Page 1

Contraportada Guaymas 6 de febrero de 2018

Columna Contraportada En la recta final de lo que será la escogencia de candidatos por parte de los partidos políticos --y en esta ocasión con la participación de un independiente también-- algunas figuras empiezan a quedar rezagadas, obviamente, por el autoritarismo, la conveniencia y la ambición que impregna a esas organizaciones políticas, tan entregadas ya a un sistema que avergüenza por corrupto. Una de esas figuras es la de Manuel Villegas Rodríguez, el único que vi trabajar en los últimos tiempos en base a un programa organizado, bien coordinado y con resultados positivos sobre todo para cientos de jóvenes que recibieron, en base a intensa gestoría, los beneficios de las becas estudiantiles. Gente compenetrada en estos escabrosos temas de la política lo comentan: el único que hizo trabajo como para merecer la oportunidad de ser candidato, fue Manuel. Sin embargo, en los partidos políticos, sobre todo en el PRI y en el PAN, los intereses personales y de grupos se anteponen a todo. Absolutamente a todo. Incluso los partidos pomposamente llamados “contrarios”, se han sumado tanto ya a la repartición de posiciones políticas, que ya no buscan ganar, sino sólo seguirse manteniendo. En lo personal, he visto siempre como un buen prospecto a Manuel para ser alcalde. Forjado en el rubro de la educación, sensibilizado tras su incursión en barrios y colonias de Guaymas y, sobre todo, preocupado (como pocos) por los graves problemas que tiene Guaymas, creo que Villegas Rodríguez tiene un capital que se está desperdiciando. En el caso del PAN, queda claro que las ambiciones de un Lorenzo De Cima Dworak, enfermo de poder y arrogancia, le bloqueó el camino en el enloquecido afán de perpetuarse en la presidencia municipal, desde donde dejó en claro que, como alcalde, fracasó totalmente. Las evidencias se multiplican por todas partes. Y lógicamente, los resultados en las urnas darán totalmente la razón.

Dejar a Manuel en el camino en el 2018, a juicio personal, es un error.

Columna digital 6 de febrero de 2018  
Columna digital 6 de febrero de 2018  
Advertisement