y con un presupuesto exiguo para funcionar. Lo más preocupante era que no tenían hipótesis de conflictos, ya que, con arreglo al Memorándum de Budapest de 1994, Ucrania había entregado todo su arsenal nuclear, el tercero en importancia mundial. EE.UU., Rusia y el Reino Unido se comprometieron a proteger el territorio de Ucrania de cualquier evento militar o económico que pudiese afectarla. Lo paradójico de la situación es que un país signatario y garante fue el que invadió, ocupó y anexó a Crimea, una república autónoma de Ucrania y ahora contribuía a la desestabilización del Este. Putin había actualizado la infame maskirovka que aplicaban las fuerzas armadas soviéticas y ahora se utilizaba en la arena política. De las cuatro etapas en las cuales se la puede dividir, estábamos transitando la segunda: el engaño. Ya había transcurrido la primera, el desvío de la atención pública 39


y de los argumentos, pronto entraríamos en la tercera, la supresión, de individuos, pruebas, elementos físicos. La cuarta y última etapa era la negación de todo lo sucedido o de sus acciones. En síntesis, ese era el relato o narrativa que la Rusia de Putin utilizaba y utilizaría en su comportamiento político. Hacía propia la afirmación de Nietzsche: «los hechos no importan, solo su interpretación». Daría pues inicio a lo que se dio en llamar la posverdad y a la «nostalgia restauradora». «A medida que su ejército descaradamente anexaba Crimea, Vladimir Putin apareció en la TV y, con una sonrisa socarrona, le dijo al mundo que no había soldados rusos en Ucrania. No estaba tanto mintiendo como diciendo que la verdad no importa», Peter Pomerantsev. Los separatistas habían establecido puestos de control en los territorios que controlaban, y ejercían una suerte de aduana y migración interna. Era difícil entrar en ellos, y aún más lo era salir. El ministro de relaciones exteriores de Ucrania, Andriy Deshchytisa, sospechaba que las maniobras rusas en la frontera eran en realidad la antesala de una invasión del Este ucraniano. El destino de Ucrania se dirimía en los próximos días en los foros internacionales y en las zonas en conflicto. Los referéndums ilegales llevados a cabo en los oblast´ de Donetsk y Luhansk el 11 de mayo dieron como ganador al «sí», es decir, su separación de Ucrania y la conformación de las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk (RPD) y Luhansk (RPL). Formalmente ambas solicitaron su incorporación a la Federación de Rusia. Putin no dio respuesta alguna, pues de hacerlo estaría violando gran parte del corpus normativo del derecho internacional. La fecha no fue inocente, el 25 de mayo habría elecciones generales y presidenciales en Ucrania, y los oblast´ del Este ya habían advertido de que no participarían.

Las unidades militares de voluntarios A todo esto, se consolidaban los batallones o milicias de voluntarios proucranianos para luchar en Donbás. Los batallones Donbás y Dnipro se encontraban activos y reclutando voluntarios de todas las regiones del país. Su financiación corría por cuenta de los hombres de negocios del Este. Ihor Kolomoysky financiaba a ambos y, según se decía, también al controvertido batallón Aidar, ahora integrado en una unidad del ejército. El entonces batallón Azov, ahora regimiento, surgía en Mariupol para contrarrestar la embestida rusa y prorrusa para tomar este importante puerto ucraniano. Su líder 40


político, Andriy Biletsky, actual diputado en la Rada y antiguo preso político de Yanukovych, lo condujo militarmente en los primeros tiempos y obtuvo importantes logros, como la recuperación de las oficinas gubernamentales tomadas por los prorrusos en el mes de mayo de 2014. Al igual que los demás batallones voluntarios, está hoy incorporado y subordinado a la Guardia Nacional. El único grupo no incorporado es el Pravyi Sektor, o Sector Derecho, que tuvo un rol importante en los eventos de Maidán e inmediatamente posteriores. Su fundador Dmytro Yarosh, aunque controvertido, fue de los primeros en organizar y coordinar las acciones para que triunfara la revolución.

La situación desde 2014 a 2017 Después de 4 años de conflicto en el Este de Ucrania, algo ha quedado claro: Putin instaló una guerra híbrida, proxy y congelada en Europa. Fracasó en transformarla en una Chechenia o una Osetia del Sur, debido a la heroica acción del pueblo, voluntarios y ejército ucranianos. Lo que Putin pensó sería un paseo se transformó en una pesadilla por el impacto que tuvo sobre Rusia y su economía. Si su objetivo era consolidar una buena relación política con Ucrania, logró precisamente todo lo contrario. Lo aisló del mundo y permitió que se tomara conciencia de cómo operaba política y militarmente. El derribo del avión comercial de Malaysian Airlines MH 17 sobre la aldea de Shaktersk, territorio ocupado por separatistas prorrusos, constituyó un hecho ominoso condenado por todas las naciones democráticas del mundo. Fue confundido con un avión ucraniano de transporte y derribado el 17 de julio de 2014 con un sistema de misiles tierra-aire BUK de fabricación rusa. Las víctimas fatales sumaron 298 personas, entre ellos, varios niños, científicos que concurrían a una conferencia de VIH en Australia, y turistas. Es interesante leer la declaración que hizo Russia Today al respecto: «El Jefe del Ministerio de Asuntos Internos de Ucrania, Antón Geraschenko, dijo que el avión que transportaba 285 pasajeros y 15 tripulantes se cayó». El derribo tuvo lugar aproximadamente a las 17:20 hora de Ucrania y ya estaba en las noticias de ese país a las 18:00hs, inclusive con vídeos caseros que mostraban la columna de humo negro que se alzaba desde el lugar donde los restos del avión habían impactado la superficie. Por la forma en que se encontraron los restos, por su tamaño y por el daño que tenían, desde un comienzo se habló de que había sido derribado por un misil disparado por 41


los separatistas prorrusos, o directamente por una batería antiaérea rusa. Luego, se demostró gracias a las investigaciones de fuente abierta de Bellingcat que, efectivamente, el sistema misilístico viajó desde la frontera rusa y fue inmediatamente devuelto faltando un proyectil. El enigmático coronel Strelkov había advertido a través de su página en la red Facebook que los aviones debían mantenerse fuera del espacio aéreo de la República Popular de Donetsk. El New York Times lo pintaba de cuerpo entero: «… mesiánico y militarista, tales figuras combinan una profunda creencia en el destino histórico de Rusia con un desprecio por el Occidente decadente, mientras que anhelan el restablecimiento de un imperio zarista». Servicios de inteligencia de Ucrania habían interceptado a las 16:33 horas del día 17 conversaciones entre oficiales de inteligencia rusa confirmando la autoría del hecho y afirmando que lo habían tomado por un avión de transporte de las fuerzas armadas ucranianas. La justicia neerlandesa solicitó el envío de los restos humanos para identificarlos y para proceder a entregarlos a sus familiares. Fueron recibidos en la base militar de Hilversum el 23 de julio, donde la Junta de Seguridad neerlandesa conduciría una investigación técnica de aviación y, separadamente, una investigación penal a cargo de investigadores neerlandeses, australianos, belgas, ucranianos y malayos. La oficina del Fiscal General de los Países Bajos hablaba ya de presentar cargos por homicidio y posiblemente por crímenes de guerra. Los separatistas prorrusos se habían encargado de hacer desaparecer evidencias importantes para determinar las causas del derribo, incluso prendiendo fuego la zona donde estuvo ubicado el sistema de misiles BUK. Cuando arribaron los investigadores enviados por los Países Bajos y Australia, ya habían rastrillado el área y eliminado cualquier evidencia autoincriminatoria. El combate militar sigue cobrando vidas ucranianas y rusas. El frente de batalla a partir de los Acuerdos de Minsk I y II debería estar comprendido por una región buffer desmilitarizada de 90 km de ancho, sin armamento pesado. El organismo encargado de ejecutar el cumplimiento forzoso del mismo, la OSCE, ha mostrado su ineptitud o complicidad con Rusia. Suele haber períodos de mayor intensidad en el combate y otros de menor. Las localidades c próximas de uno y otro lado de la línea divisoria sufren las consecuencias del conflicto. Del lado separatista, la radicalización de su posición los lleva a un callejón sin salida, ya que la Federación de Rusia no puede admi42


tirlos como territorio anexado, y son inviables de manera autónoma. Del lado nacional, depende de la fuerte inversión del gobierno, ya que la actividad privada es mínima por el riesgo bélico. Los diferentes señores de la guerra de la región separatista, Motorola, Givi, Zhilin, Dremov, Mozgovoy, Bednov y otros menos conocidos fueron asesinados en situaciones al menos llamativas. Pareciera que Putin no quiere dejar testigos de sus acciones en el Este de Ucrania. Aleksandr Zajarchenko, otro cabecilla «rebelde» (no debe confundirse con el exministro) y Strelkov, ambos muy comprometidos en la planificación de la invasión y en la conformación de las repúblicas secesionistas, por el momento tienen una importante cobertura política, pues siguen con vida. El coronel de la FSB Igor Girkin (alias, Strelkov) se atrevió a criticar algunas de las políticas llevadas a cabo en las «repúblicas» tras abandonar su actividad en Ucrania y regresar a Moscú. La cantidad de desplazados por la guerra excede el millón y medio de ciudadanos, solo en el lado ucraniano. El daño a la infraestructura de servicios públicos y a la propiedad privada es cuantioso. Por no hablar del coste social, psicológico, emocional y moral de los desplazados y sus familias.

¿Qué puede esperarse de la evolución del conflicto? Difícil de predecir. En realidad, depende de la capacidad que tenga Rusia de seguir volcando recursos en la financiación de la guerra separatista en el Este ucraniano. Mientas Putin disponga de fondos, es predecible que el conflicto continúe. Con altos y bajos, pero se mantendría en una suerte de conflicto congelado. Otra variable a tener en cuenta es la capacidad de los habitantes del Este ocupado de vivir en condiciones de vida deficitarias y con un futuro sombrío, ya que sus «repúblicas» no son reconocidas ni por el derecho internacional ni por los países. Por lo tanto, para viajar al exterior (salvo a Rusia), deben solicitar un pasaporte ucraniano o estar sometidos a la imposibilidad de utilizar un pasaporte propio o ruso. La región sigue siendo histórica y jurídicamente parte de Ucrania. ¿Cuánto puede sobrevivir una población sin una adecuada provisión de servicios públicos y bienes privados, condenados a moverse dentro de la Federación de Rusia o la Unión Euroasiática? La respuesta la darán los hechos históricos; no su interpretación, ni su relato.

43


La propaganda rusa: reminiscencias de la propaganda soviética Mientras Occidente amenazaba con más sanciones contra Rusia por los acontecimientos en Ucrania, el mensaje de los medios de comunicación estatales rusos era una viva reminiscencia de la propaganda soviética. La euforia patriótica rusa de los últimos años se basa en un sentido de haber demostrado al mundo que los rusos pueden llegar a la cima. Una oleada de confianza en sí mismos, después de la humillación del colapso postsoviético. «Estamos en una buena racha», «Nadie nos puede parar ahora», «Primero, los Juegos Olímpicos de Sochi, a continuación, tenemos a Crimea de vuelta», son los mensajes que se pueden oír en la calle… «Y ahora que hemos ganado el campeonato mundial de hockey sobre hielo también». Es como si todo el mundo fuese un espectador en un evento deportivo o estuviera viendo un programa de concursos en la televisión, es un goce individual, como si esta orgía de patriotismo ruso no acarrease consecuencias, por lo que no tiene sentido pensar a dónde podría conducir. Mucha gente está viendo los acontecimientos que se desarrollan por la televisión. El volumen de diferentes canales controlados por el Estado es abrumador. Todos brillantes y bien financiados, cada uno con sus propias ligeras diferencias, pero en última instancia, similares. Horas y horas de telediarios pulidos, con garra y con carga emocional, incluido el ajuste de la música haciendo que el corazón del espectador se acelere. Es difícil no dejarse arrastrar. Respecto a Ucrania, los mensajes que se transmiten son los siguientes: la violencia en el Este de Ucrania es culpa de la «junta fascista» de Kyiv. Rusia odia a los «neonazis y fascistas» y es el gobierno de EE.UU. el que alimenta la crisis por detrás, mientras que Rusia intenta actuar como pacificador. «Propaganda agresiva y engañosa… peor que cualquier cosa que he visto en la Unión Soviética», es el veredicto de Lev Gudkov, el director del Centro Levada de organización de encuestas más respetado de Rusia. La historiadora cultural y editora Irina Projorova va más lejos: ella llega a calificarlo de «estalinista», la histeria antioccidental que marcó los años represivos de la década de 1940.

44


No todo es de puertas hacia fuera. Desde que el presidente Putin advirtió de que Rusia no toleraría una «quinta columna» en su discurso relativo a la anexión ilegal de Crimea, la oposición de Rusia ha estado bajo asedio. «Hemos sido investigados ya cuatro veces este año -. En cualquier momento podrían encerrarnos», dice Gudkov, «Y ten cuidado con lo que escribes sobre nosotros», susurra otro académico. «Usted entiende cómo van las cosas aquí ahora». Entonces, ¿cuánto tiempo va a durar este nuevo sentimiento conservador patriótico en Rusia? Projorova se pregunta si podría ser el último suspiro de un régimen autoritario bajo amenaza como le pasó a Stalin a finales de 1940. Pero Gudkov cree que la oleada de entusiasmo por el presidente Putin durará el tiempo suficiente para que consiga ser reelegido en 2018. Si el presidente goza de buena salud, Vladimir Putin podría ser el presidente de Rusia hasta el año 2024.

45


MITOS SOBRE UCRANIA

46


MITO

EL IDIOMA UCRANIANO PROVIENE DEL RUSO

47


La lengua ucraniana es el idioma oficial de Ucrania. Pertenece al grupo eslavo de la familia de lenguas indoeuropeas. Es la segunda lengua eslava por número de hablantes, después del ruso; es el idioma nacional en Ucrania y el idioma oficial de Transnistria. Las lenguas eslavas constituyen un grupo de lenguas relacionadas de la familia de lenguas indoeuropeas que se desarrollaron desde dialectos del eslavo antiguo. El número total de hablantes supone más de 287 millones de personas. En el momento de su colapso, la lengua antigua eslava se componía de diferentes dialectos. Las modernas lenguas eslavas se formaron por la combinación de ciertos dialectos alrededor de los centros políticos y culturales. El pueblo ucraniano se ha formado en la Rus´de Kyiv, principalmente, sobre la base de población de los principados de Kyiv, Chernihiv, Pereyaslav, Galytchyna y Volyn. La consolidación de la nación ucraniana y el establecimiento de su lenguaje han sido obstaculizados por el hecho de que después de la invasión mongola del siglo XIII, sus tierras pasaron a formar parte de diferentes Estados. Así Chernihiv, Syvershchyna, Podillya, Kyiv con Pereyaslav y la mayor parte de Volyn pertenecían al Gran Ducado de Lituania, siendo el idioma oficial el ruteno, es decir la lengua literaria ucraniana antigua; la Bucovyna del Norte se convirtió en parte del principado de Moldovia, donde también, durante años, todos los asuntos de Estado se trataban en lengua rutena; Polonia se apoderó de una parte del oeste de Volyn y de Galytchyna, y, de Zakarpatia, Hungría. Una especial importancia para la consolidación del pueblo ucraniano y su lengua, la identidad y el desarrollo de su condición de Estado, la tuvo Kyiv. Hay numerosas pruebas que demuestran que la lengua ucraniana y su condición de Estado surgieron antes que el ruso. La nación rusa se formó alrededor de Moscú, y la formación del Principado de Moscú ha ido acompañada de la subyugación y asimilación de los pueblos y las tribus vecinas, principalmente, los ugrofineses y los túrquicos. Por eso, en el idioma ruso hay gran variedad de palabras de procedencia no eslava y es diferente de la mayoría de las otras lenguas eslavas. La nación ucraniana se formó mediante la unificación de los diferentes grupos étnicos eslavos del sur de la Rus´ de Kyiv. Por tanto, la lengua ucraniana es más ancestral, ya que las prestaciones lingüísticas venían, en su mayoría, de los idiomas vecinos, principalmente, eslavos. Así pues, la lengua ucraniana conservó la base y estructura del eslavo antiguo. Sin embargo, 48


por culpa de la rusificación, de siglos de censura y prohibiciones del idioma y la cultura ucranianos, se consiguió acuñar el mito de que es al contrario. La rusificación es la adopción de la lengua rusa o de aspectos de la cultura rusa por parte de comunidades no rusas. En un sentido estricto, el término «rusificación» se emplea para designar la influencia de la lengua rusa sobre las lenguas eslavas, bálticas y otras lenguas habladas en áreas que controla o controlaba Rusia. En un sentido histórico, el término se refiere a las políticas (tanto oficiales como no oficiales) de la Rusia Imperial y de la Unión Soviética en relación a sus constituyentes nacionales y a las minorías nacionales de Rusia, que tenían como objetivo la dominación rusa. Existe otra afirmación estereotipada en el sentido de que la lengua ucraniana es casi lo mismo que el ruso. Sin embargo, curiosamente, en la práctica, los ucranianos entienden y hablan ruso pero los rusos ni siquiera entienden ucraniano. Un ucraniano que viaje, por ejemplo, por Polonia o Eslovaquia se entiende bien hablando ucraniano; pero, en cambio, si hablase ucraniano en Rusia, en primer lugar tendría problemas desde el punto de vista político; en segundo, los rusos no entenderían palabras ucranianas cómo «pronto», «que vaya bien», «señor», «te saludo» y muchas otras. Lo mismo un polaco: si un polaco habla polaco en Ucrania lo entienden; en Rusia, no. Entonces, surge la pregunta: ¿el ucraniano y el ruso son similares, o se nos impone este hecho? Las características específicas de la lengua ucraniana ya se registran en el recuerdo histórico de los siglos XI-XII, originarios de la Rus` del Sur. Aparecen igualmente de manera sistemática en la memoria histórica de estos territorios en los siglos posteriores (XIV – XV). Estudios recientes demuestran que la lengua ucraniana en la fonética y gramática tiene más características en común con el alto sorabo y el bielorruso (29 en común ), el bajo sorabo (27 en común), el checo y eslovaco (23 en común), el polaco (22 en común), el croata y el búlgaro (21 en común), el serbio y el macedonio (20 en común), el extinto polabo (19 características en común), el esloveno (18 en común) y con el ruso (11 en común). Por lo tanto, con fundamento en estos datos, algunos científicos han puesto en duda la inclusión del ucraniano, el ruso y el bielorruso en un mismo subgrupo de lenguas eslavas orientales. El idioma ruso, por similitud con el ucraniano, ocupa el puesto 13º. 49


MITO

MITOS SOBRE LA «BANDERA INVERTIDA»

50


En Ucrania, desgraciadamente, y a causa de los acontecimientos de los últimos años, no cesan de surgir problemas y especulaciones en torno a cuestiones lingüísticas, religiosas o históricas. Una de ellas es la especulación en torno a la «bandera invertida». Las siguientes especulaciones sobre la bandera de Ucrania, algunas, históricas, otras, bastante recientes, comenzaron a difundirse en la actualidad por la propaganda rusa en un intento de desacreditar la bandera ucraniana, y a Ucrania como país.

El mito según el cual Skoropadsky le dio la vuelta a la bandera Supuestamente, la República Popular de Ucrania adoptó la bandera amarillo-azul por iniciativa de Myjailo Hrushevsky, y fue el Hetman Pavlo Skoropadsky quien, a posteriori, le dio la vuelta. La formación del concepto de colores nacionales y la adopción de las banderas estatales, para la mayoría de los Estados modernos, se produjo en el periodo de los siglos XIX y XX. La aparición de estos símbolos está vinculada a los movimientos de liberación nacionales. El establecimiento de la combinación de colores azul y amarillo como colores nacionales de Ucrania se puede asociar con el renacimiento nacional ucraniano de Galicia y Bukovyna en 1848. En Ucrania, que formaba parte del Imperio Ruso, el movimiento nacional ucraniano era considerado hostil por el régimen zarista, y sometido a persecución. Por lo tanto, los colores nacionales no se aprobaron hasta después de la revolución de 1905. El debate público sobre el asunto en las páginas de revistas de Lviv y Kyiv en 1911-1912 mostró la tradición de los colores azul y amarillo no sólo en Galicia, sino también en los alrededores de Dnipro. De hecho, estas publicaciones interrumpieron cualquier discusión acerca de qué colores tienen que ser los nacionales, y sobre el orden de los mismos. En la práctica, varias ilustraciones, folletos y carteles de la época atestiguan que se utilizaban ambas opciones. La verdadera explosión del movimiento de liberación nacional ucraniano que afirmó su carácter de símbolos nacionales tuvo lugar después del derrocamiento de la autocracia en febrero del 1917.

51


El 25 de marzo de 1917, se desarrolló en Petrogrado una manifestación masiva de 20 mil soldados y estudiantes ucranianos bajo banderas azulesamarillas. El 26 de marzo del mismo año, en Kyiv, se celebró la «fiesta de la libertad», donde soldados ucranianos portaban la bandera nacional azulamarilla. El proceso del renacer nacional ucraniano no solo fue masivo en Ucrania; sino también en las regiones del centro de Rusia, Siberia, el Turquestán, Lejano Oriente y otras tierras donde había ucranianos (desterrados y enviados forzosamente a aquellas tierras). El atributo inseparable de este proceso fue el concepto de colores nacionales, la combinación de azul y amarillo. Paralelamente, se lucían banderas rojas, consideradas de manera internacional como características del movimiento revolucionario. En la apertura del primer Congreso de militares ucranianos, el 18 de mayo de 1917, se izó la bandera azul-amarilla con las palabras «viva la autonomía nacional y territorial». Mykhailo Grushevsky, en sus recuerdos de la manifestación del 1 de abril de 1917, describe las banderas como «azul-amarillas», pero luego cuenta una anécdota sobre el portero que vio a los manifestantes con las banderas «amarillo-azules». Dmytro Doroshenko escribió sobre la misma manifestación (en la cual participó): «en el aire se veían banderas amarillo-azules (colores que simbolizan el color de nuestro cielo azul y el oro del trigo en los campos)». Aunque es poco probable que diera esta explicación si el color amarillo estuviese arriba. El azul-cielo y amarillo-trigo se correspondía perfectamente con la mentalidad de Ucrania, se comprendía muy fácil en todos los ámbitos y encajaba con una lógica muy natural. En junio, la editorial de Kyiv Vernygora emitió cien mil folletos llamados el «Catecismo de Ucrania», en los que los colores nacionales que se indican son azul-amarillo. Curiosamente, al final del año la misma editorial publicó postales de B. Shippiha «nuestros enemigos desaparecerán», que llevaba la bandera de color amarillo-azul. En cambio, en el cartel publicado al mismo tiempo en 1917, la bandera es de color azul-amarillo. Sin embargo, la Revolución de Octubre en Petrogrado aceleró el desarrollo de los hechos. Los bolcheviques, que no tenían mucho apoyo en Kyiv, trata52


ron de imponer sus propios símbolos sobre los nacionales. Así, la propaganda bolchevique tachó la bandera azul-amarilla de burguesa e impuso la bandera roja como símbolo de la lucha obrera. El primer acto legislativo donde finalmente se estableció el orden de los colores de la bandera azul-amarilla se realizó el 27 de enero de 1918 en el Consejo Central, en una reunión presidida por el académico Hrushevsky en la que se aprobó que la bandera de la flota de Ucrania exhibiese los colores azul y amarillo con un tridente de color oro con interior en blanco sobre la parte superior de color azul. El 16 de julio de 1918, el hetman Pavlo Skoropadsky aprobó la nueva imagen renovada de la bandera militar ucraniana, pero con el mismo orden de colores. Así que, sin duda, el hetman Skoropadsky no hizo ningún cambio de colores en la bandera. La bandera azul-amarilla también era la del Estado Mayor del atamán Simon Petliura. Los estudios más recientes han demostrado que en 1920 los soldados de N. Majno también utilizaron banderas azules-amarillas. Las mismas banderas se ven en los dibujos de Yulian Butsmanyuk y Leonid Perfetsyky, que participaron en la liberación. En el segundo borrador de la Ley Fundamental del Estado, elaborado por la Comisión Gubernamental el 1 de octubre de 1920 para el desarrollo de la Constitución del Estado de Ucrania, se declaró: «Artículo 9. El escudo del Estado Ucraniano es un tridente dorado en un fondo azul. El derecho de utilizar el escudo sólo reside en las agencias gubernamentales. Artículo 10. Los colores del Estado ucraniano son el azul y el amarillo. Artículo 11. La bandera de la Flota es azul y amarilla con el escudo en dorado en la esquina de la parte azul».

El mito de la heráldica Supuestamente, el orden de los colores de la bandera ucraniana no corresponde a las normas heráldicas. El mito se basa en las discusiones de los años 1920-1930 en el Oeste de Ucrania, que estaba bajo ocupación polaca, que dieron lugar al conflicto de colores que continuó en la diáspora hasta la aprobación de los símbolos 53


nacionales de Ucrania y la aprobación de la bandera como bandera estatal en 1992. De hecho, la heráldica estudia la composición de los escudos. Pero las banderas se creaban según diferentes principios, sin reglas, a veces, sin ninguna conexión con el escudo. Entonces, ¿de dónde proviene este mito? Aparentemente, de la utilización en las distintas fiestas de banderas, pancartas o escarapelas de colores de campo o ciudad en Alemania en el siglo XIX. Con el fin de agilizar este proceso, se había propuesto crear banderas con franjas horizontales multicolores y, para la parte superior, se tomaba el color del escudo mientras que para la inferior el color de la franja del escudo. Sin embargo, este tipo de prácticas permanecieron bajo la heráldica alemana y nunca se aplicaron en otros países. Por lo tanto, la apelación a las reglas de la heráldica alemana en la bandera ucraniana es completamente infundada y no corresponde con la tradición histórica de este símbolo.

El mito del Feng Shui Supuestamente, la bandera azul-amarilla no corresponde al Feng Shui, se dice que la bandera forma el símbolo Pi, donde el agua inunda al fuego y representa «descenso»; sin embargo , su forma inversa, el símbolo Thai, lo que significa es «floración».

El mito de ser símbolo de problemas Supuestamente, la bandera invertida es un símbolo internacional de la miseria y se utiliza como símbolo de protesta. La expansión de este mito se debe a que en 1923 en EEUU se aprobó la regulación sobre el uso de la bandera nacional. En el apartado de respeto a la bandera figuran los artículos que prohíben invertir la bandera excepto como señal de angustia y extremo peligro a la vida o la propiedad. Es decir, por ejemplo, se invertiría en el mar durante un ataque pirata. En resumen, no hay razón ni histórica ni heráldica para el giro de la bandera ucraniana.

54


MITO

EL SIGNIFICADO DEL NOMBRE DE UCRANIA

55


Durante muchos años, el Kremlin fue creando y difundiendo falsos mitos sobre el significado o procedencia del nombre de Ucrania. El mayor de ellos fue que Ucrania viene de la palabra okraina, que significa «afueras», «borde o frontera de», insinuando así que Ucrania es parte de las afueras de Polonia y de Rusia, un territorio sin identidad que ha ido pasando de un dueño a otro. Sobre este tipo de dogmas se está construyendo la propaganda rusa antiucraniana. A pesar de ser un país bastante joven, «Ucrania» se menciona en las novelas de Ipatiev. Así, en las crónicas, que datan del año 1187, se cuenta de la muerte del príncipe Volodimyr Glibovich de Pereyasliv: «Y lloraron por él todo Pereyasliv y toda Ucrania…». En las mismas crónicas, pero ya del año 1189, se cuenta: «El Príncipe Rostyslav Berladnyk que visitó Ucrania…». El nombre de Ucrania no sólo se menciona en las crónicas eslavas. En el año 1649, un ingeniero francés llamado Gilliam la Vasser de Popliam publica la famosa Descripción de Ucrania, a la que acompañan tres mapas. Gracias a Gilliam el nombre de Ucrania empieza a aparecer en los mapas italianos, alemanes, ingleses y franceses. Consultemos las crónicas antiguas. Resulta que los cronistas no dudan en usar el nombre «Ucrania» junto con el nombre Kyivska Rus’ (Rus’ de Kyiv) sin hacer ninguna diferencia entre ellos. Las mismas tierras se llaman indiferentemente tanto Rus’ de Kyiv como Ucrania. Por ejemplo, se menciona que el príncipe Oleksandr Yaroslavovych, llamado Nevskyi, recibe del gran khan de la horda de oro de Batu, yarlyk para el reinado de Kyiv. En otras crónicas se habla del príncipe Danylo de Galicia, «el que ocupó Berestie, Ugtovsk y Verechin, y toda la Ucrania». Estos dos hechos ocurren con una diferencia de varias décadas. En el momento de la existencia del estado de Kyivska Rus’, el Estado de Moscú, o Moscovia no se mencionaba siquiera. El principado de Moscú, como parte de la Horda de Oro, fue fundado por el khan Mengu-Timur en el año 1277. En este momento, Kyivska Rus’ ya contaba con más de 300 años de historia. No hay evidencia de la conexión de la Rus’ de Kyiv con la etnia finlandesa de la tierra Moksel y, más tarde, el principado de Moscú con el principado de las tierras de la Rus’ de Kyiv hasta el siglo XVI. Cuando en 988 se produjo el Bau-

56


tismo al cristianismo del Estado de Kyivska Rus’, las tribus finlandesas de la tierra de Moksel se encontraban en una etapa medio salvaje. Pero durante la historia reciente, el Kremlin se ha apropiado del legado histórico de Kyivska Rus’ y, para ello, fue reprimiendo al pueblo ucraniano con todos los medios posibles, incluyendo mediante una hambruna artificial donde murieron millones de personas. Hoy en día, el pueblo ucraniano conoce ya mejor su historia; pero, desgraciadamente, sigue sufriendo los abusos por parte del Kremlin y de la Federación de Rusia.

57


MITO

UCRANIA EL «HERMANO MENOR» DE RUSIA

58


El discurso ruso sobre la hermandad entre Rusia y Ucrania (siempre Rusia como el hermano mayor, claro está) al mismo tiempo que se anexionaba Crimea y enviaba armas y tropas al Este de Ucrania fue cínicamente incesante y continuo tanto dentro como fuera del país. Pero si buscamos la precisión histórica descubrimos que el «hermano mayor» no es mayor; sino un hermano menor, el «refugiado», quien, salvándose de las hordas de Asia, escapó de la Rus´ de Kyiv y creó en el Norte, entre los ríos Oca y Volga, un nuevo Ducado, el de Moscú, que posteriormente se hizo fuerte. El famoso activista cívico y publicista ruso Petrov-Skitalets escribe: «Desde el punto de vista de la ciencia histórica, el hermano mayor de los eslavos del Este, indudablemente, son los ucranianos; y la madre de todas las ciudades eslavas ciertamente es Kyiv. Si nos acordamos del trato que recibía Ucrania por parte del círculo gobernante de Rusia anterior a la revolución, con menosprecio, un proteccionismo ofensivo y la negación de los ucranianos como nación, adueñándose de la llamada Malorossiya, es comprensible y justificada la aspiración de los ucranianos a defender sus derechos históricos como de uno de los grandes pueblos eslavos». Toda la historia posterior de Ucrania está marcada por los levantamientos nacionales y la búsqueda espiritual-nacional de los ucranianos tanto en Rusia como en Austria. Como ocurre en todas las naciones humilladas, los líderes espirituales y políticos del nuevo movimiento de Ucrania apelan en su programa nacional a la grandeza de su pasado histórico y a la vitalidad de sus valores espirituales. Los ucranianos tienen algo de lo que estar orgullosos. La antigua Kyiv fue, de hecho, la capital del primer gran Estado eslavo más allá del debate acerca de quiénes fueron sus fundadores: los rusos o ucranianos, los vikingos o los propios eslavos. La antigua Kyiv fue también el lugar del bautismo de la Rus´, adoptando el cristianismo, cuyo milésimo aniversario se celebró en 1988.

59


MITO

LA URSS FUE PROGRESISTA Y BENEFICIOSA PARA EL PUEBLO UCRANIANO

60


Abdurajmán Avtorjanov, historiador, escritor y activista de la segunda ola de emigración rusa, nacido en la aldea chechena Laja-Nevri entre 1908 y 1910 (la aldea fue completamente destruida durante de la deportación de los chechenos en 1943), escribió su obra titulada El Imperio del Kremlin: el modelo soviético del colonialismo. El libro fue escrito en 1988, pero sigue siendo actual, aún más ahora, si cabe, que la política expansionista de Rusia está reviviendo un nuevo amanecer. Para comprender los procesos actuales conviene echar un vistazo al pasado. Avtrojamov muestra que Rusia, incluso en la época de la Unión Soviética, evidenció ser la heredera del Imperio Ruso y lo sigue siendo en la actualidad. Aunque el libro fue escrito hace tiempo, en muchos aspectos sigue siendo relevante hasta el día de hoy ya que el autor desmonta muchos mitos históricos soviéticos que se siguen utilizando por parte de la propaganda rusa actual. Se vuelve infausto observar cómo algunas personas, cegadas por el romanticismo de la ideología no quieren ver la desagradable realidad que se esconde detrás de las palabras exuberantes. Los libros de Avtorjanov son un intento de mostrar, basándose en hechos y documentos, la realidad de la Unión Soviética.

Abdurajmán Avtorjanov Abdurajmán Avtorjanov recibió una educación y formación comunista brillante, pertenecía a la elite del partido Comunista y se encontraba muy cerca de la cumbre en un momento crucial del golpe de Estado estalinista. Personalmente conocía a muchos de los líderes del Comité Central y de la oposición, accedía a los despachos de altos cargos y disponía de información privilegiada. Pasó por la prisión de la NKVD y era una de las pocas personas con su formación que sobrevivió el terror estalinista. Además, era un historiador y un escritor con un buen estilo, lograba entender los procesos de los que era testigo, de modo que tenía la capacidad de explicarlos. Sin duda, es una de las mejores candidaturas para desmontar los mitos soviéticos. A continuación, os presentamos una traducción del ruso hecha por los voluntarios de Con Ucrania del segundo capítulo del libro El Imperio del Kremlin, 1988, de Abdurajmán Avtorjanov. Las notas entre corchetes son comentarios del traductor. 61


La historia de Ucrania según los historiadores soviéticos En la historia del desarrollo de la idea y de la cultura nacional del país, dos ciudades de la Ucrania dividida desempeñaron un papel importante: Kyiv, la capital de Ucrania independiente, y Lviv (o Leópolis), la capital de la parte de Ucrania del margen derecho, controlada por Polonia. Mientras la Ucrania del margen izquierdo fue libre, la voz cantante la llevaba Kyiv; pero cuando el zarismo dio inicio a la política de desucranización, Lviv empezó a convertirse en líder, hasta el punto de que muchos historiadores y políticos rusos creían que Galizia era la semilla del separatismo ucraniano. En la primera mitad del siglo XVII, Kyiv se convierte en el centro del renacimiento de la cultura, la ciencia y la educación ucranianas. En el apogeo de la gloria de este movimiento cultural se sitúa Petro Mohila, el metropolitano de Kyiv y de Galizia. Petro Mohila fundó la famosa Academia de Kyiv-Mohila en 1632, lo que convirtió a Kyiv en el centro científico y religioso de toda la Europa del Este. En esta Academia estudió el gran poeta y filósofo ucraniano Hrygoriy Skovoroda. Las asignaturas se impartían en latín, cosa que también era habitual en la Europa occidental. La lista de disciplinas científicas demuestra la amplitud de su programa: matemáticas, física, astronomía, geometría, arquitectura, geografía, historia, economía, medicina, lógica, filosofía, literatura, lenguas occidentales antiguas y modernas, lenguas eslavas y otras asignaturas. En Rusia, en aquel entonces, todavía no existía un centro cultural y científicoacadémico de este nivel. Por esto, Moscú también enviaba a sus jóvenes a estudiar a Kyiv. Seis años después de la muerte de Petro Mohila, Ucrania fue anexionada por Rusia; sin embargo, la Academia perduró todavía más de 160 años, la cerraron en 1817, hecho que demuestra su importancia. Exactamente la nueva ola de política de rusificación exigió destruir el más importante centro científico y cultural de Ucrania, como anteriormente ya habían sido destruidas las escuelas de los «hermanos» ucranianos. El primer decreto de prohibición de la lengua ucraniana fue emitido en 1721 y, el último, en 1879; el nombre Ucrania y el idioma ucraniano se convirtieron en tabú. Cuando los historiadores soviéticos describen este periodo de la historia ucraniana, resulta evidente que no están en armonía con los hechos históricos. Juzguen ustedes mismos: la Gran Enciclopedia Soviética dice así: «la Unión de Ucrania y Rusia tuvo un significado positivo para el desarrollo de la cultura y educación ucraniana». Sin embargo, añade: «los ucranianos no tenían posibilidad de obtener educación en su lengua materna» (Gran Enciclopedia Soviética, tomo 26, M., 1977, p. 562). ¿Qué cultura ucraniana es posible sin la lengua ucraniana? 62


Los historiadores soviéticos se sitúan en una conmovedora unanimidad con los ideólogos extremadamente reaccionarios del zarismo tales como Magnitskiy, Uvarov, Katkov, Pobedonostsev, Illovaiskiy… y opinan que la anexión de Ucrania por Rusia no solamente fue un acto progresista, sino que fue muy beneficioso para el pueblo ucraniano. Sin embargo, los estudios objetivos demuestran que «el progreso» y «el beneficio» del destino del pueblo de Ucrania se manifestaron en dos hechos de importancia trascendental. Primero, Ucrania perdió lo más importante que puede tener una nación: la independencia nacional. Segundo, Rusia trajo a las tierras ucranianas su sistema político, social y económico: el absolutismo del zarismo y la servidumbre de Rusia. La libre sociedad ucraniana, que, según los estudios de Hrushevsky, bien documentados, no conocía ni señores feudales, ni depredadores burgueses, y de ninguna manera encajaba en el esquema primitivo marxista de la lucha de clases, fue estrangulada por la bota militar de su «hermano mayor» colonizador. Los zares regalaban las tierras ricas ucranianas a los nobles de Moscú y a sus vasallos malorrosos [que significa «pequeños rusos», como los rusos llamaban a los ucranianos*], convirtiendo a cientos de miles de ucranianos libres en siervos. Fue Catalina II quien destacó en esto en particular. Este triunfo del absolutismo y la reacción feudal en un país que antes era libre se consideró por parte de los monarcas-marxistas soviéticos «un progreso histórico», incluso cuando el historiador Kliuchevsky condenaba la propagación de la servidumbre a Ucrania (tomo 5, pág. 142). Los ucranianos, por supuesto, tenían otra opinión al respecto. Los pensadores ucranianos al unísono condenan las nuevas reglas que se establecieron en su patria. Los historiadores describen concienzudamente las horribles condiciones en que tal cosa ocurría. Los escritores lloran el fallecimiento de su querido país y cantan el himno a su futura libertad. El siglo XIX especialmente destaca por el crecimiento increíble de la literatura nostálgica de todos los géneros, aunque con un hilo conductor constante: el dolor y el sufrimiento de las personas, la esperanza y la fe en el renacimiento de una Ucrania libre. Todos los representantes de la literatura ucraniana nacional, científica, histórica, cultural y artística que cantan la independencia de Ucrania de Rusia se consideran «reaccionarios» y «nacionalistas burgueses» en la ciencia histórica soviética. Este punto de vista de los historiadores soviéticos simplemente repite lo que se dice en todos los libros monárquicos de la historia de Rusia. La única diferencia consiste en que los historiadores del zarismo de63


fienden abierta y honestamente los intereses de la nación dominante, mientras que los historiadores soviéticos, protegiendo los mismos intereses, disimulan y falsifican brutalmente los hechos y acontecimientos históricos bien conocidos. El esquema, muy miserable desde el punto de vista científico, e históricamente incorrecto que defienden los ideólogos soviéticos sobre la historia y la cultura de Ucrania es el siguiente: en los tiempos antiguos y medievales, los ucranianos no constituían un pueblo distinto, sino eran simplemente una rama del pueblo ruso. Su nombre nacional «Ucrania» no radica en su origen étnico, sino se refiere a su posición geográfica en las «afueras» de Rusia, y de aquí se deriva el nombre de «ucranianos», que, en la Rusia monárquica se llamaban «malorrosos» [«pequeños rusos»]. Desde la Prehistoria, argumentan los historiadores soviéticos, Rus´ [o Rusia] estaba dividía en tres ramas: Velikorrosia [Gran Rusia], Malorrosia [Pequeña Rusia] y la Rus´ Blanca [Bielorus´, o Bielorrusia]. Pronto apareció una cuarta rama, la Novorrosia [Nueva Rusia]. Toda la historia de estas ramas es una lucha permanente para unirse con su madre común: Velikorossia [Gran Rusia o, simplemente, Rusia]. En esta lucha, argumentan los historiadores soviéticos, en la política y la cultura ucraniana aparecieron dos grupos: un grupo grande progresivo de partidarios de la unión entre Rusia y Ucrania, y un pequeño grupo reaccionario nacionalista que estaba en contra de dicha unión con Rusia. Según este esquema, el hetman Bogdán Jmelnitskiy es un progresista y héroe, mientras su hijo, el hetman de la Ucrania del margen derecho, Yuriy Jmelnitskiy, es un reaccionario y nacionalista, porque el hijo quería corregir el error de su padre y restablecer la independencia de Ucrania de Moscú apoyándose en Polonia; del mismo modo que ya lo intentó el hetman Pavlo Polubotok (1722-1724), que siguió a Mazepa. Al conocer que el hetman Polubotok estaba organizando la salida de Ucrania de Rusia, el zar Pedro I lo encarceló en la fortaleza de San Pedro y San Pablo, donde fue torturado. Durante el interrogatorio, el hetman Polubotok declaró a Pedro I: «Ni el temor a la cárcel, ni la aversión a las cadenas me obligarán a traicionar a mi patria. Prefiero una muerte horrible a una vida llena de la contemplación constante del sufrimiento de mi pueblo». (I. Nagaevskiy, Historia del estado moderno de Ucrania. Múnich, 1966, pág. 11 (en inglés)). Polubotok murió en la cárcel en 1723, dos años antes de la muerte de Pedro I. A estos héroes intrépidos ucranianos y grandes mártires de la lucha por la independencia los bolcheviques los llaman «traidores».

64


La cultura de Ucrania según los historiadores soviéticos La cultura, ciencia y fuentes históricas ucranianas están interpretadas de una manera similar. Los documentos históricos, crónicas y escritos de los que puede deducirse o suponerse una orientación prorrusa se consideran fuentes históricas fiables y valiosas; aquellas fuentes en las que suena con claridad el motivo de la grandeza del espíritu nacional ucraniano en la lucha tanto contra los polacos como contra los moscovitas son declaradas dudosas y perjudiciales. La apología de los cosacos libres de la Sich de Zaporozhia en las obras de los historiadores ucranianos se designa [por los críticos soviéticos] «un concepto de oficiales y nobleza». Las obras clásicas de prominentes historiadores ucranianos de los siglos XIX y XX fueron prohibidas para emplearse en las universidades ucranianas por ser tachadas de nacionalistas. Los clásicos de la ciencia histórica ucraniana, Antonovych y Hrushevsky, están en la lista de «nacionalistas burgueses», y la cabeza del movimiento histórico en la Ucrania de los años treinta, el comunista e historiador famoso Yavorovsky, fue declarado espía austríaco a causa de su excelente alemán y sus orígenes de Galizia, acabando ejecutado. Pero ni siquiera Stalin se atrevió a tratar de esa misma manera a Hrushevsky, que era un académico de fama mundial, profesor en la Universidad de Lviv durante muchos años y primer presidente de la República Popular de Ucrania. A Hrushevsky lo aconsejaron que fuera de vacaciones al Cáucaso, a Kislovodsk, donde contrajo una gripe y murió al ingerir un medicamento que le había prescrito su médico. Si recordamos cómo, por orden de Stalin, el jefe de la NKVD, Genrij Yagoda, recurriendo a ese mismo medicamento había matado a Manzhinskiy, Kúybyshev y Maksim Gorki, todo queda claro. Hrushevsky murió cinco días antes del asesinato de Kírov por Stalin. El esquema soviético de tratar la historia del folclore, la literatura y el arte ucranianos es absolutamente idéntico. El folclore donde los ucranianos luchan y vencen a los moscovitas es considerado reaccionario y nacionalista, pero el folclore donde los ucranianos luchan contra los jázaros, polacos o turcos se considera en cambio progresista y revolucionario. Los escritores y críticos ucranianos, así como su talento y su creatividad tampoco son juzgados por sus obras literarias en su idioma nacional, por su papel en el desarrollo del lenguaje literario ucraniano o su servicio a su propia idea nacional, sino que son juzgados por un único criterio: cómo sirvieron a la idea de la Gran Rusia. A esta limpieza «internacional» están sometidos incluso los fundadores de la literatura ucraniana, como son Kotlyarevsky, KvitkaOsnovianenko, Hulak-Artyomovsky, Grebenka, Borovikovsky, Kostomarov. Los 65


que describen la tragedia de su propio pueblo bajo la opresión de la Rusia zarista de una forma más clara son tachados por críticos soviéticos de ser «pesimistas» y «soñadores reaccionarios». Según la Gran Enciclopedia Soviética ellos “estaban dominados por el pesimismo y el anhelo por el irrecuperable pasado histórico de Ucrania, descrito de una forma idealizada” (tomo 3, tercera edición, Moscú, 1977 a., pag. 575). En otras palabras, llaman a Kotliarevsky, quien en su famosa Eneida (1798 a.) ucraniza la historia de Virgilio al estilo de la burlesque, lamenta la muerte de la Sich de Zaporozhia, se indigna por la conversión de los cosacos libres en esclavos y anhela una Ucrania libre, es pesimista y vive en la nostalgia por «el irrecuperable pasado histórico de Ucrania». Los más experimentados en la manipulación sofisticada literaria, los ideólogos soviéticos, se superan a sí mismos cuando intentan demostrar que en Ucrania en el siglo XIX no existía una única literatura patriótica, sino dos: la literatura reaccionaria nacionalista, que se encerraba en el estrecho marco ucraniano o estaba orientada a Occidente, y la literatura progresista y humanista, que intentaba incluir la literatura ucraniana en el proceso literario de Rusia. Los críticos soviéticos incluían en el segundo grupo hasta al mismo Kotliarevsky, declarando que «contribuyó de una forma excepcional a la inclusión de la nueva literatura de Ucrania en el proceso literario de Rusia», basándose en el simple hecho de que su Eneida fue publicada por primera vez en el año 1798 en San Petersburgo en ruso sin el conocimiento del autor. Más tarde, en 1809, la Eneida fue publicada también en ucraniano. Al mismo tiempo que el fundador de la moderna prosa ucraniana, KvitkoOsnovianenko, fue acusado de idealizar la patriarcal Ucrania y defender la moral cristiana. Los escritores de la segunda mitad del siglo XIX reciben un trato todavía menos justo: Kostomarov, Storozhenko, Korsun y Kulish son acusados de ser conservadores y reaccionarios por su actitud hostil hacia el zarismo y el imperialismo ruso. El más brillante de ellos, Kulish, el historiador, escritor y revolucionario, (quien fue condenado junto con Shevchenko por su participación en la Hermandad de Cyrilo y Metodio) es tildado de «nacionalista burgués», una definición literaria conocida solo en las bellas letras soviéticas. Los críticos literarios soviéticos tratan a los clásicos de la literatura ucraniana de la misma manera que a algunos los clásicos rusos: Belinski, Herzen, Nekrásov, Chernichevski. Estos enemigos rabiosos del despotismo y la esclavitud en cualquier forma reciben el nombre de «demócratas revolucionarios». 66


A su vez, tales clásicos ucranianos, como Lesya Ukrainka, Iván Frankó, Kotsiubynsky y el genial Shevchenko están elevados al rango de «los prorrusos». Los historiadores soviéticos ignoran el credo fundamental de sus obras, la singularidad del pueblo ucraniano y la filosofía de su identidad e independencia, y hacen hincapié en su humanidad, ajena a cualquier chovinismo, incluyendo el antirruso. Sacan la conclusión falsa de que estos clásicos ucranianos se situaban en posiciones ruso-imperiales. ¿Cómo lo consiguen? Muy fácil. Publicando los trabajos recogidos de clásicos de Ucrania, los editores y censores soviéticos no incluyen en estas ediciones las obras más patrióticas de los escritores clásicos ucranianos. Sobre esto hablaba recientemente un escritor ucraniano en la prensa soviética: cuando fue publicada una colección de obras de Iván Frankó, en ella no incluyeron muchas de sus obras patrióticas y también hicieron grandes recortes incluso en aquellas obras que decidieron publicar. Pero hubo tiempos en los que la ciencia histórica en la Unión Soviética realmente era una ciencia que se apoyaba en los hechos, acontecimientos y exactitud histórica, y reconocía que Bogdan Jmelnitski era un «traidor y enemigo del primer movimiento de la liberación nacional en Ucrania» y su Tratado de Pereyáslav era «el registro legal del comienzo de la dominación colonial de Rusia sobre Ucrania». Exactamente en estas palabras interpreta la tragedia nacional de Ucrania la Gran Enciclopedia Soviética editada en 1935. (tomo 39, primera edición). Comparen ustedes mismos con lo que escriben nuevos historiadores soviéticas en la misma Gran Enciclopedia Soviética de la última, tercera edición: «la anexión de Ucrania por Rusia desempeñó un gran papel progresivo en el desarrollo económico, político y cultural de Ucrania» (tomo 26, tercera edición, Moscú, 1977). En Ucrania triunfó el régimen colonial del absolutismo zarista, en Ucrania se extiende la servidumbre rusa, en Ucrania prohíben la cultura y la literatura ucranianas, incluso la propia lengua ucraniana. Y a todos estos hechos, los monarcamarxistas soviéticos los llaman «un gran progreso». ¡Realmente la charlatanería pseudocientífica soviética no tiene fondo! Segundo capítulo del libro El Imperio del Kremlin, 1988, de Abdurajmán Avtorjanov, traducido por voluntarios de Con Ucrania. Las notas entre corchetes son comentarios del traductor.

67


MITO

MITOS SOBRE CENSOS EN UCRANIA

68


¿Por qué anuló Stalin el censo de 1937? ¿Cuántos ucranianos vivían en Lviv cuando ésta pertenecía a Polonia? ¿Qué regiones se rusificaron más que otras? ¿Hubo una ucranización forzosa? Estas y otras preguntas se pueden contestar a través de los censos desde 1897 hasta 2001. El 5 de diciembre de 2001 en Ucrania se realizó el primer censo completo de toda la población. Los censos de población siempre fueron importantes, no sólo porque mostraban la cantidad de la población existente, sino porque la caracterizaban por sus rasgos nacionales, lingüísticos, religiosos, sociales y otros. En muchos países los censos tienen lugar regularmente, cada 10 años. El primer censo pleno de la población que habitaba el territorio de Ucrania, tuvo lugar en enero de 1897. Fue «El primer censo de toda Rusia» que incluyó a la población ucraniana que vivía dentro de los límites del entonces Imperio Ruso. Los ucranianos que vivían en el territorio del Imperio Austrohúngaro fueron censados en el año 1900. Así, en el actual territorio de Ucrania entre el 1897 hasta el año 2001 tuvieron lugar un total de 13 censos de la población: • 1897 Imperio Ruso. • 1900 Imperio Austrohúngaro. • 1926 Unión Soviética. • 1930 Rumanía. • 1930 Checoslovaquia. • 1931 Polonia. • 1937 Unión Soviética. • 1939 Unión Soviética. • 1959 Unión Soviética. • 1970 Unión Soviética. • 1979 Unión Soviética. • 1989 Unión Soviética. • 2001 Ucrania. Vamos a ver en detalle los momentos más interesantes de los primeros censos de población, que algunas veces revelan datos poco conocidos y, otras, rompen algunos mitos históricos.

69


Censos 1897 (Imperio Ruso) y 1900 (Imperio Austrohúngaro) El censo de 1897 fue un acontecimiento muy importante y abarcó gran parte de la población. Un conocido escritor ruso, Boris Akunin, describe los acontecimientos en su novela Antes del fin del mundo. Se obtuvieron unos resultados muy interesantes. En particular, la cuestión sobre la lengua materna que contenía aquel censo, destacándose que se distinguía el «dialecto de Rusia Menor» y el «dialecto de Rusia Mayor», que determinaba la nacionalidad. En el censo austrohúngaro no se hacía referencia a la lengua natal, y la nacionalidad se determinaba por la confesión religiosa. Son interesantes dos cuestiones: • La cantidad de judíos en las regiones de Jersón y de Kyiv no es menor que en Podol y en Volinia, inclusive es más alta, aunque ahora, debido a la actividad de los judíos jasídicos (una rama ortodoxa) pareciera que precisamente en Podol vivían muchos judíos. • Casi un 10 % de los católicos vivían en Volinia. Esta cantidad se conserva pese a los siglos de una sistemática e insistente rusificación e implantación de la iglesia ortodoxa. Esto representa una clara desmitificación de la Volinia ortodoxa. Surge pues una pregunta: ¿Cuál era el porcentaje de greco-católicos en Volinia a finales del siglo XVIII y cuál fue su destino a finales del siglo XIX? Es lógico suponer que después de la división de la primera Mancomunidad de las Dos Naciones, los greco-católicos que se hallaban en el Imperio Ruso fueron convertidos en ortodoxos, mientras los que quedaron en Austria conservaron su religión greco-católica. Para comparar, podemos ver el caso de Crimea, donde hace 120 años (el Kanato de Crimea estaba unido al Imperio ruso en el 1775) difícilmente había un 73 % de cristianos ortodoxos.

Censos 1926 (Unión Soviética) - 1931 (Polonia) El primer censo de la población de la URSS se realizó en 1926, se considera el más organizado y profesional. Pero los datos del censo son bastante difíciles de comparar con los que surgieron de los siguientes censos, ya que la división administrativa de la República Soviética Socialista de Ucrania era distinta a la actual. 70


En el año 1926 hacía ya tres años que tenía lugar la llamada ucranización. Aunque consistía en que los funcionarios debían dominar el ucraniano (bajo la amenaza de ser despedidos), los ucranófobos aseguran que el resultado de la ucranización era la inscripción forzosa como ucranianos. En las circunscripciones del Noroeste, el porcentaje de ucranianos es mucho más alto: en Artemivsk, el 72,5 %, en Starobelsk el 89,3 %. En las circunscripciones del Sureste, el porcentaje de ucranianos es algo superior al 50 %. En Luhansk y en Stanilo los rusos componen el porcentaje más alto: 42,7 % y 34,2 %. En Mariupol, los rusos son un apenas un 18,5 %. y los griegos, un 15,5 %. Ninguna ucranización obligó a los griegos o rusos a inscribirse como ucranianos, o sea, no hubo ninguna «ucranización forzosa», sólo hubo una exigencia a los funcionarios de hablar ucraniano que, a propósito, está vigente hoy en día. Otro mito es que en Lviv, hasta la Segunda Guerra Mundial vivían exclusivamente polacos, que Lviv era una «ciudad polaca», y a los ucranianos de las aldeas colindantes los llevó Stalin después de la guerra. Vamos a ver los resultados del censo polaco de 1931. No hubo una cuestión sobre la nacionalidad, pero la había sobre la lengua materna y la confesión religiosa. Las confesiones reflejan con más precisión la composición nacional, ya que una parte de los judíos y greco-católicos que escogieron como idioma nativo el polaco no eran polacos étnicamente hablando. Por consiguiente, se obtiene casi un 16 % de ucranianos en Lviv, que, en condiciones de polonización total, no es un porcentaje pequeño. A propósito, el censo austrohúngaro de 1900 refleja la cantidad de ucranianos en Lviv en un 19,9 %.

Censos 1937 y 1939 (Unión Soviética) El censo siguiente tuvo lugar en 1937. Sus resultados se tacharon de adulterados y los técnicos y expertos que, por cierto, realizaron el censo de 1926, en su mayoría fueron fusilados.

71


El problema, básicamente, eran las siguientes dos razones: • La cantidad extremadamente alta de creyentes significaba el fracaso de la política atea. • La cantidad demasiado baja de la población ucraniana era una prueba de las pérdidas humanas en la hambruna de los años 1932-1933. Dos años después, en 1939, fue realizado otro censo de la población cuyos resultados se dieron por válidos. Comparemos la cantidad de la población ucraniana de la URSS según los tres censos: 1926 – 29 018 187. 1937 – 26 421 212. 1939 – 28 111 007. Como vemos, en el año 1939 la cantidad de población ucraniana aumentó en un millón y medio en comparación con la de 1937, pero, aun así, es un millón de personas menos que en 1926. ¿Cómo explican esta diferencia los que aseguran que no hubo Holodomor, una hambruna provocada por las autoridades en los años 1932-1933? En el censo del año 1937: 55,3 millones, o un 56,7 % de la población de la URSS mayor de 16 años (había esta limitación de edad en la cuestión sobre la religión) se declaró creyente.

Censos 1959-1989 (Unión Soviética) Más adelante, desde 1959, con un intervalo de 10 años, en la URSS se realizaron otros censos. Es más fácil compararlos ya que la división administrativa de Ucrania en el año 1959 coincide con la actual. Pero los datos de estos censos no se diferencian: la población aumenta, la educación mejora, el bienestar crece. Lo único negativo que llama la atención son los resultados de la rusificación. Vamos a comparar la población ucraniana en los años 1959 y 1989. Prácticamente en toda Ucrania disminuyó la población ucraniana. Sólo en Kyiv se observa un aumento considerable. Eso puede ser explicado por la gran afluencia de población rural. Pero ¿cómo se explica la disminución de ucranianos, por ejemplo, la región de Poltava? Si comparamos la difusión del idioma ucraniano en los años 1959 y 1989, veremos un cuadro aún más triste. La rusificación afectó a la región de Luhansk más que a otras: en 30 años, más de un 15 % de la población cambió su identificación lingüística. 72


MITO

EL HOLODOMOR NO EXISTIÓ

73


Holodomor, término acuñado en 1988 por el escritor Oleksa Musienko para

definir la hambruna provocada deliberadamente en Ucrania en el invierno de 1932-33. Holodomor significa en ucraniano «mortificar o matar por hambre». Tened presente el hambre: recordad su pasado turbio de capataces que pagaban en plomo. Aquel jornal al precio de la sangre cobrado, con yugos en el alma, con golpes en el lomo. Miguel Hernández. Comienzo del poema El hambre, del poemario El hombre acecha, de 1938, dedicado a Pablo Neruda. Cada año, el cuarto sábado de noviembre, se conmemora la terrible hambruna que asoló Ucrania en el invierno de 1932-33. Siete millones de ucranianos, la mayoría, niños, murieron en una de las mayores atrocidades perpetradas por el ser humano. Si bien el mundo es ahora plenamente consciente del Holocausto judío en Europa provocado por los nazis; el Holodomor ucraniano ocurrido solo ocho años antes ha sido sistemáticamente silenciado o ignorado por las autoridades soviéticas de entonces con la ayuda de influyentes observadores mal considerados independientes como los británicos H. G. Wells y George Bernard Shaw (Premio Nobel de Literatura) o el anglo-americano Walter Duranty, premio Pulitzer precisamente por sus artículos de elogio a la Unión Soviética en su periodo en Moscú como jefe de la oficina de prensa de The New York Times. En 1932, el líder soviético Josef Stalin decidió forzar a millones de agricultores independientes (los llamados kulaks) a que adoptaran la agricultura soviética colectivizada, y con ello aplastar el creciente espíritu nacionalista de Ucrania. Ante la resistencia a la colectivización, Stalin desató el terror y envió veinticinco mil jóvenes fanáticos militantes del partido en Moscú para forzar a diez millones de campesinos ucranianos a que se organizaran en granjas colectivas. Unidades de la policía secreta de la OGPU (Directorio Político Unificado del Estado), posterior NKVD, ambas provenientes de la antigua y temida cheka comenzaron las ejecuciones selectivas de los obstinados agricultores. Como los guardias rojos de Stalin no lograban hacer mella en este inmenso número, la OGPU recibió la orden de comenzar las ejecuciones en masa. Pero simplemente no había suficientes agentes para matar a tanta gente, 74


por lo que Stalin decidió sustituir las balas por un medio mucho más barato para matar: la hambruna. Agentes del OGPU y soldados del Ejército Rojo sellaron todas las carreteras y líneas de ferrocarril. Nada entró o salió de Ucrania. Se realizaron búsquedas en las explotaciones agrícolas y se confiscaron alimentos y combustible así como todas las reservas de semillas, grano y forraje de animales. Los ucranianos rápidamente comenzaron a morir de hambre, frío y enfermedades. Cuando la OGPU fracasó en el cumplimiento de las cuotas semanales de ejecución, Stalin envió a Lazar Kaganovich para destruir la resistencia ucraniana. Kaganovich, llamado posteriormente el Eichmann soviético, cumplió las cuotas, disparando contra 10.000 personas semanalmente. El ochenta por ciento de los intelectuales ucranianos fueron ejecutados. Hubo un momento en el que cada día morían 25.000 ucranianos. Un miembro del partido y posterior presidente soviético, Nikita Jruschiov ayudó a supervisar la masacre. Durante el amargo invierno de 1932-33, cuando la hambruna creada por Kaganovich y el OGPU estaba en pleno vigor, los ucranianos llegaron a comerse sus animales de compañía, botas y cinturones además de cortezas y raíces. Algunos padres incluso se comieron a sus hijos muertos. El número preciso de ucranianos asesinados por Stalin con la hambruna provocada y los escuadrones sucesores de la cheka sigue siendo desconocido hasta el día de hoy. Los archivos de la KGB y la labor reciente de historiadores rusos indican no menos de siete millones de muertos. Los historiadores ucranianos creen que murieron nueve millones. El veinticinco por ciento de la población de Ucrania fue exterminada. Socialistas ilustres como Bernard Shaw y el premier Edouard Herriot de Francia, durante una gira por Ucrania entre 1932-33 proclamaron que los informes de la hambruna eran falsos. Shaw anunció: «No he visto ni una persona desnutrida en Rusia». El corresponsal del New York Times, Walter Duranty, que ganó un premio Pulitzer por su presentación de informes de Rusia, escribió que las denuncias sobre la hambruna eran «una propaganda maligna». «[…] Siete millones de personas mueren a su alrededor y sin embargo estos necios no acertaron a ver nada», comentaba Stalin años después jactándose de la burda puesta en escena. Previamente a las visitas, las calles eran 75


«limpiadas» de ciudadanos y en su lugar cientos de figurantes con aspecto saludable pertenecientes al partido y al ejército deambulaban ante los ingenuos ojos de los observadores. El New York Times nunca repudió los desaciertos de Duranty, y los intentos de algunos sectores de opinión y de la prensa americana para retirarle el Pulitzer no acabaron dado fruto, ya que la Junta Pulitzer se niega una y otra vez a revocar dicho premio. Una comisión ucraniana fue la última en hacer la solicitud, el 29 de abril de 2003. Ninguno de los responsables que cometieron el genocidio ha sido llevado ante la justicia. Lazar Kaganovich murió pacíficamente en Moscú en 1991, meses antes de la disolución de la URSS, todavía conservaba la Orden de la Unión Soviética y disfrutaba de una generosa pensión del Estado. Fuera de Ucrania, prácticamente nadie ha oído hablar del Holodomor. Incluso allí, hasta después de la independencia no empezaron a hablar de ello abiertamente. Rusia todavía se niega a reconocer que el Holodomor fue un acto deliberado de genocidio, y lo atribuyen a la colectivización incompetente de los comisarios de Stalin. En marzo de 2008, el parlamento de Ucrania y diecinueve gobiernos de otros países han reconocido las acciones del gobierno soviético como un acto de genocidio. El 23 de octubre de 2008, el Parlamento Europeo adoptó una resolución en la que se reconocía el Holodomor como crimen contra la humanidad. La Asamblea General de las Naciones Unidas, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, en su Resolución de la Organización para la Seguridad y la Cooperación Europeas y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura han expresado su repulsa por los hechos, aunque sin utilizar la expresión «genocidio» en sus declaraciones. El Parlamento Europeo revocó la denominación de «genocidio» en 2010, a petición del propio gobierno ucraniano, con su nuevo presidente Víctor Yanukovich a la cabeza, que remarcó que fue una tragedia de todos los pueblos soviéticos y no una política deliberada de exterminio de ucranianos. De todas formas, basta con echar un vistazo al apartado momentos biográficos del presidente prorruso Yanukovich para darse cuenta de los motivos de esta petición de revocación. 76


Valoración y respuesta jurídica internacional Una de las primeras voces de protesta fuera de la Unión Soviética contra las colectivizaciones forzosas y las consecuentes hambrunas ocasionadas por el régimen estalinista fue la del dirigente comunista León Trotsky durante su exilio en México. Desde el 9 de abril 2009, el Holodomor es un acto de genocidio reconocido en 17 países (por orden cronológico): • Estonia - Declaración del Riigikogu el 20/10/1993. • Australia - Resolución del Senado de 28/10/1993; Resolución del Senado el 31/10/2003; comunicado de la Cámara de Representantes de 22/2/2008. • Ucrania - Apelación de la Rada Suprema de 15/5/2003; Ley del Parlamento de 28/11/2006. • Canadá - Resolución del Senado de 20/6/2003; acto de la Cámara de los Comunes de 28/5/2008. • Hungría - Resolución de la Asamblea Nacional en 26/11/2003. • Italia - Resolución de la Cámara de Diputados de 24/2/2004. • Vaticano - Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia desde 04/2/2004. • Lituania - Declaración del Seimas de 24/11/2005. • Georgia - Documento del Parlamento de 20/12/2005. • Polonia - Decisión del Senado de 16/3/2006; Ley de la Dieta de 4/12/2006. • Perú - Resolución del Congreso de 19/6/2007. • Brasil - Decisión de la Comisión de Derechos Humanos y de las Minorías del Congreso Nacional 19/9/2007. • Paraguay - Declaración del Senado de 25/10/2007. • Ecuador - Declaración del Senado de 30/10/2007. • Colombia - Resolución de la Cámara de Representantes de 21/12/2007. • México - Decisión de la Cámara de Diputados de 19/2/2008. • Letonia - Declaración de la Saeima de 13/03/2008. En el ámbito de las organizaciones internacionales, el Holodomor fue reconocido por la Asamblea del Báltico en su declaración de 24/11/2007. El Holodomor como acto de genocidio es reconocido en su carta, de fecha de 16/12/2003, por el director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura. En algunos países el Holodomor ha sido reconocido como genocidio a nivel regional o municipal en: Argentina: 77


• Berisso (2007). • Buenos Aires (2007). • Misiones (2007). • Apóstoles (2007). • Chaco (2007). España: • País Vasco (2003). • Islas Baleares (2007). • Cataluña (2007/2008). • Esplugues de Llobregat (2007). • Tarragona (2008). • Torrevieja (2009). Australia: • Nueva Gales del Sur (2003). • Victoria (2008). Portugal: • Municipio de Grandola (2008). • Municipio de Abrantes (2009). • Municipio de Agueda (2009). • Municipio de Alcanena (2009). • El municipio de Lagos (2009). Reino Unido: • Keightley (2008). • Rochdale (2008). • Edimburgo (2008). • Bradford (2009) . • Bolton (2009). • Kёrklis (2009). Brasil: • Paraná (2007). • Curitiba (2008). • Prudentópolis (2008). • Río de Janeiro (2008). 78


Canadá: • Manitoba (2007). • Alberta (2008). • Saskatchewan (2008). • Ontario (2009). • Quebec (2010). Italia: • Roma (2007). • Sicilia (2007). El Holodomor fue reconocido como genocidio por numerosas organizaciones religiosas: • La Iglesia Católica: Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia desde 2/4/2004. • Iglesia ucraniana Greco-católica: La solicitud conjunta del Patriarca de Kyiv y de Toda Rus-Ucrania Filaret, Arzobispo Supremo de Kyiv: Halych Lubomyr y el jefe de la Conferencia de obispos católicos en Ucrania, cardenal Marian Jaworski de 16/11/2006. • Iglesia Ortodoxa de Constantinopla: Mensaje del Patriarca Ecuménico Bartolomé I de 20/11/2008. • Iglesia ortodoxa ucraniana de Canadá: Carta Pastoral ucraniana de la jerarquía católica y ortodoxa ucraniana de los Estados Unidos y Canadá de 08/11/2010. • Iglesia ortodoxa ucraniana de EE.UU.: Carta pastoral de la jerarquía católica y ortodoxa ucraniana de Ucrania de Estados Unidos y Canadá a partir de 8/11/2010. • Iglesia Ortodoxa de Ucrania como parte del patriarcado de Moscú: Apelación del Metropolitano de Kyiv y de Toda Ucrania de 11.26.2005; llamamiento del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania de 13/11/2008. • Iglesia Ortodoxa Ucraniana Patriarcado de Kyiv: Solicitud conjunta de Patriarca de Kyiv y de Toda Rus-Ucrania Filaret, el Arzobispo supremo de Kyiv-Halych Lubomyr y el jefe de la Conferencia de obispos católicos en Ucrania cardenal Marian Jaworski de 16.11.2006; apelación del Patriarca de Kyiv y de Toda Rus-Ucrania de 14.11.2008. Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Ucrania.

79


Además, el Holodomor como genocidio es reconocido por: • El Consejo Etnocultural de Canadá – Resolución del Consejo etnocultural de Canadá de 06/28/2003. • Mejlis del pueblo tártaro de Crimea – Mensaje del presidente del Mejlis del pueblo tártaro de Crimea: Mustafa Cemil el 20/11/2007. • EEUU – Conclusiones de la comisión del Gobierno de 19/04/1988; Resolución de la Cámara de Representantes de 21/10/2003; Resolución del Congreso de 13.10.2006; Resolución de la Cámara de Representantes de 23/09/2008. Reconocimiento del Holodomor como un crimen contra la humanidad: • Unión Europea – Resolución del Parlamento Europeo de 23/10/2008 revocada en 2010 a petición del gobierno ucraniano prorruso del presidentemarioneta Viktor Yanukovich. Condenaron el Holodomor y honraron la memoria de sus víctimas de otras formas: El Comité Central del Partido Comunista de Ucrania. La Resolución de 26 de enero de 1990 reconoció la tragedia del Holodomor de esta nación, consecuencia de un supuesto criminal de Stalin y su séquito (Molotov, Kaganovich) en relación con el campesinado. El 23 de setiembre 2003, el Senado de la República de Argentina reconoció que el Holodomor fue organizado por el régimen totalitario soviético y el 7 de noviembre 2007 rindió homenaje a los millones de niños, mujeres y hombres que perdieron la vida como consecuencia de la privación intencionada de alimentos, lo que condujo a una hambruna masiva en Ucrania en 1932-1933. El 7 de noviembre de 2003, en una declaración conjunta de los Estados Miembros de las Naciones Unidas con motivo del 70 aniversario del Holodomor de 1932/33, queda reflejado: «En la antigua Unión Soviética millones de hombres, mujeres y niños fueron víctimas de las acciones y políticas del cruel régimen totalitario. El Holodomor: Gran Hambruna de 1932-1933 en Ucrania mató de 7 a 10 millones de personas, y se convirtió en una tragedia nacional para el pueblo ucraniano. En este sentido, tomamos nota de las actividades para conmemorar el septuagésimo aniversario de la hambruna, en particular, los actos organizados por el Gobierno de Ucrania […] Al tiempo que expresamos la solidari80


dad con las víctimas de la Gran Hambruna, hacemos un llamado a todos los Estados Miembros, las Naciones Unidas y sus organismos especializados, las organizaciones internacionales y regionales, así como organizaciones no gubernamentales, fundaciones y asociaciones para rendir homenaje a aquellos que perecieron en este trágico período de la historia …». El papa Juan Pablo II, en su mensaje del 23 de noviembre del año 2003, señala al Holodomor como un terrible plan, ejecutado con el frío cálculo de los poderosos de la época, y afirma que la experiencia de esta tragedia ahora debe manejar los sentimientos y las actividades del pueblo ucraniano en el camino hacia la armonía y la cooperación. «Tenemos que hacer esfuerzos para la reconciliación sincera y eficaz. De esta manera se puede honrar a las víctimas, que pertenecen a todo el pueblo de Ucrania». El 26 de enero de 2006, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa condenó el Holodomor de 1932-1933 en Ucrania como modalidad de crimen. El 30 de mayo de 2007, el Congreso de los Diputados del Reino de España aceptó la propuesta de carácter no legislativo, que confirmó que el recuerdo y reconocimiento de la brutalidad del régimen totalitario de Stalin que despreciaba los derechos humanos y originó millones de víctimas. El 1 de noviembre 2007, la Conferencia General de la UNESCO aprobó una resolución en la que «se recuerda la Gran Hambruna (Holodomor), que se llevó las vidas inocentes de millones de ucranianos en 1932-1933 […] expresa sus condolencias a las víctimas de la Gran Hambruna (Holodomor) de 19321933 en Ucrania». El 13 de noviembre de 2007, la Cámara de Diputados de Chile aprobó una declaración cuyo texto es el siguiente: «El año 2007 marca el 75 aniversario del Holodomor y los problemas que llevaron a la muerte de millones de hombres, mujeres y niños inocentes». El 30 de noviembre de 2007, la OSCE reconoció que el Holodomor fue causado por las crueles políticas del régimen totalitario estalinista y se cobró las vidas inocentes de millones de ucranianos. La declaración también expresó la conmemoración de las víctimas de esta tragedia nacional del pueblo ucraniano. El 3 de julio 2008, la OSCE, en Asamblea Parlamentaria, aprobó una resolución que dio homenaje a las vidas inocentes de millones de ucranianos que murieron durante el Holodomor de 1932-1933 como consecuencia de la 81


hambruna masiva causada por las acciones crueles y deliberadas de la política del régimen estalinista. En la misma resolución, la Asamblea Parlamentaria de la OSCE recomienda encarecidamente a todos los parlamentos tomar medidas para el reconocimiento del Holodomor. El 30 de noviembre 2007, la Cámara de Diputados del Parlamento de la República Checa aprobó una resolución sobre el reconocimiento del Holodomor de 1932-1933 y la tragedia del pueblo ucraniano. En particular, el documento afirma que esta tragedia intencionada fue deliberadamente perpetrada por el régimen estalinista totalitario y criminal con el fin de romper la resistencia del pueblo ucraniano contra la colectivización forzada y aniquilar su dignidad nacional. El 12 de diciembre de 2007, el Consejo Nacional de la República Eslovaca aprobó una declaración condenando el Holodomor de 1932-1933 como un acto de destrucción de la humanidad a manos del régimen estalinista totalitario. El 11 de noviembre de 2008, el Senado de los Estados Unidos Mexicanos se reúne para mostrar su solidaridad con el pueblo ucraniano con motivo del 75 aniversario del Holodomor de 1932-1933, recordando los increíbles acontecimientos que dejaron una profunda huella en la sociedad ucraniana y animó a asegurar que tales eventos trágicos nunca más pueden mostrarse en las páginas de la historia humana. El 6 de noviembre de 2009 el Consejo General de los Valles de Andorra expresó su solidaridad con el pueblo de Ucrania y rindió homenaje a la vida de millones de ucranianos que perecieron durante el Holodomor de 1932-1933.

82


MITO

MAIDÁN FUE UN TRAMPOLÍN PARA LA EXTREMA DERECHA

83


De los líderes políticos que llegaron al poder después de la revolución: Vitaliy Klitschko (partido político UDAR), Yulia Tymoshenko (partido político Batkivshchina), Yatsenyuk (partido político Batkivshchina), Turchynov (partido político Batkivshchina), Tyahnibok (partido político Svoboda), Poroshenko… sólo Tyahnibok (del partido Svoboda) se podría considerar nacionalista y «de derechas». Los principales candidatos a la presidencia después de la huida de Yanukovych fueron los siguientes: Vitaliy Klitschko, que, por cierto, habla ruso y no ucraniano, Yulia Tymoshenko, que tira más a la izquierda que a la derecha, y Poroshenko, que ocupó el cargo de ministro de Economía en el gobierno de Yanukovych. En el «ala militar», como suele pasar en todos los países, sí había muchos nacionalistas, por ejemplo, el líder del Pravyi Sector, Dmytriy Yarosh. Sin embargo, muchas de las cosas que se le atribuyen a Yarosh son falsas, por ejemplo, «apelar a Doku Umarov», además, Yarosh no tenía ningún cargo político en el nuevo gobierno postmaidán. Los medios propagandísticos rusos utilizaron todo tipo de recursos para manipular la verdad y hacer creer al mundo que el gobierno de Ucrania es «nazi-fascista» y que está encabezado por la extrema derecha. Por ejemplo, hicieron famosa una noticia de matones enmascarados y armados con pistolas que atacaron a la policía. Se informó de que habían llegado en autobús desde Lviv (en uno de los autobuses en la foto mostrada se podía leer «Lviv») y, sin embargo, la matrícula del autobús era de Crimea y el mismo autobús fue fotografiado en Crimea reclutando gente para el llamado antimaidán. Cabe señalar que en la propia Rusia el nacionalismo y la extrema derecha tienen mucho más peso y están significativamente representados en el gobierno. El nacionalista Dmitry Rogozin fue ascendido al viceprimer ministro. Su antiguo colega en el partido nacionalista Rodina, Sergei Glaziev, se convirtió en asesor de Putin y era, según se informa, uno de los partidarios activos de la invasión de Ucrania. Y tanto Glazin como Rogozin son famosos por anunciar que hay que «limpiar» Moscú de inmigrantes y turistas, comparándolos con el «barro» de la ciudad.

84


NUEVA COMPOSICIÓN DEL GABINETE DE MINISTROS UCRANIANO: • Ministro del Interior – Arsen Avakov (partido Batkivshchina). • Ministro de Finanzas – Alexander Chlapak (durante el Gobierno de Yushchenko fue ministro de Economía e Integración Europea de Ucrania). • Ministro de Política Social – Lyudmila Denisova (partido Batkivshchina). • Ministro de Justicia – Pavlo Buchanan (partido Batkivshchina). • Ministro de Cultura – Eugene Nyschuk, de EuroMaidán. • Ministro de Salud – Oleg Musij, coordinador del servicio médico de Euromaidán. • Ministro de Economía – el presidente del Colegio de Economía de Kyiv, Pavlo Sheremet (sin partido político). • Ministro de Agricultura – Igor Shvaika (partido Svoboda). • Ministro de Medio Ambiente – Andrew Mojnik (partido Svoboda). • Ministro de Educación y Ciencia – el presidente de la Academia KyivMohyla, Sergei Kvit (sin partido político). • Ministro de la Juventud y el Deporte – Dmitry Bulatov, de Automaidán. • Ministro de Combustibles y Energía – Yuriy Prodan (sin partido político). • Banco Nacional –encabezado por Stepan Kubiv, (partido Batkivshchina).

85


MITO

LA OPOSICIÓN UCRANIANA ROMPIÓ EL ACUERDO FIRMADO CON YANUKOVYCH

86


Cuando Yanukovych se dio cuenta de que Maidán era imparable se vio obligado a firmar un acuerdo con la oposición que preveía elecciones anticipadas y el retorno de la Constitución de 2004. Rusia también fue invitada a firmar el tratado, pero el Kremlin primero se negó y, luego, reiteradamente declaró su violación. ¿Pero fue roto o violado el tratado con Yanukovych? Cuando el Parlamento Ucraniano aprobó la ley sobre el retorno a la Constitución de 2004, Yanukovych, de conformidad con los términos del acuerdo, disponía de 24 horas para firmar la ley. Una vez firmado el acuerdo, los manifestantes de la plaza Maidán se comprometían a desalojar varios edificios del gobierno y a tomar otras medidas para reducir la tensión. Sin embargo, en lugar de firmar, Yanukovych dejó Kyiv, huyó en plena noche llevándose numerosos objetos de valor con él, como se puede ver en las famosas grabaciones de las cámaras de seguridad. Después de la huida, el Parlamento aprobó la destitución del presidente Yanukovych que, por cierto, fue confirmada por los miembros de su propio partido que a su vez aprobaron la formación del nuevo Gobierno en funciones. Hay que señalar que la mayoría en el Parlamento la tenía el partido de Yanukovych, el Partido de las Regiones, y no los revolucionarios de Maidán.

87


MITO

MAIDÁN LLEVÓ A UCRANIA A LA CRISIS Y LA RUINA

88


La propaganda puede engañar a la gente, pero no a los inversores. Son gente pragmática que se van de donde las cosas no van bien y compran donde se espera el crecimiento. El 24 de febrero, cuando huyó Yanukovych y cambió el poder en Ucrania, la Bolsa de Ucrania se vio obligada a suspender la negociación por un fuerte aumento en el índice (más del 15 % por día). Parece que el negocio no vio el desastre en la revolución. La situación de la bolsa de Ucrania fue a peor cuando Rusia declaró su deseo de invadir la península de Crimea. Fue Rusia, que representa un tercio del volumen de negocio del comercio de Ucrania, y no Maidán, la causa del inicio de los problemas económicos. Sin embargo, la agresiva política del Kremlin es aún más cara para la propia Rusia. La noticia de la invasión de la península de Crimea provocó una bajada brusca en el índice de Moscú RTS Stock Exchange a niveles comparables con los de septiembre de 2009. Las pérdidas de capitalización total de las empresas rusas en un solo día ascendieron a más de 62000 millones de USD, lo que supone más del total de salidas del capital en el año anterior. El mismo día, el Banco Central gastó 10 mil millones de USD en apoyar al rublo. Y si en el mercado de valores puede suceder aún un ligero repunte, los 10 mil millones de USD gastados por el Banco Central cayeron en saco roto. Y, considerando los efectos de la aplicación de las sanciones por porte de la Unión Europea y de Estados Unidos, la crisis económica en Rusia no hizo más que comenzar.

89


MITO

EN UCRANIA ODIAN A LOS RUSOS Y ES PELIGROSO HABLAR EN RUSO

90


A pesar de toda la tensión entre los dos países, en Maidán había ciudadanos rusos con sus banderas que expresaban su apoyo a la lucha ucraniana por un sistema gubernamental mejor. Algunos de ellos incluso hablaron desde la tribuna de Maidán. En cuanto a la lengua rusa en Ucrania, hay que recordar la ley KK de 2012 sobre la Base de la Política Lingüística del Estado señala que la lengua rusa goza de estatus regional en áreas en las que es superior al 10 %, es decir en 13 de las 27 regiones u oblasts ucranianas. En general, la población de Ucrania es bilingüe. Hablar un idioma u otro, ruso o ucraniano, siempre era una cuestión de costumbres locales y de decisión personal de cada uno. En la capital de Ucrania, Kyiv, la mayoría de la población es rusoparlante, e incluso los principales candidatos a la presidencia, por ejemplo, el campeón de boxeo Vitaliy Klitschko, no dominaban bien el ucraniano y hablaban ruso en sus discursos. No obstante, después de los últimos acontecimientos, y en gran medida debido al discurso y a la política del Kremlin de considerar a todos los rusoparlantes del mundo como rusos que necesitan ser salvados y protegidos, cada vez más ucranianos rusoparlantes optan por hablar ucraniano y no ruso… no vaya a ser que a Putin se le ocurra «salvarlos».

91


MITO

RUSIA EN CRIMEA ACTUÓ CONFORME A LOS TRATADOS INTERNACIONALES

92


Las declaraciones más destacadas de Putin sobre Crimea: «Sucedió la noche del 22 al 23 de febrero, terminamos [la reunión] alrededor de las 7 de la mañana, dejé ir a todo el mundo y me fui a dormir. Y al despedirnos, no voy a ocultarlo, al despedirnos, antes de que todos se fueran, les dije a mis colegas, que eran cuatro, que la situación en Ucrania había cambiado, de manera que teníamos que empezar a trabajar para devolver la península de Crimea a Rusia.» «Para bloquear y desarmar a 20 mil hombres armados se precisa un grupo muy específico, no solo en cantidad, sino en calidad. Necesitábamos especialistas que supieran cómo llevarlo a cabo. De modo que, no lo oculto, di la orden y las instrucciones al ministerio de Defensa de trasladar a Crimea fuerzas especiales y la armada bajo el pretexto de reforzar la seguridad de nuestros puntos militares.» «¿Sabe cuál fue nuestra ventaja? Que yo mismo lo dirigí. No porque lo hiciera yo todo bien, sino porque, si se ocupan las altas autoridades del país, a los que ejecutan las órdenes les es más fácil ejecutarlas.» Con estas declaraciones públicas, Putin confirmó, de hecho, su participación y su responsabilidad personal en la anexión de Crimea. Es importante destacar que, al ejecutar una operación militar en la península, y anexionarla al de la Federación Rusa, el gobierno del país ha violado flagrantemente tres acuerdos internacionales que había suscrito: • El Memorándum de Budapest, de 5 de diciembre de 1994, uno de cuyos artículos reza: «4.1. La Federación de Rusia, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y los Estados Unidos de América reafirman su compromiso de respetar la independencia, la soberanía y las fronteras de Ucrania». • El Acuerdo de Amistad y Cooperación entre la Federación de Rusia y Ucrania, firmado en Kyiv, el 31 de mayo de 1997: «Artículo 7. Las partes implicadas respetan la integridad territorial de cada uno y afirman la imposibilidad de cambio de las fronteras existentes entre ambos». • El Acuerdo entre la Federación de Rusia y Ucrania sobre las fronteras entre ambos países, firmado en Kyiv el 28 de enero de 2003, según el cual Crimea fue y será parte de Ucrania. El Kremlin trató de dar legitimidad a la anexión de Crimea poniéndola en las manos de un gobierno títere y organizando un pseudo-referéndum. 93


De acuerdo con la Constitución de Ucrania no se puede llevar a cabo un referéndum de separación territorial. Pero es de destacar que aunque Rusia, a diferencia de Ucrania, es una federación, la Constitución federal Rusa también prohíbe someter a referéndum cualquier cuestión de separación territorial. Es más, en virtud de la legislación de la Duma, promulgada a raíz de los hechos en Crimea, en Rusia, cualquier debate sobre la posibilidad de un referéndum puede ser tachado de extremismo. Tristemente, la historia se vuelve a repetir, ya que de la misma forma, en su momento, la Unión Soviética anexionó los países bálticos.

94


MITO

CRIMEA FUE RECONQUISTADA POR LAS «AUTODEFENSAS LOCALES»

95


El 4 de marzo de 2014, Vladimir Putin, durante una rueda de prensa, al responder a la pregunta formulada por Bloomberg sobre quiénes eran las personas con uniformes militares parecidos a los rusos que estaban bloqueando al ejército ucraniano en Crimea, dijo: «son autodefensas locales». Y, en cuanto al uniforme, explicó: «estamos en la era postsoviética. Hay una gran cantidad de uniformes parecidos, se pueden comprar en cualquier tienda». Sin embargo, un mes y medio después, el 17 de abril de 2014, en una rueda de prensa en formato «el pueblo pregunta», el propio Vladimir Putin abrió ya un poco las puertas de la «tienda» de la que salieron aquellos equipados y armados «hombrecillos verdes». «Nunca he ocultado (aunque sí, lo hizo [redacción]) que nuestra tarea consistía en asegurar las condiciones para la libre determinación de los crimeos. Por lo tanto, detrás de las fuerzas de las autodefensas locales sí que estaban nuestros soldados, por supuesto». Fueron los propios soldados rusos quienes, más adelante, en una entrevista al medio Meduza, no controlado por el Kremlin, desvelaron quiénes y desde cuándo se «defendía la libre determinación de los crimeos».

Testimonios incluidos en el Informe de Nemtsov. Capítulo III: Cómo se llevaron Crimea Olég Terúshyn (23 años, sargento de la 31ª Brigada Independiente Aerotransportada de Uliánovsk, enviada al completo a Crimea): «Nosotros fuimos de los primeros en llegar a la península, el 24 de febrero de 2014. Dos días antes, nos levantaron de urgencia en el cuartel, nos organizaron en batallones tácticos y nos enviaron en avión a Anapa. Desde allí, nos transportaron en camiones Kamaz hacia Novorosíisk [ambas en el suroeste de Rusia, en el krái de Krasnódar] y entonces a Sebastopol (Crimea) en un buque grande. […] Nada más bajar a tierra, nos ordenaron quitarnos todos los símbolos nacionales y de identificación militar. A todos nos repartieron pasamontañas verdes, gafas negras, rodilleras y coderas. […] Creo que fue a nosotros a los primeros a los que empezaron a llamar “la gente amable”… En Sebastopol pasamos tan sólo unos días. Nos ordenaron situarnos y estar preparados para cumplir cualquier orden. Pronto nos trasladaron a Perevalne [localidad en la región de Simferópol] donde establecimos un campamento militar, ahí había, sobre todo, paracaidistas de Uliánovsk, unos 2000. La cantidad era necesaria para demostrar la fuerza de las tropas rusas.» 96


Alekséy Karúna (20 años, en 2013-2014 formó parte de la aviación de la Flota del Mar Negro, condecorado «por la devolución de Crimea»): «Fue en febrero de 2014 cuando supe por primera vez acerca de los planes de anexión de Crimea. En aquel momento, nuestros soldados comenzaban a llegar a la península. Organizaban patrullas con el objetivo de controlar el territorio y que, no lo quiera Dios, comenzase un Maidán allí. En vísperas del referéndum nos avisaron de que habría una situación de alerta y que había que estar preparados. Pero todo transcurrió de manera tranquila. ¡Teníamos un número enorme de soldados en un territorio tan pequeño! Solo la Flota del Mar Negro tiene unos 15 mil, más otros 20 mil soldados en tierra. Y, además, están las fuerzas especiales. Toda resistencia sería inútil.» La confirmación oficial, aunque indirecta, de que en Crimea se llevó a cabo una operación militar especial y planeada fueron las medallas concedidas por el Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia «por la devolución de Crimea». (Inicialmente, información secreta: se publicaba, y más tarde se eliminaba de la página web oficial.) Las primeras medallas se concedieron el 24 de marzo de 2014. Las recibieron, de manos del ministro de Defensa, Serguéi Shoygú, marines de la armada rusa y oficiales de la Flota del Mar Negro, así como soldados y oficiales de los distritos militares de las regiones Central y Sur. Yarosláv Roschúpkin, el enlace de prensa del Distrito Militar Central, también confirmó la existencia de las medallas al afirmar que «en efecto, un grupo de militares recibió las condecoraciones». Sin embargo, rectificó al momento, afirmando que «estos militares no estuvieron en Crimea», sino que «colaboraron desde territorio ruso en labores de mantenimiento, transporte y otras». La mentira del Gobierno sobre la anexión de Crimea se mantuvo de esta manera durante alrededor de un año. El telón del «secreto militar» comenzó a levantarse a partir de enero de 2015, a medida que se acercaban las celebraciones con motivo de aniversario del «regreso voluntario de Crimea a Rusia». Sobre cómo de voluntario fue este regreso habló el exministro de Defensa de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Ígor Gírkin, el día 22 de enero de 2015, en una entrevista al canal en internet Neuromyr-TV. Según sus palabras, él llegó a Crimea el 21 de febrero de 2014. «No vi ningún apoyo por parte de las autoridades estatales en Simferópol, que es donde estaba yo, concretamente. Los separatistas reunían a los diputados [del 97


Consejo Supremo de la República Autónoma de Crimea], para meterlos en una sala y que ellos aprobasen la decisión [de convocar un referéndum o unirse directamente a Rusia]». Cabe señalar que lo descrito por Gírkin (Strélkov) sucedió el 27 de febrero, inmediatamente después de que, en la noche del 26 al 27, los spetsnaz (fuerzas especiales) rusos tomasen el control de una serie de puntos estratégicos crimeos, incluido el edificio del Parlamento, donde, a punta de pistola, y sin presencia de prensa ni videograbación de la sesión (como se requeriría legalmente), los Diputados, supuestamente, votaron a favor del referéndum. El primer funcionario ruso de alto rango en revelar públicamente detalles de la operación de nuestro país en Crimea fue el almirante de la Flota de Mar Negro, Ígor Kasatonov. Fue el 13 de marzo de 2015, en una entrevista a RIA Nóvosti, en la que afirmó que «la Flota de Mar Negro dispuso la cabeza de puente, los oficiales sabían lo que ocurría a su alrededor, conocía las posiciones de las unidades de las fuerzas ucranianas, y el desarrollo de la operación se planeó con mapas. Es decir, la Flota de Mar Negro cumplió su misión: se transportó a los hombrecillos verdes, y se tomó el Parlamento». De manera casi inmediata tras las declaraciones de Kasatonov aparecieron también las inequívocas afirmaciones de Vladimir Putin. En la entrevista para el documental Crimea. El camino hacia la patria, que se emitió en el canal estatal Rossiya 1, el presidente confesó que él mismo dirigió en persona las acciones de las tropas rusas en Crimea. Además, relató cuándo y en qué circunstancias emitió la orden del comienzo de la anexión.

98


MITO

LA ANEXIÓN DE CRIMEA COMO JUSTICIA HISTÓRICA

99


Hablan en Rusia sobre la anexión de Crimea, también conocida como Tavria en su historia, como un acto de justicia histórica. Sin embargo, la historia parece no ser la misma para Rusia que para el resto del mundo. Siendo colonizada por los cimerios y los escitas en el año 1200 a.C., hasta la población del territorio por parte de los griegos en el año 520 a.C. Fueron estos, a su vez, los primeros en hablar de ella, refiriéndose a esta como península Táurica y nombrando a los tauroescitas que ya se encontraban allí. En aquella época, podía dividirse Crimea geopolíticamente en dos zonas: por un lado, la Táurica de estepa y, por el otro, la Táurica de costa, divididas estas por una cordillera. La zona costera fue poblada por los griegos, donde desarrollaron una agricultura muy avanzada y también la usaron para la práctica enológica. Con la caída del Imperio Romano de Occidente en el siglo V, Crimea pasó a manos Bizantinas. Estos últimos no pelearon mucho por mantener la hegemonía en Táurica, ya que convivieron con los jázaros, los cuales ocuparon la zona de estepas de la península, mientras los bizantinos se instalaron en la zona de Quersoneso, cerca de donde hoy se ubica el moderno Sevastopol ruso. Comenzamos a hablar de eslavos en la península en el siglo X. El príncipe de Kyiv, Oleg Veshchiy, juró vengarse de los bárbaros jázaros, lo que haría con gran efectividad. El trabajo lo remató Sviatoslav, padre de Vladimir el Grande, este último conocido por bautizar a la Rus´ de Kyiv, la cual fundó el Principado de Tmutarakán, situado en la zona del estrecho de Kerch. El puerto de Tmutarakán llegó a ser comparado con el de Constantinopla por su gran flujo de comercio entre Oriente y Occidente. Los gobernantes de este territorio adquirieron por el comercio gran acumulación de bienes, de eso no cabe duda. Aunque, una vez más, la estepa de Crimea no fue ocupada por los rusos, ya que se instalaron en la costa, al igual que los griegos. Aprovecharon los mejores territorios, pues apenas controlaban la zona sur desde Kyiv hasta el istmo de Crimea. Entonces, ¿por qué iban a perder tiempo ocupando tierras secas de estepa? De esta manera, el norte de Crimea, la mayor parte, quedó ocupada por los pechenegos hasta el siglo XI, cuando los cumanos ocuparon sus tierras. Los mongoles-tártaros en el siglo XIII, durante sus ataques a la Rus y a Europa, no pudieron pasar por alto la famosa «Perla». No dudaron en ajustar cuentas con los cumanos. Aunque el sur de Crimea, principado de Fedorov100


ka por aquél entonces, no consiguieron conquistarlo. Así, la Horda de Oro (Imperio Mongol) tenía la mayoría de los territorios del norte de Crimea y del continente que con ella conecta. La convivencia en paz no duró mucho. Durante finales de la primera y segunda mitad del siglo XV, los turcos otomanos desembarcaron con un fuerte contingente en la península. Cada pueblo huyó del ataque como pudo. Los fedoritas (Principado de Fedorivka) fueron vendidos como esclavos en su mayoría. El kanato de Crimea, que perteneció a la Horda, se independizó y pasó a ser un protectorado del Imperio Turco. El kanato de Crimea, el Estado de los tártaros de Crimea (1441-1783), llegó hasta Moscovia, prendió fuego a la ciudad, e hizo huir a Iván el Terrible a Novgorod. De esta forma, Moscú estuvo obligada a pagar impuestos a los tártaros del kanato hasta 1680. Cabe destacar la colaboración entre el kanato y los cosacos ucranianos, con Bohdan Jmelnitsky a la cabeza, en la lucha contra la ocupación polaca. Victoria tras victoria, las ayudas eran devueltas a los tártaros cuando estos sufrían problemas internos por el control de la península. Esto último se le atribuye especialmente al hetman Sahaidachnyj, nombre que lleva hoy en día una fragata ucraniana que resistió a la presión rusa durante la ocupación de marzo de 2014. En el siglo XVIII comenzó la decadencia del kanato de los tártaros de Crimea, la península fue invadida por el Imperio Ruso, los tártaros fueron ahogados en un mar de sangre, en sentido literal. Fue tal la masacre, que los mismos rusos tuvieron que sufrir las epidemias y enfermedades causadas por los cadáveres. A estos acontecimientos les siguieron años de inestabilidad en Crimea, debido a las luchas internas. Posteriormente, vino el apoyo turco a los tártaros, lo que desembocó en una guerra entre los Imperios Ruso y Turco. Embarcados en una crisis demográfica catastrófica, debido a la masacre de tártaros y, con la orden de la emperatriz Catalina de deportación de armenios y griegos a territorio ucraniano, hizo que el territorio peninsular quedara desértico, lo que se remedió con la repoblación de rusos. En los años de la Guerra Civil Rusa, primera mitad del siglo XX, la autoridad política de Crimea no dejaba de cambiar de manos. Estuvo el hetmanato ucraniano de Pavlo Skoropadsky, el ejército blanco del zar, los bolcheviques… Todo esto acabó en 1920 con la captura de Crimea bajo el mando de Frunze y su posterior su anexión a la República Socialista Federativa Soviética de 101


Rusia. El siguiente cambio de poder, aunque no duró mucho, fue llevado a cabo por la Alemania nazi. Después, en 1944, se produjo una limpieza étnica por parte de Stalin, que mandó deportar a los tártaros de Crimea a las estepas de Asia central. Y en 1954, Jrushiov, secretario general del Partido Comunista de la URSS, transfirió la República Autónoma de Crimea a la RSS de Ucrania. Desde entonces y hasta 1991 no hubo ningún problema, era la URSS. Rusia y Ucrania estaban juntas y no importaba si políticamente Crimea estaba en territorio ucraniano o en territorio ruso; tras la disolución llegó la polémica.

102


MITO

TODO EL SURESTE DE UCRANIA EN REALIDAD ES «NOVORRUSIA»

103


El mito de «Novorossiya» (en español, Novorrusia o Nueva Rusia) ha sido el foco central de la guerra propagandística rusa, acompañándose de su invasión del Este de Ucrania y numerosos intentos por desestabilizar las regiones del Sureste de Ucrania, desde Járkiv en el Este, al Suroeste, en Odesa. Esta amplia franja ucraniana, según narra la historia, era originalmente el dominio de los nómadas de la estepa (incluyendo a los feroces tártaros de Crimea), conquistada y colonizada por los rusos en los siglos XVIII al XIX, para, posteriormente, ser obsequiada a la recién formada Ucrania soviética por el gobierno comunista de Vladimir Lenin en la década de los años 1920. Este mito ha calado tan profundamente que incluso llegó a

bautizarse oficial-

mente al cuasiestado separatista del Este de Ucrania «Estado Federal de Nueva Rusia», por el que sus «padres fundadores» hacen reclamo de toda la región histórica. Dicho esto, la historia presenta algunos problemas con esta narrativa de Novorrusia que ya ha costado la vida de miles de ucranianos y rusos.

1. Los ucranianos colonizaron las tierras correspondientes a «Novorrusia» mucho antes que los rusos Según likbez.org.ua (un proyecto conjunto de estudiosos del Instituto Ucraniano de Memoria Nacional y la Academia Nacional de Ciencias, junto con el periódico Ukrayinska Pravda, que, de acuerdo con Ukraine Today, busca desmentir los mitos acerca de la historia de Ucrania difundidos por la prensa rusa), la colonización eslava de los territorios del Sudeste de la Nueva Ucrania comenzó en el siglo XVI cuando los bastiones de cosacos y pueblos ucranianos surgieron en la región del Bajo Dnipro. Entonces los territorios tártaros de Crimea se convirtieron en un refugio tras el fracaso de las rebeliones ucranianas contra la administración polaca y posteriormente rusa. Los ucranianos también huyeron del alineamiento ruso hetmanato hacia el Sur para escapar del destino de servidumbre, donde se les unieron inmigrantes cristianos del Imperio Otomano y los colonos alemanes. La originaria Gobernación de Novorrusia fue consumada por la administración del Imperio Ruso sobre la base de los territorios cosacos en 1764, antes de las guerras ruso-turcas que establecieron el control ruso sobre el resto de la región. Los cosacos ucranianos del Mar Negro desempeñaron un papel crucial en estas guerras rusas, siendo en números tan abundantes como 42 mil hombres. Estas ciudades coloniales de la recién creada Nueva Rusia, incluyendo el puerto en auge de Odesa, fueron construidas por manos ucranianas. 104


2. La población de Novorrusia ha sido siempre de habla mayoritariamente ucraniana Desmentir el mito del Sureste de habla rusa tal vez requiera una única imagen que ilustre los resultados del censo de 1897 del Imperio Ruso. Este censo no tomó en cuenta el origen étnico, sino más bien el lenguaje. De acuerdo con la teoría entonces dominante de las elites rusas, el pueblo ruso fue dividido en velikorossy (grandes rusos, hoy día conocidos simplemente como rusos), belorussy (rusos blancos, actuales bielorrusos) y malorossy (pequeños rusos, a día de hoy, ucranianos). Los resultados del censo indicaron que el idioma ucraniano fue dominante en los territorios que representan más o menos la actual Ucrania, incluyendo Novorrusia, siendo sin embargo el ruso una minoría en la región: Según el censo, los ucranianos conformaron hasta el 66 % de la composición étnica del Sudeste, mientras que los rusos representaban tan sólo el 20 %. Varios censos soviéticos reflejan estos números (aunque basándose en el origen étnico, no en el lenguaje); el último censo de 2001, en la Ucrania independiente arrojó una cifra del 67,8 %, representando a los rusos en un 26,8 %. Cabe señalar, sin embargo, que en 1897 las principales ciudades de Nueva Rusia mantenían una mayoría significativa rusa, que se atribuye a las políticas de rusificación del Imperio Ruso a través de la urbanización y la educación, así como la migración colonial que no se extendió a las zonas de campo rurales, donde residía la mayoría de la población. Esta preocupante tendencia continúa hasta el día de hoy, ejemplificándose en las escuelas primarias de Crimea que no admiten los currículums en lengua ucraniana.

3. Durante la Guerra Civil entre los años 1917-1922, todos los gobiernos Ucranianos consideraron Novorrusia como parte de Ucrania El Imperio Ruso no tenía subdivisiones administrativas étnicas (a diferencia de las repúblicas nacionales constitutivas de la URSS), asimismo, los movimientos nacionales surgieron después de la caída del zar en 1917, por lo que el trazado de las fronteras de las autonomías emergentes / Estados independientes era muy complicado. Esto ha llevado a los revisionistas de Novorrusia a declarar que los bolcheviques «habían delimitado arbitrariamente la frontera del sureste de Ucrania para incluir las regiones supuestamente rusas». Sin embargo, en la realidad, a pesar de la multitud de «repúblicas» de vida corta que brotaron en el territorio de Ucrania sumido en el caos de la guerra civil (sobre todo, en Donbás y Odesa), ambos, tanto la recién forma105


da República Nacional de Ucrania como el Estado de gestión bolchevique dispusieron las fronteras ucranianas en «fronteras étnicas», no llegando a un verdadero consenso en lo relativo al dirigente y a la forma de control de este territorio solapado, reclamado por ambas partes. La República Soviética de Donetsk-Krivoy Rog, que reclamó partes de Novorrusia, incluyendo el Donbás moderno, se distinguió a sí misma de Ucrania más por sus principios ideológicos que étnicos, y, a diferencia de las «repúblicas» modernas del Este de Ucrania, nunca fue apoyada por el Kremlin, integrándose así rápidamente en la Ucrania soviética. Aunque Lenin hizo que se quisiera a Ucrania bajo control bolchevique (lo cual dio lugar a numerosas atrocidades soviéticas en Ucrania a lo largo de los años, de aquí el derribamiento actual de las estatuas de Lenin), nunca cuestionó el hecho de que Novorrusia fuera territorio de Ucrania.

4. El sudeste ucraniano votó abrumadoramente a favor de la independencia de Ucrania de la Unión Soviética En 1991, 70 años después de la guerra civil, provocada por un golpe de estado fallido en Moscú destinado a restablecer el control del Partido Comunista sobre la cada vez más colapsada URSS, el gobierno de Ucrania emitió una declaración de independencia el 24 de agosto, un día ampliamente celebrado como Día de la Independencia de Ucrania. El 1 de diciembre del mismo año, esta declaración fue apoyada en un referéndum por una abrumadora mayoría del 92 % (con una participación del 84 %). Estas elecciones fueron diferentes de muchas otras elecciones ucranianas menos unánimes, sin embargo, la mayoría de todas las inmediaciones del país, con Luhansk y Donetsk dando el 83 % a favor de la independencia (el voto más bajo en la Ucrania continental). Incluso en la mayoría rusa subyacente en Crimea se votó a favor de la independencia, aunque sólo fuera por un margen de varios puntos porcentuales (y con una participación de apenas el 60 %). Esta fue la elección histórica de la llamada «Nueva Rusia». Sin embargo, recientemente tuvo que realizarse otra.

5. Las protestas prorrusas en el sureste de Ucrania no tienen punto de comparación con el Euromaidán. Los medios de comunicación rusos (y prorrusos) tienden a retratar las protestas prorrusas que arrasaron el sureste de Ucrania esta primavera a raíz de la caída del presidente Yanukovich como reflejo de la revolución del 106


Euromaidán en Kyiv, que tienden a presentar como un levantamiento de los «nazis» radicales occidentales de Ucrania. Mientras que la primera reivindicación puede contener algo cierto en la descripción de los hechos en los primeros días de las repúblicas de Donetsk y Luhansk (que fueron restringidas a sus capitales y cuyas barricadas de neumáticos eran una forma de culto de carga, tratando de copiar ciegamente las tácticas del Maidán), en otras regiones que afirmaban ser parte de «Nueva Rusia» la situación era radicalmente diferente. Como de señaló la prensa de Euromaidán de Matthew Babiak, en ninguna región más allá de Donbás, hizo concurrencia el aumento de protestas a 10.000, lo cual es sorprendentemente bajo en comparación con Kyiv, donde cientos de miles de manifestantes se presentaron en un momento dado en diciembre pasado. Lo que es aún más notable, en muchas regiones las protestas de proucranianos superaron a las prorrusos en número, por encima del punto de referencia de 10.000 en ciudades como Jarkiv, Dnipropetrovsk y Odesa. Por otra parte, en ningún momento los prorrusos lograron conseguir tan siquiera una ocupación en la escala de Donetsk y Luhansk, que tuvo que ser apoyada finalmente por las armas rusas, mercenarios y fuerzas especiales. Una reciente encuesta independiente de Rusia ha sugerido que el sureste de Ucrania aún no está ansioso por unirse a sus hermanos en Rusia, o «Nueva Rusia», para el caso. Para el 43 %, Nueva Rusia era, a lo sumo, un concepto ajeno, mientras que el 4 % la describió como un simple término histórico y arcaico. Probablemente hubiera sido mejor para todos los involucrados si esta «Nueva Rusia» se quedase en ese concepto arcaico.

107


MITO

MITOS MÁS COMUNES ACERCA DE LA ASOCIACIÓN ENTRE LA UE Y UCRANIA

108


El Acuerdo de Asociación entre la UE y Ucrania obligaba al país a elegir entre Este y Oeste El 24 de abril, los representantes de la Unión Europea publicaron un documento que responde a las preguntas más frecuentes acerca de Ucrania y su asociación con la UE. ¿Es cierto que el programa Asociación Oriental y el Acuerdo de Asociación entre la UE y Ucrania obligada al país a elegir entre Este y Oeste? Dejando de lado por un momento las recientes acciones de Rusia, que violó claramente la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, la Unión Europea siempre hace hincapié en el hecho de que el programa Asociación Oriental no hace ninguna mención de las esferas de influencia, este programa no fuerza a Ucrania a elegir entre la UE y Rusia. La Unión Europea siempre hace hincapié en que por su parte no representa una amenaza para unos fuertes lazos económicos y sociales entre Rusia y sus vecinos. En su intervención en la cumbre Rusia-UE de enero de 2014, el presidente Vladimir Putin subrayó que Rusia está comprometida a garantizar la estabilidad y la prosperidad de los países que son nuestros vecinos comunes; también reconoció que el programa de la UE Asociación Oriental establece exactamente el mismo propósito. Al mismo tiempo, la realización conjunta de estos objetivos sólo es posible si juntos vamos a respetar la independencia de sus vecinos y su derecho a elegir su propio camino independiente. En aquel momento, Rusia tenía un acuerdo de libre comercio con la mayoría de los países que participan en el programa Asociación Oriental, incluida Ucrania. En esta región, la Unión Europea y Rusia son poderosos socios comerciales. Al mismo tiempo, la UE era el socio comercial № 1 para la mayoría de los países de la región. En estas circunstancias, la Unión Europea ofrece a los países suscribir acuerdos de libre comercio. Pero nadie se ve obligado a hacerlo; estos países pueden sin ningún problema participar en acuerdos de libre comercio con Rusia y la UE.

¿Era posible evitar el conflicto en Ucrania si la UE hubiera efectuado inicialmente consultas con Rusia sobre la Asociación Oriental y el Acuerdo de Asociación? La Asociación Oriental es un proceso transparente. Este programa fue creado en 2009 en la cumbre de Praga como un esfuerzo conjunto de la Unión Europea y los países socios orientales. A partir de ese momento, todas las 109


iniciativas que se están llevando a la UE y a los países socios en el marco del programa nos dieron una amplia cobertura. Los planes de acción y los informes anuales sobre el éxito de los países y regiones son un proceso abierto y con documentos públicos. Además, Rusia, a nivel de altos funcionarios, es parte de la Unidad de Coordinación de la información en el marco de la Asociación Oriental. La Asociación Oriental es la dirección oriental de la Política Europea de Vecindad. En el 2003, la UE invitó a Rusia a unirse a la Asociación Oriental. Rusia ha tenido conocimiento desde hace mucho tiempo sobre la existencia de esta iniciativa, pero hasta 2013 no expresó su preocupación. Antes del inicio del programa Asociación Oriental se organizaban dos cumbres anuales UERusia, en la que Rusia no solicitaba información adicional sobre el desarrollo del programa. La UE considera que es importante hacer hincapié en que Ucrania es un Estado soberano que tiene el libre derecho de continuar las relaciones comerciales con otros países, y que irán en beneficio de la economía de Ucrania y de su población.

¿Puede interferir el Acuerdo de Asociación de Ucrania con la UE en establecer o mantener en Ucrania una relación estrecha con la Unión Aduanera (Rusia, Bielorrusia y Kazajstán)? No. El acuerdo con la Unión Europea no interfiere ni impide a Ucrania determinar sus propias políticas comerciales. Por ejemplo, si Ucrania quiere mantener relaciones comerciales preferentes tanto con la UE como con la Unión Aduanera, seguirá siendo posible, a través del establecimiento de una zona de libre comercio entre Ucrania y las Uniones Aduaneras.

Preguntas sobre el Acuerdo de Asociación entre la UE y Ucrania, incluido el Acuerdo sobre la zona de libre comercio profunda y completa. ¿Puede el Acuerdo de Asociación provocar dificultades económicas? Desde el 23 de abril de 2014, cuando entraron en vigor las Medidas Comerciales Independientes de la UE (MNA), los exportadores ucranianos tienen acceso preferencial al mercado de la UE, ya que la Unión Europea ha reducido unilateralmente los derechos de importación. Estas medidas ya han producido resultados tangibles: mientras que el volumen de las exportacio-

110


nes de Ucrania en su conjunto se redujo en 2014, el volumen de exportaciones a la UE se mantuvo en el mismo nivel. A partir del 1 de enero de 2016, la UE y Ucrania empezarán a aplicar provisionalmente el acuerdo de asociación y de zona de libre comercio. Estos acuerdos prevén la liberalización recíproca de los derechos de importación. Se espera que Ucrania se aproveche a corto plazo de las nuevas oportunidades comerciales y obtendrá un fácil acceso al mercado más grande del mundo. Ucrania anunció su firme compromiso para llevar a cabo las reformas institucionales y económicas necesarias que, se espera, traerán una serie de ventajas para el país. En cuanto a las últimas medidas comerciales restrictivas por parte de la Federación de Rusia, como el fortalecimiento de los controles fronterizos y la prohibición de las importaciones de productos lácteos y de confitería en Ucrania, está claro que traerá consecuencias negativas a corto plazo para el comercio exterior de Ucrania y la economía en su conjunto, debido a las medidas políticas desfavorables, pero estos efectos negativos no están relacionados con el Acuerdo de Asociación.

111


MITO

LOS PRINCIPALES MITOS SOBRE LA OTAN ACUÑADOS POR RUSIA

112


Mito 1: Los líderes de la OTAN prometieron en el momento de la reunificación alemana que la Alianza no se expandiría hacia el Este de Europa Realidad: Tal promesa no se hizo nunca y Rusia jamás ha presentado pruebas para respaldar su reclamación. Cada decisión formal que la OTAN toma es aprobada por consenso y se registra por escrito. No hay constancia escrita de que dicha decisión fuera tomada por la Alianza. Por otra parte, en el momento de la supuesta promesa, el Pacto de Varsovia todavía existía. Sus miembros no estuvieron de acuerdo en su disolución hasta 1991. Por lo tanto, no es plausible que estos países tuvieran ya la idea de unirse a la OTAN en 1989. Esto último fue confirmado por el propio expresidente soviético Mijail Gorbachev el 15/10/2014 a los medios de comunicación Rossiiskaya Gazeta y Russia Beyond The Headlines: «El tema de la expansión de la OTAN no fue discutido en absoluto, y no fue planteada en esos años. Lo digo con toda la responsabilidad. Ni un solo país del Este de Europa planteó la cuestión, ni siquiera después de que el Pacto de Varsovia dejara de existir en 1991. Los líderes occidentales tampoco lo trataron». Por último, cualquier comparación entre la OTAN y el Pacto de Varsovia, o el bloque soviético, es una completa distorsión de la historia. El hecho es que cuando los países de Europa Central y Oriental solicitaron ser miembros de la OTAN fue por su propia y libre elección, a través de sus propios procesos democráticos nacionales, y tras llevar a cabo las reformas necesarias, a diferencia de su incorporación en el bloque soviético y el Pacto de Varsovia, que se llevó a cabo bajo condiciones de ocupación militar de dictadura de un solo partido y mediante la brutal represión de la disidencia.

Mito 2: Rusia tiene el derecho de exigir una garantía de que Ucrania nunca entrará en la OTAN Realidad: De acuerdo con el artículo I del Acta Final de Helsinki, que estableció la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en el año 1975, cada país goza del derecho «de pertenecer o no pertenecer a las organizaciones internacionales, ser o no ser una parte en tratados bilaterales o multilaterales, entre ellos, el derecho a ser o no ser parte en los tratados de la alianza». Todos los miembros de los estados de la OSCE, entre ellos, Rusia, han jurado defender esos principios. En línea con los mismos, Ucrania tiene derecho a elegir por sí misma si se une a cualquier tratado de alianza, incluyendo el tratado fundacional de la OTAN. 113


Por otra parte, cuando Rusia firmó el Acta Fundacional, se comprometió a defender «el respeto a la soberanía, la independencia y territorial la integridad de todos los Estados y su derecho inherente a elegir los medios para garantizar su propia seguridad». Así, Ucrania tiene derecho a elegir sus propias alianzas, y Rusia, por ese mismo acuerdo, no tiene derecho a decidir por ella.

Mito 3: La OTAN ha avanzado su infraestructura hacia las fronteras de Rusia Realidad: Las relaciones entre la OTAN y Rusia se rigen por la Ley Fundacional sobre Relaciones Mutuas, Cooperación y Seguridad, acordadas en 1997 y reafirmadas entre la OTAN y Rusia en las cumbres en Roma del 2002, y en Lisboa en el 2010. En esta Ley, las partes acordaron que: «En el entorno de la seguridad actual y futura, la Alianza llevará a cabo su defensa colectiva y otras misiones, garantizando la necesaria interoperabilidad, integración y capacidad de refuerzo mediante el estacionamiento permanente de fuerzas de combate sustanciales. Por consiguiente, tendrá que depender de una infraestructura adecuada acorde con las tareas mencionadas». Esto es exactamente lo que la OTAN ha hecho, de forma transparente y en plena conformidad con el Acta Fundacional.

Mito 4 : La respuesta de la OTAN a la crisis entre Rusia y Ucrania así como su refuerzo de aliados en América Central y en el Este de Europa incumple los compromisos internacionales de la Alianza Realidad: Al abordar las responsabilidades de defensa colectiva de la OTAN, el Acta Fundacional señala que: «En este contexto, el refuerzo puede tener lugar, cuando sea necesario, en caso de defensa contra una amenaza de agresión y misiones en apoyo de la paz en consonancia con la Carta de las Naciones Unidas y los principios de la OSCE, así como para los ejercicios consistentes en el Tratado FACE, las disposiciones del Documento de Viena de 1994 y de común acuerdo las medidas de transparencia. Rusia actuará con moderación similar en sus despliegues de fuerzas convencionales en Europa». La respuesta defensiva de la OTAN ante la crisis entre Rusia y Ucrania está plenamente en consonancia con los compromisos de la Alianza.

Mito 5: La OTAN tiene una mentalidad situada en la Guerra Fría Realidad: La Guerra Fría terminó hace más de 20 años. Se caracterizó por la oposición de dos bloques ideológicos, la presencia de enormes ejércitos 114


permanentes en Europa, así como la dominación política, militar y económica de la Unión Soviética sobre casi la totalidad de sus vecinos europeos. En el mundo moderno no se puede competir en bloques ideológicos: Rusia no tiene una ideología creíble para exportar, ni aliados internacionales significativos que apoyan sus acciones agresivas en los alrededores de Ucrania. De hecho, en una votación en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 23 de marzo de 2014, 100 países votaron que la anexión rusa de Crimea fue ilegal, y sólo 10, con excepción de Rusia, la apoyaron. El fin de la Guerra Fría fue una victoria para los pueblos de Europa Central, del Este así como de la antigua Unión Soviética, y abrió una forma de superar la división de Europa. En las primeras reuniones de la Cumbre en los años posteriores a la caída del muro de Berlín, Rusia desempeñó su papel en la construcción de una nueva estructura de seguridad europea inclusiva, añadida en la Carta de París y en el establecimiento del Acta Fundacional OTAN-Rusia de la OSCE. Durante las últimas décadas, la OTAN se acercó a Rusia con una serie de iniciativas de asociación, que culminaron en la fundación del Consejo OTAN –Rusia en 2002. A ningún otro país se le ha ofrecido esta relación privilegiada con la OTAN. Como ya han dicho los jefes de Estado y Gobierno de los países de la OTAN en la Cumbre de Gales de septiembre: «la Alianza no busca la confrontación y no plantea ninguna amenaza para Rusia. Pero no podemos y no vamos a ceder en los principios, en los que nuestra Alianza y la seguridad en Europa y América del Norte descansan». Esta es la política oficial de la OTAN.

115


MITO

LAS «REPUBLICAS» COMO EJEMPLO DE LA LUCHA ANTIFASCISTA

116


La tendencia actual, especialmente en España, lleva a polarizarlo todo en posiciones de izquierda y derecha continuamente. Muchos acontecimientos del Maidán ucraniano y del conflicto que surgió después también terminaron polarizados. Las imágenes de encapuchados del Batallón Azov, así como los trágicos sucesos de Odesa marcaron que la izquierda española, en su mayoría, se postulara a favor de las llamadas «republicas» de Donbás. A eso había que añadirle la publicidad que dio el hecho de que usaran banderas y simbología comunista, lo que hizo que muchos pensaran en una «nueva patria socialista». El acompañar el nombre del nuevo país con la palabra «Popular» sin duda atrajo muchas simpatías. Las fotos de milicianos con banderas de la antigua URSS, los planes de nacionalizar las empresas y un telón de fondo de la lucha contra el fascismo incitaron a muchos españoles a apoyar a la llamada «Novorrusia», e incluso a luchar por ella, en una suerte de «solidaridad internacionalista». Los hechos que han ido sucediendo han acabado con este sueño «antifascista» y han ido colocando las cosas en su lugar. La imposibilidad de sobrevivir sin el apoyo ruso, el águila zarista en la bandera de las autoproclamadas Repúblicas «Populares» (lo cual no tenía mucho sentido socialista, ya que muchos recordareis que la URSS se instauró tras acabar con la etapa zarista, y de hecho luchó durante su primera etapa contra los ejércitos blancos), etc. Una de las primeras cosas que perturbó el sueño antifascista fue el hecho de que en las primeras elecciones de las «repúblicas» no se permitió a los comunistas presentarse, alegando un «defecto de forma» (curiosamente, en ambas «repúblicas» tuvieran el mismo defecto de forma exactamente). Las redes sociales afines españolas o latinas se inquietaron pero finalmente aceptaron que era mejor hacer un bloque unitario contra los ucranianos. Mientras tanto, las redes sociales se iban llenando de fotos de milicianos, voluntarios y «soldados de vacaciones» rusos con símbolos fascistas o nazis. De hecho, entre la amalgama de militantes de las «repúblicas» podemos encontrar nacionalistas rusos, paneslavos, fascistas, neonazis, así como de otras ideologías que se enfrentan directamente a lo que se conoce como «pensamientos de izquierda». Otro hecho que impactó profundamente a muchas personas de izquierdas fue el «famoso» juicio en el que Alexei Mozgovoy, líder separatista, que dictó 117


una cruel sentencia contra varios «traidores» y dijo que «las mujeres deben ser guardianas del hogar», y «si las ve en un café las arrestará». Los meses finales de 2014 trajeron lo que ya era un secreto a voces. Los enfrentamientos entre los diversos «grupos rebeldes» comenzaron a menudear, lo que demostró que la patria socialista y el antifascismo era una ilusión, y que la solidaridad eslava e internacionalista hacía aguas. Los primeros conflictos internos conocidos empezaron entre los cosacos y los «milicianos locales» de la R. P. de Luhansk, que habían creado una «republica cosaca» dentro de las propias «repúblicas». Los mismos se quejaban de la corrupción de la «República Popular de Luhansk». El 26/12/2014 desde fuentes ucranianas se empezó a informar de que varias unidades cosacas estaban siendo desmovilizadas y enviadas a casa. Durante el mes de diciembre y principios de enero se recibieron constantes informes de la sustitución de los milicianos locales por soldados profesionales y voluntarios rusos. Sin duda, las bajas en la guerra (muertos, heridos, desaparecidos), las deserciones y las tensiones internas estaban debilitando las unidades de los «rebeldes» locales. Pero no sólo se estaban sustituyendo a los «rebeldes» locales; también se los estaba eliminando. Por ejemplo, un conocido líder «separatista», Aleksander Bednov, más conocido por su apodo, Batman. Aunque las fuentes «oficiales» de la «República Popular de Luhansk» dijeron que Bednov fue ajusticiado debido a su participación en un centro de torturas en Donbás, el argumento que más se sostenía fue que Batman había sido asesinado en una emboscada a sangre fría por las tropas leales a Plotnitsky («presidente» de la RPL) ayudados por unidades de la inteligencia rusa. Según cuentan en un vídeo, dos guardaespaldas de Batman (que tenían el turno libre), Bednov fue emboscado por varios BTR (vehículo blindado de transporte sobre ruedas, armado habitualmente con un ametralladora pesada de 12,7mm) y tiroteado hasta matar a todos sus ocupantes. Este asesinato ha sobresaltado a los «rebeldes locales», y el propio Strelkov dijo en su momento que mejor sería que empezasen a hacer las maletas. Esta noticia y otras similares, revolucionaron a los «antifascistas» españoles y europeos. Por fin empezaron a entender que las llamadas «repúblicas» son peones de Rusia, y sus líderes marionetas a las órdenes del Kremlin. Y que el sueño antifascista era una farsa para atraer la solidaridad de la «interna-

118


cional» y la lucha contra los «fascistas» de Kyiv sólo una excusa para ocupar Crimea y desestabilizar a Ucrania. Llegó la hora de entender que Rusia no es un país de izquierdas, que no lucha por la gente, y que la quimera de una «Novorrusia» socialista es un engaño. La lucha contra el fascismo en el este de Ucrania no puede servir más de excusa para apoyar a las «repúblicas», máxime cuando sabemos que están dominadas por los designios de Moscú que ya demostraron de sobra su homofobia, racismo y fascismo en numerosas ocasiones. Ucrania no es ni fascista ni neonazi, sino un país soberano que ha sido invadido por su vecino, y que lucha por mantener una unidad territorial que esos propios invasores prometieron garantizar, un país con sus grandezas y sus miserias, un país que no podemos ayudar a destruir…

119


MITO

EL MH17 FUE DERRIBADO POR EL EJÉRCITO UCRANIANO

120


La propaganda es un arte que consiste en borrar los límites entre la realidad y el engaño creando una «segunda» realidad. Los creadores y distribuidores de propaganda deciden qué ocultar y qué destacar para no permitir que la verdad se filtre a la luz. El 17 de julio de 2014 se quemaban sobre Grábovo, una pequeña ciudad ucraniana de la región de Donetsk situada a tan sólo 40 kilómetros de la frontera con Rusia, los restos del Boeing 777 de Malaysia Airlines, MH17, un vuelo internacional regular de pasajeros que partió del aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol (Países Bajos) a las 12:14 con destino al aeropuerto internacional de Kuala Lumpur (Malasia) con 283 pasajeros y 15 miembros de tripulación. El contacto con el avión se habría perdido a las 16:15 (hora local). Después de una larga y complicada investigación pudo establecerse la causa de la tragedia: el avión fue derribado por un Misil tierra-aire Buk lanzado por los llamados «separatistas» del este de Ucrania. Sin embargo, la versión rusa es diferente: según el Kremlin, fue derribado por un caza ucraniano, apuntando que el objetivo real era el avión presidencial de Putin. A la mañana siguiente del derribo, la agencia de noticias del gobierno ruso Russia Today (RT), presentaba un vídeo donde se podían ver los escombros del avión caído junto con la retransmisión de dos entrevistas: una entrevista con un testigo anónimo que dijo que vio el lanzamiento del cohete militar ucraniano-tierra-aire, otra entrevista con un experto militar ruso anónimo, quien afirmó que el avión fue derribado por el ejército ucraniano. La conclusión del experto no se basó en los hechos relacionados con el avión derribado sino en la evaluación de las fuerzas armadas de Ucrania como «ineptos». Estos vídeos se repitieron durante toda la mañana del jueves, con un intervalo de 15 minutos. El periodista británico Neil Clark dio una entrevista detallada sobre que los «separatistas» no tenían posibilidades técnicas para derribar el avión de esta clase, por lo tanto, «por el incidente debe responsabilizarse Ucrania», y, por supuesto, toda la responsabilidad descansa en «los que comenzaron esa guerra». Además, insinuó que Malaysian Airlines también está involucrada: «Después de esta tragedia, casi nadie quiere volar con Malaysian Airlines. Desde luego, yo no lo haría. La pérdida de dos aviones durante 6 meses 121


en sí mismo es un hecho increíble. Por supuesto, todavía no sabemos lo que pasó con el primero, probablemente, porque hubo alguna falsificación de los hechos». Mientras tanto, en la red Twitter, el jefe del análisis político de RT, Marcos Sleboda, comparte una extraña declaración, dándolo su análisis de la situación política: @ MarkSleboda1: justo a tiempo – el caso fue fabricado… Por la tarde del mismo día, RT cambió de estrategia, tratando de presentar la situación de una manera diferente en la que Ucrania supuestamente habría fabricado deliberadamente el accidente para culpar a Rusia. También, empezó a hablar de que el accidente fue un intento fallido de matar al presidente Putin. Las redes de RT había una declaración de que el avión de Putin voló sobre Donetsk casi al mismo tiempo que el avión de Malaysian Airlines, y que los militares de Ucrania derribaron accidentalmente el MH17, confundiéndolo con el avión de Putin. Como prueba de esta teoría, RT mostró la foto de los dos aviones y afirmó que ambos aviones estaban pintados con unos colores muy similares. El artículo con la noticia pronto desapareció, a cambió apareció otro: que Moscú considera que el sistema de misiles de defensa aérea Buk ucraniana estaba en la zona cuando el avión fue derribado. Afirmación que no es cierta, los militares ucranianos no tenían el sistema antiaéreo Buk M-1 en Donetsk ni en sus proximidades. Entonces, los reporteros de RT, incluido Sleboda, presentaron el caso como un intento fallido de matar a Putin. «Vladimir Putin siguió la misma ruta que el Boeing 777 derribado – informes ow.ly / zhvKT» «El objetivo de la avión militar de Ucrania podría ser Putin» «Poco antes del accidente, en el que murieron 295 personas, el avión Malaysia Airlines MH17 volaba casi con la misma ruta que el avión del líder ruso Vladimir Putin. – Interfax.» RT también publicó que el avión fue derribado por la orden de «la elite gobernante de EE.UU.». El autor de esta teoría fue el periodista británico Tony Gosling, que llevaba una columna de noticias en RT. 122


A todo esto, es interesante mencionar la dimisión de la corresponsal de RT de Londres, Sarah Firth, quien renunció en protesta a las evidentes mentiras sobre el avión de Malasia porque «no se respetan los hechos». Más adelante en una entrevista, dijo: «Ya no podía soportarlo. Cada día mentimos y cada día lo hacemos más atractivo».

123


MITO

LA AYUDA «HUMANITARIA» DE RUSIA A DONBÁS

124


Cuántas veces se ha visto en televisión una hilera interminable de camiones blancos cargados supuestamente con ayuda humanitaria. Rusia anunciaba a bombo y platillo la «ayuda humanitaria» prestada a Ucrania. Sin embargo, Ucrania, en numerosas ocasiones, acusó a Moscú de utilizar los supuestos convoyes humanitarios para infiltrar soldados y suministrar armas a los territorios no controlados. Noticias como la siguiente eran habituales durante la escalada del conflicto: Otro convoy de camiones rusos con un supuesto contenido de ayuda humanitaria ha cruzado hoy la frontera militante de Ucrania. El Ministerio de Emergencias de Rusia anunció que más de 170 camiones con 1.800 toneladas de carga serían distribuidas a la población civil en las regiones de Donetsk y Luhansk, asoladas por la guerra de Ucrania. La agencia de noticias rusa TASS informó de que la ayuda incluye principalmente alimentos, pero también materiales de construcción, medicinas e incluso libros de texto para estudiantes de la Universidad Nacional de Donetsk. Las autoridades ucranianas acusan a Moscú de utilizar los convoyes de camiones como parte de una operación encubierta para canalizar combatientes, artillería y otros suministros con el fin de apoyar a los militantes en Ucrania. Los convoyes atravesaban Ucrania a menudo y sin permiso o inspección por parte de la guardia de fronteras de Ucrania o la misión de observación de la OSCE. La Seguridad Nacional de Ucrania y el entonces Secretario del Consejo de Defensa, Oleksandr Turchynov declaraban en numerosas ocasiones que la escalada de ataques insurgentes contra posiciones militares ucranianas tendía a ocurrir justo después de la llegada de la «ayuda» rusa.

125


MITO

NO HAY PRESENCIA DE SOLDADOS RUSOS EN UCRANIA

126


Texto basado en el Informe de Boris Nemtsov, Capítulo IV: Militares rusos en el este de Ucrania. Traducido por los voluntarios de Con Ucrania: Poco después de la anexión rusa de Crimea, en el este de Ucrania comenzó un enfrentamiento armado entre fuerzas de seguridad ucranianas y los separatistas, que exigían la incorporación a la Federación de Rusia de las regiones de Dónetsk y Luhánsk. Las autoridades rusas niegan sistemáticamente el hecho de la participación de un ejército ruso en operaciones de combate en Ucrania. “No ha habido ni hay unidades militares rusas ni instructores militares en el sureste de Ucrania. Los americanos mienten. Nunca hemos desestabilizado la situación en Ucrania ni lo hacemos ahora» (Vladimir Putin, en una entrevista en el canal de televisión francesa TF1, 4 de julio de 201429). Dmitry Peskov, secretario de Prensa de la Presidencia, señaló con ocasión de una mesa redonda en [la agencia de noticias] TASS el 31 de marzo 2015 que por parte rusa se «niega rotundamente» la presencia de tropas rusas en la zona de conflicto ucraniana. Sin embargo, estas palabras de las autoridades rusas niegan las evidencias de la presencia de muchos soldados y oficiales del ejército ruso en el este de Ucrania. La primera de dichas evidencias se descubrió en el verano de 2014. A partir de junio 2014, las fuerzas armadas de Ucrania lograron emprender con éxito ofensivas contra las posiciones separatistas. Así, lograron liberar la mayoría de las ciudades del Donbás, entre ellas, Sloviansk y Kramatórsk, y prácticamente rodear Donetsk, separándolo por completo de Luhánsk. El territorio de las autoproclamadas RPD y RPL quedó reducido en tres cuartas partes del que llegó a tener antes del inicio de los combates. La dinámica ofensiva de las tropas ucranianas acercó el objetivo perseguido: restaurar el control sobre la frontera. Sin embargo, el 19 y el 20 de agosto la situación en el frente sufrió un giro, y la ofensiva ucraniana se detuvo, lo cual se debió a la llegada de refuerzos en masa desde Rusia, incluidos equipos militares y tropas regulares. A lo largo de la frontera se formaron «calderas» [de tropas embolsadas] en las que tanto las fuerzas ucranianas como las rusas sufrieron pérdidas significativas. Las declaraciones de los separatistas y los testimonios recogidos en la zona de conflicto evidencian ambos la intervención militar rusa. 127


El factor decisivo de la contraofensiva separatista fue la llegada de refuerzos desde Rusia que incluía parte del ejército regular El 15 de agosto de 2014, Aleksándr Zajárchenko, primer ministro de la autoproclamada RPD, admitió públicamente que el factor decisivo en la contraofensiva fue la llegada de refuerzos desde Rusia: «150 unidades de equipo militar, con unos 30 tanques y vehículos de combate de infantería y vehículos blindados de transporte de personal, así como 1.200 hombres, entrenados durante cuatro meses en Rusia». «Llegaron en el momento crítico», — subrayó Zajárchenko. Ese papel decisivo de los refuerzos llegados desde Rusia lo corroboró, además, el ex ministro de la RPD, Ígor Gírkin (Strélkov) en una entrevista a la publicación Závtra [Mañana]. El giro de la situación en el frente y, en particular, la ofensiva por Mariúpol, según Gírkin, fue obra «principalmente de turistas y de divisiones individuales de las milicias subordinadas a estos». Por «turistas», Gírkin se refiere a militares y oficiales rusos que entraron armados en Ucrania. Esta versión según la cual los soldados y oficiales rusos lucharon en el Donbás en el verano de 2014 estando «de vacaciones (reglamentarias)» la respaldó activamente el líder de la RPD, Aleksándr Zajárchenko. «Acogimos a gran cantidad de militares llegados de Rusia que prefieren pasar sus vacaciones con sus hermanos, que luchan por la libertad del Donbás en vez de marcharse a la playa». El Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia prohíbe a los militares rusos participar en conflictos armados durante sus vacaciones. Esta versión de los turistas fue difundida activamente también en el Pervy Kanal [Primer Canal] de la tv rusa, en el que se emitió, el 4 de septiembre de 2014, una historia sobre el entierro de un paracaidista de Kostromá, Anatóly Trávkin, muerto en Ucrania. «Hace un mes, se fue al Donbás sin decir nada a los suyos. Los mandos de la unidad recalcan que Anatóly cogió un permiso para ir a la zona de combate», — informó el periodista del canal. Es importante destacar que los militares rusos que sirven en las fuerzas armadas rusas a través de contrato tienen prohibido participar en conflictos armados durante sus vacaciones. Un militar que está de vacaciones sigue conservando su estatus. Es preciso que indiquen en la solicitud a sus mandos «el lugar exacto de destino» para poder obtener el permiso vaca128


cional. Si el destino es el extranjero, «se requiere obtener el permiso del Ministerio de Defensa, sus autoridades y el visto bueno del Servicio Federal de Seguridad de la Federación de Rusia (con arreglo a la orden del Ministerio de Defensa de 31 de julio de 2006 n.º 250)37. Pasado un tiempo, el Ministerio de Defensa intentó negar la presencia de tropas rusas, incluidos los turistas, en la guerra en Ucrania. Así lo hizo en unas declaraciones el General Ruslán Vasiliév, Jefe del 4º Departamento de la Sección Central de Personal del Ministerio de Defensa el 19 de diciembre de 201438. Sin embargo, los testimonios obtenidos demuestran lo contrario.

Declaraciones de los paracaidistas de Kostromá e Ivánovo El 24 de agosto de 2014, las fuerzas ucranianas capturaron a un grupo de soldados rusos, militares por contrato, de la 331ª División Aerotransportada de Paracaidistas (Kostromá), y de la 98ª División Aerotransportada (Ivánovo) de las tropas aerotransportadas de la Federación de Rusia. Los paracaidistas rusos se adentraron en el territorio ucraniano a 20 kilómetros en vehículos blindados y, más tarde, los alcanzaron los bombardeos y quedaron bloqueados por las fuerzas ucranianas en la región de Zerkalnoye. Fueron capturados diez paracaidistas rusos: el sargento mayor Alekséy Nikoláevich Generálov, subcomandante del pelotón; el sargento Vladimir Vyacheslávovich, comandante de la unidad; el cabo Artyóm Mitrofánov Vasiliévich operador de lanzagranadas; el soldado Iván Igóryevich Romantsév; el soldado Andréi Valeryévich Goryáshin; el soldado Iván Vasilyévich Milchákov; el soldado Yégor Valéryevich Pochtóyev; el soldado Serguéi Alekséyevich Smírnov. El Gobierno ucraniano sacó a la luz vídeos con declaraciones de los detenidos. El Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia explicó su presencia en Ucrania alegando que se habían extraviado y habían cruzado la frontera por error. Esta versión fue desmentida por el cabo Romantsév. En sus declaraciones afirmó que «su unidad no podía perderse». «Sabíamos que íbamos a Ucrania», — confirmó su compañero Milchákov. Según la versión de los detenidos, habían llegado a Ucrania para participar en maniobras. Sin embargo, poco antes de su detención, uno de ellos, Milchákov, publicó en su cuenta en la red social Vkontakte que lo «mandaban a la guerra y que iba a «cargarse el Maidán». 129


Durante el interrogatorio, aclaró que «solo quería presumir delante de los amigos». Por otra parte, durante el interrogatorio, los paracaidistas rusos relataron que antes de ir a Ucrania taparon con pintura los números de sus vehículos blindados. Los militares capturados en Ucrania dijeron haber ido allí de maniobras al ser interrogados

Declaraciones de tanquistas rusos cerca de Ilovaísk En agosto de 2014 fue capturado en Ucrania otro grupo de militares rusos y el Servicio de Seguridad ucraniano (SBU) hizo público el interrogatorio al que se los sometió. En sus respuestas a los representantes ucranianos, dijeron ser militares en activo en el ejército ruso. Fueron capturados cuatro militares rusos, que dieron la siguiente información sobre su identidad: Iván Aleksandrovich, nacido en 1988 en Vólogda, soldado en la unidad Nº54096, 6ª Brigada de Tanque Independiente; Yevguény Yuriévich, nacido en 1995 en Kaluga, perteneciente a la unidad Nº54096, 6ª Brigada de Tanque Independiente; Nikita Genadyevich, nacido en 1993 en Yaroslavl, 31ª Brigada de Asalto Aéreo; Yevguény Ashotovich, nacido en 1994, unidad Nº 73612, 1ª Guardia, 57 Brigada.

Declaraciones del cabo Jójlov El 16 de agosto, otro militar de la Federación de Rusia ofreció también testimonio, el cual hizo público el SBU ucraniano. Se trataba de Pyotr Serguéievich Jójlov, nacido en 1995, soldado de contrato perteneciente al 1º Batallón de Rifle Motorizado de la 9ª Brigada de Rifle Motorizado del 20º Ejército (Mulino), Distrito Militar Oeste Novy, óblast de Nizhegorsk42. Durante el interrogatorio, confirmó que su unidad había organizado el transporte de armamento y equipo del ejército ruso a Ucrania con el fin de emplearlo en los combates contra con las Fuerzas Armadas de Ucrania. Entre el armamento transportado se encontraban Sistemas Múltiples de Lanzamiento de Cohetes Grad BM-21 y [vehículos blindados] BMP-2 y BTR-80. Antes de proceder a enviar los equipos militares al Donbás, según Jójlov, se retiraban las identificaciones de fábrica y las matrículas. Esto se hacía para 130


encubrir la procedencia del armamento con las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia. Jójlov confirmó que él mismo había participado en la entrega del armamento (14 BMP [Vehículo de Combate de Infantería]) a los separatistas en la frontera con Ucrania. Señaló que el 8 de agosto, él y otro soldado, Ruslán Garafiyév, abandonaron su unidad y se dirigieron al óblast de Luhánsk, según dijo, con la intención de unirse a las fuerzas separatistas, ya que esperaba así ganar más dinero del que cobraba como soldado contratado en las Fuerzas Armadas rusas. No obstante, el 27 de agosto Jójlov fue capturado cerca de la población Novosvetlovka por los soldados ucranianos y entregado al SBU ucraniano. […]

Soldados disfrazados de voluntarios Tras la contraofensiva conjunta de «separatistas» y unidades regulares del ejército ruso en agosto, tuvieron lugar en Minsk conversaciones de paz en las que tomaron parte el presidente ucraniano, Petro Poroshenko y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, cuyo resultado fue que ambas partes acordaron un alto al fuego que acarreó a su vez la congelación del conflicto en Ucrania durante un tiempo. La siguiente fase activa de los enfrentamientos comenzó a finales de 2014. Ya en enero de 2015, nuevamente tropas regulares rusas volvieron a participar activamente en los combates contra las fuerzas ucranianas y, en particular, aseguraron las ofensivas «separatistas» para ganar terreno, en este caso, para tomar el punto estratégico [eje ferroviario] de Debáltseve. Esta vez, antes de ser enviados a la zona del conflicto, los militares rusos debían presentar su renuncia a sus superiores. El medio escrito ruso Kommersant informó a este respecto en su publicación el 19 de febrero. Su corresponsal consiguió entrevistar a cuatro militares rusos con contrato con las FFAA de la Federación de Rusia, los cuales confirmaron que, durante la preparación, sus mandos ya no ocultaban que los iban a enviar a combatir a Ucrania. En las vísperas de ser desplegados en las zonas de combate, los soldados debían redactar una carta de renuncia a fin de que, en caso de resultar capturados, o heridos o muertos en combate, no se los pudiera identificar como militares profesionales rusos, sino como voluntarios. 131


Además, los soldados comentaron que, a diferencia de lo que sucedió en la ofensiva rusa el verano anterior, en la que las unidades cruzaban la frontera en columnas, en esta ocasión lo hicieron en grupos pequeños de tres personas.

La confesión del teniente coronel Okanev El 13 de febrero de 2015, se conocieron las intenciones de los altos mandos militares de la 536ª Brigada Costera de Misiles y Artillería de la unidad militar 10544, con base en el óblast de Múrmansk, de enviar soldados al este de Ucrania en misión de combate. Esta información se hizo pública gracias a una grabación que se realizó, en secreto, a uno de los militares, el zampolit [oficial a cargo de la educación política] de la unidad 10544, el teniente coronel Vyacheslav Okanev, uno de los soldados a los que se dirigía. La conversación se produjo poco antes del envío de los militares de Múrmansk al lugar de reunión de los soldados, cerca de la frontera con Ucrania. «Es posible que los trasladen a la frontera con Ucrania, y que, una vez allí, se presente la situación en que les asignen misiones de combate, de modo que deberán cumplir las órdenes. No excluyo la opción de que deban cruzar la frontera y entrar en Dónetsk y en Luhánsk para ofrecer ayuda allí», — fueron las palabras de teniente coronel Okanev a sus hombres. «Cierto es que nadie ha declarado la guerra oficialmente. Pero es nuestro deber ofrecer ayuda, en todos los sentidos de la palabra», — subrayó el oficial en su discurso. Además, Okanev aclaró que, «dado que no se había llegado a producir una declaración oficial de guerra», tampoco se garantizaba el pago de compensaciones económicas en caso de resultar herido o muerto en combate alguno de los militares rusos. En una entrevista que apareció en el medio en internet Gazeta.ru del 13 de febrero de 2015, el teniente coronel Vyacheslav Okanev confirmó la autenticidad de dicha grabación. El 31 de marzo de 2015, aparecieron las declaraciones de uno de los participantes en los combates en el Donbás, Dmitry Sapózhnikov, que confirmó públicamente la participación del ejército ruso en el conflicto. Sapózhnikov es ciudadano de la Federación de Rusia, y se alistó voluntario para luchar en Ucrania. Según dijo, desempeñaba funciones de comandante de una división de las fuerzas especiales de la autoproclamada RPD. 132


Así, al relatar la salida de su unidad de Logvino, donde estaba cercada, Sapózhnikov apuntó a la ayuda que recibieron, llegada desde Rusia. «Nuestros tanques llegaron en nuestra ayuda. Llegaron muchos tanques y unidades rusas desde Luhánsk. Era el ejército ruso, los buriatos. Gracias a ellos y al armamento pesado tomamos Debáltseve», — explicó Sapózhnikov. Además, señaló que los soldados rusos habían sido previamente informados acerca de su envío a la zona de conflicto en el territorio ucraniano: «Aquí me encontré sólo soldados rusos que están con contrato, profesionales. Cerca de Debáltseve, había una unidad de buriatos, ahí sólo había buriatos. Decían que sabían perfectamente a dónde iban, aunque, oficialmente, lo que se decían era que iban de maniobras. Decían que los trasladaban en vagones, de noche». Y, por otra parte, Sapózhnikov confirmó que las operaciones de combate más importantes en Ucrania las dirigen generales del ejército ruso. «Las operaciones, en particular las de gran escala, como las “calderas”, las dirigen los militares rusos, generales rusos. Ellos diseñan los planes junto a nuestros comandantes. […]

Las fuentes de Borís Némtsov A principios de febrero de 2015, representantes de los intereses de las familias de los soldados rusos fallecidos en el Donbás acudieron a Borís Némtsov. Le pidieron ayuda para conseguir que el Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia desembolsase los pagos correspondientes a las familias. Estas personas, en referencia a los familiares de los soldados, ayudaron a Nemtsov a establecer una cronología de la entrada del el ejército ruso territorio ucraniano. Según sus palabras, las bajas masivas de soldados rusos en el este de Ucrania se dieron en dos periodos. La primera ola de ataúdes llegó a Rusia el verano de 2014, cuando el ejército ucraniano lanzó una ofensiva. Dicha ofensiva pudo ser detenida gracias a la intervención directa del ejército ruso. La intervención obtuvo éxitos en los combates con los ucranianos, aunque a costa de sufrir grandes pérdidas. En particular, en la batalla por Ilovaísk, hubo un elevado número de bajas. Según las estimaciones más optimistas, regresaron a Rusia no menos de 150 ataúdes en camiones Gruz-200.

133


Semejante información no puede ocultarse por mucho tiempo, por lo que los periodistas arrojaron algo de luz sobre la situación. Pero, para sorpresa de muchos, no sólo fueron las autoridades las que obstaculizaron las investigaciones, sino que también lo hicieron los familiares de los soldados fallecidos. Según se pudo recabar de las fuentes de Némtsov, ello se explica por el hecho de que algunos familiares recibieron una compensación de tres millones de rublos. Y, a la vez, debían firmar un documento de confidencialidad bajo amenaza de encausamiento penal. La segunda tanda masiva de ataúdes llegó a Rusia en enero y comienzos de febrero de 2015. Según nuestras estimaciones, durante este periodo murieron en el este de Ucrania no menos de 70 soldados rusos. Al menos 17 paracaidistas rusos, de Ivánovo, cayeron en Ucrania, (los autores de este informe disponen de una nota hecha por Borís Némtsov a este respecto). La muerte masiva de los soldados rusos se relaciona con la intensificación del conflicto y de los combates, en particular, en Debáltseve. A diferencia de lo que sucedió en 2014, esta vez los soldados rusos debían presentar su renuncia antes de ser enviados al Donbás por la exigencia de sus mandos. De esta forma, se intentaba ocultar la participación de nuestro ejército en los combates, haciendo pasar a soldados regulares como voluntarios. Con simples promesas de los comandantes, garantizaban a los soldados que, en caso de resultar heridos o muertos en combate, sus familias recibirían una compensación similar a las que se pagaron en el verano de 2014. Pero, en la práctica, los familiares no recibieron compensación alguna. El caso es que tampoco podían reclamar de manera oficial el pago de la compensación ya que, formalmente, los soldados caídos habían dejado de gozar del estatus de militares rusos… Los familiares comenzaron a mostrar su descontento, y a buscar abogados que pudieran proteger sus derechos (gracias a lo cual esta información llegó a manos de Némtsov). Sin embargo, tenían miedo de hablar en público, al haber suscrito acuerdos de confidencialidad. Como sostienen las fuentes de Némtsov, el notorio caso penal abierto contra Svetlána Davydóva, madre de familia numerosa (siete hijos), por traición al Estado en beneficio de Ucrania, tenía como propósito infundir miedo en aquellos familiares de los soldados muertos que tuviesen la idea de acudir a la prensa. Este caso se usaba para amedrentar a los familiares de los soldados, amena-

134


zándolos con procesarlos penalmente en caso de que revelaran información sobre las circunstancias de las muertes de sus familiares. Pese a que las compensaciones prometidas no llegaron a cobrarse nunca, las familias de los soldados rehusaron hacer declaraciones. Además, el asesinato de Némtsov los persuadió de reclamar a las autoridades rusas. El motivo, el miedo a ser procesados e incluso el miedo por sus propias vidas. «Si Némtsov fue asesinado cerca del Kremlin, entonces nuestros clientes de Ivanovo pueden sufrir cualquier cosa. Nadie se dará cuenta», — resumió, para los autores del informe, el abogado que representa los intereses de las familias de dos paracaidistas muertos.

135


MITO

MITOS SOBRE UCRANIA EN LOS LIBROS DE TEXTO RUSOS

136


Cada 1 de septiembre, millones de alumnos de la Federación de Rusia empiezan el curso escolar, entran en las escuelas y abren sus libros de texto, incluyendo los libros de Historia de Rusia. Pero encuentran información no solo sobre el pasado de las naciones que ahora viven en Rusia, sino también de sus vecinos Estados soberanos independientes. Esta información, probablemente permanecerá en las cabezas de los alumnos para siempre. Según estudios científicos, la imagen de otras naciones y la imagen de la propia nación, depende de lo que nos enseñaron en la infancia. Es algo que se queda para toda la vida. ¿Qué imagen del pueblo ucraniano y del Estado de Ucrania tendrán los estudiantes rusos través de los libros de texto de Historia aprobados por el Ministerio Federal de Educación? La siguiente lista es una breve selección de falsedades y manipulaciones de la historia rusa y ucraniana que se enseña en los colegios rusos: 1.

La Cultura Arqueológica de la Edad de Piedra, Edad de Cobre (cultura de Trípoli) y la Edad de Bronce evolucionaron «en las partes meridionales de Eurasia» y, por lo tanto, pertenecen a la cultura rusa.

2.

La Cultura Escita de los siglos VII-IV en el sudeste de Europa es parte occidental de la gran comunidad cultural e histórica «escita-siberiana» y forma parte de la cultura rusa.

3.

Los rusos modernos pertenecen a la etnia eslava oriental, que en los siglos VI-VII se separó de la comunidad etnolingüística eslava común, que en el siglo VIII consistió en 13 grupos tribales en el territorio comprendido desde los Cárpatos hasta los Urales.

4.

La etnia eslava oriental en el siglo IX formó el Estado Rus´ de Kyiv.

5.

La Rus´ de Kyiv es un periodo inicial del estado ruso (siglo IX-XII).

6.

En tiempos de la Rus´ de Kyiv se formaron las bases de la espiritualidad rusa, la lengua y la cultura en general.

7.

La peculiaridad de la antigua Rusia era su multiculturalismo. La unidad estaba asegurada por el Estado y la ortodoxia.

8.

El Estado antiguo de Rusia centrado en Kyiv (Rus´ de Kyiv) cambió al periodo de la fragmentación estatal rusa (siglo XII-XIII). Se formaron alrededor de 15 estados independientes. Sin embargo, la relación entre las tierras rusas se preservó «a través de la religión, la lengua y el derecho común».

137


9.

Después de la Rus´ de Kyiv surgió el Estado de Kniaz Vladimir-Suzdal y más tarde, su sucesor el Estado de Moscovia (XIV-XVI). El centro estatal y el de la iglesia de la nación rusa pasó de Kyiv a Moscú.

10.

La tarea principal de la política exterior de Rusia en el siglo XVII era «recoger» tierras ucranianas y otras que pertenecieron a la antigua Rus´ (entiéndase Rusia).

11.

El nombre de «Ucrania» apareció a finales del siglo XII para referirse al terreno de la antigua Rusia, que bordeaba directamente una estepa (el término se usó por su significado «margen de»).

12.

La nación de Ucrania se formó en el siglo XV-XVI.

13.

El consejo de Pereyaslav dirigido por B. Jmelnitsky en enero de 1654 decidió «reunificar» Ucrania y Rusia. Las razones de la «reunificación»: 13.1.

La religión y la etnia «común» de los pueblos de Rusia y Ucrania.

13.2. Su pasado histórico “común” y una lucha común contra los enemigos extranjeros. 13.3. La situación histórica de la mitad del siglo XVII cuando la independencia de Ucrania parecía irreal y había que elegir el «mal menor», es decir, unirse a Rusia, que le prometió autonomía interna. 13.4. La reunificación correspondía a los intereses de Rusia. 14.

Los intentos de los «hetmans-traidores» I.Vyhovsky, M. Doroshenko, I. Mazepa de separar Ucrania de Rusia «no obtuvieronel apoyo» de la gran mayoría del pueblo ucraniano, que se oponía a ello.

15.

Las actividades de los gobernantes rusos Pedro I y Catalina II tenía un «impacto positivo» para Ucrania: protección del pueblo ucraniano de la opresión económica de los oficiales cosacos y los ataques de «depredadores» turco-tártaros.

16.

La proclamación de la independencia en 1918 de Ucrania, fue «una manifestación de separatismo», «que no correspondía a los intereses del pueblo ucraniano» y «no tenía el apoyo» de toda la nación.

17.

La Rada Central Ucraniana en 1918 firmo la «vergonzosa» paz de BrestLitovsk, por lo que las tropas alemanas «ocuparon» Ucrania y «robaron» alimentos a los campesinos.

18.

En los años 1918-1920 en Ucrania hubo una guerra «civil», que terminó con la victoria del gobierno «legítimo» soviético sobre los «traidores» del pueblo ucraniano-nacionalista.

19.

Las tropas de Petliura en Ucrania llevaron a cabo una «destrucción de judíos».

20. El Ejército Rojo en los años 1918-1920 «liberó» a Ucrania. 138


21.

Como resultado de la «unión de nacionalistas ucranianos con Polonia» en 1921, Rusia temporalmente pierde la Ucrania occidental.

22. El año 1921 la hambruna en Ucrania se produjo «a causa de la sequía». 23. El 30 de diciembre del 1922 se celebró el primer congreso de los Soviets de la URSS, donde la delegación de Ucrania «afirmó» la Declaración del establecimiento de la URSS y «firmó» el tratado de la Unión. 24. El Holodomor de 1933 «no fue un genocidio» del pueblo ucraniano, porque: 24.1. La hambruna se extendía por las distintas partes de Rusia y Kazakstán. 24.2. En Ucrania no sólo estaban hambrientos los campesinos ucranianos, sino también las minorías nacionales. 24.3. La hambruna se produjo como consecuencia de la sequía. 24.4. La hambruna se produjo como consecuencia de errores de la base de las autoridades durante la colectivización. 24.5. El hambre era el castigo de Dios para ucranianos por apoyar a un gobierno ateo. 25. Las represiones de Stalin de la década de 1930 causaron daños no solo a la población civil, también al Ejército Rojo, que en la víspera de explosión de la II Guerra Mundial, perdió gran parte de sus oficiales. 26. El pacto de Molotov-Ribbentrop «se realizó por obligación, pero fue necesario» para prepararse para el futuro de la agresión alemana. 27.

El 17 de septiembre de 1939 el Ejército Rojo «recuperó» el oeste de Ucrania, «temporalmente perdido» por Rusia en el 1921.

28. El 22 de junio de 1942 Alemania «inesperadamente» atacó a la URSS. 29. La razón de las brutales pérdidas militares del Ejército Rojo en el verano del 1941 está «en la superioridad de las fuerzas alemanas en personal, tecnología y armas, por la culpa de la tecnología obsoleta del Ejército Rojo y por la sorpresa del ataque alemán». 30. La población ucraniana «por unanimidad» se levantó para luchar contra los ocupantes alemanes y entró en las filas de los partisanos soviéticos. Salvo una pequeña proporción de la población «cooperó» con los ocupantes (NOTA DEL AUTOR: curiosamente justo las zonas anexionadas a la Unión Soviética antes de la guerra y que ya probaron el comunismo). 31.

Los nacionalistas ucranianos «estaban a servicio de los ocupantes alemanes». Muchos de éstos «estaban en la organización paramilitar

139


alemana SS» reconocida como criminal más tarde por el Tribunal de Núremberg. 32. Los líderes de los nacionalistas ucranianos, incluyendo Bandera, A. Melnyk, R. Shukhevych, fueron «agentes de la inteligencia alemana». 33. En junio de 1941, los nacionalistas ucranianos de los batallones Nachtigall y Roland perpetraron en Lviv «ejecuciones masivas» de intelectuales polacos y judíos. 34. Los nacionalistas ucranianos «participaron en el genocidio judío» en Ucrania, en particular, en Babyn Yar (Kyiv). 35. Los nacionalistas ucranianos «cometieron genocidio de polacos, checos, gitanos, armenios y ucranianos de Volyn y Galizia» durante la Segunda Guerra Mundial. 36. Los nacionalistas ucranianos bajo el mando del «portador de la orden alemana» Roman Shukhevych destruyeron la aldea Hatyn de Bielorrusia. 37. La detención del líder de nacionalistas ucranianos Stepan Bandera en el campo de concentración alemán se hizo para «cubrir su colaboración con los nazis». 38. Los nacionalistas ucranianos eran los «verdugos más crueles» en los campos de concentración alemanes, especialmente con los judíos. 39. El Ejército Insurgente Ucraniano se creó «con la ayuda de las autoridades alemanas» que dieron a los nacionalistas las armas e instructores. 40. El Ejército Insurgente Ucraniano «no luchó contra los ocupantes alemanes». 41.

El Ejército Rojo en 1943-1944 «recuperó» Ucrania (perdida por Rusia temporalmente en 1941-1942).

42. El Ejército Insurgente Ucraniano «pegaba tiros a la espalda» del Ejército Rojo-liberador. 43. El papel decisivo en la victoria de la Unión Soviética sobre Alemania corresponde a la «unión del pueblo soviético». 44. Los soldados del Ejército Insurgente Ucraniano son unos «matones y unos criminales». 45. Los soldados del Ejército Insurgente Ucraniano «asesinaban brutalmente a los maestros, agrónomos y otros técnicos que vinieron de las regiones orientales de la URSS a Ucrania occidental». 46. Después del año 1945, los miembros de la OUN por motivos egoístas «empezaron a trabajar para el espionaje de Estados Unidos y Gran Bretaña».

140


47. La mayor parte de la población ucraniana occidental «apoyó el poder soviético en la lucha contra los nacionalistas». 48. La Hambruna de 1946-1947 en Ucrania «fue resultado de una sequía». 49. ESFSR era un «factor importante» de desarrollo económico de la URSS en la posguerra. 50. La Unión Soviética, aunque no fue una democracia, fue «una referencia y ejemplo» de una sociedad mejor y justa para millones de personas en todo el mundo. 51.

En el colapso soviético fueron culpables los «traidores y las fuerzas extranjeras».

52. Ucrania independiente es «una formación del estado antinatural, condenada a una muerte rápida».

141


MITO

MITOS SOBRE STEPAN BANDERA Y EL EJERCITO INSURGENTE UCRANIANO (UPA)

142


«STEPAN BANDERA LUCHÓ CON LA BANDERA NAZI CONTRA RUSIA»—dijo nada menos que el representante de Rusia, Vitaly Churkin, en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU. Sin embargo, el mismo Stepan Bandera fue enviado por los nazis al campo de concentración de Sachsenhausen. Y hay que recordar que la Unión Soviética, contra la que sí luchó Bandera, fue aliada de Hitler y ¡hasta celebró un desfile en Brest [Belarús] junto con los nazis! Además, en aquellos tiempos, Lviv, la ciudad natal de Bandera, pertenecía a Polonia, a la que Unión Soviética y Alemania nazi invadieron de acuerdo con el plan de Molotov-Ribbentrop de 1939 (plan de la división de Europa entre la Alemania nazi y la Unión Soviética). Probablemente, Stepan Bandera es el personaje histórico ucraniano más estigmatizado. Primero la propaganda soviética y luego la rusa se han encargado a conciencia de que, fuera de Ucrania, se le conozca como un despiadado «colaborador de los nazis» y tanto OUN como UPA sean totalmente desconocidos a pesar de haber tenido un papel importantísimo en la historia la independencia de Ucrania. Algunos hechos sobre Stepan Bandera, OUN y UPA: 1.

Stepan Bandera proviene de una familia religiosa (su padre era párroco), no es un militar, no ha participado en ningún combate.

2.

Stepan Bandera pasó apresado en el campo de concentración alemán Sachsenhausen tres años por la proclamación del Acta de Independencia de Ucrania del 30 de junio de 1941; y por la renuncia de jurar lealtad al gobierno de ocupación alemán. En represalia, dos hermanos de Stepan Bandera fueron torturados hasta la muerte en otro campo de concentración alemán Auschwitz. Y todo por su lucha por una Ucrania independiente.

3.

OUN y UPA son organizaciones diferentes. A pesar de que la OUN (Organización de Nacionalistas Ucranianos) fue la columna vertebral del UPA (Ejercito Insurgente Ucraniano), son dos instituciones independientes. La primera, OUN es una organización, la segunda, UPA, es el ejército de liberación no registrado más grande en Europa.

4.

La organización OUN fue dividida en dos ramas: OUN M y OUN B. OUN M o melnikovtsi, como se los llamaba, no renegaban de la cooperación con Alemania. OUN B, o también llamados benderivtsi, fueron reacios a 143


cualquier cooperación con Alemania. Su objetivo era la Independencia de Ucrania y fueron el eje del ejército UPA. 5.

La actuación del UPA empezó debido al hecho de la ocupación alemana en 1942, es decir, actuaron en contra de Alemania y de su ocupación.

6.

A pesar de los mitos comunistas, los soldados del UPA tenían su propio uniforme, sus rangos, sus signos distintivos propios y sus honores, entre ellos, los parches con el escudo de Ucrania y la bandera de Ucrania.

7.

A pesar de los mitos comunistas, el UPA solo juraba lealtad a Ucrania. El texto de juramento fue aprobado en UGBR y firmado por el orden del GBSH p.7, p19. VII.

8.

En contraposición a los comunistas, quienes colaboraban activamente con la Alemania nazi y se repartieron Europa de acuerdo al pacto Molotov-Ribbentrop, UPA y OUN B no cooperaban ni con los gobiernos de ocupantes alemanes, ni con los ocupantes comunistas. Los comunistas y los alemanes, además del pacto de Molotov–Ribbentrop, estuvieron intercambiando estrategias, ejecutando conjuntamente maniobras, salían juntos en desfiles militares, compartían sus armamentos, etc. LOS COMUNISTAS Y ALEMANIA ATACARON CONJUNTAMENTE POLONIA, EMPEZANDO LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL el 1 de septiembre de 1939. El comunismo y el nazismo cooperaron íntimamente pero se culpó por ello a Bandera.

9.

¿Quién fue el cómplice alemán de verdad? Es conocido que los pilotos soviéticos se instruían en Alemania y que la Unión Soviética compartía con Alemania sus métodos empleados en los gulags comunistas que sirvieron de base para los campos de concentración nazis. Se ayudaban mutuamente con el suministro de alimentos a cuenta de la hambruna en Ucrania y otros países.

10.

El UPA no hizo ni una sola ofensiva en contra del ejército regular de la URSS, todos los enfrentamientos han sido con los verdugos de la NKVD, quienes liquidaban a la gente por millones. El UPA sólo actuó en su territorio, en defensa de sus propias tierras y de su nación tanto de los ataques del ejército de ocupación alemán como de los verdugos de la NKVD.

11.

Es conocido (fue publicado por servicio de seguridad nacional de Ucrania) que los agentes de la NKVD se ataviaban con los uniformes del UPA para hacer sabotajes bajo el nombre de los soldados del UPA. Esto recuerda el famoso caso de la tarjeta de visita de Yarosh que Kremlin continuamente «encontraba» en cualquier escenario provocativo. 144


12.

«He consultado con el comandante del grupo especial que igual sería mejor cambiar el modo de operar, no entrar a los pueblos como si fuéramos delincuentes, sino secuestrar a las personas de las listas de RO NKVD e interrogarles bajo la tapadera de los soldados del UPA…»; es el testimonio del sargento Sokolov miembro del grupo especial RO NKVD. Otro testimonio: «moviéndonos por los territorios nacionalistas, cerca de 300 km (!), para evitar enfrentamientos y realizar el estudio de los insurgentes, nos enmascarábamos bajo la apariencia de UPA, quitándonos todos los signos distintivos…».

13.

Los partisanos del Ejército Rojo, que se encontraban en los bosques del Oeste de Ucrania mencionaban a menudo en sus diarios que el UPA combatía contra el ejército alemán nazi por la Independencia de Ucrania. Es de destacar el testimonio de Semen Rudnev: «los nuestros alrededor de dos semanas han combatido al lado del UPA contra los fascistas. Ellos nos dicen: “nosotros, los nacionalistas ucranianos, estamos en contra de Alemania y de Moscú…”. Los nacionalistas ucranianos han prometido no disparar contra nosotros y nos han regalado 4 sacos de harina, un saco de legumbres, otro de azúcar y una caja de cerillas».

14.

El UPA estaba formado por gente de diferentes nacionalidades, entre ellos, rusos (Volodymyr Cheremoshintsev. «Estoy orgullosos de ser un ruso-banderivetz en la UPA); judíos, Hasman Mandik ZIsi; bielorrusos, uzbecos, tártaros, armenios, georgianos, griegos, etc.

15.

La mayoría de los médicos del UPA eran judíos. «Servía en el UPA por la llamada del corazón, combatiendo por la independencia de Ucrania y curando a los heridos…» (testimonio de un médico judío).

145


MITO

«BANDIDOS Y MAJNOVISTAS»

146


“La epopeya Majnovista es demasiado grave, sublime y trágica, está demasiado fuertemente regada con sangre de sus participantes, es demasiado profunda, complicada y original para que se pueda uno permitir tratarla a la ligera, apoyándose, por ejemplo, en los relatos y los testimonios contradictorios de diversos personajes. […] Que el lector no se haga anarquista jamás: no es obligatorio serlo. Pero lo que debería ser verdaderamente un deber de todos es conocer al anarquismo”. Volin, mayo de 1923

La vida de Nestor Majno Nestor Ivanovych Majno (en cast. Majnó) nació el 27 de octubre de 1889 en Gulaipole, una pequeña aldea al este de Ucrania, en la región de Ekaterinoslav (actual Dniepropetrovsk), entonces bajo el Imperio Ruso, en una familia de campesinos. Murió el 25 de julio de 1934 en París, Francia, ya en el exilio. Su padre, siervo, murió teniendo Majno no más de diez meses, por lo que tuvo que trabajar desde joven para ayudar a su familia económicamente. Apenas con siete años comenzó a trabajar. Primero en el campo, después, siendo algo mayor, consiguió trabajo como peón. Comienza a politizarse desde joven y ya comparte con algunos de sus compañeros de trabajo el odio hacia los propietarios. Participa en la revolución de 1905. Se organiza, con tan solo 16 años, en el movimiento anarquista. En 1908 es apresado y condenado a la horca por asociación anarquista y participación en actos terroristas. Su corta edad hace que conmuten su pena de muerte a cadena perpetua. Es trasladado a la prisión de Butyrka en Moscú, pasará casi nueve años en prisión. Al ser preso político, gozaba del derecho de reunión y de acceso a una inmensa biblioteca, donde podía leer todo tipo de libros, muchos de ellos requisados. Leía principalmente historia y geografía. Conoció allí a un anarquista, Piotr Arshinov, del que recibiría gran influencia, ya que este tenía más conocimientos que Majno. Piotr Arshinov se uniría más tarde a la majnovshchyna. Alemania declara la guerra a Rusia en 1914, Rusia se moviliza. Revolución de Febrero de 1917, el zar abdica. Amnistía para los presos políticos, sale de la cárcel, tiene 28 años. 147


Vuelta a Gulaipole y majnovtchina El llamado movimiento majnovista debe su nombre a Nestor Majno, ya que desempeñó un papel clave en el movimiento desde su principio. De hecho, majnovshchyna significa, literalmente, «Movimiento de Majno». Una vez Majno sale de la cárcel, vuelve a Gulaipole. Llega con una fuerte convicción en el trabajo libre y en la solidaridad. Como en las aldeas y en los pueblos no había representación bolchevique y las directivas del gobierno central llegaban tarde o no llegaban, comienza a organizar comités de campesinos y de obreros. Majno actúa a un ritmo exhaustivo, trabaja en la fábrica y va a tantas asambleas como le es posible. Se encuentra con un grave problema: los campesinos no tienen conocimiento teórico alguno a pesar del momento crucial que vivían. Aun así, el campesinado de Ucrania tenía un fuerte arraigo a su tierra y estaba acostumbrado a luchar por ella debido a los constantes saqueos que solían sufrir. Una inminente guerra civil acechaba, Lavr Kornilov (general blanco) avanzaba hacia Petrogrado. Entre obreros y campesinos organizan un comité de defensa para defender la revolución, del que nombran responsable a Majno. Tras meses de debates en aldeas y talleres, acuerdan desarmar a los propietarios y quitarles las tierras. Por primera vez, reúnen todas las actas de propiedad y las queman. Comienzan a construir su futuro en el que el pueblo era soberano de su tierra. Se reparten las tierras con una máxima simple: a cada uno según sus necesidades. También reparten los imprescindibles utensilios para trabajar el campo y los animales. En Gulaipole se organizan cuatro comunas, en las que los campesinos participarían de manera voluntaria, se unían por familias o afiliaciones. Algo más lejos de Gulaipole se organizan otras basados en los mismos principios asamblearios. Rechazan todo partido político y niegan cualquier concepto de Estado. Se destruyeron las cárceles y se dio trabajo a los presos. Querían un nuevo sistema de educación, no acorde al del antiguo régimen. Al no tener un método de enseñanza, adoptaron la del anarquista español Francisco Ferrer i Guardia. Trataron de traer profesores cualificados de las ciudades. Piotr Arshinov participó en el ámbito cultural y educativo del Territorio Libre. 148


El movimiento majnovista suele encasillarse principalmente en la vertiente anarquista conocida como «anarcocomunista», basado a grandes rasgos en las propuestas del teórico anarquista Piotr Kropotkin

Algunos apuntes acerca de la Guerra Civil Rusa y su repercusión en el Territorio Libre • Octubre de 1917, los bolcheviques llegan al poder. Al principio, el campesinado de Ucrania recibe la noticia con agrado. Pero se mantienen alerta, ya que llegan los primeros comisarios con las primeras directivas. • Debido a una debilitada Rusia, en Ucrania comienzan a movilizarse los nacionalistas formando la República Popular Ucraniana. Primero se crea una Rada Central Ucraniana (1917) que apenas durará un año. Tras el tratado de Brest-Litovsk firmado entre la alianza austro-germana y las autoridades bolcheviques (3 de marzo de 1918), las tropas austrohúngaras y germanas ocuparon Ucrania. Con la ayuda de estos, se dio un golpe de estado y se instauró el hetmanato, gobierno colaboracionista. De ahí a un año los ocupantes abandonan Ucrania y toma el poder el Directorio (1918-1920). • Tras el tratado de Briest-Litovsk, los bolcheviques desocuparon Ucrania y la ocuparon las tropas austro-germanas. Los insurgentes de Ucrania lo ven como una traición. Los bolcheviques abandonaron al campesinado de Ucrania a su suerte. Junto con el gobierno colaboracionista, los terratenientes quieren recuperar sus tierras y comienzan a hostigar a los campesinos del Territorio Libre. Las tropas alemanas ocupan y se asientan en Gulaipole. • En junio de 1918 Majno llega a Moscú, enviado por el Consejo Insurgente de Gulaipolé. Se entrevista con Piotr Kropotkin, quien lo acoge paternalmente. Se entrevista también con otros anarquistas y con los bolcheviques Yákov Sverdlovsk y Vladimir Lenin. Majno tuvo la sensación de que la revolución moría en Moscú. Por un lado, los bolcheviques se daban codazos por el poder, y, por otro lado, los trabajadores estaban consagrados no a construir su propio futuro, sino al poder y a la dictadura del proletariado. Majno decide volver a Gulaipole. • Verano de 1918. Majno consigue un salvoconducto en el Kremlin, necesario para cruzar la frontera custodiada por las tropas alemanas. Vuelve a Gulaipole y organiza un grupo de campesinos para atacar a las tropas asentadas en Gulaipole, su nombre se extiende como la pólvora por el campesinado de toda Ucrania, muchas veces como Bat’ko (padre) Majno 149


(Батько Махно), empieza a tomar forma el Ejército Negro. Comienzan a publicar su periódico, El Camino de la Libertad, en ruso y en ucraniano. • El noviembre de 1918 estalla la revolución en Alemania. Las tropas de ocupación abandonan Ucrania. El Territorio Libre se extiende y agrupa gran parte del sureste ucraniano. • La primavera-verano del año 1919, el Ejército Blanco se reagrupa bajo las órdenes de Antón Denikin. La ofensiva es inminente. Por ese momento había una gran tensión entre los majnovistas y los bolcheviques, contando varios conflictos. Sin embargo, la reagrupación del enemigo común hizo necesaria la alianza. • Ante la amenaza, el Ejército Rojo instala un Soviet Militar provisional en el Territorio Libre, con la obligación de hacer cumplir las órdenes venidas de Moscú. Se organiza el primer Congreso de Insurgentes de Gulaipole, con representantes de alrededor de un millón de personas, tras el debate su conclusión acerca de las ordenes venidas de Moscú es tajante: «nos negamos a elegir entre el poder de un partido o el de un propietario». Se organiza un segundo congreso, con 72 delegados representantes de más de dos millones de personas. Al final del congreso llega la noticia de que los organizadores son declarados fuera de la ley y, el consejo, contrarrevolucionario, la acusación viene firmada por Dybenko, comandante de la división bolchevique. En este momento Majno está en el frente. Trostky escribe un artículo donde, por primera vez, se acusa al Consejo Insurgente de «panda de bandidos, asesinos, saqueadores y pequeños propietarios».

Fin de la Guerra Civil y «fin» de la Majnovtchina Finalmente, Piotr Wrangel, que estaba a cargo del Ejército Blanco en Crimea, fue derrotado en una acción conjunta entre el Ejército Negro y el Ejército Rojo el noviembre del año 1920, las tropas zaristas restantes fueron evacuadas a Estambul. Desaparecido el enemigo común, volvieron a aflorar las confrontaciones entre el Movimiento Insurgente Revolucionario de Ucrania y el poder del Soviet Central. Tras la victoria en Crimea, representantes del Consejo Insurgente iban a discutir un acuerdo federativo con los bolcheviques, pero estos últimos detuvieron a los representantes del Consejo Insurgente y los fusilaron. Comenzó una guerra entre el Ejército Negro y el Ejército Rojo. El Ejército Negro contaba con menos efectivos que el Ejército Rojo, por lo que fueron batallas desiguales por lo general. Sin embargo, la táctica del Ejército Negro le per150


mitió resistir, como hizo antes, contra ejércitos mayores; la táctica consistía en desmoralizar al enemigo librando pequeños combates y retirándose rápidamente para volver a atacar de nuevo sin previo aviso. En cierto momento, Majno trató de volver al campesinado de Rusia contra el poder central de Moscú, lo que consiguió parcialmente. Algunos anarquistas también acudieron en su ayuda. La última rebelión en territorio ruso contra el poder bolchevique fue entre el 1 y el 18 de marzo del año 1921, al norte de Rusia. Rugió el eco del grito majnovista en la rebelión del Kronstadt, a la vanguardia estaban los anarquistas, seguidos por socialistas revolucionarios desencantados con el poder bolchevique. Stepan Maxímovich Petrichenko, de fuerte influencia majnovista, lideró la rebelión del Kronstadt. Tras casi un año de combates, Majno, herido en el vientre, con el tobillo roto y una herida en el cuello, es trasladado al extranjero por decisión del Consejo Insurgente. Rompiendo el cerco soviético por el río Dniéster se exilia con otras 77 personas, muchas de ellas heridas. El Ejército Negro, aun no suponiendo una amenaza para el Ejército Rojo, lucha hasta el año 1924. Pasa por Rumanía, Polonia y Alemania, termina asentándose en París donde se encontrará con algunos compañeros exiliados, Piotr Arshinov y Volin entre otros, con quienes publicará la revista Dielo Truda y llevará una actividad anarquista en la medida en la que le permitan las autoridades francesas. En París es donde acabará su vida, de tuberculosis, rodeado y apoyado por compañeros anarquistas el 25 de julio de 1934 sin haber vuelto jamás a su tierra natal. Será incinerado y a su entierro acudirán cerca de 500 personas entre ellas españoles, italianos, franceses y exiliados rusos.

La cuestión nacionalista de Ucrania en el pensamiento de Majno Durante el exilio, el pensamiento de Majno respecto al nacionalismo ucraniano tuvo cierto desarrollo, aunque sus convicciones antiestatalistas lo previnieron de hacerse nacionalista. Majno llegó a creer que los anarquistas ucranianos sólo tendrían futuro «ucranianizándose» para llamar la atención de otros sectores. También se dice que lamentó escribir sus memorias en ruso y no en ucraniano. El pulso nacionalista es notorio en algunos de sus artículos publicados en la revista Dielo Truda’ e incluso en su texto Mi visita al Kremlin. En su texto Mi visita al Kremlin, Majno habla de sus entrevistas con Yacov Sverdlov y Vladimir Lenin, a quienes describe como chovinistas rusos. Es 151


remarcable la entrevista con Lenin, en la que Majno se ve molesto con la manera en la que el dirigente bolchevique habla de Ucrania al tratarla como «Sur de Rusia». Majno le dice a Lenin: «Pero debo decirle, camarada Lenin, que su afirmación de que los anarquistas no entienden “el presente” de forma realista no tiene ninguna conexión real con ella, y que lo demás es, fundamentalmente, erróneo. Los anarquistas-comunistas en Ucrania, o en el sur de Rusia, para ustedes, los comunistas-bolcheviques que tratan de eludir la palabra Ucrania, digo, ya han dado muchas pruebas de que están firmemente plantados en ”el presente”». My visit to the Kremlin, N. Majno Además, después del tratado de Brest-Litovsk, Ucrania quedó fuera de la influencia de Rusia, lo que deja entender que Ucrania no es el sur de Rusia, como la llamaban los bolcheviques: «Lenin exclamó inmediatamente: “así que, camarada, ve mañana a la tarde o cuando quieras donde el camarada Karpenko y pídele lo que necesites para entrar en Ucrania clandestinamente. Te dará una ruta para cruzar la frontera.» «¿Qué frontera?» Pregunté. «¿No te has enterado? Se ha impuesto una frontera entre Rusia y Ucrania, hay tropas alemanas custodiándola» dijo Lenin, irritado. «Sin embargo, sigues considerando Ucrania como el ”sur de Rusia” le repliqué». En Dielo Truda también publicó textos acerca de la cuestión nacionalista en Ucrania: «Esta ocupación disfrazada, incita a las masas a una cierta reacción chovinista dirigida contra los extranjeros. No en vano estos señores bolcheviques rigen Ucrania desde Moscú, escondiéndose detrás de sus “perros de paja” en Ucrania: es el creciente odio de las masas ucranianas el que ha desembocado este curso. Es la naturaleza misma del despotismo bolchevique el que está impulsando a los trabajadores ucranianos a buscar formas de derrocarlo y de avanzar hacia una sociedad nueva y verdaderamente libre […] artículos específicos en la “Constitución de la URSS”, ofrecen a todos los 152


pueblos que componen la Unión el pleno derecho de libre determinación, incluso de secesión. Todo lo cual es, por supuesto, un mero espectáculo». Dielo Truda Nº 19, diciembre de 1928 Siguiendo con su antiestatalismo, advierte a los trabajadores de Ucrania que no han de luchar sólo contra el gobierno extranjero, sino que no deben admitir uno independiente y que han de luchar por su propia libertad de toda forma de opresión.

Impacto majnovista En París, Majno se reunió con los famosos anarquistas españoles Buenaventura Durruti y Francisco Ascaso en 1927. Sostuvo que en España «las condiciones para una revolución con un fuerte contenido anarquista son mejores que en Rusia», porque no sólo había allí «un proletariado y un campesinado con una tradición revolucionaria cuya madurez política se mostraba en sus reacciones»; los anarquistas españoles tenían «un sentido de organización que nos faltaba en Rusia», dijo Majno. Además, elogió la organización de la FAI (Federación Anarquista Ibérica) y escribió algún artículo en Dielo Truda dirigido a los anarquistas españoles. Durruti acudió al entierro de Majno, sus palabras fueron: «Hemos venido a saludarle, al símbolo de todos los revolucionarios que lucharon por la realización de las ideas anarquistas en Rusia. También Venimos a presentar nuestros respetos a la rica experiencia de Ucrania.» Durruti: El pueblo armado, Abel Paz, p. 88 En la Guerra Civil Española participaron algunos majnovistas. En el 4º batallón Mickiewicz Palafox, integrado XIII Brigada Internacional, constituido mayormente por polacos, había también decenas de sobrevivientes majnovistas. Lo confirma el sociólogo argentino Cristian Ferrer. Algunas fuentes afirman que también en la Columna Durruti hubo algunos y que afirmaron que Majno, de estar vivo, hubiera ido a luchar sin dudarlo. Lo afirma Libcom en su texto Makhno, Nestor, 1889-1934. Cuando cayó Cataluña, los majnovistas que quedaban cruzaron los Pirineos. Se dice que la bandera negra siguió ondeando durante la segunda guerra mundial. Hay certeza de que alrededor de Kyiv, entorno al majnovista Óssip Tsébry se organizaron partisanos en 1943, luchando en contra de nazis y estalinistas por igual. Esto lo confirma el historiador franco-húngaro Frank Mintz. 153


Cuando murió Stalin (1953), en los presos de los gualgs afloró la esperanza de recibir amnistía o, al menos, mejores condiciones. En uno de los gulags se alzó una bandera negra donde podía leerse: «Majno». Hubo muchas revueltas en los gulags, la más fuerte en el gulag de Kengir (Kazakstán) , en la que había un gran número de presos ucranianos, conocido como «Centro Ucraniano», puede que fuera ahí donde se alzó dicha bandera.

Curiosidades El 12 de junio de 1919, los bolcheviques firmaron un armisticio con el hetmanato, lo que envolvía cierto reconocimiento de la autonomía del Estado Ucraniano. Emma Goldman y Alexandr Berkman visitaron a Lenin para alegar en favor de los anarquistas encarcelados. Lenin dijo: «¿Anarquistas? ¡Eso es un sinsentido! Tenemos bandidos y majnovistas en prisión, pero ningún anarquista ideológico». El Territorio Libre recibió repetidas veces soldados del Ejército Rojo, del ejército popular ucraniano (de la República Popular Ucraniana) y del llamado Ejército Verde (que eran más bien alzamientos espontáneos de campesinos contra todo bando gubernamental), que decidían unirse voluntariamente al Territorio Libre o al Ejército Negro. De hecho, al haber derribado las cárceles, los prisioneros de guerra que no se les uniesen voluntariamente, solían ser devueltos. Se vertieron muchas mentiras acerca de Majno., la más grave fue la de antisemitismo. Majno escribiría varias veces en defensa de los judíos. «Además—dice Arshinov—existía una batería de cuatro escuadrones donde todos, comandantes y soldados, eran judíos», había también unidades mixtas. El historiador bolchevique Yemelyan Yaroslavsky contribuyó a estas acusaciones de antisemitismo. Incluso algunos anarquistas se creyeron aquella historia, así como Sh. Yanovsky, editor de Freie Arbeiter Stimme, en lengua yidish. Una semana después de la muerte de Majno escribiría: «Ahora sé que todas mis acusaciones de antisemitismo contra Majno se erigieron entorno a las mentiras vertidas por los bolcheviques y al resto de sus crímenes hay sumarle este gran crimen de asesinar la grandeza y la pureza de este luchador por la libertad». My visit to the Kremlin, Appendix 154


Kropotkin escribió en 1919, cuando apenas llegaban noticias a Moscú sobre la majnovtchina y Majno: «Digan de mi parte al camarada Majno que tenga cuidado consigo mismo, porque hombres como él quedan ya muy pocos en Rusia». Historia del movimiento majnovista, Piotr Arshinov, p. 202 El único monumento de la región que lleva el nombre de Nestor Majno es uno que está a 20Km de Gulaipole dice, «aquí están los soldados del Ejército Rojo muertos a manos de Nestor Majno». Piotr Arshinov volvió en 1930 a Ucrania, ya formada la Unión Soviética. Aunque volvió con la condición de escribir en contra de lo que ya escribió en Dielo Truda en contra de la Unión Soviética. Supuestamente Arshinov tenía intención de agitar a las masas de trabajadores ucranianos contra el gobierno bolchevique y reavivar la llama majnovista. Desapareció en una de las Grandes Purgas y posiblemente sería fusilado alrededor de 1937. Suele atribuirse el invento de la tachanka a Nestor Majno. La tachanka es una ametralladora integrada a un carro remolcado por caballos. «El majnovismo se encuentra pues ahora en una nueva situación: se abre una nueva etapa en la lucha por la revolución social. ¿Cuál será esa lucha? La vida misma decidirá las formas y el carácter que revestirá. Una sola cosa está fuera de duda y es que hasta estos últimos momentos el movimiento permanece fiel a la humanidad oprimida, que hasta su último día luchará y que estará dispuesto a morir por el gran ideal de la clase trabajadora: por la libertad y la igualdad. El majnovismo es constante e inmortal». Historia del movimiento Majnovista, Piotr Arshinov p.219 A día de hoy, el colectivo anarquista de Ucrania Avtonomia sigue haciendo talleres sobre Majno. Junto con el colectivo Nihilist piden la libertad del anarquista, activista social y antifascista crimeo Olexander Kolchenko, que se opuso a la anexión de Crimea. Fue hecho preso, junto a otros activistas, por el FSB ruso acusado de terrorismo, sin ningún tipo de prueba. A día de hoy sigue en prisión y está considerado preso político. 155


MITO

MITOS SOBRE EL PAPEL DE LOS UCRANIANOS EN LA II GUERRA MUNDIAL

156


El 23 de agosto de 1939, los ministros de Asuntos Exteriores alemán y soviético, Joachim von Ribbentrop y Vyacheslav Molotov, firmaron el llamado Pacto de no agresión con un protocolo secreto por el que acordaban repartirse Europa Central y del Este en esferas de influencia. Sin embargo, según la propaganda nazi y soviética, lo que ocurrió después no fueron actos de imperialismo, sino, más bien, la «liberación» de los pueblos (supuestamente) oprimidos y el «mantenimiento de la paz». Los ucranianos sufrieron al menos el 40 % de las pérdidas de la URSS en la Segunda Guerra Mundial. El concepto historiográfico soviético de la Gran Guerra Patriótica, sin embargo, comete grandes errores de percepción sobre el rol de los ucranianos y ahora está siendo utilizado como un instrumento de propaganda para alimentar la guerra en Donbás. El papel olvidado de los ucranianos en la Segunda Guerra Mundial, tanto en Ucrania como en el extranjero durante la guerra más letal del siglo XX: 1.

Para los ucranianos la guerra empezó en mayo de 1938. Las fuerzas armadas húngaras tomaron los Cárpatos ucranianos. En las batallas murieron 430 combatientes de los Cárpatos y hubo más de 400 heridos. Las pérdidas generales de los combatientes sumaron entre 2 mil y 6,5 mil personas. A la mayoría de ellos no los mataron en combate.

2.

En septiembre de 1939, 112.000 ucranianos entraron en el ejército polaco para combatir a la Wehrmacht alemana. 7.834 ucranianos murieron en las batallas con la Wehrmacht y 16.000 fueron heridos.

3.

El Ejército Rojo practicaba el reclutamiento de jóvenes de 16 – 17 años. A los chicos, sin preparación y, muchas veces, sin ni siquiera armas, los enviaron a las batallas y, como consecuencia, murieron muchos de ellos.

4.

En la Segunda Guerra Mundial ha muerto uno de cada cinco ucranianos. De los militares reclutados en el verano de 1941 sobrevivieron solamente el 3 %.

5.

Las pérdidas demográficas generales de Ucrania, incluidas las víctimas de los campos de concentración, deportados y evacuados, suman aproximadamente 14 millones de personas. De los 41,7 millones de personas que habitaban Ucrania antes de la guerra, en el año 1945 quedaron solo 27,4 millones.

6.

Durante la evacuación desde Ucrania hacia Este se trasladaron cerca de las mejores mil empresas industriales que, de la guerra, no han vuelto a sus ciudades originales. Industrias por las cuales la gente ucrania157


na pagó con su sangre; durante los años 30 fueron la base de la industria militar en el Este de la URSS, después de la guerra. 7.

En el año 1941, el gobierno de Unión Soviética, durante su retirada, dejo las ciudades destrozadas. En Zaporiyia volaron la Estación Hidroeléctrica Dniéper. En Dnipropetrovsk volaron una gran panadería con todos sus trabajadores dentro. En Odesa inundaron barrios marítimos con sus ciudadanos aun allí. Desde Járkiv llevaron cientos de representantes de la inteligencia para encerrarlos y quemarlos dentro de un edificio. En Uman cegaron a gente viva.

8.

El corresponsal del periódico Saturday Evening Post, tras visitar Ucrania en 1945, escribió horrorizado: «Lo que algunos intentan representar como la “gloria rusa”, ante todo era la guerra ucraniana. Ningún país europeo sufrió tanto como Ucrania, donde quedaron destrozadas las ciudades, la industrias, la agricultura».

9.

La Segunda Guerra Mundial cambió totalmente la composición étnica de la sociedad. Desaparecieron minorías étnicas como los alemanes (fueron desterrados al Este de URSS o escaparon a la Alemania Occidental), los tártaros de Crimea, que, en 1944, fueron desterrados desde Crimea a Asia Central. De los 3 millones de judíos ucranianos, tras la guerra sobrevivieron 800 mil (unos 140.000 de los cuales huyeron a Polonia). De los 2,5 millones de polacos, hasta el año 1950, quedaron menos de 400.000. En cambio, el número de rusos aumentó de 4 a 7 millones de personas.

10.

Los ucranianos lucharon contra Alemania en ejércitos de otros países. En los ejércitos de Estados Unidos y de Canadá (40 mil personas), también participaron en la Resistencia francesa. Miles de ucranianos sirvieron en el ejército polaco del general Anders y participaron en acciones militares con el ejército Británico en Egipto, Libia e Italia. Cuando en Europa la guerra terminó, el ejército del segundo frente ucraniano participó en la derrota del ejército de Kwantung de Japón.

158


MITO

DESTACADOS UCRANIANOS CONOCIDOS COMO RUSOS, MALÉVICH

159


¿Quién es Malévich? La mayoría de personas conoce a Malévich como el artista que con un sencillo cuadrado negro cambió la historia del arte del siglo XX. Pero ¿qué sabemos de su vida? Si consultamos en internet, la herramienta más usada para buscar información en el mundo, en seguida identificamos que Kazimir Severínovich Malévich es «un pintor ruso», nacido en Kyiv en el año 1878. También podemos ver que los primeros años de su vida, hasta 1886, Kazimir estudia en Járkiv, capital de provincia y la segunda ciudad más grande de Ucrania, y produjo sus primeras obras en Sumy, cerca de Kyiv. Después de un momento de reflexión, a uno le abarca una sensación de conflicto y confusión, porque tanto el lugar de nacimiento de Kazimir como el lugar de residencia de su familia están ubicados en Ucrania pero, sin embargo, en su biografía fuera de Ucrania, se lo identifica como «ruso». De hecho, en la ficha del gran genio, el mayor representante y creador del suprematismo, cuyas obras se exponen en el MOMA de Nueva York, se vislumbra la bandera de la Federación Rusa al lado de su lugar de nacimiento, que, recordamos, es Kyiv, la capital de Ucrania. El arte no tiene fronteras ni nacionalidades, pero los hombres sí, y es de sentido común que la procedencia de cada uno debería ser claramente identificada. En un mundo libre de propaganda del Kremlin, el propulsor y creador del nuevo lenguaje del realismo pictórico, Kazimir Severínovich Malévich, habría sido conocido como pintor ucraniano y no ruso.

160


MITO

FAMOSOS VÍCTIMAS DE LA PROPAGANDA RUSA, ZOZULIA

161


La polémica empezó cuando los medios españoles acusaron a Roman Zozulya de «neonazi» por llevar una camiseta con el escudo nacional de Ucrania. El 4 de agosto de 2016, algunos medios españoles publicaron que el futbolista de la selección ucraniana Roman Zozulya llegó a España para jugar con el Real Betis vestido con una camiseta de Pravy Sektor, tildándolo de «neonazi y fascista» y de «ultraderechista» por apoyar al ejército ucraniano. La noticia fue difundida por ABC de Sevilla, 20 minutos (luego fue eliminada), Reporte 24, MultiNoticias Betis, Público TV, Sport.es, o Mica News, entre otros. El dibujo de la camiseta de Zozulya no era el escudo de Pravy Sektor sino el escudo nacional de Ucrania, el tridente, o tryzub. Las «acusaciones» de apoyo al ejército sí eran ciertas. Zozulya es famoso por ayudar al ejército, un motivo de orgullo en Ucrania. Por ejemplo, a finales de 2015 puso su medalla de finalista de la Europa League del 2014 a subasta. Fue vendida por 210 mil grivnas (más de 7,5 mil euros) y este dinero fue donado para las necesidades de los soldados ucranianos. El jefe del Estado Mayor Ucraniano galardonó a Roman Zozulya con la medalla «Por servicios a las Fuerzas Armadas de Ucrania». Como el «error» con el escudo de la camiseta fue tan burdo, las cosas se calmaron pronto. Pero la incorporación de Zozulya en el mercado de invierno al equipo madrileño Rayo Vallecano desató otra vez la polémica. Horas después de que se hiciese oficial la llegada de Zozulya, el estadio del Rayo Vallecano apareció pintado con mensajes tales como: «Vallekas en pie de guerra» o «Vallekas no es lugar para nazis. Presa para ti tampoco. Vete ya!». «¡Esta es la grada antifascista!», gritaban los aficionados del Rayo, que entregaron a todos los presentes carteles con la imagen del jugador y el lema «NOT WELCOME» (no eres bienvenido), además de pegatinas con el rostro del presidente del club, Raúl Martín Presa, donde se leía «Presa vete ya». El rechazo de los aficionados del Rayo Vallecano al fichaje de Zozulya se deriva de la supuesta ideología neonazi del futbolista. Se han organizado concentraciones en contra de Zozulya pero también del presidente del Rayo, Raúl Martín Presa. Debido a estos acontecimientos, Roman Zozulya comunicaba haber decido no jugar en el Rayo Vallecano. El motivo, el miedo por su familia. «Es muy evidente. El fútbol es mi vida, pero si tengo que elegir entre el fútbol y mi 162


familia, la decisión es bastante evidente», reconoció Zozulya en la radio Hromadske Radio. Roman Zozulya volvía con sus compañeros en la ciudad deportiva del Betis, Sevilla. «Aquí estamos seguros. Siento que tengo el respaldo de la gente y de la prensa», confesaba el delantero. Los jugadores del Betis salieron al terreno del Benito Villamarín en la previa del encuentro ante el Valencia con unas camisetas en las que se podía leer «Todos somos Zozulya», en un claro homenaje a su compañero. Zozulya declaró que «la afición del Rayo me llama ”fascista” por apoyar al ejército de mi país, pero es toda Ucrania la que lo apoya, y yo no voy a abandonarlos». El jugador contó que trató de hablar con algunos hinchas, pero el encuentro no sirvió de mucho: «Intenté hablar con los hinchas del Rayo, hacerles entender, pero no quieren. Algunos aficionados me dijeron que eran prorrusos, que apoyaron a los prorrusos en Donbás, no puedo entenderlo. ¿Cómo voy a jugar para un equipo que es prorruso?», concluyó. La embajada de Ucrania en España ha emitido un comunicado para defender a Roman Zozulya. El comunicado considera «injustas» las acusaciones contra un futbolista que «defiende su país»: «Las acusaciones injustificadas y falsas de unos cuantos individuos no pueden afectar al desarrollo profesional del futbolista», aseguraba, además de reiterar su agradecimiento a Zozulya por el apoyo al ejército ucraniano. El ministro de Exteriores ucraniano, Pavlo Klimkin, tachó de «provocación de parte de Rusia» el escándalo en torno al futbolista Roman Zozulya, acusado en España de profesar ideas neonazis. «Sabemos perfectamente que lo que pasó es una provocación intencionada en la que varios hinchas de izquierda fueron manipulados», dijo Klimkin, citado este viernes por medios locales. Por su parte, el presidente de la Federación Ucraniana de Fútbol, Andriy Pavelko, calificó a Zozulya de «auténtico patriota que ayudó y ayuda a los militares que rechazan los ataques de los terroristas rusos».

163


20 PREGUNTAS PARA QUIENES DEFIENDEN LA AGRESIÓN DE PUTIN EN UCRANIA 164


Cuando se iniciaron los acontecimientos en Ucrania y la propaganda rusa antiucraniana lo invadió todo, Viktor Kadochnikov, un famoso bloguero ruso, planteó 20 preguntas que, sugiere, deben hacerse todos aquellos que apoyan la agresión de Rusia a Ucrania. 1. ¿Por qué Donetsk y Luhansk se consideran Novorossiya, pero, cuando tuvo lugar el derribo del vuelo MH17 en su territorio, se transformó instantáneamente en Ucrania? 2. La actividad mercenaria es un delito en Rusia. ¿Por qué a los «milicianos», que vienen de Rusia y se les paga para combatir no se incluyen en esta disposición de la ley? 3. ¿Cómo se puede explicar el hecho de que Moscú haya presentado cargos penales exclusivamente contra los ciudadanos rusos que están luchando por Ucrania, pero no en contra de los rusos que luchan en el «bando separatista»? 4. ¿Consideráis que el uso de civiles como escudos humanos por las «milicias» rusas es algo digno de respeto? 5. La guerra le está costando a Ucrania varios millones de dólares al día. Es lógico suponer, que no le está costando menos a su oponente. ¿De verdad creéis que Rusia no está proporcionando a las «Repúblicas» una ayuda militar y financiera? 6. ¿Por qué en todas partes, donde las así llamadas «milicias» «liberan», es un territorio en guerra? … ¿Por qué hay, las así llamadas «operaciones punitivas» ucranianas, sólo donde están presentes las «milicias»? 7. ¿Por qué Ucrania tiene que entregar a pandillas rusas territorios que legalmente le pertenecen? Si Ucrania no quiere hacerlo ¿le hace esto ser un «Estado punitivo»? 8. Teniendo en cuenta el número de veces que Vladimir Putin ha cambiado su historia sobre Crimea, ¿es posible creerle cuando afirma que no hay fuerzas rusas en el Donbás? Si es así, entonces, ¿por qué? 9. ¿Cómo reaccionaríais, si algún estadounidense dijera, como Igor Strelkov Girkin, que sin su invasión, nada más hubiese ocurrido? 10. El Ministerio de Defensa de Rusia se ha comprometido a proporcionar cinco millones de rublos a las familias de aquellos soldados que han muerto 165


en la frontera ucraniana. ¿No estáis interesados en porqué se están ocultando los detalles de sus muertes? 11. Teniendo en cuenta que Moscú dispersa mítines de la oposición empleando la fuerza, y encarcela a sus participantes con acusaciones inventadas, ¿cómo creéis que reaccionaría Vladimir Putin si algún grupo se apoderase de edificios administrativos y proclamase la creación de su propio Estado en territorio ruso? ¿Tomaría medidas Putin o, quizá, se sentaría a «negociar» con los terroristas, como le exige hacer a Ucrania? 12. ¿Por qué cada patriota ucraniano que usa símbolos de Ucrania, canta el himno de Ucrania, apoya la unidad de su país y habla en contra del separatismo se convierte automáticamente en un banderista [seguidor de Stepan Bandera] y fascista? 13. ¿Son todas las pruebas de la presencia de las tropas rusas en Ucrania, incluso las que ofrecieron los propios soldados rusos, falsificaciones producidas en Occidente? 14. Putin ha declarado con frecuencia que Rusia no es una parte del conflicto y que él personalmente respeta y apoya la integridad territorial de Ucrania. Si esto es realmente así, entonces, ¿por qué Rusia no ha cerrado la frontera desde su lado para que los «voluntarios» (y no sólo ellos) de la Federación de Rusia no tengan la oportunidad de cruzarla con el fin de luchar contra la integridad territorial de Ucrania? 15. El gobierno ruso explicó la aparición de las tropas rusas en Ucrania diciendo que habían cruzado la frontera por error. ¿De verdad alguien puede creer eso? ¿Cuál sería la reacción si los soldados de la OTAN «llegasen a confundirse accidentalmente» en algún lugar cerca de Vladivostok? 16. ¿Por qué Rusia no ha condenado ni una sola vez a los milicianos de las «republicas» y no les ha exhortado a que depongan sus armas? Al mismo tiempo, los funcionarios de la Federación de Rusia apelan frecuentemente a soldados ucranianos a deponer sus armas y dejar Donbás ucraniano a los bandidos. ¿Por qué todos los medios federales rusos dan cobertura positiva de un solo lado? 17. ¿Cómo explicáis el hecho de que las fuerzas de las «repúblicas», estando apurados, como lo estuvieron el agosto pasado, de repente abrieron un nuevo frente en dirección a Mariupol y se apoderaron de Novoazovsk? ¿Quién hizo esto en realidad, las fuerzas de «las milicias», a quienes el ejército ucraniano 166


había contenido con éxito, o soldados rusos sin señales ni uniformes, que, supuestamente, no estaban allí? 18. ¿Por qué Belarús, un Estado alineado con Rusia, apoya la integridad territorial de Ucrania y no está de acuerdo con los planes imperialistas de Putin? ¿Por qué Lukashenko, aliado de Putin en la Unión Aduanera, cree que no hay fascismo como un fenómeno masivo en Ucrania, y dice que es necesario destruir a los milicianos que luchan contra Ucrania? 19. ¿Creéis a los funcionarios rusos cuando dicen que los 12 paracaidistas de Pskov no murieron luchando en Ucrania, sino, más bien, «por casualidad», por ataques al corazón, suicidios y accidentes, todos al mismo tiempo? 20. ¿Para qué están luchando los militantes de las «repúblicas» y qué utilidad hay en lo que están haciendo?

167

Profile for ConUcrania

Mitos y verdades sobre Ucrania  

Recopilación de los principales mitos creados por la propaganda rusa sobre Ucrania

Mitos y verdades sobre Ucrania  

Recopilación de los principales mitos creados por la propaganda rusa sobre Ucrania

Advertisement