Page 1

Contraportada Guaymas 19 de enero de 2018 ·

Columna Contraportada ¿Qué podemos esperar del proceso electoral que ya está encima para este 2018? Son pocas las alternativas positivas que se advierten en todo este movimiento, por lo que desde ahora da la impresión de que este año será una réplica fiel de lo que viene siendo desde hace ya bastante tiempo: sólo será un reacomodo de piezas, los altos mandos van a donde mismo y los demás se van al puesto que les toque para los próximos tres y seis años. La basura no ha sido bien barrida. Si lo vemos con detenimiento nos vamos a dar cuenta de que, otra vez, las cosas están sucediendo exactamente igual que siempre: los que menos méritos tienen para seguir en el gobierno son los que van a resultar bendecidos en sus respectivos partidos, y la gente que por años ha luchado por cambiar las cosas tanto en el método electoral como en el ejercicio de gobierno, se quedarán otra vez sólo a seguirse quejando a través de las redes, pero sin ninguna perspectiva más. Y mienten los que dicen que esto es exclusivo de panistas y priístas. Es la clase política en su conjunto la que está demasiado contaminada como para pensar que en esta ocasión las cosas se harán limpiamente y que ganarán los que la voluntad del pueblo disponga. Los demás partidos políticos ya tienen a sus respetivos gandules, hombres y mujeres, que han hallado en esta actividad la mejor forma de satisfacer todas sus ambiciones, perversión y cinismo. Cierto, hay gente que vale la pena en cada uno de los partidos, pero curiosamente a esos los conforman con puestecillos de tercer o cuarto nivel para agradecerles su participación, mientras que “la tajada del león” se la reparten los dueños y señores de la cuna de la corrupción: los partidos políticos. …… Poco qué decir del carnaval. El año pasado vino una compañía a hacer “el mejor carnaval de la historia” y dejar la peor de las impresiones para ellos mismos y la autoridad municipal que permitió todo esto. Ni la presentación de los afamados Tigres del Norte logró atraer gente a los bailes que, al margen de la fiesta popular, siguen siendo el negocio fuerte para empresarios y funcionarios públicos. Ahora anuncian a una serie de grupos que son conocidos solo por la “chamacada”, a excepción de uno o dos más, pero que en términos generales, anticipan otro fracaso más en cuestión de asistencia. No lo digo yo, ahí está el reflejo en las redes sociales.

Fuera de eso, no veo qué más se puede hablar al respecto.


Columna digital 19 de enero de 2018  
Columna digital 19 de enero de 2018  
Advertisement