Page 1

Contraportada Guaymas 17 de enero de 2018 ·

Columna Contraportada El tema de las reelecciones dará mucho de qué hablar en este 2018. Aunque son pocos los alcaldes o diputados que han expuesto su propósito de intentar reelegirse en el proceso electoral prácticamente ya en marcha, corren rumores en el sentido de que, como en el caso específico de Guaymas, hay quienes ya tomaron la decisión y tratarán de estar en las papeletas para buscar victoria durante el primer domingo de julio próximo. El asunto no es tan sencillo como se quiere hacer ver. Habría que analizar primero, por una lógica elemental, el resultado obtenido hasta hoy dentro de la función pública. La reelección fue una propuesta hecha en su momento bajo la muy fundamentada justificación de tres años pueden no ser suficientes para cumplir con una encomienda pública. Con otros argumentos agregados, finalmente se permitió que, a partir de este año, gobernantes en turno puedan buscar dar continuidad a su trabajo. Punto elemental para una intención del tipo es la imagen posicionada ante la sociedad. Si bien es cierto he sido crítico respetuoso de la imagen de Lorenzo De Cima Dworak como alcalde, creo que en momentos como estos, en que desde el interior de su administración pública surgen comentarios en el sentido de una posible postulación para su reelección, es importante hacer un análisis sobre la figura que se ha encargado, él mismo, de construir durante los últimos dos años. No hablaremos de algo que no sea comentario común. Ni tampoco vamos a enumerar, uno a uno, los logros o yerros que ha tenido el gobierno municipal actual. Eso aparece todos los días en las redes sociales, en el comentario popular y hasta trasciende en los círculos políticos de otras entidades municipales. Y la balanza no se inclina a su favor. En lo personal, creo que mal hacen los “amigos” del alcalde al sugerirle que procure quedarse en la alcaldía por tres años más. Y no porque los tres años que durará este periodo no le serán suficientes para complementar una tarea productiva y beneficiosa para Guaymas. El evidente (y soy reiterativo en esto) EL EVIDENTE retraso que tiene Guaymas es razón más que suficiente para rechazar, siquiera, un pensamiento en ese sentido. La congruencia debiera ser algo característico en los políticos, pero lamentablemente no es así. Seamos francos y honestos, imparciales y objetivos. Si Lorenzo no logró construir un plan positivo de desarrollo y progreso para la ciudad, no hay necesidad de que se exponga más al escarnio tratando de ganar un nuevo proceso electoral. La lógica, la inercia en estos momentos, indica que el hoy munícipe no ganaría en caso de querer repetir en el cargo. Así de sencillo.


Un reconocido panista me decía ayer que la insistencia de Lorenzo y sus “amigos” (más sus amigos que él, agregó) de perpetuarse en el gobierno municipal, ha complicado mucho las cosas al interior de Acción Nacional. El compromiso que tiene la actual dirigencia con el alcalde está limitando la libertad al partido de buscar opciones para proponer candidato al llamado México al frente o algo así. Hay militantes que no quieren que Lorenzo intente reelegirse. Ahora bien, si ya existe una obsesión en ese sentido, pues… al menos que no diga después que nadie se lo advirtió. ……. Arremetió de nuevo el regidor priísta Alfonso Uribe Corona en contra de los organizadores del carnaval en la presente administración. Los acusó de no dar a conocer resultados financieros de la fiesta, e intentó llevarse de nuevo “entre sus patas” a Javier Ballesteros López, de los muy pocos que le renunciaron al alcalde Lorenzo De Cima Dworak antes que aceptar corromperse. Uribe Corona podría tener la voz completa si, en cada una de estas arremetidas, explicara las razones por las cuales él NUNCA rindió cuentas del manejo financiero que hizo durante tres carnavales continuos. Escupiendo al cielo, pues.

Columna digital 17 de enero de 2018  
Columna digital 17 de enero de 2018  
Advertisement